bandera

AVISO DISCEPOLEANO: Todo lo publicado puede compartirse sin restricciones mencionando la fuente Pensamiento Discepoleano

ÚLTIMA PUBLICACIÓN

AZZOLINA: EL COMISARIO DE LA POLICÍA PORTEÑA QUE REPRIMIÓ EN LA MARCHA A FAVOR DE CFK Y FUE CLAVE EN EL ATAQUE A LA REDACCIÓN DE TIEMPO EN 2016

NAVEGADOR DE ESTA SECCIÓN
 

AZZOLINA (centro de la foto al lado de Larreta): EL COMISARIO DE LA POLICÍA PORTEÑA QUE REPRIMIÓ EN LA MARCHA A FAVOR DE CFK Y FUE CLAVE EN EL ATAQUE A LA REDACCIÓN DE TIEMPO EN 2016
Hoy es comisario mayor. Fue reconocido por dos detenidos. Larreta lo felicitó este lunes, junto a otros efectivos de la fuerza, por el accionar de este sábado.
Está acusado de haber sido el nexo con la patota y el cerrajero que ejecutaron uno de los mayores ataques contra la libertad de expresión al ingresar y destruir la redacción de este diario.
En la causa fue sobreseído y la decisión fue confirmada por los camaristas Bruglia, Llorens y Bertuzzi.

Poco antes de las seis de la tarde de este sábado, la esquina de Juncal y Uruguay era un caos. Había corridas y gritos en medio de la creciente represión que desató la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Los efectivos de infantería avanzaron sobre un grupo de manifestantes. Habían derribado uno de los vallados dispuestos alrededor del edificio donde vive la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. En el medio del despliegue quedó al desnudo el nivel de individualización que hizo la fuerza sobre los manifestantes para detenerlos. Entre sus ejecutores participó el comisario mayor Jorge Azzolina, el mismo policía que en 2016 fue un nexo clave entre el estafador Mariano Martínez Rojas y la patota que atacó la redacción de Tiempo Argentino, en la madrugada del 4 de julio para impedir la salida del diario.

Junto al avance de un carro hidrante que buscó desalojar la calle, los policías se lanzaron a detener gente detrás de la línea de escudos. No estaban desprovistos de información. Todo el dispositivo era filmado por distintos uniformados y cada momento también se pudo reconstruir gracias a videos que se viralizaron y las fotos captadas por celulares. Las imágenes de ese momento confirman el nivel de individualización que tenía la policía sobre distintos funcionarios del gobierno nacional y del bonaerense. Por eso sorprendió la ventilación de audios de los mandos policiales donde se escucha claramente a uno de los jefes del operativo avisar que tanto el gobernador Axel Kicillof como el ministro bonaerense Andrés «El Cuervo» Larroque eran “un manifestante más”. No era un anuncio sino un recordatorio de que no tuvieran freno alguno para detenerlos. Lo mismo sucedió dos horas después cuando el diputado nacional Máximo Kirchner intentó ir a visitar a su madre y fue rodeado por un grupo de policías que le impidieron el paso y le pegaron patadas y bastonazos en medio de insultos y agresiones.

La instrucción de individualización no sólo fue cumplida con dureza. También con precisión. Así fueron detenidos pocos minutos antes de las 18 el diputado provincial Matías Molle, el exdiputado Facundo Tignanelli y el director Comunicación de la AFIP, Fabián Rodríguez, que llegó a la manifestación junto con Kicillof.
Posiblemente en ese momento fue individualizado hasta que lo detuvieron. En ese momento los detenidos pudieron advertir que había un policía, con pullover verde y pechera celeste, que les daba órdenes a los que detenían a los manifestantes. Así marcó a los tres que cayeron al asfalto de la calle Uruguay a fuerza de patadas y bastonazos.

Es el mismo policía que este lunes fue recibido por el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta en el Instituto de Seguridad Pública para redoblar la apuesta, defender el operativo y solidarizarse con los 12 uniformados heridos. Se trata del comisario mayor Jorge Guillermo Azzolina, uno de los jefes del operativo y el mismo efectivo acusado de haber sido un nexo clave entre la policía, el autopercibido empresario Mariano Martínez Rojas, y la patota que atacó la redacción de Tiempo Argentino el 4 de julio de 2016.

Según señaló la abogada María del Carmen Verdú, de Correpi, y al frente de la querella de la Cooperativa Por Más Tiempo, el comisario Azzolina fue la persona que contactó a Martínez Rojas, con Juan Carlos Blander, vinculado a la seguridad de espectáculos masivos, que contrató a la patota protagonista del ataque a la redacción, y al cerrajero, cuyo rol fue determinante para el ingreso al edificio. Luego golpearon y arrastraron hacia afuera a tres trabajadores de la cooperativa. Nada de eso habría sucedido sin la planificación previa y la contratación que Azzolina facilitó para contactar a Martínez Rojas con Blander.

Con ese nivel de premeditación la patota que irrumpió en la madrugada lo hizo con la protección de los policías de la comisaría 31 que reportaban a Azzolina. El comisario estuvo al frente de la 31 hasta enero de 2017, cuando Rodríguez Larreta cambió las jefaturas de las 53 comisarías dentro del proceso de fusión de la Policía Federal con la porteña. Desde esos años, Azzolina fue señalado en la investigación penal que llegó a la Sala I de la Cámara Federal por la apelación de la cooperativa contra el sobreseimiento que benefició a Azzolina en primera instancia. El caso estuvo en manos de los jueces Leopoldo Bruglia, Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi, que ratificaron la decisión, basados en la pérdida de los registros de movimientos de los móviles que intervinieron en el operativo. Curiosamente esa documentación fue extraviada y no existe ninguna explicación sobre la ausencia de esas pruebas.

El caso no impidió que Azzolina llegara a Comisario Mayor, el cargo que ahora tiene. Es parte de la jerarquía de la policía y este lunes fue uno de los 20 efectivos heridos que se mostraron con Larreta.

Este sábado, antes de las 18, Azzolina estaba nervioso y no paraba de fumar. Nada le impidió señalar a los funcionarios detenidos y que los trasladaran a una camioneta policial donde los mantuvieron esposados durante una hora sin ninguna orden judicial. El comisario mayor estaba furioso porque no lo atendía la fiscalía. Nunca les leyeron sus derechos ni les explicaron las razones de la detención. Tampoco dio ninguna explicación a los detenidos sobre los golpes, patadas e insultos que recibió cada uno.

Azzolina es uno de los 20 heridos que estuvieron con Rodríguez Larreta porque se golpeó un brazo con una de las vallas. Ni se inmutó cuando le advirtieron que había detenido sin orden judicial a un diputado provincial y a otro que había sido legislador. También le recordaron que tenía entre los esposados a un vocero cuya detención no iba a pasar inadvertida para la prensa.

Recién comenzaron a ponerse nerviosos cuando comenzaron a juntarse funcionarios y diputados bonaerenses, porteños y nacionales, para reclamar la liberación de los presos en la camioneta. Una hora antes los habían visto caer bajo los golpes policiales. Las fotos muestran como a uno lo patean en el suelo y a otro lo ahorcan por la espalda. Era  Tignanelli, que había caído por los golpes policiales, mientras un uniformado agarraba a Rodríguez por el cuello para impedir que auxiliara a su compañero. Los dos terminaron en el piso y entre las patadas pudieron ver que Azzolina estaba delante de ellos.

Este lunes Rodríguez Larreta se fotografió con el comisario mayor a su derecha. Dijo que estaba «orgulloso» por el operativo y le dio otro guiño a un jefe policial que no detiene su carrera de ascensos, a pesar del oscuro historial que quedó al desnudo hace seis años.  (Claudio Mardones, Tiempo Argentino, 30/08/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

HALLARON EL PRIMER ENTERRAMIENTO DE UNA MUJER MAPUCHE EN UNA CANOA, CON 900 AÑOS DE ANTIGÜEDAD
Tras 10 años de investigaciones desde que los restos fueron hallados en la ciudad neuquina de San Martín de los Andes, un equipo de científicos dirigido por Alberto E. Pérez, revelaron que la mujer fue inhumada en una embarcación llamada "wampo".

El enterramiento más antiguo en la Patagonia de una mujer mapuche en una canoa, con una antigüedad de 900 años, se conoció este jueves a través de una publicación de la revista científica Plos One, tras 10 años de investigaciones desde que los restos fueron hallados en la ciudad neuquina de San Martín de los Andes.

El equipo de investigación fue dirigido por Alberto E. Pérez del departamento de Antropología de la Universidad Católica de Temuco, Chile, con la participación de profesionales de la Universidad de Río Negro, de la Universidad Nacional del Comahue y del Equipo Chileno de Antropología Forense y Derechos Humanos.

Las excavaciones se realizaron entre 2012 y 2015 en un sitio arqueológico denominado “Newen Antug”, ubicado en las afueras de San Martín de los Andes.

La investigación publicada revela que “la mujer fue inhumada en una embarcación llamada "wampo" con una jarra a la altura de la cabeza. Otros dos sujetos fueron hallados en tumbas cercanas durante las excavaciones entre 2012 y 2015, pero solo ella tenía una canoa como lecho”.

El hallazgo es considerado como “el enterramiento en canoa más antiguo de toda la zona austral del continente americano”.

El informe precisa que “en el cono sur de las Américas, específicamente en el Noroeste de la Patagonia (Argentina) y La Araucanía (Chile), los registros históricos, etnográficos y arqueológicos mencionan tres modalidades de enterramiento terrestre. Describen que la canoa-ataúd se coloca en árboles o se cuelga de postes, mientras que algunas se cubren con tierra para crear túmulos”.

Los investigadores rescataron “una jarra grande junto a su cabeza, aunque gran parte de la canoa (o wampo) alrededor del cuerpo se había podrido, aún quedaban cerca de 600 fragmentos de madera”.

La docente e investigadora del Asentamiento Universitario de San Martín de los Andes, de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), Andrea Medina fue convocada por el director del equipo de trabajo para analizar los restos de madera hallados junto a los restos humanos.

En diálogo con Télam, Medina explicó que “es docente de la materia denominada Dendrología que es la ciencia y el estudio de las plantas arboladas. como si fuera una botánica forestal”.

“Cuando Alberto Pérez encuentra el cuerpo de una mujer en una pieza de madera que parecía haber sido trabajada y ahuecada con el uso del fuego, me trae una muestra que estaba en un proceso de descomposición porque las dataciones del hallazgo daban en 880 más-menos años”, indicó.

Medina precisó que “de igual modo se pudo determinar mirando la muestra con el microscopio óptico con una lámpara con intensa emisión de luz sobre la superficie”.

De esta manera indicó que “pudo establecer que pertenecía a la especie Austroceudrus chilensis o conocido como el ciprés de la cordillera que era esperable porque es la más frecuente de acá de la zona”.

La docente indicó que “ese fue mi aporte a la investigación” y destacó que “como muchos docentes trabajamos en muchas líneas de investigación y una de ellas es la determinación de maderas para lo que contamos con una xiloteca (colección). Coleccionamos material microscópico y macroscópico de muchas especies arbóreas de la zona y del país y una de las líneas de trabajo es la utilización del material como de referencia”.

La xiloteca se encuentra en el mismo asentamiento universitario y es de libre acceso al público.

El informe publicado en la revista Plos One, especifica que “esta es la primera evidencia de un entierro en canoa en Argentina que según los científicos “simboliza el viaje que realiza el difunto hasta su último lugar de descanso”.

También “el uso de recipientes funerarios de madera trabajada, tipificados como ‘canoas’ (Mapudungun wampo), está bien establecido en el repertorio arqueológico de la cultura mapuche. Este método de enterramiento data de 1280 ± 80 dC. En el siglo XIX y principios del XX era el procedimiento predominante para el entierro indirecto, incluidos los registros de la vertiente este de los Andes. Las referencias persisten en la memoria oral de las comunidades etnográficas”.

El wampo, también llamado trolof en mapudungun, “está hecho de un tronco de árbol, generalmente roble o pellín (Nothofagus obliqua), partido en dos y ahuecado en dos formando dos secciones de ataúd; uno contenía el cadáver y el otro servía de tapa”.  (WALTER PÉREZ, Telam, 25/8/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 


INVASIONES INGLESAS
LAS MUJERES TAMBIÉN EXPULSAMOS A LOS INGLESES 

En un frío 25 de junio de 1806, miles de soldados británicos al mando del General Beresford desembarcaron en las costas de Quilmes y avanzaron sobre la ciudad de Buenos Aires con la intención de conquistar el territorio. Dos días más tarde, y sin encontrar demasiada oposición por parte de las autoridades virreinales, lograron su objetivo y la bandera inglesa comenzó a flamear en la Plaza Mayor, actual Plaza de Mayo. Aunque el Virrey Sobremonte había huido con las arcas del Tesoro Real hacia Córdoba, dejando a la población desprotegida, la dominación extranjera sintió de inmediato la fuerte resistencia rioplatense. Y así fue que, casi un mes más tarde, el 12 de agosto, la población del Río de la Plata terminó por expulsar a los ingleses (en masculino porque, efectivamente, eran todos hombres) en una acción gloriosa porque, hay que decirlo: los británicos no se convirtieron hoy en potencia militar.

Este suceso, que luego se conocería como Primera Invasión Inglesa (sí, al año siguiente los británicos volvieron a invadir y también fueron expulsados), ha sido de gran interés para la historiografía argentina debido a su rol fundamental como antecedente de los acontecimientos de Mayo de 1810. Por un lado, porque para la defensa de la ciudad se crearon rápidamente milicias urbanas conformadas por civiles que, junto con la agitación popular, lograron derrotar a una potencia militar como Inglaterra, lo cual daría la pauta de que era posible resistir a la dominación imperial. Por otro lado, porque luego de recuperada la ciudad, los rioplatenses recurrieron al mecanismo del Cabildo Abierto para destituir de su cargo al Virrey Sobremonte y nombrar en su lugar al comandante de las milicias, Santiago de Liniers, héroe indiscutido de la Reconquista; es decir que, por primera vez, no fue el monarca español el que designó a su representante en el Virreinato, sino que fue el pueblo de Buenos Aires.

Ahora bien, es preciso hacer un parate en este punto y decir que, cuando nos referimos a la población rioplatense, también estamos hablando de las mujeres. En este sentido, aunque es difícil rastrear en las fuentes la participación femenina, sabemos por un poema de Manuel Pardo de Andrade, publicado casi en el mismo momento de los hechos, que “...ni el delicado sexo se eximía y al aumento de fuerzas concurría…” (es verdad, se refiere a las mujeres como “el delicado sexo”, pero tampoco le podemos pedir tanto a un hombre de principios del siglo XIX si todavía en la actualidad hay quienes siguen usando metáforas similares).

Posteriormente, en un poema publicado en La Lira Argentina en 1824, Vicente López y Planes volvió a ratificar la importancia de la participación de las mujeres en la defensa de la ciudad frente a la invasión de los ingleses: “Así a otras también, cual torbellino, el varonil ejemplo las rebata y de farda marcial con muy prolijo cuidado se ornan, y después de armadas, abandonan su hogar para seguirlos (…)”. 

En este punto, el célebre creador de nuestro Himno Nacional nos trae un aspecto importante a considerar en el análisis: con las invasiones inglesas, el rol tradicionalmente asignado a las mujeres (el hogar y el convento si eran pudientes, la limpieza y la esclavitud para aquellas pertenecientes a sectores populares, el rol reproductivo en ambos casos), entró en tensión. Entonces, lo importante de esta cuestión es que, desde mi punto de vista, las invasiones inglesas no solo fueron fundamentales antecedentes de la Revolución de Independencia sino que también inauguraron la participación de las mujeres en el escenario político-militar.

No obstante, debemos evitar recaer en la idea de las mujeres como un homogéneo. Por ejemplo, Mariquita Sánchez, una mujer que sí ha pasado a la Historia por prestar su casa para las tertulias en las cuales nació el Himno, inicialmente exclamó su beneplácito hacia los ingleses y en favor del virrey abandónico. Aunque luego se arrepentiría de su comportamiento, Mariquita y la gran mayoría de las mujeres de su círculo no salieron a combatir con las armas. Sí, como decíamos, lo hicieron otras mujeres de las cuales poco se sabe por las fuentes oficiales.

En este sentido, si las pocas fuentes que existen nos dan cuenta de que las mujeres tuvieron un rol activo en la expulsión de los invasores, mi pregunta es: ¿por qué no hay mujeres en la Historia oficial argentina? Aventuro una respuesta: la ausencia de documentos es un problema, pero, teniendo en cuenta que la Historia de las naciones es una construcción, estaríamos ante una operación consciente de invisibilizar el papel femenino en los sucesos históricos. Y sino, ¿por qué no hay ningún feriado en conmemoración de una mujer?

Recientemente se anunció la emisión de billetes con figuras femeninas (María Remedios del Valle y Juana Azurduy) pero es necesario seguir reviendo el panteón de los ídolos nacionales. Como un primer paso, podemos empezar por dar entidad real a Manuela Pedraza, primera militar de profesión en nuestro territorio. Por el mismo poema de Manuel Pardo de Andrade mencionado anteriormente, sabemos que Pedraza hirió de muerte al inglés “más valiente y obstinado” con un fusil que luego le presentó a Liniers como trofeo. 

A su vez, en el parte oficial dirigido al rey de España luego del combate, el Virrey Liniers mencionó que no debía omitirse el nombre de “una mujer de un cabo de Asamblea, llamada Manuela la Tucumanesa, quien combatió al lado de su marido, y mató a un soldado inglés, del que me presentó el fusil”. En respuesta a ello, el 24 de febrero de 1807, el rey dio a Pedraza el grado de subteniente de Infantería y se le otorgó el sueldo correspondiente.

Manuela Pedraza fue una mujer de la cual sabemos su historia porque quedaron documentos, pero hubo muchas más que participaron de la expulsión de los ingleses. La historia escolar nos dijo que las mujeres tiraron agua hirviendo y piedras desde los balcones. Hoy reafirmamos este accionar y sumamos que también agarraron el fusil. 
(Mercedes Roch, Historiadora, autora del libro Primeras, Página 12, 15/8/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA TROCHITA: CÓMO ES LA HISTORIA DE UN TREN ÚNICO EN EL MUNDO QUE DESAFÍA EL PASO DEL TIEMPO
Tesoro de la provincia de Chubut, el viejo expreso patagónico lleva 77 años surcando la geografía del sur a puro encanto.
El jefe de la estación Esquel habla de su magia y cuenta por qué los extranjeros lo aman.

“Ir a Esquel o El Maitén y no viajar en La Trochita es como visitar a Misiones y no conocer las Cataratas”, dice Ignacio Goyeneche, jefe de la Estación Esquel del Viejo Expreso Patagónico, esa antigua formación a vapor que debe el apelativo “La Trochita”, tan familiar y entrañable, a la distancia que existe entre los rieles por sobre los que corre.

Un atractivo turístico de los más visitados de la Argentina, que cumple dos trayectos: entre la ciudad de Esquel y el paraje Nahuel Pan, y entre la localidad de El Maitén y el Apeadero Ingeniero Bruno ThomaeUn tesoro insoslayable de la provincia de Chubut.

Ignacio describe el tren y sus particularidades como si hablara de un viejo amigo. “Se lo llama así chita por la trocha, que es de 75 cm. Tiene una particularidad: ese tipo de trenes era para hacer recorridos cortos, de 40 o 50 km, pero cuando se construyó este ramal se hicieron 402. O sea, es única en el mundo.

Ignacio vive y respira tren. Desde 2003 es trabajador de La Trochita, y cuando entró eran sólo 7 empleados. “Yo tenía 19 años. Desde 1993 el tren funcionaba con esas siete personas, no había nadie más”, relata. “Entré a trabajar con un jefe de estación que estaba hacía 40 años, un hombre que se comunicaba con telégrafo. Me acuerdo que diariamente pasaba un parte por ese medio y tardaba horas. No quería saber nada de usar una computadora. Así aprendí a usar el telégrafo yo también”.

En ese mismo plan, el de de contar una historia que se mide en décadas, Ignacio detalla años y procedencia de los componentes que conforman el hermoso tren. “Tanto las locomotoras, como los vagones y los rieles, son de 1922”, explica. De origen belga, los viejos vagones combinan su prosapia europea con la de las máquinas impulsoras.

“Tenemos las alemanas Henschel, y las Baldwin, que son norteamericanas, de FiladelfiaNosotros decimos que el tren hace un viaje en el tiempo: tenés los asientos de madera, las salamandras que están de la época en que el tren conectaba pueblos y que la gente usaba incluso para calentarse y hasta para cocinar adentro del vagón (pensá que era un viaje de 16 horas entre Esquel Ingeniero Jacobacci). Incluso hoy el guarda invita a algún pasajero a meter leña en la estufa. Para la gente eso es hermoso”.

También se refiere a los recorridos, que son tres. “Tenemos el tradicional, que es de Esquel a Nahuel Pan (N de la R: son 18 km de ida y de vuelta, con una parada de 45 minutos), una comunidad mapuche-tehuelche donde la gente vive en las casas del ferrocarril. En 1993, que fue cuando cerraron los trenes, Chubut tomó la posta enseguida (por eso decimos que La Trochita, del 45 para acá, no paró nunca) y la gente de la comunidad quedó viviendo en ese lugar. Entonces se hizo un combo turístico: los turistas paran ahí, hay un museo, casa de telares, artesanos; así el que llega a Esquel puede conocer el tren y la cultura mapuche – tehuelche”, informa.

En referencia al otro circuito, admite que aunque a título personal prefiere el que parte desde Esquel (“si te gusta el paisaje, es ideal: sube y baja la montaña., ves la ruta, es algo muy lindo”, detalla); pero que si el visitante gusta de “los fierros”, hay que ir a El Maitén. “Tiene unos talleres que no te puedo explicar lo que son. Porque, en realidad, en el recorrido original El Maitén estaba en el medio, entre Jacobacci  y Esquel, y entonces tenía los talleres más grandes. Ahí y tenés un torno de 1890 que funcionaba a vapor y toda la maquinaria es de hace 100 años”.

Hay una tercera opción, que podría catalogarse como Premium. Se trata de charters, viajes especiales que cubren el antiguo trazado, ya sean los 402 kilómetros que existen entre Esquel e Ingeniero Jacobacci (en la provincia de Río Negro) o los 160 que separan Esquel y El Maitén. “Se hacen dos o tres veces por año, siempre con extranjeros”, narra Ignacio.

“Imagínate, son gente acostumbrada a trenes que andan a 600 km por hora. Cuando llegan los alemanes y ven máquinas que vinieron de su país se vuelven locos, sacan mil fotos. Nos ha pasado que dos turistas japoneses contrataron el tren por tres días para viajar ellos solos todo el trayecto”. Gente con paciencia y tiempo sin dudas: el tren no va a más de 40 km por hora y al ser a vapor tiene que cargar agua con estaciones que están cada 20 km.

“Por eso sólo se hace cuando vienen los extranjeros”, cuenta Ignacio, “que quieren hacer los 402 km y están cuatro días para recorrerlos ya que se hacen por tramos: en cada lugar donde para el tren quieren bajarse, hacer fotos, recorrer los lugares”. Y agrega que esa exclusividad conviene económicamente porque beneficia a toda la cadena: son grupos de 150 personas que no sólo pagan más dinero por el privilegio sino que se alojan en un hotel, comen en los restaurantes, compran en los comercios. En suma, un beneficio para toda la comunidad.

De manejo y repuestos

¿Será muy difícil conducir las locomotoras que impulsan La Trochita? “Yo en realidad soy jefe de estación”, contesta Ignacio, “pero igual lo puedo contar porque fui aprendiz de conductor y estuve un año arriba de esa locomotora. En realidad, para sintetizar cómo funciona el tren tenés que pensar en un termotanque o calefón dado vuelta, porque el funcionamiento es una caldera que tiene agua, con caños por donde pasa el calor. Es decir, hierve al agua, eso genera vapor y ese vapor hace mover los cilindros. Eso es pura Revolución Industrial, nada menos. A partir de eso vino todo lo demás”. 
Y sigue con la lección: “Requiere conocimiento, y tanto los maquinistas como nosotros tenemos leyes que cumplir: los conductores tienen que estudiar, hacer cursos. Primero sos foguista, después estás 5 años a prueba en esa tarea y recién ahí sos maquinista. Pero no es que levantás unas piedra y sacás un maquinista a vapor. No es lo mismo que ser maquinista de diesel o eléctrico”.

En cuanto a los problemas que pueden presentarse ante la falta de repuestos (estamos hablando de máquinas y vagones de 1922), Ignacio cuenta que en El Maitén, donde están los grandes talleres, sus compañeros –a los que ellos llaman “los artesanos”- tienen que hacer piezas de bronce que fabrican según los planos. “Son de bronce y hay que tornearlas, todo un trabajo”, explica, “Pensá que son componentes expuestos a la fricción, así que va todo con aceite, estopas, grasa, todo a la antigua”.

Para cerrar, Ignacio no oculta la emoción que lo embarga cada vez que habla de un oficio que abrazó a los 19 años y hoy, con 38, lo sigue estimulando como el primer día. “Es muy romántico el tren”, reflexiona, “entrás a trabajar ahí y te ponés la camiseta enseguida. A mí me hablás de La Trochita y me emociono. Y además me da un sueldo para que pueda criar a mi hija. Es hermoso”.
Más información en www.latrochita.org.ar/
(EL PLANETA URBANO, 3/8/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

CENSURA - LA PROHIBICIÓN DE LIBROS AVANZA EN LOS ESTADOS UNIDOS
Tras la abolición del derecho constitucional al aborto, día a día se multiplican los pedidos para que se retiren de las bibliotecas públicas libros que traten temas de género. Con la desfinanciación de una biblioteca de un pequeño pueblo de Michigan por poseer libros de temática LGBTQ+ se desató una nueva ola de reclamos.

Las prohibiciones que suceden en distintos estados de los Estados Unidos tienen la resonancia inevitable de la novela Fahrenheit 451de Ray Bradbury en la que se queman libros prohibidos. El martes pasado, los residentes de Jamestown votaron la desfinanciación de la biblioteca de Patmos, molestos por los libros de temática LGBTQ+ que poseía. Debido a esta medida, la biblioteca, privada de los fondos previstos para su sostén hasta el primer trimestre del próximo año, podría cerrar sus puertas. La piedra del escándalo fue una queja generada por  una novela que abordaba la experiencia de una escritora no binaria Gender Queer: a memoir, de Maia Kobabe.

A partir de esa primera queja, se presentaron decenas de peticiones ante la junta de la biblioteca, exigiendo que quitara ese libro y muchos de temática Lgtbq+ de su catálogo. «La preocupación del público era que iba a confundir a los niños», dijo Larry Walton, uno de los responsables de la institución, al diario Bridge Michigan.

Simultáneamente, un grupo autodenominado «Conservadores de Jamestown» repartió volantes que condenaba el género queer por mostrar «ilustraciones sexuales extremadamente gráficas de dos personas del mismo género» y denunció la «promoción de ideología Lgtbq+».

Deborah Mikula, directora de la Asociación de Bibliotecas de Michigan, expresó ante el periódico británico The Guardian su convicción de que los catálogos de las bibliotecas deben representar «a toda la comunidad» y subrayó que «eso significa tener libros Lgtbq+».

El año pasado, según lo registró la Asociación Estadounidense de Bibliotecas, hubo 729 reclamos sobre «materiales y servicios de bibliotecas, escuelas y universidades» el año pasado, lo que llevó a retirar de sus estantes unos 1600 títulos.
La abolición del derecho al aborto en Estados Unidos parece autorizar a los grupos más conservadores a censurar libros cuyo contenido no coincidan con sus convicciones referidas a la sexualidad, imponiendo así su voluntad sobre el resto de la población.

En este contexto, la Biblioteca Pública de Nueva York (NYPL) lanzó la campaña nacional «Libros para todos», para que los lectores puedan acceder a los textos impugnados -por temas de género, religión, raza e historia- en estados gobernados por el partido Republicano como Florida.

La ficción parece volverse realidad no solo en el caso de Fahrenheit 451. Tras el anuncio de la prohibición de la interrupción voluntaria del embarazo el escritor Stephen King, tuiteó: «Bienvenidos a El cuento de la criada´» en referencia al libro de la escritora canadiense Margaret Atwood, escrita hace 35 años pero que cobró fama internacional cuando fue llevada a la pantalla en 2017. Esta novela plantea un mundo en que debido a la toxicidad del medio ambiente, la tasa de natalidad disminuye de manera drástica, razón por la cual los jerarcas políticos se ocupan de tener mujeres fértiles asignándolas  como criadas. Por supuesto, también este libro despertó objeciones

Poco antes de que saliera el fallo contra el aborto legal en Estados Unidos, Atwood tuiteó un artículo propio titulado Yo inventé Gilead, ahora la Corte Suprema lo está haciendo realidad, donde contaba que muchas veces interrumpió la escritura de aquella novela por sentirla «demasiado exagerada» y «tonta» y, con perspectiva oracular, reflexionaba en ese artículo: «Las dictaduras teocráticas no se encuentran sólo en el pasado distante: hay un número de ellas en el planeta hoy. ¿Qué impide que Estados Unidos se convierta en una de ellas?».

Ante estos hechos no parece casual que en mayo de este año Atwood haya promocionado en un video una edición incombustible de su famosa novela, vestida como un bombero de Fahrenheit 451 y con una  manguera que echaba fuego.

La creciente ola de censuras parece señalar que no era exagerada su novela “oracular” y que ella no estaba equivocada respecto del destino de ciertos libros que se levantan contra determinados valores instituidos. (Tiempo Argentino, 09/08/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

Dibujo de M.B.B

EVITA

Y volviste.

Como pueblo triste.

Como bandera luchadora.

Como muro pintado con ardoroso cariño y rencorosa afrenta.

Como grito sordo y murmullo en tiempos de vedado silencio.

Como guía en años peligrosos de oscuridad sangrienta.

Como llama anudada en el corazón de los humildes.

Porque fuiste el recuerdo tierno de una vida de abnegado humanismo.

Fuiste la voz reparadora de los mudos y olvidados de la historia.

Fuiste insulto descarnado en la boca y en la hiel de los odiadores de siempre.

Fuiste pequeña, grácil y gigante indomable

Silueta frágil y alma inquebrantable

Mirada tosca hacia los poderosos y sonrisa delicada para los débiles.

Abrazo fraterno para los necesitados y cachetada justa para los infames.

Fuiste Santa

Fuiste Reina

Fuiste Diosa

Fuiste Madre, Hermana y amiga

Fuiste pequeño retoño y frondoso árbol de profundas raíces en este suelo, dadivoso de cobijo, sostén de nidos, aire fresco, hermosas flores y gloriosos frutos.

Y nuevamente semilla multiplicadora.

Crudos pies de barro del interior profundo de estas tierras, corazón de fuego y suaves manos generosas.

Fuiste y serás Maria Eva Duarte de Perón majestuosa Dama y Evita leal compañera.

Fuiste y serás hoy y siempre ejemplo de lucha.

Fuiste y serás hoy y siempre añoranza de justicia para todos.

Nunca te fuiste compañera Eva.

Ni la ausencia.

Ni el flagelo de tu cuerpo.

Ni las balas, las torturas, las bombas.

Ni los años de censura.

Ni los odios, las mentiras y las muertes se llevaron tu recuerdo.

Siempre vigente late en el seno de este sufriente pueblo trabajador.

Eternamente resurgirá tu nombre y lo llevaremos como bandera para la victoria de una patria justa, libre y soberana.

Evita, vive…
(del compañero M.B.B.)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA GRAN HISTORIA DEL CLUB DE VILLA SOLDATI
SACACHISPAS, EVITA Y LA CANCHA DE PERÓN
Este 26 de julio se cumplen 70 años de la muerte de la "Abanderada de los humildes".
Los Juegos que llevan su nombre fueron determinantes en 1948 para la fundación del club lila.

“Cumple la subsecretaría de Informaciones de la Presidencia de la Nación el penosísimo deber de informar al pueblo de la república…” arrancó diciendo el locutor oficial Jorge Furnot el 26 de julio de 1952. Su voz completó en 27 segundos el lacónico anuncio de la muerte de Evita. Ese mensaje, uno de los audios más recordados de la radiofonía argentina, tiene casi 70 años. Quedan hoy el recuerdo indeleble de esa mujer y su legado, que en el plano deportivo son los Juegos infantiles y juveniles que llevan su nombre. Hubo también un club surgido de esos torneos, casi un brote deportivo de la época. El único en toda la AFA fundado un 17 de octubre: Sacachispas. Después de convertirse en una idea feliz en 1948, recibió del presidente Perón una cancha en terrenos de Villa Soldati. Pero eso no fue todo.

Las primeras camisetas con los colores de Gimnasia y Esgrima La Plata para jugar los Evita, las aportó la llamada jefa espiritual del movimiento. Lo cuenta Gastón Todarelli, creador del Museo de Sacachispas en un corto-documental de Eter, la escuela de periodismo. Los pibes futbolistas ni siquiera tenían un nombre para ponerle al equipo. Aldo Vázquez, un joven ocurrente de 17 años que fundó el club, se inspiró en la película Pelota de Trapo de Leopoldo Torres Ríos con Armando Bó como protagonista y guión del recordado Borocotó, una de las plumas consagradas de la revista El Gráfico. Así surgió la institución con más credenciales peronistas que paradójicamente condujo por más tiempo un político radical de la zona: Roberto "Beto" Larrosa.

Sacachispas no es el único club al que Evita se vinculó afectivamente. Mucho se habló de su relación con Sarmiento de Junín, cuyo estadio inaugurado en 1951 lleva su nombre. Pero fue su hermano Juan Duarte, secretario privado de Perón, quién agilizó los trámites para financiar la construcción de la cancha. Era amigo de la infancia del presidente Héctor Julio Díaz y la institución accedió a un crédito el 9 de diciembre de 1949 por 1.250.000 pesos que permitió realizar la obra. Con el PJ proscripto en 1955, la dictadura de Aramburu, Rojas y Lonardi acabó con la nomenclatura peronista. El régimen genocida del '76 volvió a suprimir su simbología y recién en 2009, el escenario recuperó la identidad arrebatada por los censores. Volvió a llamarse Eva Perón.

Un documental ficcionado del año 2000 que dirigió Nicolás Malowicki nos habla de otra relación futbolera. Es Evita Capitana. Su núcleo es la definición del campeonato de 1951 entre Racing y Banfield que ganaría el primero. Según avanza la trama, queda expuesta la simpatía de Evita por el Taladro. Una evidencia es el diálogo en la Fundación que llevaba su nombre entre la esposa de Perón y el periodista deportivo Enzo Ardigó. Ella le preguntó cuál era el más humilde de los dos equipos y a la respuesta obvia -la Academia iba por el tercer título consecutivo de su historia- la abanderada de los humildes parece que comentó: “Yo quiero que gane Banfield”. No hay más certeza sobre ese sentimiento, pero la película alimentó el mito de su simpatía por el club más débil, que encajaba con el modelo argentino que se propiciaba desde el Estado.

Los testimonios de dos jugadores de aquel Banfield, Gustavo Albella y Héctor D'Angelo, describen cómo Evita promovió que el secretario de Prensa y Difusión de Presidencia, Raúl Alejandro Apold, los visitara para ofrecerles un Mercedes 1951 a cada uno, siempre y cuando superaran a Racing en las finales disputadas en la cancha de San Lorenzo. Algo que finalmente no ocurrió. La docuficción de Malowicki también discurre sobre la contracara de ese favoritismo: el respaldo explícito del ministro de Hacienda, Ramón Cereijo, a la Academia de Boyé, Méndez, Bravo, Simes y Sued que sería tricampeona.

Banfield en 1896 y Sarmiento en 1911 ya habían sido fundados, pero los Juegos Evita permitieron el nacimiento de otros clubes con el objetivo de competir en esos campeonatos de inclusión. Ése fue el caso de Sacachispas. La primera edición de los torneos en el '48 coincidió con el advenimiento de la entidad deportiva situada en Villa Soldati. Quince años después, la empresa Alpargatas lanzó al mercado los botines con el mismo nombre del club. Fueron un éxito comercial de 1963. La publicidad que les hacían en las radios decía: “Un gol de media cancha con botines Sacachispas... Sacachispas con tapones y todos serán cracks”.

El calzado tuvo un pico de fama cuando Estudiantes de La Plata se entrenó con esos botines antes del partido contra Manchester United por la Copa Intercontinental de 1968. En una fotografía de la época se lo ve a Carlos Bilardo a caballito de Eduardo Madero con los célebres botines de “suela y tapones de goma moldeada y capellada de loneta”. Aquel campeón del mundo se había nutrido del semillero de Sacachispas con dos jugadores que harían historia: Eduardo Manera y Alberto Poletti.

Pasadas varias décadas, hoy todavía resuena en la cancha pegada a la autopista Presidente Cámpora el cantito: “Yo nací en una villa, que es de chapa y de cartón, soy del barrio de Soldati, soy del Lila y de Perón”. Sacachispas, el nombre tomado del equipo que protagonizó Pelota de Trapo, el club que pasó de la literatura deportiva de Borocotó y sus Apiladas en El Gráfico al cine, y de jugar en potreros y calles del barrio a tener su primera cancha gracias a Perón, hoy habita en la segunda categoría del fútbol nacional. Está a un paso de la Liga Profesional, de la élite del fútbol argentino, 74 años después de su fundación.

Su primera casa estaba en Lacarra y Corrales, a seis cuadras de la actual. Un terreno yermo fue bordeado con un perímetro de alambre y sus vestuarios eran estructuras de madera. En 1951 el club se oficializó en actas y convirtió el sueño de sus socios fundadores, Aldo Hugo Vázquez y Roberto González, más otros jóvenes más, en una realidad.

Vázquez jugaba en las divisiones inferiores de River, habló con su coordinador Carlos Peucelle y le pidió algunos refuerzos para armar el equipo en los Juegos Evita, donde empezó todo. Llegaron demasiado lejos y pudieron conocer a Perón y su esposa una mañana en la cancha de River. En 1954 se afiliaron a la AFA y desde entonces, disputan sus torneos con equipos que superan a todos en ingenio con entretenidas coreografías, ganen o pierdan. Hicieron un Haka para desafiar a los All Blacks, se vistieron de superhéroes o lucieron caretas de Messi antes de los partidos de ascenso. Escenas con las que el club subió su perfil de manera notable en las redes sociales.

Sacachispas hace culto a un fútbol descontracturado con aires de vodevil. Parece natural en un club que nació con ingredientes de ficción. Concebido por la prosa de Borocotó y con una caricia compañera de Evita y Perón. (Gustavo Veiga, Página 12, 24/7/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

UNA  ARGENTINA QUE AVERGÜENZA
TRABAJO INFANTIL EN LA ARGENTINA: ¿LO QUE NO SE VE NO EXISTE?

Los nadies. Los olvidados. Los marginados y excluidos en la vida del derecho a la felicidad. Los que trabajan en el campo y no perciben un salario digno. Los que tienen dificultad para cobrar. Los que ven devaluado su ínfimo poder adquisitivo. Los que no pueden comprar alimentos esenciales. Los que son víctimas de la explotación producto de la extrema pobreza. Las niñas, niños, jóvenes y adultos que realizan tareas en ambientes insalubres y padecerán enfermedades. Las familias condenadas en cada jornada laboral a sobrevivir. Las infancias y juventudes vulneradas en su derecho a la salud, a la educación y a la vida. Los que quedan "afuera" en sociedades donde las tecnologías han desplazado el trabajo y pasan a integrar los números de una fría estadística en los índices e informes de las burocracias. Los que sufren en carne propia un modelo de producción funesto y fracasado que destruye la naturaleza y el tejido social. 

Un modelo que no contempla ni valora la importancia del medio ambiente. Un modelo donde prevalece el lucro y la desposesión por encima de la imperativa necesidad de construir un país con mayor justicia social. Un modelo donde el 50 por ciento de la niñez es pobre y no suele ser parte de la agenda mediática, en especial la televisiva de aire y cable. ¿Acaso será que, "lo que no se ve no existe"

Los cortometrajes Tareferos y Tabacaleros, a través de testimonios en primera persona, intentan sensibilizar y concientizar sobre una injusticia social: el trabajo infantil agrícola. Los protagonistas le dan rostro a una situación invisibilizada y desconocida en las grandes urbes. 

"Trabajamos de día para comer a la noche", afirma una joven tarefera, después de una intensa y agotadora jornada. Ella, como otras niñas, niños y jóvenes, son parte de un modelo de producción que no los perciben como sujetos de derechos ni respeta las leyes vigentes. 

En la tarefa (cosecha artesanal de la yerba mate con de una tijera), cultivo de la yerba mate, hay altos niveles de precarización e informalidad laboral, siendo un área sensible a la utilización de mano de obra infantil y adolescente. El tarefero recibe solo el 1,31 por ciento del valor de lo que produce. En tiempos de cosecha “no hay feriados, no hay domingos”, dice un tabacalero. En su galpón, sin dejar de trabajar, relata el sufrimiento de lidiar con el tabaco, una tarea monótona y agobiante. Mientras tanto, sus pequeñas hijas clasifican y atan las hojas. Sus manos tienen las huellas penetrantes de los herbicidas

Como documentalista intento dar visibilidad a una realidad para generar conciencia crítica en nuestra sociedad y alumbrar sentimientos de empatía y solidaridad. Entiendo a la educación como el componente de mayor valor estratégico para abordar las situaciones de vulneración de derechos y la problemática del medio ambiente. Desde una perspectiva esperanzada, trabajamos para modificar los patrones de producción y consumo acuñados en el saqueo y la explotación. Un cambio social, cultural y de las conciencias en beneficio de nuestras infancias y juventudes para construir un mundo más digno, más justo, y más humano. (Claudio Altamirano, P12, 24/7/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

AMENAZAN A UN CURA QUE ENFRENTA AL AGRONEGOCIO: «ESTO ES PARTE DE LA LUCHA POR LA TIERRA»
Así lo asegura el Grupo de Curas en la Opción por los Pobres, que denuncia en Santiago del Estero el avance expulsivo de la soja.
A Lassaga lo intimaron de manera anónima a que "no se meta en lo que no le corresponde" porque la próxima "no va a haber un mensaje de advertencia".

Un cura en medio del monte. Aunque esté solo, habla en plural. Hay otros que, al igual que él, dejaron de ocuparse únicamente de los bautismos y misas y se mezclaron con indígenas y campesinos en la resistencia. “Lo que hacemos es un poco de docencia, hacerlos conscientes de sus derechos. No pedimos nada especial, solo vivir en paz y que sus derechos posesorios a la tierra, a los caminos, al agua, no sean avasallados”.

Las acciones de Rubén Lassaga, párroco de Nueva Esperanza, cabecera del departamento Pellegrini en Santiago del Estero, tienen un costo. Hace unos días, desde un número de teléfono con prefijo de Tucumán, explicitaron el precio: “Le queremos hacer llegar un mensaje al señor cura: los caminos del monte de Pellegrini son largos y solitarios, y él siempre anda solo. Los caminos tienen sus trampas, y que por favor no se siga metiendo en lo que no le corresponde, y que la próxima no va a haber un mensaje de advertencia”.

En esa zona de parajes –El Quemado, La Aloja, La Bolsa, Los Cercos, El Cavao, La Ovejería, Las Delicias, Puesto Nuevo, El Diablo, Ahí Veremos, La Manga, Agua Amarga y El Saladillo, entre otros– donde los límites entre Salta, Tucumán y Santiago de Estero se vuelven invisibles, funciona desde hace casi veinte años la Mesa Parroquial de Tierras, un espacio que surgió con el fin de “promover la organización de las comunidades campesinas y urbanas; promover la capacitación en cooperativismo, en derechos humanos, sociales y ciudadanos en forma sustentables de producción alternativa; y mejorar la calidad de vida desde un proyecto socio político de inclusión y derechos”. Los redactores de aquellos nobles principios quizás subestimaron la feroz oposición de los poderosos.

“Es la primera vez que pasa algo así –reconoce Lassaga, integrante de la Mesa Parroquial de Tierras– y eso que estuvimos en conflictos violentos con bandas armadas, pero nunca llegaron a tanto. ¿Qué explicación le encuentro? Es todo parte de un contexto de lucha por la tierra en Santiago del Estero que viene desde hace mucho tiempo y que se ha recrudecido desde mediados de los años 90 con la autorización de las semillas transgénicas, lo que provocó la extensión de la frontera agropecuaria, que no es otra cosa que desmontar el bosque nativo para plantar soja, expulsando a las comunidades originarias o fumigándolas si deciden quedarse en sus tierras”.

En un comunicado de repudio, el Grupo de Curas en la Opción por los Pobres (COPP), “herederos” del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, expresó que “desde siempre en nuestra Patria la pretensión de poseer la tierra o distribuirla fue motivos de conflictos. Así fue que campesinos e indígenas fueron desalojados, desplazados y asesinados. Sus tierras apropiadas, sus animales matados, sus pozos envenenados y topadoras y fuerzas de seguridad, legales e ilegales, se hicieron presentes donde ayer estaban ausentes”.

“Con la complicidad de los poderes judicial y político, y la manipulación mediática, los que ayer ocupaban tranquila y ancestralmente las tierras hoy pasaron a ser presentados como usurpadores y delincuentes (…) queremos recordarle al poder judicial que su causa es la justicia, al poder ejecutivo que su causa es el pueblo, a los medios de comunicación que su causa es la verdad, y a los apropiadores y violentos que ellos son la causa del dolor y el sufrimiento de tantas y tantos”, concluye el documento.

Para Sergio Raffaelli, párroco de Pozo Hondo y colega de Lassaga, en eso de resistir el avance implacable del agronegocio, el compromiso asumido (aún a riesgo de perderlo todo) solo se explica a través de ese mandato cristiano de “estar al lado, no de los buenos ni los pulcros, sino de los pobres”.

“Como cura –continúa– uno quiere vivir acompañando la vida de los pobres y el principal problema que tienen es la propiedad de la tierra, sea porque los dueños de la soja los quieren expulsar, sea porque los fumigan y los enferman. Cuando uno visita la comunidad o hace las cosas propias de cualquier cura, como oficiar un bautismo o una misa, se entera de las realidades de las comunidades y no puede hacerse el tonto. De alguna manera uno se compromete y hace propias esas luchas”.

A principios de julio, el gobernador Gerardo Zamora se ufanó a través de sus redes sociales del estudio realizado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) que colocaba a Santiago del Estero como la sexta provincia que más ingresos generó por exportaciones. Para Raffaeli es, apenas, una cara de la moneda. “En Santiago cada vez entran más dólares por la soja, pero eso también significa más deforestación, más expulsión de campesinos que se tienen que ir a vivir a los cordones de las grandes ciudades, más fumigación que enferma y mata a las comunidades. Todo eso se esconde debajo de la alfombra porque el único criterio para pensar un modelo de desarrollo es que entren dólares. El costo humano no importa”.  (Gastón Rodríguez, Tiempo Argentino, 17/07/2022)

Solidaridad campesina del Mocase
Luego de hacerse pública la amenaza sufrida por el padre Rubén Lassaga, organizaciones sociales de todo el país manifestaron su solidaridad. El Mocase, por ejemplo, se pronunció en sus redes sociales: «El padre Rubén es ampliamente conocido en el monte santiagueño. Al igual que otros curas, siempre apoyando a las familias y organizaciones campesinas en su derecho a la tierra, al monte, a un ambiente sano, a las formas de vida en cada uno de los territorios santiagueños, desde la parroquia que le toque estar. Fiel referente del grupo de curas en la opción por los pobres, en su compromiso en favor de la liberación integral de las personas. A su vez acompaña con gran compromiso a la Mesa de Tierra de Pellegrini, base del Mocase».

