bandera

AVISO DISCEPOLEANO: Todo lo publicado puede compartirse sin restricciones mencionando la fuente Pensamiento Discepoleano

 
DÍA X DÍA LAS EFEMÉRIDES DE SEPTIEMBRE PARA NO PERDER LA MEMORIA
DÍA 3 * (1971) Devolución del cadáver de Evita a Perón - * (2006) Muere Susana Valle -
DÍA 4 * (1970) Salvador Allende gana las elecciones presidenciales - * (1998) Mons. Gerardo Sueldo: ¿Accidente o asesinato del poder? - * DÍA DEL INMIGRANTE EN ARGENTINA -
DÍA 5 * DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER INDÍGENA - * (1782) Asesinato de Bartolina Sisa - * (1975) Masacre de La Plata -
DÍA 6 * (1815) Simón Bolívar escribe la histórica "Carta de Jamaica" - * (1930) Golpe de Estado contra el gobierno de Hipólito Yrigoyen - * (1971) Fuga de la cárcel de militantes Tupamaros -
DÍA 7 * (1970) Matan a Fernando Abal Medina y Carlos Gustavo Ramus - * (1990) Es asesinada María Soledad Morales, en Catamarca, por los hijos del poder -
DÍA 8 * (1964) Miguel Fitzgerald primer piloto que vuela a Malvinas y planta nuestra bandera -
DÍA 9 * (1997) Muere Ricardo Carpani -
DÍA 10 * (1815) Artigas propone una Reforma Agraria - * (1930) En Rosario fusilan a Joaquín Penina - * (1984) Pueblada en Puerto Madryn impidiendo la entrada de buques norteamericanos -
DÍA 11 * (1852) La provincia de Buenos Aires se separa de la Confederación - * (1973) Golpe de Estado en Chile - Pinochet derroca a Allende - * (2001) Atentado a las Torres Gemelas -
DÍA 12 * (2015) Se produce la mayor contaminación ambiental minera de la Barrick Gold -
DÍA 13 * DECLARACIÓN DE DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS -
DÍA 14 * (1920) Nace Mario Benedetti - * (1941) Matan a Juan Bautista Vairoletto -
DÍA 15 * (1913) Se publica en Buenos Aires el primer número del diario Crítica - DÍA INTERNACIONAL DE LA DEMOCRACIA -
DÍA 16 * (1955) Golpe de Estado contra Juan Domingo Perón - * (1969) Segundo Rosariazo - * (1973) Asesinan a Víctor Jara - * (1974) Asesinan a Atilio López - * (1976) Se produce "La Noche de los Lápices" -
DÍA 17 * (1861) Urquiza le regala la victoria a Mitre en la Batalla de Pavón -
DÍA 18 * (2006) Es secuestrado y permanece desaparecido Jorge Julio López -
DÍA 19 * (1945) Marcha "De la Constitución y la Libertad" - * (1955) Bombardean las instalaciones petroleras de Mar del Plata - * (1968) Muere "El Bebe" John William Cooke -
DÍA 20 * (1822) San Martín instala el Congreso Constituyente en Perú - (1974) Julio Troxler es asesinado por la Triple A -
DÍA 22 * (1866) Batalla de Curupayti (otra batalla que Mitre NO ganó) - * (1974) Muere Juan José Hernández Arregui -
DÍA 23 * (1778) Nace Mariano Moreno - * (1850) Muere José Gervasio Artigas - * (1947) El Poder Ejecutivo promulga la ley 13010 del Voto Femenino - * (1973) Muere Pablo Neruda - * DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL Y EL TRÁFICO DE MUJERES, NIÑAS Y NIÑOS
DÍA 24 * (1812) Se libra la "Batalla de Tucumán" dirigida por el General Belgrano - * (1841) Batalla Rodeo del Medio - * (1955) Comienzo de la Resistencia Peronista -
DÍA 25 * (1972) Muere Alejandra Pizarnik -
DÍA 27 * (1957) Programa La Falda - Huerta Grande - * (1974) Es asesinado el profesor Silvio Frondizi -
DÍA 28 * (1951) Fracasa un intento de golpe militar contra Juan Domingo Perón - * (1966) Se produce el Operativo Cóndor, un avión es desviado a Malvinas en repudio a la usurpación británica -
DÍA 29 * DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN - * (1964) Aparece la primera tira cómica de Mafalda -* (1976) Tres días después de la muerte de su hija, Rodolfo Walsh, le escribe una carta -
DÍA 30 * (2020) Muere Quino, Joaquín Salvador Lavado Tejón -
 

1971 - DEVOLUCIÓN DEL CADÁVER DE EVITA A PERÓN

- La previa y larga historia hasta la devolución - Acta de la entrega del cadáver - La enfermiza y repugnante relación entre un militar y el cuerpo de evita

- La intervención de Montoneros - Confesión de un militar (VER estos títulos en la nota "Devolución del cadáver de Evita a Perón"...)

 

2006 - MUERE EN BUENOS AIRES SUSANA VALLE

Hija del general Juan José Valle fusilado en junio de 1956, militante de la Resistencia Peronista, correo entre el exiliado general Perón y los comandos locales, integrante del llamado peronismo revolucionario, junto a dirigentes históricos del peronismo, en 1974, integró la conducción del Partido Auténtico, una organización política disidente del justicialismo inspirada por la organización Montoneros.

Después de 1976, Susana escapó a la represión y se fue a refugiar a Córdoba. Pero dos años más tarde el general Menéndez la encontró y la llevó a prisión. Allí fue duramente torturada. “Fue esposada a una cama de mármol en la morgue de un hospital, embarazada, y sometida a picana eléctrica, se le provocó el parto prematuro de mellizos: uno de ellos nació muerto y fue colocado sobre su pecho y el otro, que nació vivo, fue colocado lejos de su alcance pero a su vista, hasta que Susana lo vio fallecer” VER BIOGRAFÍA DE SUSANA VALLE. . .

 

1970 - SALVADOR ALLENDE GANA LAS ELECCIONES EN CHILE

Allende quedó en la historia mundial ya que como candidato de la Unidad Popular fue el primer socialista en llegar al poder democráticamente.
"En la noche de la victoria se juntaron 200 mil personas. No hubo un vidrio roto. No hubo un automóvil destruido. No hubo un adversario nuestro que pudiera decir que lo ofendimos, ni siquiera de palabra", afirmó el ex presidente respecto a esa jornada en la que asumió la presidencia de su país luego del cuarto intento que igual resultó una sorpresa para muchos.

A fines de agosto de 1969, en un pleno del comité central, por 12 votos a favor y 13 abstenciones, el Partido Socialista proclamó a Salvador Allende como su candidato presidencial a las elecciones del 4 de septiembre de 1970.

Hasta última hora su competidor en la interna fue Aniceto Rodríguez, el secretario general del partido, quien aseguraba que Allende ya había perdido en tres elecciones anteriores y que estaba demasiado gastado

Miembros del comité central habían viajado discretamente a todas las provincias del país y conversado con los dirigentes de las 35 direcciones regionales del partido. Solo en dos de ellos encontraron algún respaldo para Rodríguez. Todos los demás apoyaban con entusiasmo al doctor Allende.

Allende fue ratificado el 22 de enero de 1970 por los partidos que integraron la Unidad Popular (UP), coalición que reemplazó al Frente de Acción Popular (FRAP) y que reunió a comunistas (quienes simbólicamente llevaron de pre candidato a Pablo Neruda), socialistas, radicales, socialdemócratas, mapucistas y la Acción Popular Independiente (API).

Intento sedicioso

A fines de marzo de 1970, ya lanzadas las campañas, el gobierno de Eduardo Frei Montalva denunció un conato sedicioso que encabezó el general en retiro Horacio Gamboa, quien fue detenido junto a otros 25 conspiradores. Un mes después, a fines de abril, dos oficiales y 12 suboficiales de la Escuela de Fuerzas Especiales del Ejército fueron dados de baja. Se les acusó de actividades en concomitancia con el entonces clandestino Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR). Los oficiales fueron identificados como el capitán Florencio Fuentealba, hermanastro del mirista Luciano Cruz, y el teniente Mario Melo. En los días siguientes, éste último se integró al equipo de seguridad de Allende.

En Linares, a fines de ese mismo mes, fue asesinado a palos por un grupo de dueños de fundos el ingeniero agrónomo Hernán Mery, de la Corporación de la Reforma Agraria (CORA), en el primer caso fatal durante la reforma agraria del gobierno de Frei Montalva.

La Iglesia católica emitió el 27 de mayo un documento donde se pronunció a favor de la Reforma Agraria y de los campesinos. Igualmente justificó la violencia si ella era producto de la miseria y del abandono. Por esos días el Centro de Opinión Pública, que dirigía Eduardo Hamuy, entregó su última encuesta de cara a los comicios presidenciales: Jorge Alessandri (derecha) 36,1 %; Tomic, 30,8% (Democracia Cristiana); Allende 25,6 % (UP).

Mientras, en la quinta de recreo El Rosedal, en la Gran Avenida, cerca de lo que hoy es la Estación Ovalle del Metro de Santiago, centenares de sus partidarios ofrecieron un almuerzo de homenaje al general Roberto Viaux, quien en octubre de 1969 se había levantado en contra del gobierno, exigiendo mejores condiciones económicas para las fuerzas armadas. En ese almuerzo, Viaux anunció que no tenía la intención de postular a la Presidencia; pero advirtió que estaba dispuesto a encabezar cualquier movimiento de rebeldía, si la situación del país así lo demandaba.

Se inicia la violencia

El otoño y el invierno de 1970 fueron inusualmente violentos. Se multiplicaron los bombazos y los atentados, las ocupaciones de terrenos urbanos y de fundos. El MIR redobló sus asaltos, aparecieron nuevos grupos violentos y, entre ellos, algunos conjurados que temían al triunfo en las elecciones del abanderado socialista.

A fines de agosto, el subsecretario del Interior, Juan Achurra, acusó a los comandos de las tres candidaturas presidenciales del clima de violencia previo a la elección.

El 1 de septiembre una encuesta Gallup concedió una  amplia ventaja a Alessandri, con el 41,5%; Tomic con el 29% y Allende con el 28%.
Salvador Allende cerró su campaña en una concentración efectuada en Alameda, desde Irene Morales hacia el centro, donde reunió a 800 mil personas, según el diario de los comunistas, El Siglo

Las elecciones presidenciales se desarrollaron en total normalidad. Triunfó el doctor Allende, de la Unidad Popular, quien recibió 1.075.616 sufragios (36,3 %), logrando la primera mayoría relativa. Segundo, Jorge Alessandri, con 1.036.278 (34,9%); y tercero, Radomiro Tomic, con 824.849 (27,8%). Tomic reconoció su derrota a las 22 horas en una declaración que leyó en la sede del Partido Demócrata Cristiano (PDC).

A las 2:00 de la madrugada del día 5, desde los balcones de la Federación de Estudiantes de Chile (FECh), Allende confirmó su victoria. Llamó al pueblo a la serenidad y a la disciplina.
Grupos de familias acomodadas iniciaron un éxodo hacia Argentina y otros países. Se realizaron manifestaciones callejeras, principalmente de mujeres y jóvenes, gritando consignas como Queremos libertad y Chile sí, Cuba no. Se denunció un pánico financiero con el retiro de fondos de bancos y de asociaciones de ahorro y préstamos.

El dólar negro se fue a las nubes y se transó con urgencia, llegando en algunos casos a 80 escudos por dólar. Se designó a Pedro Vuskovic como enlace entre la UP y el gobierno. El Partido Socialista (PS) declaró que la actitud de la derecha era sediciosa y llamó a los Comandos de la Unidad Popular, CUP, a mantenerse movilizados.

Nace Patria y Libertad

La  DC designó una comisión para que tomara contacto con la UP a fin de llegar a un acuerdo sobre garantías democráticas. Benjamín Prado, presidente de la tienda, declaró que "si el señor Allende otorga de un modo real y eficaz las garantías necesarias que tenemos el deber de solicitar, en algunas materias vitales, puede esperar una decisión favorable de nuestra parte".

Se constituyó entonces el Movimiento Cívico Independiente Patria y Libertad que encabezó el abogado Pablo Rodríguez Grez, quien afirmó que el pueblo elegirá entre democracia y marxismo y que actuarán por la razón o la fuerza. Los alessandristas declararon que "la responsabilidad de defender nuestra soberanía y libertad recaerán principalmente en el PDC".

El director de Investigaciones, Luis Gaspard, aseguró que "actuaremos en la forma más enérgica y drástica posible para reprimir cualquier tipo de atentado, provengan de donde provengan". El 9 de octubre fueron detenidos cuatro sujetos portando una gran cantidad de dinamita y acusados de actos terroristas. Se les identificó como Dante Poli Garaycochea, Jorge Roberto Rodríguez, Mario Tapia Salazar  y Eladio Arancibia Hidalgo, capitán en retiro de la Armada. Se les atribuyó militancia en una denominada Vanguardia Nacional Libertadora, vinculada a Patria y Libertad y a la Democracia Radical. En los días siguientes se sucedieron los atentados explosivos.

El 22 de octubre, el comandante en jefe del Ejército, general René Schneider, fue víctima de un atentado criminal. El automóvil en que viajaba fue  interceptado por cuatro vehículos y el militar acribillado en su interior. El gobierno decretó Estado de Emergencia y toque de queda en todo el país.

En medio de la conmoción pública, Salvador Allende, fue ratificado por el Congreso como presidente electo. Una semana después anunció su primer gabinete: Interior, José Tohá (PS); Relaciones Exteriores, Clodomiro Almeyda (PS); Economía, Pedro Vuskovic (independiente); Hacienda, Américo Zorrila (PC); Educación, Mario Astorga (PR); Justicia, Lisandro Cruz (API); Defensa, Alejandro Ríos (PR); Obras Públicas, Pascual Barraza (PC); Agricultura, Jacques Chonchol (MAPU); Tierras, Humberto Martones (PSD); Trabajo, José Oyarce (PC); Salud, Oscar Jiménez (PSD); Minería, Orlando Cantuarias (PR); Vivienda, Carlos Cortés (PS); y, Secretaría General de Gobierno, Jaime Suárez (PS).

El  3 de noviembre, Allende asumió la primera magistratura de la nación. Delegaciones especiales de 73 países y otros invitados de la Unidad Popular, asistieron al acto en el Congreso Nacional. En la tarde, el pueblo salió a la Alameda a celebrar.

Las primeras reformas

Al día siguiente, entraron en vigencia las reformas constitucionales acordadas meses antes: derecho a voto para los mayores de 18 años y los analfabetos, mayores atribuciones económicas y presupuestarias para el jefe del Ejecutivo, creación del Tribunal Constitucional para dirimir conflictos entre los poderes del Estado y facultad al presidente para convocar a plebiscito cuando existan conflictos insalvables con el Congreso.

Allende pronunció un discurso en el Estadio Nacional. Anunció que se acabaría con los monopolios, con los latifundios y que se realizaría la nacionalización de las riquezas básicas. En los días siguientes los ministerios de Educación y Salud anunciaron un vasto plan de alfabetización; el canciller Clodomiro Almeyda notificó el apoyo de Chile para que China ingresara a la ONU y la pronta reanudación de relaciones diplomáticas con Cuba y otros países socialistas. El cardenal Raúl Silva Henríquez dijo que las reformas básicas contenidas en el programa de la UP eran apoyadas por la Iglesia Católica.

El ministro de Agricultura, Jacques Chonchol, anunció la fijación de precios para la leche y el trigo; el ministro de Hacienda, Américo Zorrilla, envió una proposición al presidente Allende para fijar los sueldos de ministros, eliminando “colgajos” y “pitutos” que cuadruplicaban los salarios.

El Tesorero General de la República ordenó retirar de las listas de remates por deudas tributarias a las propiedades de avalúos bajos. Se establecieron convenios para facilitar la puesta al día de los deudores.

Las noticias de cambios se multiplicaron: El reajuste para 1971 sería del 100% respecto al alza del costo de la vida y se estudiaban reajustes mayores para las rentas más bajas; quedaron eliminadas las entradas de favor al Estadio Nacional; la asignación familiar obrera sería duplicada; se inició la entrega de 480 millones de litros de leche para madres y niños; se congelaron los cánones de arriendo para todo el año; se rebajaron las tarifas eléctricas; habría un pan único con precio fijo;  el Banco Central rebajó en un 50% los intereses a los créditos para los pequeños productores agrícolas y asentados.

Así terminó el primer año del gobierno popular.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

MONSEÑOR GERARDO SUELDO  (1936 – 1998)

¿Lamentable accidente o asesinato del poder?

Esa es la duda que, hasta nuestros días, persiste en la población de Santiago del Estero, particularmente en el sector más humilde y por lo tanto más desprotegido de la comunidad.

Se trata nada menos que de la muerte de quien fuera Obispo de aquella ciudad, Monseñor Gerardo Sueldo, nacido en Rosario, Santa Fe el 21 de Agosto de 1936, quién cursó sus estudios primarios en Belén, Catamarca; que luego ingresó en el seminario Menor de Catamarca y estudió Filosofía y Teología en el Seminario Mayor Regional del Noroeste, de la misma ciudad.

El 9 de Julio de 1961 fue ordenado sacerdote por Monseñor Adolfo Tortolo en San Fernando del Valle de Catamarca y el 15 de mayo de 1993, después de cumplir innumerables y diversas funciones dentro y fuera del país, fue trasladado a Santiago del Estero como Obispo Coadjutor, tomando posesión de su oficio el 31 de octubre de 1993.

"Admiro en todos ustedes, la fuerza y valentía para llevar adelante las continuas frustraciones de esta provincia. Admiro y venero desde la fe, la pobreza y sencillez de sus vidas y la alegría con que saben caminar hacia delante. Sé de los golpes y presiones que deben sufrir para sobrevivir en éste pueblo… Sé del desenfreno en el ansia de poder y deseo de avasallar" (homilía del 25/12/95)

A partir de 1995 el obispo comienza a manifestarse en contra de las políticas implementadas por el entonces gobernador Carlos Juárez, tomando protagonismo a través de sus homilías de tono político y de denuncia. De esta manera se convirtió en “la voz, de todos los sin voz”. Denunciaba la cultura del miedo imperante, de la dependencia y el sometimiento, donde ser  empleado del Estado parecía ser la salida y que ello significaba perder la libertad y caer en el servilismo  de los caudillos y caciques de turno. Sus reclamos fueron permanentes para con la dirigencia política, criticando duramente el no haber promovido la industrialización provincial, contra la inseguridad de personas y bienes y no alentar un proyecto para salir de la postración y la miseria en la provincia.

En la madrugada del 4 de septiembre de 1998, Santiago del Estero amaneció sorprendido por la noticia del fallecimiento de Monseñor Gerardo Sueldo en un supuesto accidente de tránsito.

Supuesto accidente porque las causas de su muerte nunca fueron totalmente esclarecidas y las versiones en el pueblo santiagueño, afirmaban que lo habían matado. La justicia intentó frenar los rumores afirmando que el accidente se debió a un caballo suelto en la ruta cuando Sueldo, quien manejaba su vehículo, no pudo frenar y al intentar esquivar al animal, el auto terminó dando varios tumbos. Su cuerpo despedido quedó sobre la ruta con un solo golpe fatal en la cabeza. Dentro de los rumores, más de un memorioso, se atrevió a decir que el “accidente” era muy parecido al sufrido por Monseñor Angelelli años antes.

"Lo primero que nos pide Jesús al enviarnos, es no atarnos a los poderes, ni al poder del dinero, ni al poder económico ni a los poderes políticos" (homilía 12/07/97).
"Ningún hombre que hiere la dignidad del hombre debe ser obedecido ni seguido" (homilía 25/07/96)

"No escapemos mirando a otro lado. No busquemos una definición o respuesta teórica. No intelectualicemos el hecho para alejarlo, para que no nos incomode en una definición personal y comunitaria" (Homilía 30/03/97).

"Quiero decirles a Uds. amigos y amigas de esta secretaría Diocesana para los derechos humanos del Obispado de Santiago del Estero, que el área pastoral en la cual se encuentran no es fácil, al contrario será de riesgo, tendrán que acostumbrarse no solo a la crítica, sino mucho más, a la difamación, a la calumnia, a ser controlados y perseguidos y porque no decirlo, tal vez, a la cárcel" (homilía 13/12/97).

"Tienen una realidad que los desafía, acepten el desafío" (homilía 23/01/98)

"Reclamen en Paz, pero cada día y en cada oportunidad, de lo contrario siempre serán víctimas de los poderes de turno" (homilía 29/05/98).
"No se dejen domesticar por los poderes" (homilía 29/05/98)

“Cuando la iglesia invita a no perder la dignidad por la obsecuencia y servilismo frente al poder de todo tipo, está anunciando su fe. Cuando observa cómo se va profundizando una cultura de la dependencia y el sometimiento con refinados métodos de la dádiva que crean la pasividad y hacen sentir al otro deudor por siempre, está anunciando su fe. Porque esta fe de los apóstoles proclama que el hombre es violentado en el servilismo y la obsecuencia que lo convierte en cortesano y no en ciudadano, menos en hijo.
Porque toda dádiva que sustituye o priva de un derecho, es violencia que humilla. Cada hombre y mujer tienen derecho al trabajo, se lo humilla y violenta con el desempleo..."

“¿Cuánto tendremos que llorar por la ausencia de los honestos y el silencio cómplice de los cómodos y complacientes?
Pedir honores y poder no es lenguaje de la fe. Sabemos que el poder y los honores en la sociedad civil llevan a la tiranía y la opresión, por un lado, y, por el otro, a la obsecuencia cortesana”

El diario La Nación en una nota titulada Honda conmoción por la muerte de Monseñor Sueldo recogía los testimonios de algunos de los concurrentes al velatorio:
“Se ha ido quien era la voz de quienes no tienen voz”, dijo una señora a la salida del templo.
Un hombre señaló: “Monseñor Sueldo nos representaba. Él estaba con nosotros, los pobres”.
Otro comentó: “Él hablaba por nosotros. Decía lo que no podemos decir”.
(La Nación, Muerte de Monseñor Sueldo)

Mientras el hermano del Obispo, profesor Carlos Sueldo, en declaraciones al portal de noticias Caminos del Norte afirmó: “Fue un accidente disfrazado”
En tanto en Radio Salta, dijo que siempre hubo dudas y que mantenía la esperanza de que se reabra la causa.
"Aún no me cierra la rápida y corta investigación que se realizó por la muerte de mi hermano, que durante mucho tiempo tuvo enfrentamientos contra el gobernador Juárez por su tarea pastoral y por ser la voz de los sin voces en esta provincia".

La ex jueza del Crimen de la Cuarta Nominación, Dra. María Luisa Cárdenas de Infante, habló con EL LIBERAL y se refirió acerca del supuesto caballo que se cruzó en el camino del Sueldo y del que surgieron tantas teorías. “Nunca vimos ningún animal en la ruta. Yo llegué a los 10 ó 15 minutos del accidente y no vi ningún caballo en las inmediaciones”, recordó.

“No pude tomarle declaraciones a los curas que iban con el obispo porque Marcelo Trejo se fue a España y a Jorge Ramírez lo enviaron a Mailín, y yo quería preguntarle a Trejo si había visto el caballo porque era un testigo presencial”, remarcó Cárdenas de Infantes.
“Para nosotros fue un accidente, chocó una alcantarilla y voló, murió porque venía sin cinturón, mientras que los dos acompañantes venían con el cinturón puesto, incluso ordené que los médicos forenses lo revisaran y no tenía nada en el cuerpo, excepto el golpe en la cabeza, además yo misma lo vi desnudo en terapia intensiva del sanatorio y no tenía marcas”.

A su turno, la ex dirigente de ATE, Alba Luna del Valle Agüero de Castillo, sigue sosteniendo que a Sueldo “lo mataron”, barajando dos hipótesis: “le largaron varios caballos sorpresivamente, aunque no descarto que no haya habido un francotirador”.

En nota realizada por la periodista Alejandra Dandan en Pág. 12 la jueza dice:
“A mí me tocó investigar esa causa. Ha sido una de las que más me costó investigar, por varios motivos. Primero porque era una persona que había adoptado una postura crítica total hacia el gobierno de Juárez. Denunciaba la falta de independencia del Poder Judicial, sobre todo las posturas que el gobierno adoptaba en algunas causas.
El obispo murió en un supuesto accidente automovilístico, sobre la ruta provincial 9, a la altura de la ciudad de Las Termas, el viernes 4 de setiembre de 1998. Volvía de la ciudad de Salta con dos sacerdotes: Marcelo Trejo, un cura que de acuerdo a las denuncias de los familiares de Sueldo habría sido silenciado y trasladado fuera del país. Y el canciller del Obispado Jorge Ramírez, un hombre que aún sigue vinculado al Obispado.
A la madrugada no se divisaban grandes cosas. Además del auto volcado con un aparente accidente, a mí me extrañó la presencia de gente de seguridad, de inteligencia. ¡En un accidente!
– ¿Quiénes estaban?
– Personal de Seguridad. Seguridad dependía en ese momento de D’Amico y de Musa Azar. Como no eran los policías con los que trabajábamos siempre, los identifiqué muy fácilmente. Me extrañó que estuviesen en un accidente porque normalmente no lo hacían. Lo tomé como que, bueno, era el obispo el que estaba en ese lugar. Pero después no sé, pienso que es extraño.
El obispo no tenía nada, no tenía un rasguño, lo único que tenía era un pequeño hundimiento en la frente. Las pericias que se hicieron determinaron que habría sido el auto que lo golpeó.
– Una sola pericia. Y se hizo porque yo la pagué. Puse la plata de mi bolsillo porque no me daban fondos. Era la pericia accidentológica.”

