FECHA DE INICIO 10/12/2019 VISITAS A LA PÁGINA contador de visitas en mi web

AVISO DISCEPOLEANO: Todo lo publicado puede compartirse sin restricciones mencionando la fuente Pensamiento Discepoleano

ÚLTIMA PUBLICACIÓN

JOSÉ GERVASIO ARTIGAS
“El interés de América es el mío”

 
 
* Simón Bolívar - "Una sola debe ser la patria de todos los americanos" * José de San Martín - "Yo soy del partido americano" * Bernardo de Monteagudo - "Se realizará, sin duda, la Federación Americana" * Francisco Morazán - "La alianza de los pueblos americanos" * José Gervasio Artigas - “El interés de América es el mío”
* Felipe Varela - "Viva la Unión Americana" * José M. Vargas Vila - "Unión o desaparición" * Rufino Blanco Fombona - "No debemos vivir divorciodos" * Augusto César Sandino - "Soy indohispano y no tengo fronteras en América Latina" * José Ingenieros - "La Unión Latinoamericana"
* Juan Domingo Perón - *Unidos o Dominados" * Salvador Allende - "América Latina, un pueblo continente" * Juan Velazco Alvarado - "Un destino común nos hermana" * Lula Da Silva - "Estamos transformando en realidad el sueño integrador de nuestros próceres" * José Hernández: "América es la Patria del porvenir"
* Manuel Ugarte: "Por la Unidad Latinoamericana" * José Gervasio Artigas - "El interés de América es el mío"      

EXTRACTOS DEL LIBRO "AMÉRICA LATINA, UNIDOS O DOMINADOS" DEL MAESTRO NORBERTO GALASSO (Seleccionados por Pensamiento Discepoleano)

 

JOSÉ GERVASIO ARTIGAS*
“El interés de América es el mío”

“¡A la empresa compatriotas! Que el triunfo es nuestro: vencer o morir sea nuestra cifra, y tiemblen, tiemblen esos tiranos de haber excitado nuestro enojo, sin advertir que los americanos del Sur están dispuestos a defender a su patria y a morir antes con honor, que a vivir con ignominia en afrentoso cautiverio.”
CUARTEL GENERAL DE MERCEDES, 11 DE ABRIL DE 1811

***********

*Nació en la Banda Oriental en 1764 y murió después de un largo exilio, en 1850, en Paraguay. Caudillo de gauchos, alcanzó a tener enorme influencia sobre la Banda Oriental, la Mesopotamia argentina, Santa Fe y Córdoba. Luchó contra el absolutismo español, contra las invasiones portuguesas y contra la política porteñista y probritánica del unitarismo de Buenos Aires. Defensor de las masas rurales, repartió tierras y se elevó por encima de todo localismo bregando por la incorporación de la Banda Oriental a las Provincias Unidas, a la cual entendía como parte de esa Hispanoamérica en revolución.
NORBERTO GALASSO, “América Latina – Unidos o Dominados”, página 59

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

MANUEL UGARTE *
“Por la Unidad Latinoamericana”

“¡Unámonos! Unámonos a tiempo, que todos nuestros corazones palpiten como si fuesen uno solo y así unidos, nuestras veinte capitales se trocarán en otros tantos centinelas que, al divisar al orgulloso enemigo, cuando éste les pregunte: ¿quién vive? les respondan unánimes, con toda la fuerza de los pulmones: ¡La América Latina!
… A la intromisión en nuestros asuntos domésticos, opongamos la acrisolada honradez de gobernantes y gobernados. Digámosles a los yanquis: ¡no queremos tutores! ¡no deseamos padrastros! Dejadnos vivir tranquilos en esta porción del nuevo continente: ¡La América Latina para los latinoamericanos! No consintamos más que ellos continúen. Pero si los angloamericanos persisten en sus ideas absorbentes, luchemos con el valor legendario de nuestra raza y que salgan de sus tumbas los manes de nuestros libertadores y en forma de serpientes estrangulen al enemigo maldito:
¡Viva la América Latina!”.
DISCURSO EN GUAYAQUIL, 20 DE ENERO DE 1913

***********

* Nacido en Buenos Aires en 1875. Denunció desde muy joven al imperialismo yanqui y predicó la necesidad de la unión latinoamericana. Al mismo tiempo se definió socialista e intentó conciliar los ideales de la revolución nacional latinoamericana con los del socialismo. Publicó alrededor de 40 obras, la mayor parte sobre temas latinoamericanos (“El porvenir de América Latina”, “La Patria Grande”, “El destino de un continente”). En 1914 constituyó la “Asociación Latinoamericana”. Su formulación de un “socialismo nacional” le valió por dos veces la expulsión del Partido Socialista de la Argentina, transcurriendo en el exilio la mayor parte de su vida. Intelectual de primer orden –integró la dirección de “Monde” con Henri Barbusse, Miguel de Unamuno, Máximo Gorki, Albert Einstein y otros- y ampliamente conocido en América Latina, la que recorrió entre 1912 y 1913 en exitosa campaña, es casi desconocido en la Argentina. El socialismo nacional, la cultura nacional y la unión latinoamericana que sostuvo heroicamente, le valieron un total silenciamiento en su país. Murió en 1951. (NORBERTO GALASSO, en “América Latina, Unidos o dominados”, página 105)

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

JOSÉ HERNÁNDEZ*
“La América es la Patria del porvenir”

“La América tiene un gran destino que cumplir en la suerte de la humanidad. El día en que nuestras rencillas domésticas nos den lugar para pensar en cosas más serias y trascendentales que las que nos han ocupado hasta aquí, se realizará indudablemente la alianza americana y la alianza ha de producir la libertad del mundo. La América ha de ser la cuna de los grandes principios que han de producir un trastorno completo en la organización política y social de las demás naciones. Veremos cómo se portan nuestros hombres públicos en esta emergencia.”
CARTA A MANUEL A. PUEYRREDÓN, 27 DE JULIO DE 1864.