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

CHE MORDISQUITO, ¡DEJÁ LOS MUERTOS TRANQUILOS!
Pero che, dejá a los muertos tranquilos Mordisquito, dejalos descansar en paz después de tanto sufrimiento ¿te preguntaste alguna vez cómo sufren aquellos que sienten como propio el dolor ajeno? vos sufrís por vos y por lo tuyo nomás con tu pequeño y mezquino corazón.

Ellos sufren por miles, por cada niño sin comida, por cada anciano, por cada laburante que vuelve cansado a su casa y no puede darle una vida digna a sus hijos, por todos, a cada rato en cada momento, el único consuelo de las almas sensibles es sentir que hacen algo por el otro.
Tu ceño fruncido me dice que no lo vas a entender nunca, pero para que te des una idea, para que comprendas su sufrimiento, seríaaa, como el peor dolor que conozcas multiplicado por miles, comienza en la garganta como un nudo que la oprime, luego sube y le da un brillo triste a los ojos y después duele adentro, bien adentro del pecho, es como un ardor que no cesa y se refuerza cada vez que se ve una injusticia.
Así que no ataqués la memoria de aquellos que no pueden defenderse, hasta los peores genocidas tuvieron un juicio justo. Dale y dale repitiendo, con tu papagaya obstinación que Walsh es un asesino, ya juzgaste, dictaste sentencia y condenaste.
Te dejás usar para ensuciar la memoria de uno de los más grandes intelectuales de nuestra gente sin más argumentos que algunos comentarios malintencionados. Se la pasan reciclando mentiras ustedes, las mismas ideas y los mismos versos, quieren revivir fantasmas, quieren palos, quieren balas, quieren miedo para el pueblo, necesitan imponer por la fuerza nuevamente sus recetas de miseria e injusticia con ajuste y sometimiento.
Esperaron que pase el tiempo, que la memoria se vaya disipando por los oscuros espacios del olvido, se arrastraron por las sombras y hoy nuevamente asoman de su tenebrosa cueva de resentimiento.
¿Cómo podes juzgar a los que ya no están?, si en una de esas, Rodolfo llevó alguna culpa, si es culpa luchar por el bien del pueblo, esta desapareció con su cuerpo. Todo lo sucedido en aquellos años quedó en las sombras, cualquier luz solo reflejará, saqueos y robos, terror y muerte en manos de un estado asesino.
Te soy sincero Mordisquito, yo, personalmente desconozco que haría si me mataran una hija, yo no sé qué haría con el país lleno de centros de tortura y muerte, sin tener a quien recurrir, con la impotencia de no poder levantar la voz, por eso nunca me atrevería a juzgar, vos no te acordás o no te querés acordar porque seguro que mirabas para otro lado, porque seguro gritabas goles en la cancha de River mientras ahí cerca gritaban de dolor los torturados.
Eras como esos monos que se tapan los ojos, la boca y los oídos. Ciego, sordo y mudo fuiste y ahora salís a hablar y ahora te interesan “las víctimas de los dos lados” y ahora sos un luchador por “la justicia” ¿qué conveniente no? justo hoy, que podés decir cualquier cosa sin sufrir consecuencias, que podés repetir cualquier mentira hasta el cansancio para transformarla en una verdad para aquellos que no tienen memoria. Yo me acuerdo bien de aquellos tiempos. A mí no me la contás, yo sé que quieren resucitar demonios, los de siempre, los mejores y más efectivos aliados de los poderosos.
Mirá qué proféticas palabras nos dejó a las clases populares Rodolfo cuando dijo que nos quieren borrar nuestra historia para dejarnos sin héroes a quien admirar, ni mártires a quien llorar, ni referentes a quién seguir, ni ideales para soñar, ni ideas para actuar, ni memoria para recordar a tus malos gobiernos para así poder volver una y otra vez a saquear nuestras riquezas y explotar a nuestra gente.
Rodolfo Walsh, Evita, Perón, el Che, Néstor como ya no pueden matarlos porque viven en el corazón de aquellos que queremos un mundo mejor para todos, pretenden ensuciar su memoria, atacar sus ideales con mentiras para que las nuevas generaciones crezcan ajenas a las luchas y los logros colectivos. Quieren embarrar a los buenos para lavar las culpas de los malos.
¿Quiénes son tus héroes Mordisquito?, ¿no podés nombrar ninguno, no? Te morís de ganas pero no podés ¿no es cierto? ¡Qué triste no tener referentes!. Me vas a salir que todos son iguales y sabes que no, no todos luchan por lo mismo, que algunos lucharon incluso por los derechos que hoy disfrutas, por los beneficios que hoy tenés.
¿Sabes cuántas especies de seres vivos hay en la tierra? 2 millones, si más de 2 millones de seres vivos y hasta ahora sabemos que vos y yo pertenecemos a la única especie capaz de pensar por su cuenta, entonces, ¿por qué Mordisquito, te limitas a esa manía de repetir lo que escuchás por ahí, de dispersar discursos de odio?, porque ahora tenés información de todo tipo, no lo podés negar, podés chequear cualquier dato, pero no, vos seguís con tu inclaudicable obsesión por repetir discursos de odio, es como un veneno que tenés. Mirá, te doy un consejo, aunque vos nunca los tenés en cuenta, ya sabemos, te ofrezco un remedio para ese mal que te carcome, es simple, es aprovechar ese preciado don que te dio la naturaleza y ya que pertenecés a ese privilegiado grupo de seres con conciencia, aprovechala por lo menos para liberarte, pensá por tu cuenta, yo sé que es un veneno jodido el odio, te pone los ojos rojos, te sube la presión, te hierve la sangre. También se contagia el odio, a tus hijos, a tus familiares, a tus amigos, a todo el país perjudica tu odio.
Están envenenando a los pibes, están contagiando su veneno a los más jóvenes, les enseñan a repetir más que a pensar, les enseñan las luchas individuales y no las colectivas, les enseñan a pelear por intereses y no por ideales, les enseñan el valor de las cosas y no los valores internos
Repetís por odio, con esa predisposición genética que parece que tienen ustedes para el odio, ese corazón chiquito y esa mente cerrada que les hace aceptar cualquier mentira sin pensar, solo por el resentimiento a la grandeza ajena. Odian al pobre y al que defiende al pobre, odian al que lucha pero disfrutan de los beneficios logrados. No pueden ofrecer más que odio, no pueden ofrecer ni sueños y esperanzas, no pueden ni pudieron ofrecer ni ayuda ni un buen gobierno, y tuvieron chance Mordisquito, tuvieron muchas chances y no, nada, solo dejaban a su paso sueños rotos y miseria una y otra vez.
Sabes que hoy es distinto, el mercado lo compró todo, compró ideales y sueños, compró convicciones y voluntades, compró el pasado, vendió el presente e hipotecó el futuro. Están haciendo mal Mordisquito, quieren destruir, quieren hacer trizas nuestro esfuerzo para salir adelante del desastre que dejaron, con nuestros referentes y sus ideales como bandera. No les conviene a los poderosos que nos vaya bien, a vos si, aunque no quieras verlo, vos estás cortando la rama y estás sentado sobre ella Mordisquito, date cuenta de una vez.
Ahora me los imagino a Rodolfo con Discépolo, charlando en el cielo, hablando de luchas y de sueños, con la satisfacción de haber estado en el momento de las difíciles definiciones del lado correcto, los dos en la cima de su grandeza, que eligieron estar del lado de la gente a sabiendas de la persecución que les esperaba, que no cesa ni después de muertos.
Dejalos Mordisquito, seguí disfrutando de los beneficios que lograron los que se la jugaron,  vos que lo más que te la jugaste fueron unos numeritos en la tómbola de ayer, deja nomás, que yo te conozco a vos, a los tuyos y sé muy bien quien peleó por mí. Siempre del lado del pueblo Mordisquito y a mí, a mí no me la vas a contar. (Texto de Mauro, militante, compañero y colaborador de Pensamiento Discepoleano)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EN EL PRIMER SEMESTRE DEL AÑO HUBO UN FEMICIDIO CADA 31 HORAS EN EL PAÍS

El primer semestre del 2022 registró entre 114 y 155 femicidios y trans-travesticidios en todo el país, según lo revelaron este viernes las estadísticas de cuatro observatorios que confeccionan sus propias mediciones de crímenes vinculados a la violencia de género en base a distintos protocolos para recopilar los casos.

El Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación contabilizó 130 crímenes motivados por el género desde comienzos del 2022, que incluyen 106 femicidios directos, 13 vinculados, 3 trans-travesticidios y 8 suicidios feminicidas.

La Casa del Encuentro, el Observatorio Lucía Pérez, MuMaLá-Mujeres de la Matria Latinoamericana y Ahora que sí nos ven (AQSNV) elaboraron durante los primeros seis meses de 2022 un recuento de los crímenes con estadísticas propias, con el fin de visibilizar los hechos de violencia de género ante la demora que conlleva el cálculo de las cifras oficiales anuales, las cuales son elaboradas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) en base a los expedientes judiciales.

Los cuatro observatorios basan sus registros a partir de "exhaustivos monitoreos" de los medios de comunicación, aunque suelen diferir entre sí debido a los distintos criterios que utilizan a la hora de recopilar la información.

Por ejemplo, el Observatorio Lucía Pérez, contabilizó 155 crímenes motivados por género en lo que va del 2021, mientras que MuMaLá-Mujeres de la Matria Latinoamericana afirmó que hubo 114 femicidios desde el comienzo del año.

En tanto, la organización civil Ahora Que Si Nos Ven (AQSNV) registró 127 femicidios y 4 trans-travesticidios, sobre los cuales expresaron que es una "cifra que está subrrepresentada dado que nuestra fuente, los medios de comunicación, no lo consideran noticia relevante".

De acuerdo al informe elaborado por La Casa del Encuentro sobre los hechos ocurridos entre el 1 de enero y el 30 de julio del 2022 se registraron 143 femicidios y 3 trans-travesticidios, lo cual refleja un promedio de un asesinato cada 30 horas.

El relevamiento de La Casa del Encuentro afirma que el 62 por ciento (91 casos) de los femicidios tuvo lugar en el domicilio de la víctima, a la vez que en el 58 por ciento de los casos (85) las mujeres fueron asesinadas por su pareja o expareja.

Dentro de las características principales de las 146 víctimas, en lo que refiere al rango etario, 83 tenían entre 19 y 50 años, 41 superaban los 51 años, mientras que 17 no superaban la mayoría de edad.

Si se tiene en cuenta la modalidad de hecho, 42 mujeres fueron asesinadas con un arma de fuego, 29 fueron apuñaladas y 22 golpeadas, mientras que en ocho ocasiones se pudo advertir indicios de abuso sexual sobre la víctima.

A su vez, en 33 oportunidades las víctimas habían realizado una denuncia contra su agresor, de los cuales 6 femicidas tenían dictada una medida cautelar de prevención.

Además, 11 de las víctimas eran migrantes, 6 estaban embarazadas y otras 4 estaban en presunción de prostitución o trata.

El informe de La Casa del Encuentro también señaló que, como consecuencia directa de los femicidios, 162 hijos e hijas se quedaron sin su madre, de los cuales el 66 por ciento (107) son menores de edad.

Con respecto a los femicidas, el informe reveló que 9 formaban parte de una fuerza de seguridad, mientras que 20 de los autores se suicidaron luego de cometer el hecho.

En términos absolutos, la provincia de Buenos Aires continúa siendo el distrito con más femicidios (41 casos), seguida por Santa Fe (30 casos), Córdoba (12 casos), y Santiago del Estero (7 casos).

Por otro lado, el observatorio contabilizó 9 femicidios vinculados de varones en los dos meses que lleva el año, los cuales son definidos por La Casa del Encuentro como "los asesinatos de aquellas personas que fueron asesinadas por el femicida al intentar impedir el femicidio o estaban presentes en la escena del crimen" y como "aquellas personas con vínculo familiar o afectivo con la mujer, que fueron asesinadas por el femicida con el objeto de castigar y destruir psíquicamente a la mujer".

También, desde la Casa del Encuentro hicieron referencia a los tres trans-travesticidios registrados durante el 2022, a los cuales catalogaron como "la expresión más extrema de una cadena de violencias estructurales que responden a un sistema cultural, social, político y económico vertebrado por la división binaria excluyente entre los géneros".

Por su parte, el Observatorio de Femicidios de la Defensoría de la Nación también dio a conocer la cifra de femicidios del primer semestre del año, en donde contabilizaron 130 crímenes.

Desde el organismo destacaron que "aunque la cifra de femicidios continúa siendo preocupante, se pudo percibir una leve disminución de la cantidad de casos de femicidios directos, vinculados y transfemicidios con relación a el año 2021". (Fuente: Telam, 1/7/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

SADIO MANÉ, LA ESTRELLA DEL FÚTBOL QUE NUNCA SE OLVIDÓ DE SUS ORÍGENES
El delantero senegalés acaba de llegar al fútbol alemán por una cifra millonaria.
Multicampeón en Inglaterra y héroe en su Selección, siempre estuvo atento al hambre y la necesidad de sus compatriotas a través de actividades solidarias.
Lejos de los flashes, Mané mantiene su compromiso con Bambali, el pueblo donde juntaba pomelos para usar como pelotas.  

Los jugadores bajan del micro con la vista al frente, los auriculares puestos, algún bolso pequeño en las manos. Pasan junto a un hombre que está descargando bidones de agua de una de las bauleras. Ni siquiera lo miran. Salvo uno, que se detiene. Carga dos bidones y, sin decir nada, sigue adelante. Es Sadio Mané, delantero estrella de la Selección de Senegal y del fútbol europeo que acaba de pasar al Bayer Munich por 32 millones de dólares. Y que, también, puede trabajar de utilero.

Mané es un fenómeno dentro de la cancha. Hizo más de 200 goles: 192 entre el Metz de Francia, el Salzburgo de Austria y el Southampton y el Liverpool de Inglaterra; 9 por torneos oficiales con la selección de Senegal. Solo con el Liverpool ganó la Liga de Campeones de Europa, la Supercopa Europea y el Mundial del Clubes. A la selección del su país le dio la Copa Africana de Naciones de este año, gracias a un penal decisivo que él mismo ejecutó en la final ante Egipto.

Mané donó 693.000 dólares para construir un hospital en su pueblo.

Mané es un fenómeno fuera de la cancha. Lejos del egoísmo y la frivolidad de buena parte de sus colegas del fútbol europeo, el delantero que jugará en el fútbol alemán se prodiga en acciones solidarias hacia aquellos que menos tienen, fundamentalmente con quienes lo vieron patear pomelos (no había dinero para comprar una pelota), descalzo y con hambre, en los potreros de su Bambali natal, a 400 kilómetros de Dakar, la capital de Senegal.

“¿Para qué quiero diez coches Ferrari, veinte relojes con diamantes y dos aviones? ¿Qué harán estos objetos por mí y por el mundo? Yo pasé hambre, trabajé en el campo, jugué descalzo y no fui al colegio. Hoy puedo ayudar a la gente. Prefiero construir escuelas y dar comida o ropa a la gente pobre”, declaró a la televisión de su país como para que quede claro que detrás de lo que hace hay una filosofía nacida de la necesidad.

Nace una estrella

"Nací en un pueblito de Senegal llamado Bambali. Se me consideraba el mejor jugador del pueblo, pero nadie en mi familia quería que fuera futbolista. Y yo estaba totalmente convencido de que cuando me fuera podría serlo. Lo único que me preocupaba era cómo", contó Sadio en el documental “Made in Senegal”.

Es que los padre de Mané no veían con buenos ojos el fútbol. Creían, sabían, que si había alguna posibilidad de sobrevivir a la pobreza era a través de la escuela. Por eso, el pequeño Sadio tenía que escapar a los controles maternos para poder ir a paterar pomelos (perdón, pelotas) al campito en el que los chicos de su aldea jugaban al fútbol.

“Me crié en un lugar donde no les gustaba el fútbol y jugué descalzo en la calle hasta los quince años”, contó el delantero que ahora, con 30 años, compartirá el ataque del Bayern con el atacante polaco Robert Lewandowski.

"Veía chicos jugando -agrega- y me sumaba. Cuando crecí, empecé a ir a la cancha. Especialmente cuando jugaba la selección nacional. Quería ver a mis héroes e imaginarme a mí mismo como ellos".

Pero el sueño debía esperar. Los padres de Mané enviaron a su hijo a la casa de unos conocidos en Dakar. A estudiar, claro. Cuando el futuro crack tenía 15 años se enteró de que Generación Foot, academia y club senegalés que recibe apoyo del Metz francés, haría una prueba. Desobedeciendo la orden familiar se presentó.

Cuando iba a entrar al campo de juego uno de los cazatalentos de la academia le preguntó: “¿Cómo vas a hacer para jugar con ese calzado? ¿Y esos pantalones? ¿No tenés unos de fútbol?”. Mané no tenía nada. Mané entró y la rompió. El técnico Olivier Perrin quedó asombrado por su velocidad y destreza con la pelota. Y así comenzó todo.

“¿Mamá?, prendé la tele”

En dos temporadas en Generation Foot, Mané jugó 90 partidos e hizo 131 goles. Su llegada al Metz, de la Segunda División del fútbol francés, resultó inevitable. Era un día de 2011 cuando Satou, su mamá, recibió un llamado inesperado de su hijo.

"Hola mami. Estoy en Francia. Voy a jugar en el Metz. Si no me creés, podés prender la televisión y me vas a ver". El sueño comenzaba a hacerse realidad. Sadio Mané, nacido el 10 de abril de 1992 en la aldea de Bambali, comenzaba su carrera como futbolista profesional en el FC Metz.

A fuerza de buenos rendimientos y una velocidad explosiva otros equipos de Europa de fijaron en él. Fue adquirido por el Red Bull Salzburgo (Austria), donde fue campeón de la Bundesliga y de la Copa Austria 2014.

Su paso por el Salzburgo resultó la plataforma para alcanzar su primer gran sueño: jugar en la Premier League. Primer lo hizo en el Southampton y después, en 2016, en el Liverpool, que lo adquirió por 41 millones de euros.

El otro sueño futbolístico no tardó en llegar. Fue convocado a la Selección de Senegal, con la que participó en el Mundial de Fútbol jugado en Rusia en 2018. También obtuvo el premio mayor: ganó la Copa Africana de Naciones disputada en Camerún en 2022. Fue 4 a 2 en la definición por penales frente al Egipto de Mohamed Salah. Y fue Mané quien ejecutó el penal decisivo.

De Liverpool a Munich

Sadio Mané fue presentado como jugador de Bayern Múnich el miércoles pasado, luego de seis temporadas en Liverpool de Inglaterra.

El senegalés firmó contrato hasta el 30 de junio de 2025, que según la prensa alemana fue por 32 millones de euros, más otros 9 en variables por objetivos a pagar a futuro.

El atacante senegalés estuvo en Liverpool durante seis temporadas, en las que jugó 269 partidos, anotó 120 goles y realizó 38 asistencias.

En el club inglés Mané obtuvo la Premier League (2020), la Copa de la Liga (2022), la FA Cup (2022), la Liga de Campeones de Europa, La Supercopa europea y el Mundial de Clubes, todos en 2019. Año en el que además fue elegido Bota de Oro de la Liga.

Solidaridad y memoria

Lejos del mundo de los gamer, las tapas de las revistas y las celebridades, Mané vive como piensa. Y piensa que debe ayudar a quienes lo necesitan, a aquellos que no tienen más que esperanza. Con memoria y solidaridad, vuelve una y otra vez a su Bambali natal.

En junio del año pasado donó 693.000 dólares para construir un hospital en su pueblo. La ciudad, de poco más de 17.000 habitantes, no contaba con un centro asistencial y ahora recibe pacientes de 34 aldeas cercanas. Cuando tenía 7 años su papá murió de una enfermedad de la que pudo haberse curado de haber existido el hospital.

En 2019 el delantero donó alrededor de 350.000 dólares para construir una escuela, y el año anterior regaló 300 camisetas del Liverpool para que los hinchas pudieran usarlas durante la final de la Liga de Campeones, que finalmente su equipo perdió con Real Madrid por 3 a 1.

“¿Para qué quiero diez coches Ferrari, veinte relojes con diamantes y dos aviones? ¿Qué harán estos objetos por mí y por el mundo?”

Además, donó notebooks en la escuela del pueblo, y construyó una estación de servicios y la oficina de correos. También envía 70 euros por mes a las familias del barrio donde nació para ayudar a sus antiguos vecinos que viven en la pobreza.

Desde abril de 2018 Sané también colabora con un programa de prevención del VIH en Malawi. La enfermedad afecta espcialmente a África. Dos tercios de los infectados, es decir unas 22,5 millones de personas, viven en el Africa Subsahariana.

Pero no todo es dinero en los actos solidarios del delantero senegales. Un video, que se hizo viral, lo muestra limpiando los baños de la mezquita Al Rahman, en Liverpool, donde además participa de las tareas que realiza la comunidad cada día como un fiel más.

Allí está Mané. El chico que jugaba a la pelota con un pomelo en medio del polvo de Bambalí. El hombre que llevará sus goles a Munich y que no olvida que los pies, todavía, siguen doliendo.

Weah, el 9 presidente

George Weah fue uno de los futbolistas africanos más destacados de la historia. Es el único de ese continente que ganó un Balón de Oro, en 1995, año en el que también fue electo Jugador Mundial de la FIFA. Desde el 22 de enero de 2018 es Presidente de la República de Liberia, cargo al que accedió después de que su país dejara atrás una penosa y extensa guerra civil.

Brilló en el Paris Saint-Germain en el que hoy juegan Lionel Messi y Neimar, donde ganó la liga 1993-1994. También en el Milan de Italia (obtuvo dos scudettos), Chelsea, Manchester City y Olympique de Marsella, entre otros clubes.

En 2003 Weah fue embajador de Buena Voluntad de Unicef. Aprovechando su popularidad como futbolista se presentó como candidato a presidente con un partido fundado por él. Ganó la primera vuelta en los comicios de 2005, pero fue derrotado en la segunda. Finalmente, accedió a la presidencia en los comicios celebrados en 2011. (DANIEL GIARONE, telam, 27/6/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LAS MUJERES TOMAN EL MANDO EN UNA COMUNIDAD MAPUCHE
Kinxikew en el Brazo Huemul, entre Bariloche y La Angostura, desplazó a un longko acusado de abuso y nombró nuevas autoridades.
La mayoría son mujeres y jóvenes.

Una comunidad mapuche desplazó a su longko, la máxima autoridad, luego de ser denunciado por abuso sexual infantil y violencia de género. El fin de semana pasado, se designaron nuevas autoridades, conformadas mayoritariamente por mujeres.

Se trata de la Lof Kinxikew, ubicada en el brazo Huemul, a mitad de camino entre Bariloche y Villa La Angostura. Se conformó hace 17 años.

La nueva longko Amancay Quintriqueo explicó que “el proceso se inició en enero, producto de una crisis por situaciones de abuso. Tuvimos que asumir la responsabilidad de continuar como comunidad y resolver esta situación”.

Sus integrantes decidieron adelantar un año el recambio de autoridades (que se renuevan cada cuatro años). En una asamblea de la que participaron 60 personas (incluso, veedores no mapuches), se definió un cambio de rumbo.
Por lo general, las personas mayores -y, en su gran mayoría, hombres- asumían los roles de conducción. En esta oportunidad, fueron contraídos por mujeres y jóvenes.

Quintriqueo consideró este proceso como un “empoderamiento”. “Es un hecho histórico que la mayoría de las autoridades sean mujeres. Se sintieron con libertad para denunciar y no callarse ante situaciones de violencia de género”, destacó.

El hombre denunciado era coordinador del Consejo Zonal Lefkence, pero la Federación Mapuche lo removió de su cargo en mayo del año pasado. Por otro lado, se conformó un Observatorio en Defensa de los Derechos de las Infancias Mapuche, integrado por diversas instituciones, que continuará trabajando más allá de este caso puntual.

Quintriqueo admitió que “cuesta mucho denunciar situaciones como éstas porque los hombres lideran las comunidades. Pero las mujeres fueron valientes y se animaron a sacarlo a la luz”.

“El longko es nombrado en asamblea. Todos los integrantes de la Lof argumentan por qué sí o no. Prevalece la palabra” (Melisa Cabrapán Duarte, integrante del Centro de Educación Mapuche)

La doctora en Antropología Social, Melisa Cabrapán Duarte, consideró que lo vivido por la comunidad mapuche “no es algo cultural pero sí recurrente”.
“Es un efecto del patriarcado y de la violencia. En este caso, no solo hablamos de un pedófilo sino de una persona autoritaria que llevó a un tremendo debilitamiento mapuche”, dijo esta mujer que también integra el Centro de Educación Mapuche Norgvlamtuleayiñ, del Lof Newen Mapu, en Neuquén.

Advirtió que, a partir de las denuncias, “se generó un vacío en la comunidad y una total fragmentación interna porque hubo quienes siguieron defendiendo al acusado. La mayoría de las mujeres se plantó para que no volviera y, la Revuelta Feminista consiguió a una abogada”.

“Sabemos por el relato oral que, antes, el cargo del longko era por herencia. Lo cierto es que son espacios horizontales” (Melisa Cabrapán Duarte, integrante del Centro de Educación Mapuche)

Coincidió con Quintriqueo en que el proceso de la comunidad Kinxikew fue “histórico y, habla de lo que acontece hoy en día, con temas de género y vulneración de derechos”.

Sobre la designación de mujeres al frente de esa comunidad, Cabrapán Duarte recalcó: “Vienen siendo más activas y más igualitarias en cuanto a la asignación de tareas. Además, han venido a romper silencios, a despertar y sentir que no están solas. Lo hicieron para sanar y que esas heridas no sigan transmitiéndose a sus hijas”.

La flamante longko de la comunidad destacó que, “el desafío será definir cómo queremos vivir en nuestro territorio de acá a 50 o 100 años. Nunca pensamos que nos iba a atravesar esta crisis, producto de situaciones de violencia de género. Pero lo pudimos superar. Hay que seguir trabajando para generar una mejor vida para nuestros niños”.

El Observatorio en Defensa de los Derechos de las Infancias Mapuche se conformó a partir de la denuncia en el Lof Kinxikew para brindar acompañamiento profesional a las víctimas, garantizar el acceso a la justicia y colaborar en la reorganización interna de la comunidad.

Los impulsores del observatorio indicaron que las comunidades mapuches no son ajenas a la violencia de género y sexual hacia las infancias. “No existen datos estadísticos y, los que han salido a la luz en Puel Mapu (territorio mapuche en Argentina) no han logrado medidas de protección para las víctimas ni sanciones judiciales para los agresores”, manifestaron.

Recalcaron que, además, se requieren “estrategias de coordinación intercultural e interorganizacional para la reparación del daño a las infancias y la reconstitución comunitaria”. (LORENA RONCAROLO, Río Negro, SEPTIEMBRE 18, 2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

CHE MORDISQUITO… ¿OTRA VEZ LA BURRA AL TRIGO?
POR MAURO (COMPAÑERO, MILITANTE, COLABORADOR)

¡Y dale!, ¿otra vez con lo mismo Mordisquito? una vez más y van… ya perdí la cuenta de cuantas van, pero ya no da para más, no se puede ordeñar siempre la misma vaca, ya se llevaron la leche, se comieron la carne y se robaron el cuero, solo queda una triste osamenta de lo que fue alguna vez un movimiento obrero digno, fuerte y hermoso. ¿qué más pretenden ustedes sacarle a los laburantes? desde el 55' que les vienen sacando, y mira vos lo mucho que les dieron en aquellos dichosos años populares que todavía no pueden sacarles todo. Ahora solo queda la mayoría de los trabajadores viviendo en la pobreza, dejando sus cansados cuerpos y sus tristes almas en fábricas que invierten más en sangre que en maquinaria.

Siii ya sé lo que decís, que de esta hay que salir con esfuerzo, y sí, otra no queda, pero por qué para variar, alguna vez no hace el esfuerzo otro, los que más tienen por ejemplo. Siempre a los mismos che, le pedís ajuste al que ya no tiene más agujeros en el cinturón para seguir apretando. Que fácil que es para vos decir vamos a hacer un esfuerzo cuando el que la yuga es el de al lado.

Mira, a veces hay que investigar un poquito para opinar, es un lindo ejercicio sabés, y ahora es mucho más fácil, en la palma de tu mano tenés un universo de datos de lo que se te ocurra, pero ya sé que no te interesa comprobar tus palabras, preferís defenderlas hasta el ridículo pero no cambiarlas. Y si buscás un poquito nomás, quizás, te vas a encontrar con una verdad que como una cachetada para tu ego, te sacuda y te demuestre tu error, y no, no querés recibir una cachetada por eso no escudriñás, preferís buscar artilugios verbales para embarrar la cancha en cada charla, mirá, yo sé que vas a recibir un sopapo, solo te aviso, para que no te agarre desprevenido, te dejo como tarea, que averigüés cuál es el sueldo de la mayoría de los laburantes ¿es de miseria no? bueno, averiguá nomás, para tener un dato certero, después fíjate cuántas horas trabajan por día, porque mientras en el mundo disminuyen las horas laborales, acá, los tuyos quieren aumentarlas, o no aumentarlas, pero llevar el sueldo tan a la miseria que tenés que mudarte con una foto de tu familia a la fábrica para llegar a fin de mes. También indagá sobre cuántos son los que trabajan en negro, si en negro, le llaman en negro al trabajador no registrado como una burla sin gracia porque es lo más cercano a ser un esclavo.

Bueno fíjate esto y después decime si realmente pensás que se puede seguir apretando.
Es cierto, el pueblo a veces no tiene memoria, pero no hay nada más efectivo para ayudar al recuerdo que la panza, siii la panza Mordisquito, con la triste y dolorosa melodía del hambre se despierta el pasado ¿y sabes que recuerda la gente con el ruido de la panza? recuerda los tiempos en que estuvieron mejor y no fueron los de tus malos gobiernos los tiempos mejores y es por eso que el pasado de los días felices siempre intenta volver. Por eso mismo regresamos como la inevitable primavera, con renovadas esperanzas, a pesar de las prohibiciones, los ataques, las torturas, las bombas, a pesar de todo siempre volvemos, a construir nuevamente sobre la tierra arrasada que dejan ustedes, por eso cada tanto aparece alguien que nos propone un sueño, resistir y recuperar el tiempo perdido, dejá ya Mordisquito  de boicotear el porvenir que nos merecemos con tu feroz intento de volver a una historia triste para muchos y de alegría para pocos, muy pocos Mordisquito, y no te equivoqués porque vos no estás en ese pequeño grupo de privilegiados.

Y si no hay sonido más efectivo para el ejercicio de la memoria que el del hambre de la gente, el sonido del llanto de los niños pidiendo pan desespera, pensar en no tener un plato de comida para la mesa de tus hijos debe ser el más aterrador de los miedos. Yo nunca lo viví y vos menos, pero seguro que desespera, y la gente desesperada hace lo que sea. 

Por eso Mordisquito aunque se encierren en pequeños principados de mentiras, con paquetas casas con grandes cercos para mantener la realidad alejada y fuera de la vista, la miseria y sus consecuencias nos llegan a todos. Acordate siempre, de alguna manera te llega.

No podes vos, no es justo que vos, desde la comodidad de tu auto, le pidas esfuerzo a aquellos que abarrotan los trenes desde el amanecer al ocaso o a los que se acurrucan como aves en las paradas de colectivos de la fría madrugada, para ir a intercambiar un poquito de sus vidas por migajas.

Y dale, otra vez vos y tus amigos pidiendo las mismas viejas e inútiles recetas que piden ajuste para salir adelante, ya hubiéramos ganado cualquier carrera entonces, si nos vienen más de medio siglo ajustando y si fuera verdad que flexibilizando progresamos ya seríamos Alemania, que digo, más que Alemania seríamos, si no te dije que te fijés cuantos son los que laburan en negro.

¿Sabés lo que es la coherencia Mordisquito? ¿Lo sabés? Y si lo sabés por qué no la practicás. Si sabés lo que es la coherencia por lo tanto resulta lógico que bien conocés lo que significa su opuesto, la incoherencia.

Algo incoherente seríaaa como decir que te molesta que se subsidie a un pobre, pero no te molesta que se ayude a un rico, incoherencia sería pedir que se ajuste al laburante que genera la riqueza y se beneficie al patrón que se la lleva de arriba. Incoherencia sería indignarse porque se emite dinero para ayudar al pueblo y no indignarse cuando cualquiera emite monedas virtuales para blanquear guita.

Incoherencia sería que te moleste que se le regale a un chico un viaje para que vea por primera vez el mar y no te moleste que una diputada se gaste millones en pasajes para hacer campaña.

Y la mayor de las incoherencias de todas es pedirle un esfuerzo a los que menos tienen Mordisquito, a los que más laburan, a los que ponen en marcha el país cada día, como pueden, con lo que tienen, a los que ya no se les puede sacar más nada, solo el resto de dignidad que les queda y el lejano  recuerdo de un pasado glorioso, si no vas a ayudarlos, dejalos en paz al menos Mordisquito ¿sí? demasiado ya se esfuerzan cada día, demasiado ya resignan su propia vida para llevar un plato de comida a la mesa.

Ya no le pueden, a la gente, venir otra vez ustedes con el verso de aguantar la pobreza hoy para ser ricos mañana, ya se cansaron de ser pobres, llevan un cansancio de siglos a cuestas lleno de explotación e injusticia y lo único que se derramó siempre fue miseria.

Dejanos sabés, que nosotros, los mismos de siempre sabemos cómo salir adelante, con trabajo digno, con todos adentro y con la férrea voluntad de que vuelvan los trabajadores a ser la columna vertebral de este movimiento justo e inevitable, no nos pongan más palos en la rueda, porque vos también vas a sentir el porrazo.

Ya está Mordisquito, como te dije, el hambre refuerza la memoria y a mí y a toda esa gente, ya no se la podés contar!
(Recreación del compañero Mauro)

Todos los derechos reservados. Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

MURIÓ ROBERTO VASSIE, EL SOLDADO QUE LLORÓ A PERÓN  
Quedó inmortalizado en una icónica foto durante los funerales
Roberto Andrés Vassie era conocido como "el soldado del pueblo". 

La noticia circuló en la noche del martes por los whatsapp de militantes y luego rebotó por las redes sociales: “Murió el compañero Roberto Vassie”. Su nombre nunca fue tan resonante como su rostro. Fue el soldado que lloró desencajado la muerte de Juan Domingo Perón. Fue “el soldado del pueblo”, dijeron muchos. Fue el soldado que en aquel julio de 1974 ilustró las portadas de los medios nacionales e internacionales, y cuyo rostro sintetizó el pesar de las mayorías populares.

La muerte de Roberto Andrés Vassie había sido anunciada por su familia el lunes pasado, a través de sus redes sociales. Tenía 69 años y desde hace 48 es y seguirá siendo uno de los íconos de aquel hecho que fue una bisagra en la historia argentina.

Su imagen conmovió al país. “Yo soy peronista de verdad” y el día en que murió Perón “lloré porque sentía que la patria se iba al carajo”, contó una vez. Nada más exacto. Después de la muerte de Perón, los sectores de la derecha inmersa en todos los factores de poder desataron una represión de Estado que tuvo su negro corolario durante la dictadura cívico militar de entre 1976 y 1983.

“Todos lloramos”

En 1974 Roberto Vassie tenía 21 años y estaba haciendo el Servicio Militar en la Compañía de Ingenieros 10. El 1 de julio “estábamos en la ciudad de Ranchos y cuando escuchamos que Perón murió, yo me quería morir”, rememoró llorando durante una entrevista por La Patriada, en 2019. “Recordarlo me hace mal”, se disculpó.

A las 4 de la madrugada del día siguiente su Compañía fue trasladada hasta la ciudad de Buenos Aires para hacer la guardia de honor a lo largo de Avenida de Mayo en aquel evento multitudinario. El destino de él estuvo en el cruce de esa avenida con la calle San José, camino al Congreso de la Nación.

“La gente de ahora no entiende porque no lo vivió, pero cuando vi que venía la cureña fue tanta la emoción que lloré”, evocó. “Se sentían los cascos de los caballos” mientras la gente coreaba “Perón, Perón, Perón”. “Era una cosa de locos, una emoción. La gente nos acariciaba, nos abrazaba”.

El momento que Vassie entró a la posteridad fue captado por el fotógrafo Ki Chul Bae. La foto primero fue publicada en la revista Gente, la replicaron algunos diarios y de ahí dio la vuelta al mundo.

“Todos lloramos. Al lado mío tenía un sargento, un entrerriano, que lloraba igual que yo. Lloramos porque la patria se iba a la mierda. La foto es la del pueblo, la mía salió de casualidad”, recordó con modestia.

Acompañó dos veces el féretro del general

Siempre se definió como “peronista, pero peronista de verdad”. Su familia lo fue y él tuvo su participación en varios hechos históricos. Cuando en 1973 asumió Héctor Cámpora “estábamos en Plaza de Mayo con mis amigos”, recordó Vassie. Cinco de ellos fueron desaparecidos años después, contó.

En 2006, cuando durante el gobierno de Néstor Kirchner los restos de Perón fueron llevados hasta la quinta de San Vicente, Vassie se reencontró con el cuerpo del general que había llorado desconsolado. Ese día tuvo un lugar más preponderante: viajó en el jeep que trasladó la cureña con el féretro.

Para que esto ocurriera, el Presidente había ordenado una intensa búsqueda hasta dar con él. Por esos años había otro ex conscripto que se autoadjudicaba ser el personaje de la mítica fotografía. Una vez hallado Vassie, Kirchner mandó a cotejar las características de ambos y quedó claro quién era el verdadero soldado retratado.

Por esos días, Vassie trabajaba como remisero en el barrio porteño de Núñez. Luego se supo que había estudiado Economía y que fue subgerente de créditos en una empresa, y que trabajó en una fábrica de bicicletas, fue lavacopas en el Hospital Italiano y vendedor de libros y de anteojos.
Su identidad nunca se había conocido públicamente. “Yo nunca quise aparecer en esa foto, porque la foto era la del pueblo llorando”, admitió.

Luego, por consejo del fotógrafo presidencial Víctor Bugge, Kirchner lo convocó a una reunión Casa de Gobierno, lo sentó en el Sillón Presidencial y lo reencontró con el autor de aquella fotografía, Ki Chul Bae. Los tres se tomaron otra foto que quedó para la posteridad.

El soldado que lloró a Perón fue kirchnerista y a la muerte de Néstor la lamentó tanto como a la de Perón. “Cuando murió Néstor mi hermana me preguntó si iba a ir al velorio. Le dije ‘¿estás loca?, si voy me muero. Por Néstor me muero’”, relató. (Página 12, 15/6/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DE NECESIDADES Y DERECHOS 
EVITA A ROSENKRANTZ

Cuando el "Supremo" ex defensor de corporaciones y medios desde su buffet y actual defensor de los mismos desde la Corte Suprema dijo que frente a una necesidad no hay un derecho porque eso tiene un costo, algo que repitió Javier Milei en su postulación presidencial (ante casi nadie, a Dios gracias) no sólo estaba defendiendo los intereses de las clases dominantes sino que muy a conciencia estaba tocando el corazón de los más humildes que aún hoy a muchos años de su fallecimiento siguen venerando a Evita porque saben lo que hizo y como defendió a su pueblo.

Mí madre le hubiera dicho que antes de hablar así de Evita, porque de ella hablaba y no sólo de números, se lavara bien la boca con detergente y lavandina.

No creo que mucha gente vaya al entierro de Carlos Rosenkrantz. Sí sabemos del sepelio más grande de la historia argentina y no sé si mundial.

No deseo la muerte de nadie pero tampoco seguir viendo en cargos tan importantes y necesarios a personas de tanta bajeza moral.

Evita también evitaría o mejor dicho enfrentaría a Braun y a tantos otros Braun que se ríen del dolor, del hambre y del sufrimiento de nuestro pueblo. Ya no es pasar de largo frente al hermano caído, sino robarle lo poco que le queda en el bolsillo. Ya no son los empresarios los que tienen miedos a los saqueos, es el pueblo el que es saqueado diariamente por muchos empresarios.

Que distinto a estas actitudes la de Evita que cuenta su confesor el Padre Benítez:
"Yo la acompañaba, a veces, a barrios suburbanos, en noches frías de invierno, a llevar medicamentos a un enfermo y entraba con ella en una casita humilde. En una cama, un señor jadeaba con dificultad y en su rostro se veían llagas profundas, purulentas.
Ella entraba, saludaba a todos, dejaba los medicamentos en una mesa y luego se acercaba al hombre para darle una palabra de aliento y le besaba la cara. Y yo, pastor de Cristo, que había estudiado el Evangelio en el colegio Máximo de Devoto, yo, que había dado no sé cuántas misas y había predicado en la Catedral, daba un paso atrás, yo, sacerdote, imagínese… Ella salía y me retaba. Era terrible: Pero Padre, usted se cree que vinimos nada más que a traer medicamentos como hacían las oligarcas de la Sociedad de Beneficencia?; Vinimos a traer solidaridad, a que este hombre se sienta uno como nosotros, un argentino por el cual otros argentinos se preocupan y sufren por su estado y quieren fervientemente que se sane. No va a decir que no lo entiende, Padre…¡Terrible! Ella era más cristiana que yo, para ella el cristianismo no era un sermón, ni una hostia, era mucho más, era sentir el dolor de los desamparados ¿comprende?"

Si la concentración de la riqueza es un hecho constatable en nuestro país, queda claro que no es que no haya recursos para convertir una necesidad en un derecho sino que están bien entrenados para enfrentar a los que osen arrancarles sus prebendas. Tenemos muchos ejemplos en nuestra historia desde golpes de Estado a un buen recurso de amparo que a estas gentes casi nunca se le niega.

Por eso ellos necesitan de gobiernos liberales que los defiendan, por eso odian al peronismo pues saben que solamente en épocas de gobiernos nacionales y populares, es cuando a fuerza de luchas y muchas veces de a poco, las necesidades se van convirtiendo en derechos. Podríamos hacer una larga enumeración desde el voto femenino al matrimonio igualitario, desde el aguinaldo a la doble indemnización por poner un par de ejemplos

Duelen estas expresiones pero sobre todo dan miedo del monstruo que podemos crear con nuestro voto el año que viene. Ya no podremos decir que no lo sabíamos, que nos engañaron. "No van a decir que no lo entienden" nos diría Evita.

Todo cierra, son lo mismo, Rosenkrantz, Milei, Braun, Bullrich, Larreta que ya te prohíbe hasta hablar con la e, ¿ok? I,m sorry. (Francisco “Paco” Olveira, Página 12, 14/6/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

¿LO EXTRAÑÁS MORDISQUISTO? ¿AHORA LO EXTRAÑÁS?

¿Qué me decís Mordisquito? ¿Qué lo extrañás? Y claro que se lo extraña Mordisquito, si les cantaba las cuarenta con una gracia, con esa enorme sensibilidad para hurgar en sus mezquinas almas, porque él los conocía muy bien a ustedes. Pero calculo que no lo entendías, o no querías entenderlo vos, es que a veces, nos es tan difícil aceptar cuando nos muestran tan clara y tan poéticamente la verdad, que nos dejan vergonzosamente desnudos de argumentos.

Y se fue apagando de a poquito, consumiéndose lentamente, porque vos sabes que los corazones grandes, son los que más se llenan de sufrimiento y se apagan sin remedio.

Pero che, qué me decís? si ustedes le fueron tirando tierra a su tumba, de a poquito, antes de que estuviera muerto, si su cruel rechazo y su desplante lo empujó poco a poco a la tumba. Si se le notaba la voz triste y cansada de luchar para que entiendan. Y todo por qué? Porque se alegraba de la alegría ajena, la de aquellos que nunca tuvieron nada y de repente tuvieron todo. Y sí Mordisquito, los corazones grandes son los que se alegran de la alegría ajena y si, son los que más sufren también y vos lo sabés bien, porque lo viste y lo escuchaste y no entendiste, o no quisiste entender.

Y bueno, por lo menos se fue contento, con el triunfo de aquél que le trajo tanta esperanza, a él y a su pueblo. Y se fue pensando que este proceso de justicia social nunca, jamás se detendría.

Que tristeza hubiera sentido Mordisquito, en su gigante corazón, de lo que después vino, de las bombas, los aviones, los misiles, de la sangre de ese pueblo que volvía a derramarse, a ser sufriente y desesperanzado.

De la plaza que llenaron ustedes también, de los que no entendieron nada, con sus banderitas de mentiras, cuando finalmente lo echaron del gobierno. "Revolución" le llamaron, pero si la revolución es solo del pueblo y para el pueblo, lo que ustedes hicieron fue volver al pasado, fue pisotear el verdadero cambio. Y "libertadora" le llamaron también, libertad para morirse de hambre, ustedes quieren. Y que luchaban por la democracia, de qué democracia me hablan si entraron a los balazos y amenazando con sus cañones con matar a su propio pueblo, como ya lo hicieron antes. ¿Eso querés? ¿un gobierno que les dé balas y bombas a su gente y no derechos?

Y parece que sí, porque yo los vi a ustedes en la plaza festejando, como ciegos compradores de cantos de sirena de los mercaderes de la miseria que volvieron al gobierno. Festejando la tristeza del pueblo, de esa hermosa gente que sonreía dignamente con la dentadura completa, por primera vez en estas olvidadas tierras, encerrados otra vez en el mutismo y la tristeza, en las humildes pero dignas casas que lograron en esos gloriosos años.

Pero no me vengas ahora Mordisquito con esa culpa berreta, quedate nomás con esa alegría de ver la miseria ajena. Yo voy a volver a sus tangos tristes y a secar la yerba al sol, pero con el firme compromiso de luchar por ver la patria justa que él alguna vez soñó.

No lo extrañás nada vos, es más que nada un alivio lo tuyo. Yo también los conozco muy bien a ustedes Mordisquito. A mí no me chamuyás, a mí no! A mí no me la vas a contar. (Texto de Mauro Benitez Balbuena)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DÍA DEL PERIODISTA
LA GRAN DEUDA DE LA LITERATURA CON EL PERIODISMO
El oficio que celebra su día cada 7 de junio dialoga con la ficción. Grandes exponentes de las letras nacionales comenzaron en los medios. 

Cada 7 de junio en la Argentina, en homenaje a la aparición de la Gazeta de Buenos Ayres, el primer periódico patrio fundado por Mariano Moreno en 1810, se celebra el Día del Periodista, un oficio que dialoga con la producción ficcional de la literatura, como queda demostrado por los vínculos en las obras de grandes escritores-periodistas argentinos como Domingo Faustino Sarmiento, Roberto Arlt, Rodolfo Walsh y Osvaldo Soriano que se prolonga estos días en voces como las de Horacio Convertini, Mariana Enriquez y Cristian Alarcón.

La literatura y la prensa utilizan herramientas similares para desarrollar su oficio. La escritura es un puente que une a ambas disciplinas. La precariedad económica del oficio del escritor, un tema que cada vez tiene más visibilidad, hace que una misma persona trabaje en los medios escritos y en su propia obra literaria.