“A mí me ordenaron que cerrara la causa”, dijo la ex funcionaria en la misma nota horas después de que el Ministerio de Justicia de la Nación, a través de sus delegados en Santiago del Estero, decidiera pedir los expedientes del caso para empujar la reapertura de la investigación. Ella está dispuesta a repetir el testimonio frente a la Justicia. 
“Al cerrar la causa, dejé constancia de que por un motivo que no se pudo establecer él perdió el control del rodado.”
Dejó de ser jueza cuando investigaba a un antiguo socio económico de Juárez que en ese momento estaba enfrentado al caudillo. Cuando la jueza encontró las pruebas para procesarlo, aquella enemistad había cesado. Y ella se trasformó en acusada. (Página12, 25/2/2004)

Antes de su muerte, desde el juarismo, se lo atacaba diciendo que Monseñor Sueldo era el “profeta del odio”, “que se metía en política”, “que había venido a romper la unidad de los santiagueños”, mientras él seguía con su prédica desde el púlpito con homilías con las que supo ganarse el respeto de los humildes y el odio de los poderosos de entonces.

En el mensaje de la Navidad de 1997, menos de un año antes de su muerte en aquel extraño accidente, dejó en claro, lo que para él, significaba el ser cristiano y su misión pastoral.
El mensaje de la Navidad de 1997, quedó como legado para SANTIAGO DEL ESTERO:
“...Nos podemos preguntar qué significa que el cristiano viva una "espiritualidad".
...Ante todo, el servicio espiritual de la Iglesia es como el servicio de Cristo: entregar el espíritu de transformación, comunión y libertad. Por eso el trabajo pastoral de la Iglesia, nunca podrá ser una huida de las realidades del mundo.
...¿Nos preguntamos: habrá algo que transformar en Santiago?
¿Habrá que sentirse en comunión con Dios y con los hermanos para renovarnos y renovar la sociedad, o nuestra  fe sirve como hermoso sedante para tranquilizar, adormecer y justificar?

¿Dónde estará el espíritu de libertad y dignidad que se nos ha dado?
Lo único que quisiera decirles como Obispo, es que al recordar esto, estoy cumpliendo con mi deber pastoral de promover lo espiritual. Nada más.”

El pastor que fue “la voz de los sin voz”, con su muerte, provocó en el pueblo santiagueño el sentimiento de orfandad al haber perdido a un defensor de los pobres, un trabajador por la justicia y la libertad, luchador por la recuperación de la dignidad humana y por los siempre excluidos de la sociedad.

Por eso una gran multitud de gente humilde lo acompañó en su velatorio. Sus restos hoy se encuentran en la Catedral Basílica de la ciudad capital.
Y del tema no se habla más. Causa cerrada.
Otro “maldito” engrosa la larga lista de nuestra historia de luchas por un lugar más justo donde vivir. VER SU BIOGRAFÍA . . .

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DÍA DEL INMIGRANTE EN ARGENTINA – (Una magen de 1912)

El 4 de septiembre de 1949 se celebró por primera vez en Argentina el Día del Inmigrante. La fecha fue elegida en conmemoración a la disposición dictada por el Primer Triunvirato, en 1812, que tenía la intención de fomentar la inmigración y ofrecer protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que quisieran fijar su domicilio en el territorio nacional.

Lo que hoy es la República Argentina fue uno de los países que más inmigrantes recibió entre 1880 y 1930. Si bien la cantidad de inmigrantes (provenientes en su mayoría de Europa) fue menor a los que desembarcaron en Estados Unidos, Argentina tuvo la mayor proporción de extranjeros en relación con el total de su población. De acuerdo a los datos del censo de 1914, una tercera parte de los habitantes del país estaba compuesta por inmigrantes.

Incluso en los últimos años, Argentina es el país de América del Sur que mayor cantidad de migrantes recibió. Para el 2017, la población extranjera representaba el 4,7%, porcentaje que equivale a casi dos millones de personas.

La cifra tiene sus antecedentes en la Constitución. Desde 1853, Argentina ha interpelado a “todos los habitantes del mundo que quieran habitar el suelo argentino, otorgando igualdad de derechos y obligaciones a nativos y extranjeros”.

Entre los cientos de miles de personas que echaron raíces en estas tierras, compartimos dos historias sobre barcos, colectivos, viajes, sabores, ilusiones y esfuerzos para construir nuevas patrias. VER DOS HISTORIAS DE INMIGRANTES. . .

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER INDÍGENA

El Día Internacional de la Mujer Indígena se conmemora cada 5 de septiembre para rendir tributo a todas las mujeres pertenecientes a los pueblos originarios y para visibilizar sus gestas heroicas.

Se recuerda, en particular, la vida de Bartolina Sisa, incesante luchadora por restablecer los derechos de los pueblos Aymara y Quechua.

Descendía de una estirpe de mujeres dentro de la cultura Aymara llamada "Mama Tallas". El linaje de Bartolina era profundamente respetado dentro de su sociedad: rendían culto a sus propias divinidades y compartían la autoridad con los varones de su pueblo, construyendo de esta forma una sociedad más solidaria y equilibrada.

Al ver las acciones cometidas por lxs conquistadorxs españolxs, se une a la lucha del ejército Aymara de liberación, liderado por el que fuera su esposo, Tupak Katari.
Asesinada el 5 de septiembre de 1782, murió descuartizada por las fuerzas realistas durante la rebelión anti-colonial en el Alto Perú.

En 1983, tras celebrarse el "2° Encuentro de Organizaciones y Movimientos Indígenas de América" en Tiwanaku, Bolivia, los pueblos participantes determinaron que todos los años en esta fecha se recordará la memoria de todas aquellas mujeres portadoras de la herencia cultural y ancestral de estas comunidades; así como también de aquellas que murieron en la lucha contra la discriminación y los abusos cometidos a este género y etnia durante la historia.

Las mujeres de los pueblos originarios dan fuertes luchas por preservar sus identidades y para acceder al ejercicio de los derechos, ya que mayoritariamente son excluidas de la Educación y del acceso a la Salud.

Siendo portadoras de una herencia cultural inestimable; su lengua y sus tradiciones, a través de la crianza de lxs hijxs, transmiten los valores y la cultura de los pueblos, haciendo que perduren en el tiempo.

La igualdad de derechos, la garantía de oportunidades y la erradicación de todo tipo de violencia hacia las mujeres indígenas, así como el respeto a sus lenguas y a sus tradiciones, son algunas de las deudas que aún hoy, en el siglo XXI, mantienen los Estados para con los pueblos originarios.

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

(1782) - ASESINATO DE BARTOLINA SISA - VIDA, OBRA Y MUERTE

La vida, obra y muerte de la lideresa indígena Bartolina Sisa, como ejemplo de lucha por la emancipación del yugo español, junto a su esposo Túpac Katari, es narrada en un trabajo de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia, que lleva el nombre de la mártir.

El historiador Nicanor Aranzáes, citado en el folleto La Historia de Bartolina Sisa, menciona que Sisa nació el 25 de agosto de 1750 en la provincia Loayza del departamento de La Paz.

Fue hija de José Sisa y Josefa Vargas, originarios del Alto Perú, que vivían del comercio de la coca de los Yungas y de la tela o bayeta de la tierra, para liberarse del sometimiento al que estaban condenados todos los pueblos originarios de esas tierras.

Ante esta realidad, la familia Sisa se trasladó a la Villa de Sica Sica. "Es ahí que junto a sus padres Bartolina adquirió la experiencia en el rubro del comercio, logrando independizarse a los 19 años", menciona el folleto.

Durante sus viajes por muchas ciudades, pueblos, comunidades, minas, cocales, Bartolina Sisa Vargas conoció la realidad en la que vivían los pueblos andinos.
Es así que observó el sometimiento, la explotación, las ofensas y el abuso que sufrían sus hermanos indígenas por parte de las autoridades, los blancos españoles.
Esta realidad —agrega la investigación— genera una "convicción de protesta contra todo el sistema colonialista de explotación de la entonces joven Bartolina Sisa.

Relación con Julián Apaza

Julián Apaza (Túpac Katari), que luego se convertiría en el esposo de Bartolina Sisa, también fue parte del comercio de la coca, luego de estar dos años en el trabajo forzado en la mita en las minas de Oruro. En uno de sus tantos viajes y frecuentando los mismos lugares, se conoce con Bartolina Sisa.

Bartolina fue descrita por algunos historiadores como una mujer aguerrida que dominaba el kurawa (onda) y el fusil. Sabía montar caballo, era joven y de piel morena, atractiva, esbelta y de ojos negros, y muy inteligente.

Mientras que Julián Apaza era un hombre de buenas condiciones físicas y una inteligencia notable.
En 1772, ya casados, tuvieron el primero de sus cuatro hijos (tres varones y una niña). Según el historiador Alipio Valencia Vega, el primer hijo fue capturado en Perú por el brigadier Sebastián Segurola, en 1783, y se cree que posteriormente fue asesinado. Los otros llegaron a sobrevivir y cambiaron de nombres y apellidos.

Virreina

Bartolina Sisa, que además era hábil para las actividades de la campaña rebelde, desde el primer momento, ya que contaba con la total obediencia de los indígenas sublevados.
Antes del cerco a La Paz, rumbo a al liberación de su pueblo, Sisa fue nombrada Virreina y Túpac Katari Virrey del Inca.
Con ese título, Bartolina organizó campamentos militares durante la sublevación en El Alto, en Chacaltaya; en Killi Killi; en el Calvario; en el valle de Potopoto y en las alturas de Pampahasi.

La rebelión

Al enterarse Julián Apaza de los levantamientos y de las posteriores ejecuciones de los hermanos Katari en Chayanta (Potosí), y de José Gabriel Tupac Amaru, en Tinta, decide tomar un nombre de guerra y se hace llamar Túpac Katari.

En marzo de 1781 comienza el levantamiento en Ayo Ayo. La táctica de lucha era el cerco y reúne 40.000 hombres para sitiar la ciudad de La Paz. En julio, el número de insurgentes se duplicó.

Los principales cercos estaban en El Alto y Pampahasi comandados por Túpac Katari y Bartolina Sisa, respectivamente.

Los primeros asaltos causaron enfrentamientos entre el ejército español y el indígena. Los indígenas tenían superioridad numérica y españoles contaban con armas de fuego.

El 17 de mayo, Sebastián Segurola, al enterarse de que en Pampahasi comandaba una mujer, envió un ejército para romper el cerco. Sin embargo, Sisa resiste y logra triunfar.

Después de tres meses de cerco y sin provisiones, el ejército español comenzó a debilitarse por hambre, y la Real Audiencia de Charcas, al enterarse, envía 1.700 hombres para destruir el cerco.

El 30 de junio, los ejércitos indios se replegaron sin oponer resistencia y los españoles empezaron a instigar a la traición y a ofrecerles el indulto si entregaban o delataban a los cabecillas

El 2 de julio, Bartolina se traslada desde El Alto hasta Pampahasi a causa de ese rumor.

Desciende por Tembladerani llega hasta Sopocachi y ahí algunos de sus acompañantes que habían hecho contacto con los españoles la traicionan. La toman presa y la entregan a cambio del indulto, que finalmente no les fue concedido.

En la prisión fue torturada y humillada por el brigadier Sebastián Segurola para obtener información. Pese a las agresiones, Sisa no reveló ningún dato.
Según Valencia Vega, Sisa, estando en prisión Túpac Katari, restablece el cerco.

Muerte de Bartolina Sisa

Durante el segundo cerco, Túpac Katari intentó liberar a Bartolina a través de varios intentos, tanto bélicos como pacíficos. Ofreció intercambiar a Sisa con el cura Vicente Rojas e incluso con él mismo.

El 17 de octubre llegó un ejército de 7.000 hombres al mando del sanguinario José de Roseguín, desde Buenos Aires, para romper el cerco.

La batalla fue encarnizada, pero la superioridad en armas hizo que Túpac Katari se repliegue hasta Peñas.

Posteriormente se movilizó hasta Chinchayo, donde fue apresado a las 02.00 de la madrugada del 10 de noviembre por la traición del primo de Bartolina, Tomás Inca Lipe, que era su más apreciado y cercano colaborador.

El 14 de noviembre, Bartolina Sisa fue obligada a presenciar el descuartizamiento público de Túpac Katari en la plaza de Peñas.

Después de casi un año de encierro, al amanecer del 5 de septiembre de 1782, el oidor Tadeo Diez de Medina pronunció la sentencia de muerte, condenándola a ser sacada a la plaza mayor atada a la cola de un caballo y arrastrada hasta morir cruelmente. (Periódico Cambio)

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1975 – MASACRE DE LA PLATA

En los primeros días de septiembre de 1975, los trabajadores de Petroquímica Sudamericana (hoy Mafissa), una fábrica cercana a La Plata, realizaban una ocupación de la planta debido a un conflicto laboral. El 4 se septiembre el grupo conformado por Roberto Loscertales “Laucha”, por aquel entonces obrero del Astillero Río Santiago; Adriana Zaldúa y Héctor Frigerio, trabajadora y delegado del Ministerio de Obras Públicas respectivamente; Ana María Guzner Lorenzo, activista del sector de personal no-docente de la Universidad Nacional de La Plata y la joven odontóloga Lidia Agostini, cuñada de Frigerio, se dirigían hacia la planta a fin de entregar dinero que el PST había recolectado en solidaridad con los trabajadores en huelga. El auto, un viejo Renault Gordini, en el que viajaban fue interceptado en el camino por la Triple A. Fueron secuestrados y luego asesinados. Sus cuerpos acribillados aparecieron en la mañana del día siguiente. (VER MÁS . . .)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1815 - SIMÓN BOLÍVAR ESCRIBE LA HISTÓRICA CARTA DE JAMAICA

EL 6 DE SEPTIEMBRE DE 1815, en Kingston, donde se hallaba asilado, SIMÓN BOLIVAR escribe LA CARTA DE JAMAICA, donde analiza la situación de Venezuela y presenta el futuro de toda América, producto de sus claros conceptos sociopolíticos.

ANTECEDENTES
El Libertador, vivía entonces los peores momentos de su azarosa vida política, sin embargo, no perdió ni un momento la voluntad de continuar la lucha, ni la seguridad en el triunfo definitivo.
Desde mayo había llegado a la capital de la isla de Jamaica (Kingston), donde se dedicó activamente a buscar ayuda, principalmente con el gobierno inglés, para continuar la lucha en Tierra Firme.

El Libertador estaba convencido de la necesidad de la ayuda exterior para alcanzar la independencia.
La guerra no podía librarse sin armas, sin pertrechos, sin dinero para atender a los gastos del conflicto, y tales elementos había que buscarlos en el exterior. En aquel momento las condiciones de atraso económico en que se encontraba Venezuela, no dejaban ni siquiera pensar en obtenerlos dentro del país; para continuar la guerra no había otra alternativa que recurrir a la ayuda de los otros países.

VER TEXTO COMPLETO DE LA CARTA

 

1930 - GOLPE DE ESTADO CONTRA EL GOBIERNO DE HIPÓLITO YRIGOYEN

Una célebre y cuestionada Acordada de la Corte Suprema de Justicia dio origen a la doctrina de los gobiernos de facto. De esta forma el protagonista del golpe militar, el general Uriburu fue reconocido como presidente de la Nación.

Se estableció un régimen represivo que incluyó por primera vez la utilización sistemática de la tortura contra los opositores políticos mediante la creación de la Sección Especial de la Policía Federal con ese fin. Detuvo a varios dirigentes políticos, entre ellos a Hipólito Irigoyen, impuso censura a los diarios, intervino las universidades anulando el régimen de autonomía y cogobierno establecido desde la Reforma Universitaria de 1918.

Aquel día el Ejército atentó contra el sistema elegido por el pueblo argentino: un sistema sustentado en el sufragio universal y la democracia participativa. Rompió el orden institucional y dio origen a un período en la historia nacional, signado por la interrupción del mandato popular y la violación de la Constitución.

Producido el golpe, Yrigoyen fue encarcelado en la isla Martín García donde permaneció casi dos años. En esa prisión, recibió a Francisco Cicotti, periodista del diario La Nación quien aludió a la crítica opositora respecto de sus deficiencias en la gestión, Yrigoyen respondió: “Cuando yo estuve en el gobierno los problemas y las dificultades eran tan complicadas y pesadas que tuve que trabajar de la mañana a la noche, sin descanso. El país se encontraba sembrado de miseria y sufrimiento, mientras unos pocos sinvergüenzas chupaban ávidamente dinero de donde podían, entidades distintas, hombres de destacadas actuaciones eran parásitos del presupuesto, el Banco Hipotecario Nacional, algunos diarios cobraban ilegítimamente millones de pesos. Yo he vivido días y noches investigando, reprimiendo abusos, arreglando situaciones complicadas mientras tenía que asistir al país enfermo en los trances de una crisis terrible. A ningún hombre de gobierno incumbió tarea tan espantosa”.

El presidente Yrigoyen fue encarcelado, acusado de malversación de fondos, entre otros cargos. Al respecto dijo: “Las acusaciones de malversación de 158 millones de pesos no tienen fundamento. Yo creo que cuando el gobierno tiene una paridad destinada a un servicio y se ha llenado el cometido puede sin inconveniente dar lo que le sobra, aplicándolo a otra exigencia de interés público”. 

Por último declaró: “Pueden insultarme como quieran pero el país sabe que soy honrado, patriota y que no me he enriquecido con el gobierno. Durante mis dos presidencias nada he comprado, nunca hice negocios de ninguna clase y mi desinterés es bien conocido. No tengo odio por mis adversarios, a quienes a menudo he beneficiado. Creo firmemente que si se hace leal y libremente la lucha electoral el mundo entero verá defendida por el país mi inconfundible ética política”.

Es importante que tengamos memoria de estos acontecimientos, sólo así podremos estar precavidos para evitar que sucesos de estas características vuelvan a suceder.

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

50 AÑOS DE LA MÍTICA FUGA DE 106 GUERRILLEROS URUGUAYOS DE LA CÁRCEL DE PUNTA CARRETAS
Entre los tupamaros que se escaparon se encontraba José "Pepe" Mujica

Tras las rejas que en 1971 separaban a 106 guerrilleros del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) de su libertad, un túnel hecho a fuerza de cálculos y varillas transformadas en taladros permitió un cinematográfico escape en un año clave de la historia reciente uruguaya. Este seis de septiembre se cumplen 50 años de la mítica fuga de presos Tupamaros de la cárcel de Punta Carretas en Montevideo.

El trabajoso corredor atravesó tres pisos de la prisión y una calle para desembocar en la casa de una señora con la que algunos incluso compartieron un té. Entre los fugados estaban cuatro dirigentes históricos de la organización guerrillera: el expresidente José "Pepe" MujicaEleuterio Fernández Huidobro, quien sería su ministro de Defensa, Jorge Amílcar Manera Lluberas, un ingeniero civil que resultó clave a la hora de planificar y llevar a cabo el escape, y Raúl "El Bebe" Sendic

"Lo importante era la decisión que teníamos todos, la conciencia de que teníamos que salir de alguna manera porque había que continuar la lucha, ese fue el mensaje de la fuga, vivíamos en la cárcel pensando en lo que estaba ocurriendo afuera, en los compañeros que estaban luchando", resume el tupamaro Jorge "Tambero" Zabalza sobre el sentimiento para diagramar lo que llamaron operación "El abuso". 

En tiempos complejos, con varios años de estancamiento económico y un gobierno democrático pero con una gestión fuertemente represiva surgió el MLN-T, un "movimiento político en armas", como lo define el escritor Mauricio "Ruso" Rosencof. A través de diferentes operativos entre los que se incluyeron robos de bancos, secuestros y fusilamientos, este grupo fue desarrollando en la década del 60 una guerrilla urbana que lo enfrentó duramente con el gobierno del entonces presidente Jorge Pacheco Areco, del Partido Colorado.

La fuga fue en un año clave porque eran las elecciones presidenciales. Pacheco Areco quería la reelección, algo que no estaba contemplado en la Constitución uruguaya y necesitaba una mayoría especial que no consiguió. En frente estaba el líder del Partido Nacional, Wilson Ferreira, y también eran las primeras elecciones del Frente Amplio (FA).

Los tupamaros le habían asegurado a Ferreira y al FA que no iban a desarrollar operaciones de gran impacto, una especie de "tregua" para permitir que los comicios sucedieran sin complicaciones. Sin embargo, si ganaban los colorados (como finalmente lo hizo José María Bordaberry, quien en 1973 daría un golpe de Estado) volverían a las armas.

Con todos los líderes presos en la cárcel de Punta Carretas, que hoy se transformó en un centro comercial, empezaron los planes de escape. Pocos meses antes dieron un primer golpe cuando 38 mujeres del movimiento se fugaron de otra prisión.

La tarea no era sencilla y parecía una misión casi imposible. Rosencof, que considera como "el triunfo del ingenio" lo que hicieron sus compañeros dentro de la cárcel, explica que el único antecedente de un escape de esta envergadura fue la de un grupo de anarquistas que se escapó por un túnel en la década del 30.

El aire faltó durante toda la excavación pero aquellos anarquistas que escaparon tiempo atrás finalmente fueron su salvación porque cuando apenas les ingresaba oxígeno, su túnel se cruzó con el de los anteriores fugados y se abrió una bocanada de aire que los salvó.

Al salir, luego de calmar a la mujer de la casa con charlas y té que el propio Zabalza le hizo cuando dejó el túnel, empezó una nueva etapa para el MLN-T con la vuelta a la lucha armada. Un año después los tupamaros serían derrotados por las Fuerzas Armadas y encerrados tiempo antes del inicio de la dictadura cívico-militar (1973-1985). (Página 12, 5/9/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1970 - SON MUERTOS FERNANDO ABAL MEDINA Y GUSTAVO RAMUS, SOSPECHOSOS DEL SECUESTRO DE ARAMBURU.

El 7 de setiembre de 1970, en un tiroteo con la policía, en el bar La Rueda, de la estación William Morris, ambos son muertos.
Durante el sepelio, 4 días después, el sacerdote Carlos Mugica dijo: "eligieron el camino más duro y más difícil por la causa de la dignidad del hombre". El sacerdote Hernán Benitez (el confesor de Eva Perón), por su parte sostuvo: "Abal Medina y Ramus fueron cristianos. Pido perdón a Dios por la muerte de ellos, que fueron asesinados por la Nación que no supo comprenderlos, darles un camino, colmar su sed de justicia".

Comunicado oficial de la organización Montoneros emitido el 7 de septiembre de 1970 a propósito de la muerte en un tiroteo de dos fundadores de la organización en William Morris, partido de San Martín.
Seguidamente, la emotiva despedida del padre Carlos Mugica.

"La conducción de los Montoneros ante las versiones falsas y contradictorias de la policía, comunica:

1) Por razones del funcionamiento y no previas a una operación, el día 7 del corriente a las 20.05, ingresaron al bar "La Rueda" de W.C. Morris, los compañeros Fernando Abal Medina y Luis Rodeiro, quedando al volante de un Peugeot Carlos G. Ramus. A las 20.15 hs., ingresó al bar otro compañero, quedando un quinto en un Fiat 1500. A las 20.20 hs. arribó al lugar un patrullero de la policía con tres efectivos uniformados y uno de civil, dirigiéndose simultáneamente dos de éstos hacia el Fiat, uno hacia el Peugeot y el de civil hacia el interior del bar. Simultáneamente en el Fiat es palpado de armas un compañero que se encontraba desarmado, en el interior del bar el policía pidió documentos y se le exhibieron chapas policiales procediendo, en consecuencia a retirarse. En ese momento afuera se produjo un tiroteo entre el compañero RAMUS y el policía que lo abordó, tiroteo que luego se generaliza quedando cercados los compañeros que se encontraban dentro del bar.

El compañero Ramus muere dentro del Peugeot. Al salir por la única puerta del bar Abal Medina y otro compañero, cubriendo su salida con sus armas, el primero es muerto a balazos mientras que el segundo una vez roto el cerco policial, tras quedar sin municiones y luego de comprobar que los compañeros Abal Medina y Ramus se encontraban muertos, se retira a pie de la zona sin haber sufrido ninguna herida. En iguales circunstancias se retira el compañero del Fiat que tampoco se encontraba herido. Luego de finalizado el tiroteo el compañero Rodeiro, que no portaba arma, fue detenido por la policía”.

Despedida del padre Carlos Mugica a Fernando Abal Medina y a Carlos Ramus

"No puedo sino pronunciar unas palabras de despedida para quienes fueron mis hermanos Carlos Gustavo (Ramus) y Fernando Luis (Abal Medina), que eligieron el camino más duro y difícil por la causa de la dignidad del hombre. No podemos seguir con indefinición y con miedo, sin comprometernos. Recuerdo cuando con Carlos Gustavo hicimos un viaje al norte del país y allí lo ví llorar desconsolado al ver la miseria y el triste destino de los hacheros. Fue fiel a Cristo, tuvo un amor concreto y real por los que sufren; se comprometió con la causa de la justicia, que es la de Dios, porque comprendió que Jesucristo nos señala el camino del servicio. Es un ejemplo para la juventud, porque tenemos que luchar para alcanzar la sociedad justa y superar el mecanismo que quiere convertirnos en autómatas. Que este holocausto nos sirva de ejemplo". (Agencia Paco Urondo)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL CRIMEN DE MARÍA SOLEDAD MORALES POR LOS HIJOS DEL PODER

La última vez que María Soledad se vistió para salir era viernes. Se peinó largamente el pelo, se puso un jean que le gustaba y una polera negra. Faltaba menos de una semana para que cumpliera 18 años.

Soñaba con ser modelo. Soñaba con irse de viaje de egresados con sus amigos y tener un gran amor con un tal Luis Tula, 12 años mayor que ella. Nada de eso se cumplió.

