ABRIL 2

bandera
FECHA DE INICIO 10/12/2019 VISITAS A LA PÁGINA contador de visitas en mi web

AVISO DISCEPOLEANO: Todo lo publicado puede compartirse sin restricciones mencionando la fuente

ÚLTIMA PUBLICACIÓN

SOBRE LA CULTURA , EL ARTE Y LA LITERATURA NACIONAL

 
* A propósito del idioma invasor
* Sobre el colonialismo mental
 
 
 
 
 
 
 

SOBRE LA CULTURA NACIONAL

El sistema de asombrar a los pobres de espíritu con rarezas, rebuscamientos y aberraciones, pudo resultar, en un momento, el ardid más ingenioso para llegar a la celebridad y el expediente más eficaz para disimular la carencia de vida propia. Pero esos poetas menores que se refugiaron en las miniaturas y pasaron sus vidas, ora a la manera de los relojeros de Ginebra que agonizan inclinados sobre resortes microscópicos ora, al modo de los orfebres japoneses que torturan la imaginación para grabar extravagancias de bolsillo, no hicieron más que marcar ruidosamente la presencia de un intermedio de desorientación y de fatiga… Y sólo significaron una excentricidad, nacida del descorazonamiento y del hastío.
En “El dolor de escribir”, 1932

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

SOBRE COMO HACER ARTE NACIONAL

“… Aprender a ver. Aprender a sentir. En estas palabras está acaso el programa futuro.
Aprender a ver con ojos propios, aprender a sentir directamente, no a través de otras sensibilidades.”
En “El dolor de escribir”, 1932

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

SOBRE LA LITERATURA NACIONAL

“¿Somos o no una nación autónoma? Si no lo somos, disolvamos la organización, renunciemos a la lucha y desgarremos las primeras victorias para tender el cuello a la conquista. Pero si lo somos, si nos sentimos dueños de una tradición naciente, tratemos de alcanzar la independencia total afirmando en todos los órdenes la personalidad de nuestro pueblo. La literatura nacional abarcará todas las ramas, desde la suprema civilización de los puertos hasta la vida semisalvaje de algunas comarcas del interior. Es un mundo que espera el milagro de la pluma para surgir en forma de belleza.”
En “Las nuevas tendencias literarias”, 1908

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

SOBRE LA INVASIÓN A TRAVÉS DEL IDIOMA

“No faltará quien tache mis palabras de apasionadas arguyendo que nada perderán nuestros pueblos con aprender a hablar inglés. ¡Cómo si sólo se tratase de la materialidad del léxico!
En este caso, el idioma es vehículo de infiltración.
Por otra parte y en un terreno más amplio, la aceptación de una lengua extranjera sólo marca excepcionalmente un movimiento defensivo. En la casi totalidad de los casos sanciona una capitulación. Sólo es movimiento defensivo cuando un conjunto la adquiere como arma para combatir. Es derrota, cuando la acata, sin volición previa, como resultado de una hegemonía.
Las repúblicas hispanoamericanas comprometerían su vocabulario irremediablemente. Se harán más accesibles a la invasión moral que ha de doblar las últimas resistencias. Adquirirían mayor facilidad para plegarse a las tareas secundarias a que las destina el invasor.
Acordarían el plazo de la genuflexión definitiva. Porque el nuevo idioma, al sobreponerse al de los nativos, confirmaría la substitución de influencias directoras, abriendo paso al aluvión que ha de arrollar al pueblo sometido bajo el prestigio del pueblo conquistador.” (En el diario “El Universal”, Méjico, 20/1/30)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

SOBRE EL COLONIALISMO MENTAL

… No se sospechó siquiera que pudieran existir entre nosotros conflictos diferentes de los que veíamos en los pueblos cuya vida imitábamos. Así se desarrollaron las colectividades sin afrontar el primordial problema étnico, que imponía el estudio de la convivencia con el aborigen, o según las zonas la dosificación de las inmigraciones. Así continuamos, en el orden comercial, el monótono juego de exportar materias primas e importar productos manufacturados, sancionando el colonialismo virtual, aceptando la etapa ganadera y agrícola como estado definitivo. Así crecimos confiadamente sin averiguar lo que representaba el imperialismo anglosajón, imperialismo del cual sólo llegaron a tener noticia nuestros dirigentes después de la guerra, cuando se hizo patente en Europa y cuando de los mismos Estados Unidos nos llegaron las voces que denunciaban la sujeción.