En la Argentina grandes nombres vinculados a la literatura fueron periodistas o trabajaron en medios escritos. En el siglo XIX, Domingo Faustino Sarmiento funda, en 1839, el periódico El Zonda, un órgano para hacer propaganda política en contra del gobierno. Por este motivo es apresado y obligado a exiliarse. En Chile escribió para los periódicos El Mercurio, El Heraldo Nacional y El Nacional, y fundó El Progreso.

El periodismo del siglo XIX en la Argentina tiene una fuerte vinculación con la propaganda política. En "Dos a quererse. Periodismo y literatura en el siglo XX", un trabajo realizado por la investigadora Sylvia Saítta, quedan expuestos los motivos que llevan a la literatura a incorporar como una de sus estrategias narrativas los procedimientos y los géneros periodísticos en la ficción y la poesía. La académica cita al Julio Ramos para precisar cuándo la literatura empieza a determinar un espacio de enunciación específico y a marcar sus límites con respecto al discurso periodístico y a la práctica política, "un proceso de autonomización literaria" que el fundador de Ámbito Financiero percibe en la crónica modernista, ámbito de encuentro y tensión entre la literatura y el periódico, y uno de los modos de incorporación de los escritores al mercado en tanto cronistas, escritores y corresponsales.

El novelista Roberto Arlt durante su trabajo como periodista, describió la vida cotidiana en la capital. Una selección de esos artículos puede encontrarse en "Aguafuertes porteñas" (1928-1933), "Aguafuertes españolas" (escritas durante su viaje a España y Marruecos entre 1935 y 1936), y en "Nuevas aguafuertes".

El caso de Arlt es un claro ejemplo de los escritores que ingresan a los medios masivos cumpliendo funciones dentro de los periódicos, como por ejemplo dirigir un suplemento cultural o colaborar en la sección literaria publicando ficciones o novelas por entregas en diarios. Saítta señala que son tantos los ejemplo "que habría que señalar a los pocos escritores que no participaron de una u otra manera en la prensa antes que indicar a los que sí lo hicieron". Borges mismo, siempre estuvo vinculado a la práctica efectiva del periodismo. El autor de "El Aleph" desde muy joven publicó poemas, ensayos, reseñas y relatos en diarios masivos, revistas culturales y publicaciones periódicas. En 1926, fue parte del equipo de redacción del suplemento cultural del diario La Prensa, su primer trabajo remunerado y vinculado a la literatura; en 1933 y 1934 dirigió, con Ulyses Petit de Murat, la Revista Multicolor, el suplemento cultural del diario Crítica. Y entre 1936 y 1939 dirigió la sección Libros y autores extranjeros de la revista El Hogar.

Otra forma en la que ingresan los escritores a la prensa en función exclusiva de periodista, es cubriendo el área informativa de los diarios, de forma anónima y sin firma. En el prólogo a la novela "Los lanzallamas", Arlt escribe que la obra fue escrita en "redacciones estrepitosas" en un tiempo "robado" a su trabajo como periodista. "No dispongo, dice Arlt, de rentas, tiempo o sedantes empleos nacionales". Para el autor de "Los siete locos" la escritura de ficción es "un lujo" porque se trata de una escritura por la que nadie paga.

Saítta marca perfectamente esos dos momentos: la "crónica periodística", que es la escritura con la que el escritor se gana la vida y está siempre apremiada por los tiempos del periodismo, y la escritura de la ficción, que "es la escritura del lujo porque no produce dinero y por la que nadie paga".

Uno de los casos más conocidos de desdoblamiento exitoso entre el narrador y el periodista fue el Osvaldo Soriano. El escritor nacido en Mar del Plata y fallecido a los 54 años fue reconocido tanto por su labor periodística como literaria. Autor de novelas inolvidables como "Triste, solitario y final" de 1973, y "No habrá más penas ni olvido" de 1974 y "Cuarteles de invierno" de 1980. Son algunas de las novelas "robadas" al tiempo de su trabajo en medios. Soriano comenzó su carrera en los medios en el diario El Eco de Tandil, donde escribía en la sección de deportes y redactaba columnas sobre algunos personajes famosos de la época. En Buenos Aires en 1969 se incorporó a la redacción de la revista Primera Plana, a partir de lo cual comenzaría su constante relación con el periodismo. Cuando la publicación fue censurada, pasó luego por Semana Gráfica, Panorama y La Opinión. En 1987, formó parte de la redacción original del diario Página/12, donde se desempeñó como periodista hasta su muerte. Durante el exilio también ejerció el oficio periodístico. En 1979, junto a Julio Cortázar y Carlos Gabetta fundó la publicación mensual Sin censura, desde la cual analizaba la situación de los países latinoamericanos que en esa época se encontraban bajo regímenes dictatoriales.

En la actualidad, dos voces reconocidas por sus aportes a la escritura en la hibridez de los géneros son Cristian Alarcón y Mariana Enriquez. Al autor de "Cuando me muera quiero que me toquen cumbia" y "Si me querés, quereme transa" le gusta cruzar la literatura con la etnografía urbana. Después de fundar medios como la revista Anfibia y el sitio Cosecha Roja, decidió dejar por un rato el non fiction para debutar en la ficción a secas: su novela "El tercer paraíso" obtuvo recientemente el Premio Alfaguara de Novela.

Por su parte con un corpus que incluye novelas, antologías periodísticas, cuentos y hasta la biografía de Silvina Ocampo –publicada con el título de "La hermana menor" (2014)- Enriquez ejerce el periodismo en distintas publicaciones como el suplemento Radar del diario Página 12, en donde se desempeña como subeditora. En los últimos años, el nombre de la escritora comenzó a sonar fuerte en las apuestas de los premios literarios. Sorprendió en 2019 con la obtención del Premio Herralde por su novela "Nuestra parte de noche" y fue finalista al International Booker Prize con "Los peligros de fumar en la cama".

También ejercitan el tránsito entre periodismo y literatura narradores como Horacio Convertini, quien fue el jefe de la sección Policiales del diario Clarín, autor de obras como "New Pompey" o "Lo oscuro que hay en mí", su última novela, que recuerda a las actividades de Arlt y Soriano. Junto a él se destacan Fernando del Río, novelista y jefe de la sección policiales del diario La Capital de Mar del Plata y el escritor Juan Carrá autor de "Lloran mientras mueren", "Lima, un sábado más" y "Criminis causa", quien como periodista trabajó en Infojus Noticias y en policiales de los diarios El Atlántico.

Las redacciones de todos los medios gráficos del país tienen vínculo permanente con escritores que trabajan en su medio o que colaboran. El puente entre literatura y periodismo es muy corto, muchas veces los límites son difusos. El periodismo es un oficio que alimenta a la literatura, no solo en lo económico, sino también con herramientas de su especificidad. El caso de Rodolfo Walsh es el más ejemplar.

Saítta, en su trabajo sobre este vínculo entre literatura y periodismo, parte de la hipótesis de que en los momentos en que la literatura argentina del siglo veinte se politiza, una de sus estrategias es "incorporar procedimientos y géneros periodísticos en la ficción, y que ésta es una de las maneras en que se pueden pensar, desde la literatura y no desde el periodismo, los vínculos entre literatura y prensa", sintetiza la idea. Queda claro que la literatura se nutre hasta confundirse con todas las formas, incluso la periodística. En cambio, el "periodismo serio" nunca reconocerá cómo se nutre de los procesos típicos de la ficción.

Uno de los grandes logros silenciosos (casi clandestino) del periodismo es haber generado el clima para que el escritor pueda producir su obra ficcional. Grandes novelas argentinas le deben su existencia al periodismo. (CARLOS DANIEL ALETTO, TELAM, 05-06-2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

“NI RAÍZ NI DUEÑOS: SOMOS MAPUCHE, GENTE DE LA TIERRA” LUISA CALCUMIL, ACTRIZ, CANTORA, NARRADORA POPULAR Y DRAMATURGA MAPUCHE
El arte como vehículo para narrar la identidad y preservar la memoria. La tecnología, la escritura y los riesgos de la deformación de la lengua en las culturas orales.

Se define como “una mujer mapuche, actriz, cantora, narradora popular y dramaturga”. Sus propuestas, todas ellas de cuño indígena y popular, surgieron con “inquietud artística y espíritu paisano”. Nació en el Alto Valle de Río Negro, en Fish'c Menuco, una localidad que la Conquista del Desierto rebautizó como General Roca. A los 23 años descubrió, un poco de casualidad y un poco entre sueños, que el arte sería un aliado indisoluble en su vida. Desde sus inicios llevó al cine y al teatro temáticas que defiende a ultranza, como la cultura, las costumbres y la idiosincrasia de los pueblos originarios. Para la artista rionegrina, “el arte es un modo de estar en la vida; el arte se nutre de la vida y la vida del arte”.

--Tanto a partir del canto o de la actuación, las cuestiones vinculadas con la identidad y las tradiciones de la comunidad mapuche siempre ocuparon un rol central. ¿Cuándo sintió la necesidad de plantear desde el arte la defensa de su palabra y sus orígenes?

--Vi teatro de joven, de adolescente, pero no me atrajo, me pareció solemne y antinatural. Años después acompañé a una amiga a tomar clases de teatro porque no se animaba. En esas circunstancias, Eugenio Filipelli, un director y gran maestro de teatro independiente, llegó hasta el Sur. Acompañé a mi amiga pero le aclaré que yo no pensaba hacer ese taller. Estaba en la platea mirando las primeras consignas del taller y Filipelli me dice: “Bueno, ahora te toca a vos”. Le contesté que no me interesaba pero insistió para que me subiera al escenario. Y todavía no me bajé. Supongo que también habrá influido en mi elección el haber vivido una infancia en una casa humilde, de gente trabajadora de raíz indígena, campesina y barrial, con padres espontáneamente solidarios y sin discursos. Se vivía así. Sigo sintiéndome representada por la palabra humilde, el sector humilde y trabajador. Después aparecieron otros conceptos y tipificaciones que no me representan.

--¿A qué se refiere concretamente?

--Hay tipificaciones con las que no me identifico. Por ejemplo, en muchas ocasiones se habla de “lo marginal”, que tiene mucho de prejuicio y que no deja pensar cómo será el universo del otro o cómo podemos hacer para que ese sea nuestro universo también.

--¿Cuánto cambió, con el paso de los años, su trabajo sobre el escenario?

--Comencé haciendo teatro argentino pero percibía que había cosas que no las sentía como el resto de la gente. Indagar en la historia y en las situaciones que nos han tocado vivir en los años de la última dictadura militar me fueron transformando, me fui informando e interesando por cosas que no solo tenían que ver con el sector indígena sino también con el sector trabajador y con las mujeres. Mi acercamiento al teatro estuvo ligado, al mismo tiempo, con cierta necesidad de celebrar, de crear, de jugar y de conmover fundamentalmente. Una vez que empecé a trabajar seguí estudiando y trabajando a la vez. Ha sido simultánea esa formación con distintos maestros, estilos y producciones. A veces con mucho dinero, otras veces con poco, pero siempre ahí. Cuando no había personajes para mí me ofrecía para hacer luces, escenografía o sonido. Trabajar desde ahí fue un gran aprendizaje también.

--En una oportunidad en la que se le pidió una reflexión sobre su tarea dijo que “la cultura mapuche, con su culto al trabajo y el respeto a la persona, tiene mucho que aportar en este momento de grave amenaza a algunos aspectos vitales de la condición humana”.

--Se ha avanzado en esa consideración y en el espacio que nos han dado, pero también nos vemos envueltos, como el resto de la humanidad, en la inmediatez y el oportunismo. Todo es un flash. En este momento es muy difícil tener ese tiempo, ese objetivo de escuchar al otro, de ponerse un rato a la par, de observarnos y tenernos en cuenta. Aunque no hablemos, aunque no tengamos una acción concreta, materializada. Un proverbio mapuche dice: “No somos solos, no estamos solos”. Nos han criado a partir de esa génesis, con muy poquitas palabras y a veces con ninguna, pero en este sector humilde en el que me crie había voluntad, no nos robábamos ni nos hacíamos daño.

--¿Qué recuerdos vienen a su mente cuando piensa en la infancia?

--De chica escuchaba las conversaciones de mi papá con otros hombres, con otros trabajadores o con mi mamá, con mi comadre o con las vecinas. Era una época en la que venía mucha gente de Chile, con familia, caminando, casi anocheciendo; gente que no tenía a dónde ir. En mi casa, que era muy humilde, mi papá y mi mamá decían: “Pero cómo van a seguir caminando en la noche con esos niños. Pasen la noche acá”. Yo me ofrecía para hacer de niñera, mi mamá no quería, pero yo lo hacía para que la vecina pudiera salir a trabajar. De esas vecinas aprendí mucho también. Criados de una forma no heroica sino natural; no se concebía ser de otro modo. Creo que en la infancia, esa etapa en la que los niños absorben tantas cosas, está todo el caudal, la fuerza, la inocencia.

--¿Cree que la sociedad conoce realmente el origen y las razones de las reivindicaciones de los pueblos originarios?

--El modo en que estamos viviendo todos, indígenas y no indígenas, hace que no exista ese tiempo para pensarse con el otro. La propuesta de lo material y del confort como si fuera ese todo el objetivo. Yo no me siento ni tan inteligente, ni héroe, ni machi, ni sabia. Es simplemente mirar con honestidad el día a día y no sentirse ni mártir ni héroe sino responsable. La palabra responsabilidad... Eso va desde que se es niño hasta que se es anciano. Muchas veces se les garantiza todo a los niños; después, cuando salen a la vida, no tienen paz porque no la vieron, no la recibieron o no se dieron cuenta. En ocasiones veo padres más adolescentes que sus propios hijos. Lo que digo tiene que ver con la dignidad, el trabajo, el conocimiento, con el estar despierto. No cuesta tanto.

--Recién hablaba de responsabilidad, y cuando se le pregunta por su faceta artística, siempre dice de usted que es “una artista con responsabilidad”. ¿A qué alude con eso?

--Se me fue presentando esta idea ante la posibilidad de hacer cine. Jamás soñé con filmar una película. O sí, lo soñé. Nosotros en la cultura mapuche tenemos los sueños como señales, como aprendizajes. Pero no lo tenía tanto en cuenta. Tenía 22 años y estaba haciendo algunos juegos con un maestro de teatro que había empezado a venir a estos lados. Le conté que había soñado que iba a filmar una película. Todos mis compañeros se largaron a reír y me cargaron por varios días. Algunos años después, tal como lo había soñado, dos desconocidos, como esas dos personas que me vinieron a buscar en el sueño, se acercaron a mi casa para decirme que querían que hiciera Gerónima. Esas dos personas fueron Raúl Tosso y Carlos Paola.

--¿Qué recuerda de esa primera película?

--Fue muy conmovedor y un gran aprendizaje: la experiencia íntima y la experiencia con los demás. Una de las cosas que me asombró y me llamó mucho la atención fue descubrir que el éxito revoluciona a la gente. Creen que el éxito ronda en todas partes, que cada uno va a ser tocado con la varita mágica. Algo que yo no entendía. Estaba preocupada por esa responsabilidad de llevar adelante el rol de una persona que había existido, que también seguramente tendría familiares por acá, por el campo. Eso me quitó el sueño. Es una responsabilidad muy grande cada vez que se abordan temas que tienen que ver con nuestra cultura. Me he pasado la vida estudiando y aprendiendo de nuestra propia cultura.

--En tiempos de luchas y reivindicación de derechos, de avances y pendientes, ¿qué sucede hoy con los estereotipos y las luchas de las mujeres en el seno de la comunidad mapuche?

--En el país hemos logrado muchas cosas con el colectivo de mujeres. Pero en el caso de la cultura mapuche esa consideración también viene del hombre. Del hombre mayor, del adulto, del más joven, incluso de los niños. Hay algo natural. Se ve claramente en nuestras ceremonias, en el Kamaruco o el Nguillatún, donde hay roles muy nobles, precisos e intocables. La vida cotidiana de las comunidades va generando actividades necesarias, indispensables y posibles. Tal vez para quien mira esto desde afuera, o de manera temporaria, no sean eficaces o primordiales. Pero existen referentes. Conozco rucas con familias que, más allá de los cargos, son visitadas, consultadas y cultivan un vínculo respetuoso, responsable y solidario no solo con los lugareños sino con la gente que va de paso. Han heredado de sus ancestros esos modos. Hoy existen leyes que se lograron con esfuerzo, lucha y trámites. Ha mejorado la vida de nuestra gente, pero no todos se han puesto al amparo de estos logros.

--¿En qué sentido?

--Llama la atención que, en nuestro país, la palabra “paisano” con frecuencia se usa de manera despectiva. El gran Atahualpa Yupanqui nos dejó dicho: “Paisano el que lleva el país adentro”. Si hablamos de raíz aquí en el Sur, sugiero pensar en el viento que modela no solo nuestro acento sino también nuestro carácter. “Lo que el viento no arranca, lo afirma” nos dejó escrito el poeta de Ushuaia, Julio Leite. Pienso en Aimé Painé Iem, nuestra primera cantante mapuche, quien nos cobijó y fortaleció con su pensamiento: “Saber quién es uno es el principio de ser culto”. Nuestras ancianas nos dejaron dicho: “No estamos solos, no nos gobernamos solos”.

--Se dice que antiguamente la comunidad mapuche era matriarcal. ¿Lo sigue siendo? 

--Es notable el lugar que tenía y tiene la mujer en las comunidades, en el ámbito de nuestra cultura mapuche. De eso dan cuentan las ceremonias ancestrales y antiguas, como el KamarucoKamaricún o el Nguillatún. En estas ceremonias tenemos distintos roles, que se heredan o se asumen de común acuerdo con quien lleva adelante la rogativa. Las ancianas y los ancianos son valorados y tenidos en cuenta en situaciones no solo espirituales sino también en cuestiones de derechos territoriales políticos y como fuente de conocimiento. En nuestra cultura, de la cual se dice que muy antiguamente era matriarcal, la mujer es la encargada de transmitir los valores. Si bien la influencia de la cultura occidental ha teñido mucho las relaciones, el hombre mapuche reverencia el conocimiento y la capacidad de la mujer. Vivimos en una sociedad que margina, que mete en geriátricos a sus padres y trata mal a la gente grande, pero para el pueblo mapuche las abuelas son quienes llevan la sabiduría; la mapuche es una cultura oral y son las abuelas las que la guardan en su memoria. También los abuelos, pero mayormente las mujeres. Después de la derrota que significó la Conquista del Desierto fueron solo ellas quienes pudieron recordar cómo vivía su pueblo y mantener vivos sus conocimientos.

--Contaba recién que la mapuche es una cultura oral. En la escritura muchas veces aparecen deformaciones del habla, de la lengua. ¿Qué piensa sobre esto?

--Es un riesgo. Eso me interpeló fuertemente porque las ancianas partían y partían, y no iba quedando nada salvo su familia. La misma querida e irremplazable Aimé Paine ya no está. Entonces creo que está bueno que se escriba, pero que se escriba con una ética como cuando se escribe con otras culturas o para la vida propia. Que esa escritura sea cercana a lo humano, a la condición humana y no antojadiza.

--¿Teme que el tiempo, las nuevas tecnologías, la partida natural de las abuelas socaven la permanencia de las tradiciones?

--Estamos viviendo un tiempo que nos interpela. Si con esto que está pasando no replanteamos nuestra resistencia, nuestra vida cotidiana y nuestras visiones, poco va a quedar. Hay algo que el universo nos está diciendo. Es tan concreto, tan tremendo y tan inconmensurable que uno se siente nada. En la actualidad, con la tecnología que ofrece multiplicidad e inmediatez, algunos temas importantes se banalizan o estereotipan, provocando una adhesión pasajera que prontamente cae en el olvido. Se dice, se escribe: “Ustedes son la raíz”, “Ustedes son los dueños de la tierra”. Ni raíz ni dueños. Somos mapuche, gente de la tierra. Esta concepción implica pertenencia, responsabilidad y convivencia, alejada de toda jactancia.

--¿Cómo analiza la cobertura que los medios de comunicación masivos suelen dar a las problemáticas o demandas de los pueblos originarios?

--Hay cierta misión de cubrir la nota o de llevar lo más importante o impactante a la pantalla y después nadie vuelve sobre ese tema, sobre cómo se las arregló esa comunidad o cómo cambió su vida. Seguramente hay detrás de eso muchos ejemplos de sobrevivencia y de gestos humanos que no aparecen porque no vende, aburre, no entretiene. Creo que en algún momento la mayoría va a pensar en esto. Porque si no vamos a un destino muy terrible y lo estamos generando los humanos, no solo con la naturaleza sino con nosotros mismos. Por eso será que en distintas épocas han aparecido diferentes religiones, mesías y todo eso. Yo no espero a un mesías; espero que nosotros entre todos, cultivemos la paz o lo que vayamos pudiendo hacer.

--En su extensa trayectoria actuó, cantó, escribió y fue reconocida en el país y en el exterior. ¿Qué momento o qué imagen la sintetiza como artista?

--“Con lo poquito que tengo, con lo nadita que soy, mientras me dure la vida cantando se a donde voy. Con lo poquito que tengo, con lo nadita que soy mientras me dure la vida, cantando sé adonde voy”. Que estas estrofas lleguen como un abrazo de una mujer de raíz, de mujer argentina, de este tiempo. Como mujeres que somos capaces de andar a la par de los hombres, de los hijos, de los amigos, de los luchadores, de los soñadores.

Una artista con responsabilidad

Actriz, cantora, narradora popular y dramaturga mapuche, Luisa Calcumil nació en 1950 en el Alto Valle de Río Negro, en Fish'c Menuco, que en lengua mapuche significa “pantano frío”, el nombre de aquellas tierras antes de la llegada de Julio A. Roca.

Comenzó sus estudios de teatro a los 23 años en uno de los primeros talleres de la zona.

En 1986 protagonizó Gerónima, una película de Raúl Tosso. También actuó en Amor a AméricaHijo del río y El grito en la sangre. Con el tiempo comenzó a escribir sus propias obras, entre las que se destacan Es bueno mirarse en la propia sombraAlma de maízLa tropilla de RupertoFolil, y unipersonales en los que incorpora música, relatos y distintos aspectos que forman parte de la cultura mapuche.

Su trabajo La Cantora estuvo nominado para los Premios Gardel 2008 y fue ternado como Mejor Álbum Nuevo Artista de Folclore.

Inspirada en la artista mapuche Aimé Painé, a quien define como “una hermana”, Calcumil escribió una obra de teatro en plena pandemia. Paso El Reparo, con Silvina Mañueco, Lilen Quintin y Mariana Calcumil, que se presenta los viernes de abril y mayo en la sala teatral “Feliza Camú” de Fish'c Menuco. En junio próximo estrena, en cine, Cuentos de la tierra, de Pablo Nisenson y Viviana Suarez.

Llevó la voz del pueblo mapuche por toda la Argentina y más allá también. A lo largo de su carrera participó en festivales a lo largo y ancho del país, así como en México, Perú, Brasil, Paraguay, Cuba, Uruguay, España, Francia, Alemania, Dinamarca, Bolivia, Estados Unidos y Australia. Recibió numerosos premios y reconocimientos, entre ellos, el Gran Premio Trayectoria del Fondo Nacional de las Artes (FNA) en 2020.  (Bárbara Schijman, Página 12, 16/5/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LOS PADRES DE LA IGLESIA - SAN BASILIO “EL GRANDE” 
(330 - 379)

“La mayor parte de los ricos no pone tanto afán en tener dinero por razones de comida y vestido, sino que el diablo se ha dado buenas mañas en sugerir a los ricos infinitos pretextos para gastar; de modo que se busca lo inútil como necesario y nada les basta para sus necesidades imaginarias. [...]
[Pero] las riquezas nos han sido dadas para administrarlas, no para gastarlas en placeres y quien se desprende de ellas ha de alegrarse como quien devuelve lo ajeno.[...].
¿Qué responderás al Juez tú que revistes las paredes y dejas desnudos a seres humanos? ¿Tú que adornas a los caballos y ni siquiera te dignas mirar a tu hermano cubierto de harapos? (Homilía contra los ricos, PG 31, 280ss)”

“¿Y qué es lo que dice el rico? ‘Alma mía, tienes muchos bienes en reserva, come, bebe, banquetea diariamente' (Luc. 12, 19). ¡Oh insensatez! Si tuvieras alma de cerdo, ¿qué otras buenas noticias le dieras? ¿Tan bestial eres, tan poco entiendes de bienes del alma, que le ofreces los manjares de la carne y, lo que ha de parar en el retrete, eso presentas como regalo de tu alma?”

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Doctor de la iglesia griega, el principal de los padres Capadocios, es llamado también Basilio "El Grande". No se conoce con exactitud la fecha de su nacimiento, pero se sabe que nació en Cesarea de Capadocia, ciudad de la que fue obispo y en la que murió. Hermano de Gregorio de Nisa, se formó en Atenas y Constantinopla. El año 358 se retiró a la soledad monástica con Gregorio Nacianceno. Su filosofía está influida por elementos estoicos y platónicos. También recaba datos sobre las ciencias naturales de la doctrina aristotélica. Basilio mira la filosofía desde lo alto de su quehacer teológico. No se preocupa por refutar a los filósofos, pero alaba a Diógenes y Sócrates por su desprecio de la riqueza. En el campo de la teología, en los últimos tiempos ha sido revalorizado su método de teología negativa "apofática", y sus reflexiones sobre la acción del Espíritu Santo en la eclesiología.
Sus obras principales: Nueve homilías sobre el Hexameron, Tres libros contra la Apología de Eunomio, Tratado sobre la lectura de los libros paganos, varios escritos ascéticos y un amplio epistolario.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

FRAGMENTO DE LA INTRODUCCIÓN DE LAS VENAS ABIERTAS DE AMÉRICA LATINA 
“... Hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez...”
(Proclama insurreccional de la Junta Tuitiva en la ciudad de La Paz, 16 de julio de 1809).

La división internacional del trabajo consiste en que unos países se especializan en ganar y otros en perder. Nuestra comarca del mundo, que hoy llamamos América Latina, fue precoz: se especializó en perder desde los remotos tiempos en que los europeos del Renacimiento se abalanzaron a través del mar y le hundieron los dientes en la garganta. Pasaron los siglos y América Latina perfeccionó sus funciones. Este ya no es el reino de las maravillas donde la realidad derrota a la fábula y la imaginación era humillada por los trofeos de la conquista, los yacimientos de oro y las montañas de plata. Pero la región sigue trabajando de sirvienta. Continúa existiendo al servicio de las necesidades ajenas, como fuente de reservas del petróleo y el hierro, el cobre y la carne, las frutas y el café, las materias primas y los alimentos con destino a los países ricos que ganan consumiéndolos, mucho más de lo que América Latina gana produciéndolos. Son mucho más altos los impuestos que cobran los compradores que los precios que reciben los vendedores; y al fin y al cabo, como declaró en julio de 1968 Covey T. Oliver, coordinador de la Alianza para el progreso, “hablar de precios justos en la actualidad es un concepto medieval. Estamos en plena época de la libre comercialización...”

Cuanta más libertad se otorga a los negocios, más cárceles se hace necesario construir para quienes padecen los negocios.

Nuestros sistemas de inquisidores y verdugos no sólo funcionan para el mercado externo dominante; proporcionan también caudalosos manantiales de ganancias que fluyen de los empréstitos y las inversiones extranjeras en los mercados internos dominados. “Se ha oído hablar de concesiones hechas por América latina al capital extranjero, pero no de las concesiones hechas por los Estados Unidos al capital de otros países... es que nosotros no damos concesiones”, advertía, allá por 1913, el presidente norteamericano Woodrow Wilson.

Él estaba seguro: “Un país –decía- es poseído y dominado por el capital que en él se haya invertido”. Y tenía razón. Por el camino hasta perdimos el derecho de llamarnos americanos, aunque los haitianos y los cubanos ya habían asomado a la historia, como pueblos nuevos, un siglo antes que los peregrinos del Mayflower se establecieran en las costas de Plymouth. Ahora América es, para el mundo, nada más que los Estados Unidos: nosotros habitamos, a lo sumo, una sub América, una América de segunda clase, de nebulosa identificación.

Es América Latina, la región de las venas abiertas.
Desde el descubrimiento hasta nuestros días, todo se ha trasmutado siempre en capital europeo o, más tarde, norteamericano, y como tal se ha acumulado y se acumula en los lejanos centros de poder. Todo: la tierra, sus frutos y sus profundidades ricas en minerales, los hombres y su capacidad de trabajo y de consumo, los recursos naturales y los recursos humanos. El modo de producción y la estructura de clases de cada lugar han sido sucesivamente determinados, desde fuera, por su incorporación al engranaje universal del capitalismo. A cada cual se le ha asignado una función, siempre en beneficio del desarrollo de la metrópoli extranjera de turno, y se ha hecho infinita la cadena de las dependencias sucesivas, que tiene mucho más de dos eslabones, y que por cierto también comprende, dentro de América Latina, la opresión de los países pequeños por sus vecinos mayores y, fronteras adentro de cada país, la explotación que las grandes ciudades y los puertos ejercen sobre sus fuentes internas de víveres y mano de obra. (Hace cuatro siglos, ya habían nacido dieciséis de las veinte ciudades latinoamericanas más pobladas de la actualidad).

Para quienes conciben la historia como una competencia, el atraso y la miseria de América Latina no son otra cosa que el resultado de su fracaso. Perdimos; otros ganaron. Pero ocurre que quienes ganaron, ganaron gracias a que nosotros perdimos: la historia del subdesarrollo de América Latina integra, como se ha dicho, la historia del desarrollo del capitalismo mundial. Nuestra derrota estuvo siempre implícita en la victoria ajena; nuestra riqueza ha generado siempre nuestra pobreza para alimentar la prosperidad de otros: los imperios y sus caporales nativos. En la alquimia colonial y neocolonial, el oro se transfigura en chatarra, y los alimentos se convirtieron en veneno.

Potosí, Zacatecas y Oruro Preto cayeron en picada desde la cumbre de los esplendores de los metales preciosos al profundo agujero de los socavones vacíos, y la ruina fue el destino de la pampa chilena del salitre y de la selva amazónica del caucho; el nordeste azucarero de Brasil, los bosques argentinos del quebracho o ciertos pueblos petroleros del lago Maracaibo tienen dolorosas razones para creer en la mortalidad de las fortunas que la naturaleza otorga y el imperialismo usurpa. La lluvia que irriga a los centros del poder imperialista ahoga los vastos suburbios del sistema. Del mismo modo, y simétricamente, el bienestar de nuestras clases dominantes –dominantes hacia dentro, dominadas desde fuera- es la maldición de nuestras multitudes condenadas a una vida d bestias de carga.

La brecha se extiende.
Hacia mediados del siglo anterior, el nivel de vida de los países ricos del mundo excedía en un cincuenta por ciento el nivel de los países pobres. El desarrollo desarrolla la desigualdad: Richard Nixon anunció, en abril de 1969, en discurso ante la OEA, que a fines del siglo veinte el ingreso per capita en Estados Unidos sería quince veces más alto que el ingreso en América Latina. La fuerza del conjunto del sistema imperialista descansa en la necesaria desigualdad de las partes que lo forman, y esa desigualdad asume magnitudes cada vez más dramáticas. Los países opresores se hacen cada vez más ricos en términos absolutos, pero mucho más en términos relativos, por el dinamismo de la disparidad creciente. El capitalismo central puede darse el lujo de crear y creer sus propios mitos de opulencia, pero los mitos no se comen, y bien lo saben los países pobres que constituyen el basto capitalismo periférico. El ingreso promedio de un ciudadano norteamericano es siete veces mayor que el de un latinoamericano y aumenta a un ritmo diez veces más intenso. Y los promedios engañan, por los insondables abismos que se abren, al sur del río Bravo, entre los muchos pobres y los pocos ricos de la región. En la cúspide, en efecto, seis millones de latinoamericanos acaparan, según las Naciones Unidas, el mismo ingreso que ciento cuarenta millones de personas ubicadas en la base de la pirámide social. Hay sesenta millones de campesinos cuya fortuna asciende a veinticinco centavos de dólar por día; en el otro extremo los proxenetas de la desdicha se dan el lujo de acumular cinco millones de dólares en sus cuentas privadas de Suiza o Estados Unidos, y derrochan en la ostentación y el lujo estéril ¾ofensa y desafío¾ y en las inversión total, los capitales que América Latina podría destinar a la reposición, ampliación y creación de fuentes de producción y trabajo.

Incorporadas desde siempre a la constelación del poder imperialista, nuestras clases dominantes no tienen el menor interés en averiguar si el patriotismo podría resultar más rentable que la traición o si la mendicidad es la única forma posible de la política internacional. Se hipoteca la soberanía porque “no hay otro camino”; las coartadas de la oligarquía confunden interesadamente la impotencia de una clase social con el presunto vacío de destino de cada nación.
Josué de Castro declara: “Yo, que he recibido un premio internacional de la paz, pienso que, infelizmente, no hay otra solución que la violencia para América Latina”.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

45 AÑOS DE MADRES DE PLAZA DE MAYO
EL PAÑUELO BLANCO DE LAS MADRES, PRECURSOR DEL VERDE FEMINISTA
La lucha de mujeres organizadas en las calles es el hilo que une a los feminismos actuales con la militancia por los Derechos Humanos.

“Acá con nosotras como siempre, 30 mil detenidos desaparecidos ¡Presentes!”, grita Nora Cortiñas con su pañuelo blanco en la cabeza, emocionada sobre un gran escenario ubicado ante el Congreso de la Nación. “¡Presentes!”, se escucha desde abajo. Las voces son femeninas. Vienen de una multitud de un verde brillante, de una ola gigante de adolescentes y mujeres que también tienen un pañuelo como bandera, pero verde. Pero un pañuelo, en este país, a partir de las Madres de Plaza de Mayo, es un símbolo de lucha.

Los feminismos en la Argentina están inevitablemente marcados por la lucha de estas mujeres que el 30 de abril de 1977 comenzaron a circular en Plaza de Mayo, en una ronda improvisada que marcó la más grande hazaña de resistencia en la cruda historia de la dictadura.

¿Qué buscaban estas madres en la calle? Reclaman la aparición con vida de sus hijos e hijas, pero también reclamaban vida y libertad. En ronda, esas mujeres estaban tramando un espacio de lucha permanente y definitivo. Y estaban tomando las calles. Lo personal es político, dicen incansablemente en el feminismo. Y eso hicieron las Madres, trasladaron del espacio privado al público esas desapariciones silenciadas. Así los desaparecidos dejaron de ser hijos de ellas para ser una ausencia de todos.

Cecilia de Vincenti es hija de Azucena Villaflor. Durante el juicio ESMA, ante el Tribunal Oral Federal N°5 de Comodoro Py, relató, “mi mamá era un ama de casa que se ocupaba de sus hijos y del marido. Siempre preparaba la comida al mediodía o la encontrabas cebando mate a la tarde y ayudando con las tareas escolares y extraescolares. Pero a partir de ese momento al mediodía, me dejaba la comida preparada y salía a tener su actividad”.

El relato de Cecilia acerca de su mamá coincide con la historia de otras referentes de Madres de Plaza de Mayo. Eran mujeres que lucharon por la vida de sus hijos. Treinta y ocho años después, miles de mujeres salieron a luchar en la Argentina pidiendo por sus propias vidas. La unión más sólida entre esos dos momentos pasa por la certeza de una lucha colectiva, entre mujeres y en el espacio público.

La lucha es un pañuelo

Es sabido que el pañuelo verde de las luchas feministas desde 2003 para acá es un homenaje a las Madres de Plaza de Mayo. “Hay un lazo histórico si pensamos que referentes de Madres, referentes históricas como Lita Boitano o la misma Norita Cortiñas participaron muy tempranamente en organizaciones feministas, y luego del 86 en adelante de los Encuentros Nacionales de Mujeres. Pero después creo que esa genealogía de luchas, hoy esa genealogía de pañuelos blancos también es verde”, dice a Tiempo la periodista Ana Cacopardo. “Es inevitable cuando pensamos el rol de esas mujeres pensar en cómo politizaron el cuidado de la vida cuando salieron al espacio público a reclamar por sus hijos y se convirtieron en esas luchadoras de la construcción democrática”.

“Esta genealogía, además, se potencia con las nuevas generaciones que emergieron a la política de la mano de los feminismos y que se inscriben en un linaje de luchas donde se reconocen en la lucha de esas madres”. “Yo sintetizaría esto con una imagen que vi el jueves en la Ronda de las Madres cuando un joven de la agrupación Nietes -porque así se nombra con el nietes inclusivo-. Me mostraba la remera. En esa remera estaban los dos pañuelos y la agrupación se nombraba de este modo, era el nietes con “e” inclusivo que reúne a nietos, nietes y nietas de desaparecidos.  (Maby Sosa, Tiempo Argentino, 30/04/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

PALABRAS DEL PRESIDENTE NÉSTOR KIRCHNER EN EL ENCUENTRO DE LA MILITANCIA

Queridos amigos y amigas; compañeros y compañeras: quiero comenzar expresándoles que exactamente hace 31 años a esta hora una generación de argentinos veíamos y sentíamos que la democracia volvía a la Patria.

Me preguntaban cómo viví el 11 de marzo del 73. Me tocó ser el fiscal de mesa y recuerdo hasta hoy que había tanto miedo a la trampa y al fraude que la orden que teníamos era subirnos a los camiones que transportaban las urnas para cuidarlas hasta que se terminara de revisar el último voto. Era el 11 de marzo del 73, una generación de argentinos nos incorporábamos a la vida democrática con la fuerza y el deseo de construir un nuevo país. Después nos tocó vivir tantas cosas, nos tocó pasar tantos dolores, nos tocó ver diezmada esa generación de argentinos que trabajaba por una Patria igualitaria, de inclusión, distinta, una Patria donde no sea un pecado pensar, una Patria con pluralidad y consenso como el que tenemos hoy aquí, que el hecho de pensar diferente no nos enfrentara sino por el contrario, nos ayudara a construir una Argentina distinta.

No me quiero poner nostálgico porque es verdad que a uno le vibra el corazón y se le llenan los ojos de lágrimas cuando en ustedes ve tantos rostros que hoy no están, pero también creo que es fundamental construir una Patria con mucha identidad, con la justicia y con la memoria, para que definitivamente podamos hacer un país sólido. (Aplausos).

Tenemos que volver a reconstruir el espacio de los militantes, de los cuadros, tenemos que volver a valorar la política y no queremos que se repita la mecánica casi empresaria de la política que tiende a acordarse de los amigos y de los compañeros para utilizarlos en cuestiones electorales. (Aplausos)

No queremos ayudar a conjugar y a que todo el mundo nos diga que sí, a tener tropas “disciplinadas”, como se estila. Queremos tener compañeros que piensen, que nos digan la verdad, que tengan capacidad transgresora, que ayuden a equivocarnos lo menos posible. (Aplausos).

No queremos más la práctica de un culto al individualismo, a la personalidad y a la teoría del jefe. Esas teorías que tanto daño han hecho a la política argentina y han quebrado su calidad y hasta su propia moralidad los que quisieron llevarlas adelante. Tampoco queremos más generar ese desaliento de que los compañeros, los amigos; donde les toque actuar, sea la fuerza que sea, salen a trabajar políticamente y saben que cuando terminan las elecciones se cierran las puertas del ida y vuelta que deben tener aquellos que son elegidos y aquellos que ayudan a que sean elegidos (Aplausos).

Queremos terminar con la idea del influyente, del “vení conmigo que yo tengo conexiones” para generar el acomodo en la historia, porque eso también quebró la moral de la política, de la práctica, que tanto daño hizo. (Aplausos).

También cuando hay una masa crítica que piensa, que elabora, que participa, evita que aquellos que tenemos que ir a cumplir responsabilidades nos creamos más de lo que somos y nos olvidemos de dónde venimos y para qué venimos (Aplausos).

Y en esta Argentina en la que nos tocó vivir un año 2001, que nos tocó ver explotar la política, que nos tocó ver las cosas que vimos durante todo este tiempo, es fundamental poner todas nuestras fuerzas para construir ámbitos como el que hoy se empieza a construir aquí. Acá no vinimos con la ficha de afiliación, acá no vinimos a pasar listados, acá no vinimos a ver quién está presente o quiénes están ausentes, acá vinimos peronistas y no peronistas, gente de todas las ideas y de todas las fuerzas que quieren cambiar a la Argentina a sentarnos en una mesa para empezar a discutir, para empezar a pensar en conjunto, para calificar la política. (Aplausos)

Queremos nuevamente que los locales políticos no sean lugares de “trenzas”, o que no sean lugares -para definirlos con toda exactitud- donde nos juntemos solamente a tomar unos vinos o a comer asados. Queremos que los lugares políticos sean lugares de meditación, de formación, de conciencia cívica, que tiendan a consolidar una Argentina diferente. (Aplausos).

Queremos que definitivamente se termine la idea de la clandestinidad de la política, de las cosas que se hacen en la política.

Por eso cuando estamos tratando de levantar esta Argentina que fue hundida y quebrada, cuando tengo que soportar que me digan verborrágico, que me digan que sobreactúo por el sólo hecho de defender a la Argentina, de decir lo que pienso y pensar que hay que levantar este país quebrado, con dignidad, con responsabilidad y racionalidad, no entiendo por qué me agreden así aquellos que condujeron la Argentina durante tantos años y nos llevaron a ese proyecto económico de hambre, de exclusión y de desocupación. ¿Por qué nos atacan como nos atacan, porqué me dicen lo que me dicen? ¡Que afronten ante la responsabilidad de la historia las cosas que hicieron, pero que entiendan que en la Argentina hay nuevos y buenos aires para hacer un país distinto! (Aplausos).

En este país las cosas tienen que ser serias y claras para hacer un país normal y serio. El que hace las cosas bien debe ser absolutamente estimulado; el que investiga, el que estudia, el que trabaja, definitivamente el más decente y el más honesto. Y como en cualquier país serio del mundo el delincuente, el corrupto, el que no hace las cosas que tiene que hacer debe ir a un calabozo, como corresponde, para construir un país distinto. (Aplausos).

Son valores y cuestiones que tenemos que llevar con todas nuestras fuerzas adelante. No hay que caer en la disputa corta de espacios, hay que construir la Argentina. Por eso el ámbito y espacio de hoy, en la diversidad y la pluralidad que se ha generado aquí, no tiende a consolidar el liderazgo de nadie, sino la presencia de argentinos y argentinas que quieren tener un rol protagónico en la construcción de la nueva Argentina, en la construcción de la Argentina que nos merecemos todos.

Por eso queridos amigos, compañeros y compañeras, nosotros tenemos que tomar la lección de la historia, debemos entender que el concepto de solidaridad y pluralidad es central, pero también debemos entender que tenemos que informarnos y prepararnos para poder conducir con todas nuestras fuerzas y capacidad este pequeño país. Claro que venimos de una situación límite, pero es hora también de que en la Argentina tengamos clara memoria de las cosas que nos han pasado, pero no desde el patrioterismo vacío, sino que desde el sentido de Patria, lleno de dignidad, de justicia y de inclusión, podamos decir que lo que los argentinos pretendemos es tener una Patria, un hogar y una bandera que nos cobije a todos y nos dé aunque sea un poquitito de posibilidades para poder realizarnos. (Aplausos).

Tenemos que dejar de sentir vergüenza de las cosas que defendemos, nos quieren hacer sentir a veces que son posturas que deben ser “revisadas” en nombre de la supuesta racionalidad. ¿Qué es la racionalidad, amigos y amigas, compañeras y compañeros? ¿La racionalidad es bajar la cabeza, acordar cualquier cosa pactando disciplinada y educadamente con determinados intereses, y sumar y sumar excluidos, sumar y sumar desocupados, sumar y sumar argentinos que van quedando sin ninguna posibilidad? ¿O la racionalidad es trabajar con responsabilidad, seriedad, con fuerzas para abrir las puertas de la producción, del trabajo y del estudio para todos los argentinos? Yo quiero adherir a este tipo de racionalidad, es la única racionalidad viable que nosotros tenemos para poder realizarnos. (Aplausos).

También, queridos compañeras y compañeros, tenemos que hacer un esfuerzo muy grande pero les puedo asegurar que es absolutamente posible continuar en la senda de crecimiento que la Argentina ha entrado. Claro que vimos y estamos en el segundo escalón del infierno, yo no me enamoro de los números, pero también es cierto que cuando vemos que baja el desempleo, cuando vemos que crece la Argentina, cuando vemos que crece el consumo nos empezamos a estimular y es posible construir el país que nosotros soñamos permanentemente, lo podemos transformar en realidad.

Claro que hay asignaturas pendientes por doquier, pero también asumamos de dónde partimos, un país que lo llevaron a deber 174 mil millones de dólares. No hay otro país en el mundo que lo hayan endeudado así. Y los que lo endeudaron, los que fueron símbolos intelectuales de ese endeudamiento todavía nos quieren decir qué es lo que tenemos que hacer. ¡Por Dios, argentinos y argentinas, reaccionemos y tengamos buena memoria! (Aplausos).

Cuando veo que algunos se desesperan por tratar de mostrarse y existir en la vida política o haciendo oficialismo cerrado o haciendo oposición por oposición para figurar en los diarios, digo ¿no se dan cuenta, no caminan la Argentina? Cuando vamos barrio a barrio, provincia a provincia, vemos miles y millones de compañeros, de hermanos y hermanas argentinas que nos miran con lágrimas en los ojos, en el olvido a que han sido sometidos. ¿Por qué no dejamos de jugar a la política corta y escribimos la historia grande de una Argentina que nos contenga a todos? (Aplausos)

Nosotros tenemos que ser el punto de inflexión de esa Argentina vacía y sin contenido, de esa Argentina donde el que más triunfaba era el más sinvergüenza y tenemos que construir la Argentina donde el obrero vuelva a ser el respeto central de nuestras acciones, el que estudia pueda ser valorado como corresponde, el que investiga – el investigador- vuelva a ser tener el lugar que merece. Que podamos, como cuando éramos chicos, mirar a nuestros padres y ver el símbolo del esfuerzo y del trabajo, y ellos sentirse orgullosos de que con su esfuerzo y trabajo lograron que la generación que viene esté mejor que la que se va. Eso es cuando un país empieza a cambiar, no como nos pasó hasta ahora en la Argentina y que estamos tratando de revertir, que la generación que viene está peor y se tiene que ir a acurrucar en la casa del viejo para poder sobrevivir y tener un techo. ¡Hay que dar vuelta a la historia y yo sé que con ustedes vamos a tener la posibilidad de hacerlo! (Aplausos)

Claro que uno puede tener posturas y determinadas consignas que pueden ser muy lindas, pero lo que yo aprendí durante toda mi vida de militante es que lo importante es poder ir llevando paso a paso nuestras ideas para poder concretarlas. Yo lo que no quiero es mentirle al pueblo argentino, no quiero hacer un manoseo más de la credibilidad de nuestra Argentina y les voy diciendo paso a paso lo que vamos haciendo, pero no me van a ver a mí tratando de mostrar un proyecto grandioso para después defraudar a todos. Prefiero ir construyendo con todos ustedes día a día la nueva Argentina, pero sin caer en promesas vanas y vacías. (Aplausos).

Nos decían cuando nos tocó empezar a gobernar. “ diez días y se cae, quince días y se cae”, rogaban que nos cayéramos y que no pudiéramos funcionar. Ahora dicen que nos vamos a caer a fines del 2004 o del 2005, y mañana no sé cuándo dirán. Yo digo por qué, si el éxito de la Argentina va a ayudar a cobijarnos a todos los argentinos.