Murió esa noche, parte de su cuerpo fue alimento de los cerdos, el viaje de egresados nunca se realizó, y el tal Luis Tula terminó preso por ser partícipe necesario de su asesinato.

Esta es la historia de María Soledad Morales

Era septiembre de 1990. Catamarca en ese entonces era un cuenco de poder y oscuridad gobernado por Ramón Saadi, que desde 1983 manejaba la provincia como si fuera su rey. Un rey prepotente. Un rey corrupto que nunca imaginó que caería por la muerte de una chica humilde, hija de una maestra y un remisero.

María Soledad estaba en el último año del secundario del Colegio del Carmen y San José. La noche del viernes 7 de septiembre -la madrugada del sábado 8- la iba a pasar junto a sus amigos en el boliche Le Feu Rouge, donde habían organizado una fiesta para ayudar a pagar el viaje de egresados a los compañeros que menos tenían, ella entre ellos.

Fue una noche larga para María Soledad. Después de la fiesta esperaba que la buscara Luis Tula. Era, secretamente, su novio. Secretamente, su amor, para quien escribía los versos que quedaron sin corresponder en uno de sus cuadernos.

Cerca de las tres de la mañana se quedó sola en una parada de colectivo de la calle Maipú en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca. Tula, casado ya entonces con Ruth Salazar, pasó finalmente a buscarla. No fue sin embargo una noche romántica. Quienes la conocían dijeron que ella hacía lo que fuera por él, que sus deseos eran en el peor sentido de la palabra, órdenes.

Siguieron la noche juntos en otra discoteca, Clivus, donde se sumaron las drogas -una sobredosis de cocaína fue la causa de su muerte-, y la verdadera lacra de esta historia, los hijos del poder: Diego Jalil (hijo del Intendente de la ciudad en ese entonces), Arnoldito Saadi (primo del gobernador), Miguel Ferreyra (hijo del jefe de la policía), y Guillermo Luque (hijo del entonces diputado nacional Ángel Luque).

Este último, Guillermo Luque, fue muchos años después condenado como autor material del crimen. Su padre dijo para defenderlo: "Si mi hijo hubiera sido el asesino, el cadáver no hubiera aparecido, tengo todo el poder para eso". Lo echaron del Congreso, al menos.

Lo que siguió esa noche siempre fue misterioso a causa de la complicidad y la impunidad del poder de la época. Se borraron huellas digitales, se retractaron testigos, se confundieron los relatos, se inventaron coartadas. Sabemos, sí, que esa noche María Soledad consumió cocaína (o fue obligada a consumirla), sabemos que fue violada y violentada y en última instancia, ya muerta, arrojada a un descampado a la vera de la ruta 38.

La encontraron tres obreros de Vialidad el lunes 10 de septiembre a las nueve y media de la mañana. Tenía la mandíbula fracturada, quemaduras de cigarrillo, le faltaba cuero cabelludo y un ojo, parte de su cuerpo había sido comido por los cerdos. Fue apenas una pequeña cicatriz en su muñeca izquierda la que permitió que la reconocieran en la morgue.

"Llegó un patrullero y un policía me avisó que encontraron el cuerpo de una chica junto al puente del río del Valle. Me hicieron sentir muy mal, como si fuera la culpable de lo que pasó. Entonces me ordenaron, de mala manera, que fuera a la morgue a reconocer el cuerpo de mi hija", contó años después su madre.

Y entonces sí, a plena luz del día, comenzaba la parte de la historia que conmovió a todo el país. Sus protagonistas fueron los padres de María Soledad, Ada y Elías, que pidieron justicia sin cansancio, y la monja Martha Pelloni, que encabezó desde el principio las marchas del silencio, en las que llegaron a juntarse más de 30 mil personas pidiendo justicia.

El gobierno de Saadi aguantó un tiempo los embates. Se recusaron varios jueces, se volvió a cero. De nada funcionó la intervención de la provincia que lanzó Menem, que envió a Luis Patti a "poner en orden" la situación. Farsa, todo farsa. Salvo esas marchas, que jueves a jueves se repetían en silencio.

"No voy a claudicar, no me van a vencer, no les tengo miedo. Hoy más que nunca creo que se hará justicia porque hay todo un país que lo exige. Me lo dice el espíritu de Sole, que está en cada rincón de mi casa cuando me pide: 'Mamá, no bajes los brazos'", dijo su madre en su momento.

"Guillermo Luque fue uno de los asesinos, Arnoldo Saadi y uno de los mellizos Jalil participaron en el crimen. Además pienso que Luis Tula y Ruth Salazar tuvieron mucho que ver. Si esto fuera poco, contaron con la complicidad del clan Saadi y del gobierno de Carlos Menem que pusieron su granito de arena para que el crimen nunca se investigara", dijo su padre, quien murió en agosto 2016, habiendo alcanzado justicia para su hija.

Fue recién el 27 de septiembre de 1998 que llegó esa justicia. Guillermo Luque fue condenado a 21 años de cárcel por asesinato y violación, y Luis Tula a 9 como partícipe secundario de violación. Y cuatro años después de eso -¡y doce después del crimen!- la Corte Suprema misma confirmó las sentencias de Luque y Tula.

Hoy María Soledad tendría 45 años. Nadie sabe si hubiera sido modelo. Probablemente sí hubiera ido a ese viaje de egresados. Tendría seis hermanos, varios sobrinos. Quizás viviría en Catamarca o en algún otra provincia. Pero qué sería hoy de Catamarca no podemos saberlo. Ni del poder ni de sus hijos. Las marchas de silencio con la imagen de María Soledad enseñaron su lección en un único sentido posible. (Joaquín Sánchez Mariño, Infobae, 8/9/2018)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1964 – MIGUEL FITZGERALD VUELA A LAS ISLAS MALVINAS Y PLANTA LA BANDERA NACIONAL
Primer vuelo de un argentino a nuestras Islas Malvinas

El piloto Miguel Fitzgerald era hijo de padres irlandeses, nació el 8 de septiembre de 1926 y falleció el 25 de noviembre de 2010, fue el primer argentino en volar a nuestras Islas Malvinas y plantar la Bandera Argentina el 8 de septiembre de 1964. Lo hizo solo y el día de su cumpleaños, piloteando un avión monomotor Cessna.

En sus narraciones de este hecho histórico, dice que fue solo una ocurrencia que tuvo, sin darle demasiada importancia, hizo algo que creía que debía hacerse, que solo lo llevó a cumplir un sueño que tuvo.

Decía que ser piloto civil, es una vocación, a los seis años tenía esos sueños, a los 16 años voló planeadores y a los 20 años, aviones con motor.

Era un avezado piloto, en el año 1962 había realizado otra hazaña, fue un vuelo a Nueva York sin escalas con un monomotor Cessna 210 (260 HP)

Trabajó en Aerolíneas Argentinas, hizo fotografía aérea, taxi aéreo, remolque de carteles y aclara que no hizo fumigación ni contrabando, pero hizo de todo.

Ese año de 1964, Malvinas estaba en la agenda de las Naciones Unidas, no por iniciativa del gobierno argentino, sino por decisión de la Asamblea, se estaba por tratar el tema de las colonias en Américo y en los hangares del país, en las charlas entre pilotos, aparecía y reaparecía el sueño de cruzar a Malvinas y plantar nuestra bandera Argentina.

Fitzgerald decidió que lo haría y a través de un amigo suyo que trabajaba en el diario La Razón averiguó si les interesaba la cobertura periodística y a él a su vez le interesaba la difusión, para protegerse, porque podía ser sancionado por la Fuerza Aérea con una suspensión severa. VER MÁS . . .

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

RICARDO CARPANI - (1930 – 1997)
UN MALDITO EXCLUIDO DE LA HISTORIA OFICIAL

Nace en el Tigre, Provincia de Buenos Aires, el 11 de febrero de 1930. Su infancia transcurre inicialmente en esa zona del Delta, luego en Capilla del Señor y más tarde, su familia se afinca en el Barrio de Congreso, en la Capital Federal. Su niñez y su adolescencia están signadas por su vitalidad, desbordada en “picados” futboleros y en trompeaduras a la salida del colegio. Practica diversos deportes, pero al mismo tiempo que desarrolla sus músculos, ya a los dieciséis años concurre a tertulias libertarias.

Hacia 1950, se define su vocación por la plástica, que cultiva en el taller de Emilio Pettoruti, donde enriquece su técnica. Por entonces, lo atrae especialmente la pintura de lino Spilimbergo y los muralistas mejicanos, así como los dibujos de Guillermo Facio Hebecquer, de fuerte temática social. En la plástica, pone la pasión de su vida, aunque también le preocupa “La Revolución”, ahora que, impregnado de la teoría marxista, se acerca a agrupaciones trotskistas. VER MÁS . . .

 

1815 - ARTIGAS PROPONE UN PROYECTO DE REFORMA AGRARIA

Bajo el período de la Revolución Artiguista comprendido entre los años 1811 y 1820, el máximo caudillo de ese proceso revolucionario José Gervasio Artigas (1764-1850) inició el proceso de reparto de tierras, no sólo fiscales sino de grandes propietarios criollos y españoles.

* * * * * * *

Reglamento Provisorio de la Provincia Oriental para el Fomento de la Campaña y Seguridad de sus Hacendados.
Cuartel General, 10 de Septiembre de 1815

VER EL ARTICULADO . . .

 

JOAQUÍN PENINA - (1901 - 1930)

UN MALDITO EXCLUIDO DE LA HISTORIA OFICIAL

Nace en Cataluña, España, en la localidad de Gironella, en 1901. En 1924, llega a la Argentina y se afinca en Rosario. Trabaja como colocador de mosaicos y azulejos. Vive modestamente e intenta ahorrar unos pesos para, algún día, comprar los pasajes para traer a sus padres al país.

Trabaja por su cuenta y destina las noches a juntarse con otros trabajadores con los cuales comparte el ideario anarquista. Su militancia consiste en distribuir el material libertario, desde volantes a folletos y libros, inclusive llega a tener un viejo mimeógrafo para reproducir los documentos “de la idea”. Quienes lo conocieron lo recuerdan así: “Naturista en su alimentación, individualista en sus hábitos, poco expansivo en sus manifestaciones… un asceta”. “No quería ponerse de novio hasta tanto no trajera a sus viejos, porque un supuesto casamiento le insumiría dinero y lo poco que tenía estaba destinado prioritariamente a ellos”.

En 1928, se suceden varias huelgas y Penina interviene junto a sus compañeros. “Era un muchacho serio, respetuosos –señala un obrero mosaiquista- inteligente y estudioso, de una moral intachable y un activo luchador y propagandista de nuestras ideas”. VER MÁS , , ,

 

1984 - PUEBLADA EN PUERTO MADRYN
El día que el pueblo de Madryn echó a EE.UU.

El 10 de septiembre de 1984 los habitantes de Puerto Madryn realizaron la pueblada para impedir que los buques norteamericanos que se encontraban en las aguas del Golfo Nuevo se reaprovisionaran en nuestro puerto, en repudio al apoyo que el gobierno de los Estados Unidos había brindado al gobierno del Reino Unido durante el conflicto bélico por las Islas Malvinas.

El proceso de desmalvinización que se dio en la Argentina sumado a la desvalorización que se les dio a nuestros héroes de Malvinas hizo que este hecho protagonizado por el pueblo Madrynense cobre una importancia que no debe ser olvidada y está en nosotros mantenerla viva aunque no se la encuentre -todavía- en los libros de historia o no esté incluida en la curricula escolar.

La gigantesca movilización, conocida como el Madrynazo, hoy apenas es reivindicada por pocos y completamente olvidada por gobiernos y medios de difusión masivos.

VER La pueblada histórica

 

1852 - LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES SE SEPARA DE LA CONFEDERACIÓN ARGENTINA

La Revolución del 11 de septiembre de 1852 fue el triunfo de una elite de la sociedad unitaria y centralista porteña subida al odio y menosprecio hacia todo lo que representaba el interior federal. Por 10 años Buenos Aires y la Argentina pasarían sus días separados en dos Estados independientes. En ese período aciago la sangre de los argentinos inundaría los campos linderos al Arroyo del Medio en las batallas de Cepeda y Pavón. Plaza Once (foto histórica) es el actual y absurdo homenaje porteño al más rancio centralismo portuario y el recuerdo amargo de una etapa funesta.

Tras el derrocamiento de Juan Manuel de RosasJusto José de Urquiza concretó la organización del país por medio de una constitución para la Confederación Argentina. Entre las imposiciones que se realizaban a Buenos Aires estaba nacionalizar los ingresos aduaneros de su puerto y federalizar su ciudad capital, Buenos Aires, que pasaría a ser capital de la Confederación.

Esto no fue de agrado de los centralistas porteños, que experimentaban una prosperidad muy superior al resto de las provincias gracias a los ingresos de la Aduana. Así, algunos grupos de políticos unitarios porteños apoyaron la exclusión de Buenos Aires de la Confederación, recién creada.
 
El 11 de septiembre de 1852 los unitarios toman el poder, excluyendo a los partidarios y representantes del general Urquiza; éste se negó a aplastar la rebelión, por considerar que gozaba de apoyo popular. Sólo después de que perdiera la posibilidad de derrotarlos, Urquiza supo que el Estado de Buenos Aires declaraba no reconocer ninguna autoridad nacional exterior a sí misma.
 
Después de años de enfrentamientos, el 23 de octubre de 1859 se libró la Batalla de Cepeda, con el triunfo de la Confederación, y se suscribió el Pacto de San José de Flores por el cual Buenos Aires se reincorporó y se produjo la reforma constitucional de 1860.
 
Finalmente, el 17 de septiembre de 1861, se dio la Batalla de Pavón, con un triunfo de Bartolomé Mitre, comandante de las fuerzas porteñas. De esta manera, se acordó el regreso de Buenos Aires a la Confederación, pero bajo los términos que la provincia impusiese.
 
Los porteños se comprometieron a compartir un porcentaje de sus ingresos aduaneros durante cinco años. De esta manera, el gobernador Mitre disolvió el Estado de Buenos Aires, reincorporándose como provincia a la República Argentina. (La Opinión Popular)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1973 - UN GOLPE FASCISTA DERROCA A SALVADOR ALLENDE / ÚLTIMO DISCURSO  

El martes 11 de septiembre de 1973, las Fuerzas Armadas chilenas, dirigidas por el general Augusto Pinochet Ugarte, salieron a las calles, cortaron las comunicaciones y bombardearon el Palacio de La Moneda, iniciando un golpe de estado fascista.
 
Derrocan violentamente al gobierno de la Unidad Popular, de Salvador Allende Gossens, elegido democráticamente en elecciones libres, quien muere dentro de la sede gubernamental, luego de ser atacado por fuerzas aéreas, tanques y tropas.
 
Allende murió luchando, sin darse por vencido. Y de esta forma se termina con el Estado de Derecho y las instituciones democráticas, dando inicio a 17 años de dictadura, en un régimen militar que se impuso por la fuerza y se mantuvo de manera violenta, como un orden autoritario de facto, en un período desdichado marcado por las represiones, allanamientos, exilios, violaciones a los derechos humanos, torturas y muertes.
 
Esto permitió la instalación del salvaje modelo económico neoliberal en Chile. La desnacionalización de los recursos públicos y la supresión de los derechos de los trabajadores fueron impuestas por la represión al pueblo chileno, estableciendo la injusticia social y una desigualdad desmedida en la distribución del ingreso y la riqueza. Un drama que ocurrió en Chile, pero nos marcó a todos, para siempre. (Blas García, La Opinión Popular)

* * * * * * *

El último discurso

“Seguramente ésta será la última oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura sino decepción. Que sean ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron: soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino, que se ha autodesignado comandante de la Armada, más el señor Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al Gobierno, y que también se ha autodenominado Director General de carabineros. Ante estos hechos sólo me cabe decir a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Trabajadores de mi Patria: quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección: el capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición, la que les enseñara el general Schneider y reafirmara el comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando con mano ajena reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios.

Me dirijo, sobre todo, a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros, a la abuela que trabajó más, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños. Me dirijo a los profesionales de la Patria, a los profesionales patriotas que siguieron trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios profesionales, colegios de clases para defender también las ventajas de una sociedad capitalista de unos pocos.

Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y su espíritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos, porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente; en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando las vías férreas, destruyendo lo oleoductos y los gaseoductos, frente al silencio de quienes tenían la obligación de proceder. Estaban comprometidos. La historia los juzgará.

Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz ya no llegará a ustedes. No importa. La seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria.

El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.”

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

11-S: EL DÍA QUE NACIÓ LA ERA DE LA VIGILANCIA GLOBAL Y LOS NEGOCIOS CON LA GUERRA
Ya producida la invasión a Afganistán, con la misma excusa del combate al terrorismo, el gobierno de Bush sancionó la Ley Patriótica, que amplió el poderío de las agencias de inteligencia y avanzó sobre libertades individuales. Funcionarios ligados a fabricantes de armas.

El ataque a las Torres Gemelas y al Pentágono produjo uno de los cambios más profundos y veloces en la historia de Estados Unidos y el resto del planeta. Días que conmovieron al mundo –como una pandemia, pero sin virus– que dejaron una onda expansiva de la que no parece fácil volver. Para entender qué sucedió luego de que dos aviones se hubieran incrustado –como en un film de Hollywood– en edificios tan emblemáticos de Nueva York, no es mal ejercicio constatar fechas y acciones del gobierno de George W. Bush.

No había pasado un mes de los atentados del 11-S cuando, el 7 de octubre, la Casa Blanca lanzó la Operación Libertad Duradera, destinada a dar caza del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, el presunto organizador de los ataques, y desarticular al grupo terrorista.

A velocidad de rayo, el 26 de octubre el Congreso en forma casi unánime aprobó la Ley Patriótica. La USA Patriot Act es el acrónimo de Uniting and Strengthening America by Providing Appropriate Tools Required to Intercept and Obstruct Terrorism Act, o sea, Ley para Unir y Fortalecer EE UU de América Proveyendo las Herramientas Apropiadas Requeridas para Impedir y Obstaculizar el Terrorismo.

El pomposo nombre con la apelación al nacionalismo escondía el más fenomenal proyecto de vigilancia ciudadana en un país que se jactaba de la defensa de los derechos civiles y que además, no era la imposición de una dictadura sino el acuerdo de representantes de poderes elegidos por la ciudadanía. El objetivo explícito era ampliar la capacidad del Estado para investigar posibles –o imaginados– actos terroristas. El entonces senador Joe Biden justificó su voto favorable alegando que “el FBI podría conseguir una intervención telefónica para investigar a la mafia, pero no pudieron conseguir una para investigar a los terroristas. Para decirlo sin rodeos, ¡era una locura! Lo que es bueno para la mafia debería ser bueno para los terroristas “.

Las organizaciones de Derechos Civiles de inmediato plantearon la aberración de someter a la población a un estado de vigilancia permanente, lo que iba contra de las tradiciones más arraigadas del ideario estadounidense.

Una de las primeras consecuencias fue el crecimiento explosivo de agencias de inteligencia y personal de espionaje. En 2010, cuando aún el gobierno de Barack Obama era una promesa de otros aires en EE UU, el Washington Post publicó un extenso informe tras dos años de hurgar en todos los rincones del Estado. “El mundo ultrasecreto que creó el gobierno en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 se ha vuelto tan grande, tan difícil de manejar y tan reservado, que nadie sabe cuánto dinero cuesta, cuántas personas emplea, cuántos programas existen dentro de él o exactamente cuántas agencias hacen el mismo trabajo”.

Oficialmente, la Comunidad de Inteligencia abarca hoy a unas 100 mil personas en 16 diferentes agencias. El Post encontró hace once años –no hubo ningún informe posterior para actualizar datos– que había 1271 organizaciones gubernamentales y 1931 compañías privadas relacionadas con el contraterrorismo, la vigilancia y la inteligencia en 10 mil lugares de EE UU y que empleaban a 854 mil personas.

El presupuesto para los programas de Inteligencia Nacional e Inteligencia Militar, según la Federación de Científicos de EE UU (FAS, por sus siglas en inglés, una organización creada en 1945) llegó el año pasado a 85.800 millones de dólares desde los 45.200 millones de 2001.

En 2013 Edward Snowden reveló algunas de las operaciones que se hacían con esa montaña de dinero, vigilando no solo a ciudadanos sino a dirigentes políticos, mandatarios y hasta compañías de todo el mundo. La obsesión por la vigilancia corrió pareja con el fenomenal desarrollo de la industria bélica, azuzada por la invasión a Afganistán, a Irak y las incursiones militares en Libia y Siria. De los 331.800 millones de dólares presupuestados para Defensa en 2001, con Biden la cifra llegó a los 704 mil millones. Se entiende este incremento por tantos frentes de batalla abiertos en estos 20 años. Pero también por los cargos clave que tuvieron personajes que, cuando no son funcionarios, encuentran conchabo en la empresa privada.

Dick Cheney, vicepresidente y hombre fuerte del gobierno de Bush hijo, fue CEO de Halliburton Company, una petrolera que ganó muchos concursos para la reconstrucción de países devastados por las guerras. Donald Rumsfeld, coautor de la estrategia militar que propugna el caos para las regiones que no se sometan a EE UU, tenía intereses en la industria farmacéutica y bélica. Mark Esper, secretario de Defensa de Trump, ocupó una silla en el directorio de Raytheon Technologies, fabricante de armamento y de tecnología espacial. Su sucesor con Biden, Lloyd Austin, también.  (Alberto López Girondo, Tiempo Argentino)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

2007 - DECLARACIÓN DE DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos recibe con agrado la adopción de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas efectuada por la Asamblea General el 13 de Septiembre de 2007, como un triunfo de la justicia y la dignidad humana resultado de más de dos décadas de negociaciones entre los gobiernos y los/las representantes de los pueblos indígenas.

La Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas fue adoptada por una mayoría 143 Estados a favor, 4 votos en contra (Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos de América) y 11 abstenciones (Azerbaiján, Bangladesh, Bután, Burundi, Colombia, Georgia, Kenia, Nigeria, La Federación Rusa, Samoa y Ucrania)

La Declaración establece un marco universal de estándares mínimos para la dignidad, bienestar y derechos de los pueblos indígenas del mundo. La Declaración establece un marco universal de estándares mínimos para la supervivencia, dignidad, bienestar y derechos de los pueblos indígenas del mundo. La Declaración aborda, entre otras temáticas los derechos individuales y colectivos incluyendo aspectos referentes a la identidad cultural, la educación, el empleo y el idioma. La Declaración también condena la discriminación contra los pueblos indígenas y promueve su plena y efectiva participación en todos los asuntos que les atañen. De igual manera, la declaración garantiza su derecho a la diferencia y al logro de sus propias prioridades en cuanto al desarrollo económico, social y cultural. La declaración estimula explícitamente las relaciones de cooperación entre los Estados y los Pueblos Indígenas.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1920 – NACE MARIO BENEDETTI

Poeta, narrador, ensayista, dramaturgo y periodista, perteneciente a la llamada Generación del 45, colaborador de Marcha, Número, Marginalia, Brecha, La Opinión, El País y muchos otros diarios y revistas uruguayas y argentinas. Merecedor de numerosos premios y distinciones literarias, comprometido con la creación del Frente Amplio y tesonero defensor de la vida democrática, vivió largos años en el exilio. Dentro de su extensísima obra, parte de la cual ha sido llevada al cine y el disco con gran suceso, cabe mencionar "Montevideanos", "Datos para el viudo", "La muerte y otras sorpresas", "Recuerdos olvidados", "La vecina orilla", "La vida, ese paréntesis", "Pedro y el Capitán", "La tregua", "Perplejidades de fin de siglo", "Gracias por el fuego", "Poemas de la oficina", "Viento del exilio", "El amor, las mujeres y la vida", "El país de la cola de paja" "Vivir adrede", etc. Murió en Montevideo el 17 de mayo de 2009.

* * * * * * * * *

“EL CENTENARIO DE MARIO BENEDETTI, POETA UNIVERSAL”

“Un pesimista/ es sólo un optimista/ bien informado”. Este haiku, esa forma oriental que ha cautivado al mundo occidental, lo escribió un hombre extremadamente tímido y sencillo que estaba convencido de que “la poesía dice honduras que a veces la prosa calla”. Pocos poetas han sido tan saludablemente plagiados como él. Los jóvenes de varias generaciones se han enamorado con sus poemas y han leído y cantado “Te quiero” y “Por qué cantamos”, entre otros poemas. Mario Benedetti -que cumpliría 100 años este lunes 14 de septiembre-, el uruguayo más universal, fue uno de los escritores más prolíficos y populares de América Latina. Aunque frecuentó todos los géneros literarios -novela, cuento, ensayo, teatro y crónica-, la poesía era como el aire que respiraba. Tal vez sea el poeta más leído en nuestro idioma y quizá también el más cantado, gracias a Joan Manuel Serrat, Nacha Guevara y Daniel Viglietti, entre otros músicos.

En el centenario de Benedetti (1920-2009), uno de los homenajes principales será el organizado conjuntamente por el Instituto Cervantes y la editorial Alfaguara este lunes 14 a las 19 hora de España (14 hora Argentina), en los que participarán Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Benjamín Prado, Elvira Sastre, Pilar Reyes, Luis García Montero, Vanesa Martín, Chus Visor y Rozalén, entre otros. El acto, en el que se presentará Mario Benedetti. Antología poética, con selección y prólogo de Serrat, será transmitido en directo desde la página web del Instituto y por su canal de Youtube. En el prólogo de la antología Serrat comenta que conoció a Benedetti en Madrid, donde acordaron hacer un disco a cuatro manos. “Canción a canción, a caballo entre Madrid y Barcelona, lo fuimos preparando con poemas elegidos de mutuo acuerdo que Mario corrigió y adaptó a rimas y ritmos más tradicionales para ser cantados. Eran versos publicados con anterioridad, a excepción de la canción que le da título al disco El sur también existe, escrita especialmente para la ocasión”, aclara el cantautor español. El Grupo Planeta invita a los lectores a pegar en sus ventanas frases de Benedetti, sacarles una foto y subirlas a las redes sociales con el hashtag #BenedettienMiVentana.