************

* Soldado, político y poeta, es uno de los principales representantes del federalismo popular de las provincias argentinas enfrentado tanto al rosismo como al mitrismo. Autor del Martín Fierro. Militó en la misma corriente del Chacho, Felipe Varela y López Jordán, siendo compañero y asesor de este último. Nació en 1834 y murió en 1886.
Norberto Galasso, “América Latina – Unidos o dominados”, página 71

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

LUIS IGNACIO “LULA” DA SILVA*
“Estamos transformando en realidad el sueño integrador de nuestros próceres y libertadores”

“El gobierno y el pueblo brasileños se sienten profundamente honrados en recibir a los Presidentes y jefes de Gobierno de la Unión de Naciones Suramericanas, en este momento histórico en que firmaremos el Tratado Constitutivo de la Unasur (…) El Tratado Constitutivo da personalidad jurídica a la Unasur, que gana expresión política y medios institucionales para realizar sus objetivos. Sacaremos provecho de la vastedad de nuestros territorios, bañados por los océanos Atlántico y Pacífico y por el Mar del Caribe.

Construiremos nuestra unidad sobre la base de los procesos de integración bien sucedidos del Mercosur y de la Comunidad Andina. Nuestro foro será enriquecido por la contribución caribeña, por medio de la Guyana y de Surinam (…) Estamos superando la inercia y las resistencias que, a lo largo de 200 años de vida política independiente, impidieron que trabajáramos juntos el camino de la unidad. Al dar institucionalidad a nuestra Unión, estamos transformando en realidad el sueño integrador de nuestros próceres y libertadores (…)

Queremos avanzar rápidamente con proyectos innovadores y de gran alcance en áreas prioritarias, como la integración financiera y energética, mejorar la infraestructura regional y las conexiones viales y ferroviarias, establecer una vigorosa agenda de cooperación en políticas sociales y fortalecer la cooperación educacional (…) Estamos dejando atrás una larga historia de indiferencia y de aislamiento recíproco. América de Sur no será más un mero concepto geográfico. A partir de hoy es una realidad política, económica y social, con institucionalidad propia. La Unasur debe ser construida como parte de nuestros proyectos nacionales de desarrollo, y esa ha sido la orientación de mi Gobierno desde el primer día.”

Discurso del Presidente de la República Federativa del Brasil, Luis Ignacio Lula da Silva, durante la Reunión Extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión de Naciones Suramericanas – UNASUR. (23 de mayo de 2008)

* * * * * * * * * *

*Obrero metalúrgico y presidente del Brasil dos veces consecutivas. Nació en Vargem Grande, hoy Caetés, en el Estado de Pernambuco, el 27 de octubre de 1945. La pobreza en la que vivió lo llevó tempranamente a trabajar distintas actividades. Debido a la detención y tortura de su hermano mayor –Frei Chico- decidió encaminarse a la lucha sindical. En abril de 1980 estuvo al frente de un paro de 41 días con la participación de más de 250.000 trabajadores y en febrero, junto con sindicalistas, intelectuales y universitarios fundó el Partido de los Trabajadores (PT). Se presentó en las elecciones presidenciales de 1989 y 1994 y aunque fue derrotado en ambas oportunidades, en 1994 el PT consiguió 2 gobernadores, 4 senadores, 50 diputados. Fue candidato en 1998 y perdió, sin embargo este será el último escalón en el crecimiento del PT y de la figura de Lula quien en 2003 obtuvo la presidencia de Brasil, luego de una segunda vuelta, con un caudal de votos nunca visto en la historia de ese país: 61 % de los votos. (N. GALASSO, en “América Latina, Unidos o dominados”, página 171)

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

JUAN VELAZCO ALVARADO*
“Un destino común nos hermana”

“Un aliento común hoy surge de la tierra americana, recogiendo muy antiguos mandatos de su historia para luchar por la edificación de sociedades justas de hombres auténticamente libres.

Las naciones de nuestro continente tienen un destino común que a todos nos hermana. Pero sólo podremos realizarlo en la medida en que cada una de ellas, respetando una individualidad que han forjado los siglos, se acerque constantemente a ese ideal de libertad y justicia que constituye la esencia misma de toda acción transformadora.

En el mundo conflagrado en que vivimos, en tránsito de una a otra época de la historia del hombre, las naciones que no trazan su propio destino serán definitivamente avasalladas. Tal es la disyuntiva en el futuro del continente latinoamericano.

Nuestra problemática fundamental y nuestros intereses difieren en esencia de las grandes potencias ecuménicas. Sus rumbos históricos no pueden ser los nuestros. Pertenecemos a muy distintas realidades.

… El camino revolucionario del Perú garantiza la conquista de los objetivos de justicia social que están en la base misma de las aspiraciones, demandas y anhelos de nuestro pueblo y que constituye también la motivación central del quehacer revolucionario de otros pueblos hermanos de América Latina.