Lo mismo cuando vamos logrando acciones, vamos logrando inversiones y dicen “pero no hay un proyecto a largo plazo”. Salen con lentes, con cara de serios, con corbata, queriendo mostrarse como si fueran grandes pensadores de la vida nacional. (Aplausos) Qué razón tenía Jauretche en su libro “Zonceras argentinas”: creen que porque se juntan cinco, ponen cara de serios, se colocan anteojos, cara de pensadores y dicen hay que hacer con la Argentina esto y esto. Nosotros los conocemos porque lo vimos, nos dijeron durante toda la década del 90: tengan paciencia, esperen que el vaso va a derramar. Derramó en hambre, en exclusión, en olvido, queridos amigos y amigas. (Aplausos)

Por eso nosotros desde acá venimos a convocar al amor, a la convivencia, hay que abrir todas las compuertas y hay que buscar que la Argentina en la diversidad y la pluralidad pueda construir el destino que necesitamos. Es absolutamente factible, día a día vamos a seguir mejorando, día a día recorreremos nuestro país, día a día nos arrimaremos y trabajaremos palmo a palmo con aquellos hermanos y hermanas que más necesitan; día a día iremos construyendo una Argentina donde se puedan ir consolidando las posibilidades de tener absolutamente mediatizada la concentración económica y una distribución del ingreso diferente. Pero para eso hay que ir construyendo el país y el país no se construye solamente desde un discurso. Desde un discurso se expresan las intenciones pero el país se construye con acciones que se implementan día tras día, hora tras hora, minuto tras minuto para poder cambiarlo. (Aplausos)

Yo les quiero contar que no soy ni eufórico ni depresivo, pero que me siento optimista y con fuerza, me siento con absolutas ganas de avanzar y construir un país distinto. Yo sé que a mí por el voto de todos ustedes, por la voluntad del pueblo argentino me toca ir adelante. No tengan ninguna duda, lo dije el día que me tocó asumir, no vine a dejar las convicciones en la puerta de la Casa de Gobierno (aplausos) ni vine a sentarme en un sillón para seguir estando por estar, para tratar de ser por ser o para tratar de hacer una presidencia de protocolo como les gusta a muchos. Les puedo asegurar que he venido a poner todo lo que tengo, con mis aciertos y mis errores, como todos los seres humanos; me vine a jugar con todos ustedes por un país distinto. ¡No me interesa durar 10 años de fracaso o cuatro años y medio –como me tocan- de fracaso, prefiero vivir dos años, un año, dos horas o un minuto a pleno sabiendo que tengo que hacer lo que nuestro pueblo necesita y lo puedo hacer! (Aplausos)

A pocas horas de empezar el gobierno nos decían que estábamos abriendo muchos frentes, pero nosotros dijimos “venimos a construir una Justicia independiente en la Argentina”. Cuando empezamos a construir una Justicia independiente, y está probado en la Corte Suprema que se está constituyendo en nuestro país, aparecieron aquellos que no querían cambiar nada y entraron a mostrar su verdadera cara. Ustedes los vieron, decían “están haciendo procedimientos que no corresponden”, cuando nos movimos dentro del marco de la ley. Pero dijimos que este país necesita justicia y los doctores que van a la Corte Suprema de la Nación Argentina son absolutamente independientes, apenas los conozco, hicimos una Justicia independiente y está en marcha. (Aplausos)

Dijimos que veníamos a terminar con la impunidad, que queríamos justicia, verdad y memoria, y salieron a decir que por qué removía el pasado. Yo pensaba y pienso que no es el pasado sino que es el presente doliente de 30.000 argentinos que fueron desaparecidos por pensar diferente. (Aplausos)

Dijimos que veníamos a terminar con la vergüenza de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, y se ha declarado la nulidad de las mismas, para que haya verdadera justicia y para que haya verdadero equilibrio y responsabilidad en nuestro país.

Dijimos que veníamos a construir un país donde las posibilidades y la defensa del capital argentino, el empresariado nacional, la producción y el trabajo argentino sean prioritarios. En 9 meses de gobierno bajamos 9 puntos la desocupación en la Argentina, nunca en tan poco tiempo, tan rápido, bajó tanto la desocupación. (Aplausos) Calculo que cuando el INDEC decía que había 25 ó 26% de desocupación había algunos que lo levantaban, ahora que hay el 14,5% no van a decir que no están de acuerdo. Es la realidad concreta, con esas mismas cifras fue bajando.

Dijimos que veníamos con toda nuestra fuerza a recuperar la posibilidad de la industria nacional, de la sustitución necesaria que hay que hacer, de la capacidad de realización de nuestro país y ya está en marcha, recuperándose fuertemente la producción nacional, inclusive marcando con realidad las posibilidades de crecimiento económico que tenemos en esta etapa.

Pero también dijimos que veníamos a esclarecer atentados e íbamos a abrir el derecho a la verdad y a la justicia, y hoy que vemos tantos problemas y atentados como el de España que pasan en el mundo, podemos decir que nosotros tuvimos el valor de abrir todos los archivos secretos para saber la verdad de esos atentados que enmudecieron a los argentinos, como fueron los de la AMIA y la embajada de Israel. (Aplausos)

Dijimos que íbamos a fortalecer la posibilidad de la inversión pública en educación y que creíamos en la inversión pública. Me decían que la inversión pública era un gasto improductivo, estamos generando escuelas, rutas, caminos, casas, invirtiendo en toda la Argentina con el esfuerzo de todos.

Dijimos que íbamos a administrar el país ordenadamente y estamos haciendo una administración realmente equilibrada, como en cada gestión que me tocó llevar adelante.

Dijimos que veníamos con toda nuestra fuerza a invertir más en la educación universitaria, a invertir más en investigación, y ya los presupuestos lo van marcando. Claro que falta mucho más, claro que hay que invertir más allí, pero hay que ver de dónde partimos, hay que ver dónde estábamos para poder entender cómo hemos avanzado y cómo estamos tratando de llegar. Y claro, estamos decididos a ir afrontando problema tras problema y situación tras situación, para ir esclareciendo y para ir fortaleciendo, invirtiendo y generando las posibilidades de ese país diferente.

Dijimos que íbamos a renegociar los contratos de servicios públicos con dignidad, y así lo estamos haciendo. Dijimos que no iba a caer sobre las espaldas de la gente el aumento de tarifas y cayeron sobre los grupos económicos, fundamentalmente los que exportan en dólares y cobran en pesos. (Aplausos)

Es decir que estamos tratando, con los errores que se pueden cometer, de cumplimentar lo que decimos para que nuestra sociedad vuelva a creer.

Dijimos que veníamos con los brazos abiertos a no hacer ningún tipo de diferenciación partidaria porque estábamos cansados de ver a esta Argentina partida por las cúpulas políticas, que no entendían lo que estaba pasando en el subsuelo de la patria, y les puedo asegurar que estamos haciendo todos los esfuerzos para que así sea, absolutamente abiertos, dispuestos a escuchar, dispuestos a corregir, dispuestos a poner todo nuestro esfuerzo para que los argentinos podamos converger en un proyecto común.

Tenemos que volver a recuperar las ansias de la participación, pero nosotros mismos también tenemos que hacernos la autocrítica, debemos entender que la política no puede ser una herramienta para buscar solamente el mejoramiento de nuestra posición y nuestra vida. Si los militantes y los dirigentes políticos entienden que tienen que ser los que den el primer ejemplo, les puedo asegurar queridos amigos y amigas, compañeras y compañeros, que estaremos dando un salto cualitativo. Esto es tremendamente importante, tenemos que dar ese ejemplo y evitar las tentaciones. (Aplausos)

Creo honestamente que tenemos que avanzar con todas nuestras fuerzas, que tenemos que poner toda nuestra mayor capacidad de creación, pero les voy a contar algo que me pasa en privado todas las mañanas: es tal el endeudamiento que tiene la Argentina que para saber y para darme fuerzas para seguir la tengo que imaginar. ¿Se imaginan ustedes 170.000 millones de dólares de deuda, 5.000 millones en BODEN que vencen el año que viene en dólares y 5.000 más en el 2006? ¡Yo no generé esta deuda pero estoy dispuesto a ponerle el pecho con toda nuestra fuerza para hacer una negociación justa y digna que nos permita salir! (Aplausos) Ni ustedes. Tengo que imaginarla y me dicen: “hay que definir la proyección, las metas”, ¡yo digo por qué no pensaron! Nosotros vamos definiendo con seriedad y responsabilidad las metas y proyecciones, aquéllos que dicen esas cosas por qué no pensaron antes de endeudar a la Argentina como la endeudaron. O si me disculpan, cómo casi la pusieron a remate a espaldas de todos los argentinos.

Queridos compañeros y amigos: les quiero ser totalmente sincero, yo no tengo una actitud imperativa cuando digo que vamos a pagar el 25 y vamos a hacer un recorte del 75; no es una actitud viril, de fuerza la que hago, es una actitud de la realidad argentina: juntando monedas entre todos los argentinos no podemos pagar más que eso. Este es el esfuerzo que debemos hacer todos nosotros. (Aplausos)

Se los digo a través de los medios a todos los argentinos y argentinas que están en sus casas, a aquéllos que les dicen que tenemos que pagar más porque es fundamental quedar bien y cumplir el compromiso –que son los que tomaron el compromiso de la deuda- yo les pido que digan la verdad a todos los argentinos. ¿Saben lo que significa pagar más? Es eso que nos prometió un ministro que estuvo 15 días en el Gobierno y tuvo que salir corriendo y rápidamente: pagar más es sacar plata de las universidades, sacarle plata a los trabajadores, sacarle plata a los planes sociales, sacar plata a la educación argentina, sacar plata de la inversión en el trabajo, sacar plata a la producción, seguir perjudicando a los argentinos. Yo prefiero que me traten como me tratan pero saber que por lo menos con esfuerzo impedimos que le quiten un peso más a este sufriente pueblo argentino para alimentarle las posibilidades de un futuro distinto. (Aplausos).

Las cosas las tenemos que llamar por su nombre, todos tenemos que estar atentos, porque los argentinos seremos afectados directos de las decisiones incorrectas y no vamos a tener ningún tipo de actitud que sea intemperante o imperativa. Nos va a guiar el buen sentido y la responsabilidad argentina que tuvimos siempre porque la dignidad se practica con las acciones de todos los días, la dignidad se practica en los hechos y no en la consigna, la dignidad se practica tomando acciones todos los días que lleven a defender las posibilidades de un país distinto, la dignidad se practica no mintiéndole a la gente, la dignidad se practica trabajando, la dignidad se practica haciendo, la dignidad se practica no robando, la dignidad se practica haciendo trabajo, la dignidad se practica generando inclusión social, la dignidad se practica abriendo los brazos y las puertas para un país distinto. (Aplausos).

Con Cristina cuando tenemos problemas límites -a veces uno viene con los problemas en la espalda- e inclusive cuando las situaciones se complican y veo a los amigos periodistas que me preguntan angustiados cómo está cada situación y uno tiene que absorber la responsabilidad que tiene, les puedo asegurar que tomamos fuerza, combinamos sentimiento con acción y es lo que yo les contaba a ustedes: pienso entonces cómo me pueden sobrepasar las responsabilidades después que tanta gente dio tanto y tanta gente quedó en el camino por un país mejor. (Aplausos). Me siento con muchas ganas.

También algo que les quiero decir a ustedes aquí. Cuando dicen que venimos por el revanchismo del pasado, cuando queremos que haya justicia, memoria, que se termine definitivamente la impunidad de ayer, de hoy, y generar los caminos para que la impunidad no exista más en la Argentina, yo les puedo asegurar que no vengo con ningún tipo de revanchismo, no vengo con odios porque el odio no construye nada, pero creo que la voluntad de los argentinos es tener un país donde haya justicia, verdad, memoria sin impunidad ni odios, sino que haya justicia. Ahora me pregunto yo, ¿la justicia es sinónimo de odio, la justicia es sinónimo de remover el pasado o la justicia es la justicia sea en el tiempo que sea? ¿O el paso del tiempo habla de la no justicia porque pasó mucho tiempo? La justicia se debe aplicar siempre porque es la única forma en que podemos construir un país diferente. (Aplausos)

Les agradezco a todos profundamente, les agradezco a todos el acompañamiento que nos hacen en cada lugar del país que vamos y los convoco a ustedes, pero través de ustedes a aquel argentino y argentina, a aquel trabajador y estudiante, a aquel que nos puede ver y escuchar a través de los distintos medios, que venga a trabajar, que abra el espacio donde crea, que practique la idea que quiera practicar, pero que se incorpore a esta Argentina donde con la idea, con el pensamiento, con la verdad relativa vamos a poder construir la verdad superadora que nos permita a todos los argentinos poder avanzar.

Yo quiero cerrar este 11 de marzo acordándome de los jóvenes radicales del 73, de los jóvenes de la Alianza, del doctor Allende del año 73, de los jóvenes de la democracia cristiana, los jóvenes de los partidos de izquierda, de los jóvenes del Justicialismo que creían que se podía hacer un país distinto. Nosotros creemos y lo vamos a hacer, tomamos el desafío y el mandato de la historia. Contamos con todas nuestras fuerzas, con las fuerzas de los jóvenes independientes, de los profesionales, de los universitarios, de la gente de Argentina, de argentinos que creemos que la justicia se puede construir.

Amigos y amigas de todas las ideas: muchísimas gracias, gracias por dar este ejemplo de convivencia, gracias por compartir este momento. Dios quiera que podamos escribir un tramo importante de la historia argentina. Muchísimas gracias, muchas gracias por compartir este momento. (Aplausos).

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DENUNCIAS DE INTOXICACIÓN
EMPRESAS RICAS Y COMIDA POBRE: LA TRAMA DETRÁS DE LOS ALIMENTOS EN LAS ESCUELAS PORTEÑAS
Este año la Ciudad de Buenos Aires les pagará 12 mil millones de pesos a las firmas concesionarias, algunas de ellas aportantes del PRO. Denuncias de intoxicación y propuestas de un nuevo sistema que incluya a las cooperadoras.

Miraba el reloj. Quería saber cuánto restaba para terminar su jornada laboral. Desde hace 15 años Verónica es administrativa en una empresa de logística en Villa Crespo. “Ese viernes, a alrededor de las 15:15, me llamaron de la escuela; me puse pálida, sabía que algo malo había pasado”, recuerda en diálogo con Tiempo. “Me dijeron que fuera a buscar a Alma, que estaba descompuesta”. Rápidamente pidió el relevo y fue a la Escuela Primaria N° 17 Francisco de Vitoria. “Cuando llegué, mi hija estaba descompuesta pero más de 30 compañeritos también”. Ese 23 de agosto de 2019, decenas de chicos se intoxicaron luego de almorzar pizza. Muchos terminaron internados en los hospitales Fernández y Durand. Desde el Ministerio de Educación porteño dijeron que fue hecho aislado, pero varios sectores de la comunidad educativa afirman que la mayoría de estos casos son silenciados por el Ejecutivo. En marzo de 2020 ocurrió una intoxicación masiva en al menos cuatro establecimientos educativos del barrio de Palermo. El saldo: más de cien estudiantes intoxicados.

Las viandas escolares de esa zona pertenecen a la empresa Lamerich SA, administrada por la familia Melul. Una de las firmas que más dinero recibió del Ejecutivo porteño en los últimos cuatro años por la concesión de los comedores. La suma ronda los 2606 millones de pesos a razón de $ 651 millones anuales, a lo que se suman las «compensaciones» por la inflación. Pero a partir de 2022, la misma empresa recibirá más del doble de ese dinero. En febrero de este año, el Gobierno de la Ciudad llamó a licitación pública para determinar quiénes van a hacerse cargo del servicio de alimentación para las escuelas públicas de CABA. Una concesión que durará hasta 2025. El presupuesto asignado es de más $ 50 mil millones. Para este año será de 12 mil millones.

La concesión quedará en manos de las mismas 19 empresas “que hace décadas manejan los comedores de las escuelas de la Ciudad y se reparten un negocio millonario”, destaca a Tiempo María Eva Koutsovitis, coordinadora de la cátedra de Ingeniería Comunitaria e investigadora del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, integrante de la “Campaña por una alimentación de calidad y gratuita para todxs”.

El servicio de comedor incluye desayuno, almuerzo y refrigerios, y cubre a más de 291 mil estudiantes de escuelas públicas. «El valor del pliego, los plazos para presentar la propuesta y el sistema de puntuación, está todo direccionado para favorecer a los mismos de siempre, y los requisitos de la licitación están armados para excluir a las cooperativas y pymes”, agrega Koutsovitis.

El último informe de la Auditoría General de la Ciudad sobre “Comedores Escolares y Servicio de Viandas” advierte que “el pliego de bases y condiciones particulares no implementa un mecanismo de control suficiente debido a que el análisis bromatológico de alimentos recae solo sobre el concesionario, lo que no resulta suficiente para garantizar y asegurar alimentos aptos para el consumo”.
El gobierno porteño tampoco quiere que los comedores estén en manos de las cooperadoras escolares. Un ejemplo es la persecución que ejerce durante años contra las familias que integran la cooperadora de la Escuela N° 4 Álvarez Thomas, que estuvo intervenida durante 15 meses y que, al no encontrar un solo hecho de mala administración, en diciembre volvió a manos de las familias. “Sin dudas, la intervención fue para meter a las empresas privadas en el comedor y para aleccionar a las familias organizadas”, subraya Carla Policella, integrante de la cooperadora. Desde hace varios años administran su propio comedor con productos de calidad, personal de cocina propio; y sin ningún antecedente de intoxicación en toda su historia. “La cooperadora sigue el menú que impone Larreta, pero comen milanesas de carne y no productos procesados. Cuando les toca medallones de pescado, comen filet de merluza rebozada y, cuando les toca verduras, comen productos orgánicos. Pero también repiten el plato si se quedaron con hambre, cosa que no ocurre con las viandas que proveen las empresas privadas”, agrega Policella.

Son cuatro escuelas las que poseen comedores autogestionados en todo el distrito. Sus comidas, mucho más abundantes, orgánicas y cuidadas, alcanzan a apenas 3800 chicos sobre el total de 291 mil estudiantes que reciben los servicios de comedor en CABA.

Arroz blanco con sabor a agua, fruta machucada, gusanos en la lechuga, pollo crudo, yogurt vencido, puré con sabor a leche rancia son algunas de las denuncias cotidianas que llegaron a la Legislatura, donde el FdT presentó un proyecto de ley para crear un nuevo sistema de alimentación escolar. A la trama se agrega que algunas de las empresas que manejan la alimentación en escuelas porteñas fueron aportantes de campaña del PRO en 2015. Entre ellas se encuentran Teylem SA, perteneciente al Grupo L; y Friends Food SA. Esta última perteneciente a Rubén Forastiero, que además obtuvo varios contratos distritales, negocios vinculados con el Pami y también adjudicaciones del Ministerio de Salud para la provisión en hospitales durante la presidencia de Mauricio Macri. En su momento G 25 y Formar, ONG vinculadas a Guillermo Dietrich y Esteban Bullrich, recibieron durante la campaña más de 14 mil dólares en concepto de donaciones por parte de la empresa Friends Food SA. En un informe realizado por este diario en noviembre de 2018, se destaca que esas organizaciones también obtuvieron financiamiento de Teylem SA y de la Cámara de Concesionarios de Servicios de Comedores y Refrigerios, de la cual participan ambas firmas. En ese período aportaron más de 18 mil dólares, según consignó Chequeado, que accedió a los balances presentados ante la Inspección General de Justicia.

Una ley para comer sano y nutritivo

El Frente de Todos porteño presentó un proyecto de ley que, de aprobarse, cambiaría la matriz de la alimentación escolar en CABA. El documento nuclea los reclamos históricos de la comunidad educativa sobre los alimentos y los servicios que brindan las empresas privadas. La iniciativa presentada por la legisladora Ofelia Fernández hace hincapié en el acceso gratuito a alimentos sanos, tanto en escuelas públicas como privadas con cuota cero; que esos alimentos beneficien la salud y los procesos de aprendizaje; y que los servicios de viandas y provisión de insumos a los comedores los realicen cooperativas y asociaciones de la economía popular, social y solidaria.

El viernes se realizó una jornada en la Legislatura para avanzar en la propuesta. “La escuela pública es gratis o no lo es, pero nunca puede ser a medias”, exclamó a Tiempo Leonor. Tiene dos hijos y el Gobierno de la Ciudad le otorga el 50% de la beca alimentaria porque, junto con su marido, poseen ingresos que superan los límites pautados por el Ejecutivo, que estipula la alimentación de los estudiantes como un beneficio y no como un derecho. Así lo difunde por sus canales: “Las Becas Alimentarias son un beneficio al que pueden acceder todos los alumnos de establecimientos educativos de gestión estatal”. Para que un estudiante porteño cuente con la beca alimentaria, su familia se ve obligada a entregar datos privados: recibo de sueldo; para el caso de ser Monotributista/Autónomo, los comprobantes de ingresos de trabajo informal o desocupado; la Certificación Negativa de Anses; y una declaración jurada de los ingresos mensuales.  (Tiempo Argentino, Martín Suárez, 24/04/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LEONARDO FAVIO, UN PENSAMIENTO PERONISTA
El 5 de noviembre de 2012, moría Leonardo Favio.
No hay duda de que se trata de uno de los más importantes directores de cine argentino, que trabajó con formas y mitos de la cultura popular e hizo de su cine una experiencia masiva y poética.
Sin embargo, Favio que, entre el año 1964 y 1976, había filmado seis fenomenales películas, no vuelve a dirigir hasta Gatica.
¡17 años de ausencia, un vacío político!

“Orgullo de sentirme peronista, con todo lo que significa ser peronista. Con todo lo hermoso y lo doloroso”
Al día siguiente de la muerte de Leonardo Favio, Crónica emite una larga entrevista que le había hecho Cacho Fontana. La conversación es fluida hasta que el locutor quiere saber, con tono de reproche paterno, por qué pasa el tiempo y él no vuelve a filmar. El zócalo no señala la fecha de la grabación que, no obstante, se adivina es de los años ochenta; antes del ochenta y nueve –cuando empieza a despuntar el proyecto Gatica-, y con distancia de la dictadura. Cacho Fontana insiste, como si quisiera obligar a Favio a que agarre de vuelta una cámara.

En julio de 1976 había estrenado la que hasta ese momento es su última película, Soñar, soñar. La crítica se ensaña y también le va mal de público. Favio es sinónimo de peronismo y no hay contemplaciones. Frío y crepuscular es el reportaje que le hace la revista Crisis, también en ese mes del ´76. Se anima a decir que podría filmar su próxima película sobre Jesucristo, Severino Di Giovanni o Bolívar. Un número más y Crisis deja de salir. Canta en el predio de la Rural para 30000 personas pero ya no hay lugar para Favio en los medios. Soldados asaltan su casa y le apuntan con una ametralladora a su hijo. Emprende una gira y se instala con su familia en México. En 1979 vuelve a donde nació: compra una tierra en Mendoza, en Las Catitas, y se dedica a hacer un viñedo. La poda justa, prevenir la piedra, que el gallinero esté blanqueado. No es Humor quien anuncia su vuelta -al escenario como cantante-, sino la revista Flash de febrero de 1982. Tapa con mujer en bikini, blanquísima, pulposa. “No hago cine porque he perdido las ganas con todo lo que ha pasado. Me falta recuperar el entusiasmo y la capacidad de asombro de antes.” Después de la guerra de Malvinas, una gira lo lleva a Colombia y se queda en Pereira.

A comienzos del ´84 pasa al menos unas semanas en Buenos Aires. Lo acompaña a Ubaldini al Congreso “a gritar contra la ley sindical que es un intento de los oligarcas que rodean a Alfonsín”. De esto se jacta en un reportaje de una página en El Porteño, con título “Yo soy un pensamiento peronista”. Estuvo en un programa de radio Splendid y hubo gente que llamó molesta porque lo escuchó exclamar su odio a la oligarquía. En el mismo número se entrevista a Solanas –tres páginas- y parece que habla un intelectual. Favio es otra cosa. Sentencia que “la oligarquía es una enfermedad” y, ante la repregunta -la chance para que aclare y no meta más la pata-, apuesta más alto, inaudible: “quirúrgicamente hay que extirparla”, para que frene la metástasis.

El periodista cree estar ante un monstruo. Escribe: “Tenso, violento, cuando trata de explicar sus ideas habla con una dulzura de maestra.” Cuando Favio dice que coincide con todos los reclamos de las Madres de Plaza de Mayo -“los pasados, los actuales y los futuros”-, porque ellas “siempre tienen razón”, el periodista agrega un (sic) para quien no crea posible afirmaciones así de absolutas. Y altera su nombre: firma Gil Wolf y es Fogwill, también descolocado pero de otra manera. “Son las dos cosas más importantes de mi vida: el amor del pueblo, y el orgullo de sentirme peronista, con todo lo que significa ser peronista. Con todo lo hermoso y lo doloroso.” “¿Qué?” le responde Gil Wolf. Arcaico es lo de Favio, como si no hubiera recibido el aviso de que hay cosas que vencieron, intensidades que es mejor enterrar. “¡Todos quieren saber si vuelvo a filmar! Te contesto: ahora tengo cosas más urgentes. No me parece justo empezar con un proyecto de filmación cuando sentimos que se aleja un proyecto de Nación. Estoy cantando y difundiendo el pensamiento peronista.”

Es un paria en la “primavera democrática”. Cuando del Carril da un recital en el Teatro San Martín, la revista El Periodista registra su voz gritando desde la oscuridad  “Gracias, don Hugo, por habernos enseñado que el artista no es un minusválido político”. No se lo ve. En Ezeiza, Verbitsky deja en claro que salvó vidas el 20 de junio de 1973, pero sigue confundido entre Osinde, Norma Kennedy y la misma incoherencia de sus palabras, desde el escenario,  micrófono en mano y ante la balacera.
En 1987 escribe en la revista Unidos –ahí se piensa el peronismo-: es sólo una carta desde Pereira que va al correo de lectores. A propósito de una nota sobre el estreno de El exilio de Gardel de Solanas, se menciona su obra con admiración y se lo nombra como el gran ausente. La carta de Favio es sobre la tristeza y el cansancio que ve en la gente, en el cine, en la literatura. “Esa tristeza se me ha instalado hace años. Nosotros conocimos el paraíso, conocimos ´el bien y el mal´. Un privilegio que no había tenido ningún pueblo. Y que nos fue arrebatado. Para peor cuando creímos reencontrarnos con él, fue sólo una parodia de lo que fue y comenzó la tragedia…” Nadie le contesta, su lengua es otra. Flash vuelve a entrevistarlo y anuncia que está por filmar la vida del anarquista expropiador Severino Di Giovanni. Poco después de esa nota tiene que haber sido la conversación con Cacho Fontana. Ante la requisitoria le cuenta que compró dos veces los derechos de un libro, el de Osvaldo Bayer sobre Di Giovanni. Pero ahora duda, no está convencido.

Una de las polémicas más interesantes de esos años de postdictadura sucede alrededor de este anarquista. Una historieta le dedica la Fierro, en abril de 1985. Un texto de Alvaro Abós la acompaña. Resultado: Di Giovanni es mucho más un trastornado y un criminal que un revolucionario. Al número siguiente, un lector retruca molesto y Bayer replica en Crisis, que ha vuelto: Di Giovanni es un luchador antifascista, un impaciente de la justicia. (Menciona que hubo intentos de llevar su libro al cine, pero nada dice de Favio) De fondo, están los setenta. Para Abós, los montoneros son sus nietos. Bayer le da otro espesor al asunto, pero los montoneros son un problema del peronismo. 

Ante el reclamo de Cacho Fontana finalmente Favio le dice que la historia que tenía entre manos  –“Con todo el amor de Severino” se llamaría- no le convence porque no sabe qué necesita en verdad su pueblo. No porque Di Giovanni fuera esto o lo otro. Es una vez más el mito romántico del artista y el pueblo pero desfondado. Imposibles de auscultar sus necesidades, el artista queda desorientado y sin obra. Pocas cosas como ésta atrapan esos años de “recuperación de la democracia” y de derrota, para las clases populares y para el peronismo.

La posición de Favio contra las entidades agropecuarias durante el conflicto de la 125, así como el abrazo que le dio al gobierno amenazado de Cristina Fernández de Kirchner, apenas reordenan las limaduras de su vida pero, ante todo, nos hace saber que hay que amarlo por completo. (Javier Trímboli, Telam, 25/11/2014)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

UNA RECETA DE COCINA
(HOY: POLLO SALTEADO PARA DOS)

Don Alejo Maidana es conocido en el barrio como Don Alejo y hoy compró una pechuga de pollo que ahora está cortando en cuatro partes. Cuando él cocina un pollo a su manera es porque hay algún acontecimiento importante y esta noche no es la excepción. Hoy cumple 68 años, que no es cosa de todos los días ni algo tan fácil de alcanzar, porque uno nunca sabe si habrá otro, porque... podrá ser este invierno... o a lo mejor el otro... o el otro. A decir verdá y a esta altura de las cosas, uno ya sabe que lo más fácil es no yegar, así que no es cuestión de andar desaprovechando las oportunidades que nos da la vida pa’ un festejo.

Termina de cortar la pechuga y la acomoda en el mismo plato en el que antes había puesto las dos alitas. Mira por un rato como calculando si le quedaron del mismo tamaño. Después enciende el fuego de la cocina, lo baja al mínimo y sobre él, coloca la sartén con un poco de aceite. Salpimienta las presas del pollo y las pone a freír. Separa 6 ó 7 dientes grandes de una cabeza de ajo y sin pelarlos, los agrega en la sartén junto con las 3 ramitas de romero que le pidió a la Ña Juana, porque así el poyo agarra un gustito que es pa’ chuparse los dedos. En la hornalla de al lado pone a hervir agua en una ollita con un cubito de caldo de gallina. Después pela cuatro papas grandes, las corta en cuadraditos y los deja en un plato en un costado de la mesada. En la tabla de picar, pica el resto de los ajos, previamente pelados y junto con abundante perejil. Una vez que están bien picados hace un montoncito que deja sobre la tabla de picar.

Saca un vaso del aparador y se sienta al lado de la mesa, a esperar que el poyo se dore despacio, mientras se sirve vino con mitá de soda. Por la ventana abierta, entra un poco de luz de lo que queda de la tarde y da de lleno sobre la pared opuesta. En ella hay algunos cuadros colgados y también fotos de revistas clavados con chinches sobre la madera. Don Alejo los mira desde su silla. Un viejo almanaque de 1952 -ALMACEN Y CARNICERIA DEL PUEBLO- con la figura de Perón montando un caballo pinto. Al lado, una foto de Evita con un rodete en la cabeza y debajo de las dos, una estampita de San Cayetano con una espiga de trigo hecha en plástico. Un poco más a la derecha una foto de Gardel sonriente. Los papeles de las fotos están amarillos y grasientos. Las paredes de madera machihembradas tienen un color oscuro y pegajoso. Es que una vez que la tierra y la grasa se meten en la madera no salen más. En el cuadro más grande se lo ve a él vestido con un impecable traje negro, con el pelo brillante y engominado, ¡qué pinta Gorosito! , al lado y tomada de su brazo, Clara vestida de novia y con un ramillete de flores blancas en la mano, ¡más linda que la más linda de las novias!, ¡pavada de fiesta la de ese día! ¡Más de 10 poyos se hizo el Tata! Estaban todos, los parientes y los amigos. ¡La pucha que pasaron años desde el 55 hasta ahora! ¡25 años teníamos! 25 años que no volverán... si cuando me acuerdo...

Ahora se levanta y camina hacia la cocina, controla que el pollo se cocine despacio, después vuelve hacia su silla pero se detiene a mitad de camino, frente al cuadro donde las dos nenas con trencitas y un bebé con bombachón celeste se sonríen. Pasa la punta de los dedos sobre el vidrio, desde un lado hacia el otro y vuelve en sentido contrario haciendo el mismo recorrido. La María Eva en el 56, la Miriam en el... en el 59 y el Tito en el 63... así que ahora... ahora tienen... Llega a la mesa caminando pensativo, toma un trago del vino con soda y otra vez mira la pared con los cuadros colgados. Presta atención en el que está la cara de una chica rubia con el pelo recogido. Como si fueras mi propia hija Gringuita... y por lo que pudieran decir de tu madre... nada más que por eso nunca dijimos la verdá. Don Alejo nunca preguntó ni dejó que Clara le explicara cómo había sido ni quien era el padre cuando ella le contó que en Misiones, había dejado una hija al cuidado de la hermana. ¿Y cuándo vas a ir a buscarla?, fue la única pregunta que le hizo.

Desde el 73 y hasta fines del 76 nos acomodamos como pudimos, la casa nos quedaba un poco chica pero.... Mira las puertas abiertas de los dos dormitorios, en uno dormían las tres chicas y en el otro, nosotros y el Tito en el catre, al lado del ropero. La casa nos parecía chica y ahora... Agacha la cabeza y se queda con la mirada fija en sus manos. Se las toca. Con los dedos de una recorre la otra, los cayos, las arrugas y las cicatrices de algunas lastimaduras. Sus dedos son gruesos y tienen la piel dura. ¡Si todavía sirven caracho y no sólo pa changas! Si no están cansadas de acariciar las hiladas de ladriyos ni de mirar contento, desde la vereda de enfrente, lo lindo que es ver una casa recién terminada. Todavía sirven, gran perra, todavía me sirven.

El olor del pollo frito con las ramitas de romero y los dientes de ajo llegan hasta él. Va a la cocina y con un tenedor da vuelta los cuatro pedazos y las dos alitas. Cuando vuelve, otra vez se para frente a los cuadros que ya casi no se ven por la luz cada vez más débil de la tarde. Clara y él se dan un beso en la boca mientras sostienen un cuchillo sobre una torta de dos pisos. Las bodas de plata... lástima que las chicas ya no estaban. La María Eva y la Gringa no se animaron.... desde que tuvieron que irse en el 76 les quedó el miedo de volver al barrio, y la Miriam, que desde que se casó y se fue al sur para estar mejor, que le cuesta tanto juntar unos pesos para poder viajar. Ese día el Tito aprendió a cocinar los poyos como nos gusta a nosotros. ¡Dos poyos riquísimos hizo mi pobre Tito! Besa el cuadro de al lado con las dos fotos; una de Tito  vestido de marinero y de fondo un barco lleno de cañones, el Belgrano, al lado de la foto de Clara. Los dos se me fueron. Ella que todavía era casi una piba y él, pobrecito que recién empezaba a hacerse hombre. Primero él en la guerra y después ella, con apenas un año de diferencia. Mi Clara no aguantó tanta tristeza.
No, si no tengo envidia por lo que otros tienen, tampoco bronca porque nunca me han regalao nada, lo que sí tengo es este dolor tan grande porque es tanto lo que se han yevao.

El ruido del caldo que hierve en la ollita lo hace ir a apagar el fuego. Sobre su cabeza cae una gota de agua y él por instinto, levanta la vista y sigue el recorrido que hace el vapor hasta que choca con la chapa fría del techo donde se condensa. Las gotas se deslizan unos centímetros, siguiendo la inclinación de las chapas hasta llegar al tirante. Alcanza a ver una gota temblando suspendida, como  haciendo fuerza para soltarse de la madera incapaz de retenerla debido al exceso de humedad. Cualquier día de estos ese tirante se pudre y se viene todo pa’ bajo. Se corre un poco y con el tenedor saca las presas del pollo dorado de los dos lados, las ramitas de romero y los dientes de ajo.

En la sartén y utilizando el mismo aceite, pone a freír las papas con el fuego al máximo. Las papas fritas así, en el aceite con gusto a poyo son mucho más ricas. La gota cae al piso donde formó un charquito de agua. Del cajón del aparador saca dos velas. Hoy tienen que ser nuevitas, nada de andar prendiendo las usadas, esas... que queden pa’ mañana. Las pega en dos platitos de café y las pone sobre la mesa, una en cada punta. La habitación ahora tiene un poco más de luz. Antes de sentarse mete la mano en el bolsillo del pantalón y saca el porta documentos. Lo abre mientras toma otro poco de vino. Busca entre los pliegues una foto tipo carné, la sostiene en la palma de la mano y la acaricia con su dedo pulgar. Si yo tuviera el corazón... La foto está ajada, borrosa, es imposible ver los rasgos aunque Don Alejo los conoce de memoria. Si yo pudiera como ayer... Raro aprendizaje el suyo, tuvo que aprender a no llamar, a la mujer de la foto, por su nombre para no repetirlo cuando la soñaba y tan bien lo aprendió, que terminó por borrarlo, por no acordarse como era su nombre. Por eso ahora sólo repite mi amor cuando piensa en ella. Es tan difícil poder explicar, a veces las cosas se dan así. Uno está contento en la tranquilidá de la casa con los cimientos bien hechos, y al mismo tiempo, esa necesidá de sentirse inseguro subido en un andamio que se mueve y que uno nunca termina de afirmar. Es nada más que eso, distintas maneras de querer. Y él se acuerda que desde aquel marzo del 73 y durante tres años, ella y sus besos, le hicieron sentir la misma alegría que sintió cada vez que colocó el último ladrillo de una casa recién terminada. Esa misma alegría indefinida porque siempre terminaba mirando la casa ajena desde la vereda de enfrente.

Don Alejo, ahora con una espumadera en la mano, saca de la sartén los cuadraditos de papas bien crocantes y los acomoda en los costados de una fuente. Por la ventana abierta tira el aceite al patio y después la cierra.

Afuera ya es de noche.

Coloca en la sartén los pedazos de pollo, el perejil y los ajos picados. Trae la caja de vino blanco y echa un buen chorro dentro del sartén, lo mueve lentamente durante unos momentos para permitir que  el vino despida el alcohol y que el sabor penetre en la carne. Después agrega el caldo de gallina y unas cucharaditas de harina para que espese el caldo. Espera que levante el hervor y entonces vuelca todo en el centro de la fuente. Acomoda algunas papitas que se caen sobre la mesada y lleva  a la mesa dos platos, dos cuchillos, dos vasos y dos tenedores. Un juego en cada punta de la mesa delante de cada vela, más una flautita de pan a cada lado. En el medio pone la fuente con la comida. Busca el vino y se sirve en su vaso con mitá de soda. Va hasta la puerta de entrada y la abre, luego se sienta en su lugar con las piernas estiradas y de frente a la puerta. Apoya el codo en la mesa y la cara en su mano. Toma un trago de vino y mira hacia afuera, ve la calle a oscuras y siente el frío que entra junto con la noche.-
1998 – El Negro Garufa

(Enviado a Pensamiento Discepoleano por el autor)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

CAE EL COSTO LABORAL
LAS EMPRESAS LÍDERES DESTINAN CADA VEZ MENOS A SALARIOS Y CONTRIBUCIONES
Para Arcor, Molinos, Aluar, Newsan, Sociedad Comercial Del Plata y Carrefour, el costo laboral sobre ventas retrocedió más de un punto el año pasado.
La pérdida de participación del salario se extiende en la economía.
Los costos políticos. 

El pago de salarios y cargas sociales representa un costo cada vez más bajo para empresas líderes en la Argentina, exponentes de un fenómeno que se ha ido generalizando en la economía hasta disminuir la participación de los ingresos de los trabajadores en el producto nacional a niveles mínimos de las últimas décadas.

La capacidad de resistencia de sectores asalariados en ese proceso se vio limitada por la crisis que desató la pandemia y ahora la guerra en Europa. El resultado es la ampliación de la brecha entre ganancias empresarias y sueldos y explica, en parte, el desencanto con el gobierno del Frente de Todos de una porción de sus votantes, al no haber encontrado un resguardo desde el Estado que evitara que salieran como perdedores en la puja distributiva. Eso le ocasiona un fuerte costo político al oficialismo, que se retroalimenta cada semana con la llegada de nuevas listas de precios a los supermercados.

"Considerando un panel de grandes empresas, entre las que se incluyen Arcor, Molinos, Aluar, Newsan, Sociedad Comercial del Plata y Carrefour, se observa que el costo laboral en relación a las ventas se redujo sensiblemente entre 2016/2017 y 2021", revela una investigación del Centro de Economía Política de Argentina (CEPA), en base a los balances de las firmas. El costo laboral sobre ventas retrocedió al 12,2 por ciento en promedio en 2021, desde el 13,3 por ciento de 2020. Quedó en un rango incluso inferior al de todos los años del macrismo, cuando la caída estrepitosa del consumo alteró la ecuación de las compañías. La proporción de costos salariales en aquellos años aumentó no por la mejora de los sueldos, sino porque cayó la facturación en términos reales.

En 2016 el costo laboral sobre ventas para ese conjunto de firmas era del 18,9 por ciento, 50 por ciento más que el año pasado. En 2017 fue del 17,7 por ciento, en 2018 descendió al 14,7 por ciento y en 2019, al 10,8. "La crisis de 2018/19 trajo aparejada una reducción del costo laboral en relación a las ventas", remarca el documento del centro de estudios que dirige Hernán Letcher. Además, la reforma tributaria que aprobó el gobierno de Juntos por el Cambio en 2017, con una fuerte rebaja de contribuciones patronales, ayuda a comprender esa evolución. Fue una transferencia directa de recursos desde la seguridad social a las empresas.

"Si se mide el costo laboral en dólares para las mismas empresas, el proceso de deterioro es aún más pronunciado. Las devaluaciones de 2018 y 2019 erosionaron el costo laboral medido en dólares a un cuarto del nivel de 2017", advierte el CEPA. Pasaron de 160 millones de dólares entre sueldos y contribuciones para las seis compañías en 2017 a 39 millones en 2018 y 19 millones en 2019. En 2020 subieron a 25 millones y en 2021, a 30 millones, a partir de la estabilización del tipo de cambio. 

Otro informe del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) amplía al conjunto de la economía ese comportamiento dispar entre las ganancias empresarias y los salarios, en base a datos del Indec. “La ganancia empresarial se ha lucrado de la inflación a costa del bienestar social de los trabajadores”, denuncia el documento. A fines de 2015, como corolario de doce años de gobiernos kirchneristas, la participación del salario en la economía era del 51 por ciento, para luego descender al 45,3 por ciento al final del gobierno de Mauricio Macri y quedar en 43,1 por ciento al cierre de 2021.

“De forma acumulada entre 2016-2021, la masa salarial en la economía creció 335 por ciento, mientras que los precios subieron 474 por ciento y los beneficios empresariales, 523 por ciento. Entre 2020 y 2021 la masa salarial aumentó 42 por ciento, los precios escalaron 52 por ciento y la ganancia empresarial, 75 por ciento”, agrega la Celag, que conduce Alfredo Serrano Mansilla.

Frente a esta realidad, el gobierno trabaja en un proyecto de ley para recuperar una parte de las ganancias extraordinarias generadas por la violenta suba de los precios internacionales de las commodities y distribuir esos recursos entre trabajadores informales, monotributistas y representantes de la economía popular, según trascendió luego del anticipo del ministro Martín Guzmán.

Para los asalariados formales, por ahora la estrategia oficial es adelantar las paritarias a fin de recomponer ingresos. La estampida de precios de marzo marcó un pico inflacionario del 6,7 por ciento.

Para la consultora Sarandí, a cargo de Sergio Chouza, esa estrategia será insuficiente. Además, propone la implementación de un aumento generalizado de 10 mil pesos para los trabajadores privados. "Se podría implementar por decreto, como se hizo al inicio de la actual gestión, o en 2004. Para que no sea un efecto efímero, podría tratarse de un monto remunerativo, a cuenta de paritarias futuras. Una medida (módica) como esta produciría una expansión superior a los 95.000 millones de pesos, incluyendo a trabajadores del sector público, lo cual equivale a 0,15 por ciento del PBI", sugiere en su último informe.

"Un paliativo de lógica similar -agrega- se aplicó estos dos años en materia previsional a partir del otorgamiento de bonos para jubilados y pensionados. Si bien el mecanismo no es ideal, por lo menos sostiene parcialmente el poder adquisitivo de los ingresos. La evolución de la jubilación mínima superó a la inflación estos dos años gracias a la aplicación de estos bonos", recuerda.

En cuanto a la incidencia de un aumento automático de 10 mil pesos para los trabajadores privados, representaría un salto de 8,7 por ciento sobre el salario medio y de hasta 25 por ciento sobre el salario mínimo, tras la actualización de abril. "Obviamente en un entorno inflacionario tan acelerado todo es insuficiente, pero sancionar una suba por decreto podría dar una señal al sector privado sobre la voluntad firme de que la apropiación del fruto del crecimiento económico también participe a los sectores de ingresos fijos. La torta hoy está creciendo, pero la puja distributiva no se está resolviendo adecuadamente. Esto produce un daño social", concluye Chouza.

Hasta el Fondo Monetario Internacional advirtió que si los gobiernos no actúan con decisión para salir en auxilio de las mayorías populares, castigadas por las crisis de la pandemia y la guerra en Ucrania, los riesgos de estallidos sociales estarán a la vuelta de la esquina. Es un mensaje que un gobierno que representa a esas mayorías debe saber y atender como nadie. (David Cufré, Página 12, 16/4/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

CON 15 ALUMNOS, LA ÚNICA ESCUELA DE LA ANTÁRTIDA REABRIÓ SUS PUERTAS EN LA BASE ESPERANZA
La escuela N° 38 "Presidente Raúl Ricardo Alfonsín", que este año cumple 25 años, está a cargo de un matrimonio de docentes compuesto por una jujeña (Soledad Otaola) y un correntino (Denis Barrios) que viven en la ciudad fueguina de Río Grande.

Quince niños, niñas y adolescentes de entre 3 y 16 años comenzaron este lunes las clases en la única escuela del continente antártico que funciona en la base Esperanza y que durante el año pasado tuvo que suspender su actividad debido a las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia de coronavirus.

La escuela N° 38 "Presidente Raúl Ricardo Alfonsín", que este año cumple 25 años desde su inauguración, forma parte del sistema educativo de la provincia de Tierra del Fuego y este año está a cargo de un matrimonio de docentes compuesto por una jujeña y un correntino que viven junto a su familia en la ciudad fueguina de Río Grande.

La base Esperanza tiene la particularidad de ser la única estación antártica en la que el personal científico y militar destinado a invernar allí es acompañado por sus familias para lo que funciona como un poblado que suma casas independientes, una iglesia, una escuela, una oficina postal, una emisora radial y un registro civil a la habitual estructura antártica de hangares y laboratorios.

Durante 2022 unos 60 argentinos habitarán ese caserío, de los cuáles 16 son hijos de los integrantes de la dotación cuyas edades van de los 3 a los 21 años; dos de ellos en edad de educación inicial, cinco que cursarán la primaria, 8 que desde allí seguirán sus estudios secundarios a través del Sistema de Educación a Distancia del Ejército Argentino (Seadea) y uno de 21 años que sigue una carrera universitaria.

Soledad Otaola, docente jujeña de 41 años, y su esposo Denis Barrios, un profesor de Educación Física de 46, son el matrimonio de educadores que el año pasado ganó el concurso provincial del que participaron otras nueve parejas y este año tienen el desafío de dar clases a un grupo de diferentes edades y orígenes del que también formarán parte sus tres hijos más chicos, Paula de 16, Danilo de 7 y Fausto de 3; sus hijos mayores, Dana y Nicolás, eligieron quedarse en la casa familiar de Río Grande, donde estudian y trabajan.

La familia viajó inicialmente desde Tierra del Fuego a Buenos Aires a practicarse los chequeos médicos de rutina y a cumplir 15 días de cuarentena.