Corazón coraza

Benedetti nació el 14 de septiembre de 1920 en Paso de los Toros, departamento de Tacuarembó, como Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farrugia. Después de la quiebra de la farmacia que tuvo su padre, los Benedetti se trasladaron a Montevideo cuando Mario tenía cuatro años. El niño que se entretenía de la mano de Emilio Salgari y Julio Verne comenzó sus estudios primarios en el Colegio Alemán de Montevideo, de donde fue retirado por su padre cuando se enteró que hacían el saludo nazi. Como sabía hablar el idioma de Goethe, participó de la película El lado oscuro del corazón, de Eliseo Subiela, basada en poemas de Oliverio Girondo, Juan Gelman y el propio Benedetti, donde aparece recitando un poema propio en alemán: “Corazón coraza”.

A los catorce años empezó a trabajar vendiendo repuestos para automóviles; pero también se ganó la vida como vendedor, taquígrafo de una editorial, cadete, oficinista, gerente de una inmobiliaria y periodista, entre otros oficios que ejerció. En un banco de la plaza San Martín en Buenos Aires, adonde llegó en 1938 a los dieciocho años, leyó una antología de Baldomero Fernández Moreno y el chispazo fue fulminante: supo que quería escribir poesía. Benedetti, que se consideraba discípulo de Fernández Moreno, del peruano César Vallejo y del español Antonio Machado, fue integrante de la Generación del 45 uruguaya a la que pertenecieron Idea Vilariño y Juan Carlos Onetti, entre otros. 

Al acercar el habla coloquial y de la vida diaria a la escritura, construyó una épica de lo cotidiano. Aunque la tirada era muy limitada, su primer éxito modesto fue Poemas de la oficina (1956); antes había publicado los poemarios La víspera indeleble (1945) y Sólo mientras tanto (1950) y los relatos de Esta mañana y otros cuentos (1949). En 1945 se integró al equipo del semanario Marcha, hasta 1974, cuando fue clausurado por la dictadura de Juan María Bordaberry. Sus viajes a Cuba fueron consolidando el despertar de su conciencia política. En 1968 creó y dirigió el Centro de Investigaciones Literarias de Casa de las Américas. Junto a miembros del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, fundó en 1971 el Movimiento de Independientes 26 de Marzo, una agrupación que pasó a formar parte del Frente Amplio desde sus orígenes.

“Sumiso por fuera, rebelde por dentro”

El exilio de Benedetti fue por etapas: primero se trasladó a Buenos Aires en 1973, pero la Triple A le “concedió” un plazo de 48 horas para que se fuera; entonces rumbeó hacia Perú. En Lima fue detenido y deportado. Estuvo en Cuba en 1976 y finalmente llegó a España, donde alternó su estadía entre Palma de Mallorca y Madrid hasta 1983. La versión cinematográfica de su novela La tregua (1960), la historia de ese hombre viudo que se enamora de una compañera de trabajo mucho más joven que él, dirigida por Sergio Renán, fue nominada al Oscar a la mejor película extranjera (1974); aunque finalmente lo ganó la película italiana Amarcord, escrita y dirigida por Federico Fellini. 

“Me llamaron mucho la atención sus Poemas de la oficina y pronto fui siguiendo todos sus libros”, cuenta Benjamín Prado a Página/12. “También leí bastante joven su novela La tregua, que tengo la impresión de que me gustaba a mí más que a él; le había cogido algo de manía por la versión cinematográfica, que detestaba. A mí la película tampoco me pareció tan mala”, recuerda Prado y dice que siempre le llamó la atención “la mezcla de enamorado y funcionario, ese hombre triste, sumiso por fuera y rebelde por dentro, capaz de escribir unos poemas de amor que no sé tampoco si se parecían mucho a él, que estuvo toda la vida enamorado de Luz, su mujer”. Prado veía a Benedetti casi todas las semanas cuando estaba en Madrid. “Lo íbamos a visitar con su editor y el mío, Chus Visor, tomábamos un par de cervezas y hablábamos de los dos temas que más le divertía: la poesía y el fútbol (era hincha de Nacional). Era una persona entrañable pero no cariñosa, poco expansivo, bastante tímido, pero de una generosidad grande y que siempre se alegraba de que un amigo lo visitara, eso sí, a la hora programada, porque era un maniático de la puntualidad", advierte Prado. "Cuando yo empecé otra vida y él había acabado la mitad de la suya, porque al morir su mujer ya no quiso volver al piso de Madrid, insistió muchísimo a Chus Visor en que fuera a su casa y cogiera todo lo que necesitase, para llenar un poco el piso vacío al que yo me había mudado. Aún sigo utilizando muchas de las cosas que fueron suyas y él me regaló”.

Pilar Reyes, directora editorial de Alfaguara, subraya que el paso del tiempo “no ha restado vitalidad” a la obra de uno de los poetas más leídos del castellano. “Los jóvenes que habitan nuestra lengua siguen pidiendo prestados sus versos para hablar de amor, convirtiéndolo en uno de los escritores más citados. Tampoco su narrativa ha caído en el olvido: La tregua sigue siendo un libro visitado por varias generaciones, y todos los años se reedita. La historia de Martin Santomé y Laura Avellaneda conmueve a miles de lectores a ambos lados del Atlántico. La razón de su vigencia, a mi juicio, es que su yo poético siempre tuvo que ver con la vida, con las urgencias esenciales de la existencia: el amor, la oficina, el compromiso político, la nostalgia del exilio, la soledad, expresadas en un lenguaje que buscaba atrapar el habla, lo coloquial, es decir, también la vida”, explica Reyes.

La sencillez de lo complejo

A los 28 años, la poeta Elvira Sastre pondera el hecho de que Benedetti es un poeta muy conocido en España: “Nos hablan de él desde que somos pequeños, aunque a lo mejor no tengamos sus libros en el Instituto”. La poeta, que ganó el premio Biblioteca Breve 2019 con su novela Días sin ti, revela que entre sus poemas preferidos están “Pausa”, “Amor de tarde”, “Corazón coraza” y “No te salves”. “Tiene un estilo de escritura que me apasiona y que consiste en hacer accesible y sencillo lo que es muy complejo, que era la manera en que escribía. Yo creo que lo leí cuando estaba descubriendo muchos poetas a la vez, pero es de los que se quedó y a los que vuelvo muy a menudo", reconoce Sastre. "Hace unos años leí Primavera con una esquina rota, y me encantó. Las novelas que tienen tanta poesía me encandilan, se me quedan grabadísimas. Aunque tengo muy leída la poesía de Benedetti, me queda todavía descubrirlo y leerlo en prosa”. Además de La tregua y Primavera con una esquina rota (1982), publicó las novelas Gracias por el fuego (1965), El cumpleaños de Juan Ángel (1971), La borra del café (1992) y Andamios (1996); y las colecciones de cuentos Montevideanos (1959), La muerte y otras sorpresas (1968) y Despistes y franquezas (1989), entre otros libros de relatos.

El poeta y director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, también empezó a leer a Benedetti por Poemas de la oficina y luego pasó a Inventario. “Lo conocí al principio de los años 80. Los jóvenes españoles que salíamos de la dictadura franquista estábamos intentando transformar la realidad, no sólo para votar cada cuatro años, sino para cambiar nuestra educación sentimental, nuestra manera de decir yo o decir te quiero. La poesía de Mario fue una buena compañera porque unía la historia y la intimidad, el compromiso y la soledad individual”. García Montero precisa que el escritor uruguayo optó por una tradición en la poesía, representada por Machado y Fernández Moreno. “Frente al prestigio de la poesía oscura o experimentalista, eligió la claridad. Los poetas partidarios de lo oscuro dicen a veces muchas tonterías camufladas en la espesura o no dicen nada. Se creen herederos de los dioses más que ciudadanos. La claridad deja al descubierto debilidades y fortalezas", plantea el director del Instituto Cervantes. 

"La poesía de Mario tiene muchas cosas que decir en un mundo como el de hoy, en el que las redes facilitan la convivencia de la intimidad y lo público. Podemos releer uno de sus primeros libros, Poemas de la oficina, y el último, Testigo de uno mismo, y advertir la importancia de la mirada que se autovigila y que respeta su soledad cuando se acerca a la vinculación con el nosotros. Mario creyó que el lenguaje poético no era una rareza, sino la versión personal del lenguaje de todos”, cierra García Montero. Los poemas de Benedetti son como grandes ojos abiertos a la vida. (Por Silvina Friera, en Página 12 de hoy)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1941 – MUERE JUAN BAUTISTA VAIROLETTO

Nacido en la zona Rural de Cañada Rosquin, fue registrado su nacimiento en San Jorge, Santa Fe, luego vivió en La Pampa. Se hizo matrero perseguido por la policía. Se estableció en Alvear, Mendoza. Casado con Telma Cevallos tuvo dos hijas.
Forma parte de la mitología de los humildes, que lo consideran "protector".

El 14 de Septiembre de 1941, rodeado por la policía, luego de nutrido tiroteo y antes de entregarse, se quita la vida para no caer preso.

..."Juan se suicidó. No lo mataron, él se suicidó. Yo me levanté de la cama tras de él, protegiendo a las chicas. Veo que se pega el tiro y empieza a caer para atrás, se apoya en la pared y cae al piso. Luego, entró la policía y le tiraron ya muerto en el piso..." (relato de Telma Ceballos).

Biografía breve

Hijo de una pareja de inmigrantes italianos, Juan Bautista Vairoleto fue el segundo de seis hijos. Nació en Santa Fe el 11 de noviembre de 1894. Su familia se radicó en la provincia de La Pampa, en una zona triguera que abarcaba Castex y Monte Nievas.

Cuando era chico, su familia se radicó en Colonia Castex, un pueblo de La Pampa. Parte de su juventud la pasó en los burdeles, donde conoció a los primeros anarquistas. Allí se enamoró de una mujer, que también era pretendida por un gendarme llamado Elías Farache.

Farache y Vairoletto tuvieron una pelea feroz: Farache terminó con un balazo en el cuello.

Fue acusado de homicidio y encarcelado hasta 1921. Se movía por ambientes peligrosos como casas de juego y prostíbulos. Fue asaltante de caminos, sosteniendo tiroteos con la policía de Castex y otras localidades de La Pampa y provincias vecinas. Era considerado el vengador de los sufrimientos de sus amigos y su figura de justiciero fuera de la ley hace que se vuelva popular, convirtiéndose en un mito.

La gente lo ayudaba a huir, y cuando se refugiaba en un lugar le hacían llegar mensajes para prevenirlo, le proporcionaban alimentos, abrigo y cuidados. Como corresponde a la leyenda robaba a los ricos y ayudaba a los pobres, repartiendo lo obtenido entre sus amigos, protectores y gente necesitada.

En la década de 1930, se lo hacía responsable de cualquier asalto o muerte ocurrida, pero parecía un fantasma que la policía perseguía sin resultados. A principios de los años cuarenta se organiza una persecución dispuesta a terminar con él. Lo sorprendieron y le dieron muerte en la madrugada del 14 de septiembre de 1941, en General Alvear, Mendoza.

Lo velaron en el Comité Demócrata de dicha localidad. A su funeral asistieron miles de personas llegadas desde La Pampa. Sus restos descansan en el cementerio de la localidad donde murió, en un pequeño mausoleo levantado con las contribuciones de sus fieles. Concurren hombres y mujeres que ofrendan flores, crucifijos, placas y objetos diversos para pedirle que proteja sus familias, trabajo, salud, amor, etc.

Algunos devotos recorren de rodillas la distancia entre la entrada del cementerio y su tumba. Aún hoy, algunos pampeanos se ufanan de que sus abuelos hubieran "protegido" a Vairoleto y recuerdan anécdotas vinculadas a este gaucho.

Vairoleto fue el último "gaucho alzado" que marca el fin de una época. Muere en los albores de una nueva Argentina con industrias, con sindicatos y vida predominantemente urbana en la que durante largo tiempo no volvió a repetirse el fenómeno.

* * * * * * * *

UN RELATO DEL "VIEJO ACOSTA"

“El viejo Acosta” fue un antiguo poblador del oeste pampeano, de “la zona de Acha”.

Paisano pícaro, allá por 1970 contaba cerca de ochenta años. Lo recuerdo como una especie de reencarnación del “Viejo Vizcacha”:

Viejo lleno de camándulas
con un empaque a lo toro,
andaba siempre en moro
metido no sé en qué enredos,
con las patas como loro
de estribar entre los dedos.

Por las noches, en el campo, entre mate y mate brotaban de la boca de ese paisano, cuentos y anécdotas de su pasado en los montes, “por la zona de Acha”.

Decía haber sido “amigo” de Vairoleto, quien lo habría visitado en “las casas” en varias oportunidades, y a quien muchas veces habría protegido bajo su techo humilde.

En varias oportunidades, me hizo referencia a varios episodios que forman parte de la historia o la leyenda de Vairoleto. Según Don Acosta, en su vida de gaucho alzado, Vairoleto tenía varios compinches y contaba con varios caballos, entre ellos algunos de su preferencia, acostumbrados a correr boleados, a venir “al silbido” de Vairoleto, y en cuyo recado nunca faltaba un “Wincher”... “por lo que puta pudiera”.

Según me refirió Acosta, en una oportunidad Vairoleto dejó en casa de su madre uno de sus caballos preferidos. Un sargento de la “polecía” que lo perseguía, llegó hasta la casa de la madre de Juan Bautista, a quien quiso “sacarle” el paradero de Vairoleto. Ante la negativa, fue maltratada por el “polecía”, quien además en venganza por la “inquina” que le tenia al gaucho alzado, con un “fierro” caliente le quemó los ojos al pobre animal. No faltó oportunidad para que Vairoleto se tomar la revancha, castigando el salvaje hecho.

Una noche estaba el “sargento de polecía” con varios “ganchos” en un boliche de las afueras de Acha haciendo un alto en la persecución, tomando unas copas y tratando de conseguir información sobre el paradero de Vairoleto, cuando que en la puerta del boliche se presenta “bien montado, el mesmo Vairoleto”, que al ver la “polecía” se retira a “galope tendido”. El sargento manda “a la milicada” en su persecución, quedándose el propio sargento en el boliche, festejando la inminente captura.

Pero Vairoleto no dispara; ata las riendas a las clinas del caballo, “se apea” en el monte, y manda a la partida tras un caballo sin jinete. Al rato nomás, ante la sorpresa del “polecía” que festejaba por anticipado, se le presenta Vairoleto en el boliche...para tomar su revancha. (Leonardo Castagnino, La Gazeta Federal)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

SE PRODUCE EL GOLPE DE ESTADO CONTRA EL GENERAL JUAN DOMINGO PÉRÓN
Un grupo de forajidos comandados por el almirante Rojas, el general Lonardi y el general Aramburu, iniciando la llamada “Revolución Fusiladora”
para destruir todos los derechos de los trabajadores, ancianos y niños conquistados durante el gobierno democrático

La oposición activa contra Perón comenzó a gestarse hacia 1951, cuando sectores cívico-militares autodenominados Comandos Civiles desarrollaron acciones de sabotaje que si bien hicieron más ruido que daño, constituyeron un síntoma temprano de lo que tomaría cuerpo cuatro años más tarde, cuando el 16 de junio de 1955 se produjo el fallido bombardeo a Plaza de Mayo con la intención de matar a Perón.

Fracasada la intentona golpista y tras la revancha incendiaria del mismo 16 a la noche, la crisis se encaminó por un laberíntico proceso de diálogo con las fuerzas de la oposición para impedir una confrontación de impredecibles consecuencias.
VER MÁS . . .

 

1969 – EL SEGUNDO ROSARIAZO

Los eventos del primer Rosariazo y el Cordobazo llevaron a que el gobierno militar interviniera la Unión Ferroviaria (UF). Los convenios de trabajo fueron modificados unilateralmente, los dirigentes gremiales fueron encarcelados y se aplicó una reducción universal de sueldos. La tensión iría in crescendo y no tardaría en volver a detonar.

El 7 de septiembre, los estudiantes de Rosario volvieron a las calles para conmemorar la muerte de los caídos en el conflicto con las fuerzas represivas. Al día siguiente, los delegados de la sección Rosario de la UF comenzaron una huelga en protesta por la suspensión del delegado administrativo Mario J. Horat, que había sido penalizado por promover la adhesión a los paros efectuados contra el gobierno. Más de 4.000 trabajadores se sumaron a la medida y esa misma noche se decidió prolongarla por 72 horas.

Otras seccionales y agrupaciones se adhirieron a la medida.VER MÁS . . .

 

1973 - ASESINAN A VICTOR JARA

“El asesinato de Víctor Jara es simplemente monstruoso, uno de los más crueles de los cometidos en los días siguientes al golpe, cuando la represión de las tropas era salvaje y desorganizada. Ya llegaría la DINA en 1974 a organizarla y sistematizarla, pero por el momento el terror estaba a cargo fundamentalmente de los efectivos del Ejército.

En su fallo de diciembre pasado, el ministro en visita Miguel Vásquez Plaza fijó el 16 de septiembre de 1973 como la fecha del homicidio de Víctor Jara en el entonces Estadio Chile, pero los detenidos que fueron trasladados al Nacional el 15 reconocieron el cadáver acribillado del artista cuando los sacaban del recinto a punta de culatazos.
Estaba en una pila de entre 30 a 40 víctimas fusiladas, todas cubiertas de polvo blanco, al parecer cal. Lo concreto es que el cuerpo de Jara fue retirado del primer campo de concentración del golpe en la madrugada del 16 y arrojado en un sitio eriazo aledaño al Cementerio Metropolitano, donde unas pobladoras lo encontraron el 18.

Iba a cantar en acto trascendental de Allende

En la mañana del 11 de septiembre de 1973, Víctor Lidio Jara Martínez tenía planificado cantar en un acto de Salvador Allende en el campus de la Universidad Técnica del Estado (UTE), donde el Presidente pensaba llamar a un plebiscito para que el pueblo decidiera si seguía o no en el poder. El acto estaba fijado para las 12 horas.

Víctor Jara llegó a las 11 con su guitarra y los organizadores del acto de Allende le preguntaron si no sabía lo que estaba pasando. “Claro que sé, pero oí por la radio Magallanes que había que ir a sus puestos de trabajo. Bueno, yo trabajo acá y acá estoy”, respondió el cantautor, que también era director teatral de la UTE. Tenía 40 años.

Tras el toque de queda de las 2 de la tarde, cerca de 600 académicos, estudiantes y funcionarios –incluido Jara-decidieron quedarse. En la madrugada del 12, los militares asaltaron a balazos la UTE y a punta de metralletas sacaron del campus a los detenidos. Los subieron a golpes a buses de la locomoción colectiva y los llevaron al Estadio Chile.

Lo reconocieron y se ensañaron con él

De acuerdo a un artículo publicado por La Nación, sobre la base de los expedientes del caso, un oficial de lentes oscuros y en tenida de guerra, cara pintada, metralleta terciada, granadas colgando en su pecho, pistola y cuchillo corvo en el cinturón, reconoció al cantante popular y se ensañó con él. Lo llamaban “El Príncipe” por sus ademanes soberbios.

Según el relato del abogado Boris Navia, también detenido, el oficial que lo reconoció “lo golpeaba una y otra vez. En el cuerpo, la cabeza, descargando con furia las patadas.

Casi le estalla un ojo. Nunca olvidaré el ruido de esa bota en las costillas. Víctor sonreía. Él siempre sonreía, tenía un rostro sonriente, y eso descomponía al facho. De repente, el ofi­cial desenfundó la pistola. Pensé que lo iba a matar. Siguió golpeándolo con el cañón del arma. Le rompió la cabeza y el rostro de Víctor quedó cubierto por la sangre que bajaba desde su frente”.

Otro de los detenidos, el periodista Sergio Gutiérrez, contó que el artista “tenía numerosos hematomas en los pómulos, se notaba pálido, muy débil. Su mirada estaba perdida”. Apenas pudo reconocerlo, lo saludó y le preguntó cómo estaba, a lo que Víctor Jara le respondió: “Mira mis manos… mira mis manos… me las machacaron para que nunca volviera a tocar la guitarra…”.

Gutiérrez recordó que “sus manos, esas milagrosas manos cuyos dedos deleitaban a millares de trabajadores e intelectuales al pulsar las cuerdas de la guitarra para acompañar sus canciones de protesta y esperanza, ya no eran tales. Estaban hinchadas y parecían tener un solo dedo, gordo y recubierto de sangre. Las pocas uñas que le quedaban estaban negras en su totalidad. Eran las manos más golpeadas que había visto en mi vida”.

Últimos momentos antes de ser acribillado

Cuando Víctor Jara se encontraba en una celda recibiendo ánimo de los otros detenidos, repentinamente llegaron dos soldados que lo arrastraron violentamente hasta un sector alto del Estadio, donde comenzó una nueva golpiza más brutal que las anteriores, a culatazos. El oficial apodado “El Príncipe” había recibido la visita de unos oficiales de la Armada.

El abogado Navia recordó que “desde lejos vemos cómo uno de ellos comienza a insultar a Víctor, le grita histérico y le da golpes de puño. La tranquilidad que emana de los ojos de Víctor descompone a sus cancerberos. Los soldados reciben orden de golpearlo y comienzan con furia a descargar las culatas de sus fusiles en el cuerpo de Víctor. Dos veces alcanza a levantarse, herido, ensangrentado. Luego no vuelve a levantarse”. Es la última vez que ven con vida al cantante popular.

José Paredes, ex conscripto procesado en 2009 como integrante del grupo de militares que fusiló al cantautor, declaró que “cuando fueron trasladados alrededor de 15 detenidos a un camarín del subterráneo, entre ellos Víctor Jara y Litre Quiroga (ex director de Gendarmería), detrás de ellos llegó el teniente Nelson Haase y un subteniente a cargo de los conscriptos”. El subteniente comenzó a jugar a la ruleta rusa con su revólver apoyado en la sien del cantautor, hasta que salió el primer tiro mortal que impactó en la cabeza del cantautor.

El ex conscripto, ya fallecido, añadió que el cuerpo de Víctor Jara cayó al suelo de costado y comenzó a convulsionar. Enseguida el subteniente ordenó a los conscriptos que se encontraban en el lugar que descargaran ráfagas de fusiles en el cuerpo del artista. En total, recibió 44 impactos de bala.

El difícil camino a la justicia

Después de ser hallado a un costado del Cementerio Metropolitano, el cuerpo de Víctor Jara fue llevado al entonces Instituto Médico Legal, donde un trabajador de militancia comunista lo recono­ció y avisó a su esposa Joan Turner, antes de que lo sepultaran en una fosa común. Su compañera y sus dos hijas pequeñas lo enterraron silenciosamente en un humilde nicho del Cementerio General.

Recién en diciembre de 2004, a 31 años de su muerte, el magistrado de 5° Juzgado del Crimen de Santiago, Juan Carlos Urrutia emitió una resolución, donde por primera vez los tribunales se acercaban a la esquiva verdad y esbozaban parte de lo ocurrido con el cantautor popu­lar. El magistrado sometió a proceso al teniente coronel en retiro Mario Manríquez Bravo como autor intelectual del homicidio calificado de Víctor Jara.

Pese al optimismo por alcanzar nuevos avances en el proceso judicial, el caso tuvo un nuevo revés. En mayo de 2008, el ministro de fuero Juan Belmar, integrante de la Corte de Apelaciones de Santiago que había asumido el caso, cerró el sumario (fase indagatoria) con sólo un procesado, el ya señalado comandante Manríquez.

A comienzos de enero de 2012 la Corte Suprema redistribuyó diversas causas de violaciones a los derechos humanos y el caso quedó en manos del ministro de Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vásquez Plaza. El 28 de diciembre pasado, el juez sometió a proceso a los militares en retiro Hugo Sánchez Marmonti y Pedro Barrientos Núñez como autores materiales del homicidio calificado.

Junto con ellos, encausó a los también ex miembros de Ejército Roberto Souper Onfray, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Hasse Mazzei, Luis Bethke Wulf y Jorge Eduardo Smith Gumucio como cómplices del brutal crimen. Finalmente, el ministro emitió orden de captura internacional contra Barrientos, quien actualmente vive en Miami.” (Diario La Nación de Chile del sábado 13 de septiembre de 2013)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1974 - ASESINATO DE ATILIO LÓPEZ

Secuestrado en la Capital Federal por un grupo comando de la Triple A, "El Negro"Atilio López es asesinado junto al militante gremial Juan José Varas en la localidad bonaerense de Capilla del Señor. Los asesinos descargaron sobre los cuerpos más de 130 disparos calibre 9 mm. Integrante de la Resistencia Peronista, activo luchador contra las dictaduras, histórico dirigente de la Unión Tranviarios Automotor, la CGT de los argentinos y secretario general de la combativa CGT Córdoba, Atilio López lideró en 1969 junto a Agustín Tosco y Elpidio Torres la manifestación popular conocida como Cordobazo, que provocó la caída del dictador Juan Carlos Onganía. En 1973 el voto popular lo consagró vicegobernador de la provincia, como compañero de fórmula de Ricardo Obregón Cano, aunque ambos fueron depuestos en febrero de 1974 por un levantamiento policial prohijado por el ministro de Bienestar Social José López Rega. 
Había nacido en Córdoba el 9 de agosto de 1929. VER MÁS . . .