… Dentro de la singularidad de los procesos políticos de nuestros respectivos países es fácil comprobar la existencia de numerosos puntos de aproximación e identidad. Estoy seguro de que sobre esta base ampliaremos en los años venideros los lazos de una amistad fecunda, no sólo para el Perú y para Chile, sino para todo el continente latinoamericano. Nuestros pueblos hoy viven una experiencia comparable y enfrentan problemas similares. Tengamos la certeza de que habremos de prevalecer, porque las causas de la justicia son siempre victoriosas cuando quienes las encarnan y defienden saben estar a la altura de la historia de los pueblos.”
PERÚ, 1º DE SETIEMBRE DE 1971

**************
*Jefe de la Revolución Peruana. Nacido en Piura, en 1910. Ocupa la presidencia del Perú entre 1968 y 1975, poniendo en marcha la revolución nacional democrática cuyas medidas fundamentales han sido la reforma agraria, la nacionalización de empresas imperialistas, la reforma educativa y la ley de propiedad social. Murió en 1977. (NORBERTO GALASSO, en “América Latina, Unidos o dominados”, página 147)

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

SALVADOR ALLENDE*
“América Latina, un pueblo continente”

“Mirar por sobre las fronteras materiales a América Latina para contribuir sin soberbia, sin pretensiones hegemónicas, a que algún día América Latina sea la voz de un pueblo continente…

… O’Higgins, San Martín, Bolívar… arquitectos de la liberación de América Latina.

Visionarios con claro sentido patriótico, comprendieron que la independencia de sus naciones estaba ligada a la unidad latinoamericana. Es por eso que en los escritos, en el pensamiento y en las acciones de la época, sus nombres se funden a cada instante.

Ya en el siglo dieciocho uno de los precursores, Túpac Amaru, llamó patriotas latinoamericanos a los que luchaban en las tierras del continente por los ideales emancipadores. Túpac Amaru, el de la respuesta que rompe el silencio de su raza y como clarinada la proyecta a la historia. Estamos empeñados en la construcción de la segunda independencia de nuestras patrias.

Y hoy como ayer, al conjuro de la unidad latinoamericana, surge vigorosamente la hermandad continental.”

DE “AMÉRICA LATINA, CON VOZ DE UN PUEBLO CONTINENTE”, DISCURSOS DE SALVADOR ALLENDE, CHILE, 1971.

*********
*Político chileno nacido en 1908 en Valparaíso. Después de una larga lucha política llegó a la presidencia de Chile, encabezando la fórmula de la Unidad Popular en 1970. Su gobierno ensayó la “vía pacífica al socialismo”. El imperialismo y las fuerzas reaccionarias de su país lo derrocaron el 11 de setiembre de 1973, siendo asesinado en el Palacio de la Moneda. (N. Galasso, en “América Latina, Unidos o dominados”, página 143)

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

JUAN DOMINGO PERÓN - “Unidos o Dominados”

“… Resulta también indiscutible que la lucha fundamental en un mundo superpoblado es por una cosa siempre primordial para la humanidad: la comida. Ese es el peor y el más difícil problema a resolver.

El segundo problema que plantea la industrialización es la materia prima: valdría decir que en este mundo que lucha por la comida y la materia prima, el problema fundamental del futuro es un problema de base y fundamento económico y la lucha del futuro será cada vez más económica, en razón de una mayor superpoblación y de una mayor superindustrialización.

En consecuencia, analizando nuestros problemas podríamos decir que el futuro del mundo, el futuro de los pueblos y el futuro de las naciones estará extraordinariamente influido por la magnitud de las reservas que posean: reservas de alimentos y reservas de materias primas.

Y ahora viendo el problema práctica y objetivamente, pensamos cuáles son las zonas del mundo donde todavía existen las mayores reservas de estos dos elementos fundamentales de la vida humana: el alimento y la materia prima.

Es indudable que nuestro continente, en especial Sudamérica, es la zona del mundo donde todavía, en razón de su falta de población y de su falta de explotación extractiva, está la mayor reserva de materia prima y alimentos del mundo. Esto nos indicaría que el porvenir es nuestro y que en la futura lucha nosotros marchamos con extraordinaria ventaja a las demás zonas del mundo, que han agotado sus posibilidades de producción alimenticia y de provisión de materias primas o que son ineptas para la producción de estos dos elementos fundamentales de la vida.

Si esto, señores, crea realmente el problema de la lucha, es indudable que en esa lucha llevamos nosotros una ventaja inicial y que en el aseguramiento de un futuro promisorio tenemos halagüeñas esperanzas de disfrutarlo en mayor medida que otros países del mundo…”. (De la Conferencia pronunciada el 11 de noviembre de 1953 en la Escuela Nacional de Guerra.)

*************

Nació en 1893 en la provincia de Buenos Aires y murió el 1º de julio de 1974. Líder de la Revolución Nacional e inspirador del Justicialismo resumió su programa en tres banderas: independencia económica, soberanía política y justicia social. Por tres veces presidente de la República Argentina (1946/52, 1952/55 y 1973/74) bregó siempre por la unión de los pueblos latinoamericanos como única manera de resguardar su libertad ante las acechanzas imperialistas. En “Latinoamérica, ahora o nunca” y en “La hora de los pueblos” se refirió especialmente a la unidad latinoamericana como uno de los asuntos cruciales de nuestro tiempo. (N,Galasso en “América Latina, Unidos o dominados”, página 155)

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

JOSÉ INGENIEROS - “La Unión Latinoamericana”

Nació en Palermo, Italia, en 1877, pero vivió desde pequeño en Argentina. Alternó su inquietud por la ciencia con una despareja militancia izquierdista. Fue el principal propulsor de la Unión Latinoamericana en 1922 al tiempo que adhería a la Revolución Rusa, símbolo de su intento por conciliar la reconstrucción de la Patria Grande y el antiimperialismo con los más avanzados ideales de redención social. Incursionó en la sociología, la psiquiatría y la historia. Murió en Buenos Aires en 1925.