Después, para poder llegar a la base Esperanza debieron realizar dos intentos en vuelos realizados por un avión Hércules de la Fuerza Aérea Argentina desde la ciudad de Río Gallegos (en Santa Cruz) hasta la base Marambio, explicaron los voceros del gobierno fueguino a Télam.

Por último, los docentes navegaron tres días a bordo del Rompehielos Almirante Irizar para completar el último tramo (desde Marambio a Esperanza) en medio de las condiciones climáticas propias del continente antártico.

Otaola, que además será la directora de la escuela, contó en diálogo con Télam que "las horas previas a la inauguración del ciclo lectivo se viven con mucha ansiedad y emoción porque es la reapertura después de la pandemia, porque este año se cumplen 25 años de que la escuela entró en la jurisdicción provincial, y porque es algo con lo que mi marido y yo soñamos desde hace muchos años y aunque todavía soy joven se siente como el broche de oro de una carrera".

Soledad apuntó: "Cuando me recibí de maestra en Jujuy no estaba enterada de la existencia de esta escuela; después que me vine a Río Grande y conocí a mi marido un día estábamos juntos mirando televisión cuando vimos una entrevista a docentes antártico, nos miramos a los ojos y nos decidimos a averiguar cómo anotarnos".

"Hubo años que no llegábamos a anotarnos y años en lo que yo estaba embarazada, pero como el límite de edad es 48 y Denis tiene 46 sabíamos que tenía que ser ahora sí o sí; nos inscribimos en el segundo llamado junto a otras nueve parejas de docentes y pensamos que por puntaje no íbamos a quedar, pero nos pidieron a todos que presentemos proyectos y quedó el nuestro", añadió.

La docente detalló que "para elaborar la propuesta educativa de 2022 estuvimos investigando mucho sobre la Antártida, la base Esperanza, la vida del general Pujato, la educación rural y las clases plurigrado; además sabemos que en esta base la escuela es el corazón de la vida social y por eso estamos planificando talleres y actividades para hacer en familia, hay una mamá que sabe lenguaje de señas y el chico de 21 es instructor de musculación por lo que ya sabemos que van a poder aportar esos saberes".

La mujer destacó que "nosotros vamos a tener a cargo la educación de los chicos de inicial y primaria y también vamos a acompañar a los que hacen el secundario a distancia; hay una gran variedad de edades y orígenes en el grupo, pero entendemos que eso va a enriquecer el proceso porque cada uno trae un aporte positivo para sumar".

Las clases son de lunes a viernes de 8 a 12 y de 15 a 18.

"Las mamás nos estuvieron dando una mano muy grande para preparar la escuela porque como estuvo todo un año cerrada hay mucho para hacer; además tenemos previstas comunicaciones con otras escuelas argentinas, en Marambio nos cruzamos con investigadores que además son profesores en Venezuela y España con los que quedamos en generar contactos y también a través de un docente argentino jubilado que es radioaficionado estamos viendo de comunicarnos con una astronauta italiana cuando este año le toque estar en la Estación Espacial Internacional", comentó Otaola.

La escuela fue fundada en marzo de 1978 con el nombre de "Presidente Julio Argentino Roca" y en 1997 paso a depender del gobierno fueguino, mientras que en 2012 la legislatura provincial cambió su denominación a "Presidente Raúl Ricardo Alfonsín".

Desde noviembre de 2018 que Chile cerró la Escuela F-50 que había funcionado en Villa Las Estrellas durante 33 años, la escuela "Raúl Alfonsín" es la única en funcionamiento en la Antártida.

"Poner en funciones esta institución tan importante es un logro compartido entre el gobierno provincial, el Comando Conjunto Antártico y todos los coordinadores que han organizado horarios de actividades, medidas de seguridad y de funcionamiento en la base Esperanza", remarcaron las fuentes del gobierno provincial.

La base Esperanza está ubicada en punta Foca de la bahía Esperanza en la península Trinidad, a unos 1.100 kilómetros de Ushuaia y a cerca de 3.200 de Buenos Aires, la temperatura media en la zona es de 5 grados bajo cero con mínimas de históricas de hasta 30 grados bajo cero. (Julio Mosle, Telam, 4/4/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA INCREÍBLE HISTORIA DE LA MÁQUINA INFERNAL
Entre los muchos objetos que forman parte del patrimonio de todos los argentinos, el Museo Histórico Nacional atesora una curiosa caja con una historia que pudo terminar en un asesinato; conocé la historia de la Máquina Infernal

Cuenta la historia que cuando arreciaba la lucha entre unitarios y federales, entre 1838 y 1842, hubo una tentativa de asesinar al brigadier Don Juan Manuel de Rosas, quien era en ese entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires. El intento de homicidio comenzó sin querer, en 1841, cuando la Sociedad Real de Anticuarios del Norte, en Copenhague, le envió al Cónsul de Portugal en Montevideo una caja con una colección de medallas que debía hacer llegar al gobernador de la provincia de Buenos Aires. La caja contenía una llave y una carta con las instrucciones para abrirla.

El caballito de Troya

Un grupo de unitarios, exiliados en Montevideo, se apoderó del envío y lo entregaron a José Rivera Indarte, quien transformó la caja de medallas en algo que denominaron como la “máquina infernal”. El caballo de Troya, en vez de soldados griegos, contenía en su interior 16 cañoncitos cargados con balas, que dispararían en todas direcciones cuando se levantara la tapa de la supuesta “caja con medallas”. Los complotados prepararon el envío para el Cónsul, como si acabara de llegar, y así fue despachada a Buenos Aires.

El paquete llegó el 27 de marzo de 1841 a la casona de Palermo donde vivía el gobernador, y fue recibido por su hija y secretaria, Manuelita Rosas. La entrega y el remitente le llamó la atención. Se lo mostró a su padre, pero no le prestó demasiada atención, de hecho ni siquiera lo abrió. Pero su hija estaba ansiosa. Insistió y su padre le pidió que lo abriera.

Rompió los papeles que lo envolvían y se encontró con una linda caja forrada con un paño blanco y una llave, que metió en la cerradura y giró. La tapa saltó bruscamente. Se escuchó un ruido metálico, pero el dispositivo que debía disparar las balas no funcionó. Entonces, la cerró nuevamente y se la llevó a su padre, quien intuyó algo extraño.

Efectivamente, cuando la abrió, notó que en su interior los cañoncitos estaban cargados con balas, y que no contenía ninguna medalla. Los gatillos estaban unidos con un alambre, para que hicieran fuerza cuando se abriese. El mecanismo falló.

La campaña del miedo

El fracaso del atentado renovó las fiestas y las adhesiones al Restaurador de las Leyes, Juan Manuel de Rosas, ahora más entusiastas que nunca. Los brindis, notas y discursos revelaban lo peligroso que habría sido matar a Rosas, y por un tiempo la máquina estuvo expuesta al público en la casa del ministro Felipe Arana.

Sin embargo, el miedo se mantuvo vigente. Ante cualquier eventualidad u nuevo intento de atentado contra el gobernador, José María Roxas y Patrón, ministros de Dorrego y de Rosas, propusieron a Manuelita como reemplazo de su padre en caso de muerte súbita. Rosas agradeció, pero expresó la salvedad:
“Como ustedes lo dicen, es cierto que la niña está impuesta de los asuntos de la administración y de la marcha que ellos deben seguir; pero es más cierto que lo que ustedes pretenden es nada menos que el gobierno hereditario en nuestro país, el cual ya ha aventado tres o cuatro monarquías, porque eran hereditarias”. Juan Manuel de Rosas.

Inspirado por un fuerte espíritu republicano, Rosas se refería a los diversos proyectos de monarquía surgidos en años anteriores y que el país no había aceptado.

Conocé este objeto en el Museo Histórico Nacional
Fuente: Ministerio de Cultura de la República Argentina

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

MARTIN FIERRO: UN POEMA DE EXILIOS

Los hermanos sean unidos
Porque esa es la ley primera
Tengan unión verdadera
En cualquier tiempo que sea
Porque si entre ellos se pelean
Los devoran los de afuera.

A más de un siglo de su creación, la obra de José Hernández continúa marcando la línea divisoria entre dos concepciones enfrentadas: Una colonizada y una nacional. Para Jorge Luis Borges, un "europeo en el exilio", como él mismo se define "pensar que nosotros, los argentinos, estamos representados por un gaucho matrero y desertor, es totalmente imposible. Nuestra historia es mucho más compleja que las vicisitudes de un cuchillero de 1872, aunque hayan sido contadas de un modo admirable". Para Leopoldo Marechal, en cambio "... el Martín Fierro es materia de un arte que nos hace falta cultivar ahora como nunca: el ser argentinos y latinoamericanos. Como las epopeyas clásicas, es el canto de un pueblo, es decir, el relato de sus hechos notables cumplidos en la manifestación de su propio ser y en el logro de su destino histórico. ¿Y quién es el héroe en el Martín Fierro? En el sentido literario, es un gaucho de nuestra llanura, y en sentido simbólico, es el pueblo de la Nación recién salido de su guerra de la Independencia y de sus luchas civiles, en las cuáles se ha fogueado. Por lo tanto es el real protagonista del drama en que se juega su devenir".

Si Martín Fierro es, para Borges, el gaucho inadaptado, rebelde ante las leyes de la sociedad, para la interpretación nacional es algo muy distinto: el representante de una clase y de un pueblo a los que el nacimiento de la oligarquía ganadera arrebató sus tierras y derechos, mientras la organización neocolonial del país los marginaba y condenaba a peregrinar por el desierto.

"Tuve en mi pago en un tiempo
hijos, hacienda, mujer,
pero empecé a padecer,
me echaron a la frontera
¿y qué iba a hallar al volver?
Tan sólo hallé la tapera.

El "Martín Fierro" es la expresión de nuestro gran exilio interior, aquel que se abre con la derrota de Caseros y se fortalece en Pavón. Tras la consigna "civilización o barbarie" ser marcó a 40.000 gauchos, y se llevó adelante la Guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay. Era el triunfo del modelo de país dependiente, la bienvenida al capital inglés. Pocas veces una elite dirigente tuvo un proyecto tan alienado como el de Mitre y Sarmiento: construir la Nación reemplazando la sangre nativa por sangre "superior", para el caso la sajona. Comenzaba la conquista del desierto, y el gaucho, perseguido con la ley contra la vagancia, fue llevado a los fortines para combatir a los indios. Se estaba montando la "usina del progreso" y como puntualiza Marechal... "el gaucho Martín Fierro es un desertor de esa usina, una hostilidad militante, lo que se llamaría un elemento de perturbación"

Estas son las circunstancias trágicas que dan origen al poema, escrito por José Hernández en 1872 en el exilio, cuando escapaba junto a López Jordan, de la persecución de Sarmiento. Desde entonces hasta hoy, la superestructura cultural del país quedó en manos de la oligarquía portuaria, cuyas capas dirigentes ¡sus intelectuales, tecnócratas y oficiales- fueron responsables del saqueo y el despilfarro de las posibilidades argentinas. El pueblo ha subsistido soportando o resistiendo proyectos que, siempre impuestos por la violencia del golpe de Estado, lo marginaban social y políticamente en beneficio de las metrópolis de turno. En lo que va del siglo, solo durante treinta años estuvo vigente la Constitución y nunca, en esos años, se logró implementar un plan antinacional. Por eso no resulta desmedido afirmar que el pueblo argentino ha vivido una suerte de exilio en su propia tierra. La separación de Fierro y sus hijos al final del poema es la formidable metáfora hernandiana de ese exilio nacional.

Los hijos de Fierro

Los descendientes de aquellos gauchos que habían emigrado a las ciudades y los de otros trabajadores que habían llegado de Europa, conformarían cien años más tarde la clase trabajadora urbana. El protagonista histórico ya no es un héroe de derrota como el solitario gaucho de la pampa sino un personaje colectivo que ha conquistado su dignidad y sus derechos fundamentales y se ha organizado para defenderlos: la clase trabajadora, LOS HIJOS DE FIERRO. La figura en la que estas mayorías reconocen a su conducción es Martín Fierro, y lo concebí no sólo como un personaje más sino como su punto de convergencia, el vértice de la pirámide, la síntesis de la representación de su conciencia histórica. El peregrinaje de Fierro a través del desierto es el difícil tránsito de la Nación en el llano, la búsqueda del camino liberador para la patria cautiva. En cuanto a los demás personajes conservé los principales del poema original: El Hijo Mayor, el Hijo Menor, Picardía, Cruz Viscacha, la Cautiva. Y agregué otros: Pardal, Angelito, El Negro, Elvira, Teresa, Alma. Todos tratados en dos niveles alternados: El individual y el colectivo. Ninguno de ellos encarna a una persona real; constituyen la presencia de diversos roles, tendencias políticas en el seno de la clase trabajadora. Del mismo modo, la insurrección del capitán Cruz es simplemente el sueño de Picardía y de muchos cuadros sindicales de la época, aunque la realidad dio, en el 56 oficiales como Valle, Tanco y Cogorno.

Los Hijos de Fierro, es un canto a la unidad y a la resistencia del pueblo argentino, frente a los diversos proyectos de dominación que han sido lanzados contra él a lo largo de su historia. Intenta reconstruir, a partir de la historia oralmente transmitida, la epopeya protagonizada por el pueblo desde la pérdida de su soberanía como consecuencia de un golpe militar hasta su recuperación. Tiene una clara referencia: la etapa que transcurre entre el golpe militar del 55 y el triunfo de las elecciones del 73. Etapa que, para la clase trabajadora significa 18 años de exilio interior, de proscripción política, de intervenciones sindicales, de anulación de conquistas obreras. Pero los HIJOS DE FIERRO, no es una crónica ni un testimonio, sino un poema época que evoca, a través de la ficción, la memoria popular de una de las más tenaces resistencias latinoamericanas.

Hoy presento al público la película tal como fue terminada en 1975, no sólo porque el conjunto consideró válida su visión de aquella resistencia, sino también porque refleja con bastante objetividad el pensar y el sentir de aquellos años. Sin embargo, la parábola del film trasciende la cronología histórica y adquiere mayor actualidad porque LOS HIJOS DE FIERRO, representa a los que luchas, hoy más que nunca por la plena vigencia de la Constitución y el fin de la violencia del privilegio. Es decir, los que luchan por la democratización de la sociedad argentina desde el barrio hasta el parlamento, desde la fábrica hasta el sindicato, desde el trabajo hasta la universidad, desde la calle hasta los medios de comunicación de masas. Las sucesivas batallas libradas por los HIJOS DE FIERRO continuarán siendo vigentes hasta que podamos conseguir estos objetivos. (Fuente: http://www.pinosolanas.com "Los hijos de Fierro" película de Pino Solanas. Gran Premio FESTIVAL DE TRES CONTINENTES DE CARTAGO (Túnez, 1978) La Gazeta Federal)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

SE AMPLÍA LA LISTA DE JUECES, EX FUNCIONARIOS Y FAMOSOS QUE SACARON DÓLARES DEL PAÍS TRAS LA DERROTA DE MACRI
Desde magistrados federales hasta un reconocido empresario financiero, la filtración de información sobre movimientos de divisas al exterior es extensa. El caso del juez de la Corte Carlos Rosenkrantz bajo la luz de la ética y el análisis de un ex JP Morgan, experto en la materia.

Las operaciones de transferencias de dólares a cuentas en el extranjero que fueron aportadas por el Banco Central a la causa que investiga la jueza María Eugenia Capuchetti por el destino del préstamo del FMI es de tamaña magnitud que si estuviera en formato impreso probablemente ocuparía todo el volumen de un departamento de dos ambientes.
Hay de todo. Y están todos. O casi. 

En las operaciones aparecen empresarios poderosos, personajes de la farándula, deportistas, funcionarios y ex funcionarios, legisladores, jueces y fiscales de todos los niveles. Hay salida de divisas pero también dólares repatriados desde cuentas desconocidas o no debidamente declaradas. 

Prolijos o desprolijos, tiempistas o apurados

Algunos son más prolijos que otros: hay un juez con un poder algo devaluado últimamente que sobresale por su austeridad: “mueve tan poca guita que parece un beneficiario de un plan social, más que un juez que cobra casi un palo por mes”, graficó una fuente con acceso a la investigación.

Algunos casos son realmente curiosos por el contexto. Un empresario de una de las herramientas financieras más difundidas publicitariamente en los últimos años aparece comprando unos 20 millones de dólares justo antes de que se decretara en septiembre de 2019 el primer cepo cambiario del gobierno de Cambiemos, que redujo el permiso para la compra de dólares por mes de dos millones a diez mil. ¿Cómo supo ese empresario que se venía el cepo? ¿Hubo una reunión con un funcionario de altísimo nivel que no quedó registrada oficialmente, en la que se le adelantó lo que iba a ocurrir?

Entre las operaciones aparece el ingreso de dólares desde el exterior por parte de un juez, desde una cuenta que no figuraba en la declaración jurada de ese año. Los investigadores pudieron determinar que allí no parece haber delito, porque el dinero provino de la venta de una propiedad en un país vecino, que sí fue declarada. La cuenta no figuraba porque pudo haber sido abierta para canalizar el pago, y desde allí enviar el dinero a la Argentina. Incluso coincide que los dólares que regresaron son la mitad de lo pagado por la propiedad, porque se trataba de un bien ganancial (el juez poseía derechos sólo por el 50 por ciento del inmueble).

Los investigadores se sorprendieron por la capacidad de ahorro de una jueza de alta jerarquía del fuero penal federal (jubilada recientemente), que compró un promedio de 80 mil dólares anuales y los colocó en una cuenta en el extranjero.
Menos clara aún parece la coincidente operación de dos jueces que, tras firmar un fallo importante (de esos que aseguran enormes ganancias a un holding empresario y hacen enojar a un presidente de la Nación, a punto tal de hablar de “un acto de complicidad judicial con el poder económico”), adquirieron unos 300 mil dólares cada uno.

Aprovechar las “desinteligencias del Estado”

¿Son todas operaciones completamente legales? El ex vicepresidente del banco JP Morgan Hernán Arbizu, una fuente ineludible de consulta en estos temas (conoce las operaciones porque él las realizó durante mucho tiempo y estuvo preso por ello), explicó que “el gran aliado que tiene el sector privado para cometer este tipo de acciones son las desinteligencias del Estado. Y ellos lo saben”. 

Así, describió que “es falso que si una operación pasó por el BCRA es legal. Esa operación está dentro del sistema financiero, pero eso no quiere decir que sea legal”. La clave está en cómo y para qué se transfirieron esos fondos, y si una vez en el extranjero siguen existiendo en el patrimonio de quien los transfirió.

Parece complejo, pero no lo es. Explica Arbizu: “si se transfieren fondos declarando que es para cancelar deudas pero en realidad son ahorros, que no salen del patrimonio sino que permanecen en un lugar difícil de rastrear, y en la declaración jurada del año siguiente no figuran, entonces lo que se hizo fue delito”. La transferencia de fondos al extranjero es una declaración jurada.  Y falsearla está penado por las leyes.

El caso Rosenkrantz y la ética

En las redes sociales arreciaron, desde la publicación de Tiempo del último domingo, voces que justifican operaciones como las del ex presidente (hoy vicepresidente) de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz. “Es su dinero y hace lo que quiere con él. Si está declarado, no hay ninguna ilegalidad”.

En el caso de Rosenkrantz seguramente es así. Pero ¿todas las operaciones fueron tan transparentes?

Arbizu explicó que, más allá de cualquier valoración ética, “la formación de activos en el extranjero no es un delito”. Pero si una persona dice que manda dinero al extranjero para cancelar una deuda pero lo deposita en la cuenta de un tercero (con quien no tenía tal deuda) y en su próxima declaración jurada ese dinero no figura (porque supuestamente fue utilizado para pagar una deuda), entonces sí hay delito. 

El Banco Central, que ya había colaborado con la comisión legislativa que intentó investigar el destino de esos mismos fondos, aportó la información que, por cierto, está contenida en un soporte digital que llegó al juzgado en un sobre lacrado. No hay filtración posible por esa vía. Es inútil buscar por ahí.

Un empleado del BCRA extrajo la base de datos, la grabó en un soporte digital y la envió al juzgado, sin la intervención de ninguna otra persona, ni siquiera directivos. Voceros de la entidad emisora aseguran que nunca hubo reticencia a aportar la información requerida por el tribunal.

La información es muy voluminosa. Son miles de operaciones, contenidas en varios terabytes. Deberá ser analizada por especialistas  no sólo en operaciones financieras sino también informáticos. De lo contrario, descifrar el contenido de ese soporte digital podría insumir meses.

Los investigadores no descartan convocar a funcionarios del propio BCRA o incluso a peritos de la Corte Suprema para el análisis de esos reportes. (Néstor Espósito, Tiempo Argentino, 30/3/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA CONMOVEDORA HISTORIA DE AUGUST LANDMESSER - (El hombre que negó el saludo nazi)
UN MALDITO DE LA HISTORIA OFICIAL INTERNACIONAL

Hamburgo, 1936.
Alemania estaba subyugada por los planes expansionistas de Hitler y sus nuevas amistades con la Italia fascista de Mussolini. En una de las fastuosas puestas de largo del régimen alemán, una multitud de personas se congregaba en Hamburgo para presenciar el estreno de un buque escuela de la marina alemana. Al tiempo que todos levantaban su brazo al unísono para realizar el saludo nazi, uno de los hombres se mantuvo con sus brazos cruzados.

En 2012 y gracias a las últimas tecnologías, la imagen ha dado la vuelta al mundo. Pero no ocurrió hasta 1991 cuando una de sus hijas identificó a este hombre como August Landmesser, un trabajador del astillero de Hamburgo.

Algunos internautas le consideran un héroe. Esta semana, la instantánea ha vuelto a resurgir gracias a un blog creado para facilitar las tareas de socorro tras el terremoto de Japón en marzo de 2011 y tras subir la citada imagen a una página de Facebook, donde algunos ya le tienen como un héroe. En el momento de la escritura de este artículo, la imagen fue compartida más de 27.200 veces.

La historia le ha encontrado
Landmesser parecía tener razones muy personales para no realizar el saludo. Si bien se cree que fue miembro del Partido Nazi desde 1931 hasta 1935, fue expulsado del partido después de casarse con una mujer judía, Irma Eckler, de acuerdo con Fasena, una página web educativa sobre el campo de exterminio nazi de Auschwitz.

Después del nacimiento de sus dos hijas, fue enviado a la cárcel por «deshonrar a la raza». De su mujer, se cree que fue detenida por la Gestapo en la prisión de Hamburgo y sus hijas fueron separadas. Una vez que Landmesser salió de prisión en 1941 fue enviado a la guerra, aunque pronto se le declaró como desaparecido en combate y se le dio por muerto, tal y como publica «The Washington Post». 

En 1996, una de las hijas del protagonista, Irene, escribió acerca de su aventura familiar en Alemania, con el fin de poder compartir la desgarradora historia de su familia, separada por el régimen nazi. El destino ha querido que, 16 años después, su relato haya recorrido Facebook gracias al hábito de los usuarios de internet de rescatar tesoros históricos. (ABC Internacional, 9/2/2012)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

A 40 AÑOS DE LA GUERRA
LAS MUJERES DE MALVINAS: UN CAPÍTULO QUE EL MACHISMO INTENTÓ DEJAR EN EL OLVIDO
Silvia Barrera es una de las enfermeras que estuvo en Malvinas como voluntaria durante la Guerra. Junto a Susana Maza, María Marta Leme, Norma Etel Navarro, María Cecilia Ricchieri y María Angélica Sendes fueron las primeras mujeres reconocidas como veteranas por el Estado argentino en 1983.

Un grupo de mujeres argentinas, enfermeras, instrumentadoras, diplomáticas y técnicas, tanto civiles como militares, entraron en la historia nacional por su participación en la guerra de Malvinas, a pesar de que el machismo vigente en las estructuras jerárquicas y en sus superiores de aquel entonces conspiró para relegarlas al olvido.

Después de la recuperación de las islas Malvinas durante la operación Rosario en la madrugada del 2 de abril de 1982, el Ejército Argentino montó un hospital de campaña en Puerto Argentino cuyos quirófanos no disponían de instrumentadoras, tarea exclusiva de mujeres hasta 1985 cuando se aceptaron los primeros estudiantes varones de esa especialidad en Argentina.

Ninguna autoridad pareció haber reparado en ese faltante hasta el comienzo de las hostilidades con los bombardeos del 1 de mayo de 1982 cuando la falta de instrumentadoras dificultó la atención de los heridos que necesitaban cirugía.

En mayo de 1982 Silvia Barrera era una instrumentadora de 23 años que llevaba dos trabajando en el Hospital Militar Central, estaba de novia con un médico de ese centro de salud, y fue una de las 32 civiles que cumplían esa tarea en esos quirófanos y que fueron convocadas a una reunión por sus superiores.

Barrera contó en diálogo con Télam que "cuando empezó la exposición estábamos 32 chicas en el salón, y en la medida en la que nos iban poniendo al tanto de cómo estaba la situación y cuáles eran los riesgos primero se empezaron a retirar las que tenían hijos, después las casadas o las que tenían a los padres a su cargo, y al final quedamos sólo cinco voluntarias; como éramos menos que las necesarias de hizo una convocatoria similar a las chicas del Hospital de Campo de Mayo y de allá se sumó una más".

"Cuando le avisé a mi novio que me iba a Malvinas me dijo que no podía ser posible que siendo yo instrumentadora, civil y mujer sea desplegada y que a él que era médico, militar y hombre no lo llamen; que yo de ninguna manera podía aceptar. En ese mismo momento y antes de armar el bolso corté la relación", recordó con risas.

Las jóvenes instrumentadoras civiles destinadas por el Ejército al hospital de Puerto Argentino despegaron de Buenos Aires rumbo a Río Gallegos con uniformes de verano y borceguíes de hombre varios talles más grandes, sin comer y sin documentación que acreditase para que viajaban; gracias a un médico militar que encontraron de casualidad pudieron comer unos sánguches en el cordón de la vereda y comunicarse para que las trasladen hasta el helicóptero que las llevó hasta el rompehielos Almirante Irízar, que prestaba servicio de hospital flotante junto al transporte polar Bahía Paraíso.

"Cuando le avisé a mi novio que me iba a Malvinas me dijo que no podía ser posible que siendo yo instrumentadora, civil y mujer sea desplegada y que a él que era médico, militar y hombre no lo llamen; que yo de ninguna manera podía aceptar. En ese mismo momento y antes de armar el bolso corté la relación"

La instrumentadora señaló que "el primer encuentro con la tripulación del Irízar fue muy tenso, a ellos no le habían dicho que las instrumentadoras eran mujeres y los marineros son muy supersticiosos sobre la presencia femenina en los buques, hacía muy poquito los ingleses habían hundido el crucero General Belgrano y el jefe de cubierta del rompehielos, que era un machista recalcitrante, empezó a gritar que nos iban a hundir porque estábamos nosotras a bordo".

Las seis instrumentadoras trabajaron durante toda la noche de ese 8 de junio en el armado de los quirófanos del rompehielos, tarea que no tenían asignada y les habían pedido como favor porque el plan era que ellas desembarcasen al día siguiente en Puerto Argentino, mientras estaban ahí el buque recibió una inspección de Cruz Roja y Naciones Unidas que registró formalmente su presencia allí, documento que luego les permitió certificar su condición de veteranas.

Barrera indicó que "al atardecer del 9 de junio el rompehielos llegó a Puerto Argentino pero no pudo amarrar porque los ingleses bombardeaban desde que se ponía el sol hasta el amanecer, a la mañana siguiente nosotras estábamos listas para desembarcar pero no podíamos hacerlo sin tener grado militar y como correspondía que nos den el de tenientes los médicos varones que estaban en tierra se opusieron porque íbamos a tener el mismo que ellos; se extendió el ida y vuelta mientras que había pacientes esperando en el hospital y continuaban las hostilidades y finalmente el comandante del Irízar cerró el debate anunciando que nos quedábamos embarcadas para apoyar los quirófanos del buque".

A bordo del rompehielos las instrumentadoras hicieron mucho más que asistir en las cirugías, aprendieron sobre tipos de heridas que solo se ven durante las guerras, cuando fue necesario fueron de camilleras, enfermeras, madres o hermanas; también ayudaron a sus pacientes a escribirle cartas a sus familias y anotaban números de teléfono para llevar alivio a alguna familia cuando pudiesen.

En ese sentido la instrumentadora reflexionó: "todas ocupamos un rol al que no estábamos habituadas, en la vida cotidiana al paciente lo vemos casi siempre inconsciente, pero en el rompehielos nos tocó escuchar sus llantos de dolor, sus quejidos, recibirlos conscientes pero con las heridas abiertas por el movimiento de los helicópteros que los traían, hacerles la cama y las curaciones postoperatorias. Hacia el final los traían directo del campo de batalla y teníamos que cortarles la ropa y bañarlos sin anestesia para encontrar las heridas debajo del barro".

"El primer encuentro con la tripulación del Irízar fue muy tenso. Los marineros son muy supersticiosos sobre la presencia femenina en los buques, hacía muy poquito los ingleses habían hundido el crucero General Belgrano y el jefe de cubierta del rompehielos, que era un machista recalcitrante, empezó a gritar que nos iban a hundir porque estábamos nosotras a bordo"

"En general los buques hospitales navegan acompañados de un buque de combate, pero como a la Argentina no le sobraban buques el Irízar y el Bahía Paraíso iban solitos, nos empezamos a dar cuenta de cómo estaba la cosa cuando nos cruzábamos cada vez más seguido con la flota británica", agregó.

Durante el 13 de junio las fuerzas británicas intentaron un desembarco en botes semirrígidos, utilizando la silueta del rompehielos para ocultarse de los vigías en la costa, lo que desembocó en un tiroteo entre las tropas inglesas y la tripulación del buque, que nunca les contó del episodio a las instrumentadoras hasta que años después ellas se enteraron por un documental.

Barrera enfatizó que "las diferencias que podían tener con nosotras porque éramos mujeres, civiles y militares pasaron a segundo plano cuando hubo que empezar a atender heridos y se formó un gran equipo de trabajo".

Y añadió: "El 13 de junio por la noche el comandante del rompehielos anunció por los altoparlantes que al día siguiente se iba a firmar un alto al fuego pero nadie esperaba que fuese el final del conflicto. El 14, cuando nos enteramos de la rendición, fue un shock porque habíamos salido de Buenos Aires con la idea de que estábamos ganando".

El final del conflicto terminó con la atronadora sinfonía de bombas y artillería a la que se habían acostumbrado las instrumentadoras, que desde la cubierta del rompehielos podían observar con claridad cómo bajaban de los montes los soldados argentinos para ser desarmados y tomados prisioneros.

Desde el Irízar, ese grupo de jóvenes mujeres compartió la impotencia de toda la tripulación mientras veían a las fuerzas inglesas arriar la bandera argentina para enarbolar la británica, y también cómo algunos soldados argentinos eran dejados a la intemperie en ropa interior.

La instrumentadora apuntó que "hasta el 18 de junio estuvimos frente a Puerto Argentino recibiendo heridos, el apuro era rescatar a la mayor cantidad de soldados para evitar que caigan prisioneros y sacar de las islas a todo el personal civil que estaban en las islas sin grado militar y era considerado apoyo de combate como los trabajadores del Correo Argentino, los capellanes, los de Vialidad Nacional o los periodistas de Télam, ATC y revista Gente. Ese día subieron los británicos a inspeccionarnos y se llevaron los rollos de la cámara de fotos que me había regalado papá".

Numerosas ambulancias esperaron al rompehielos en el puerto de Comodoro Rivadavia desde donde trasladaron hacia distintos centros de salud a los 350 heridos y los 40 civiles evacuados que fueron asistidos por las instrumentadoras.

"Después de la guerra nos hicieron notas en los medios y eso nos dio una visibilidad que ayudó a mostrar que las mujeres estuvimos en Malvinas pero también generó enconos por parte de militares que sentían que de alguna manera les robábamos protagonismo o no aceptaban que tuviésemos más condecoraciones que algunos de ellos"Silvia Barrera

Silvia rememoró: "En Comodoro Rivadavia nos subieron a un avión al que le habían sacado los asientos para cargar más gente, en el viaje nadie nos llevó el apunte y aterrizamos en Buenos Aires el domingo 20 de junio, que se celebraba el Día del Padre y el Día de la Bandera. El lunes nos reincorporamos al hospital y parecía que a nadie le importaba Malvinas, todos hablaban de que habíamos perdido en el Mundial de España y de la visita de Juan Pablo II".

"Era como que cargábamos con la derrota", reflexionó.

"Después de la guerra nos hicieron notas en los medios y eso nos dio una visibilidad que ayudó a mostrar que las mujeres estuvimos en Malvinas pero también generó enconos por parte de militares que sentían que de alguna manera les robábamos protagonismo o no aceptaban que tuviésemos más condecoraciones que algunos de ellos; lo más valioso para nosotros siempre fue la aceptación de los centros de veteranos que nos integraron y también fue muy importante que en 2012 el Estado Nacional nos reconozca como veteranas a nosotras y también a las mujeres que prestaron servicio en la marina mercante y en el cuerpo diplomático", subrayó.

"Tres años después de la guerra conocí al que terminó siendo mi marido y hoy soy mamá de Gonzalo de 35, Emiliano de 33, Paloma de 26 y Miranda que tiene 20 y hoy es soldado voluntaria en el mismo hospital en el que trabajo hace 42 años, también tengo un nieto de 7; con el tiempo me fui del quirófano, estudié distintas carreras y hoy como jefa de ceremonial del hospital organizo jornadas y actividades. Las mujeres se fueron capacitando dentro de las fuerzas armadas y hoy hay muchas con grados altos que ocupan roles importantes, nuestra historia es parte de ese camino", finalizó.

Barrera junto sus compañeras Susana Maza, María Marta Leme, Norma Etel Navarro, María Cecilia Ricchieri y María Angélica Sendes fueron las primeras mujeres en ser reconocidas como veteranas de Malvinas por el Estado argentino en 1983, más tarde alcanzaron ese reconocimiento de parte del Poder Ejecutivo Mariana Florinda Soneira, Marta Beatriz Giménez, Graciela Liliana Gerónimo, Doris Reneé West, Olga Graciela Cáceres, Marcia Noemí Marchesotti, María Liliana Colino, Maureen Dolan, Silvia Storey y Cristina María Cormack.

En mayo de 2021 la enfermera de la Fuerza Aérea Argentina Alicia Reynoso que había prestado servicio durante la guerra en el hospital reubicable de Comodoro Rivadavia logró su reconocimiento como veterana por la vía judicial, reclamo que hoy también tramitan sus compañeras. (Julio Mosle, Telam, 23/3/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

RODOLFO WALSH, UNA VIDA REVOLUCIONARIA EMPEÑADA EN «DEVELAR LO OCULTO»
Se cumplen 45 años de la Carta abierta a la Junta Militar y del asesinato y desaparición de su autor. Un acercamiento a los múltiples oficios de un militante, periodista y escritor ineludible.

Transcurría una mañana invernal de 2006. El taxi avanzaba por la Avenida del Libertador al 8100. De pronto, el chofer volteó la cabeza hacia la izquierda, y sus palabras fueron:
–Yo hice la colimba ahí.
Sus ojos estaban clavados sobre la fachada de la ex ESMA.
– ¿En qué época?– pregunté.
– Y… en 1976. Pero no la pasé mal, porque tenía buena puntería. Eso hizo que siempre me llevaran a los controles callejeros como francotirador. 

Entonces, se enfrascó en una minuciosa descripción de aquellos operativos, que incluían –según sus dichos– dos camionetas precedidas por un patrullero de la Policía Federal, un oficial al mando de tres suboficiales y ocho soldados con el siguiente arsenal: pistolas, ametralladoras, fusiles automáticos livianos (FAL) y un rifle 30-30 con mira telescópica. 

El tipo, ya muy embalado en su relato, dijo:
– A mí siempre me tocaba ese rifle.
Y explicó que su misión consistía en apuntar desde alguna terraza sobre el peatón o automovilista en vías de ser identificado, para luego añadir:  
– Ante el menor movimiento raro, yo debía dispararle.
– ¿Y usted tuvo que hacer eso alguna vez?
Su respuesta fue el silencio.

Más allá del carácter dramático de la escena en sí, resulta notable su exacta coincidencia con los datos de un informe sobre la ESMA difundido en octubre de aquel año –o sea, durante la etapa más peligrosa de la última dictadura– por la Agencia Clandestina de Noticias (ANCLA), fundada y dirigida por Rodolfo Walsh en el marco de su desempeño en el área de Inteligencia de Montoneros. Tal texto, además, exponía una lista de los móviles usados por las patotas del lugar y la nómina de sus integrantes –hasta con sus respectivos domicilios–, entre muchas otras precisiones secretas. Una verdadera hazaña en medio de la masacre del campo popular y la derrota de sus organizaciones.

Desde una perspectiva más totalizadora, bien se podría decir que Walsh fue –entre sus múltiples oficios terrestres– un referente ineludible del trabajo de inteligencia con fines revolucionarios o, por imperio de las circunstancias, del espionaje en situación de resistencia al terrorismo de Estado. Dos disciplinas, por cierto, indisolublemente emparentadas con su destreza como investigador periodístico a través de un mismo lazo: su ya célebre pulsión por “develar lo oculto”. Una pulsión casi obsesiva que supo extender hacia los territorios más insospechados de la vida.

Al respecto, vale evocar un episodio que lo pinta por entero. Él solía jugar al scrabble con Lilia Ferreyra, su gran amor. Y siempre perdía. Pero no por azar o impericia; entonces, se puso a analizar el asunto para así caer en la cuenta de que sus derrotas radicaban en la búsqueda de palabras con letras difíciles que, por lo tanto, debían valer más. Así descubrió su error: en el scrabble, el valor de las palabras no estaba dado por su frecuencia en la lengua española sino en el idioma inglés, ya que el juego tenía dicho origen. “Entonces –de acuerdo al relato de Lilia–, tras efectuar los cálculos pertinentes, borró con una hojita de afeitar el valor de cada ficha y pintó el nuevo”. De esa manera, reiniciaron las partidas con el scrabble argentino. Y los resultados fueron más parejos.

Lo cierto es que ese empeño por iluminar la oscuridad de las cosas también lo llevó hacia logros más complejos. El más contundente: haber descifrado a fines de 1959 en La Habana –mientras trabajaba en la agencia Prensa Latina tras el triunfo de la Revolución– un rollo de teletipo emitido desde Guatemala por la empresa Tropical Cable con un presunto mensaje comercial en clave. Y lo hizo con la ayuda de un viejo manual de criptografía –especialidad sobre la que él hasta entonces no tenía la menor idea–; así descubrió que en realidad el cable estaba dirigido a Washington por el station chef de la CIA en aquel país con un informe sobre los preparativos de un desembarco en Cuba organizado por los Estados Unidos. En resumen, los cubanos le deben a Walsh el hecho de que la invasión de Playa Girón, en 1961, no los haya tomado por sorpresa.

No fue extraño entonces que, en la década siguiente, Walsh fuera una pieza de valía en el área de Inteligencia de Montoneros.

Su nombre de cobertura era “Esteban”, pero sus compañeros solían decirle “Profesor Neurus”, en alusión al dibujito animado de Manuel García Ferré. Y él, con un dejo pedagógico, insistía en que los jóvenes integrantes de aquella estructura leyeran La orquesta roja, de Gilles Perrault, sobre la red de espías comunistas dirigida por Leopold Trepper en las entrañas del Tercer Reich. A todas luces, él estaba influenciado por su estilo artesanal. Tanto es así que, a la pasión que sentía por la criptografía le sumó otro gustito: el de interceptar las comunicaciones policiales y de las Fuerzas Armadas. Para hacerlo, le bastaba simplemente con ajustar el sintonizador de un aparato de TV.

Ya en 1975, le develaban los crímenes de la Triple A. Y –en el contexto de sus tareas en la inteligencia montonera– se lanzó a investigar la estructura y los integrantes de aquel grupo terrorista. Esa pesquisa lo llevó a establecer una correlación entre las bandas delictivas de la década anterior y su convivencia con los antiguos jefes de la División Robos y Hurtos de la Federal. Al cotejar sus fotografías con las de la custodia de Isabel Perón y López Rega entendió que ellos –Juan Ramón Morales y Rodolfo Almirón Sena, entre otros– eran nada menos que los cabecillas de dicha milicia criminal.

Después del 24 de marzo de 1976 –y en paralelo a dejar constancia de sus diferencias con la cúpula montonera, pero sin romper con ella– ANCLA y la Cadena Informativa fueron sus dos últimos emprendimientos en el seno de la “orga”. Pero, no eran aparatos de propaganda partidaria sino instrumentos de difusión popular. Su estructura: un pequeño local en la esquina de Venezuela y Perú, dotado de un archivo, dos máquinas de escribir y un mimeógrafo. Con tan magros recursos, Walsh y su equipo –Lila Paztoriza, Lucila Pagliai, Carlos Aznares, Luis Guagnini, Eduardo Suárez y Horacio Verbitsky, entre otros– pusieron en vilo el blindaje informativo del régimen. El asunto no dejaba de tener su lado cómico. ANCLA –sigla de inevitable resonancia marinera– despertaba confusión entre los hacedores del terrorismo de Estado. En la ESMA se creía que era un invento del Ejército. En esa fuerza se sospechaba que sus boletines eran editados por la Armada, en el marco de su rivalidad por el control de la Junta Militar. Recién en octubre de aquel año, el jefe de inteligencia del Ejército, general Carlos Alberto Martínez, reconoció en una conferencia de prensa que ANCLA pertenecía a Montoneros.

Ya se sabe que Rodolfo Walsh cayó acribillado por una patota de la Armada el 25 de marzo de 1977, cuando intentaba enviar por correo copias de su Carta Abierta a la Junta Militar. VER EL CUENTO "ESA MUJER" . . .

ANCLA siguió funcionando hasta 1978.  «
(Ricardo Ragendorfer - @Ragendorfer – Tiempo Argentino, 19/03/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

 “CUMPLE 60 AÑOS, PERO ES LA MISMA MAFALDA DE SIEMPRE”
Mafalda nació el 15 de marzo de 1962. Doce tiras para una marca de electrodomésticos, que no llegaron a publicarse, resultaron el primer paso. Ícono del comic nacional, se trasformó en símbolo de rebeldía, paz y democracia en muchos países. Fallecido hace casi dos años, imaginamos qué diría Quino hoy de los 60 años de su hija de tinta y papel. Aquí la glosa de su testimonio.

Si parece que fue ayer, qué digo ayer, ahora mismo. Yo venía de trabajar en revistas como “Rico Tipo”, “Tía Vicenta” y me presentaron a la gente de la empresa Siam Di Tella. Sí, ya sé, nada que ver, pero uno tenía que vivir, ¿sabe? Me acuerdo que ellos iban a sacar una línea de electrodomésticos con el nombre de Mansfield. Entonces me dije Mansfield… Mansfield… Mafalda ¿No es un nombre hermoso? Y el 15 de marzo de 1962, cuando ella nació, le puse Mafalda. Hoy cumple 60 ¿No le parece increíble?

Cuando la vi por primera vez sentí mucha ternura, tenía algo simple. La cara redondita, el pelo, esa peluca negra que todavía le cubre el ochenta por ciento de la cabeza, exagerado, tal vez demasiado prolijo. Después los trazos se fueron perfeccionando, más parecidos a lo que todavía es. Baja fue siempre, rellenita también, el moñito interrumpiéndole la melena no se lo sacó jamás; y la boca, la boca formando una O lo suficientemente grande para gritar sus verdades. Así fue siempre, se lo aseguro, aunque usted sólo la haya visto como una niña y no pueda imaginársela como una mujer adulta.

Recuerdo que desde muy chiquita yo la miraba y me imaginaba una tira cómica. Un personaje de “Peanuts”, de Charles Schulz, que en ese momento dibujaba a Charlie Brown, a Snoopy. Y a mi me gustaba que fuera un poco así, porque los personajes de Schulz no tenían un único rasgo, como era común en la época, sino varios, y complejos. Malfalda tenía algo de eso. Era sensible, inteligente, preguntona, caprichosa. Levantaba la voz cuando algo le parecía mal. Creo que desde la cuna le dolía la injusticia.

¿Si por eso no llegué a trabajar para Siam? Nada que ver. Ellos decidieron no sacar la línea Mansfield y nosotros nos fuimos a otro lado. Entiendo que fue a partir de ese momento cuando todo el mundo comenzó a fijarse en ella. Estuvimos un tiempo muy breve en la revista “Leoplán” y después sí, nos asentamos: primero en el semanario “Primera Plana” y después en el diario “El Mundo”.

Me acuerdo de la fecha y todo: el 29 de septiembre de 1964. Me preguntó si yo era el papá más bueno de todos los papás del mundo. A mi sorprendió un poco la pregunta, me dio cierto pudor, incluso. Le dije “bueno, no sé, a lo mejor hay otro papá más bueno que yo”. Ella se enojó mucho. Dijo “lo suponía”, se dio media vuelta y se fue a la mesa del comedor a dibujar. Después de un rato, gritó: “¡¡¡Estas cosas ocurren solamente en este país!!!”. 

Las dos paradojas de Mafalda

Primera paradoja. Mafalda fue concebida para vender electrodomésticos y acabo por convertirse en un símbolo de todos aquellos que quieren un mundo más justo y que cuestionan el poder del dinero.

Segunda paradoja. Mafalda nació en la Argentina, tiene su voz y su acento, dio cuenta de una porción importante de su historia (los años 60 y comienzos de los 70), pero se transformó en la expresión de una identidad mucho más amplia. Y, por qué no, global: fue publicada en 26 idiomas.

A partir de ambas paradojas la tira dibujada y escrita por Quino se editó en casi toda América Latina, pero también en Italia, España (durante la dictadura franquista con la leyenda “Para adultos”, en tapa), Francia, Alemania, Dinamarca, Portugal, Suecia, Finlandia y Grecia. También en Taiwán, donde se encontraron ediciones piratas.

Una familia muy normal

Al principio sólo estábamos mi mujer, Mafalda y yo. Guille llegó después. Creo que para incomodar a su hermana, para darle un poco de su propia medicina. A tal punto que se ponía muy contento cuando había sopa, algo que a ella le daba mucha bronca e incluso asco. Pero le decía, eso fue después. Éramos una típica familia de clase media de los años 60: mi mujer ocupándose de la casa, yo del trabajo y Mafalda haciéndonos preguntas ante las que no sabíamos muy bien qué responder. Nos forzaba a cuestionar todo, desde la vida doméstica hasta la realidad política.

Así como amaba a los Beatles, al Pájaro Loco y a los panqueques, Mafalda odiaba la sopa. Pero tenía que tomarla. Sobraban argumentos: que los chicos que no la tomaban no crecían, que se quedaban niños para siempre, que nunca llegaban a ser grandes. Cierta vez, mirando el plato sin decidirse a tocar ni siquiera la cuchara, dijo: “Qué tranquilidad reinaría hoy en este mundo si Marx no hubiera tomado la sopa”. Ella era así, espontanea y brutal.


"Mafalda era sensible, inteligente, preguntona, caprichosa. Levantaba la voz cuando algo le parecía mal.