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1976 -A 45 AÑOS DE "LA NOCHE DE LOS LÁPICES", LOS ESTUDIANTES PERSEGUIDOS POR EL TERRORISMO DE ESTADO
En reconocimiento a la lucha de este grupo de jóvenes militantes desparecidos que un año antes había conseguido la implementación del Boleto Estudiantil Secundario se conmemora cada 16 de septiembre el Día de los Derechos de los Estudiantes Secundarios, un homenaje para que "los lápices sigan escribiendo" páginas en la tarea de establecer Memoria, Verdad y Justicia.

Estudiantes secundarios del Colegio Normal 3 de La Plata eran secuestrados hace 45 años por efectivos a las órdenes del entonces jefe de la Policía bonaerense, el coronel Ramón Camps, en el marco de un operativo de represión ilegal que se conocería como "La Noche de los Lápices"

Las víctimas eran militantes que habían participado en la movilización que un año antes había conseguido la implementación del Boleto Estudiantil Secundario (BES).

En agosto de 1976, la dictadura cívico militar decidió suspender este beneficio con el propósito de identificar a los referentes del movimiento estudiantil que habían encabezado este reclamo.

Así consta en un documento de inteligencia titulado "La Noche de los Lápices", que años más tarde fue hallado en dependencias de la la Policía bonaerense, y en el cual el comisario mayor Alfredo Fernández describe las acciones que se debían emprender contra estos jóvenes, "integrantes de un potencial semillero subversivo".

La noche del 16 de septiembre -en coincidencia con el aniversario 21 del golpe de Estado que derrocó a Juan Domingo Perón- se inició un operativo conjunto de efectivos policiales y del Batallón 601 de Ejército para capturar a nueve jóvenes que tenían entre 16 y 18 años.

La mayoría de ellos integraba la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), una agrupación de superficie que estaba ligada a la organización Montoneros.

Claudio De Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero Horacio Ungaro eran arrancados de sus domicilios en la primera jornada de esa acción criminal.

El 17 de septiembre, los represores apresaban a Emilce Moler y Patricia Miranda, que estudiaba en el Colegio de Bellas Artes de La Plata.

Cuatro días después era detenido Pablo Díaz, quien formaba parte de las Juventud Guevarista, un grupo vinculado al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT).

Todos fueron conducidos al centro clandestino de detención conocido como Arana, donde se los torturó durante semanas, y luego se los trasladó al Pozo de Banfield.

Moler y Díaz recuperaron la libertad tras permanecer dos años, entre cautivos y detenidos.

Miranda también salió con vida de Arana, la trasladaron al Pozo de Quilmes y finalmente quedó alojada en la cárcel de Villa Devoto, a disposición del Poder Ejecutivo hasta marzo de 1978.

Gustavo Calotti, que había terminado el secundario un año antes, cayó en cautiverio el 8 de septiembre, y se lo considera un sobreviviente de estos hechos, ya que padeció la tortura junto a estos jóvenes.

El resto de estos estudiantes secundarios permanecen aún desaparecidos y componen la nómina de 232 de adolescentes secuestrados durante la última dictadura cívico militar.

En 1985, Díaz testimonió en elJuicio a la Juntasdonde dio cuenta de sus padecimientos, que dieron origen a una causa judicial, pero la sanción en 1987 de la Ley de Obediencia Debida impidió que el comisario Miguel Etchecolatz, autor material de estos secuestros y desapariciones, enfrentara la acción de la Justicia.

Tras derogarse en 2003 las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, y los indultos dictados por el expresidente Carlos Saúl Menem, se iniciaron los juicios de lesa humanidad y Etchecolatz recibió sentencias por varios crímenes.

Al expolicía se lo halló culpable junto a otros 15 represores en el juicio por los delitos cometidos en el Circuito Camps, un proceso en el que se investigó el caso de La Noche de los Lápices, además de otros crímenes perpetrados en los centros clandestinos de detención de La Plata y zonas cercanas.

Pese al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), los cuerpos de las víctimas aún no pudieron ser identificados.

El excabo de la policía Roberto Grillo, que participó en el secuestro de los estudiantes, le confió hace años a la familia Ungaro que debió "quemar los cuerpos de los chicos", pero que él no los mató.

En reconocimiento a la lucha de este grupo de jóvenes militantes desparecidos se conmemora cada 16 de septiembre, desde el 2006 y por decisión del entonces presidente Néstor Kirchner, el Día de los Derechos de los Estudiantes Secundarios, un homenaje para que "los lápices sigan escribiendo" páginas en la tarea de establecer Memoria, Verdad y Justicia. (Leonardo Castillo, Telam, 21/9/2021)

* * * * * * * * * * * *

PARA HORACIO, DE MELODY
Por Emilce Moler * (Sobreviviente de La noche de los lápices)

Estaban siempre juntos: bailaban, leían, patinaban tomados de la mano. Con sus 15 años Melody y Daniel estaban profundamente enamorados. La oposición de sus padres los impulsó a escapar. Sonaba la mítica canción “To Love Somebody”, de Bee Gees, mientras se los veía huyendo por las vías del tren en una zorra, ellos reían, eran trasgresores y felices de su amor. No me importaba que se me hubieran terminado los Sugus confitados; seguí leyendo hasta el último nombre en la pantalla hasta que se encendieron todas las luces. Soñaba con parecerme a Melody, la protagonista de la primera película de amor de adolescentes que había visto.
Nunca pensé que mis habilidades de tejedora me iban a ayudar a lograr ese objetivo. Ese verano aprendí a tejer unos bolsos al crochet, con pelotitas de madera pintadas. Hice varios de distintos hilados y colores y una  “boutique”  de una galería platense los tomó en consignación. Al poco tiempo los había vendido todos y con esa plata me compré los patines añorados.

Patinaba en el patio de mi casa, a los golpes, luchando con las cintas gross de color naranja que se me desataban; mis rodillas se llenaban de raspones, mis codos de moretones, pero valía la pena: cuando podía deslizarme unos metros… era Melody. Sólo me faltaba quien me tomara la mano.
Los veraneos en Mar del Plata me daban la posibilidad de alquilar patines, por hora, en el Piso de Deportes. En La Plata no existía; me parecía maravilloso. Una de las canchas de básquet, los días de lluvia, la usaban como pista de patinaje. Me ponía pequeñas metas cuando iba a practicar: dar dos vueltas sin agarrarme de la baranda, frenar de golpe con un solo patín, hacer una vuelta de cuclillas; no dudaba en agarrarme del primero que pasaba con tal de cumplir mi objetivo.
En una prueba perdí el equilibrio y la caída era inminente; moví los brazos como aspavientos pero era inútil. Sentí una mano que apretó la mía, me aferré fuerte y de un tirón me levantó. Recuperé el equilibrio y sin decir nada, seguimos avanzando por la pista dando varias vueltas tomados de la mano: era Horacio, con sus pecas y nariz grande.

¿Yo? Melody.
Supe su nombre cuando, apoyados en la baranda y a los gritos, comenzamos a hablar. Nos sorprendió que fuéramos de La Plata y fue inevitable empezar a tantear los gustos: los dos socios del club Universitario, no nos gustaba ir a bailar a confiterías, ni las coreografías de Música en Libertad o de Alta tensión; toda una definición de afinidad en esa época. En el fútbol no nos poníamos de acuerdo: yo de Gimnasia, él de Estudiantes. Nos despedíamos con un: “si venís otra vez nos vemos…”. Y así ocurría. Lo veía de lejos y le pasaba cerca; al rato estábamos tomados de la mano patinando. Nada más.

Nos volvimos a ver después de un año en La Plata, en las fiestas de carnaval del club Universitario. Horacio era tímido y reservado, pero me gustaba que no dijera pavadas. Casi sin hablar, bailamos lentos y coreamos entusiasmados al dúo Bárbara y Dick que actuaba en vivo esa noche, con su mítica canción “El funeral del labrador”.
En el ‘75, ya absorbida por la militancia, dejé atrás el club y los bailes. En un encuentro de la UES lo vi a Horacio. No tuvimos que decir nada, nos miramos, sonreímos y entendimos que habíamos elegido el mismo camino. Me dio mucha alegría.

Los encuentros se hicieron más frecuentes y casi de lo único que hablábamos era de la militancia. Horacio estaba menos tímido: había leído mucho de política y eso le daba más soltura para hablar. Parecía más grande, seguro de sus actividades, muy comprometido.

En agosto del ‘76, por los cambios en la organización de la UES, Horacio se había convertido en mi responsable por unos meses. Teníamos asignada la tarea de hacer una volanteada en la puerta de la escuela de 1 y 38.

–Tomá, guardalos –me dijo Horacio mientras me entregaba los volantes envueltos en  papel de diario.
–¿No nos expone mucho hacer esto? –pregunté, convencida de que no estaban dadas las condiciones de seguridad para hacerlo.
–No te preocupes, todo va a salir bien.  
–Ok. Nos vemos mañana –le di un beso y me fui escondiendo el paquete en una bolsa de mandados, debajo de un atado de acelga y unas lechugas.

Me fui a coser un bolsillo, disimulado en una campera, para llevar los volantes y que no me vean con ningún paquete sospechoso; en esos días todo era sospechoso, había que extremar los cuidados.

Al otro día repasé mentalmente mil veces las citas y los horarios establecidos. Me puse ropa cómoda, nada de plataformas, por si había que correr. La campera quedó bien, no se notaba el bulto de los volantes. Me fui caminando, eran muchas cuadras pero me permitía regular la hora y no depender de los micros; iba mirando si había alguna pinza policial. Tenía que esquivarlas. No me podían agarrar con esos papeles; me jugaba la vida. Cada movimiento raro en la calle me intranquilizaba, trataba de calmarme. Miraba el reloj a cada minuto, regulaba el paso. Estaba cerca y era un poco temprano. Di unas vueltas, vi a otros compañeros en las calles trasversales, haciendo tiempo para la cita. Estaba Horacio, no llevaba la campera verde oliva, por seguridad se recomendaba que no se usaran más. Tenía un pulovercito escote en V y una chomba, estaba muy prolijo. Me tranquilizó verlo.

A la hora prevista nos acercamos a la entrada de la escuela. Yo ya había sacado los volantes de la campera  me los había colocado en el pecho.
–Ahora –gritó Horacio.
Algunos alumnos agarraban los papeles que le volaban por la cabeza, firmados por UES-Montoneros, pero a la mayoría no les interesaba; ni llegaban a leer las consignas “Libertad a los presos políticos”, “Fuera los militares”.

Váyanse, voy a llamar a la policía –gritó un preceptor, mientras bajaba a toda velocidad por las escaleras.
Lo miré a Horacio desesperada y me hizo una seña con la cabeza para que me vaya;  al rato dio la orden a todos de desmovilizar.

A la media hora fui a la cita de control. Yo estaba furiosa. Todavía me duraban las palpitaciones y me temblaban las piernas, casi me agarraba ese preceptor facho.
–Esto fue una locura Horacio. No tiene sentido que nos regalemos así. ¿Quien leyó los volantes? ¿Valió la pena?
–Sí, es cierto, estábamos muy expuestos. Pero siempre vale la pena, con que uno lo haya leído,  valió la pena.
– ¿Un volante por uno de nosotros? Me parece muy desigual. Qué sé yo… me parece que tenemos que hacer cosas pero menos visibles…
–Puede ser. Pero hay que seguir.

Me apretó en un abrazo. Los botones de su campera verde oliva, impregnada de olor a cigarrillo, se me incrustaron en la cara. Me daba palmaditas en la espalda y en la cabeza; una manera de contenerme y darnos fuerza.

No hubo próxima cita; nos reencontramos en el Pozo de Arana. Fue devastador escuchar su voz, no sabía que a él también lo habían secuestrado. En la sala de tortura nos hacen hablar, una especie de careo. Con voces temblorosas intercambiamos algunas palabras; suficientes para darnos aliento y fuerza.
Estaba desnudo, casi no hablaba, sólo gritaba cuando no le tapaban la boca. Un grito desgarrador.

A los seis días de estar ahí, donde no comimos absolutamente nada, nos hicieron subir a varios compañeros a un camión. Casi nadie hablaba, estábamos en muy malas condiciones. Yo no sabía quién viajaba, salvo las chicas que estaban conmigo en la celda. Frenamos en el camino. Un guardia leyó una lista para que se bajaran.
–Horacio Ungaro –se escuchó.

Sentí unos pasos, mezclados con los otros que iban llamando: Claudia Falcone, María Clara Ciochini, Daniel Racero, Claudio de Acha, Francisco López Muntaner, otros nombres que trataba de recordar.

No pudimos despedirnos.

De todas las imágenes que compartí, elijo siempre recordar a ese muchacho pecoso, de nariz grande, chaqueta verde oliva, parco y comprometido, que me tendió la mano para que no me caiga cuando patinaba y logró hacerme sentir Melody. (Página 12, 16-9-17)

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1861 - LA CONFEDERACIÓN ARGENTINA ES DERROTADA EN PAVÓN

En la parte culminante de la guerra entre Buenos Aires y la Confederación Argentina, se enfrentaron nuevamenteUrquiza y Mitre.

El combate fue confuso, porque cuando las tropas de Mitre parecían derrotadas, el clarín de la reserva de Urquiza toca a retirada y éste, sin prestar atención a nada ni a nadie, vuelve grupas y comienza su regreso a Entre Ríos dejando el campo al jefe vencido.

Este hecho nunca quedó muy claro; muchos historiadores hablan de algún entendimiento previo entre Urquiza y Mitre, gestado en la noche anterior por intermedio de Yatemon, un misterioso norteamericano de la confianza de Urquiza.

VER MÁS . . .

 

SECUESTRO Y DESAPARICIÓN DE JORGE JULIO LÓPEZ - LAS PISTAS DE SIEMPRE Y LAS RESPUESTAS QUE NO LLEGAN NUNCA
El juicio a Etchecolatz en 2006 fue el primero en comenzar tras la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Jorge Julio López declaró el 28 de junio y el 18 de septiembre lo desaparecieron. El Estado sigue sin dar respuestas sobre lo que pasó, pero su testimonio sigue aportando al proceso de memoria, verdad y justicia.

Cuando faltaban cinco días para que se cumplieran quince años de su segunda desaparición, Jorge Julio López volvió a denunciar a sus verdugos. Lo hizo desde la ausencia, cuando se proyectó su declaración de 2006 en el juicio a Julio César Garachico, uno de los muchos torturadores del Circuito Camps a los que señaló con nombre y apellido. Mientras sus palabras siguen contribuyendo al arduo proceso de memoria, verdad y justicia por los crímenes de la última dictadura cívico-militar, sigue sin haber una respuesta sobre qué hicieron con él aquel 18 de septiembre de 2006, cuando se convirtió en el único ex detenido-desaparecido que volvió a desaparecer.

López había declarado el 28 de junio de ese año en el primer juicio que comenzó luego de la anulación de las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Tenía en el banquillo de los acusados a Miguel Osvaldo Etchecolatz, condenado luego a prisión perpetua por sus crímenes “en el marco de un genocidio”. Un día antes de esa sentencia, cuando era el turno de los alegatos, López desapareció. Se sabe que tenía muchas ganas de estar en la audiencia y verle la cara al genocida, pero nunca llegó. Fue visto esa mañana caminando en un radio cercano a su casa, donde la puerta no fue forzada. El último testigo lo vio frente a la casa de Susana Gopar, una policía que figuraba en la agenda de Etchecolatz. El dato forma parte de una de las pistas inconclusas que acumulan años en una causa judicial que crece sin demasiadas novedades.

Nacido en General Villegas en 1929, trabajador en tambos y plantaciones antes de convertirse en albañil en Los Hornos, López militó allí en una unidad básica del peronismo montonero. Doblaba en edad a la mayoría de las y los jóvenes que participaban de ese espacio, al que llevaba a sus hijos los fines de semana y donde aportaba lo que sabía para reparar veredas y otras mejoras en ese barrio de la periferia platense. Secuestrado el 27 de octubre de 1976, pasó por distintos centros clandestinos del Circuito Camps y luego fue legalizado como preso político y liberado en 1979.

Durante largos años, guardó silencio. En su casa no se hablaba de lo que había vivido en cautiverio. El encuentro fortuito con un compañero de militancia lo impulsó a empezar a poner en palabras lo que había visto y sufrido. Así contó, por ejemplo, sobre los fusilamientos que había presenciado en Arana. Con sigilo, ante una familia temerosa, fue incrementando su participación militante hasta declarar primero en 1999 en un Juicio por la Verdad y luego en 2006, en el emblemático juicio a Etchecolatz. Sus denuncias podían seguir en otros procesos, algo que la desaparición en democracia truncó a medias: la proyección de su testimonio en nuevos debates contra represores continúa de alguna manera lo que él había decidido comenzar.

Cruces telefónicos, geolocalizaciones y cuerpos NN

Después de un largo derrotero, el juez de la causa es Ernesto Kreplak. Pero la instrucción de la causa FLP 509/2008, caratulada “López, Jorge Julio s/desaparición forzada de persona”, está delegada desde 2009 en la Unidad Fiscal creada para intervenir en los procesos por violaciones a los derechos humanos durante la época del terrorismo de Estado -y conexos- en la jurisdicción de La Plata. Desde agosto de 2018, su coordinador es el fiscal general Hernán Schapiro. El año pasado se incorporó su par Gonzalo Miranda. Ambos comandan la investigación, centrada especialmente en dos legajos que forman parte de una causa de dimensiones inmensas: el 10 y el 53.

El legajo 10 apunta a identificar cuerpos NN posteriores a 2006 para cotejarlos con los datos de López. Desde la fiscalía indicaron a este diario que recién este año se logró –a partir del trabajo del Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (SIFEBU)- la digitalización de 128 libros de inhumaciones en el cementerio de La Plata. Esta semana se entregó el informe sobre los puntos a trabajar: hay más de 50 cuerpos que cotejar. Sólo en esa jurisdicción. Además, se recaba información de todas las morgues del país. “Todo eso lo procesa el SIFEBU, que también lo usa para buscar a un montón de personas más. Esa línea insume mucho trabajo, pero es una línea que no se puede dejar de explorar”, plantearon. A esa labor se sumó en el último tiempo el Equipo Argentino de Antropología Forense.

El legajo 53, en tanto, tiene que ver con una de las grandes cuentas pendientes en torno a la investigación desde la segunda desaparición de López. Recién ahora se logró sistematizar el universo de cruces de llamadas y geolocalizaciones en torno al testigo en las fechas cercanas a la desaparición. “Fue bastante complejo porque con el correr de los años fue cambiando el software que se usaba para procesar esos datos. Llegaron a 10 millones los registros que se llegaron a procesar”, comentaron desde la fiscalía. “Le pedimos colaboración al laboratorio de comunicaciones la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (DATIP) del Ministerio Público Fiscal. Ellos tomaron las viejas bases de datos y pudieron cargarlas en un software propio y después de más de un año de trabajo –iniciado en diciembre de 2019- lo entregaron hace poco a la fiscalía”. La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que ya había formado parte de la causa en los primeros años, volvió a intervenir (en febrero último) y se encuentra analizando esa red inmensa.

Esos datos incluyen las comunicaciones mantenidas por López en aquellos días, así como por quienes hablaron con él y todas las comunicaciones que activaron la antena que recepta el domicilio de López en Los Hornos. El rastreo de llamadas y ubicaciones se hizo también sobre “las personas sospechadas en cada una de las hipótesis vigentes” y sus interlocutores frecuentes. Desde la fiscalía afirmaron que “siempre se trabajó con las hipótesis de las personas que podrían haber perpetrado un atentado contra López teniendo en cuenta que los perjudicó con su testimonio, más las que podía llegar a perjudicar” con nuevas declaraciones, como los penitenciarios acusados en un juicio que se avecinaba cuando desapareció. Una de esas pistas tiene más fuerza que las otras, pero “para no perjudicar la investigación” el dato se mantiene a resguardo. Es el mismo al que se apuntaba en el informe de fiscalía de 2019. Este año no habrá tal informe.

Parece redundante señalarlo, pero en esas líneas de hipótesis hay desde el principio elementos que conducen a Etchecolatz y su entorno, así como a penitenciarios bonaerenses de la dictadura y otras personas a las que López mencionó en su testimonio. Nombres hay muchos: identificó a una veintena de represores de la Brigada de Investigaciones, de los campos de Arana, de Comisaría 5ta, de Comisaría 8va y de Unidad 9 como Manuel Aguiar, Carlos Roberto Urcola, Carlos Ramón Gomez, Luis Raúl Ponce, Raúl Muñoz, Héctor Alberto Herrera, Tránsito Gigena, Oscar Acosta, Antonio Vargas, José Alfredo Orellana, Julio César Pasquale y Ángel Trotta. De hecho, varios de los nombres que dio en su declaración de 2006, y que estaban libres por entonces, fueron luego detenidos y condenados en el marco de otras causas por delitos de lesa humanidad. Como Garachico.

Los otros juicios

Julio César Garachico, el torturador al que ahora se juzga por distintas víctimas –entre ellas, López- vivía en 2006 en Puerto Madryn y era el gerente del casino Punto y Banca. Luego de la desaparición de López, un diario local iba a revelar que lo habían mencionado como parte del “grupo de los picaneadores”. Ese día, Garachico dejó la ciudad y se le perdió el rastro.

Fueron los abogados de López quienes lo ubicaron en Mar del Plata, algo que ni la Justicia ni las fuerzas de seguridad habían logrado hacer. Ahora, desde la prisión domiciliaria, enfrenta un nuevo juicio en su contra por crímenes de la dictadura. Si intervino en la desaparición de López en democracia, la Justicia aún no lo probó.

“Es como una muestra de cuánto nos cuesta hacer justicia y de las cosas que hemos tenido que atravesar como movimiento de Derechos Humanos para llegar a esto. Garachico, un tipo al que tuvimos que localizar nosotros a partir de la segunda desaparición. Es impactante. Esto surge de los policías que nombra López, pero sólo llega Garachico a juicio. Había muchos otros”, señala Guadalupe Godoy, una de las abogadas de López y quien se puso al hombro la búsqueda de respuestas tras la segunda desaparición.

Así como se logró, tras largos años de espera, dar inicio al juicio a Garachico, está pronto a comenzar otro vinculado a López. El que juzga a los penitenciarios de Marcos Paz que fraguaron información cuando la Justicia fue en busca de pruebas en la primera etapa tras la desaparición del testigo. Entre otras cosas, alteraron los registros de quienes ingresaron a visitar a represores presos, que podrían haber estado involucrados en el caso.

De todos modos, será solo un juicio correccional (que llevará adelante Alberto Osvaldo Recondo, titular del Juzgado Federal n.° 4 de La Plata). Los acusados afrontan únicamente la posibilidad de una pena de multa. “Porque lo que se juzga es una violación a los reglamentos internos de la cárcel por no haber constatado correctamente las visitas. La fiscalía intentó impulsar varias veces el tema de las llamadas, porque Etchecolatz no hablaba del teléfono oficial sino de otros, pero eso nunca prosperó y lo único que quedó firme son las irregularidades en el registro de visitas”, explicaron. Sobre todas las pruebas que se puedan haber ocultado allí, tampoco habrá mayores respuestas.

Un pedido de alcance internacional

Ante la falta de respuestas a nivel local, hace siete años la querella de Justicia Ya La Plata llevó la causa ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para exigir la intervención de la Corte internacional ante un caso que “inauguró la figura del ex detenido desaparecido que ha vuelto a desaparecer”. En el marco del aniversario número 15, desde ese espacio expresaron su rechazo a la “solución amistosa con el Estado” por parte de esa entidad, y reclamaron “que se eleve a la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.

“La denuncia solicitó se investigue la responsabilidad y aquiescencia del Estado argentino en el caso Jorge Julio López”, plantearon desde Justicia Ya, y denunciaron que “durante estos 15 años de impunidad en el caso los gobiernos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández, con sus gobernadores Felipe Solá y Daniel Scioli, el de Mauricio Macri con María Eugenia Vidal y el de Alberto Fernández con Axel Kicillof, nunca impulsaron políticas concretas que permitieran el avance en la investigación. Ellos, junto a los distintos jueces que pasearon la causa, primero en la justicia provincial y luego la federal, construyeron un verdadero monumento nacional a la impunidad”.

En febrero de 2018 recibieron una primera respuesta de la Comisión Interamericana, que planteó “iniciar una mesa de diálogo tendiente a explorar la posibilidad de alcanzar una solución amistosa”. El colectivo recordó que “el macrismo jamás se presentó a dar la cara. Llegado ya el gobierno de Alberto Fernández la Comisión insistió con el mecanismo de la ‘solución amistosa’ a lo que respondimos que no vamos a negociar con ningún funcionario la vida del compañero y vamos a seguir interpelando al Estado Argentino para que dé una respuesta a tantos años de impunidad y retardo de justicia. No puede haber solución amistosa cuando no sabemos qué pasó con López y cuando sus verdugos de ayer y de hoy siguen libres e impunes”.

MEMORIA COLECTIVA

El juicio a Etchecolatz en 2006 fue el primero en comenzar tras la anulación de las leyes de impunidad. Tal era su importancia, y en ese marco fue desaparecido un sobreviviente, testigo y querellante. No hay otro caso igual. Al cumplirse 15 años de aquel proceso, las prosecretarías de Derechos Humanos de la UNLP y de la FAHCE-UNLP -en el marco del Programa de Apoyo a Juicios- y la Comisión Provincial por la Memoria lanzaron una iniciativa para construir un archivo colectivo de memorias de aquella experiencia, atravesada por la desaparición de López. Fotos, videos y relatos de esas jornadas pueden enviarse a fuegenocidio@comisionporlamemoria.org
(Luciana Rosende, Tiempo Argentino, 17/09/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1945 – MARCHA “DE LA CONSTITUCIÓN Y LA LIBERTAD”

A los sones de "La Marsellesa", un heterogéneo conglomerado político opositor al régimen militar que dos años antes había dado fin a la "Década Infame" marcha desde el Congreso hacia la Recoleta. Cerca de 200.000 personas encabezadas por los retratos Mitre, Sarmiento y Rivadavia, bajo los que avanzaban del brazo comunistas, radicales, socialistas y conservadores como Rodolfo Ghioldi, Ernesto Giudici y Juan José Ledal, Federico Pinedo, José María Cantilo, Gabriel Oddone, Joaquín Anchorena, Alfredo Palacios avanzan al son del festivo cántico "Hoy hacemos el cajón para Farrell y Perón".