*********

“El ideal presente del perfeccionamiento político es una coordinación efectiva de grupos sociológicos afines que respeten sus características propias y las armonicen en una poderosa nacionalidad común.
Ninguna convergencia histórica parece más natural que una federación de los pueblos de la América Latina. Disgregados hace un siglo por la incomunicación y el feudalismo, pueden ya plantear de nuevo el problema de su futura unidad nacional, extendida desde el río bravo hasta el estrecho de Magallanes. Esa posibilidad histórica merece convertirse en ideal común, pues son comunes a todos sus pueblos las esperanzas de progreso y los peligros del vasallaje. Hora es de repetir que, si no llegara a cumplirse tal destino, sería inevitable su colonización por el imperialismo que desde hace cien años los acecha: la oblicua doctrina de Monroe, firme voluntad de los Estados Unidos, expresa hoy su decisión de tutelar y explotar a nuestra América Latina, cautivándola sin violencia, por la diplomacia del dólar. Son sus cómplices la tiranía política, el parasitismo económico y la superstición religiosa, que necesitan mantener divididos a nuestros pueblos explotando sus odios recíprocos a favor de los intereses creados en cien años de feudalismo tradicional.
Frente a esas fuerzas inmorales del pasado, la esperanza de acercarnos a una firme solidaridad sólo puede ser nuestra en la Nueva Generación, si logra ser tan nueva por su espíritu, como por sus años. Sea ella capaz de resistir a las pequeñas tentaciones del presente, mientras adquiere las fuerzas morales que la capacitan para emprender nuestra gran obra del porvenir: desenvolver la justicia social en la nacionalidad continental.
DE “LAS FUERZAS MORALES”, 1925

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

AUGUSTO CÉSAR SANDINO*
“Soy indohispano y no tengo fronteras en América Latina

Guerrillero nicaragüense nacido en 1895. Luchó durante varios años (1927-1933) contra la presencia yanqui en su país, concitando el apoyo de todas las fuerzas progresistas del mundo. Celebrada la paz en 1933 y cuando Sandino se reintegró con sus hombres al trabajo –distribuyendo tierras y formando cooperativas- cayó en una celada tendida por Anastasio Somoza y fue fusilado en 1934. Su antiimperialismo militante se enlazaba, en la concepción del guerrillero, con un ferviente latinoamericanismo.

* * * * * * * * * *

El Chipotón, 10 de junio de 1928.
A Froylán Turcios, Tegucigalpa

Grande y estimado maestro y amigo:
Con profunda sorpresa leí en Ariel del 1º de mayo último, sus palabras editoriales relativas al peligro en que se halla la integridad territorial de Honduras en lo que respecta a la cuestión de límites con Guatemala. Tanto sus palabras, como las que reproduce el editorial de “El Cronista” de esa ciudad, hicieron que sintiera por un momento helada mi sangre. Pronto comprendí qué personajes de la política imperialista yanqui, son los atizadores de esta hoguera centroamericana.

En estos instante me preocupan más las graves dificultades entre ustedes, los dirigentes de Centroamérica o sea la Patria Grande, que la causa que yo mismo estoy defendiendo con mis pocos centenares de bravos; porque me convenzo de que con nuestra firmeza de ánimo y el terror que hemos logrado sembrar en el corazón de los piratas, nuestro final será evidente, mientras tanto que ustedes están rodeados de patricidas que siempre andan al olfato de las causas grandes, para dejar en ellas la semilla de la traición.

En nombre de Nicaragua, de Honduras, de Guatemala y en el nombre de Dios, querido amigo mío, yo le suplico a usted y a todos los hombres de entendimiento y claro patriotismo de la América Central, traten de evitar por todos los medios posibles el acaloramiento de ánimos y la ruptura de nosotros mismos. Ustedes están en la obligación de hacer comprender al pueblo de la América Latina que entre nosotros no deben existir fronteras y que todos estamos en el deber preciso de preocuparnos por la suerte de cada uno de los pueblos de la América Hispana, porque todos estamos corriendo la misma suerte ante la política colonizadora y absorbente de los imperialistas yanquis.

Las bestias rubias están colocadas en uno de los extremos de la América Latina y desde allí observan ávidas nuestros movimientos políticos y económicos; ellos conocen nuestra ligereza de carácter y procuran mantener latente entre uno y otro país nuestros graves problemas sin resolver. Por ejemplo, la cuestión de límites entre Guatemala y Honduras, entre Honduras y Nicaragua; el asunto canalero entre Nicaragua y Costa Rica, la cuestión del golfo de Fonseca entre El Salvador, Honduras y Nicaragua; la cuestión de Tacna y Arica entre Perú y Chile. Y así por el estilo, hay un encadenamiento de importantes asuntos en resolución entre nosotros. Los yanquis nos tienen bien estudiados y se aprovechan de nuestro estado de cultura y de la ligereza de nuestros caracteres para hacernos peligrar siempre que a los intereses de ellos conviene.

Los yanquis son los peores enemigos de nuestros pueblos y cuando nos miran en momentos de inspiración patriótica y que nos buscamos con sinceros impulsos de unificación, ellos remueven hondamente nuestros asuntos pendientes de manera que se encienda el odio entre nosotros y continuemos desunidos y débiles y por lo mismo, fáciles de colonizar.