A mí siempre me gustó la sopa y creo que con su rechazo buscaba diferenciarse, dejarme en claro que podía hacer su propio camino. Tiempo después me di cuenta que su odio a la sopa era también una metáfora sobre el militarismo y la imposición. Eran los años de la guerra fría, las guerrillas y la revolución, de un mundo convulsionado y con mucho miedo a una guerra atómica. Y a ella, sin dejar de ser la niña que siempre fue, nada le era ajeno. Incluso decía que quería estudiar idiomas y emplearse como intérprete en las Naciones Unidas para contribuir con la paz mundial. El mundo de los adultos le resultaba un lugar incompresible, arbitrario y doloroso.

Una tarde Mafalda llevó a Miguelito hasta la esquina de casa, donde todos los días estaba apostado un policía. Se paró al lado del agente y levantando con suavidad el bastón que le colgaba del cinto, miró a su amigo y le dijo: “¿Ves? Este es el palito de abollar ideologías”. Yo me reí mucho cuando lo supe. Era la Argentina de entonces, atravesada por los golpes de Estado, la represión y el idealismo de los jóvenes en su lucha por una sociedad más justa e igualitaria. 

Amigos son los amigos

Así como yo nunca sería quien soy sin Mafalda ella no sería quien es sin sus amigos. Necesitó de ellos para ser quien usted sabe que es. Por proximidad, por diferencia, por contraste. Su primer amigo fue Felipe. Se conocieron en enero del 65. Yo todavía estaba en “Primera Plana”. Me acuerdo porque Felipe tenía dos graciosos dientes de conejito y era muy parecido a un periodista amigo mío, Jorge Timossi.

Felipe era soñador, un poco tímido, despistado. Todavía recuerdo cómo lo agobiaba hacer la tarea que le daban en la escuela. A Mafalda le gustaba estar con él. Tal vez porque disfrutaban de los Beatles y porque de algún modo no terminaban de encajar con el mundo en que vivían. Escuche esto. Un día Felipe se compadecía de su tortuga por todo lo que esta no sabía: que estaba en un patio, que a su vez estaba en una casa, que formaba parte de una ciudad, de un país, de un mundo, de un espacio exterior… Llegado a este punto le sacó al animal la lechuga que acaba de darle, apoyó la espalda contra la pared y empezó a morderla, con desasosiego.

Ese mismo año me fui a trabajar a diario “El Mundo”, donde Mafalda me acompañaba siempre. Su grupo de amigos se había ampliado con Manolito y Susanita. Recuerdo que el pibe tenía la cabeza cuadrada y el pelo tan corto que parecía un cepillo. Era muy parecido a un panadero gallego que yo conocía: Anastacio Delgado. Manolito era egoísta, solo pensaba en la plata y sus ideas eran bastante conservadoras, por otra parte.

Susanita era un caso. Le diría que era la antítesis de Mafalda: egoísta, racista, despectiva con los pobres, ciertamente ignorante. Creo que si hubiera podido elegir otra vida hubiese sido una reina despótica y despiadada. Pero eran niñas, las únicas del grupo hasta que llegó Libertad, que resultó ser una versión radical de Mafalda. Pero volviendo a Susanita, yo siempre me preguntaba qué era lo que realmente las unía. Y visto desde hoy creo que aquello era pura sororidad. Mafalda creía en el empoderamiento de las mujeres y me parece que de algún modo buscaba redimirla a través de la amistad.

"Mafalda, como decirlo, empezó a trascender fronteras. Se fue transformando en un símbolo de la lucha por la paz, de la libertad, de la democracia".

Una vez Susanita llegó a casa indignada. Estaba muy enojada. Les recriminó a los gritos a Mafalda y Felipe su silencio ante lo ocurrido el día anterior: nadie, pero nadie, había ido a trabajar. Esto confirmaba lo que tantas veces ella les había dicho: los argentinos no querían trabajar. Más enojada que ella, Mafalda dijo: "Nadie fue a trabajar ni acá ni en ningún otro país Susanita, porque ayer fue el Día del Trabajador". Ante lo que su amiga replicó: “¡Como de costumbre! En este país lo único que sabe hacer la gente es copiar cosas del extranjero”.

De los amigos de mi hija, Felipe, Susanita y Manolito eran los que yo más quería. También a Miguelito, por cierto, con sus preguntas a veces complejas, a veces absurdas; un ser que soñaba despierto. A veces sentía que quería a esos niños como si también fueran hijos míos. Y no solo porque Mafalda los había elegido para compartir su infancia. No solo por eso, no. Creo que veía en ellos lo que de algún modo yo mismo era. En Felipe y Miguelito aquello que más me gustaba de mi. En Manolito y Susana, todo lo que odiaba.

Detrás de escena

El 22 de diciembre de 1967 cerró el diario El Mundo. Habían pasado cinco años y medio de la frustración de Siam. Estábamos de nuevo en la calle. Y justo cuando estaba a punto de nacer Guille. Pero no en vano dicen que los hijos llegan con el pan debajo del brazo. Seis meses después, el 2 de junio de 1968, encontramos un nuevo hogar: el semanario “Siete días”.

Las cosas por aquel entonces mejoraron para nosotros. Viajamos a Europa y todo. Mafalda, como decirlo, empezó a trascender fronteras. Se fue transformando en un símbolo de la lucha por la paz, de la libertad, de la democracia. Y eso, cuando ocurre con la hija de uno, es un orgullo inmenso, algo que no siempre buscamos de manera consciente pero que cuando ocurre nos hace sentir que la tarea está cumplida.

Mafalda aprendió a hablar italiano. Y después francés, alemán, sueco, danés y tantísimos idiomas. No llegaría a la ONU, pero se convertiría en políglota. En una voz que se repetía acá y allá con sonidos diferentes. Umberto Eco declaró estar enamoradísimo de ella. Un verdadero honor. Qué le voy a decir. 

El 25 de junio de 1973 dejamos “Siete días”. Mafalda ya no estaría allí ni en ningún otro lado. Era tiempo de soltar. Caminamos juntos más de una década. Era suficiente. Seguiría el camino sola: una recopilación de diez tomos de la editorial De la Flor; cortos para televisión junto a sus amigos; un largometraje basado en esos mismos cortos; una película rodada en la Argentina en 1981; un sin fin de campañas: por los derechos del niño para Unicef, por la democracia en la Argentina, por la higiene bucal, etc. etc. etc.

Un día la encontré sentada en un banco, sola y con una sonrisa leve, a pocos metros de la casa en la que vivíamos cuando ella nació. Estaba como siempre: los pies no le llegaban al piso, la mirada a punto de preguntarte algo desconcertante. Fue en la esquina de Chile y Defensa, en San Telmo. Le besé la cabeza. No dije nada. Después me contaron haberla visto en tantísimos lugares: plazas, parques de diversiones, estaciones del subterráneo, paredones de fábricas abandonadas. En cada uno de esos lugares y en todos a la vez.

Desde el 30 de septiembre de 2020 compartimos un cachito de cielo. Al atardecer nos gusta sentarnos en el borde de alguna nube manchada por el ocaso y mirar, desde allí, el mundo. Las cosas no han cambiado demasiado. A veces, incluso, parecen haber empeorado. Entonces ella apoya su mano sobre la mía y con esa sonrisa tan suya, me dice: “No importa papá, igual vale la pena”. 

JOAQUÍN SALVADOR LAVADO TEJÓN, EL PAPÁ
Hijo de inmigrantes españoles, Joaquín Salvador Lavado Tejón nació en la ciudad de Mendoza el 17 de julio de 1932 y falleció a los 88 años en la misma ciudad, el 30 de septiembre de 2020.

Adoptó el seudónimo de Quino para que no se lo confunda con su tío Joaquín, también ilustrador y de quien recibió una gran influencia. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de su provincia natal y en 1954 se estableció en Buenos Aires.

Publicó en diarios y revistas de la Argentina y de distintos países del mundo. Sus tiras y viñetas aparecieron en "Vea y "Lea", "Leoplán", "Rico Tipo", "TV Guía", "Panorama", "Atlántida", "Primera Plana", "El Mundo", "Siete Días", "Triunfo" (España) y "Revista Viva", entre tantísimos medios.

Mafalda resultó su obra más emblemática. Pero además publicó una veintena de libros que lo consagraron dentro y fuera del país. Entre ellos se destacan “Mundo Quino”, “A mi no me grite”, “Bien, gracias, ¿y usted?”, “Quinoterapia”, “Todo Mafalda” y “Simplemente Quino”.

También recibió múltiples premios. Entre los más importantes se encuentran el Premio Principe de Asuturias de Comunicación y Humanidades (2014), la Palma de Oro en el Salón Internacional del Humorismo de Bordighera (1978), el Premio Dibujante Internacional del Año (Canadá, 1982), el premio de caricatura La Catrina (Feria Internacional del Libro de Guadalajara, 2003) y el premio Konex a la trayectoria (2012).

Sobre su oficio, dijo: “Es lo único que sé hacer, lo único que me ha atraído en la vida. En esta profesión uno nunca deja de trabajar. Uno está sentado en un bar, en el colectivo o donde sea y tengo que estar observando a la gente”. (Daniel Giarone, Telam, 14/3/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

"LOS CAMINOS DE LA VIDA", LA BIOGRAFÍA FOTOGRÁFICA DE LA PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN MADRES DE PLAZA DE MAYO
Hebe de Bonafini: "Las Madres convertimos la tragedia en amor y en lucha"
Con investigación a cargo de Ulises Gorini y gran profusión de imágenes, la flamante publicación de Editorial Octubre revela aspectos poco conocidos de una figura central de la historia argentina, en su transformador pasaje de Kika, madre "de casa adentro", a Hebe, Madre de la Plaza. 

"Yo me convertí en Hebe de Bonafini el día que se llevaron a mi hijo Jorge. Ese día salí a la calle y ya nunca volví a mi casa a ser la de antes". La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo ubica con claridad ese momento transformador en su historia personal, y en la historia de un país: el pasaje de Kika a Hebe. De la madre de familia "de casa adentro" en La Plata, a la Madre de la Plaza, símbolo de un movimiento que cimentó la democracia en la Argentina, emblema de la lucha por los derechos humanos en el mundo entero. Es esa sorprendente transformación de la maternidad, desde sus ribetes personales hasta la dimensión política que alcanzó, la que revela Los caminos de la vida, el libro que publicó Editorial Octubre. Una "biografía fotográfica" escrita por Ulises Gorini, que increíblemente logra abrir aspectos poco conocidos de la vida de quien ha sido, como observa el autor (ver aparte), una de las personalidades más fotografiadas de la historia argentina.  

"A los 48 años Kika renace en Hebe. Se convierte en una Madre de Plaza de Mayo. Poco a poco se despliega lúcida, avasallante, irreverente, provocadora, justiciera, a veces arbitraria", escribe la directora de Página/12, Nora Veiras. "Este libro da testimonio de la reconstrucción de Hebe. Ella guarda todo y ese todo permite revivir en sus fotos todas las  caras de esta mujer incansable, que no se amedrenta ante nada y goza de la vida encendida cada día en nuevos proyectos. Sus hijos parieron una revolucionaria".

Los caminos de la vida

En Los caminos de la vida --Hebe siempre se sintió identificada con la letra de esta canción de Omar Geles, versionada por Vicentico-- se despliega una sorprendente cantidad de fotografías de su infancia, incluso poco habitual para una familia humilde del barrio El Dique en esa época. La circunstancial llegada de una cámara a la familia sumó registros a los clásicos "de estudio", de la infancia y juventud, de momentos familiares con la abuela Catita, el papá Paco, la mamá Pepa. Y están las fotos de Jorge y Raúl, esos hijos a los que Hebe, en su idea de "socializar la maternidad", ha nombrado siempre como "los 30 mil". Con ellos, cuenta, sigue conversando cada mañana y cada noche de su vida, porque hay una pregunta que se mantiene como un norte ante cada circunstancia: ¿qué hubieran hecho ellos?

Ahora que la pandemia ha cedido, las Madres pueden volver físicamente a la Plaza --durante el aislamiento Hebe supo "convertir su cocina en la Plaza"--, y eso la tiene contenta. También la aparición de este libro, del que valora "la ternura con que está escrito". Sueña con que lo compren los sindicatos, "que lo puedan leer los trabajadores, los jóvenes, que circule, que se debata". Tuvo hace poco una de sus largas charlas telefónicas con el Papa Francisco, la reconforta hablar cada tanto con quien considera "un amigo". Otras cosas la enojan, suma críticas llanas, contundentes: "lo del arreglo con el Fondo no les creo nada, nos están enroscando la víbora. Si vos tenés una deuda en el almacén, ¿vas a pedir más fiado para pagar el fiado? Lo único claro es que el ajuste lo pagan siempre los de abajo. Y que el kilo de pan no puede valer 300 pesos". 

La ternura y la lucha

Ternura, amor, serán palabras que Hebe repetirá en la entrevista al recibir a Página/12 en la Casa de las Madres, frente a la Plaza de los dos Congresos. Repasa una tragedia personal que es la tragedia de un país, la lucha que la llevó a ese recorrido que sintetiza muy bien el libro, desde aquel cuaderno en el que fue escribiendo día por día cada gestión que hizo, cada puerta que golpeó en el primer mes de la desaparición de su primer hijo, hasta los encuentros con los grandes líderes mundiales. "Tuve una vida feliz", concluye sin dudar.  

"Mi vida siempre fue muy pública, yo nunca oculté nada, soy una persona que me gusta contar todo lo que me pasa. Como no voy a psicólogo ni psiquiatra, cuento todo. Y estoy siempre en la calle", sonríe Hebe. "Con el libro me pasó algo especial. Yo sabía que Ulises estaba escribiendo, pero nunca me imaginé tanta ternura mezclada con las fotos. En el libro se ve el amor que han puesto para hacerlo, y la ternura al escribirlo. Y no es fácil eso con una vida tan golpeada; se cuentan cosas muy trágicas, pero no está eso resaltado en el libro. Lo central es cómo uno convierte el dolor en lucha, y la lucha en un modo de transformar la realidad que te toca. Es una tragedia que las Madres convertimos en amor y en lucha, y eso en el libro está muy claro. Me emocionó muchísimo".

--¿Por qué Hebe de Bonafini tuvo una vida feliz? 

--No tengo para quejarme, fuera del horror de lo de mis hijos. Tuve eso, pero también tuve amor, me divertí, fui feliz. Muchos años fui muy feliz, plenamente. Y creo que después, con la elección que hice, y con la línea política que fui marcando en las Madres, hice algo que también me da felicidad, que es reivindicar a todos los desaparecidos y desaparecidas. No aceptar su muerte, darles vida, porque ellos me decían: mientras haya uno solo que levante nuestras banderas, vamos a estar vivos. Y yo pienso que eso está logrado. El no aceptar reparaciones económicas, no ponerle precio a la vida de los hijos. Y no aceptar cadáveres. No ponerle nombre a las fotos, todos representan a todos. Socializar la maternidad no es una cosa fácil, nos ha llevado muchas discusiones entre las Madres. Sacarles los nombres a las miles de fotos de pibes y pibas, es decir que hay otros miles que no están, de tanta gente que no denunció la desaparición de sus hijos. 

--Por eso es particularmente conmovedora la parte del libro en la que habla de sus hijos, como parte de su biografía. 

--Ellos siempre están. Todos los días hablo con ellos, no sé si será de chiflada. Hay gente que reza, a mí me gusta hablar con ellos todas las noches y todas las mañanas. Yo siento que estoy iluminada por ellos, les pido que no me dejen equivocar. Porque a veces yo digo cosas y me quieren venir a explicar: no, eso no es tan así, esperá, no lo digas ahora... Y yo averiguo, tengo un buen plantel de compañeros y compañeras que me ayudan, porque me da miedo equivocarme. Por ellos y ellas. Si me equivoco y tengo que pedir disculpas, lo hago, como hice con Néstor. Pero resulta que después todas las cosas que digo, terminan siendo ciertas. Yo no preciso ninguna candidatura, la mejor me la dieron mis hijos, ser madre de revolucionarios. 

--¿Qué siente cuando ve, por ejemplo, el cuadernito en el que escribía cada cosa que hacía tras la desaparición de su primer hijo?

--Esa fue la locura mía el primer mes. Yo misma me impresiono cuando lo veo, ¿cómo pude haber hecho tantas cosas? El 8 de febrero de este año cumplí 45 años desde que salí a la calle, el día que desapareció mi hijo mayor. Y nunca más volví. Volví a la cocina, pero no a ser una ama de casa que lava y plancha. La casa es secundaria y la casa de las Madres es ahora mi casa. 

--¿Qué lugar ocupa la cocina en esa transformación?

--La cocina tiene mucho que ver con las Madres. Azucena (Villaflor) me decía: mirá gorda, si no conseguimos guita nos ponemos un restaurant, una parrilla, con eso sostenemos esto porque las dos sabemos cocinar. Ya era un paso. Después vino Cocinando política y que no se queme, muchas cosas vinculadas a la cocina. Ser una mujer de la casa y de la cocina y salir a hacer lo que hemos hecho, es algo que las Madres aprendimos a hacer haciendo.

--Y usted, Hebe, ¿qué aprendió? 

--Todo lo que sé de política lo aprendí con mis hijos y lo aprendí con la lucha. Amo la política, me hizo mucho bien Néstor, cuando nos dijo que nosotras éramos sus madres, y nuestros hijos sus compañeros. Eso para nosotras fue como un premio, era verdad, pero no era fácil decirlo en ese momento. También Cristina, Chávez. Un día él me quería dar un premio y yo dije: no, de un milico yo no recibo premios, y me fui. Después él me llamó, me explicó cómo se hizo militar, y desde entonces fue una amistad entrañable. También hablo mucho con el Papa Francisco, cuando me llama me pongo muy contenta y hablamos mucho. 

--¿De qué hablan?

--Primero de política, yo le cuento cómo van las cosas en el país. ¡Y después de cosas de los viejos! Que nos duelen las rodillas, nos duele esto y aquello... Yo le hablo como a un amigo, le digo Francisco, lo tuteo. No puedo tratarlo de "Santo Padre, Su Santidad". El también es muy llano conmigo. Me reconforta sentirlo cerca, me anima mucho. 

--Este es un país que a veces desanima....

--Depende de cómo vos planteás tu vida. Si fuera por desanimarnos... si vos tenés una mesa larga llena de gente y un día no la tenés más... Eso yo lo pienso a veces cuando miro la mesa de mi casa: ¡pensar que esto estaba tan, tan lleno siempre! Pero no me desanimo porque siento una gran responsabilidad. Por ellos y por ellas. Y por los que están, que también esperan mucho.

Una vida múltiple

"La vida de Hebe es un desafío múltiple, la suya es una personalidad muy compleja, un discurso a veces tierno, a veces terriblemente violento", describe Ulises Gorini a Hebe de Bonafini. "No puede ser de otro modo, su figura emerge de una de las tragedias más grandes de la historia argentina y que ella sin embargo resignifica de un modo paradójico. Al punto de que llama la atención su ternura o su alegría en medio de la Plaza, en un momento en que está reivindicando la lucha de los hijos, denunciando la dictadura, los horrores del pasado o del presente".

El trabajo minucioso del periodista y escritor para esta biografía llevó más de dos años. "¡Ulises llega a tu casa y se lleva todas las fotos, todos los papelitos! ¡Es un peligro!", lo carga Hebe. "No es una biografía en el sentido tradicional, es una investigación fotográfica que trata de poner en relación todas esas imágenes", aclara él. 

"Hasta sus casi cincuenta años, Hebe era una madre de una familia que se había construido con valores muy distintos a los que asumiría después. La suya es una familia muy humilde que crece en paralelo al surgimiento del Estado de bienestar en Argentina, sus hijos llegan a una escuela de elite como el Nacional de la Plata o la Universidad de La Plata", analiza. "Y de golpe esa familia es exterminada, al mismo tiempo que se produce la crisis de ese Estado de bienestar que le dio surgimiento. El misterio para el biógrafo es ver cómo de esa destrucción nace una nueva subjetividad. Cómo esa mujer que había sido criada con la idea de la maternidad como misión suprema, termina cuestionado esa forma de maternidad para reformularla, socializarla". (Karina Micheletto, Página 12, 6/3/2022)
- - - - - - - - - - - - - - -
* Los caminos de la vida se consigue en las librerías Caras y Caretas (Junín 365 en Caba, Av. del Libertador 1105 en Vicente López), y en otras como Antígona, Cúspide, Galerna, Gandhi, Hernández. También se hacen pedidos por WhatsApp al 11 6184 8130, con despacho a todo el país y envíos gratis en Caba.   

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL HORROR DE COLONIA DIGNIDAD, LA SECTA DE UN ABUSADOR QUE APOYÓ A PINOCHET
La historia del alemán Paul Schäfer, un nazi convertido en pastor
Fue uno de los lugares emblemáticos de la represión tras el golpe de 1973. Antes y después de la dictadura, su líder, que había escapado de Alemania con denuncias de abusos, se aprovechó de decenas de jóvenes. Tráfico de armas, vínculos con la derecha chilena y una fuga que culminó en la Argentina. 

El 10 de marzo de 2005, un operativo de la Policía Federal Argentina derivó en el arresto de un anciano alemán en una estancia de Chivilcoy. Hacía varios días que llamaba la atención la presencia, en esa ciudad bonaerense, de dos hombres de mediana edad que hablaban con marcado acento alemán. Una investigación periodística constató se trataba de Peter Schmidt y Friedhelm Zeitner, quienes habían dejado Chile en 1997 junto a un anciano al que buscaba la justicia trasandina desde ese año. Los efectivos ingresaron a la estancia La Solita y hallaron a Paul Schäfer, de 84 años. Sobre él pesaba una orden de captura por abuso de menores. Y la sombra de haber participado de manera activa en el golpe militar de 1973 e integrado el aparato represivo de la dictadura. El nombre de Schäfer estaba vinculado a un lugar ubicado en los bellísimos bosques al otro lado de Mendoza, pero cuyo nombre es sinónimo de horror: Colonia Dignidad.

Un nazi se convierte en pastor

Paul Schäefer nació a fines de 1921 en Bonn, en el seno de una familia luterana. Perdió el ojo derecho en un accidente en la niñez, lo cual evitó que los mandaran al frente en la Segunda Guerra. Cuando estalló la contienda, participó como enfermero en la Francia ocupada. 

Después de la derrota alemana, Schäfer se sumó a la Iglesia Evangélica Libre, en la que se desempeñó al frente de grupos juveniles. Duró poco. De manera sigilosa lo apartaron del cargo cuando comenzaron a circular rumores de que hostigaba a menores de edad. A comienzos de los 50 adhirió al predicador estadounidense William M. Branham, que abogaba por un seguimiento esticto de los preceptos bíblicos y la sumisión de las mujeres a sus maridos, además de hacer uso permanente de imágenes apocalípticas.

Schäfer decidió convertirse en líder. Reunió a varios seguidores e instaló un orfanato en Siegburg, en las afueras de Bonn. Así nació la Private Sociale Mission. Durante los años 50 la misión creció con fines caritativos. Sin embargo, en 1959, la Justicia alemana recibió denuncias de abusos a dos niños. El líder misionero optó por abandonar Alemania. Viajó a Medio Oriente con un grupo de adherentes. Antes de fugarse para siempre de su país natal, Schäfer había entrado en contacto con Arturo Maschke, el embajador de Chile en Alemania, que era de ascendencia germana.

Llegada a Chile

El 22 de mayo de 1960, un terremoto devastador afectó la zona de Valdivia. El temblor se sintió en el centro y sur de Chile y, con sus 9.5 puntos en la escala de Richter, se convirtió en el más potente que se haya podido registrar. Murieron unas 2 mil personas y otras dos millones sufrieron la pérdida de sus hogares. El gobierno derechista de Jorge Alessandri impulsó, entre otras medidas, la instalación de sociedades de beneficencia. El embajador Maschke hizo de nexo entre su gobierno y Schäfer, omitiendo que se trataba de un pederasta buscado por las autoridades alemanas.

En 1961, Schäfer llegó a Chile e inició su reinado de 36 años en un predio comprado a 320 kilómetros al sur de Santiago, llamado El Lavadero. El prófugo instó a sus acólitos a instalarse en Chile, dado que, según él, Alemania Federal estaba a punto de caer en las garras del comunismo. A las pocas semanas comenzó la construcción del muro de Berlín y ese hecho convenció a unos cuantos seguidores. En los dos años siguientes se instalaron más de 200 personas en las 17 mil hectáreas de lo que pasó a llamarse Colonia Dignidad. El gobierno de Alessandri avaló lo que legalmente se constituyó como Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, que quedó exenta de impuestos y del pago de derechos aduaneros a la hora de recibir donaciones. Este último beneficio sería clave en el tránsito hacia el involucramiento en la dictadura de Augusto Pinochet.

Ya desde antes, y en Chile quedó de manifiesto, Schäfer mostraba manejos que eran más bien los de un líder sectario que los de un pastor. Construyó un Estado autónomo dentro del Estado chileno. El líder de la Colonia estableció un sistema vertical en el que todos debían confesarse con él. En esos encuentros hurgaba en cuestiones sexuales y usaba las confesiones para dominar a los colonos, que se dedicaban a tareas agrícolas.

Pese a estar en un lugar alejado, y al hecho de que los colonos no se mantenían al tanto de las noticias del mundo exterior, la Colonia estableció vínculos con la ciudad más cercana: Parral. En 1963 se inauguró un hospital en Colonia Dignidad, al que pudieron acceder los parralinos. Así se estableció una relación que desmintió la supuesta idea de autosegregación de los alemanes respecto de los pobladores locales. Además, permitió un asistencia social que le dio buena prensa a lo que funcionaba como una secta, en la que no se permitían casamientos ni tener hijos.

Schäfer se dedicó al lavado de cerebros. Separó a hombres, mujeres y niños en tres grupos casi sin contacto entre sí. Pronto, la escuela montada por los alemanes permitió captar jóvenes chilenos de familias pobres de la zona. Los maltratos y los abusos se sucedieron detrás de un marco supuestamente idílico, prácticamente sin contacto con el mundo exterior. Y con los límites del predio custodiado por rejas electrificadas, perros guardianes y alarmas.

La primera fuga

Sin embargo, la fachada duró poco. Para mitad de los 60 se comenzaron a filtrar relatos de abusos de menores y de trabajo esclavo. A comienzos de 1966 se produjo la fuga de Wolfgang Müller. Tenía 20 años y en los tres años previos había querido escaparse dos veces. Como castigo, lo raparon, lo vistieron todo de rojo para tenerlo identificado, y lo drogaron con pastillas. En su escape exitoso logró llegar a la embajada alemana en Santiago y denunció el infierno de la Colonia. 

El mismo día que llegó a la legación alemana, representantes de la Colonia reclamaron al embajador que les devolviera a Müller. Entre los emisarios figuraba una tía del joven. Sin embargo, los funcionarios no lo entregaron. Y por boca de Müller se confirmó un dato central: Paul Schäfer estaba en el predio de la Colonia, cuando la dirección de la Private Sociale Mission había declarado en Alemania que el líder estaba desvinculado desde la denuncia de 1959.

Müller permaneció en un hogar de ancianos de la Asociación de Beneficencia Alemana. Mientras estuvo allí, los representantes de la Colonia afirmaron que el denunciante era un esquizofrénico y un grupo llegó a planear un asalto al hogar para llevarlo de vuelta a la secta. Días más tarde, la Justicia alemana denegó su repatriación, pero también rechazó la tutela de uno de los jerarcas de la Colonia. El escándalo fue mayúsculo cuando la prensa alemana se hizo eco y se habló de vínculos de nazis con la Colonia. Sin embargo, Müller, que pudo viajar a Alemania, perdió una querella por injurias contra la Colonia. Schäfer salía indemne del escándalo.
Schäfer conspirador

Mientras el caso Müller ponía los focos sobre lo que pasaba en los bosques al sur de Santiago, el clima político chileno trajo novedades. Schäfer se encargó de comunicar a sus colonos la mala nueva en 1970: el Anticristo estaba por hacerse del poder en Chile. El líder conminó a sus files a rezar para que la Providencia evitara que sucediera eso. Los rezos no impidieron que Salvador Allende se convirtiera en el primer presidente socialista que llegaba al gobierno a través de las urnas.

Schäfer se sumó casi desde el primer momento a la conjura contra la Unidad Popular. Participó de reuniones con políticos y militares. Al menos una de esas reuniones tuvo lugar en la Colonia. Entre los conjurados, el abusador halló un contertulio en un conspirador de ascendencia alemana. Roberto Thieme no llegaba a los 30 años. Su padre, nacido en Chile, se afilió al nazismo y se volvió espía de Hitler en el país más largo y angosto del mundo. Thieme, que años más tarde se casó con una hija de Pinochet, militaba en Patria y Libertad, un grupo de extrema derecha.

Meses antes del golpe militar, y con la idea de encarar acciones de sabotaje, el hijo de un nazi chileno ingresó armas a Chile desde la Argentina. Una fachada era través de la Colonia. Como la organización de Schäfer gozaba de exenciones aduaneras para recibir donaciones del exterior, podían entrar armas a Chile sin que se revisara el cargamento destinado a una sociedad de beneficencia.

Entrada subterránea al centro de detención y tortura en Colonia Dignidad.

Centro de torturas

El 11 de septiembre de 1973 ardió la Moneda con Allende adentro. Semanas más tarde, Schäfer ordenó a unos colonos que acondicionaran el sótano del granero. Vaciaron el lugar que se usaba como silo. A los pocos días, de noche, comenzaron a sentirse los ruidos de camiones que entraban al predio y el sonido lejano de obras musicales. El antiguo granero pasó a ser un centro de detención y tortura a cargo de la DINA, la policía secreta creada por Pinochet. Se armó como un búnker, con túneles subterráneos.

Adriana Bórquez, secuestrada por el Ejército en Talca, contaría años más tarde que los oficiales de la DINA que torturaban en la Colonia lo hacían con música clásica de fondo. Era un método sádico: cada torturado tenía una obra asignada para los tormentos. Y esa pieza sonaba desde unos minutos antes, con lo que el secuestrado se enteraba que iba a comenzar la sesión de tormentos. A un prisionero le aplicaban picana eléctrica con El lago de los cisnes de Tchaikovsky. A Bórquez la torturaron mientras sonaba Pequeña música nocturna de Mozart. Salvó la vida y nunca más pudo volver a escuchar esa obra.

El jefe de la DINA, el general Manuel Contreras, se convirtió en un visitante asiduo de la Colonia. De hecho, se instaló allí unos días en plan de descanso a fines de septiembre de 1976, cuando los ojos del mundo se posaron en él como responsable del atentado contra Orlando Letelier, excanciller de Allende, al que la DINA había matado junto a su secretaria con una bomba que hizo estallar el auto en el que circulaban en Washington, a pocas cuadras de la Casa Blanca.

Mucho antes, en agosto de 1974, los colonos de Schäfer se pusieron sus mejores ropas para recibir al Mesías que había salvado a Chile de ser un enclave comunista. Bajó de los cielos: una avioneta se posó en el predio y de la aeronave descendió Augusto Pinochet, que recorrió el lugar junto al líder de la secta en medio de aplausos y manos que flameaban banderas de Chile y Alemania. El todopoderoso dictador, que llegó a decir que en Chile no se movía una sola hoja sin que él lo supiera, estuvo dentro de un predio que albergaba un centro de torturas. Y en el que hay fosas comunes.

La Colonia no solamente albergó a prisioneros que fueron torturados y, en muchos casos, asesinados. También fue uno de los lugares que el Ejército usó para la producción de gas sarín. Se cree que con este veneno pudo haber sido asesinado el expresidente Eduardo Frei Montalva, antecesor de Allende, en 1982. El Chile de Pinochet podría haber utilizado armas químicas en una eventual guerra contra la Argentina por el canal de Beagle. Eugenio Berríos, un bioquímico al servicio de la DINA, planificó la colocación de veneno en el servicio de agua corriente de Buenos Aires.

La ayuda de Schäfer al pinochetismo distaba de ser desinteresada. Lo movía el anticomunismo como punto de contacto con la dictadura, pero el régimen retribuyó su colaboración con contratos de obras públicas: rutas, edificios, embalses. También recibió licencias para explotar minas de oro. Los beneficios económicos dieron pie a un capítulo aun sin aclarar: el patrimonio de la Colonia. Lo cual dio paso a la generación de una red de complicidades en Alemania a través del traficante de armas Gerhard Mertins, amigo de Schäfer involucrado en el envío de armamento en la previa del golpe.

Hubo excepciones. Norbert Blüm, ministro de Trabajo de Alemania, viajó a Chile en 1987. Se interesó por el caso de Carmen Quintana, una joven que sobrevivió a las quemaduras que le infligió una patrulla militar y no pudo entrar a la Colonia. Llegó a ser recibido por Pinochet. “Esta colonia es una granja modelo de desaparición de seres humanos”, le dijo al dictador, que se desentendió. No solamente eso. Cuando Pinochet le señaló una cruz a la que dijo rezarle, le respondió: “Dios conoce todos los nombres de sus víctimas. Señor presidente, usted no irá al cielo, usted es un torturador”

El octogenario violador regresó a Chile en 2005, extraditado desde la Argentina

El fin de la impunidad

La democracia volvió a Chile en 1990. Para entonces, Schäfer acumulaba un historial de casi tres décadas de abusos de menores desde que se instalara en el país. Se rodeaba de chicos, los llamados “sprinters”, a los que hacía competir para ganarse su favoritismo. Los elegidos se bañaban con el jefe de la Colonia, que se los llevaba a su pieza a pasar la noche. Esa rutina se extendió por 36 años.

La caída en desgracia comenzó en 1991. El Informe Rettig (equivalente al Nunca Más argentino) identificó a la Colonia como centro de detención y tortura. El gobierno de Patricio Aylwin le quitó la personería jurídica. En ese momento, los bienes de la denominada sociedad de beneficencia se diversificaron en sociedades anónimas y se volvió casi imposible determinar el patrimonio exacto.

Schäfer buscó apoyo político contra la ofensiva del primer gobierno democrático. Lo encontró en la Unión Demócrata Independiente (UDI), el más pinochetista entre los partidos de la derecha chilena. Sus dirigentes defendieron a Schäfer aun contra la evidencia del rol de la Colonia en la dictadura. En especial, Hernán Larraín se convirtió en el más enconado dirigente de la UDI en apoyo de los alemanes. Desde 2018 ha sido el ministro de Justicia de Sebastián Piñera y se lo acusa de frenar todo avance en las investigaciones.

Pero la derecha chilena poco y nada pudo hacer cuando el 26 de julio de 1997 se escaparon dos víctimas de Schäfer. Salo Luna y Tobías Müller aprovecharon una festividad y, mientras los colonos estaban reunidos, se fueron por un camino de piedras. Llegaron a Santiago y desde allí viajaron a Alemania. El testimonio de Müller fue demoledor. Se dictó orden de captura contra Schäfer y comenzó una fuga que se extendió hasta 2005.

Los últimos años

Cuando el anciano pederasta regresó a Chile afrontó causas por abusos. En 2006 recibió 20 años de condena, tras haber sido encontrado culpable de 25 abusos. Recibió otros 7 años por el hallazgo de un arsenal dentro de la Colonia, prueba del tráfico de armas. Murió el 24 de abril de 2010Nunca afrontó un proceso por las violaciones a los derechos
humanos cometidas bajo Pinochet. Tres antiguos colaboradores alemanes de Schäfer en la dirección de la Colonia recibieron penas de cárcel en 2014, junto a dos agentes de la DINA.

Por su parte, el médico Hartmut Hopp, del círculo íntimo de Schäfer, huyó de Chile antes de ser condenado a cinco años por su rol en las torturas. Viajó a Alemania y evitó la extradición. Las autoridades germanas cerraron la investigación contra él en 2019. Otro jerarca, Reinhard Döring Falkenberg, acusado de una desaparición, fue capturado en Italia en septiembre de 2021 pero, tras quedar en libertad condicional, se escapó a los dos meses.

En 2017, la justicia chilena revocó, después de medio siglo, la condena por injurias contra Wolfgang Müller (se cambió el apellido y ahora se llama Kneese), aquel que lograra escaparse en 1966 y fuera el primer denunciante de Schäfer. Un año antes, el Estado alemán hizo un mea culpa público por el apañamiento de décadas a la secta.

La Colonia pasó a llamarse Villa Baviera una vez que la intervino el Estado chileno en 2005. Algunos colonos regresaron a Alemania. Otros siguen con sus labores agrícolas. Hay quienes han hecho introspección sobre lo vivido allí y dieron su testimonio para el documental Colonia Dignidad: una secta alemana en Chile. Al menos un centenar de excolonos que volvieron a Europa reclama una indemnización por lo vivido en el predio.

El 11 de marzo de 2022 asume Gabriel Boric como presidente de Chile, lo que marca el relevo de Hernán Larraín como ministro de Justicia y la posibilidad de que las víctimas de la Colonia puedan tener resarcimiento. (Juan Pablo Csipka, Página 12, 28/2/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

ARTIGAS Y EL REVISIONISMO HISTÓRICO

Conferencia dada en 1960 en la facultad de Arquitectura (Montevideo)
José María Rosa - Prólogo de Methol Ferré

“LA REVOLUCIÓN DE MAYO Y LA UNIDAD HISPANOAMERICANA”
Fundación Raúl Scalabrini Ortiz
Cuaderno nº 2. noviembre de 1960

LA VUELTA DE ARTIGAS

¿Que nos viene a decir aquí José María Rosa? ¿Qué nos anuncia?: la vuelta de Artigas, el retorno del primer caudillo nacional, a quien nuestros pueblos, a través de la lucha de liberación latinoamericana, rescatarán para siempre, para nuestro futuro, de su éxodo.

Y así tenía que ser, así será y haremos que sea. ¿Quién puede rescatar a Artigas sino el pueblo? ¿Qué otro puede lograr que Artigas preste oídos desde su reclusión? ¿Puede volver, en su ley, de otra manera? Así lo quiso voluntariamente – sordo a los requerimientos de retorno del gobierno uruguayo – y quedó aferrado treinta años a la vida de muerto del destierro en sus selvas paraguayas, los treinta años más pobres, heroicos y mudos; víctima y testigo insobornable de la frustración de la unidad nacional. Por eso Artigas sólo retoma vigencia por la empresa de unidad nacional y popular latinoamericanas. Recién ahora el exilio de Artigas está tocando su fin. Una cosa remota, un drama que nos enseñaron como concluso, José María Rosa – aunque no lo formula extensamente, viene a decirnos que no, que todavía no tuvo desenlace y que es esta nuestra tarea. Un drama del ayer que se trasmuta en fuerza y justicia de nuestra esperanza.

Su recuerdo – y recuerdo es repasar el corazón de nuestra vida – será cada vez más presencia. Y ella nos pone de lleno en el centro de la actualidad rioplatense, en una dualidad cuyos términos se encuentran en guerra: por un lado la ausencia de una política nacional, por otro la emergencia avasallante de la conciencia histórica nacional. Esa es nuestra crisis de hoy: la contradicción entre la supervivencia de una política antinacional ascendente. Nuestra tragedia y asfixia reside en esa contradicción aún no resuelta. Una conciencia histórica eminentemente popular que todavía no se ha hecho política vigente. Una conciencia ahistórica impuesta por la oligarquía y el imperialismo, en declinación, delgada y anémica, que todavía es política. Claro que ese desencuentro entre conciencia nacional y política oficial tiene mucho mayor intensidad en Argentina que en Uruguay, pero no tengo duda, dentro de poco emparejaremos todo.

Tenemos, pues, los términos el conflicto, la batalla entre conciencia histórica popular que no genera la política total, y una política que ha perdido pie en los estratos de la creencia colectiva y aparece hoy retrospectivamente al desnudo, tal como fue: minoritaria, oligárquica, antinacional, desde su origen mismo Si, como anota Rosa, “la historia es el alma de los puebles”, nos encontramos que habíamos perdido el alma. Porque la dependencia de un pueblo, la balcanización, es derrota, es quedar forzado a una historia que hacen otros, es una pavorosa alineación colectiva padeciendo la historia desde fuera, desviviéndonos. Tal nuestra desgracia, la de Latinoamérica entera: más que vivir hemos desvivido. Historia desvivida es la que sólo cuenta con martirios (se entiende que hablo en términos políticos y no religiosos). Historia desvivida es la que encuentra en la revista Sur su expresión. Alienarse es desvivir, alienarse es exilio y éxodo. ¿Dónde se nos fue el alma? Y aquí nuestra gran paradoja: los destierros y muertes de San Martín, Artigas, Bolívar, Rosas, Solano López, Facundo, El Chacho y tantos otros, ¿fue de ellos o nuestro? ¿Quién se exiló, Artigas o el Uruguay? ¿San Martín o Argentina? Una vez dije que nuestra historia era una "dialéctica de los destierros”, de los que partían y los que quedaban, de vencedores y vencidos. Y todo ello agravado porque los hombres que encarnaron lo nacional fueron dos veces muertos, pues es sabido la historia la escriben los vencedores, en este caso sus socios nativos. A unos los mataron enterrándolos en una presunta "barbarie”, a otros los tergiversaron y les admitieron una gloria falsa. Esto fue una obra consciente, sistemática, realizada por la oligarquía en especial a través de su más lúcido representante que fue Mitre. El mismo decía, que “historiar es gobernar”, y nos legó la más acabada interpretación antinacional de nuestra historia, que todavía obnubila al pueblo en las aulas..., aunque no en la calle.

REVISIONISMO: TRIUNFO DE UNA POLÍTICA NACIONAL

El creciente poderío popular, su necesidad imperiosa de hacer de una vez la historia por sí y para sí, está produciendo la destrucción de la engolada historia oficial. La fuerza del pueblo – que agudiza las contradicciones de la oligarquía y hace reducir su propia ideología a retórica acudiendo sólo a los resortes de la coacción – le hace ver cada vez más claro, y por ello surge el revisionismo histórico como autoliberación de la vieja y mentida historia que servía para amansarlo y extraviarlo. José María Rasa nos recuerda que “la historia no es erudición sino hacer político”, y define por ende con justeza al revisionismo. ”¿Que se propone el revisionismo? ¿Esencialmente quebrar el coloniaje?". Así, el revisionismo significa la primicia del triunfo de una política nacional. Luego, realzado, habrá cumplido su objeto y se habrá, derogado como “revisionismo”, haciéndose uno solo con la política concreta de los pueblos libres.

La dinámica del revisionismo histórico – vasto movimiento de emergencia, de la propia conciencia en tren de asumir el pueblo su rol protagónico – le lleva a una superación incesante de sus etapas iniciales. Yo diría que la plena reivindicación de Artigas señalará su momento más alto. La razón es sencilla, y nos explicaremos brevemente. En el siglo pasado, la nación hispanoamericana en agraz (España e Indias) es disgregada por el embate de dos naciones europeas más desarrolladas (Inglaterra y Francia). El proceso revolucionario de independencia de España (radicada definitivamente en Europa) y de unidad nacional americana, también se frustra por presión de Inglaterra, produciéndose un estado de descomposición nacional que dura hasta nuestros días, y con un nuevo usufructuario, los Estados Unidos. Esta descomposición forma una multitud de Estados Parroquiales, a los cuales la enajenación colonial hace creer que son Estados Nacionales. Que los Estados Parroquiales se sienten "nacionales” es la más profunda alienación colonialista. Pero hoy, con la crisis generalizada del imperialismo y el ascenso de los pueblos oprimidos, se abre el tránsito de los Estados Parroquiales, hijos de la balcanización, hacia el estado Nacional Latinoamericano.

Siempre he negado que Argentina, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Méjico, etcétera etcétera, etcétera, constituyan Estados Nacionales. ¡De ninguna manera! A Miguel de Unamuno le recordábamos bien a los Estados – ciudad de la antigua Grecia. Somos una multitud de Estados dependientes y una sola Nación, y la independencia será el magno proceso hacia la integración federal del Estado Nacional Latinoamericano.

Como es lógico, el revisionismo histórico ha tomado impulso – dentro del área balcanizada – en las zonas que más se asemejan a una Nación. Por ejemplo: Argentina, pero esto tiene sus peligros. El creer que Argentina es una Nación, justamente por ser un fragmento latinoamericano con más volumen que otros, ¡imaginación espacial!, le puede llevar a una perseverancia en una visión parroquial, de campanario, de nuestro verdadero ser nacional. La lucha contra el coloniaje exige ir a los fundamentos mismos, a no quedarse a mitad de camino. De ahí que debemos superar el encierro de los Estados Parroquiales, que ha rebajado a los precursores y héroes auténticamente nacionales a su propia estrechez. Artigas ha sido siempre uno de los más reacios a tal reducción y por ello él es de modo eminente la medida de la madurez de la conciencia nacional en el Río de la Plata.

ARTIGAS Y EL REVISIONISMO EN EL URUGUAY

Artigas fue el centro de la lucha nacional en el Río, de la Plata en la segunda década del siglo XIX. Baste un hecho elocuente, que relata Zum Felde: en 1883 el senado uruguayo dispuso la erección de una estatua a Artigas y, en lugar de la inscripción proyectada que decía: “La patria agradecida, al fundador de la nacionalidad Oriental del Uruguay", la comisión senatorial estableció en su informe, aprobado por el alto cuerpo: "El general Artigas está reputado como la personalidad política más levantada de nuestro país. Pero la inscripción no armoniza con la tendencia del Prócer a propósito de la Confederación, a favor de la cual luchó hasta que abandonó el suelo de la Patria”. Por lo cual se resolvió inscribir simplemente el nombre de Artigas al frente del monumento.

Con Artigas, el revisionismo histórico argentino rompe con las ataduras parroquiales para tomar una ruta verdaderamente nacional, superando los límites intelectuales de la balcanización. Son, si, varios historiadores argentinos que se aproximan cada vez más a la comprensión de Artigas. Podría citar a Federico Ibarguren, Rodolfo Puiggros, Ernesto Palacio y otros. Pero, en honor a la verdad, el que más lejos está llegando es José María Rosa, y es por ello que para mi uruguayo y nacionalista hasta los tuétanos, es honra escribir estas líneas introductorias. Lo que puedo expresar es la seguridad, la confianza, que esta conferencia, este ensayo, de José María Rosa, sea el preanuncio de un gran libro. Sé que ahora el tiempo corre distinto a cuando Mitre quiso – en plena juventud – hacer su primera obra sobre José Artigas y se le quedó en el tintero.

Artigas era materia resistente, y no le sirvió para sus fines. Si Mitre no pudo con Artigas si puede José María Rosa. Y para terminar estas reflexione: ya demasiado largas, quiero dejar expreso mi agradecimiento a la Fundación Raúl Scalabrini Ortiz por haberme brindado su hospitalidad. Y permitirme en cierto modo una reparación. Lo cierto es que Scalabrini Ortiz fue un desconocido en mi patria. Sobre él sólo se escribió su necrológica. Tuvo, empero, una pequeña legión de fíeles, que mucho le deben. Y el signo de mi tierra es que, día a día, la vida luminosa de Scalabrini Ortiz ensanche su memoria. Nosotros también, por Artigas, somos hijos del hombre que esta solo y espera.

Alberto Methol Ferré

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL 4F AYER Y MAÑANA
La rebelión militar del 4 de febrero determinó los cambios más profundos vividos por Venezuela entre 1992 y hoy. También podría determinar su futuro.
Varios foros y marchas en Caracas y otras capitales lo recordaron. La televisión mostró su memoria contada por uno de sus protagonistas más inteligentes, el capitán Castro Soteldo.

La conformación de nuevos gobiernos del llamado “progresismo” (Gabriel Boric, Pedro Castillo, AMLO, Xiomara Castro y quizá Gustavo Petro en Colombia) ponen de relieve la naturaleza de las diferencias entre aquel “progresismo” nacido con Chávez y el chavismo en Venezuela en 1992, y el actual.