De “La manía de inventar”, en el diario “El Universal”, Méjico, 20/9/29

 

SOBRE EL CRECIMIENTO DE LO NACIONAL

“Las armas no serán nuestras hasta que sepamos construirlas y los barcos no serán nacionales hasta el momento que puedan salir con nuestra bandera de nuestros propios astilleros. Asimismo, los productos del suelo no dejarán en el país todo su rendimiento hasta que logremos transformarlos y manufacturarlos nosotros mismos.”
“El porvenir de la América Española” – Noviembre de 1910

 

SOBRE EL COMPROMISO DEL ESCRITOR

“… Sabiendo que lo que va a decir está destinado a serle perjudicial, y a levantar entre sus conciudadanos una polvareda hostil, el escritor debe decirlo a pesar de todo, sin miedo y sin jactancia, como si llenara una función independiente de él y preparado por una fuerza superior.”

En el diario “La Vanguardia”, mayo de 1907

 

SOBRE LA LITERATURA NACIONAL

“… Lo que hemos hecho hasta ahora no ha sido, en resumen, más que un arte colonial, arte de reflejo. Belleza que no tiene marca local, ni en los asuntos, ni en la forma… Debemos bañarnos constantemente en los vientos universales, pero una cosa es asimilar y otra pensar con cerebro ajeno. No hay razón para que la literatura siga siendo exótica, cuando tenemos territorio, costumbres y pensamientos que nos pertenecen. Nuestro pequeño caudal de agua tiene que buscar lecho propio en vez de sacrificarse y fundirse en el de los grandes ríos…”

En “Las nuevas tendencias literarias”, 1908

 

A PROPÓSITO DEL IDIOMA INVASOR

"… Ha llegado la hora de llamar la atención de manera concluyente sobre la desnacionalización que nos amenaza. No es posible que colaboremos en la tarea de difundir la corriente dominadora, abriéndoles nuestros teatros y nuestras almas de par en par. Hay algo que escapaba todavía al avance creciente de empresas y productos, de préstamos y sugestiones políticas. Era el espíritu de nuestras poblaciones apegadas a su filiación, a sus costumbres, a su idioma. Por encima de la presión general que gravita sobre la producción acaparada y sobre el progreso estampillado, la nacionalidad, abriendo las alas, se refugiaba en las alturas. Es esa esencia superior lo que peligra, esa personalidad moral que hasta hoy escapó a la captación sistemática, último resto incólume de la vitalidad comprometida. Entregarlo equivaldría a la sujeción."

De el diario “El Universal”, Méjico, 20/1/30

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

A PROPÓSITO DEL SOCIALISMO Y LA CUESTIÓN NACIONAL

“Hasta los espíritus más elevados, que no atribuyen gran importancia a las fronteras y sueñan con una completa reconciliación de los hombres deben tender a combatir en la América Latina la influencia creciente de la América Sajona. Carlos Marx ha proclamado la confusión de los países y razas, pero no el sometimiento de unas a otras.”

En el diario “El País”, octubre 1901

Publicado en: https://pensamientodiscepoleano.com.ar/index.html

Arriba

 

A PROPÓSITO DE LA DEPENDENCIA MENTAL

“Desde las Constituciones y las formas políticas, hasta el uniforme de los soldados, pasando por la edificación, las modas y las ideologías, cada paso marcó un trasunto fiel de lo que se había visto o leído, posponiendo casi siempre la concordancia y la necesidad de adquirir fisonomía, sacrificando en todo momento las impulsiones del propio ser en aras de lo artificioso y de lo ajeno. Las naciones nacientes se calificaron a sí mismas de nuevas Grecias o nuevas Prusias, las ciudades en embrión aspiraron a ser la “Atenas” o el “París” de América, los intelectuales el “Musset”, el “Zola” o el “Castelar” de tal o cual república. En vez de crear con el esfuerzo diario valores nuevos y una civilización diferenciada, ensayamos vivir del reflejo y de las rentas de otras civilizaciones. En vez de tener caballo propio, montamos a la grupa de los demás.”