Estamos en pleno siglo XX y la época ha llegado de probar al mundo entero que los yanquis hasta hoy pudieron tener tergiversada la frase de su lema. Hablando de la doctrina de Monroe dicen: América para los americanos. Bueno: está bien dicho. Todos los que nacemos en América somos americanos. La equivocación que han tenido los imperialistas es que han interpretado la doctrina Monroe así: América para los yanquis. Ahora bien: para que las bestias rubias no continúen engañadas, yo reformo la frase en los términos siguientes: Los Estados Unidos de América para los yanquis. La América Latina para los indolatinos.
Tomando, como se debe, por lema las frases anteriores, los yanquis sólo pueden venir a nuestra América Latina como huéspedes; pero nunca como amos y señores, como pretenden hacerlo. No será extraño que a mí y a mi ejército se nos encuentre en cualquier país de la América Latina donde el invasor asesino fije sus plantas en actitud de conquista.
SANDINO ES UN INDOHISPANO Y NO TIENE FRONTERAS EN LA AMÉRICA LATINA.
Sin más que recomendarle por ahora, querido maestro, le envío mi corazón, con el cual le hablo en esta carta.
PATRIA Y LIBERTAD

AGUSTO CÉSAR SANDINO

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

RUFINO BLANCO FOMBONA - (1874 – 1944)
“Ni ayer, ni hoy, ni mañana los hispanoamericanos debemos vivir divorciados”

Nació en Caracas en 1874 y murió en buenos Aires en 1944. Político y escritor, fue varias veces desterrado por su lucha infatigable contra la dictadura de Juan Vicente Gómez. Autor de más de cuarenta obras, novelista, poeta, centró su labor intelectual en la defensa de los ideales bolivarianos y del mismo Bolívar, constituyéndose en gran defensor de la unidad Latinoamericana. En el exilio español levantó las expresiones más valiosas del pensamiento de la Patria Grande. Adscripto a un liberalismo revolucionario, con ribetes por momentos anarquistas, por momentos socialistas, fue, por sobre todo, un antiimperialista y un latinoamericano.

* * * * * * * * * * * * * * *

“La conveniencia del acercamiento y solidaridad entre las repúblicas latinoamericanas parece de evidencia absoluta, como el existir del sol.

Nuestro enemigo de ayer fue España, nuestro mayor peligro por el momento es el peligro yanqui.
España tiene un odio histórico: los moros y “un derecho” histórico, su derecho, lo que en su absurdidad creen muchos por aquí, aunque no lo dicen, “su derecho” sobre América: impotente España para realizar tales ensueños americanos de imperio, por la desproporción entre sus pretensiones y los medios de realizarlas, descartemos esa amenaza quimérica.

Es más: coadyuvemos a que ese derecho que cree tener España a inmiscuirse en las cosas de América, se convierta de amenaza en apoyo y que en vez de ser España nuestro adversario sea nuestro aliado íntimo. ¿No será ello posible nunca?

Los Estados Unidos son para nosotros otra cosa que España. Su marina, su audacia, su riqueza, sus industrias, su situación geográfica, su apetito que ha venido comiendo, su falta de escrúpulos y su obra de vitalidad convierten a ese país, para la América Latina subdividida como las tribus del África, en enemigo peligroso y en amigo peligrosísimo. ¡Qué pactos caben entre tigres y conejos!

He aquí la amistad de los yanquis; garantiza a Colombia, por un tratado público, el dominio absoluto sobre el canal de Panamá. ¿Qué hizo la amistad yanqui con Colombia? Ya lo sabemos: lo mismo que la amistad alemana con Bélgica. Desgarró el tratado, violó su palabra, infamó su historia, se cubrió de ignominia. El mundo afrenta a Alemania y se duele de Bélgica. Parece que sólo interesa lo que ocurre en Europa. La gente que llora por Bélgica se ríe de Nueva Colombia. ¡Qué! ¿No son los colombianos de carne y hueso? ¿No tienen honor patrio? ¿Los yanquis son mejores o más morales que los tudescos? ¿No consideran los tratados como pedazos de papel? ¿Merece más execración lo ocurrido en Flandes que lo ocurrido en Panamá? Quizá más perfidia y sin quizá más cobardía hubo en los procedimientos de Roosevelt que en los de Guillermo.

¿Para cuándo la execración a los expoliadores de Panamá, a los verdugos de Nicaragua, a los saqueadores de Honduras, a los cuáqueros feroces, a los mercaderes jesuíticos que están ensangrentando y calumniando a México hace ya tantos años?...

El actual conflicto entre dos barbaries de Europa, la guerra de tantas naciones iniciada en 1914 equivale a una curva larga de la historia, a un recodo del camino. Ya veremos qué sale de todo, en qué medida nos concernirán a las de Hispanoamérica los cambios que se originarán y cuál será, en la política internacional, nuestra conveniencia de mañana. Pero ni ayer, ni hoy, ni mañana pienso que los hispanoamericanos debemos vivir divorciados y menos como hermanos enemigos” (La espada del Samurai, 1924)

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

JOSÉ M. VARGAS VILA (1860 - 1933)

José M. Vargas Vila, escritor y político colombiano nacido en 1860. Sus escritos políticos –en especial el formidable ataque al imperialismo yanqui titulado “Ante los Bárbaros”- fueron silenciados a la par que alcanzaban gran difusión sus novelas nihilistas y desoladoras. Publicó más de 30 libros. Militó en el partido de Colombia y fue desterrado varias veces. Murió en 1933.