Recordar el 4F de 1992 es mucho más que acto ceremonial o periodístico de la memoria. Confirma que tanto en la biología evolutiva como en la vida social, nada ocurre sin génesis y desarrollo… aunque los finales no sean los previstos.   
El 4 de febrero de 1992 fue una rebelión de la juventud militar insuflada por el ideario anticipatorio anti yanqui de Simón Bolívar.

Pero fue mucho más. El espasmo ideológico de aquella generación cabalgó sobre una avalancha social de múltiples y variadas rebeldías, bien estudiadas por Margarita López Maya y Roland Dénis, entre otros. De nueve países estudiados, Venezuela registró casi la mitad de las luchas y resistencias sociales entre 1989 y 1992. Dénis definió esas luchas en un libro como las “fábricas de la rebelión”.

Este concepto es clave para comprender que la rebelión militar de 1992 fue en varios sentidos, la elevación y continuidad, en un plano superir, de otro febrero rebelde ocurrido tres años antes, El Caracazo. Ese es el sentido dado por el peruano argentino Ricardo Napurí en sus memorias: “la revolución es la fase superior de las rebeliones”.

Pero hay un aspecto de 1992 que fue la negación de 1989. Los y las protagonistas del primer hecho fueron los pobres de los barrios urbanos y la clase media asalariada depauperada. Un estudio del diario El Nacional y Reuter en 1990, mostró que en El Caracazo participaron casi dos millones de personas de más de 80 municipios en 15 provincias y la capital. Fue una rebelión nacional, mucho más que un “caracazo”.

En la rebelión militar de 1992 los protagonistas directos fueron entre 4 mil y 4 mil 500 soldados, suboficiales y oficiales altos, más algunas decenas de militantes, cuadros y figuras de la izquierda marxista. Las masas pobres y la clase media vivieron el 4F por TV, aunque el impacto en sus cabezas fue como si hubieran participado. Este fenómeno paradojal superó el divorcio entre rebelión militar y participación popular. Le aportó el carácter popular democrático profundo que tuvo desde 1999 hasta 2013.

Resultaron tres aportes clave e ineludibles del 4F: A) una vanguardia política cívico-militar, B) un líder carismático y C) una conciencia elevada en derechos sociales y anti imperialismo.

La vanguardia y el líder, siendo de origen militar cumplieron roles políticos insospechados. La conciencia, en cambio, explica a las milicias, las comunas y la capacidad de resistencia y resiliencia al bloqueo, la migración del 20% de la población y la demonización global del país como una “argenzuela”.

Por sus preocupaciones sociales, programa, orígenes de clase, alejamiento de las clases dominantes, lecturas (la mayoría de autores marxistas, como Gramsci y Ludovico Silva) y por sus relaciones secretas con la izquierda, los coroneles, capitanes y sargentos del 4F quedaron lejos de la definición de “golpistas militaristas”, como ocurre ahora en Burkina Faso. Aunque técnicamente el 4F fue un golpe de Estado, los coroneles bolivarianos eran los militares menos militares en la historia militar.

A esa vanguardia política nueva de origen militar se sumaron varios dirigentes reconocidos de la izquierda, algunos connotados como José Vicente Rangel, el diputado Pablo Medina o el poeta y jurista Isaías Rodríguez.

De esa realidad y vanguardia trepidante y armada fue que emergió la figura mediúmnica de Hugo Chávez, con sus ribetes épicos.

Desde el 4F Venezuela jamás volverá a ser el “país portátil”, artificial, edificado sobre torres petroleras, puertos de importación y reinas de belleza. La república sostenida en la importación tiende a convertirse en una sociedad que produce, aprende a exportar y quiere ser ordenada.

Desde 2021 parece iniciarse otro país. Su certificación reciente como la mayor reserva de oro del planeta y el posible cambio de algunas de sus fuentes por miles de bonos millonarios tenidos en países ricos, podría abrir paso a una economía capitalista rica en un país pequeño, atrasado y dominado.

Pero hay un problema. Ese país se sigue gobernado por el chavismo, habla de “revolución” y mucha gente recuerda que la rebelión del 4F fue el punto de partida de todos los cambios. Y eso no le gusta a Estados Unidos.  (Modesto Emilio Guerrero, Periodista, biógrafo de Hugo Chávez, Tiempo Argentino, 05/02/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL DISCURSO DE CRISTINA EN HONDURAS
“Los pueblos siempre vuelven”, el discurso más latinoamericano de la historia
La periodista Nora Lafon resalta la importancia del reciente discurso de la vicepresidenta argentina en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, en el que revalorizó el rol de las mujeres que hicieron nuestro continente.

Desde siempre me persigue una percepción y es que, en general, los políticos argentinos adolecen de una visión geopolítica. Y esto se contrapone con una certeza: en el mundo en el que vivimos sólo los que tienen una mirada de conjunto de y desde nuestra Latinoamérica pueden pensar en dirigir los destinos de su Patria.

Por supuesto que desde que Cristina Fernández de Kirchner irrumpió en la acción política siempre ha demostrado que la geopolítica no sólo no le es ajena sino que es un tema que conoce y del que puede hablar con absoluta autoridad.

Como he seguido desde sus inicios todos sus discursos en foros internacionales -porque, como se darán cuenta, es un tema que me preocupa- es que estoy absolutamente convencida de que sólo ella pudo el miércoles 26 de enero ofrecer una conferencia magistral tan deslumbrante como la que dio en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Se llamó “Los pueblos siempre vuelven” y por el foro en que se hallaba, por sus repercusiones  más las ovaciones que recibió durante su desarrollo, sin duda se transformó en el discurso más latinoamericano escuchado hasta hoy. . 

Porque además de recorrer nuestra historia desde la conquista -como tan conceptualmente bien lo hizo- demostró que el nuestro es un continente que pocos se explican. Porque cuando todos nos dan por destruídos, resurgimos con la fuerza de nuestros bosques y selvas, nuestros inmensos océanos, nuestras imponentes cadenas montañosas a lo que se suma la potencia de nuestros pueblos originarios que luego se entrelazarian con los que fueron llegando desde otras latitudes.

Les cuesta comprender el fenómeno latinoamericano porque como ocurre con el mito de Sísifo, nuestros pueblos se caen y, sin descansar, vuelven inmediatamente a intentar alcanzar la cima de la montaña.

Tampoco entienden el tamaño de nuestra cultura ni la profundidad de nuestra música. Cristina sí lo sabe, sí lo entiende y  demuestra gran valentía al describir nuestros problemas. Con qué naturalidad puede señalar que muchos gobernantes presionados por las deudas y decididos al mismo tiempo a resolver la pobreza ven cómo los narcos fundan escuelas mientras los gobierno no disponen de capital para hacerlo.

Y quién como ella se puede animara a enunciar que el problema no es el narcotráfico sino los bancos que lavan su activos. Y quién puede con tanta precisión explicar el colonialismo en la inmensidad de nuestras tierras que a través de los siglos fue cambiando de estilo pero siempre se ocupó de expropiar nuestras riquezas.

Ni hablar de la elegancia con la que le advirtió a Xiomara Castro -la presidenta que asumió el destino de los hondureños-  cuán difícil se tornaría su tarea por el sólo hecho de ser mujer. Si hay alguien que sabe largo de esas penurias es Cristina  Fernández de Kirchner... Hasta su título de abogada fueron capaces de poner en duda mas allá de las reiteradas veces que intentaron encarcelarla.

En nuestra Latinoamérica hasta ahora había seis presidentas elegidas democráticamente por sus pueblos.

La primera fue, en 1990, Violeta Barrios Torres -también conocida como Violeta Barrios de Chamorro o directamente como Violeta Chamorro- que al ganar se consagró como la presidenta de Nicaragua, cargo que ejerció hasta 1997.

La siguiente mandataria electa en la región fue Mireya Elisa Moscoso Rodríguez quien asumió la presidencia de Panamá entre septiembre 1999 y septiembre de 2004.

Luego llegó lo que se considera el boom de presidentas latinoamericanas. La etapa se inició en el 2006 cuando Michelle Bachelet se consagró como la primera mujer en presidir los destinos de Chile hasta 2010, siendo reelecta entre 2014 /2018.

En 2007 Cristina Fernández de Kirchner fue elegida en nuestra patria y luego reelecta hasta el 10 de diciembre de 2015.

En tanto en Costa Rica en el 2010 asumió la presidencia de la República Laura Chinchilla Miranda, quien desempeñó su cargo hasta 2014.

Finalmente  en el 2011, Dilma Rouseff se consagró presidenta de Brasil: fue reelecta en 2015 aunque en el 2016, el Congreso la destituyó.

Por eso tiene tanta relevancia la elección de Xiomara Castro en Honduras. El derrocamiento de su marido, Andrés Zelaya, en el 2009 fue considerado el primer “golpe blando” en nuestra América. Y ella ahora lo sucede.

Volviendo a cómo nos gestamos estos raros pueblos latinoamericanos no puedo dejar de mencionar a nuestras mujeres. Si bien desde el fondo de los tiempos debemos recordar a las que nos precedieron y que se encuentran entre las del gran linaje azteca, maya o inca, no podemos olvidar a las que pelearon por la independencia hasta las que, huyendo del hambre de las distintas y sucesivas guerras, criaron a sus hijos agradeciendo el pan y el trabajo.

Pero especialmente quiero homenajear y completar con nombres propios lo que enunció Cristina.

Cómo no recordar a Manuela Saénz, a quien Bolivar nombró coronela y que la historia recuerda -pese a los enemigos que la enterraron en una fosa común-  como “la Libertadora del Libertador”. O a Juana Azurduy, que se decidió a tomar las armas para liberar a su marido. O a La Gaitana en El Dorado (la actual  Colombia). O Juliana a cargo de la rebelión guaraní. O Bartolina Sisa, la virreina Aymara. O María Remedios del Valle, a quien Belgrano designó capitana del ejército del Norte. Y más recientemente la guatemalteca maya Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz y Premio Príncipe de Asturias a la Cooperación Internacional.

De todas esas mujeres y de las mapuches, las tehuelches, las españolas, las judías, las chinas, las italianas, las turcas, las japonesas, de todas ellas y de sus hijas e hijos nacieron nuestros pueblos tan decididos siempre a luchar.

No importa a costa de qué, por la defensa de  las causas justas -como la libertad, la soberanía, la justicia, los derechos humanos- a las que nunca dejaremos de reclamar y defender.

Es cierto la historia lo prueba: los pueblos siempre vuelven. (Nora Lafon, Página 12, 3/2/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

MURIÓ CONGELADO EL FOTÓGRAFO FRANCO-SUIZO RENÉ ROBERT, TIRADO EN UNA CALLE DE PARÍS
Se cayó y nadie lo ayudó
Tenía 84 años. Pasaron nueve horas hasta que una mujer avisó a los servicios de emergencias. Ocurrió en uno de los barrios parisinos más concurridos.

El fotógrafo franco-suizo René Robert murió congelado a sus 84 años en las calles de París, tras pasar toda la noche tirado por una caída. Según informaron medios europeos, pasaron nueve horas hasta que una mujer avisó a los servicios de emergencias.

Según dijo su amigo y periodista Michel Mompontet a la emisora de radio France Info, el deceso se produjo la noche entre el 18 y el 19 de enero, cuando el artista salió a pasear cerca de la céntrica Plaza de la República de la capital francesa.

En su relato, detalló que Robert “estuvo solo, en el suelo, consciente, al menos durante las primeras cinco o seis horas en uno de los barrios más concurridos de París sin que nadie viera oportuno intervenir. No debería haber muerto".

En diálogo con el medio europeo RTL, Fabienne, la mujer que lo ayudó, precisó que llamó a emergencias apenas vio al hombre, pero era demasiado tarde. Y dijo que no le sorprende que haya pasado. “Acá, hasta te pueden atacar y nadie va a moverse. Nadie está ayudando a nadie”, se lamentó.

"Asesinado por la indiferencia", concluyó luego el periodista en sus redes sociales. Y alertó sobre "lo que este trágico y repugnante final de vida nos enseña sobre nosotros mismos".

Un fotógrafo famoso por sus retratos del mundo del flamenco
Robert nació en 1936 en Friburgo, Suiza, y empezó su carrera en el ámbito de la publicidad y la moda, hasta alcanzar la fama con sus retratos del mundo del flamenco.

En una publicación firmada por Mompontet, el periodista manifestó que sus imágenes “siempre en blanco y negro, inspiradas y espléndidas, ocupan desde hace más de 50 años una posición de honor en el gran libro de las imágenes de la historia del arte flamenco”.

Robert publicó además tres libros: Flamenco (1993), La Râge et la Grace (2001) y Flamenco attitudes (2003). El año pasado decidió dejar un fondo de miles de fotos a la Biblioteca Nacional Francesa en París. En estos archivos se encuentran retratos de los artistas a los que fotografió. 

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA
EL ROBO DE LOS FONDOS PÚBLICOS POR LAS INVASIONES INGLESAS - 1806/1807

EL “ROBO”
Los verdaderos motivos de la Invasión Inglesa a Buenos Aires

Ya antes de 1800, los ingleses, siempre ávidos no sólo de gloria sino de los bienes ajenos, habían incursionado por el Río de la Plata. Montevideo fue fundada en 1726, en el siglo XVIII. Inglaterra en el Siglo XVI no era una potencia a nivel de España y recién estaba comenzando a desarrollar su marina. Los que actuaban mayormente eran los piratas como Drake (que asolaba las costas americanas), Cavendish y otros. Lo que hizo Inglaterra durante los siglos XVI y XVII fue hostigar a España en el mar y en los puertos americanos desarrollando una especie de guerra de guerrillas marítimas a través de "empresarios" privados. También a Portugal y Holanda.

Así fue como en 1760 colaboraron con los portugueses en el ataque a la Colonia del Sacramento.

Después fue la expedición “privada” del Almirante MacNamara, que salió de Gran Bretaña con escala en Río de Janeiro, con nueve buques de guerra y 3.000 soldados, que atacaron Colonia como paso previo a invadir Buenos Aires. Pero fracasaron y murió en el intento.

En 1765 hacen un paso fugaz por las Islas Malvinas, reclamando soberanía y creando las bases “ilegales” para en 1833 ocuparlas definitivamente, echando a sus pobladores, a los colonos y a los presos del Río de la Plata, que redimían su pena con la sociedad.

Desde entonces sólo se dedicaron al contrabando de mercaderías y a la venta de esclavos negros en las colonias.
El 12 de diciembre de 1804, el inglés Almirante Cochrane ataca y apresa cuatro fragatas españolas que, desde Montevideo, transportaban un tesoro español que se debía entregar a Francia, hecho que motivó la declaración de guerra por parte de España a Inglaterra.

En estas naves viajaba a España la familia del ex-gobernador de las Misiones Jesuíticas Cnl Diego de Alvear, falleciendo en el ataque su mujer y uno de sus hijos, mientras Don Diego y su hijo Carlos salvan la vida, por encontrarse en otra nave, “CLARA”. La carga es apresada y todos son llevados a Londres, donde con el tiempo Don Diego vuelve a casarse, y recibiendo su hijo Carlos su educación en institutos ingleses. Y posteriormente ingresará al Ejército de España.

El lunes 21 de octubre de 1805 los ingleses derrotan en Trafalgar a las flotas aliadas de España y Francia. Como consecuencia quedan con el dominio naval sobre los mares. Después de la gran batalla naval, España todavía entregaba fuertes sumas a su “aliado” Napoleón, que obtenía de los “tesoros” extraídos de sus colonias americanas.

A principios de 1806 se instaló una estación naval británica en África del Sud, desde donde habían comenzado la ocupación de ese territorio, echando a los colonos holandeses hacia el interior del país. La tropa estaba ociosa y el Contralmirante Home Riggs Popham fue sugestionado por un tal White, comerciante yanqui establecido en Buenos Aires desde hacia unos años, con la idea de robar el tesoro que se estaba acumulando en las colonias españolas del Río de la Plata. Si bien en los planes de Gran Bretaña figuraba la invasión a varios lugares del continente americano, por otras prioridades había encarpetado los mismos. Así la misión que comenzó a gestarse, puede definirse como una especie de “empresa privada”, y sin órdenes expresas de SM Británica.

Convencido Popham de las riquezas que habría en Buenos Aires y de la indefensión de la misma, amén del apoyo según White, que le prestaría la población, se convierte en el “jefe” del emprendimiento. Convence al comandante de la base de El Cabo, el General David Baird, y este le “presta” 1.600 hombres, a cambio de una “comisión” en el botín. Y además nombra al General William Carr Béresford de su entera confianza, como Jefe de expedición.

Al producirse la Invasión Inglesa, las órdenes que imparte el Virrey Sobremonte, dejan al descubierto que la Monarquía española en América se había organizado unicamente para extraer y acumular “tesoros”, marginando la política gubernamental, social y la defensa militar de sus provincias.

Sobremonte sin armas y sin fuerzas militares, ordena a último momento armar las milicias, y ejerce una débil defensa de la ciudad. Pero lo que si tenía muy bien organizado, era una rápida evacuación de los fondos acumulados en lingotes y monedas de oro y plata, enviándolos a la ciudad de Córdoba con un tren volante, con tropas de caballería, más su familia y amigos. Dejando a la capital del Virreynato en manos de sus segundos para que negociaran la capitulación.

La ciudad fue ocupada bajo la lluvia, en la noche del 27 de junio de 1806. Los Ingleses Gobernaban Buenos Aires.

Los Fondos Públicos Robados

El General Béresford recién concedió las condiciones de la rendición de Buenos Aires, el día 2 de julio. Sólo después de tener en su poder, los caudales del virreynato que habían estado reuniendo en la ciudad para ser enviados a España, y que Sobremonte al conocer ésta invasión, sacara en forma urgente para ocultarlos en la ciudad de Córdoba, con una fuerte custodia.

Los caudales consistían en la suma de un millón doscientos noventa y un mil trescientos veintitrés pesos plata ($ 1.291.323,00), de los que se enviaron a Inglaterra sólo un millón, distribuyéndose el resto entre la tropa, después de tomar para sí abultadas cantidades, los jefes de la expedición saqueadora, conforme al régimen de presas vigente en la época.

El reparto del botín robado se realizó de la siguiente manera:

- al gobernador del Cabo Gral David Baird, que facilitó las tropas a cambió de una buena paga, la suma de veintitrés mil novecientos noventa libras (Libras 23.990,00).
- al General Béresford once mil ciento noventa y cinco libras (Libras 11.195,00).
- al Contralmirante Popham siete mil libras (Libras 7.000,00).
- los Jefes de tierra o Capitanes siete mil libras (Libras 7.000,00).
- Capitanes y Tenientes de marina setecientos cincuenta libras (Libras 750,00).
- Tenientes de tierra o Alféreces de marina quinientas libras (Libras 500,00).
- para los sargentos o suboficiales ciento setenta libras (Libras 170,00).
- para cada soldado y marinero treinta libras (Libras 30,00).-
Esa fue la verdadera finalidad del Asalto militar a Buenos Aires.

Los informes del espía inglés William Pío White desde Buenos Aires eran acertados. Sobre el “tesoro” que se estaba reuniendo en la capital del Virreynato para enviar a España, que era una fortuna en lingotes y monedas de oro y plata y además toda la información sobre la poca defensa militar de la ciudad, que era casi nula. Y esta oportunidad no fue desaprovechada.

No perdió su tiempo el General Béresford. Su propio ayudante el Capitán Arbuthnot del Regimiento 20 de Dragones Ligero, fue inmediatamente designado para perseguir y obtener los caudales en camino a Córdoba. Con el apoyo de los Tenientes Graham y Murray, acompañados por el espía William White y una escolta de 30 soldados del hasta entonces invencible Regimiento 71 “Highlanders”. Los caudales fueron localizados en la Villa de Luján, oficiando de guía para el trayecto el criollo Francisco González (quién recibió de manos de Béresford el pago en efectivo por los servicios prestados).

El Jefe de las Fuerzas Navales inglesas contralmirante Popham, era partidario de embarcar inmediatamente el “botín apresado” una vez que fuera obtenido, y levando anclas alejarse prontamente con la misión cumplida, previo bombardeo de la ciudad.

El botín

La Fragata Narcissus al mando del capitán Donelly, que recibió cinco mil quinientas libras en concepto de flete, más lo que le correspondiera del Botín, desembarcó en Portsmouth el 12 de setiembre de 1806, en medio del júbilo popular. Conocida la noticia en Londres, estalla la euforia. Al día siguiente el diario TIMES daba a conocer la noticia: “…Buenos Aires en este momento forma parte del Imperio Británico…”

El 17 de setiembre el capitán Donelly desembarcó el Tesoro que cargó en ocho carros. Cada uno con seis caballos de tiro adornados con banderas, penachos y cintas azules, que trasladaban una carga de un total de cinco toneladas de pesos plata. En Portsmuth la caravana fue acompañada por la banda militar del apostadero naval y una escuadra de marineros de Popham, con uniformes rojos y el capitán sentado sonriente en uno de los carros. El 20 de setiembre llegaron a las afueras de Londres. El “Tesoro” desfiló por las calles de la ciudad. Los “Voluntarios Leales Británicos” a órdenes del Cnl Prescot, escoltaron el tesoro y sobre las banderas estaba escrita la palabra “TESORO”. Cerraban la columna los “Voluntarios de Clapham. Una excelente Banda Británica tocaba “Dios Salve al Rey” y “Rule Britannia” . Pararon en la casa del Cnl Davidson cuya señora ofreció dos cintas con letras de oro que decía: “Buenos Aires – Popham – Beresford – Victoria” .- El Tesoro llegó al Banco de Londres donde más de dos millones de dólares de esos tiempos, fueron depositados.

El botín, se repartió entre el Gobierno británico y todos los intervinientes, incluso la tropa. Con cantidades muy importantes para Baird, Beresford (comandante de tierra) y Popham. El gobierno inglés, dado el éxito de la expedición, la autoriza post facto y sus bucaneros son aplaudidos como héroes del imperio.

Tal política tuvo que ser cambiada rápidamente, no sólo al saberse la reconquista de Buenos Aires, sino por la necesidad del apoyo de España para combatir a Napoleón.

Fue la primera vez en la Historia que España derrotara a los ingleses, no sólo eso, en la segunda Invasión enviada al año siguiente, Gran Bretaña envió “oficialmente” un ejército poderoso de más de 16.000 hombres, y una gran flota naval con sus más conspicuos Generales y Almirantes. Y también fueron derrotados y rendidos incondicionalmente.

Todo el mérito se lo lleva Buenos Ayres y su pueblo. Que sin las autoridades nombradas por España porque huyeron, designó nuevas autoridades, y formó un ejército de la nada, designando a sus Jefes militares. Y es de destacar la colaboración inclaudicable de la población, fundamentalmente de los jóvenes, de los gauchos, de los negros y de nuestros indios tehuelches (los pampas), que ayudaron y ofrendaron sus vidas incondicionalmente.

Del “Tesoro” que robaron los ingleses de Buenos Aires …. ! Bien y Gracias ¡ . Nunca más se supo, ni se reclamó, ni nadie habló de ello.
Al día de hoy, si se afila bien el lápiz, con intereses e indexaciones, más el valor actualizado del Oro y la Plata, sin contar el daño a la ciudad, a las gentes, a las propiedades, etc, etc, cubriría un poco más que todo lo adeudado por Argentina (Deuda Estatal y Deuda Privada). (Castagnino Leonardo, www.lagazeta.com.ar)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA VERDADERA HISTORIA DE LA "BRUJA DEL 71" 
Angelines Fernández, de revolucionaria antifranquista a El Chavo del 8
Participó de la resistencia republicana y se exilió un tiempo a Cuba para terminar siendo alojada por un país que la amó y le dio trabajo: México.
Conocida en toda Latinoaméricana por su apodo y sus rasgos de vecina enamorada, el personaje reivindicaba ser una mujer soltera e independiente.
Su historia se conoció gracias a su hija Paloma. 
Célebre por su vestido azul cerúleo y un sombrero de fiesta achacoso que dejaba ver su pelo blanco recogido, Angelines trabajó también con Cantinflas y Arturo de Córdoba.
México le dio cobijo y se nacionalizó mexicana. 

Era española, se llamaba María de los Ángeles Fernández Abad, le decían Angelines, pero su nombre perpetuo, el que la memoria recupera cuando aparece una foto suya, es otro nombre, un nombre de ficción: La Bruja del 71. 

En El Chavo del 8, el programa cómico de la televisión mexicana de la década del setenta creado por Roberto Gómez Bolaños, Angelines es La Bruja del 71, apodo inferido por la vecindad por un supuesto poder de Lechiguana con sesiones de espiritismo y rituales de humo e incienso y repetido por Quico, La Chilindrina y El Chavo con la voz alta que la travesura y el miedo infantil exigen, y porque vive en el departamento número 71, se llama Doña Clotilde, está enamorada de Don Ramón y corre a abrazarlo cada vez que puede como si saliera a pasear con su sombra con cualquier excusa y sin que se deshoje la enredadera de tul que arma su sombrero celeste (a veces rosa). 

La escena del amor no correspondido era un gag esperado por los espectadores fieles y se repetía en cada capítulo. Él siempre estaba en problemas y ella siempre estaba dispuesta a ayudarlo. Ella lo perseguía y él se quedaba quieto de espanto en el medio del patio, se escapaba o se escondía. “-¡Ah Don Ramón esto sí que es una sorpresa, que usted haya venido a tocarme! -No, lo que yo toqué fue la puerta. -Por eso.” (…) -Podemos ver televisión en el sillón de mi casa que es muy estrecho, pero cabemos muy bien si nos sentamos apretaditos”. 

Doña Clotilde, la solterona

Apegado al humor de la época, reírse de La Bruja del 71 era reírse de la solterona, de la fea y de la edad de las mujeres, por eso Doña Clotilde repetía que no era bruja ni señora, “soy se ño ri ta”, que no se había casado porque ella no había querido y no por falta de pretendientes y que tenía un poco más de cuarenta años, aunque a veces decía que tenía un poco menos de treinta. 
La Bruja del 71 usaba un vestido azul cerúleo, zapatos negros y un sombrero de fiesta achacoso que dejaba ver su pelo blanco recogido con un rodete que se acomodaba con las manos mientras movía los ojos, hacía muecas, suspiraba y llamaba “Rorro” a su esquivo príncipe azul. 

Antes del éxito televisivo Angelines y Ramón Valdés (Don Ramón) habían trabajado juntos en el cine; la primera vez fue en 1968 en Corona de Lágrimas, una película de Alejandro Galindo y también con Cantinflas en El Profe de 1971. Según cuentan, fue Valdés quien la llevó al programa de Bolaños. 

Una amistad y un amor (ella lo amaba y él no, según la “prensa del corazón”) guardan sus secretos en los Mausoleos de Ángel, el cementerio de la ciudad de México donde los dos están enterrados. Las voces que no callan, obstinadas en el ruido que no cesa, dicen que después de llorar horas junto a su ataúd ella pidió que su tumba estuviera cerca de la de él; rumores de vecindario que levantan un ventarrón de palabras. Las palabras se adaptan a los prejuicios y los prejuicios a la vocación del chisme.

Angelines fue una joven revolucionaria 

Fuera del acertijo amoroso de las vidas ajenas que los años olvidan o alimentan según la avidez y la templanza, y antes de ser una actriz mexicana famosa, un dibujito animado, una muñeca de pañolenci oficial (y también una trucha) y la figurita de un álbum entre otros muchos trofeos del merchandising que la televisión gesta y recauda, Angelines fue a los catorce años una de las adolescentes que formaron parte de la resistencia republicana española que enfrentó a Franco en la Guerra Civil, una guerrillera armas en mano que junto a sus compañeras salió a luchar contra la dictadura del generalísimo. 

“Tercos fusiles agudos/por toda la noche suenan. /La Virgencura a los niños/ con salivilla de estrella. /Pero la Guardia Civil/ avanza sembrando hogueras, /donde joven y desnuda/ la imaginación se quema”, escribió Federico García Lorca poco antes de ser fusilado por el franquismo como solo él sabía escribir, sufrir y decir. La noticia y el descubrimiento de la vida combativa de La Bruja del 71 (noticia confirmada hace unos años por su hija Paloma) escribió una nueva biografía sobre la caricatura popular de la enamorada despreciada y acosadora de su vecino viudo y la mostró en blanco y negro con ropa de guerra. 

A partir de ese momento hablar de Angelines no era hablar ni del personaje ni de la actriz que amaba sin ser amada en la vida real sino de la madrileña valiente y brava que llegó a México (también vivió un tiempo en Cuba) escapando de la persecución franquista por haber sido miembro de los Maquis, grupos de la resistencia republicana.

La España posterior a 1939 con Franco en el poder le auguraba la muerte segura. El suelo azteca, un escenario. A mediados de la década del cuarenta y comienzos de la del cincuenta la antifranquista Angelines había abandonado para siempre Europa (se nacionalizó mexicana) y actuaba en telenovelas, en radioteatros y poco tiempo después en el cine junto a Cantinflas y Arturo de Córdoba.

A Angelines le gustaba fumar rodeada del humo que bien sabe impostar el presente y las horas entregadas a las pesadillas de la comparecencia, y mirar televisión hasta quedarse dormida; alguna foto la muestra jovencísima con un cigarrillo entre los dedos. Murió el 25 de marzo de 1994 en México a causa de un cáncer pulmonar. Había nacido en 1924 (o en 1922, según algunos cronistas) en una Madrid con el corazón a punto de romperse y condenada al bracero fatal de la dictadura por venir. (Marisa Avigliano, Página 12, 21/1/2022)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

REACCIÓN CONTRA EL ESPAÑOLISMO
JUAN BAUTISTA ALBERDI

La habitud de hacerlo todo en nuestro país, por algún motivo personal, hace que se atribuya uno semejante a la reacción contra el españolismo, que desde algún tiempo sostenemos en el interés puro del progreso nacional. No son pocas las violencias que esta lucha nos cuesta; pero profesamos que donde no hay sacrificio tampoco hay patriotismo. No es una cosa tan agradable atacar las costumbres de nuestros mismos padres, de nuestros mismos amigos, de nosotros mismos; pero si en estas consideraciones se hubiesen detenido los que comenzaron la revolución americana, tampoco seríamos hoy independientes y republicanos.

Muchos de nosotros tenemos padres españoles cuya memoria veneramos.
Tratamos españoles dignos, que nos llenan de honor con su amistad.
Frecuentamos escritores a quienes debemos más de una idea. Pero todo esto no nos estorba el conocer que el mayor obstáculo al progreso del nuevo régimen es el cúmulo de fragmentos que quedan todavía del viejo.
Para nosotros, el período español y el período tiránico son idénticos, y en el mismo día de Mayo han caducado de derecho. Profesamos que el despotismo, como la libertad, reside en las costumbres de los pueblos, y no en los códigos escritos. Una carta constitucional que declarase hoy esclava a la Inglaterra sería tan nula como otra que declarase libre a la España; porque la libertad de la Inglaterra vive en sus costumbres, como la esclavitud española vive en las costumbres de los españoles. Quien dice costumbres dice ideas, caracteres, creencias, habitudes. Si pues en las ideas, en el carácter, en las creencias, y habitudes de nuestros habitantes, habían consignado los españoles el régimen colonial, es evidente que aun conservamos infinitos restos del régimen colonial, pues que conservamos infinitas ideas, caracteres, creencias y habitudes españolas, ya que los españoles nos habían dado el despotismo en sus costumbres obscuras y miserables. Es pues bajo la síntesis general de españolismo, que nosotros comprendemos todo lo que es retrógrado, porque, en efecto no tenemos hoy una idea, una habitud, una tendencia retrógrada que no sea de origen español.

Hemos pues podido establecer por tesis general, que el españolismo es la esclavitud. Y que no se apele a la vulgar letanía, que todos los pueblos tienen de bueno y de malo, de viejo y de nuevo. Es tan excepcional y tan raro lo que la España cuenta todavía de nuevo y progresivo, que en nada altera todo ello la generalidad de nuestra tesis. ¿Y no es la España misma la que proclama hoy todas estas verdades, la que se agita por arrojar su antigua condición, por dejar de ser lo que era, por transformarse en otra nación nueva y diferente? ¡La misma España persigue a la España; y se nos hace un delito a nosotros de que la persigamos! ¡La joven España, la hermana nuestra, porque venimos de un mismo siglo, se burla de la España vieja, la madrastra nuestra: ¿y nosotros no tenemos el derecho de burlarla?

"Solamente el tiempo, dice Larra, las instituciones, el olvido completo de nuestras costumbres antiguas" -esas que nosotros también queremos y debemos olvidar-, "pueden variar nuestro obscuro carácter. ¡Qué tiene esto de particular en un país, en que le ha formado tal una larga sucesión de siglos en que se creía que el hombre vivía para hacer penitencia! ¡Qué, después de tantos años de gobierno inquisitorial! Después de tan larga esclavitud es difícil saber ser libre. Deseamos serlo, lo repetimos a cada momento; sin embargo, lo seremos de derecho mucho tiempo antes de que reine en nuestras costumbres, en nuestras ideas, en nuestro modo de ver y de vivir la verdadera libertad. Y las costumbres no se varían en un día, desgraciadamente, ni con un decreto; y más desgraciadamente aún, un pueblo no es verdaderamente libre, mientras que la libertad no está arraigada en sus costumbres, o identificada con ellas" (Fígaro, "Jardínes públicos").

Pero nuestros publicistas no han pensado a este respecto como Montesquieu, como Tocqueville, como Larra, sino que lo han esperado de las constituciones escritas. Se han escrito muchas y no tenemos ninguna.

Podemos pues continuar despreciando las costumbres, es decir, las ideas, las creencias, las habitudes. ¿Qué tienen que ver ellas con la constitución de los pueblos? (Biblioteca Virtual Universal - Editorial del Cardo)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

JUAN MANUEL DE ROSAS Y CATRIEL

En el lapso de una semana entre los días 28 de agosto y 2 de septiembre (Nota escrita en 2007), la Municipalidad de Azul y su Intendente Dr. Omar Duclós realizaron dos actos de reafirmación de la memoria azuleña. La inauguración de la plazoleta “Respeto a los Pueblos Originarios”, con el remozado monumento al Cacique Cipriano Catriel elevado en su antiguo terruño, y posteriormente el descubrimiento de un busto del prócer Brig.Gral. Juan Manuel de Rosas, en la plaza que desde 1974 lleva su nombre y que a partir de ahora ha sido transformada en un digno lugar de recreación para todos los vecinos del antiguo Barrio La Tosquera.

Así, nuestro partido bonaerense retoma sus raíces “pampas” y “criollas” que lo vieron nacer aún antes de la recordada fundación de hace mas de 170 años.

Y esta “quijotada” de hacer frente a la nueva “globalización” buceando en nuestros orígenes, es una demostración de que sólo tendremos futuro si no olvidamos nuestro pasado. El fuerte de San Serapio Mártir del Arroyo Azul, es un eslabón más del lento pero imparable avance de la civilización cristiana sobre el territorio de los pueblos indígenas que lo habitaban.

Si bien Azul tiene su día fundacional en el 16 de diciembre de 1832, cuando llega a estos parajes la caravana colonizadora dirigida por el lugarteniente de Rosas, el coronel Pedro Burgos; no es menos cierto que asentamientos aborígenes ya se encontraban establecidos desde hacia años, e incluso, también se había erguido un fortín, el de Santa Catalina o Cantón Azul, en campos que para la década de 1820 ya explotaban ganaderos como Don Prudencio Rosas, hermano del futuro Restaurador.

Corresponde señalar que durante esta década se abre y consolida la llamada nueva línea de frontera en nuestra provincia de Buenos Aires, dejando definitivamente atrás la que había sido hasta entonces su natural delimitación para los criollos, o sea, el Río Salado. Junín, 25 de Mayo, Tandil, Blanca Grande, Bahía Blanca, Tapalquén, Azul, etc., son los Fuertes que jalonan ese devenir histórico garantizando la colonización interior.

Los azuleños estamos acostumbrados a rendir anualmente un homenaje al Coronel Pedro Burgos como cabeza de nuestra fundación. Pero nada hubiera podido hacer Burgos si previamente no hubiera accionado, atando todos los cabos pertinentes, la visionaria política de Don Juan Manuel de Rosas. Por su paciente y firme decisión de acordar con los indios “amigos” la supervivencia de los nuevos establecimientos rurales al sur del río Salado, juntamente con la posibilidad de integración de dichos aborígenes a una nueva forma de vida sedentaria. Y por su capacidad para distinguir claramente a ellos, de las otras tribus que impedían por todos los medios su concreción.

Entre los representantes de esos pueblos originarios pacíficos, que aceptaban las nuevas reglas de la civilización, por contar con las garantías pactadas que salvaguardaban a su tribu, se hallaba sin discusión el Cacique Juan Catriel (“el viejo”). Acuerdos que con altibajos se extenderán por el tiempo y que veremos continuar en su hijo Juan, quien heredará la Jefatura catrielera en 1848 y a la muerte de éste, será sucedido por su nieto Cipriano Catriel -hijo de Juan- en 1867.-

Podemos citar distintas leyes o decretos fundacionales para cada uno de los pueblos enumerados, y otros que emergieron con posterioridad; pero todos los gobiernos del año 20 en adelante tuvieron que convocar a Rosas para la realización de la obra colonizadora, dado el fracaso de las políticas de exterminio del indio, que guiaban el pensamiento de Rivadavia y ejecutaban militares como el Gral. Martín Rodríguez o el coronel Federico Rauch.

Tras el mandato de Rodríguez, asume como Gobernador el Gral. Juan Gregorio Las Heras y éste sin dudarlo deposita en las manos de Rosas la solución pacífica para la conflictiva campaña bonaerense. Y así se lo hace saber directamente por carta: “Está el gobierno convencido que ninguna persona es mas apta que el señor coronel don Juan Manuel de Rosas para establecer bases sólidas y duraderas con los indios fronterizos...”.

Años después y concluido el desastre presidencial de Rivadavia, será el Gobernador Vicente López y Planes quien lo designará oficialmente como Comandante General de Campaña; cargo en el que será ratificado por su sucesor, el Gobernador Coronel Manuel Dorrego.

Cabe destacar que Rosas conocía profundamente el mundo indígena, hablaba correctamente el araucano en sus dialectos pampa y ranquel y sabía de sus costumbres y necesidades, y además respetaba a rajatabla los acuerdos asumidos para garantizarles su protección si vivían en paz con los cristianos. Al mismo tiempo que llevaba años empleando indios para trabajar tanto en sus establecimientos rurales como en aquellos que administraba.

Su prestigio era tal, que los porteños unitarios para mofarse y desacreditarlo, lo llamaban en sus periódicos “Ancafilú”, nombre de un cacique pampa que junto con Anepan y otros, habían andado maloqueando en venganza a las políticas represivas impuestas por esos grupúsculos supuestamente iluminados. Y al contrario, muchos indios se ponían el nombre de Juan o Juan Manuel o llevaron el apellido Rosas, en reconocimiento de su valía.

Será el propio Comandante General de Campaña, sólo, sin siquiera una mínima custodia, quien avanzará a parlamentar con los indios en Tandil, donde se acordó luego de varios días el amojonamiento de la nueva frontera con la colaboración de las mismas tribus. El persuasivo discurso de Rosas en lengua pampa, fue reproducido nuevamente, 80 años después por Adolfo Saldías. Posteriormente, en diciembre del año 25, se realizará el gran Parlamento del Guanaco al norte de Salinas Grandes, donde se acordaron las pautas de convivencia pacífica entre los indios ranqueles y las provincias signatarias del convenio: Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe.

Frente a la anarquía impuesta por los decembristas en 1828 al mando de Lavalle, iniciada con el golpe de Estado que derrocará al Gobernador de Buenos Aires para culminar con el crimen de Navarro al fusilarse sin juicio previo a Manuel Dorrego; nuevamente nos encontramos con la figura de Rosas para restaurar las instituciones provinciales.

Se entrevistó en Santa Fe con su Gobernador el Gral. Estanislao López, y acordaron las medidas para reestablecer el orden. Contó para ello, con el indispensable apoyo de los indios pampas que se hallaban en las tolderías del Arroyo Azul. Y fue desde aquí, donde el Cacique Juan Catriel recibía por chasqui la información necesaria para coordinar las acciones militares pertinentes. Esa conjunción de fuerzas son las que terminaron derrotando a los autores del golpe -“Rivadavia y sus satélites”-; tal cual fueran denunciados en su momento por el Gral. San Martín al intentar su fracasado regreso a Buenos Aires.

Por el pacto de Cañuelas, será designado provisoriamente Gobernador de Buenos Aires el Gral. Viamonte. Y fue durante su mandato que por directa presión de Rosas se dictó el conocido Decreto del 19 de septiembre de 1829, relativo a la repartición de suertes de estancia en el Arroyo Azul que se venía retrasando desde hacía varios años. En él se delegaba expresamente su ejecución al Comandante General de Campaña D. Juan Manuel de Rosas. Una vez restaurada la legitima Junta de Representantes, llegará el turno de Rosas al cargo de Gobernador.

Terminado su primer período a cargo del Ejecutivo, él organizará y realizará hasta con fondos propios, la Conquista del Desierto que lo lleva con su tropa integrada con los indios amigos hasta el pie de la cordillera de los Andes, reafirmando nuestra soberanía patagónica, frente a anteriores incursiones del ejército de Chile sobre nuestro territorio.- Al culminar esta campaña Juan Manuel de Rosas en su Proclama de Napostá, el 28 de enero del 34 dirá: “... las bellas regiones que se extienden hasta la cordillera de los Andes y las costas que se desenvuelven hasta el afamado Magallanes quedan abiertas para nuestros hijos.”

A partir de su Expedición el negocio del malón para el arreo de miles de cabezas de ganado resultó seriamente truncado, pues todo su recorrido, pasando por la isla Choele-Choel y el resto del “camino de los chilenos”, quedó custodiado con puestos de milicia en guarniciones avanzadas que se protegían mutuamente. Negocio del robo y saqueo que contaba con la colaboración de cristianos blancos y con opositores al gobierno que veían en la anarquía de la campaña de Buenos Aires, sus posibilidades de acceso al poder político, como lo fueron los Carrera en el 20, o los hermanos Reinafé en el 30.

A su regreso de la campaña al sur en su paso por el Fuerte del Arroyo Azul donó su sable que lo acompañara en toda la Expedición al Desierto, el cual permaneció aquí frente a la imagen de la Virgen del Rosario. Lamentablemente, en el año 1862 fue vendido y los azuleños perdimos el significativo recuerdo que lo envolvía.

Al inaugurarse la plaza “Respeto a los Pueblos Originarios” y frente a la obra de reivindicación cultural de las raíces pampas, descendientes del Cacique Catriel, como Lucas Catriel, Marta Pignatelli Catriel y José María Catriel, agradecieron al Sr. Intendente Duclós por haberlos alentado en esta misión.

Y días después, el 2 de septiembre al descubrir el busto de “Juan Manuel de Rosas”, realizado por la artista local Sandra Domme, pudo decir el Dr. Duclós que mas allá de las distintas visiones históricas sobre lo que representó el gobierno de Rosas, es justo reconocer que ha sido un hombre fundamental para el desarrollo y bienestar de toda nuestra región.

Azul, de la Pampa a la Mancha y de allí al nuevo mundo global, pero siempre con el corazón anclado a nuestro terruño. (por Rodolfo D. Bernardo)

Azul, Pcia. de Buenos Aires 5 de septiembre de 2007.
Bibliografía perteneciente a la Hemeroteca de la Casa Ronco de Azul:
Saldías Adolfo – Papeles de Rozas – año 1904.
Sulé, Jorge Oscar – Rosas y sus relaciones con los indios. Ediciones Oeste. Bs.As., 2003
Historia del Azul – 1832/1982 – Fascículos Diario El Tiempo. Azul, 1982
Rosa, José María – Historia Argentina., T.3 y T.4. Oriente. Bs.As, 1974
Sarramone, Alberto – Catriel y los Indios Pampas de Buenos Aires. Biblos. Azul, 1993
LA GAZETA FEDERAL: www.lagazeta.com.ar

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

MARGA, PERÓN, EL ELECTRICISTA Y YO (y el Detector de Boludos)
Marga, la señora que trabajó en mi casa durante mi infancia y adolescencia me dejó un busto pequeño de Perón y Eva de herencia.
Para Marga, en su inmensa sabiduría popular, bastaba con comprender la infamia de los gorilas y los boludos que los secundan. Así llegó a mis manos una tarde de invierno, esta estatuilla que ella había escondido de las fauces de los fusiladores, junto con un par de diarios y un libro de Eva.

En el centro del living de mi casa tengo un aparador enorme sobre el cual habitan adornos varios.

En medio de alebrijes, peces de colores, cerámicos y demases, se erige un busto pequeño de Perón y Eva.

Es la herencia que me dejó Marga, la señora que trabajó en mi casa durante mi infancia y adolescencia. Alguna vez hablé de ella.

Desde mi mirada de niña, su trabajo consistía en hacerme feliz.

Supe recién a los diez años que no éramos parientes y que venía a casa por un sueldo.

Ella se encargó de que supiera que además venía por amor.
Y siempre le agradezco ese gesto porque yo la amaba con locura.

No podía concebir su ausencia. Aún no puedo. La extraño cada día.

Antes de morir, me dijo que me dejaba esta piedra preciosa, porque finalmente yo había entendido desde el corazón al peronismo y estaba segura de que se la iba a cuidar.

Ella sabía que yo no era peronista y sin embargo confió en mí para proteger su tesoro.

Marga no quería convertirme al peronismo porque para serlo no alcanza con saberse la marchita.

Para ella, en su inmensa sabiduría popular,  bastaba con comprender la infamia de los gorilas y los boludos que los secundan.

Así llegó a mis manos una tarde de invierno, esta estatuilla que ella había  escondido de las fauces de los fusiladores, junto con un par de diarios y un libro de Eva.

Los había protegido en celofán y cartón corrugado, al fondo de un baúl durante los dieciocho años de proscripción criminal, esperando el momento de sacarlos otra vez a relucir con el orgullo peronista que la caracterizaba.

Para mí, recibir ese tesoro, fue de las cosas más sublimes que me han sucedido.

Que me entregue esa forma de amor en mis manos, que confíe en mí para cuidarla, fue una clara demostración de lo mucho que nos habíamos amado y lo profundamente conectadas que estábamos.

Desde entonces, Evita y el Pocho coronan mi sala, en el punto exacto donde caen por mera física de la luz y la óptica, todas las miradas.

Sonrientes y hermosos, bajo una estética de película  de los cuarenta, el pelo engominado y la sonrisa amplia como la de Huguito.

Se nota que no lo hizo un escultor avezado. Se intuye la mano ingenua de alguien del pueblo con habilidades innatas y pasión por forjar su recuerdo.

Los colores son de cinemascope y toda la pieza es un viaje en el tiempo.

Presiden los dos, sonrientes y plenos, el ambiente principal de mi casa, y quien entra, no puede evitar toparse con ellos.

Ayer vino un electricista.

– Qué souvenir tan simpático – dijo de pronto con tono burlón mientras sacaba sus herramientas de un bolsito baqueteado

– No es un souvenir.

– Ah no? – continuó con más sorna

– No. Es un detector de gorilas y boludos.

Me miró con odio. Lo miré con desprecio.