La importante manifestación provocó gran impacto y desencadenó una sucesión de asonadas militares que culminaron el 8 de octubre, cuando el general Eduardo Avalos, jefe de la guarnición militar de Campo de Mayo, exigió la renuncia y detención del vicepresidente Juan Domingo Perón, quien días después será detenido y trasladado a la isla Martín García. La reacción no se hizo esperar y el 17 de octubre las grandes movilizaciones obreras convergieron a Plaza de Mayo exigiendo la libertad de Perón y abriendo camino a un proceso electoral en el que resultó elegido presidente.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1955 - BOMBARDEO DE INSTALACIONES CIVILES PETROLERAS EN EL PUERTO DE MAR DEL PLATA

Al amanecer del 19 de septiembre de 1955la Marina de Guerra bombardeó dos objetivos de la costa: la Escuela de Artillería (actual AADA 601) y los tanques de combustible de YPF ubicados en el puerto. Muchos creen erróneamente que fueron los globos de gas de Punta Mogotes, que en realidad aún no habían sido instalados.

El golpe de estado, conocido como Revolución Libertadora, fue encabezado por el general Eduardo Lonardi y el contralmirante Isaac F. Rojas junto a un grupo de civiles antiperonistas.

El ataque comenzó cerca las 6.40 de una jornada gris cuando un avión naval hizo un fallido intento de destruir los tanques de combustible. Luego, el crucero “9 de Julio” tomó posición a 8500 metros de la costa y durante diez minutos cañoneó el objetivo, destruyendo nueve de los once tanques. La versión oficial, jamás refutada históricamente, indica que no hubo víctimas.

Minutos antes del mediodía, los destructores San Juan, San Luis y Entre Ríos cañonearon durante doce minutos la “Escuela de Artillería Antiaérea” (hoy AADA 601), unidad leal a Perón que había sido evacuada ante la inminencia del ataque, que destruyó la antena del radar y el tanque de agua.

Las fuerzas navales también dispararon contra tropas del Ejército que se habían apostado con piezas de artillería en la zona del Golf Club y que huyeron en forma precipitada.
Las crónicas de la época también ofrecen referencias sobre grupos de civiles armados que se apostaron en la escollera norte con el propósito de evitar el desembarco de los marinos, produciéndose un enfrentamiento que terminó con la retirada de los partidarios de Perón.

Sorpresa y horror

¿Estaba alertada la población marplatense? La mayoría de los testimonios oídos a lo largo de los años nos hablan de sorpresa y de horror.

La historia oficial indica que el domingo 18 de septiembre el jefe de la Base Naval recibió un mensaje del “Comando Revolucionario”, ordenándole “informar a la población por todos los medios que a partir del amanecer serán bombardeadas las posiciones que se oponen al movimiento, además de la Escuela Antiaérea y los tanques de petróleo del puerto”. Se requería, además, la evacuación de toda la costa “desde Playa Grande hasta la Bristol en una profundidad mínima de cinco cuadras y las proximidades de los otros objetivos”.

En una crónica publicada por LA CAPITAL el 20 de septiembre se lee que los bombardeos “confirmaron lo que venían anticipando algunas emisoras uruguayas”, de donde se deduce que a nivel local no hubo información.

Sí hay registros del intenso movimiento que en la mañana del 19 de septiembre realizaron efectivos policiales en todo el sector costero, golpeando puerta por puerta para pedir la evacuación de los hogares.

Un despertar aterrador

Pero muchos se enteraron al despertar con el ruido aterrador de las bombas. En la población portuaria recayó la mayor cuota de horror, no sólo por los estruendos cercanos ni por la negra columna de humo que se alzó desde los tanques en ignición. Se sumó que algunas bombas cayeron sobre viviendas y comercios de ese populoso barrio. La crónica periodística del día siguiente da cuenta de varias personas heridas.

No debe olvidarse que sólo tres meses antes la aviación naval había bombardeado y ametrallado Plaza de Mayo, con cruento saldo en la población civil. El temor de una nueva masacre no era infundado y cundió en la población marplatense, al tiempo que se propalaron rumores sobre posibles bombardeos en otros puntos de la ciudad, como la Estación de Ferrocarril.

Ello motivó que miles de marplatenses se alejaran de sus casas en busca de lugares que consideraban seguros, utilizando para ello los más diversos medios de locomoción o simplemente a pie, llevándose los enseres que pudieron.

El bombardeo sobre Mar del Plata fue el primer paso de un plan anunciado que seguiría con idénticos ataques sobre las destilerías de La Plata y de Dock Sud. La renuncia de Perón puso fin a las maniobras. El horror de aquel día sólo se vivió en Mar del Plata. (La Capital de Mar del Plata)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1968 – MUERE JOHN WILLIAM COOKE

"COOKE: EL HOMBRE QUE LE DISCUTÍA A PERÓN

Así tituló el Profesor Norberto Galasso una nota del año 2014. De esa nota hemos extraído algunos párrafos de quien fue, para nosotros, indiscutible militante y el dirigente más lúcido dentro de las filas del peronismo.

Dice Galasso: "Mucho podría hablarse sobre él, sobre su espíritu revolucionario, su coraje a prueba de balas, su crítica a la burocracia, su amistad con el "El Che", su singular condición de intelectual capaz de meterse, armas en la mano, en los conflictos de junio del 55 y en el de playa Girón en la Cuba, de 1961, de su militancia permanente y de su alto valor intelectual a veces no reconocido. Mucho también de su concepción acerca de la vida y la muerte que lo llevó –hace medio siglo– a donar sus órganos, hecho inusual en aquellos años. Así también acerca de su porfiado proyecto de construir una izquierda nacional dentro del gran movimiento nacional y prever el armado de una dirección revolucionaria que remplazase al General cuando este abandonase este mundo."

(...) "Cooke tuvo una peculiaridad que no cultivaron los hombres más calificados del peronismo de aquel tiempo, que consistió en discutirle, mano a mano, al jefe del movimiento, en puntualizar sus disidencias y marcarle los peligros de ignorar el futuro. En este sentido, sus cartas con Perón constituyen una cantera riquísima de enseñanzas."

(...) "Somos peronistas porque está Perón. Cuando Perón no esté, ¿que significará ser peronista? Cada uno dará su respuesta propia y esas respuestas no nos unirán, sino que nos separarán. Tal vez nos encontremos en los homenajes recordatorios, pero entre un partidario de las 'conciliaciones' que propugnan los obispos y un revolucionario, no hay campo de entendimiento: estamos en diferentes barricadas y como la lucha es muy aguda, no nos saludaremos como caballeros medievales sino que nos degollaremos, como corresponde a enemigos irreconciliables."

Rescata Galasso la profundidad de las ideas de Cooke en una definición simple al afirmar que: "El peronismo es el hecho maldito de la política del país burgués… El Peronismo es, como movimiento, un gigante invertebrado y miope."

"Concuerdo –le dirá Perón más de una vez– con sus excelentes juicios… Todo es consecuencia de los desmesurados apetitos de los que anhelan vender la liebre antes de cazarla." Pero "El Bebe" no dejará de contestarle: "…Mis argumentos, desgraciadamente, no tienen efecto; usted procede en forma muy diferente a la que yo preconizo y a veces, en forma totalmente antitética."
“Pero, si echamos de nuestras filas a los obispos, a los generales, a los empresarios –le responderá Perón– ellos se fortalecerán en la derecha y nosotros seremos muy pocos para combatirlos.”

"Y ahí reside la polémica que todavía nos debemos, dice el profesor Galasso, aquello que en las cartas cruzadas entre Perón y Cooke quedó sin definir porque "El Bebe" se murió muy joven y porque el viejo General intentó reeditar el 45 cuando, merced a su táctica inteligente, logró regresar, pero ya muy enfermo y en una Argentina distinta a la de aquella del 17 de octubre. Esa discusión está todavía pendiente, especialmente cuando hay tanto liberal conservador que esconde su viejo pelaje gorila, pero hay que saldarla porque se trata de la Argentina que queremos y cómo llegar a construirla, aquello que en última instancia ambicionaban tanto Perón como Cooke."

UNA EMOTIVA ANÉCDOTA DEL BEBE COOKE

El 19 de Setiembre de 1968, moría tras una operación en el Hospital de Clínicas el militante peronista y referente revolucionario John Williams Cooke. La Dictadura de Onganía había permitido su ingreso al país desde Montevideo a sabiendas, por informes de inteligencia, de que el cáncer de pulmón que afectaba al prófugo más buscado estaba en su etapa terminal.

Treinta y seis horas antes, había iniciado el último viaje hacia el imponente edificio de la avenida Córdoba en un viejo Kaiser Carabella, acompañado por su brillante compañera Alicia Eguren y por "el mejor de sus oficiales", como a él gustaba nombrarlo a Carlos Lafforgue que oficiaba de chofer, custodio, y compañero de máxima confianza del "gordo" como cariñosamente llamaba a John.

Cooke trazó un recorrido muy preciso, atravesando la zona norte de la ciudad, rodeando los lagos de Palermo y el Rosedal, para pasar en silencio frente a la embajada norteamericana, que catalogaba a Cooke como "peligroso elemento comunista" desde que había enfrentado junto con el Che, Fidel y el pueblo cubano el intento de invasión de Bahía de los Cochinos, con metralleta en la mano y un compromiso revolucionario inquebrantable.

El viaje transcurrió en silencio, solo acompasado por el sonido del poderoso motor del Kaiser, y algún comentario casi en cuchicheos de John para Alicia.

Cooke daba solo las precisas indicaciones del recorrido, hasta que llegaron a las puertas del Clínicas.

Al descender, con las dificultades propias que originaba el tumor, el "Gordo” le dijo a Carlos casi como un susurro mirándolo fijamente a los ojos: "¿sabe?, este mismo viaje, este mismo recorrido que le pedí que hiciera, lo hice yo en calidad de chofer como hoy usted, en mayo de 1951 cuando lo traje a morir a Homero Manzi".
Carlos comprendió las profundidades de las palabras de Cooke y. se fundió en el último largo abrazo con el mayor revolucionario de la historia del Peronismo.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1822 - SAN MARTÍN INSTALA EL CONGRESO CONSTITUYENTE DEL PERÚ

Se instaló con gran pompa el Congreso Constituyente del Perú. El general José de San Martín se despojó en su presencia de la banda bicolor, símbolo de la autoridad protectora que hasta entonces había ejercido. Se dirigió a los asistentes declarando: "Al deponer la insignia que caracteriza al jefe supremo del Perú no había más sino cumplir con mis deberes y con los votos de mi corazón". "Si algo tienen que agradecerme los peruanos es el ejercicio del supremo poder que el imperio de las circunstancias me hizo obtener. Hoy que felizmente lo dimito, yo pido al Ser Supremo el acierto, luces y tino que necesita para hacer la felicidad de sus representantes". "¡Peruanos! Desde este momento queda instalado el congreso soberano y el pueblo reasume el poder en todas sus partes". Retirado del recinto, el congreso designó al general San Martín Generalísimo de las armas del Perú por "sus heroicos servicios a la causa del país".

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

ASESINATO DE JULIO TROXLER  -  (1926 – 1974)

Sobreviviente de los fusilamientos en los basurales de José León Suárez en 1956 (hecho sucedido bajo el gobierno de facto de la "Revolución Libertadora" que motivó a Rodolfo Walsh a escribir el libro Operación Masacre).
Luego hizo de narrador y actuó de sí mismo en la película del mismo nombre del libro de Walsh. El director del filme fue Jorge Cedrón.

Durante la gestión como gobernador de Oscar Bidegain, se desempeñó como jefe de la policía de la provincia de Buenos Aires, hasta la renuncia de aquel a su cargo por indicación del Presidente Perón, luego del ataque a la guarnición militar de Azul por la organización guerrillera Ejército Revolucionario del Pueblo el 19 de enero de 1974.

El crimen
Fue secuestrado en la mañana del 20 de septiembre de 1974, cuando iba a la Facultad de Derecho donde trabajaba; lo "levantaron" en un Peugeot 504 negro que luego ingresó por la calle Arcamendia en el barrio de Barracas, hasta desembocar frente al paredón de ladrillos que limita con el terraplén ferroviario; ya en el Pasaje Coronel Rico, los ocupantes del coche lo obligaron a bajar y le ordenaron caminar hacia la calle Suárez en el mismo sentido del vehículo. Julio Troxler caminó pocos pasos con las manos atadas a la espalda y cayó fulminado por una ráfaga de ametralladora disparada desde el auto. Así murió asesinado por la Triple A en Buenos Aires el 20 de septiembre de 1974.

El comunicado de la Triple A decía: "La lista sigue. Murió Troxler y el próximo, para rimar, será Sandler". Se refería a una lista difundida con anterioridad con los nombres de Rodolfo Ortega Peña, Alfredo Alberto Curuchet, Atilio López, Troxler, Héctor Sandler, Horacio Sueldo, Bidegain, Héctor José Cámpora, Laguzzi, Betanín, Villanueva, Mario Firmenich, Carlos Caride, Taiana, Añón y Norma Arrostito. VER MÁS . . .

* * * * * *

Carta del hermano de Julio Troxler al presidente de la Corte de Justicia para pedir se investigue la muerte haciendo responsable a la Triple A y al entonces Gabinete Nacional de Isabelita

México D.F., Enero 10 de 1978.-

Al Señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación
Doctor Horacio Heredia
Buenos Aires
Argentina
--------------

En la reunión de gabinete presidencial realizada el día 8 de Agosto de 1974 en la residencia oficial de Olivos y presidida por la entonces primer magistrado de la Nación, señora María Estela Martínez, se dispuso el asesinato de -entre otras personas- JULIO TOMAS TROXLER, hermano del suscripto.

En la citada reunión se procedió a proyectar sobre una pantalla una serie de diapositivas de sus supuestas responsabilidades o implicancias subversivas. Ante cada imagen proyectada, alguien que oficiaba de informante procedía a atribuir a los respectivos ciudadanos tan originalmente juzgados, supuestas actividades políticas o ideológicas subversivas o antipatrióticas.

Inmediatamente de finalizada dicha reunión, uno de los ministros integrante del gabinete presidencial participante de la misma, procedió -con las reservas y el sigilo que las circunstancias imponían- a comunicarle a JULIO TOMAS TROXLER tan siniestra determinación, aconsejándole ausentarse inmediatamente del país para salvar su vida. Este negóse a adoptar tal actitud, argumentando que de su conducta tanto pública como privada nada tenía que ocultar y que se encontraba por lo tanto en condiciones de probar la inconsistencia de todos los cargos o imputaciones que pudieran formularse en su contra.

Esta actitud noble y quijotesca habría de serle fatál, pues pocas semanas después, precisamente el día 20 de Septiembre del mismo año fue detenido frente a la Facultad de Medicina -lugar donde desempeñaba sus tareas- por un grupo de sujetos con uniforme policial y forzado a ascender a un automóvil. Minutos más tarde fué obligado a descender en el pasaje Coronel Rico del barrio de Barracas y asesinado mediante numerosos disparos de armas de fuego.

Simultáneamente al desarrollo de estos acontecimientos, en nombre de la organizacion AAA se informaba sobre los mismos a los medios periodísticos atribuyéndose tal hecho, como asimismo -como si ello constituyera justificativo de tan vil y cobarde asesinato- atribuyéndole alevosamente a JULIO TOMAS TROXLER actividades ideológicas y militancias que jamás el mismo había sustentado ni practicado.

Infortunadamente y pese al tiempo transcurrido desde estos acontecimientos, jamaz sus familiares ni allegados supieron que se hubiera iniciado labor de investigación alguna, pese que quien suscribe conjuntamente con su hermano BERNARDO IGNACIO TROXLER y a los exclusivos efectos de sentar constancias, en audiencia con el entonces Jefe de la Policía Federal Comisario Alberto Villar (ya que en la comisaría de Policía jurisdiccional del hecho no se les permitió el ingreso y en la misma calle se les contestó negativamente a todo intento de inquirir sobre lo acontecido) requirieran tal investigación y aportaran elementos de juicio que posibilitarían la inmediata detención de los responsables materiales del crimen. Las ambigüedades y el tono de sorna que trasuntaban las palabras del Comisario Villar al manifestarles que no habían disponido de tiempo para ocuparse del caso pero que lo haría investigar y que posiblemente la C.I.A. fuera la responsable del hecho, los obligó en esa oportunidad a manifestarle que sabían perfectamente que el asesinato había sido dispuesto en la reunión del gabinete presidencial. Las consecuencias de la audiencia con el señor Villar no se hicieron esperar: dos días después dos sujetos vinculados al servicio de espionaje que -el ahora prófugo de la justicia- José López Rega había montado en el Congreso de la Nación, trataron de detenerlos en la confitería "El Molino", frente al propio Congreso Nacional.

Con la celeridad que las circunstancias imponían se trasladaron a la Secretaría de Defensa, en la cual, en audiencia con los señores Generales JORGE RAFAEL VIDELA y ROBERTO E. VIOLA expusieron tales circunstancias y solicitaron el otorgamiento de garantías. La denegación de tal solicitación fundada por los señores Generales mencionados en el hecho de que "en el país había un gobierno legalmente constituído" y que "bajo ningún concepto las fuerzas armadas podían intervenir" fué la respuesta al requerimiento. Y el inmediato viaje desde la Secretaría de Defensa hasta la Embajada de México en procura de asilo fue la determinación adoptada y que es la que le permite hoy a quien suscribe dirigirle la presente con toda esta suerte de antecedentes que espera aporten un sólida base para el esclarecimiento de tales siniestras actividades de dicha organización criminal dirigida desde la propia Presidencia de la Nación.

En consecuencia, quien suscribe solicita al Sr. Presidente de la Corte que ordene por donde corresponda se tome declaración a todas las personas mencionadas en esta presentación (ex miembros del Gabinete Nacional, ex Presidente de la Nación Sra. Martínez y actuales Presidente de la Nación Teniente General D. Jorge Rafael Videla y Jefe del Estado Mayor General del Ejército, General de División D. Roberto E. Viola) e igualmente se adopten todas las medidas de investigación que correspondan conforme surja de las declaraciones que se tomen a las personas mencionadas.

Confiando en la diligencia que el Sr. Presidente sabrá imponer a las correspondientes tareas de investigación y consecuente detención y procesamiento de los que resultaran responsables tanto material como intelectualmente de dichas actividades criminales, solo réstale saludarlo con atenta consideración y respeto.-

Federico Guillermo Troxler
L.E. 3.242.505
(texto aportado por la Compañera Eva Troxler, sobrina de Julio e hija 
del compañero sindicalista del SUPE Federico Guillermo Troxler, desde el exilio en México)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1866 - BATALLA DE CURUPAYTI
(otra batalla que Mitre NO ganó)

El 22 de septiembre de 1866, Bartolomé Mitre, general en jefe de la Triple Alianza, ordenó el asalto a la formidable posición fortificada enemiga de Curupaytí con 9.000 soldados argentinos y 8.000 brasileños, la flor y nata del ejército, el apoyo del cañoneo de la escuadra imperial y la cooperación de las fuerzas orientales de Venancio Flores. De toda la guerra del Paraguay ésta es la primera batalla planeada por Mitre y también la primera (y única) dirigida directamente por él. Necesitado de un triunfo para levantar su alicaído prestigio militar (prestigio imaginativo y literario) Mitre decidió tomar Curupayty, pero una vez más demostraría su impericia militar. VER MÁS . . .

 

1974 - MORÍA JUAN JOSÉ HERNÁNDEZ ARREGUI
Uno de los "malditos" más brillantes del pensamiento nacional

ESTO DECÍA SOBRE LA CLASE MEDIA:
Al peligrar su status económico, la clase media experimenta el sentimiento temeroso de su aislamiento, entre la clase alta a cuyo ideal de vida aspira y la clase baja a la que teme descender.
(…) Duda entonces de las tradiciones culturales de la clase dirigente en la que ha sido educada, percibe que las instituciones sociales que le parecían –a través de la educación recibida- lo más sólido de la vida colectiva, no responden a sus representaciones mentales, ni a sus intereses específicos de clase intermedia.
(…) El enemigo de la clase media no es el movimiento obrero organizado, sino ella misma, por su falsa idea de la jerarquía social, por su incomprensión de su real ubicación en los cuadros de la sociedad dividida en clases y por su función conservadora del antiguo orden, del cual es una víctima asalariada y por ende, sin libertad ética y cultural, aunque con camisa planchada… (“La formación de la Conciencia Nacional”, Buenos Aires, 1960)

VER MÁS PENSAMIENTOS

VER SU BIOGRAFÍA

 

1947 - EL PODER EJECUTIVO PROMULGA LA LEY 13010 DEL VOTO FEMENINO.

Tras firmar el decreto, el presidente Juan Domingo Perón se lo entrega a Eva Perón, gran impulsora de la ley, ante una multitudinaria concentración organizada en Plaza de Mayo por la central obrera.
La ley establecía que, “las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos"

Dijo Evita aquel día:
“Mujeres de mi patria: recibo en este instante de manos del gobierno de la Nación la ley que consagra nuestros derechos cívicos. Y la recibo entre vosotras con la certeza de que lo hago en nombre y representación de todas las mujeres argentinas, sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria. Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos, una historia larga de luchas, tropiezos y esperanzas. Por eso hay en ella crispación de indignación, sombra de ataques amenazadores, pero también alegre despertar de auroras triunfales. Y eso último se traduce en la victoria de la mujer sobre las incomprensiones, las negaciones y los intereses creados de las castas repudiadas por nuestro despertar nacional.”

Mis queridas compañeras:

Hemos llegado al objetivo que nos habíamos trazado, después de una lucha ardorosa. Debimos afrontar la calumnia, la injuria, la infamia. Nuestros eternos enemigos, los enemigos del pueblo y sus reivindicaciones, pusieron en juego todos los resortes de la oligarquía para impedir el triunfo. Desde un sector de la prensa al servicio de intereses antiargentinos, se ignoró a esta legión de mujeres que me acompañan; desde un minúsculo sector del Parlamento, se intentó postergar la sanción de esta ley. Esta maniobra fue vencida gracias a la decidida y valiente actitud de nuestro diputado Eduardo Colom. Desde las tribunas públicas, los hombres repudiados por el pueblo el 24 de febrero, levantaron su voz de ventrílocuos, respondiendo a órdenes ajenas a los intereses de la Patria. Pero nada podían hacer frente a la decisión, al tesón, a la resolución firme de un pueblo, como el nuestro, que el 17 de octubre, con el coronel Perón al frente, trazó su destino histórico. Entonces, como en los albores de nuestra independencia política, la mujer Argentina tenía que jugar su papel en la lucha. Hemos roto los viejos prejuicios de la oligarquía en derrota. Hemos llegado repito, al objetivo que nos habíamos trazado, que acariciamos amorosamente a lo largo de la jornada. El camino ha sido largo y penoso. Pero para gloria de la mujer, reivindicadora infatigable de sus derechos esenciales, los obstáculos opuestos no la arredraron. Por el contrario, le sirvieron de estímulo y acicate para proseguir la lucha. A medida que se multiplicaban esos obstáculos, se acentuaba nuestro entusiasmo. Cuando más crecían, más y más se agigantaba nuestra voluntad de vencer. Y ya al final, ante las puertas mismas del triunfo, las triquiñuelas de una oposición falsamente progresista, intentó el último golpe para dilatar la sanción de la ley.

La maniobra contra el pueblo, contra la mujer, aumentó nuestra fe. Era y es la fe puesta en Dios, en el porvenir de la Patria, en el general Perón y en nuestros derechos. Así se arrancó la máscara a los falsos apóstoles, para poner punto final a la comedia antidemocrática.

Pero… ¡bendita sea la lucha a que nos obligó la incomprensión y la mentira de los enemigos de la Patria!… ¡Benditos sean los obstáculos con que quisieron cerrarnos el camino, los dirigentes de esa falsa democracia de los privilegios oligárquicos y la negación nacional! Factores negativos que ignoran al pueblo, que desprecian al trabajo y trafican con él, incapacitados para comprender sus reservas combativas. Esas mentiras, esos obstáculos, esa incomprensión, retemplaron nuestros espíritus. Y hoy, victoriosas, surgimos conscientes y emancipadas, fortalecidas y pletóricas de fe en nuestras propias fuerzas. Hoy, sumamos nuestras voluntades cívicas a la voluntad nacional de seguir las enseñanzas dignificadoras y recuperadoras de nuestro líder, el general Perón. Marchamos con las vanguardias del pueblo que labrará desde las urnas el porvenir de la Patria ansiando una Nación más grande, más próspera, más feliz, más justiciera y más efectivamente argentina y de los argentinos.

He recorrido los viejos países de Europa, algunos devastados por la guerra. Allí, en contacto directo con el pueblo, he aprendido una lección más en la vida. La lección ejemplarizadora de la mujer abnegada y de trabajo, que lucha junto al hombre por la recuperación y por la paz. Mujeres que suman el aporte de su voluntad, de su capacidad y de su tesón. Mujeres que forjaron armas para sus hermanos, que combatieron al lado de ellos, niveladas en el valor y el heroísmo.
Mis queridas compañeras: ¡Inspirémonos en su ejemplo! Este triunfo nuestro encarna un deber, como lo es el alto deber hacia el pueblo y hacia la Patria. El sufragio, que nos da participación en el porvenir nacional, lanza sobre nuestros hombros una pesada responsabilidad. Es la responsabilidad de elegir.