* * * * * * * * * * * * * * *

“UNIÓN O DESAPARICIÓN” ("Políticas históricas, Páginas Escogidas" - 1912)

“… He ahí cerca de tres lustros que vengo anunciando a los pueblos de la América el peligro yanqui;
y con sus oídos, sordos por el rumor de sus vociferaciones, ellos no oyeron;
y con sus ojos turbios por brumas de esclavitud, ellos no lo vieron;
desde la soledad de mis dolores y de mi ostracismo, sobre las playas del infortunio y destierro, por todos los climas donde la tempestad empujó mi barca, mi grito anunciador y denunciador no se ha callado…
donde quiera que he puesto el pie, he hecho tribuna de las tablas de mi barca, rota por los naufragios y desde ella he anunciado a la América, la llegada de los bárbaros…
y ella, no me oyó;
y los bárbaros llegaron;
ellos han quitado los más bellos florones a la corona secular de la latinidad vencida y dispersa en las selvas del trópico;
ellos han mutilado a México, aprisionado a Cuba, conquistado a Puerto Rico y despedazado a Colombia, con el robo audaz de Panamá…
el águila azteca tiene ya una ala rota y aprisionada en el pico del águila sajona;
la Estrella Solitaria, cautiva cayó, como un pez dormido, en la red de oro de aquellos pescadores de pueblos;
las turbas hambreadas y esqueléticas que en diaria y dolora emigración, dejan cada día las costas de Puerto Rico, anuncian al mundo, cómo la raza invasora y rapaz aniquila y destruye la pobre raza vencida, que se les entregó allí como un rebaño;
la ironía cruel del insulto responde al gemido de los que, debatiéndose en esa tenaza de Hércules, osan reclamar el derecho sagrado de la Vida, al derecho brutal de la conquista;
en Panamá, no es la raza latina, la vencida y la humillada, ella no había echado ahí raíces;
pero mueve a piedad esa triste raza negra, crecida allí en aluvión cosmopolita, sorprendida y vendida al yanqui, por las manos delictuosas de su sucio aventurero;
aquellos tristes siervos del océano, que Buneau Varilla vendió en Washington a tanto por cabeza, comienza ya a temblar bajo el látigo del amo…
la raza conquistadora romperá pronto bajo sus pies, ese imbécil tumulto de razas africanas, abrumándolas con la misma ley del desprecio, que hace del negro americano el más doloroso de los parias;
¡pobre pueblo vendido!¡triste fragmento de Colombia despedazada!...
mutiladores de México, expoliadores del Istmo, ellos tienen el cuello de la América prisionero de esa tenaza formidable;
y continúan apretando y estrangulando a esos pueblos que se debaten prisioneros en ese círculo de hierro, amenazando su existencia efímera que, despojada de la fuerza, parece no tener una sombra de derecho para cubrirse;
¿cómo alzarnos, cómo organizarnos, cómo defendernos antes estas avanzadas de hoy, débil anuncia de las que vendrán mañana, para despojar, anonadar y extirpar nuestra raza vencida, sin fuerza y sin cohesión?
¿cómo prepararnos para resistir y para vencer ante esta alba profunda –alba de sangre- ante este enigma de fuego que nos cerca, poniéndonos ante el pavoroso dilema de Luchar o Abdicar, Vencer o Desaparecer?
no es posible otra solución
¡vencer! ¿y nuestra debilidad?
pero, ¿por qué somos débiles?
porque estamos aislados, disjuntos y dispersos,
así, extraviados, divididos, diseminados, como tribus aventadas por el huracán de una maldición bíblica, somos un campo abierto a la conquista y con los ojos cerrados ante el abismo, nada pensamos, nada acordamos, nada hacemos para organizarnos ante la invasión de los bárbaros, para repeler a Atila y a Alarico, o para escribir con nuestra prudencia páginas de previsión, antes de desaparecer escribiendo un poema rojo de heroísmo estéril, ante la obra inexorable de devastación que viene sobre nosotros;
el dolor tiene admoniciones trágicas,
inclinados sobre el abismo, como sintiendo el encanto del vértigo, los pueblos de América, parecen no escuchar las advertencias del Destino, cuando la lanza de los bárbaros se ha clavado en su corazón,
¿cómo no oír los toques de clarín de la conquista que compendian toda nuestra vida en su siniestra vibración?
PREVER O DESAPARECER, he ahí el dilema;
¿y cuál es la palabra de la Previsión? UNIÓN
unión de esos pueblos todos bajo el estandarte glorioso de la raza,
unión estrecha y fraternal de los pueblos todos de la América Latina hasta hoy ferozmente encelados y dispersos,
unión de esos países con la Madre Patria, unión estrecha y filial, ante el espanto y el peligro, frente al furor y al odio del contrario,
aproximación a la Italia y a la Francia, las dos hijas mayores de la raza,
como una continuación del Congreso Hispanoamericano reunido en 1900 en Madrid, convocar un congreso Iberoamericano, para reunirlo en Caracas, Santiago, Lima o Buenos Aires, con diputados de España y la América española, exclusivamente, sin mezcla exótica con la raza invasora y voraz, como ha sucedido en esos congresos del Pan Americanismo, ideados e impuestos por el yanqui y secundados por nuestros políticos intonsos y pueriles…
… aliarnos, es decir, amarnos y ayudarnos
Unirnos, es decir, salvarnos;
he ahí la obra,
trabajar por ella y en ella, es la única obra digna de los pensadores y de los hombres de Estado, de todos los conductores de conciencia, en esta época menguada en que todo se empequeñece, hasta los más altos ideales y en que entre la polvareda de una ruina total, nuestros pueblos parecen haber perdido todo: hasta la conciencia de la vida;
es necesario no consentir en esta muerte social, en este desaparecimiento lento de la raza, en esta total abdicación de los corazones, en este envilecimiento de las almas, que no muestran ante el peligro sino el ineluctable horror de una absoluta indiferencia;
… es necesario combatir al yanqui o declararnos francamente sus esclavos,
to be or not to be
pero en el caso de decidirnos por la esclavitud tener siquiera el valor de proclamar altamente nuestra infamia
y probar claramente al mundo, que los leones de Castilla no dejaron descendientes en nuestras selvas, donde bandas de orangutanes bélicos, se dejan domesticar apretando entre sus manos de palmípedos venales, las bellotas de oro que los conquistadores les arrojan y alzando al viento sus colas, como estandartes de victoria,
¡la triste victoria de la animalidad domesticada por la Fuerza!...
Anticiparse a la derrota, es el triste recurso de los pueblos que no merecen ni el honor de ser vencidos,
Luchar o abdicar;
vencer o perecer
unirnos o morirnos
¡LA UNIÓN O LA DESAPARICIÓN!
he ahí el inexorable dilema
es necesario escoger,
¡Escojamos!