De “La manía de inventar”, en el diario “El Universal”, Méjico, 20/9/29

Publicado en: https://pensamientodiscepoleano.com.ar/index.html

Arriba

 

SOBRE LA CULTURA NACIONAL

“El talento, lejos de ser un fenómeno individual, es un fenómeno social. En un hombre se condensa un momento de las colectividades. Por uno de los poros humanos surge la savia del conjunto. El pensador y el artista no son más que el producto de la ebullición común como la flor es un brote de vitalidad de la tierra. Si pierde contacto con el jugo que la nutre, se marchita. Su fuerza sólo es verdaderamente eficaz puesta al servicio del elemento que la engendró: el pueblo.”

En “Las nuevas tendencias literarias”, 1908

Arriba

 

SOBRE LAS INJUSTICIAS SOCIALES

La sociedad no estará bien organizada mientras haya gentes que sufran, que carezcan de lo indispensable y vendan su vigor por un mendrugo… mientras la mujer sea una esclava y el obrero, una bestia de labor, mientras junto a la privación de los unos, se alce la abundancia de los otros, mientras unos sufren para que otros gocen, mientras unos ayunen para que otros se atosiguen de manjares, mientras las gentes estén divididas en dos clases: una, que vive para consumir y otra para producir, una que vive para divertirse y otra para trabajar, una que no crea nada y disfruta todo, y otra que crea todo y no disfruta nada.

Conferencia “Las ideas del siglo”, setiembre de 1903

SOBRE EL SOCIALISMO Y LA PATRIA

… No planteo un problema de orgullo, sino una cuestión de bienestar. Yo también soy enemigo del patriotismo brutal y egoísta que arrastra a las multitudes a la frontera para sojuzgar a otros pueblos y extender dominaciones injustas a la sombra de una bandera ensangrentada. Yo también soy enemigo del patriotismo orgulloso que consiste en considerarnos superiores a los otros grupos, en admirar los propios vicios y en desdeñar lo que viene del extranjero. Yo también soy enemigo del patriotismo ancestral, de las supervivencias bárbaras, del que equivale al instinto de tribu o rebaño. Pero hay otro patriotismo superior, más conforme con los ideales modernos y con la conciencia contemporánea. Y ese patriotismo es el que nos hace defender, contra las intervenciones extranjeras, la autonomía de la ciudad, de la provincia, del Estado, la libre disposición de nosotros mismos, el derecho de vivir y gobernarnos como mejor nos parezca. Y en este punto, todos los socialistas tienen que estar de acuerdo para simpatizar con el Transvaal cuando se encabrita bajo la arremetida de Inglaterra, para aprobar a los árabes cuando se debaten por rechazar la invasión de Francia, para admirar a Polonia cuando después del reparto tiende a reunir sus fragmentos en un grito admirable de dignidad y para defender a la América Latina si el imperialismo anglosajón se desencadena mañana sobre ella. Todos los socialistas tienen que estar de acuerdo, porque si alguno admitiera en el orden internacional el sacrificio del pequeño al grande, justificaría, en el orden social, la sumisión del proletariado al capitalista, la opresión de los poderosos sobre los que no pueden defenderse.

En el diario “La Vanguardia”, 2/7/1908 - Publicado en: https://pensamientodiscepoleano.com.ar/index.html

 

SOBRE SU ORIGEN SOCIAL

“Nacido en el seno de una clase que disfruta de todos los privilegios y domina a las demás, me he dado cuenta en un momento de mi vida, de la guerra social que nos consume, de la injusticia que nos rodea, del crimen colectivo de la clase dominante y he dicho rompiendo con todo lo que me podía retener: Yo no me mancho las manos. Yo me voy con las víctimas.”

En “El Arte y la Democracia”, 1905.

LOS LIBROS RECOMENDADOS
  • BIBLIOGRAFÍA DE MANUEL UGARTE
  • Mi Campaña Hispanoamericana – 1922
  • La Patria Grande – 1922
  • El destino de un Continente – 1923
  • El crimen de las máscaras – 1924
  • El camino de los dioses – 1926
  • La vida inverosímil – 1927
  • El dolor de escribir – 1932
  • Escritores iberoamericanos del 900 – 1942
  • El naufragio de los argonautas – 1949
  • La reconstrucción de Hispanoamérica – (Póstumo) 1961 Volver
inicio Volver a Pensamiento Nacional