Mejor dicho, de saber elegir, para que nuestra cooperación empuje a la nacionalidad hacia las altas etapas que le reserva el destino, barriendo en su marcha los resabios de cuanto se oponga la felicidad del pueblo y al bienestar de la Nación.

¡Con nuestro triunfo hemos aceptado esta responsabilidad y no habremos de renunciar a ella! La experiencia de estos últimos años, que puso frente a frente la reprimida vocación nacional de justicia económica, política y social, y los viejos caciques negatorios de los derechos populares, ha de servirnos de ejemplo. En momentos de gravedad, los hombres argentinos supieron elegir al líder de su destino e identificaron en el general Perón todas sus ansias negadas, vilipendiadas y burladas por la oligarquía sirviente de intereses foráneos. ¿Podremos acaso las mujeres argentinas hacer otra cosa que no sea consolidar esa histórica conquista? ¡Yo digo que no! ¡Yo proclamo que no! Y yo les juro que no, a todas las compañeras de mi Patria.

El voto que hemos conquistado es una herramienta nueva en nuestras manos. Pero nuestras manos no son nuevas en las luchas, en el trabajo y en el milagro repetido de la creación.

¡Bordamos los colores de la Patria sobre las banderas libertadoras de medio continente! ¡Afilamos las puntas de las lanzas heroicas que impusieron a los invasores la soberanía nacional!

Fecundamos la tierra con el sudor de nuestras frentes y dignificamos con nuestro trabajo la fábrica y el taller. Y votaremos con la conciencia y la dignidad de nuestra condición de mujeres, llegadas a la mayoría de edad cívica bajo el gobierno recuperador de nuestro jefe y líder, el general Perón.

Tenemos, hermanas mías, una alta misión que cumplir en los años que se avecinan. Luchar por la paz. Pero la lucha por la paz es también una guerra. Una guerra declarada y sin cuartel contra los privilegios de los parásitos que pretenden volver a negociar nuestro patrimonio de argentinos. Una guerra sin cuartel contra los que avergonzaron, en un pasado próximo, nuestra condición nacional. Una guerra sin cuartel contra los que quieren volver a lanzar sobre nuestro pueblo la injusticia y la sujeción. En esta batalla por el porvenir, dentro de la dignidad y la justicia, la Patria nos señala un lugar que llenaremos con honor. Con honor y con conciencia. Con dignidad y altivez. Con nuestro derecho al trabajo y nuestro derecho cívico.

Somos las mujeres, misioneras de paz. Los sacrificios y las luchas sólo han logrado, hasta ahora, multiplicar nuestra fe.

Alcemos, todas juntas, esa fe, e iluminemos con ella el sendero de nuestro destino. Es un destino grande, apasionado y feliz. Tenemos para conquistarlo y merecerlo, tres bases insobornables, inconmovibles: una ilimitada confianza en Dios y en su infinita justicia; una Patria incomparable a quien amar con pasión y un líder que el destino moldeó para enfrentar victoriosamente los problemas de la época: el general Perón.

Con él y con el voto, contribuiremos a la perfección de la democracia argentina, mis queridas compañeras.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1973 - MUERE EL POETA CHILENO PABLO NERUDA

Las circunstancias que rodearon la muerte de Pablo Neruda, el “poeta del pueblo”, que murió el 23 de septiembre de 1973 en una clínica de Santiago de Chile pocos días después del golpe de Estado que derrocó al gobierno de Salvador Allende aún permanece en las dudas de si se trató o no de un crimen.
Es algo irrefutable que el diplomático chileno sufría un cáncer de próstata, pero en los últimos años han surgido dudas sobre la causa de su deceso. Una teoría que cobró impulso cuando un equipo internacional de forenses reveló que el premio Nobel de Literatura de 1971 no murió de caquexia, alteración profunda del organismo provocada por algunas dolencias, a pesar de que así consta en el certificado de defunción.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores se basaron en pruebas genómicas y proteómicas que se realizaron en laboratorios especializados de Dinamarca y Canadá. Además, el estudio descubrió la presencia de una bacteria potencialmente mortal en un molar del autor de Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924), si bien los expertos admitieron que necesitaban indagar más para obtener una respuesta concreta sobre qué provocó realmente el fallecimiento.

La familia del fallecido poeta denunció a principios de septiembre de 2018 que dicha investigación está paralizada por culpa de la deuda que el Gobierno chileno tiene con dos laboratorios internacionales. El impago ha impedido que se realice una última pericia en un laboratorio de Canadá, cuyo resultado es fundamental para la resolución del caso, según señaló el sobrino de Neruda y abogado de la familia, Rodolfo Reyes.

Los restos de Pablo Neruda  fueron exhumados por orden judicial en 2013 a raíz de una querella por homicidio y asociación ilícita que el Partido Comunista y uno de sus sobrinos interpusieron después de que el chófer del poeta asegurase que fue envenenado por agentes del gobierno militar con una inyección en la clínica donde estaba internado. No obstante, la investigación no encontró ninguna evidencia clara que apoyase esta teoría.

Además, los militares ordenaron a las librerías retirar sus obras y algunos de sus libros fueron quemados “como escarmiento público” a los ciudadanos que se acercaran “a los ideales comunistas y socialistas”, explicó el director general de la ESERP Business Et Law School en Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca durante la presentación de su libro Pablo Neruda. Ensayo biográfico inédito de la infancia, adolescencia y juventud. Un trabajo que incluye, entre otros documentos, dedicatorias manuscritas del autor a otros escritores -como Julio Cortázar, Rafael Alberti o Homero Arce-, así como una oda compuesta especialmente para la artista Violeta Parra.

Si bien el académico admite que el diagnóstico sobre la enfermedad del que fuera cónsul de Chile en España no era esperanzador y su cuadro médico era complejo –debido también a sus ataques de gota-, el cáncer de próstata que padecía el poeta era “de lento desarrollo”, lo que le hubiera podido permitir vivir, tal vez, unos años más.

“Él entra de urgencias en un hospital con fiebre. No se sabe si le ayudaron a morir por miedo a un levantamiento de masas”, sostiene Barquero. Al respecto, cabe destacar que Neruda mantenía una estrecha amistad con Salvador Allende, que murió el mismo día del Golpe de Estado de 1973, tan sólo 12 días antes que el poeta. Los entresijos de esta relación se exploran en el libro Pablo Neruda y Salvador Allende. Una amistad, una historia (Editorial RIL, 2014).

Un amargo final para un hombre que fue capaz de endulzar el corazón de millones de personas con poemas como este:
Puedo escribir los versos más tristes esta noche / Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada, y tiritan, azules, los astros, a lo lejos» / El viento de la noche gira en el cielo y canta / Puedo escribir los versos más tristes esta noche / Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

Sus restos mortales fueron cuatro veces enterrados hasta que en abril de 2016, 43 años después de su muerte, se cumplió el deseo que el poeta expresó en Canto general: “Compañeros, enterradme en Isla Negra, frente al mar que conozco”. La historia dirá si Neruda descansa ya por fin en paz.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

23 DE SEPTIEMBRE DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL Y EL TRÁFICO DE MUJERES, NIÑAS Y NIÑOS

En el mes de enero del año 1999, en Dhaka, capital de Bangladesh, se llevó a cabo la Conferencia Mundial de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres. Allí se eligió el 23 de septiembre como el “Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres, niñas y niños”, en conmemoración de la Ley 9143 promulgada en Argentina el 23 de septiembre de 1913.

La norma dictada en nuestro país, conocida como Ley Palacios, fue la primera herramienta legal en el mundo destinada a combatir la explotación sexual y fue el resultado de una de las luchas más resonantes de la historia contra el ejercicio forzado de la prostitución de mujeres, niños y niñas.

La elección de un día como el de hoy, recordando aquel trascendente instrumento legal proyectado por el legislador socialista Alfredo Palacios, sirve para concientizar a todos los países del mundo acerca de este crimen y sus consecuencias, buscando con ello adoptar acciones para su eliminación.

En Argentina, la Ley 26.364 (y su modificatoria ley 26.842), es la norma vigente que tiene por objeto implementar medidas para prevenir y sancionar la trata de personas, asistir y proteger a sus víctimas. Dicha legislación, creó el Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas que coordina el diseño y la planificación de la política pública en materia de prevención, persecución y asistencia a las personas damnificadas.

Este Comité, funciona en la órbita de la Jefatura de Gabinete de Ministros y está integrado por representantes de los ministerios de Seguridad; de Justicia y Derechos Humanos; de las Mujeres, Género y Diversidad; de Desarrollo Social; y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

El Comité realiza tareas de prevención, cuyo objetivo general es la transformación de los patrones, factores y condicionamientos culturales que naturalizan las problemáticas de trata y explotación de personas; de persecución, en carácter de auxiliar de la justicia, promoviendo la investigación estratégica, la detección temprana, las tareas de inteligencia y allanamientos; de asistencia, brindando los servicios en carácter de atención integral a las personas damnificadas y de fortalecimiento institucional, adoptando medidas y acciones que buscan optimizar la coordinación de estrategias de trabajo en conjunto entre instituciones y organismos estatales, así como entre ellos y actores no estatales con competencia en la materia.

Por otra parte, en la línea telefónica nacional y gratuita 145 a cargo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se pueden realizar denuncias todos los días durante las 24 horas, cuando se advierta la desaparición de una persona; la existencia de prostíbulos encubiertos; avisos de prostitución en medios gráficos, sitios de internet, o volantes de promoción en la vía pública; y la reducción a servidumbre de personas o trabajo forzado.

Las víctimas de estos delitos sufren condiciones degradantes con privación de su libertad, violencia, abuso sexual, embarazos no deseados, abortos inseguros y tratos crueles inhumanos y degradantes.

Estas gravísimas violaciones a los derechos humanos, ya advertidas por el notable legislador socialista en la Argentina del centenario, tristemente continúan produciéndose un siglo después.

Es nuestra responsabilidad como autoridades, pero también como ciudadanos, denunciar este flagelo, perseguirlo y asistir a sus víctimas. No podemos ser indiferentes y debemos recordar, junto al resto de los países del mundo, que hace casi un siglo se dictó, en este rincón del planeta, la primera norma para erradicarlo y que, pese a ello, mucho trabajo queda por delante para cumplir con el anhelo que se propuso aquel joven legislador argentino.

Por Marcela Losardo - Ministra de Justicia y Derechos Humanos.- P12, 23/9/2020

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

BATALLA DE TUCUMÁN – 24 DE SEPTIEMBRE DE 1812

Durante su marcha a Tucumán ha recibido Belgrano una nueva y perentoria orden del Triunvirato para que se retire sobre Córdoba definitivamente, dejando en consecuencia libradas a su propia suerte las provincias del noroeste. Pero el general contesta que está decidido a presentar batalla porque lo estima indispensable. Por eso mismo, se encarga de incitar al pueblo tucumano para obtener su apoyo. Lo consigue, y para ello cuenta con la ayuda de algunas viejas familias patricias. Los poderosos Aráoz, virtuales dueños de la ciudad, vinculados a su ejército por dos de sus familiares Díaz Vélez, cuya madre es Aráoz, y el joven teniente Gregorio Aráoz de La Madrid, volcarán todo su prestigio y ascendiente en la causa patriota. VER MÁS . . .

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

BATALLA RODEO DEL MEDIO – 24 DE SEPTIEMBRE DE 1841

"Mendoza es una de las provincias argentinas con más hitos históricos, dignos de promover un verdadero plan de turismo temático. Sin embargo, no hace los suficientes méritos para lograrlo.

Todas las batallas ocurridas en el territorio nacional por los ideales para forjar un país fueron importantes, para unos o para otros. El solo hecho que se pierdan vidas de hombres comprometidos con sus pensamientos las hacen importantes, pero algunas son un hito en el camino y otras son el fin del camino o al menos de una etapa de éste.

La Batalla de Rodeo del Medio, que se llevó a cabo el 24 de setiembre de 1841, fue un combate feroz entre el ejército "federal" de Ángel Pacheco, que defendía la provincia de Mendoza, y el "unitario" dirigido por Gregorio Aráoz de Lamadrid, que avanzaba desde Tucumán.

El significado histórico que se debe resaltar es que la Batalla de Rodeo del Medio ganada por los "federales" fue el final de la Coalición del Norte y la última de las luchas entre estas facciones por una década.

Ésta garantizó a Rosas el dominio del territorio hasta la Batalla de Caseros en 1852.

VER MÁS . . .

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL DÍA QUE COMENZÓ LA RESISTENCIA PERONISTA

24 de septiembre de 1955, ese día comienza la Resistencia Peronista.
Los medios locales no cuentan lo que sucede ese día en Rosario. El The New York Times publica una nota en la que detallan los hechos protagonizados por la Resistencia Peronista en aquella ciudad con un saldo de 15 muertos y más de 50 heridos.
A continuación algunos párrafos de una entrevista del diario La Capital de Rosario del 17 de octubre de 2012, al dirigente José Mármol protagonista de aquel día;

* * * * * * * * * * * * * * *

"UNA EPOPEYA PARA MANTENER VIVA LA LLAMA DE PERÓN Y EVITA"
Exactamente sobre una de las paredes externas del bar situado en la esquina de 27 de Febrero y Ovidio Lagos, junto a su entrada, hay una placa de mármol que suele convocar la mirada de los ocasionales caminantes y de los parroquianos que ocupan las mesas sobre la vereda.

En esa placa puede leerse, textualmente: "1955-24 de septiembre-2005. El 16 de septiembre de 1955, el Pueblo Rosarino salió a las calles, en toda la ciudad, contra el golpe antipopular. En esta esquina se libró, el 24 de septiembre, una batalla heroica. Concejo Municipal de Rosario".

Uno de los principales protagonistas de esa «batalla heroica» se llama José Mármol, un rosarino nacido el 25 de mayo de 1936. La fecha de su llegada al mundo aparece haberlo predestinado a protagonizar una de las páginas más heroicas de la clase trabajadora argentina: la Resistencia Peronista.
La agitada vida de Mármol recorre, como una gran parábola, prácticamente toda la historia del movimiento fundado en los años 40 por Juan Domingo Perón.
En diálogo con La Capital, el mítico dirigente de base peronista definió con gran justeza la heroica gesta del pueblo tras el sangriento levantamiento militar de septiembre de 1955, con su secuela de muerte y destrucción, que aún hoy divide a la sociedad argentina: "La Resistencia Peronista fue una epopeya para mantener viva la llama de Perón y Evita".

(. . .)

— ¿Cómo se dieron los hechos en nuestra ciudad?

— Los golpistas tenían planeado que Rosario debía ser la cabeza del levantamiento, porque suponían que el pueblo iba a salir a la calle y había que silenciarlo. Pero el Regimiento 11 de Infantería de nuestra ciudad se negó a reprimir. A partir del 16 de septiembre, los compañeros íbamos y veníamos en reuniones permanentes, con activistas de la zona Norte, donde lideraba Rodolfo «Colorado» Di Marco; con Héctor Quagliaro (ATE) y Ricardo Peixoto (Empleados de Comercio), y con Villa Manuelita, donde militaban muchos compañeros. En el cruce de la vía con Vera Mujica, que conectaba con Buenos Aires, habíamos hecho una barricada con durmientes sueltos cortando las vías. Esto lo hicimos porque ya se sabía que iban a traer tropas de Monte Caseros (Corrientes) para reprimir en Rosario. También obstruimos el cabín de la trocha angosta del Belgrano que iba al puerto, en la estación de 27 de Febrero y Juan Manuel de Rosas, y el ramal que unía con Buenos Aires. Estaba todo cortado. Y a la vez habíamos bloqueado con una barricada en la intersección de Ovidio Lagos y 27 de Febrero la única salida en esos años hacia la ruta a Buenos Aires (Lagos-Arijón-Ayacucho).

— ¿En qué circunstancias resultó herido?

— El día 24 de septiembre, cerca del mediodía, nos arrojaban bombas de tiempo desde helicópteros. A las 11.30, pasó un camión con soldados del 11 de Infantería, a los que trasladaban castigados a Córdoba por haberse negado a reprimir al pueblo. Uno de esos soldados, Juan Carlos Biaggioli, que me conocía, me dijo: "¡Negro, váyanse que vienen del Regimiento de Monte Caseros con orden de matar!". Y efectivamente fue así. Alrededor de las cuatro de la tarde, las tropas venían por Ovidio Lagos (desde Rosario norte hacia el sur), tirando desde un camión. Yo había puesto a la mañana, en una columna de la esquina de Ovidio Lagos y 27 de Febrero (donde hoy están la Farmacia Kennedy y un bar), los estandartes de Perón y de Evita, grandes, justo donde paraba el tranvía 15. Entonces, volví a subirme a la escalera, me envolví con una bandera argentina y los esperé gritando: "¡Viva Perón, carajo; la puta que los parió!". Me dispararon un balazo en el hombro derecho, cerca del cuello, y quedé tendido en la vereda. Cuando me quise levantar, vino un oficial y me dio un culatazo con su fusil, que me destrozó el riñón derecho. Todo esto fue presenciado por mi esposa, que estaba en una peluquería situada en la misma esquina, donde hoy está la estación de servicio YPF. Unas cuadras más hacia el sur, en el sitio que ocupa hoy el Fonavi, en Lagos y Garay, mataron a la hija de un cuidador de caballos, Juan Copé, que aún no tenía 15 años.

— ¿Qué pasó después?

— Cuando caí, al mismo tiempo las tropas hicieron una redada en el Estadio Municipal, donde se habían escondido muchos compañeros. Los detuvieron y los subieron al camión. Al ver que estaba gravemente herido, los soldados les ordenaron a mis compañeros que me subieran a la caja del camión, y quedé allí tirado, como una bolsa de papas. De mi herida en el hombro manaba mucha sangre. De allí fuimos por 27 de Febrero hasta Oroño, en que doblamos hacia el Comando que estaba en Córdoba y Moreno. En Oroño y Rioja, quedamos bajo el fuego de francotiradores enrolados en los comandos civiles. En Córdoba y Alvear, donde estaban el «Colorado» Di Marco y otros militantes, los francotiradores mataron a un compañero. Al llegar al Comando, me vino a examinar un oficial y cuando se me arrimó le escupí la cara. Me dio un puñetazo y ordenó mi traslado a la Asistencia Pública, en Rioja y Balcarce. Allí quedé internado e incomunicado. En mi casa creían que había muerto y recién se enteraron acerca de mi suerte a fines de noviembre, dos meses después, en que me blanquearon y pasaron al Hospital Español. Me operaron y me recuperé muy trabajosamente.

— ¿Cómo definiría a la Resistencia Peronista?

— La Resistencia Peronista fue una epopeya para mantener viva la llama de Perón y Evita. Era el legado que nos habían dejado nuestros máximos líderes.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

FLORA ALEJANDRA PIZARNIK  (29 de abril de 1936 - 25 de septiembre de 1972)

Flora Alejandra Pizarnik nació en Buenos Aires el 29 de abril de 1936 en el seno de una familia de inmigrantes de Europa Oriental. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Buenos Aires y más tarde, pintura con Juan Batlle Planas. Entre 1960 y 1964 Pizarnik vivió en París, donde trabajó para la revista Cuadernos y algunas editoriales francesas, publicó poemas y críticas en varios diarios y tradujo a Antonin Artaud, Henri Michaux, Aimé Cesairé e Yves Bonnefoy; además estudió historia de la religión y literatura francesa en La Sorbona. Luego de su retorno a Buenos Aires, Pizarnik publicó tres de sus principales volúmenes: Los trabajos y las nochesExtracción de la piedra de locura y El infierno musical, así como su trabajo en prosa La condesa sangrienta. En 1969 recibió una beca Guggenheim, y en 1971 una Fullbright. El 25 de septiembre de 1972, mientras pasaba un fin de semana fuera de la clínica psiquiátrica donde estaba internada, Pizarnik murió de una sobredosis intencional de Seconal. Sus trabajos y su poesía dejaron un legado de un valor incalculable para la literatura latinoamericana.

Elige tu propia Alejandra

“Cuando murió el 25 de septiembre de 1972, Alejandra era considerada, esencialmente, una poeta deslumbrante”, cuenta desde Buenos Aires Cristina Piña, su biógrafa, y una de las autoras que participa en Alejandra Pizarnik y sus múltiples voces. “Hoy sabemos que fue mucho más: una diarista fascinante, una crítica literaria sagaz y, también, la autora de textos narrativos profundamente transgresores que empezaron a conocerse a partir de 1982”.

Pizarnik cifró su estilo en la brevedad, la distorsión lógica (aprendida en las Voces de Antonio Porchia) y en una potencia visual a la vez contenida y brutal que todavía impacta: “He dado el salto de mí al alba. / He dejado mi cuerpo junto a la luz / y he cantado la tristeza de lo que nace”, escribe en el primer poema de Árbol de Diana (1962)“Tú eliges el lugar de la herida / en donde hablamos / nuestro silencio./ Tú haces de mi vida / esta ceremonia demasiado pura”, dice en otro de Los trabajos y las noches (1965), pasión incandescente en cinco versos.

La pregunta no es ya quién fue Pizarnik como cuando el misterio alrededor de su figura era estruendoso (el combo fragilidad emocional, bisexualidad, suicidio imponía silencios que solo el paso del tiempo permitió procesar), sino qué Pizarnik prefiere el lector. ¿La transgresora que coquetea con la obscenidad en La bucanera de Pernambuco o la poeta sublime de “palabras como piedras preciosas” aprendidas en la tradición francesa?

¿La seductora de vitalidad proverbial y conversación deslumbrante, que se codeó en París con Cortázar y en Buenos Aires con el grupo surrealista y el de la revista Sur o la adolescente eterna que tras besar al escritor Ricardo Zelarayán, autor de La gran salina, alegaba que había sido “un beso por prescripción médica” para exorcizar deseos lésbicos?

¿La “pequeña náufraga” azotada por su inadecuación para funcionar en el mundo o la libretista deliberada del “personaje alejandrino” y de su propio mito que pintó Aira en la colección Vidas Literarias de Omega?

¿La artista genial y autoexigente que blandía con precisión samurái un idioma ajeno a su hogar (sus padres eran inmigrantes rusos de origen judío) y que trabajaba hasta 14 horas interviniendo y comentando sus lecturas como documenta el Fondo Pizarnik (772 libros y papeles de trabajo que se encuentran hoy en la Biblioteca Nacional de Argentina) o la que dudaba de “la importancia de ‘ganarse la vida’ una misma”?
Un diamante tiene muchas caras. (Diario El País de España)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

PROGRAMAS “LA FALDA” – “HUERTA GRANDE”
Antecedentes Históricos

- Antecedentes históricos de los Programas La Falda y Huerta Grande

- Programa La Falda para la Independencia Económica, para la Justicia Social, para la Soberanía Política

- Programa Huerta Grande

VER ESTOS ITEMS. . .

 

1974 - ES ASESINADO POR LA AAA EL PROFESOR SILVIO FRONDIZI
Fundador de praxis y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y dirigente del Frente Antiimperialista por el Socialismo (FAS)

Un típico asesinato de estos escuadrones de la muerte que en ese septiembre de 1974 se cobró la vida de más de una decena de militantes del campo popular.

Fue un doble crimen, porque ese día la Triple A mató a su yerno, Luis Mendiburu, que intentó impedir su secuestro.

Mendiburu era ingeniero y militante de la Juventud Universitaria Peronista, trabajaba en la Universidad Tecnológica Nacional de la avenida Medrano, donde fundó la primera cátedra-taller del país sobre condiciones y medio ambiente del trabajo.

Lo matan frente a la vivienda de la entonces calle Cangallo 4474, hoy Perón, en el barrio porteño de Almagro.

A golpes y empujones, una patota de la Triple A sube a Silvio Frondizi en uno de los tres autos que formó parte del operativo, y a las 14.20, lo fusilan en los bosques de Ezeiza.

Un vulgar comunicado lo reivindicó así: "Sepa el pueblo argentino que a las 14.20 horas fue ajusticiado el disfrazado número uno, Silvio Frondizi, traidor de los traidores".

Su sobrino, el dirigente de ATE-Capital, Marcelo "Nono" Frondizi, recordó en diálogo con Télam que ni bien se enteró del crimen, con unos familiares fue a reconocer el cadáver en el Destacamento Güemes de la policía en la avenida General Paz.
"Fue impresionante, porque tenía casi todos los tiros en la cara y en el pecho", describió.

Los Frondizi eran 14 hermanos, dos de ellos también se destacaron en la vida política y académica: Arturo fue presidente de la Nación entre 1958 y 1962, mientras que Risieri fue rector de la Universidad de Buenos Aires y durante su gestión se impulsó la construcción de la Ciudad Universitaria y se fundó Eudeba, la Editorial Universitaria de Buenos Aires, la mayor de su tipo en el país.

El grupo Praxis de Silvio Frondizi y el MIR, constituidos a fines de la década del '50, formaron a medio centenar de cuadros políticos que nutrieron la izquierda y se insertaron en la comunidad académica.

En cambio, el FAS era un frente de masas más amplio que el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Estaba constituido por cristianos de base, peronistas revolucionarios, organizaciones sindicales de base, estudiantes universitarios y pueblos originarios.

Silvio Frondizi fue un intelectual de prestigio no sólo en la Argentina sino también en toda Latinoamérica. Abogado, defensor de presos políticos y profesor universitario de filosofía, ciencias económicas y ciencias sociales. Autor de una vasta obra que abarcaba desde análisis sobre la realidad argentina, pasando por la revolución cubana hasta novedosos planteos sobre teorías políticas contemporáneas.

"Ante todo era un hombre de coraje", lo definió sucintamente hoy su sobrino y dirigente estatal.