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Volver

 

FELIPE VARELA - (1821 - 1870)

Caudillo popular, nacido en Catamarca, Argentina, en 1821. Participó de la montonera del Chacho, y levantó luego en armas, a todo el noroeste argentino en 1866 contra el gobierno de Mitre, quien había lanzado la guerra contra el Paraguay.
Varela prefirió que lo tildasen de traidor a renegar de los principios de la “Unión Americana”, bandera principal de su lucha.
Desterrado varias veces, murió en Copiapó, Chile, en 1870.
Norberto Galasso, “América Latina – Unidos o dominados”, página 67

* * * * * * * * * * * * * *

“Unión con las demás repúblicas americanas”
“¡Viva la Unión Americana!

El desarrollo de los sucesos políticos de la República Argentina en los años 1866 y 1867 han sido objeto de la atención de los demás pueblos americanos, como que ellos envolvían una alta significación para los grandes destinos de la América Unida.

Cuando el actual presidente de la República Boliviana indicó al continente el medio de ser fuerte, invencible, grande, glorioso, es decir: la Alianza de las Repúblicas para repeler las ambiciones monárquicas de Europa, los ojos americanos se fijaron allá en la margen del Atlántico, en las costas uruguayas y argentinas como la llave principal de todos los pueblos que se extienden desde esas costas hasta las del Pacífico.

Aquel pensamiento fue acogido con todo el entusiasmo y acatamiento de su magna importancia, por todos los hombres patriotas del Sud del Nuevo Mundo, no habiendo uno solo de ellos que dudase de la sola aquiescencia del gobierno Argentino a estos grandes principios, renuevo de los que llegaron a todas las Repúblicas, cuando se trató de su libertad contra el poder de la España que las subyugaba.

No era pues una idea enteramente nueva en la sociedad Sud Americana, la de la alianza de sus poderes democráticos, cuando el antiguo dominador golpeaba ya sus puertas con las armas esclavócratas en la mano.

Los pueblos generosos de la América, como se ha dicho, acogieron llenos de entusiasmo la iniciación de esta grande idea, porque ella es el escudo de la garantía de su orden social, de sus derechos adquiridos con su sangre.

Hay un gran principio social innegable que dice: la unión es la fuerza, pero no es la verdad lógica desprendida de él, lo que movió a los pueblos a formar la liga, sino l evidencia práctica desprendida de los hechos mismos que han tenido lugar en nuestro joven continente, en los primeros años de este siglo, cuando las ideas de democracia y de república, comenzaron a germinar en nuestro corazón oprimido por un yugo monárquico.

El gobierno de Buenos Aires, sin embargo, por miras que se pondrán luego de relieve negó solapadamente la justicia de esta grande idea, negándose también a tomar parte en la Unión que se consolidaba por medio de un Congreso Americano en Lima, so pretexto de ser inconveniente a los intereses argentinos comprometidos en una alianza con la corona brasilera.

… El general Mitre tenía razón porque su política y sus aspiraciones importaban un crimen de lesa Unión Americana.

… Las provincias argentinas, empero, no han participado jamás de estos sentimientos, por el contrario, esos pueblos han contemplado gimiendo la deserción de su presidente, impuesto por las bayonetas sobre la sangre argentina, de los grandes principios de la unión Americana, en los que han mirado siempre la salvaguardia de sus derechos y de su libertad en nombre de la justicia y la ley.

POTOSÍ, MANIFIESTO  1º DE ENERO DE 1868

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Volver

 

JOSÉ GERVASIO ARTIGAS*
“El interés de América es el mío”

*Nació en la Banda Oriental en 1764 y murió después de un largo exilio, en 1850, en Paraguay. Caudillo de gauchos, alcanzó a tener enorme influencia sobre la Banda Oriental, la Mesopotamia argentina, Santa Fe y Córdoba. Luchó contra el absolutismo español, contra las invasiones portuguesas y contra la política porteñista y probritánica del unitarismo de Buenos Aires. Defensor de las masas rurales, repartió tierras y se elevó por encima de todo localismo bregando por la incorporación de la Banda Oriental a las Provincias Unidas, a la cual entendía como parte de esa Hispanoamérica en revolución.