Luego relató una anédocta para reforzar esta valoración sobre su tío. Se refiere a la que se conoció como la Masacre de Capilla del Rosario cuando en agosto de 1974 fueron fusilados ilegalmente dieciséis guerrilleros tras un ataque frustrado del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) en la provincia de Catamarca.

"Cuando Silvio y Manuel Gallero se presentaron para reconocer los cadáveres y averiguar si había sobrevivientes, son atendidos por (el ex general del Ejército) Antonio Domingo Bussi, quien en forma agresiva los interpela: "¿Quiénes son ustedes, señores"?
- "Somos los abogados defensores de los presos o sobrevivientes", responde Silvio.

- "Bueno, entonces, desnúdense señores", los vuelve a provocar Bussi.

- "Yo me llamo Silvio Frondizi y no me desnudo", dice.

Se miraron fijamente a los ojos y a los pocos segundos corta el silencio Bussi: "Bueno, pase doctor".

"Ese era Silvio Frondizi", rememoró orgulloso su sobrino.

Para Marcelo "Nono" Frondizi, su tío era un personaje paradigmático, un marxista crítico del stalinismo y, si bien nunca se reivindicó trotskista, reconocía a León Trotsky, igual que a Lenin, como un intelectual y revolucionario de fuste.

No definió al peronismo como un movimiento nazi-fascista, tal cual lo hizo el Partido Comunista Argentino.

"Para nosotros, el peronismo ha sido la tentativa más importante y la única de realización de la revolución democrático-burguesa en la Argentina, cuyo fracaso se debe a la incapacidad de la burguesía nacional para cumplir con dicha tarea", escribió una vez.
Silvio Frondizi y Luis Mendiburu fueron velados en la UTN de la avenida Medrano, adonde asistió una multitud que incluyó a su hermano y ex presidente de la Nación, Arturo Frondizi.

Esa multitud marchó después hacia el cementerio de la Chacarita, pero al llegar a la intersección de las avenidas Córdoba y Estado de Israel, el cortejo es detenido por la policía.

Varios familiares, entre ellos Risieri, se acercan para consultar a los agentes el motivo de la intervención policial, quienes la atribuyen a las banderas políticas que portaban los manifestantes.

Sin mediar palabras y de improviso se desató una violenta represión que termina con el secuestro de los féretros por parte de la policía.

Marcelo "Nono" Frondizi contó que la marcha se reagrupa más tarde y en la Chacarita reclama la devolución de los féretros.

"Tuvimos la suerte que el intendente del cementerio era (el dirigente sindical combativo) Sebastián Borro, quien le dice a la policía que él era el intendente y que iba a acompañar personalmente a los familiares hasta la bóveda para que puedan depositar los cajones, y así sucedió", completó. (Fuente:Telam)

VER BIOGRAFÍA . . .

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1966 - DESVÍO DE UN AVIÓN A NUESTRAS ISLAS MALVINAS, EN EL MARCO DEL DENOMINADO "OPERATIVO CÓNDOR"

Alrededor de las seis de la mañana del miércoles 28 de septiembre, 18 jóvenes argentinos, entre los que había una mujer, tomaron el control del vuelo 648 de Aerolíneas Argentinas que la noche antes había despegado del aeroparque Jorge Newberry hacia Río Gallegos. Fue el inicio del Operativo Cóndor.

Dardo Cabo, alias Lito, un joven alto y delgado de 25 años, periodista y afiliado a la Unión Obrera Metalúrgica, era el jefe del comando. Lo secundaba Alejandro Giovenco, de 21 años, de baja estatura pero fornido, apodado El Chicato a causa del grueso aumento de sus lentes.

Ambos entraron con pistolas a la cabina y le ordenaron al comandante del Douglas DC-4, Ernesto Fernández García, que cambiara el derrotero. "Ponga rumbo uno-cero-cinco", dijo Cabo. El piloto obedeció y enfiló la nave, con 35 pasajeros a bordo, rumbo a las Malvinas.

La periodista y dramaturga María Cristina Verrier, de 27 años, era la tercera al mando del grupo. Su padre, César Verrier, había sido juez de la Suprema Corte de Justicia y funcionario del gobierno de Arturo Frondizi (1958-1961). Un tío de la muchacha, Roberto Verrier, fue ministro de Economía durante tres meses de 1957, en tiempos de la "revolución libertadora".

Los otros integrantes del Comando Cóndor eran Andrés Castillo, de 23 años; Ricardo Ahe, de 20 años de edad, empleado; Norberto Karasiewicz, 20 años, metalúrgico; Aldo Omar Ramírez, 18 años, estudiante; Juan Carlos Bovo, 21 años, metalúrgico; Pedro Tursi, 29 años, empleado; Ramón Sánchez, 20 años, obrero; Juan Carlos Rodríguez, 31 años, empleado; Luis Caprara, 20 años, estudiante; Edelmiro Jesús Ramón Navarro, 27 años, empleado; Fernando José Aguirre, 20 años, empleado; Fernando Lisardo, 20 años, empleado; Pedro Bernardini, 28 años, metalúrgico; Edgardo Salcedo, 24 años, estudiante; y Víctor Chazarreta, 32 años, metalúrgico. La edad promedio del grupo era de 22 años. Todos eran peronistas.

Hacía tres meses que el general Juan Carlos Onganía estaba en el poder en nombre de una autodenominada "revolución argentina". Noventa días antes, un pelotón de la Guardia de Infantería de la Policía Federal había desalojado de la Casa Rosada al presidente Arturo Umberto Íllia, de la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP), quien había llegado al gobierno con poco más del 20 por ciento de los votos y con el peronismo proscrito.

Onganía, a quien sus compañeros de promoción apodaban El Caño -recto y duro por fuera, hueco por dentro- había proclamado que "la Revolución Argentina tiene objetivos pero no tiene plazos". Dos periodistas habían aportado su intelecto para desplazar a Íllia e instaurar a Onganía: Jacobo Timerman, desde la revista Confirmado, y Mariano Grondona, en Primera Plana.
Esa mañana del 28 de septiembre, el general Onganía ignoraba lo que estaba sucediendo en el archipiélago sur. Una de sus mayores preocupaciones era la preparación del partido de polo que jugaría con Felipe de Edimburgo, el príncipe consorte inglés, quien se hallaba de visita en Buenos Aires.

Veinte soldados constituían la fuerza militar del Reino Unido. Se cree que muchos de ellos eran mercenarios belgas que combatieron el ex Congo en los primeros años de la década del 60. También había una Fuerza de Defensores Voluntarios. Seis ex comandos ingleses que participaron de la Segunda Guerra Mundial entrenaban una o dos veces por año a los voluntarios. En el arsenal local, cada uno de los milicianos poseía su fusil, la provisión de municiones y el equipo militar; algunos guardaban el arma en la propia casa.

Sir Cosmo Dugal Patrick Thomas Haskard era el gobernador de la isla, pero ese 28 de septiembre de 1966 no se encontraba en el archipiélago. Lo suplantaba el vicegobernador.

"EL CÓNDOR" EN MALVINAS

Puerto Stanley carecía de pista de aterrizaje. Aquel día, el radioaficionado Anthony Hardy fue el primero en divulgar una noticia que conmovió a millones de argentinos: un avión Douglas DC-4 había descendido a las 8:42 en la embarrada pista de carreras cuadreras, de 800 metros. Su emisión se captó en Trelew, Punta Arenas y Río Gallegos. Y de esas ciudades se retransmitió a Buenos Aires. Habían transcurrido 133 años desde la última presencia oficial argentina en las Islas Malvinas.

Los muchachos descendieron del avión y desplegaron siete banderas argentinas. El Operativo Cóndor tenía previsto tomar la residencia del gobernador británico y ocupar el arsenal de la isla, mientras se divulgaba una proclama radial que debería ser escuchada en Argentina. El objetivo no se pudo cumplir porque el avión, de 35 mil kilos, se enterró en la pista de carreras y quedó muy alejado de la casa de sir Cosmo Haskard. La nave, además, fue rodeada por varias camionetas y más de cien isleños, entre soldados, milicianos de la Fuerza de Defensa y nativos armados.

Bajo la persistente lluvia y encandilados por potentes reflectores, los comandos bautizaron el lugar como Aeropuerto Antonio Rivero. El sacerdote católico de la isla, Rodolfo Roel, intermedió para que los restantes pasajeros -entre los que se encontraba Héctor Ricardo García, director del diario Crónica y de la revista Así- se alojaran en casas de kelpers, mientras los "cóndores" permanecían en el avión.

Al anochecer, Dardo Cabo le solicitó al padre Roel que celebrara una misa en la nave y después los 18 jóvenes cantaron el Himno Nacional. Al día siguiente, luego de formarse frente a un mástil con una bandera argentina y entonar nuevamente el himno, el grupo entregó las armas al comandante Fernández García, única autoridad que reconocieron. Los muchachos fueron detenidos bajo una fuerte custodia inglesa durante 48 horas en la parroquia católica.

El sábado a mediodía, el buque argentino Bahía Buen Suceso embarcó a los 18 comandos, la tripulación del avión y los pasajeros rumbo al sur argentino, adonde llegaron el lunes de madrugada.

Las consecuencias legales.

El 22 de noviembre de 1966, los integrantes del grupo fueron procesados por el Juez Federal de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Dr. Lima, por los delitos de «privación de la libertad personal calificada» y «tenencia de armas de guerra».

El secuestro de aviones no estaba contemplado en la legislación de la época. Fueron patrocinados por el abogado de la Confederación General del Trabajo y la Unión Obrera Metalúrgica Fernando Torres, el fueguino José Salomón, y otros profesionales.

El procesamiento se refirió a los hechos ocurridos al desviar la nave aérea y no a lo ocurrido en Malvinas, que la justicia entendió que no constituía delito. Fueron condenados el 26 de junio de 1967. El 13 de octubre, la Cámara Federal de Bahía Blanca confirmó la sentencia, aunque hizo algunas modificaciones menores; por ejemplo, ordenó la devolución de las banderas a Cabo, su dueño, sosteniendo que:

«Las banderas argentinas, por el hecho de haber tremolado sobre una porción irredenta de tierra de la Patria, no son ni pueden ser consideradas instrumento de delito. Por ello corresponde su oportuna devolución a quien ha demostrado actuar como su propietario.»

La mayoría recuperó su libertad tras los nueve meses que llevó el proceso, con prisión preventiva, pero Dardo Cabo, Alejandro Giovenco y Juan Carlos Rodríguez debieron pasar tres años en prisión, debido a sus antecedentes judiciales.

Más de diez años después y durante la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional, el 6 de enero de 1977, Dardo Cabo, quien se encontraba detenido en La Plata por otra causa, fue asesinado junto con otras personas en un simulacro de fuga fraguado durante un traslado de detenidos, en una zona descampada del Parque Pereyra Iraola ubicado entre las ciudades de La Plata y Buenos Aires.

Por su parte, Alejandro Giovenco, que se convirtió en uno de los «burócratas y pistoleros de extrema derecha que dirimían a balazos el contencioso ideológico con los bombos nuevos del peronismo» y dirigente de la CNU (Concentración Nacional Universitaria) —organización que luego colaborará con la dictadura cívico-militar y que se encontraba ligada con la Triple A, murió en plena Avenida Corrientes de Buenos Aires cuando le estalló una bomba que trasladaba en su portafolio, en 1974.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

29 DE SEPTIEMBRE: DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN

Hoy es el Día Mundial del Corazón, para nosotros, los argentinos, este día nos hace pensar inmediatamente en el Dr. René Favaloro.

Favaloro fue el responsable de la primera operación de bypass en el mundo y se suicidó reclamando derechos, acciones, reacciones, despertares.
En este día nos parece apropiado publicar párrafos de la carta que escribió antes de pegarse un tiro en el corazón donde denuncia toda la corrupción en el sistema de salud y que no se nos ocurre pensar que hoy en día haya cambiado algo.

"Si se lee mi carta de renuncia a la Cleveland Clinic, está claro que mi regreso a la Argentina (después de haber alcanzado un lugar destacado en la cirugía cardiovascular) se debió a mi eterno compromiso con mi patria. Nunca perdí mis raíces. Volví para trabajar en docencia, investigación y asistencia médica. La primera etapa en el Sanatorio Güemes, demostró que inmediatamente organizamos la residencia en cardiología y cirugía cardiovascular, además de cursos de post grado a todos los niveles. Le dimos importancia también a la investigación clínica en donde participaron la mayoría de los miembros de nuestro grupo. En lo asistencial exigimos de entrada un número de camas para los indigentes. Así, cientos de pacientes fueron operados sin cargo alguno. La mayoría de nuestros pacientes provenían de las obras sociales. El sanatorio tenía contrato con las más importantes de aquel entonces.
La relación con el sanatorio fue muy clara: los honorarios, provinieran de donde provinieran, eran de nosotros; la internación, del sanatorio (sin duda la mayor tajada).

Nosotros con los honorarios pagamos las residencias y las secretarias y nuestras entradas se distribuían entre los médicos proporcionalmente.

Nunca permití que se tocara un solo peso de los que no nos correspondía.

A pesar de que los directores aseguraban que no había retornos, yo conocía que sí los había. De vez en cuando, a pedido de su director, saludaba a los sindicalistas de turno, que agradecían nuestro trabajo.
(...)
A mediados de la década del 70, comenzamos a organizar la Fundación.
(...)
La calidad de nuestro trabajo, basado en la tecnología incorporada más la tarea de los profesionales seleccionados hizo que no nos faltara trabajo, pero debimos luchar continuamente con la corrupción imperante en la medicina (parte de la tremenda corrupción que ha contaminado a nuestro país en todos los niveles sin límites de ninguna naturaleza). Nos hemos negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno. Así, obras sociales de envergadura no mandaron ni mandan sus pacientes al Instituto.

¡Lo que tendría que narrar de las innumerables entrevistas con los sindicalistas de turno!

Manga de corruptos que viven a costa de los obreros y coimean fundamentalmente con el dinero de las obras sociales que corresponde a la atención médica.

Lo mismo ocurre con el PAMI. Esto lo pueden certificar los médicos de mi país que para sobrevivir deben aceptar participar del sistema implementado a lo largo y ancho de todo el país.

Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente).

Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más. No daríamos abasto para atender toda la demanda.
El que quiera negar que todo esto es cierto que acepte que rija en la Argentina, el principio fundamental de la libre elección del médico, que terminaría con los acomodados de turno.
(...)
La corrupción ha alcanzado niveles que nunca pensé presenciar. Instituciones de prestigio como el Instituto Cardiovascular Buenos Aires, con excelentes profesionales médicos, envían empleados bien entrenados que visitan a los médicos cardiólogos en sus consultorios. Allí les explican en detalles los mecanismos del retorno y los porcentajes que recibirán no solamente por la cirugía, los métodos de diagnóstico no invasivo (Holter eco, camara y etc, etc.) los cateterismos, las angioplastias, etc. etc., están incluidos.
(...)
La situación actual de la Fundación es desesperante, millones de pesos a cobrar de tarea realizada, incluyendo pacientes de alto riesgo que no podemos rechazar. Es fácil decir 'no hay camas disponibles'.

Nuestro juramento médico lo impide.

(...)
¿Cómo se mide el valor social de nuestra tarea docente? Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar.

La mayoría del tiempo me siento solo. En aquella carta de renuncia a la C. Clinic , le decía al Dr. Effen que sabía de antemano que iba a tener que luchar y le recordaba que Don Quijote era español!

Sin duda la lucha ha sido muy desigual.
El proyecto de la Fundación tambalea y empieza a resquebrajarse.

Hemos tenido varias reuniones, mis colaboradores más cercanos, algunos de ellos compañeros de lucha desde nuestro recordado Colegio Nacional de La Plata, me aconsejan que para salvar a la Fundación debemos incorporarnos al ´sistema'.

Sí al retorno, sí al ana-ana.

'Pondremos gente a organizar todo'. Hay 'especialistas' que saben cómo hacerlo. 'Debes dar un paso al costado. Aclararemos que vos no sabes nada, que no estás enterado'. 'Debes comprenderlo si querés salvar a la Fundación'.

¡Quién va a creer que yo no estoy enterado!

En este momento y a esta edad terminar con los principios éticos que recibí de mis padres, mis maestros y profesores me resulta extremadamente difícil. No puedo cambiar, prefiero desaparecer.

Joaquín V. González, escribió la lección de optimismo que se nos entregaba al recibirnos: 'a mí no me ha derrotado nadie'.

Yo no puedo decir lo mismo. A mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla. Estoy cansado de recibir homenajes y elogios al nivel internacional. Hace pocos días fui incluido en el grupo selecto de las leyendas del milenio en cirugía cardiovascular.
(...)
Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación. Todo esto no se perdona, por el contrario se castiga.

Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza. Mis colaboradores saben de mi inclinación por los pobres, que viene de mis lejanos años en Jacinto Arauz.

Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata.

No puedo cambiar. No ha sido una decisión fácil pero sí meditada. No se hable de debilidad o valentía.

El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano.

Sólo espero no se haga de este acto una comedia. Al periodismo le pido que tenga un poco de piedad.

Estoy tranquilo. Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural. Perdónenme, pero creo, es cierto. Espero que me recuerden así.

En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta.

En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara.

A mi familia en particular a mis queridos sobrinos, a mis colaboradores, a mis amigos, recuerden que llegué a los 77 años. No aflojen, tienen la obligación de seguir luchando por lo menos hasta alcanzar la misma edad, que no es poco.

Una vez más reitero la obligación de cremarme inmediatamente sin perder tiempo y tirar mis cenizas en los montes cercanos a Jacinto Arauz, allá en La Pampa.

Queda terminantemente prohibido realizar ceremonias religiosas o civiles.

Un abrazo a todos
René Favaloro

 

Y UN 29 DE JULIO DE 2000 SE QUITÓ LA VIDA
NUESTRO HOMENAJE PARA ÉL Y NUESTRO ABSOLUTO DESPRECIO
 A LOS CRIMINALES QUE LO LLEVARON AL SUICIDIO
Y QUE HOY DEBERÍAN ESTAR PUDRIÉNDOSE EN LA CÁRCEL

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA PRIMERA HISTORIETA DE MAFALDA
El 29 de septiembre de 1964 la revista Primera Plana presentó en sociedad la tira cómica de Mafalda, el personaje que llevaría a la fama mundial a Quino.

En su primera aparición, la niña le pregunta a su papá si es "el papá más más bueno de todos, todos, todos los papás del mundo". Ante la respuesta de su padre -"Bueno... no sé, a lo mejor hay otro papá mejor que yo"-, Mafalda se retira indignada y afirma: "¡Lo suponía!".

También, en otra tira publicada ese día, al intentar dibujar una casa y sufrir la rotura de la punta de su lápiz, Mafalda se queja como los adultos: "¡¡Esto ocurre solamente en este país!!".

Quino dibujó a Mafalda hasta 1973, aunque la niña de pelo corto siguió apareciendo en libros y recopilaciones hasta el día de hoy. (Página 12, 30/9/2020)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1976 - CARTA DE RODOLFO WALSH DESPUÉS DE LA MUERTE DE SU HIJA

3 días después de la muerte de su hija, rodolfo walsh le escribe esta carta:

29/9/76
Querida Vicki: 

La noticia de tu muerte me llegó hoy a las tres de la tarde. Estábamos en reunión cuando empezaron a transmitir el comunicado. Escuché tu nombre, mal pronunciado, y tardé un segundo en asimilarlo. Maquinalmente empecé a santiguarme como cuando era chico. No terminé con ese gesto. El mundo estuvo parado ese segundo. Después les dije a Mariana y Pablo: “era mi hija”. Suspendí la reunión.

Estoy aturdido. Muchas veces lo temía. Pensaba que era excesiva suerte no ser golpeado, cuando tantos otros son golpeados. Sí, tuve miedo por vos, como vos por mí, aunque no lo decíamos. Ahora el miedo es aflicción. Sé muy bien por qué cosas has vivido, combatido. Estoy orgulloso de esas cosas. Me quisiste, te quise. El día que te mataron cumpliste 26 años. Los últimos fueron muy duros para vos. Me gustaría verte sonreír una vez más.

No podré despedirme, vos sabés por qué. Nosotros morimos perseguidos, en la oscuridad. El verdadero cementerio es la memoria. Ahí te guardo, te acuno, te celebro y quizás te envidio, querida mía.

Hablé con tu mamá. Está orgullosa en su dolor, segura de haber entendido tu corta, dura, maravillosa vida.

Anoche tuve una pesadilla torrencial, en la que había una columna de fuego, poderosa pero contenida en sus límites, que brotaba de alguna profundidad.

Hoy en el tren un hombre me decía: “Sufro mucho. Quisiera acostarme a dormir y despertarme dentro de un año”. Hablaba por él pero también por mí.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

UN AÑO SIN QUINO, EL PAPÁ DE LA ENTRAÑABLE MAFALDA
Joaquín Lavado falleció el 30 de septiembre de 2020, tras sufrir un ACV. En 1973 había dejado de dibujar a su creación más emblemática, quien, sin embargo, sigue viva en la memoria de millones de fanáticos de todo el mundo.  

Joaquín Salvador Lavado Tejón, más conocido por su apodo, “Quino”, que acuñó su familia para diferenciarlo de un tío del mismo nombre falleció el 30 de septiembre de 2020, varios días después de sufrir un ACV. El día anterior, su criatura más famosa, la contestataria Mafalda había cumplido 56 años.

Quino había nacido en la ciudad de Guaymallén, en la provincia de Mendoza, el 17 de julio de 1932, pero fue anotado exactamente un mes después. Alguna vez contó que su vocación fue mucho más que temprana: “A los 3 años yo ya quería ser dibujante. No tenía claro de qué, recién a los 14 lo decidí y cuatro años más tarde, vine a Buenos Aires y empecé a recorrer las revistas”.

En su adolescencia pasó por la Escuela de Bellas Artes, pero la abandonó “cansado de dibujar ánforas y yesos” y aquella decisión lo ayudó a definirse por el humor gráfico. “Es lo único que sé hacer, lo único que me ha atraído en la vida”, confesó en reiteradas ocasiones.

Recién tres años después de su llegada a Buenos Aires logró vender algunos de sus dibujos. “El día que publiqué mi primera página – dijo recordando su debut en el semanario Esto es, de Buenos Aires – pasé el momento más feliz de mi vida”.

En 1960 se casó con Alicia Colombo y en 1963, logró publicar su primer libro de humor, “Mundo Quino”, una recopilación de dibujos de humor gráfico mudo con prólogo de Miguel Brascó. Por la misma época Quino imaginó a una nena de clase media para publicitar una nueva línea de electrodomésticos llamados Mansfield. Por eso bautizó a su personaje con un nombre que tenía ecos de la marca: Mafalda.

La campaña no se concretó pero con unas cuantas historietas acopiadas, Quino decidió darle vida a la historia de la nena de melena negra, enemiga acérrima de la sopa.

La presentación en sociedad de Mafalda fue el 29 de septiembre 1964 en las páginas del semanario Primera Plana de Buenos Aires. El personaje y su familia luego se mudaron al diario El Mundo en el que el dibujante llegó a publicar seis tiras por semana. "Es una persona que se interroga sobre el mundo y los males que no se corrigen. Hace las preguntas que me sigo haciendo ahora de adulto, yo quería decir a través de ella lo que veía mal y había que corregir", confesó el dibujante alguna vez y apuntó que aquella sopa que el personaje odiaba nada tenía que ver con las verduras, sino que era una metáfora sobre el militarismo y la imposición política.

Los razonamientos de aquella infante rebelde, crítica del mundo adulto, del capitalismo y los desmanejos de la política internacional pronto sorprendieron a toda América Latina y también viajaron a Europa. El primer libro de recopilación del personaje agotó 5.000 ejemplares en dos días en la Argentina. En 1969 se publicó en Italia “Mafalda la Contestataria”, presentada por el semiólogo Umberto Eco, quien argumenta en favor de sustantivo que acompaña al nombre del personaje: “Si al tratar de definirla se ha usado el adjetivo "contestataria", no ha sido por uniformarse a la moda del anticonformismo a toda costa: Mafalda es de verdad una heroína iracunda que rechaza al mundo tal cual es”. La tira fue traducida a 30 idiomas y lleva vendidos, solo en la Argentina, más de 20 millones de ejemplares.

En 1993 Mafalda se convirtió en la protagonista de dibujos animados en 104 episodios de un minuto de duración, dirigidos por el cubano Juan Padrón, amigo personal de Quino.Esta serie fue luego recopilada en un largometraje de 80minutos de duración.

Ese personaje y otros tantos salidos de la imaginación de Quino le valieron al dibujante la Orden Oficial de la Legión de Honor, la mayor distinción que el gobierno francés le concede a un extranjero y el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. "Mafalda diría que soy un traidor a mi personaje yéndome a reunir con los reyes", bromeó días antes de recibir el premio en España.

Sin embargo, en 1973 Quino decidió dejar de dibujar a Mafalda. “Estaba cansado de hacer siempre lo mismo. La decisión pasó hasta por zonas conyugales, porque mi mujer estaba podrida de no saber si podíamos ir al cine, invitar gente a cenar o qué sé yo, porque yo estaba hasta las 10 de la noche con las tiras.. Me pareció un buen momento y no me imaginé que tantos años después fuera a seguir vigente”, confesó en una autoentrevista que publicó en su página web, cansado de oír esa pregunta una y mil veces.

Tras su muerte en plena pandemia, los fanáticos de sus trazos agotaron muchos de sus títulos en las librerías porteñas. El primero fue “Todo Mafalda”, que desde entonces tuvo dos reimpresiones. Un milagro editorial que hubiese divertido a la nena rebelde y a su creador.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

inicio Volver a Efemérides

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FECHA DE INICIO 10/12/2019 VISITAS A LA PÁGINA contador de visitas en mi web