* * * * * * * * * * * * * *

“Cuando las revoluciones políticas han reanimado una vez los espíritus abatidos por el poder arbitrario –corrido ya el velo del error- se ha mirado con tanto horror y odio el esclavaje y la humillación que antes los oprimía, que nada parece demasiado para evitar una retrogradación en la hermosa senda de la libertad. Como temerosos los ciudadanos de que la maligna intriga les venza de nuevo bajo la tiranía, aspiran generalmente a concentrar la fuerza y la razón en un gobierno inmediato que pueda, con menos dificultad, conservar sus derechos ilesos y conciliar su seguridad con sus progresos. Así, comúnmente se ha visto dividirse en menores estados un cuerpo disforme a quien un cetro de hierro ha tiranizado.
Pero la sabia naturaleza parece que ha señalado para entonces los límites de las sociedades y de sus relaciones y siendo tan declaradas las que en todos sus respetos tenga la Banda Oriental del Río de la Plata con esa provincia, yo creo, por una consecuencia del pulso y madurez  con que ha debido declarar su libertad y admirar a todos los amadores de ella con su sabio sistema, habrá de reconocer la recíproca conveniencia e interés de estrechar nuestras comunicaciones y relaciones del modo que exijan las circunstancias del Estado.”
A LA JUNTA DEL PARAGUAY, 7 DE DICIEMBRE DE 1811

Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Volver

 

SIMÓN BOLÍVAR

El Libertador, nació en Caracas en 1783. Jefe de la Revolución en el norte de Sudamérica, sus ejércitos cruzaron victoriosos desde Venezuela hasta el Alto Perú llevando dos objetivos fundamentales: liberación y unificación. Bolívar comprendió como nadie que América Latina “era una sola Patria” y después de luchar denodadamente contra el absolutismo español y contra las fuertes presiones balcanizadoras, convocó al congreso de Panamá, en 1824 con el propósito de constituir la Gran Confederación. Murió cerca de Santa Marta en 1830.
“América Latina – Unidos o Dominados”, Norberto Galasso, pág.41

* * * * * * * * * * * * * * *

“Una sola debe ser la patria de todos los americanos”

“Habitantes del Río de la Plata: la República de Venezuela, aunque cubierta de luto, os ofrece su hermandad. Y cuando, cubierta de laureles, haya extinguido los últimos tiranos que profanan su suelo, entonces os convidará a una sola sociedad para que nuestra divisa sea Unidad en la América Meridional.”
CUARTEL GENERAL DE ANGOSTURA, 12/6/1818 -

Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Volver

 

JOSÉ DE SAN MARTÍN

*Nació en Yapeyú, pueblo del litoral argentino, en 1778 y murió exiliado en Francia en 1850. Luchó contra el absolutismo español en el Río de la Plata pero comprendiendo que la Revolución tenía un carácter latinoamericano, encabezó la lucha por la libertad en Chile y Perú, para lo cual rompió vínculos con el gobierno de buenos Aires que se oponía a dicho plan. Por encima de las formas de gobierno, San Martín colocó siempre como objetivo la independencia nacional entendiendo por tal la de toda la Patria Grande.
Norberto Galasso, “América Latina – Unidos o Dominados”, página 47

* * * * * * * * * * * * * * *

“Yo soy del partido americano”

“… Los americanos de las Provincias Unidas no han tenido otro objeto en su Revolución que la emancipación del mando del hierro español y pertenecer a una unión.
(…)
Seis años contamos de revolución y los enemigos victoriosos por todos lados nos oprimen: falta de jefes militares y nuestra desunión son las causales. ¡Y se podrán remediar!
(…)
Mucho me ha tranquilizado lo que usted me dice acerca de la probabilidad de la unión del Paraguay y de la Banda Oriental. Dios lo haga, pero yo apostaría un brazo que no se verifica y aseguro a usted por mi honor, que me alegraría perderlo. El tiempo por testigo.”
CARTA A TOMÁS GODOY CRUZ, 24/05/1816 -

Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Volver

 

BERNARDO DE MONTEAGUDO

*Nació en Tucumán en 1785 y fue asesinado en Lima en 1825. Revolucionario jacobino de clara concepción latinoamericanista, intervino como asesor de Castelli, de San Martín y posteriormente de Bolívar. Sobresale en el Río de la Plata como el continuador de Mariano Moreno por sus planteos radicales y su temperamento fogoso.
“América Latina – Unidos o Dominados”, Norberto Galasso, pág. 51

* * * * * * * * * * * * * * *

“Se realizará, sin duda, la Federación Hispanoamericana”

“Nuestra fuerza va a nacer de esta unión… Los enemigos de la causa americana temblarán ante tan formidable Cuerpo, que por todas partes les resistirá unido. ¿Por qué entre la Nueva Granada y Venezuela no podrá hacer una sólida unión? Y aún ¿Por qué toda la América Meridional no se reunirá en un gobierno único y central?”
1813. -

Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Volver

 

FRANCISCO MORAZÁN

*Nació en Tegucigalpa, Honduras, en 1792 y murió, fusilado, en 1842.
Bregó denodadamente por la República Federal de Centroamérica de la cual fue presidente y a la cual intentó reconstruir después de su fragmentación. Consideraba que los cinco países centroamericanos sólo podían alcanzar su libertad integrándose en una Federación y que esta fusión era un paso hacia la posterior unificación de la Patria Grande.
Norberto Galasso, “América Latina – Unidos o Dominados”, página 55

* * * * * * * * * * * * * * *

“La alianza de los pueblos americanos”

“Ciudadanos Representantes: Los pueblos libres calculan los años de su vida social por la existencia de sus poderes representativos. Centroamérica tiene hoy la gloria de contar en la reunión del Congreso de 1836 al noveno período de su Gobierno Constitucional y el quinto triunfo adquirido sobre los que han osado entorpecer la marcha de sus libres instituciones.
- - - -
Nuestras relaciones exteriores no han padecido ninguna alteración. Sin desatender las establecidas con los gobiernos de Europa, el ejecutivo ha procurado estrecharlas del modo más íntimo con las Repúblicas de América que unidas, por decirlo así, a nosotros con vínculos de familia han abrazado una misma causa y adoptado instituciones análogas.”
1836 -

Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Volver