– No sé si podré hacer este trabajo

– Pienso lo mismo. Lo acompaño – le dije señalando la salida

Guardó todo en el bolsito con fastidio y mientras salíamos por el largo pasillo que separa mi casa de la calle, murmuró entre dientes

– Qué mal que le hace a la gente el fanatismo

– Vio que era cierto? – le dije manteniendo el suspenso de manera tal de que esté ya afuera y yo detrás de la reja que me protegería de su violencia.

– Qué cosa? – preguntó irónico ya desde la calle

– Que  era un detector. Mire que rápido le hizo saltar la ficha el souvenir!  Diez minutos y ya mide 100% de boludez en sangre.  Porque gorila de verdad UD no es. Los gorilas son gente de plata, importantes. Y para  eso UD debería al menos renovar el bolsito.
Gracias por venir. – le dije con los dedos en V y una sonrisa ancha mientras le cerraba la puerta de madera en la cara.

Cuando regresaba por el mismo pasillo, miré hacia el cielo.

Estaba Marga.

La vi y hasta pude escuchar su voz en un grito de dignidad que se hizo himno: «¡Viva Perón, Carajo!» dijo clarito. 

(Por  Elena Torres, Portal de NAC&POP, 30/03/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL FUSILAMIENTO DEL CABO PAZ - LA TRAGEDIA DEL CABO CASTIGADO Y DEL OFICIAL ARROGANTE

En el verano de 1935, causó conmoción en Santiago del Estero el fusilamiento del cabo Luis Leonidas Paz. Había ultimado a balazos al mayor Carlos Sabella, y el Consejo de Guerra lo condenó a muerte, suscitando una descomunal protesta popular en las calles.

EL CABO LUIS LEONIDAS PAZ. Un personaje popular y querido en Santiago del Estero, por su actuación futbolística en Atlético Santiago.

Todo empezó con un hecho insignificante, en Tartagal. Acababan de terminar allí las maniobras del regimiento 18 de Infantería, con asiento en Santiago del Estero. El jefe se hartó de las repetidas faltas del cocinero Julio Sierra: le dijo que quedaba despedido y que se volviera a Santiago con la tropa que regresaba.

Sierra se subió a una de las chatas en que viajaban los soldados: le tocó la que era responsabilidad del cabo Luis Leonidas Paz. Llegados a Santiago, salía del cuartel rumbo a su casa, cuando lo interpeló el mayor Carlos Elvidio Sabella, oficial de 42 años, jefe de uno de los batallones. "¿Quién lo autorizó a viajar con el regimiento?", preguntó con aspereza. Sierra contestó que tenía permiso del jefe, dado en Tartagal, pero Sabella no se conformó. Hizo detener a Sierra y lo interrogó al día siguiente. El ex cocinero precisó entonces que había viajado en la chata que mandaba el cabo Paz.

Entonces, Sabella lo dejó ir, a la vez que ordenaba aplicar 15 días de arresto al cabo. Era una de esas típicas sanciones que los oficiales ordenancistas solían disponer al compás de sus caprichos. Tal vez estaba cansado por el viaje y por el calor. Pero no sospechaba que así había empezado a diseñar los elementos que culminarían en tragedia. Era el martes 1º de enero de 1935.

Tiros en el comedor

El cabo Paz tenía 28 años. Era santiagueño y muy popular entre la gente, por su actuación como jugador de fútbol en el Atlético Santiago. El arresto que le imponía Sabella dañaba su carrera. Lo iba a postergar en el ascenso, y justo cuando tenía pensado casarse con su novia Zoila Ledesma, que era oriunda de La Banda.

Entonces, resolvió pedir que la sanción se reconsiderase. Trató dos veces de entrevistar al mayor, pero Sabella se negó a recibirlo. Ya bastante fastidiado, inició un tercer intento. A la hora del almuerzo, el miércoles 2, caminó hasta el Casino de Oficiales y se hizo anunciar por un conscripto. Con voz tan fuerte que el cabo la oyó desde afuera, Sabella, de mal humor, ordenó al teniente Damundio que hiciera retirar al cabo y que lo arrestara.

Entonces, ocurrió lo que nadie hubiera imaginado. El cabo Paz irrumpió en el comedor, de un salto llegó hasta la mesa, extrajo un revólver y acertó seis tiros en el cuerpo del mayor Sabella. Mientras el oficial se desplomaba muerto, Paz salió corriendo, perseguido por Damundio y el subteniente Vera. Lo alcanzaron a las dos cuadras y lo arrastraron hasta el calabozo.

El Consejo de Guerra

Superada la estupefacción del momento -y mientras se tomaban medidas para velar el cadáver de Sabella-, empezó a moverse a toda velocidad el mecanismo del Código de Justicia Militar. Se constituyó un Consejo de Guerra Especial, presidido por el jefe de la V División de Ejército, coronel Eduardo López. El capitán Guillermo Amestegui levantó el sumario, con testimonios de todos los presentes en el comedor.

El tribunal deliberó varias horas, el 3 y el 4 de enero. En las dos declaraciones que prestó ante sus miembros, el cabo Paz narró con calma el incidente. Dijo que la negativa de Sabella a recibirlo "me puso fuera de mí: extraje un revólver que llevaba en el bolsillo y de dos saltos penetré en el comedor, disparando el arma". En ese momento, apuntó, "no tuve la impresión de haberle ocasionado la muerte. Después, tiré el revólver y corrí, hasta que fui detenido".

Pena de muerte

El capitán Máximo Garro, nombrado defensor de Paz, se empleó a fondo. Pintó al cabo como hombre temperamental, pero buen soldado y buen compañero. Alegó que había obrado bajo una gran presión, que estaba enfermo de sífilis y que, después de todo, cargaba los antecedentes de un padre alcohólico. En ese momento, Paz lo interrumpió. "No es verdad", dijo. Garro quedó descolocado y pidió un receso para hablar con su defendido. "No hay nada que aclarar. Mi padre era un hombre completamente normal y decente", reiteró el acusado.

Oídas todas las exposiciones, el Consejo de Guerra pasó a deliberar. Su fallo fue condenar a Paz a la pena de muerte, de acuerdo a lo dispuesto por el Código de Justicia Militar. El defensor Garro apeló entonces a Buenos Aires, ante el Consejo Supremo de Guerra y Marina. El máximo organismo, presidido por el general Emilio Sartori, confirmó la sentencia el día 6.

Santiago en convulsión

Pero, a esa altura, el suceso ya superaba la condición inicial de hecho de sangre en un cuartel. Había conmocionado íntegramente a Santiago del Estero, en todas sus franjas sociales. Así lo reflejaba la prensa.

Desde Buenos Aires, el diario Crítica destacó un enviado especial, Roberto Cejas Arias. Muchos años después, en Todo es historia, Fernando Quesada narraría todo en su artículo 1935: fusilamiento en Santiago del Estero.

El pueblo se solidarizaba sin vacilar con el cabo Paz. Les despertaba simpatía por santiagueño, por deportista y por buena persona: se decía que, cuando administraba el rancho de la tropa, se las arreglaba para repartir el sobrante de comida entre la gente pobre que se acercaba al cuartel.

El juicio de la gente se alimentaba también de rumores. Decían que Sabella se obstinaba en perseguir a Paz, a quien había aplicado arrestos por nimiedades, en ocasiones anteriores. Y hasta se susurraba la existencia de otros motivos personales, vinculados con mujeres, como trasfondo de esa antipatía del mayor. Además, ¿cómo era posible que se aplicaran penas de muerte todavía?

El "cúmplase" de Justo

Empezaron a organizarse manifestaciones, cada vez más nutridas, a las puertas del cuartel del regimiento. Mujeres con niños en brazos se agolparon frente a la Casa de Gobierno: el gobernador, Juan Bautista "El gaucho" Castro, debió salir al balcón y prometer que enviaría un pedido de clemencia por telegrama.

Además, la Cámara de Diputados, el Concejo Deliberante, el Colegio de Abogados y cantidad de agrupaciones gremiales y culturales remitían notas a Buenos Aires con idéntico requerimiento. Un franco clima de agitación imperaba y crecía en la ciudad.

Obviamente, el hecho de que un suboficial matara a balazos a un oficial, resultaba intolerable para el Ejército: no sancionarlo con la máxima pena, trastornaba de raíz su sistema ancestral de jerarquías. Así, era previsible que el presidente de la República, general Agustín P. Justo, no titubeara en poner el "cúmplase" al pie de la sentencia de muerte, cosa que hizo el 8 de enero.

El fusilamiento

El cabo Paz se había negado a solicitar clemencia. Recibió la noticia fatal con tranquilidad. Escribió cartas, se despidió de la novia y de los familiares, presenció el bautismo de un sobrino en su celda. Fueron escenas cuyo patetismo los periodistas cuidaron de reflejar hasta los extremos. El día fijado para la ejecución, el comercio cerró sus puertas. Toda la actividad de Santiago se centraba en los grupos compactos que vociferaban, blandían letreros o rezaban en las inmediaciones del cuartel. Soldados con fusiles se habían distribuido en posiciones estratégicas.

El 9 de enero de 1935 a las dos y media de la tarde, fusilan al cabo Luis Leónidas Paz. Zoila Ledesma enviuda anticipadamente, tres días después de la fecha en que debió haberse casado. El mismo cura que debió haber bendecido su matrimonio, disuadió al contrayente de que siguiera enviando cartas de protesta y le predicó resignación.

Los diarios alternativos publican al día siguiente una de aquellas cartas escritas por su mano:
"Faltando pocos minutos para terminar con mi existencia escribo estas líneas para hacerles saber por intermedio del diario "El Combate" y "La unión" que agradezco cuanto ha hecho por mí este querido pueblo de Santiago que hasta el último momento me acompañó, también quiero decirles que muero como buen cristiano y como buen soldado. Mis deseos eran despedirme de todos los que hasta la puerta del Regimiento llegaron pero no pude, no porque me falte valor, sino porque la superioridad no les permitió la entrada, para darles el último adiós. ¡Viva mi Patria! Luis L. Paz, Cabo 1º/R.I.18".

Correspondió al sargento Medina dispararle en la cabeza el tiro de gracia.

Impresionante protesta

El estampido de las descargas fue una señal que desencadenó la impresionante protesta popular.

La multitud recorrió enfurecida las calles, destrozó vidrieras de los comercios, apedreó el local del diario El Liberal, del Obispado, de la Casa Radical, entre otros desmanes que la Policía logró controlar no sin gran esfuerzo. Fueron detenidos los abogados Manuel Fernández y Ruperto Peralta Figueroa, como cabecillas de la protesta. Pero otra inmensa manifestación popular, que prácticamente sitió la Casa de Gobierno el día 12, obligó a liberarlos.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

8 DE ENERO DE 1959 SE PRODUCE LA ÉPICA ENTRADA DE FIDEL A LA HABANA
La garganta del pueblo enronquecía en un grito: ¡Viva Fidel! ¡Viva Cuba Libre! ¡Viva la Revolución!”, reseñó entonces el periódico cubano El Crisol sobre ese día. 

Cuba y el mundo recuerdan la victoriosa entrada a La Habana de los combatientes revolucionarios comandados por Fidel Castro, tras el triunfo de la Revolución, ocurrido el 1 de enero de 1959.

Las puertas de las bodegas, restaurantes, cafés, tiendas, bancos, instituciones económicas, ministerios y otras muchas dependencias amanecieron cerradas en La Habana el jueves 8 de enero de 1959. La venta de bebidas alcohólicas quedó prohibida. Las principales calles se engalanaron colocando banderas cubanas y del 26 de Julio en dependencias estatales, en comercios y viviendas. Así se dispuso para que todo el pueblo pudiese dar una calurosa y hermosa bienvenida a Fidel Castro y los barbudos de la Sierra Maestra.

Siete días tardó Fidel Castro, luego del Primero de Enero, en llegar a La Habana. Salió de Santiago de Cuba el 2 y entró en la capital del país el 8. Encima de tanques y otros equipos blindados del Ejército de Batista, acompañado por mil combatientes rebeldes, incluidos los integrantes de la Columna Uno José Martí de la Sierra Maestra y también por alrededor de unos dos mil soldados del ejército vencido, Fidel encabezó la Marcha de la Libertad, la Caravana de la Victoria o la Caravana de la Libertad como la llamaron indistintamente en aquellos días los periódicos. En definitiva, Caravana de la Libertad es el nombre que ha quedado registrado para identificar ese acontecimiento.

En esos días, en cada ciudad y en cada pueblo por donde avanzaba la caravana, multitudes gigantescas dieron su saludo a Fidel, que calificó aquello de “un baño de multitudes, un baño de pueblo”.

Fidel llegó a la periferia de la capital cubana en horas de la mañana, donde fue esperado por el comandante Ernesto “Che” Guevara, quien estaba en La Habana desde hacía varios días. Al dúo de líderes revolucionarios se sumaba el comandante Camilo Cienfuegos, que viajaba con Fidel.

A bordo de un tanque, Fidel y el Che, entraron a la capital cubana acompañados por 1.000 luchadores y miembros de la Columna 1 "José Martí" del Ejército Rebelde, que había hecho inaccesible la Sierra Maestra para los soldados de la tiranía. Encabezaban la Marcha de la Victoria, colofón de la Caravana de la Libertad que había partido desde Santiago de Cuba seis días antes y que fue secundada multitudinariamente por el pueblo cubano, en una gesta tan inolvidable como histórica.

"Este es un momento decisivo de nuestra historia. La tiranía ha sido derrocada. La alegría es inmensa. Sin embargo, queda mucho por hacer todavía. No nos engañemos creyendo que en lo adelante todo será fácil, quizás en lo adelante todo será más difícil", dijo el comandante en jefe Fidel Castro en aquel momento al dirigirse al pueblo.

Mientras emitía su discurso, un grupo de mujeres liberó algunas palomas blancas. Una de ellas, se posó en el hombro del revolucionario, hecho que llenó de misticismo el momento, tanto para los presentes como para la posteridad histórica. 

Entre los asistentes se encontraba la periodista Marta Rojas, quien recuerda que miles de habaneros se lanzaron a las calles a darle la bienvenida a Fidel. "A bordo de tanques y camiones, los guerrilleros recibieron un baño de multitud que los aclamaba y dejaba escuchar gritos de ¡Viva Fidel!", relató Rojas.
Con la llegada de la Revolución Cubana se dio inicio a una serie de transformaciones sociales, políticas y económicas en beneficio del pueblo que aún continúan su ejercicio, pese al duro bloqueo impuesto por Estados Unidos contra la isla.

"Todos los sonidos de la ciudad se unieron al vocerío de las muchedumbres: las sirenas de los barcos, las campanas de las iglesias, las bocinas de los autos, los silbatos de las fábricas. Se escucharon las salvas de 21 cañonazos disparados por dos fragatas de la Marina de Guerra (…) La garganta del pueblo enronquecía en un grito: ¡Viva Fidel! ¡Viva Cuba Libre! ¡Viva la Revolución!”, reseñó entonces el periódico cubano El Crisol sobre ese día. (Telesur)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

A 70 AÑOS DEL MÍTICO RECORRIDO LATINOAMERICANO
EL LARGO VIAJE EN MOTO DE ERNESTO GUEVARA, CUANDO TODAVÍA NO ERA EL CHE

El viernes 4 de enero de 1952, Alberto Granado (29) y Ernesto Guevara de la Serna (23) iniciaron un viaje a través de cinco países (Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela). Ambos conocieron de cerca el rostro de la pobreza y de los marginados, con un punto cúlmine en el leprosario de San Pablo de Loreto, en la selva amazónica.

El 4 de enero pero de 1952, dos jóvenes amigos iniciaban la aventura de un viaje que los cambiaría para siempre. El biólogo cordobés Alberto Granado, de 29 años, y el rosarino Ernesto Guevara de la Serna, de solo 23, que estaba a tres materias de ser médico.

Ese viaje se conocería casi al detalle porque el mismo Guevara lo describiría en su libro "Notas de Viaje", que más adelante cambiarían su nombre a "Diarios de Motocicleta", como la película dirigida por Walter Salles y protagonizada por Gael García Bernal y Rodrigo de la Serna, estrenada en 2004.

“El personaje que escribió estas notas murió al pisar de nuevo tierra argentina. El que las ordena y pule yo, no soy yo, por lo menos no soy el mismo yo interior. Ese vagar sin rumbo por nuestra 'Mayúscula América' me ha cambiado más de lo que creí”, señaló Ernesto Guevara en su texto.

Desde hacía un tiempo, venía planificando este gran viaje atravesando América en la moto Norton 500 modelo 1939 que su amigo Granado había comprado bastante usada en 1947 y que siempre estaban reparando.

Partieron de la Ciudad de Buenos Aires el 4 de enero de 1952. 

Llegaron a Villa Gesell dos días después donde pasaron una  semana. De ahí, enfilarían hacia el sur hasta Bariloche, adonde terminaría la parte argentina del recorrido. Ya se habían caído algunas veces (la cantidad de bártulos modificaba el centro de gravedad de la moto) y habían tenido que hacer varias reparaciones a La Poderosa II.

A partir de aquí, Ernesto fue descubriendo a través de la Chile indígena, esa América profunda y empobrecida armada para beneficio de unos pocos. Sintetizaría el panorama político a través de cuatro aspirantes a la presidencia: un militar retirado con tendencias dictatoriales, un político "amigo de los americanos", un candidato de la derecha "que cuenta con el apoyo de todos los sectores reaccionarios" y, finalmente, Salvador Allende "candidato del Frente del Pueblo", a quien le inhibieron 40.000 votantes por estar afiliados al partido comunista.

Desde Peulla -cerca de Bariloche- empezaron a trepar por Chile hacia el norte. Para entonces, obviamente, La Poderosa II había cruzado más caminos de ripio que de asfalto.

En Temuco, mientras dejaban la moto en un mecánico, fueron al diario Austral donde les publicaron una nota con su foto bajo el título: "Dos expertos argentinos en leprología recorren Sudamerica en motocicleta". Y agregaban: "Están en Temuco y desean visitar Rapa-nui".

Ernesto escribiría en su diario que "ya no éramos un par de vagos más o menos simpáticos con una moto a la rastra, no; éramos LOS EXPERTOS, y como tales se nos trataba".

En cada pueblo, visitaban hospitales y hablaban con médicos y pacientes. Buscaban casa y comida a través de contactos o en dependencias del Estado como comisarías, cuarteles de bomberos, hospitales o casas de guardabosques. El  artículo les ayudaba. El dinero que ganaban lo gastaban en reparaciones.
Cada vez que podía, Ernesto aprovechaba para conocer la realidad de los pobladores de primera mano, leer y tomar notas. En la ciudad chilena Los Ángeles debieron dejar la moto a la que ya habían cambiado el nombre por uno más acorde "La Debilucha".

Sobre su experiencia en ese país, Ernesto anotaría (tal vez) su mayor lección: la que "enseñan los cementerios de las minas, aún conteniendo solo una pequeña parte de la inmensa cantidad de gente devorada por los derrumbes, el sílice y el clima infernal de la montaña".

Recordaría con sorpresa el panorama general de la sanidad chilena: "Deja mucho que desear (después supe que era muy superior a la de otros países que fui conociendo)". Descubriría también las graves desigualdades sociales del capitalismo, "verdaderos monumentos al robo legal, en la mina de Chuquicamata los obreros accidentados o enfermos gozan de asistencia médica y socorro hospitalario por la suma de cinco escudos diarios, pero los internados ajenos a la planta pagan entre 300 y 500 diarios".
Cruzaron a Perú, entrando por Tacna y subieron hasta Puno, adonde navegaron por el lago Titicaca. Cuzco y Machu Picchu les hizo reflexionar sobre la historia de Latinoamérica y la invasión colonial. Ernesto escribió allí una nota con sus reflexiones que se publicó en exclusiva, en el diario local Siete.

Para olvidar el hambre, tirados en el pasto al borde de un arroyo, se detenían "a ver los cielos cambiantes del atardecer soñando con imágenes idas de pasados amoríos o tal vez, viendo en cada nube la tentadora versión de una comida cualquiera".

Pasaron por distintas ciudades y pueblos peruanos hasta Lima, adonde estarian 17 días junto al doctor Hugo Pesce Pescetto, eminente leprólogo, mentor de Ernesto, que los guió en su formación y asistió con techo, comida, ropa y movilidad.
Luego, llegaron en camión y en barco a otras ciudades por el Amazonas, antes de arribar al leprosario de San Pablo de Loreto, punto medular de su experiencia. A 1.100 kilómetros de Lima y en el limite entre Perú, Colombia y Brasil, era un lugar creado en 1926 para recluir a enfermos de lepra al que, recién en 1948, grupos religiosos llevaron personal y docentes para darles un trato más humano.

En este leprosario enclavado en la selva amazónica, atendieron a varios pacientes y estudiaban con los médicos, pero también pescaban en el río y jugaban al fútbol con los enfermos. Recordarían por siempre el agradecimiento de los enfermos aislados al puente afectivo que tendieron y que superaba los miedos y el desprecio.

"Por la noche, una comisión de enfermos de la colonia vino a darnos una serenata homenaje, en la que abundó la música autóctona, cantada por un ciego; la orquesta la integraban un flautista, un guitarrero y un bandoneonista que no tenía casi dedos del lado sano, lo ayudaban con un saxofón, una guitarra y un chillador. Después vino la parte discursiva en donde cuatro enfermos por turno elaboraron como pudieron sus discursos".

El viaje continuaría en una balsa construida allí mismo y a la que nombrarían "Mambo-Tango". De aquello, Guevara apuntó:  "Soltaron amarras los enfermos y el cargamento se fue alejando de la costa al compás de un valsecito y con la tenue luz de las linternas dando un aspecto fantasmagórico a la gente".

Ingresaron primero a Colombia y luego a Venezuela, visitando varios pueblos antes de llegar a Caracas, adonde a Granado lo retuvo un trabajo mientras Ernesto tomó un avión a Miami.

Al regresar, Ernesto se graduó de médico y casi inmediatamente se embarcó en un segundo viaje por América latina que incluiría Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Guatemala y México.

En este último país se sumaría a un grupo de revolucionarios cubanos dirigidos por Fidel Castro que le darían su famoso apodo. Planeaban liberar Cuba y el mundo.

Tal vez, en aquel viaje iniciado hace exactamente 70 años, sin saberlo, Ernesto salía en busca del Che.

CASI SIETE MESES POR LO MÁS PROFUNDO DE LATINOAMÉRICA

ARGENTINA

Salen de la Ciudad de Buenos Aires el 4 de enero de 1952.
Villa Gesell, 6 de enero.
Miramar, 13 de enero.
Necochea, 14 de enero.
Bahía Blanca, 16 de enero y salen el 21.
Choele Choel, 25 de enero.
Piedra del Águila, 29 de enero.
San Martín de los Andes, 31 de enero.
Nahuel Huapi, 8 de febrero.
Bariloche, 11 de febrero.

CHILE

Peulla, 14 de febrero.
Temuco, 18 de febrero.
Lautaro, 21 de febrero.
Los Ángeles, 27 de febrero.
Santiago de Chile, 1º de marzo.
Valparaíso, 7 de marzo.
A bordo del San Antonio, 8-10 de marzo.
Antofagasta, 11 de marzo.
Baquedano, 12 de marzo.
Chuquicamata, 13-15 de marzo.
Iquique, 20 de marzo.
Empresa salitrera de Toco
Empresas salitreras: La Rica Aventura y Prosperidad
Arica, 22 de marzo.

PERÚ

Tacna, 24 de marzo.
Tarata, 25 de marzo.
Puno, 26 de marzo; van al lago Titicaca.
Navegan el lago Titicaca el 27 de marzo.
Juliaca, 28 de marzo.
Sicuani, 30 de marzo.
Cuzco, 31 de marzo.
Salen para Machu Picchu, 3 de abril.
Machu Picchu, 5 de abril.
Cuzco, 6-7 de abril.
Abancay, 11 de abril.
Huancarama, 13 de abril.
Huambo, 14 de abril.
Huancarama, 15 de abril.
Andahuaylas, 16-19 de abril.
Huanta. Ayacucho, 22 de abril.
Huancayo. La Merced, 25-26 de abril.
Entre Oxapampa y San Ramón, 27 de abril.
San Ramón, 28 de abril.
Tarma, 30 de abril.
Lima, 1º de mayo (salen de Lima el 17 de mayo).
Cerro de Pasco, 19 de mayo.
Pucallpa, 24 de mayo.
A bordo de La Cenepa, 25 de mayo.
Por el Amazonas, 26-27 hasta el 31 de mayo.
Iquitos, 1º de junio hasta el 5.
A bordo de El Cisne (navegando por el Amazonas rumbo a la leprosería de San Pablo de Loreto), 6-7 de junio.
Leprosario de San Pablo de Loreto, 8-19 de junio (salen el 20).
A bordo de la balsa "Mambo-Tango" por el Amazonas, 21 de junio.

COLOMBIA

Leticia, 23 de junio hasta el 1º de julio (salen el 2 de julio en avión).
Estancia de tránsito en Tres Esquinas, 2 de julio.
Madrid. Aeropuerto militar a 30 km de Bogotá.
Bogotá, 2-10 de julio.
Cúcuta, 12-13 de julio.

VENEZUELA

San Cristóbal, 14 de julio.
Entre Barquisimeto y Corona, 16 de julio.
Caracas, 17-26 de julio.
(FELIPE DESLARMES, TELAM, 03-01-2022) 

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

FALLECIÓ LA HERMANA DE MIGUEL SÁNCHEZ
Elvira fue una militante inolvidable y tenía 80 años
Ella fue su alter ego, la voz en cada carrera por memoria, verdad y justicia. Un cáncer terminó con su cuerpito débil pero no podrá con su legado.

Cuánto dolor, cuántas carreras, cuánta hondura sobrevendrá con el vacío de tu ausencia.  

Más de la mitad de su vida, Elvira Sánchez vivió para luchar por Miguel. La madrugada del 8 de enero de 1978 le dio el último abrazo. Presentía la despedida porque entre seis y ocho tipos de civil – con ropa deportiva – lo arrancaron de su casa en Villa España, Berazategui. De diez hermanos, él era el más chico. Ella le llevaba once años. Maestra, lo cuidaba, lo mimaba, siempre convertida en su refugio. Miguel la llamaba mamita o petisa. La seguía como la siguió desde el ingenio tucumano de Bella Vista a Buenos Aires, al año de su partida. Buscaban un trabajo estable.

“Lo recuerdo llegando en un camión, con su valijita chiquita, rectangular, de cartón”, contó Elvira con los ojos llorosos varias décadas después. Emotiva, esa mujer que recorrió miles de kilómetros por Miguel, acaba de alcanzarlo en algún lugar. Tal vez en una de las tantas carreras por la memoria que llevan su nombre, sin marketing, pero con los principios de las causas justas.

El 29 de diciembre, recién cumplidos sus 80 años en la Navidad, un cáncer terminó con su cuerpito débil pero no podrá con su legado. Porque esa mujer seguirá entre nosotros con su voz, sus abrazos, sus luchas, sus broncas, y esa sonrisa pícara, cómplice, que animaba contra cualquier desánimo provocado por una tragedia que ella transformó en mandato: sostener a Miguel como bandera entre los 220 deportistas desaparecidos.
Valerio Piccioni, el periodista italiano que creó la Corsa di Miguel nos dice desde Roma: “la vida de Elvira fue una revancha contra el horror. Ella lo tomó de la mano a su hermano y lo llevó a dar vueltas por el mundo en Roma, en Brasil, en París, en todas las provincias de la Argentina, al norte, al sur, en Bariloche, en Santiago del Estero y en La Pampa…”

El Tano descubrió la historia del atleta detenido-desaparecido en un párrafo de la página 30, del libro El Terror y la Gloria, publicado en 1998 por Abel Gilbert y Miguel Vitagliano. Ese año, cuando soplaban los vientos de agosto, se metió en una librería sobre la porteña avenida Corrientes. Desde ese momento lo abrazó una idea: la carrera que germinó en otras carreras, y que Elvira multiplicó con el compromiso de su presencia activa, en el llano o en la montaña, en las colinas de Roma o sobre nuestra llanura, bajo un sol inclemente o el agua nieve de la Patagonia.

Elvira conservó por años un premio que Miguel sortearía después de correr la tradicional San Silvestre paulista en 1977. Pero se lo impidió la patota nocturna que lo secuestró. Ella explicó cómo tenía que costearse sus viajes cuando competía en el exterior: “Había hecho una rifa de una cámara fotográfica polaroid, que era instantánea, que la tengo todavía ahí. La hizo en el banco Provincia para cubrir los gastos del viaje. Quedó la cámara porque él la iba a rifar y la iba a entregar…”.

El corredor y poeta, el de los versos militantes (“Para vos, atleta, que desprecias la guerra y ansías la paz”) era un deportista amateur. Corría, porque – como decía Elvira – “llegó a cuarta división en Gimnasia y Esgrima La Plata, pero se dio cuenta de que sus piernas tenían velocidad y comenzó atletismo. Si no entrenaba a la mañana entrenaba a la tarde”.

Elvira queda ahora y para siempre en cientos de experiencias compartidas, multiplicada por cientos de voces, por las personas que la quisimos y nunca la olvidaremos. Como el propio Valerio, cuando visitaron juntos la escuela Ilaria Alpi, que lleva el nombre de una periodista de la TV italiana asesinada en Somalia y se levanta orgullosa en el barrio romano de Torbellamonaca. Como Gogo Morete, su amigo y vecino de Berazategui, que vio cómo su hija Sol recibió el certificado de estudios primarios en la escuela de adultos que dirigía Elvira. Como Martín Sharples, otro atleta comprometido, que en su despedida dejó estas palabras sentidas: “Ahora está con Miguel, contándole todo lo que hicimos por él. Para que su recuerdo le gane a los canallas que se lo llevaron y cuantos amigos nuevos tiene por eso”.

¡Hasta siempre, Elvira!
gveiga@pagina12.com.ar – 1/1/2022

¿QUIÉN ERA MIGUEL BENANCIO SANCHEZ? SU DESAPARICIÓN . . . CLIC AQUÍ

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DOLORES LUJÁN RODRIGUEZ, UNA ENFERMERA DE LA FUNDACIÓN EVA PERÓN
Dolores Luján Rodríguez fue enfermera de la Fundación Eva Perón, trabajó en el Policlínico Evita de Lanús, fue testigo y víctima de la dictadura del 55 y hace pocos años conoció a Cristina Fernandez de Kirchner. Conversó con AGENCIA PACO URONDO y nos contó todo sobre su apasionada vida.

AGENCIA PACO URONDO dialogó con Dolores Luján Rodríguez fue enfermera de la Fundación Eva Perón, trabajó en el Policlínico Evita de Lanús, fue testigo y víctima de la dictadura del 55 y hace pocos años conoció a Cristina Fernández de Kirchner. 

AGENCIA PACO URONDO: ¿Qué recuerdos tenés, o lo más lindo que recordás, de la Escuela Superior de Enfermería de la Fundación Eva Perón?
Dolores Luján Rodriguez: Recuerdos, muchísimos. Pero lo más importante es que Eva Perón nos dejó los mejores valores de la vida: la lealtad, la dignidad, honestidad, honradez, el amor y muchos más.

APU: ¿Qué anécdotas nos podés contar con Evita? Tenés una anécdota con el escudo peronista ¿es así?
D.L.R: Sí. Ella cumple los años el 7 de mayo, el mismo día que yo, y fuimos al cumpleaños que festejó, nos invitó, éramos 20 enfermeras. En el primer piso. Había un granadero en un escalón, y una enfermera con el traje de gala, que diseñó Evita. (Sus colores y la tela, como ella quería. Nosotras la adorábamos, era tan humilde como hermosa y falleció muy joven, no pudieron, la operaron y no pudieron hacer nada).
Todas llevábamos el escudo en el uniforme, tanto sea en el de gimnasia, como en el de trabajo o el de gala. Y yo lo tenía siempre en la parte izquierda, se ve que se me cayó y lo perdí. Cuando llegamos al último escalón del living de esa casa, que creo que era en la calle Agüero, no lo tenía. Y (Eva) me dice: “¿usted es peronista?”, pero no enojada, cómo preguntándome. Me dice: “porque no lleva el escudo”, entonces me toco el pecho, me miro y le digo: “mire aquí están los agujeritos del escudo peronista, se ve que se me cayó”. “Bueno, bueno”, me dio unos palmitos en la espalda y al rato me trajeron el (escudo) que tengo guardado.

APU: ¿Y qué pasó con ese escudo, qué hiciste para que no se te caiga más?
D.L.R: Y lo hice soldar (risas). Atrás. Para no perderlo. Más fuerte, más seguro.

APU: ¿Cuántos años tenías ahí?
D.L.R: Ahí tenía 20 años, ahora tengo 89 y medio. En mayo cumplo 90.

APU: Respecto de los bombardeos del 55 ¿cómo lo recordás?
DLR: Recuerdo muchas cosas tristes. Estaba trabajando en el Policlínico Evita de Lanús, y traían heridos de la plaza a todos los hospitales. Me llevaron como enfermera para atender los heridos, no sólo a mí, a muchas chicas. En un momento el día se puso de noche por tantos aviones que pasaban bombardeando. Imaginate el miedo que teníamos nosotros tan jovencitas. Pero así luchamos, trabajando y llevando los heridos a los hospitales. Y recuerdo que en el cordón de la vereda, mirando a la Casa de Gobierno, las calles que van en bajada hasta Leandro Alem, veíamos por el cordón humito, humo. La sangre de los heridos caliente, al caerse, se veía que venía de arriba hacia Leandro Alem. Ese es un recuerdo muy triste, siempre lo recuerdo.

APU: ¿Con respecto a tu trayectoria laboral, cómo te afectó el golpe del ´55?
DLR: Intervinieron en todos lados los militares y llamaban a muchas enfermeras para destinarlas en otros lugares para seguir trabajando. A mi me llaman, el Mayor, no recuerdo el nombre, a una oficina con un escritorio largo. Había dos planillas y me dice: “usted tiene que leer esas planillas y firmar la que le convenga más”. En una tenía que renunciar y la otra me mandaban a Posadas, Misiones, para trabajar allá. Era tan joven que les contesté: “yo no puedo confirmar esto sin antes hablar con mi familia, mis hermanas”. Y me contestaron: “no, no, no, tiene que firmar ahora”. Y le dije: “no renuncio, voy a trabajar a Misiones”. Y así fue. Me dijeron: “venga tal día”. Y fuimos en hidroavión, porque en ese entonces no había pista de aterrizaje. 
Me llevaron al Hospital Regional de Misiones. Ahí atendían monjitas, una de ellas me llevó a una habitación donde tenía que dejar mis valijas y mis cosas, tenía un placarcito. Jovencita era la monja, se hizo muy amiga. Ella trabajaba, como yo, en el Hospital. El Director de Salud Pública no era peronista, era radical. A mí personalmente no me interesaba la idea política sino atención a los pacientes.

APU: ¿Y también sufriste algún allanamiento en tu casa?
DLR: Sí, fueron a mi casa militares en un micro color celeste, grande y era como 20 militares. Me revisaron toda mi casa, me sacaron los cuadros, el título, los uniformes. Porque mis hermanas eran modistas y me hicieron otros dos uniformes, con la misma tela, el color, todo, para que lo tuviera siempre impecable, porque me llamaban en cualquier momento y tenía que ir vestida con el traje de gala. 

APU: ¿En el allanamiento se llevaron tu título?
DLR: Si me llevaron ahí todo lo de la Escuela. Pero tenía certificados en mi casa escondidos. Mi mamá era santiagueña y yo le venía diciendo que guarde las cosas mías, le explicaba lo que hacían con otras enfermeras, que entraban y se llevaban todo lo que era libros, cuadros, fotos, los uniformes. Entonces, en el fondo de casa mamá tenía un horno de barro donde hacía pan y comidas especiales y puso debajo de las cenizas las cosas importantes mías.

APU¿Y pudiste trabajar en otros hospitales públicos después del golpe?
D.L.R: Y, me mandaron a Misiones, el director era radical me apreciaba mucho entonces me dio la llave de economato que es un lugar donde se guardan todas las cosas del hospital, ropa de cama, ropa de los pacientes. Y me dio la autorización para trabajar con ocho soldados. Ellos me ayudaban a lo que les pedía, que pinten, que arreglen los alambrados, cosas del Hospital, quedó hermoso todo, los dirigía yo. Y allí, las camas que estaban selladas con la Fundación Eva Perón las tuve que raspar de otro color, las pintamos de blanco. Yo no, los muchachos.

APU¿Te dieron esa orden? ¿sacar todo lo que decía Evita?
D.L.R: Sí. Lo que no pude hacer fue sacar el sello de las frazadas. Les puse tinta china encima y no se veía más.

APU: ¿Y qué te producía tener que borrar el nombre de Evita?
DLR: Mucho dolor, pero me hice fuerte. Sufría, pero era para el bien de los pacientes. Porque dormían en el suelo por no utilizar esas camas que estaban selladas, no lo podía creer. Las cunitas, los chicos durmiendo en el suelo. Cosas muy tristes y feas.

APU: Horrible... ¿Después, te volviste de Misiones?
D.L.R: Sí, me quedé cinco años y me volví porque mi mamá estaba enferma. Tuve que hacerle caso porque me llamaba siempre. Tan lejos, no se podía viajar. No había dinero como para viajar. El director de Salud Pública me dio los pasajes para volverme. Además, me dio algunos pasajes en los años que estuve allá para visitar a mi familia, a mi mamá sobre todo que ya era viejita.

APU: Y una vez acá ¿qué hiciste?
D.L.R: Empecé a cuidar enfermos, particulares, atendí al “dueño” (presidente) de La Rural.

APU: ¿Y en hospitales no pudiste entrar?
D.L.R: No, buscaba pero me decían que no necesitaban….yo preguntaba con temor porque eran de la contra.

APU: Y la última dictadura militar ¿cómo la viviste?
D.L.R: Siempre con el temor de que vengan nuevamente a mi casa. Pero esa vez no llegaron.

APU: ¿Sabías de los secuestros y las desapariciones?
D.L.R: Sí, vivía en Villa Ballester y en mi barrio sabía de algunas personas. No las conocía, pero sabía…y como anteriormente habían venido a mi casa siempre tenía ese temor.

APU: Con respecto a tu participación en el documental, Las Enfermeras de Evita, de Marcelo Goyeneche ¿cómo fue la experiencia, cómo te sentiste?
D.L.R: Me sentí cómoda, muy bien. Marcelo es un amor de persona. Me dio alegría hacerlo, que la gente nos conozca.

APU: ¿Y qué pasó después?
D.L.R: Después del documental, el director Marcelo Goyeneche nos llevó a pasar la película en distintas provincias. 
(Muestra un diploma con la siguiente leyenda: Universidad Nacional de Salta, Facultad de Ciencias de la Salud. Reconocimiento a la trayectoria por cuanto Sra. Dolores Rodríguez, su aporte a través de la Cultura en la obra cinematográfica Las Enfermeras de Evita y agrega que tiene otros diplomas similares y señala su caja con objetos).
 
APU: También, después de la película, estuviste contando tu testimonio entre compañeras y compañeros de la política. Dirigentes y militantes del peronismo.
D.L.R: Sí, sí. Nunca me callé, nunca mentí, siempre dije que era peronista. Bueno, no tuve mayores inconvenientes…En un viaje que hice a Posadas después que vine a ver a mi mamá me dijeron que me iban a sentar en el avión con un personaje y era Alfonsín. Y conversando con él me dice que había conocido la escuela que estaba en Callao y Arenales y que conoció a muchas enfermeras que estudiaron ahí, que muy buena atención, y muchos halagos de él. Y me dijo que no le interesaba que yo fuera peronista porque las ideas no se matan. La verdad que me atendió (trató) muy bien como persona, como enfermera y como peronista.

APU: Y con respecto al acto de Ezeiza con Cristina, que fue organizado por el Instituto Patria y donde estuviste junto a otras compañeras del Partido Peronista Femenino, celebrando los 70 años de la sanción de la Ley de Sufragio ¿Cómo te sentiste?
D.L.R: Me sentí tranquila moralmente porque sabía que todas eran peronistas y porque Cristina era y es una mujer muy inteligente, quería conocerla y me saqué fotos con ella.

APU: ¿Qué recordás de ese acto, de ese día?
D.L.R: Que ella le habló a toda la gente que estaba esperando verla. Muchas mujeres. Nos dio un beso a cada una (se refiere a las cuatro compañeras del partido peronista femenino que estuvieron en el escenario junto a Cristina) y un ramo de flores del que todavía guardo el envoltorio.

APU: Estuviste con Eva y con Cristina ¿Qué podés decirnos sobre eso, sobre ellas?
D.L.R: Las dos, mujeres bonitas e inteligentes que trabajaban para el pueblo y que se ocupaban muchísimo de la gente pobre.

APU: ¿Qué pensás de Cristina ahora, cómo la ves?
D.L.R: Ay, yo la veo (suspira). La veo, la siento y la escucho. Todo lo que ella luchó para defenderse de lo que decían de ella. Y salió limpia, hay un término de la justicia….

APU: Sobreseída.
D.L.R: Sobreseída, así es. Hace poco lo he leído y bueno me puse contenta.

APU: Y el peronismo ¿qué es para vos?
D.L.R: El peronismo (…se casó Eva Perón y el esposo que era el General escribía mucho) es el día de hoy que en todo el mundo hay leyes de Perón, de trabajo. (Mi hijo trabaja en la aeronáutica, estuvo con Alicia Castro, entonces sabe mucho de sindicatos y en la actualidad lo llaman de muchos lugares cuando hay problemas y él tiene que decir las leyes de trabajo que hizo Perón)
Lo más importante es el trabajo, en una familia si no hay trabajo no comen. Se me ocurre que eso es lo más importante

APU: Y sobre las mujeres peronistas ¿qué pensás?
D.L.R: Las mujeres peronistas son muchas, muchísimas (y también las que no).

APU: ¿Qué mensajes les podés dar a las compañeras militantes?
D.L.R: Que luchen, que sigan luchando por Eva Perón y Perón. Y ahora Cristina. Ayudarlas de esa manera es muy importantes porque se sienten protegidas y muy queridas. 

APU:Y sobre el momento particular del país, el gobierno de Alberto, Cristina como vicepresidenta ¿qué pensás?
D.L.R: En este momento está un poco triste la Argentina por la pandemia que lastimó a muchas familias. Triste porque tuvimos un presidente que pidió dinero y ahora hay que pagarlo. Y es mucha plata. Y este señor, que se llama Macri, tiene una deuda muy grande con los argentinos, por eso estamos tan mal económicamente, todo está caro a raíz de que hay que pagar esa deuda.

APU: Para terminar, ¿qué mensaje le quisieras transmitir a la gente? (A quiénes te van leer o se interesen por conocer tu pensamiento)
D.L.R: Les diría que no se dejen vencer, que sigan adelante, que luchen. Que trabajen como sea, honradamente, para colaborar con la familia, con los hijos, con la pobreza. Y bueno… así algún día seremos como éramos. (Agencia Paco Urondo, Marcela Pantoja, 16/12/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

CÓMO VOTÓ LA IZQUIERDA LAS LEYES ECONÓMICAS
- Se abstuvo en el aporte extraordinario de grandes fortunas.
- Tampoco acompañó la rebaja del gas en zonas frías.
- Rechazó la nueva fórmula de movilidad jubilatoria.
- Votó en contra de la anulación de la reforma tributaria del macrismo, que restableció impuestos a grandes empresas y los bajó para pymes.
- Se opuso a la ley de sostenibilidad de la deuda.

“Estamos frente a una maniobra, un engaño, porque con esta ley lo que se intenta es tapar un nuevo ajuste sobre el pueblo trabajador”, acusó el diputado Nicolás Del Caño, del Frente de Izquierda, cuando se votó el aporte extraordinario de grandes fortunas. El proyecto del oficialismo resultó aprobado por 133 votos contra 115 de la oposición, casi todos de Juntos por el Cambio. También hubo dos abstenciones: las de Del Caño y su compañera de bancada, Romina Del Plá.

“Después de ocho meses de dar vueltas traen esta ley que se intenta presentar casi como un acto revolucionario, pero que en realidad es el camuflaje de un ajuste contra el pueblo. Es como si alguien que te quitó 100 pesos te devolviera 2,50. Y quiere que le firmes un papel, y que además hagas una fiesta. Es inaceptable. Es una farsa. De lo recaudado con este impuesto casi la mitad va a ir a la explotación del gas con el método del fracking o al beneficio de empresarios, mientras se elimina el IFE, digo, para marcar las prioridades”, siguió en su discurso.

A su turno, Del Plá avanzó en el mismo planteo. “El oficialismo quiere que seamos parte de su maniobra. Este proyecto de aporte solidario salió del cajón, donde estuvo guardado bastante tiempo, porque crece y crece el descontento popular por las medidas de ajuste que está tomando el Gobierno”, interpretó. En la misma sesión en que se aprobó el aporte de grandes fortunas, en noviembre del año pasado, se votaron modificaciones a la ley de Presupuesto 2021. La diputada relacionó ambos temas en su discurso: "Como el presupuesto de ajuste está haciendo ruido, la liberación de las tarifas desde enero y la inflación están haciendo ruido, como todo este paquete de ajuste está haciendo mucho ruido, bueno hay que armar la maniobra distractiva. Entonces sacamos del cajón el proyecto de aporte solidario", completó.

El Frente de Izquierda había presentado en mayo del año pasado un proyecto de ley para fijar un impuesto a las grandes empresas y las grandes fortunas, de carácter permanente, que según su estimación permitiría recaudar 15 mil millones de dólares, "no los 3 mil millones que propone el gobierno por única vez", recordó Del Caño. "Nuestro proyecto no es para encubrir un ajuste, sino parte de un programa integral que plantea el desconocimiento de la deuda externa fraudulenta, ningún pacto con el FMI, la nacionalización del sistema bancario y el monopolio del comercio exterior", explicó.

Zonas frías

Los dos diputados del Frente de Izquierda que le dieron la espalda a la ley que rebajó las tarifas de gas para 4 millones de usuarios de zonas frías, en once provincias, ya no fueron Del Caño y Del Plá sino sus reemplazantes, Mónica Schlotthauer y Juan Carlos Giordano, respectivamente, quienes tomaron su lugar de acuerdo al sistema de alternancia de legisladores que funciona dentro del FIT.

La ley de zonas frías se aprobó con 190 votos a favor del Frente de Todos, sus aliados tradicionales y algunos diputados de Juntos por Cambio de las provincias involucradas, contra 16 votos también de legisladores de JxC, en lo que marcó una división del bloque, y 43 abstenciones. Dentro de las abstenciones figuran los representantes del FIT.

"Según el Enargas esto va a beneficiar a 3 millones de hogares. El régimen de subsidios, y estamos completamente a favor de que se subsidie a quienes más lo necesitan, se va a financiar con un recargo sobre el precio del gas natural al resto de los consumidores, que también la pasan mal, muy mal, de hasta el 7,5 por ciento en la boleta. Dicen que no hay aportes del Tesoro nacional. El subsidio sale del resto de los usuarios. Ahora me pregunto, a los autores del proyecto no se les ocurrió que este subsidio lo tienen que poner las privatizadas de su bolsillo, que vienen saqueando nuestro gas y petróleo desde hace décadas", argumentó Giordano para justificar la abstención.

"No estamos hablando de pequeñas cooperativas. Son Pérez Companc, Tecpetrol, Pan American Energy, Total, Pluspetrol, la Shell. Gasíferas que se han beneficiado con el precio del gas en boca de pozo. Que el subsidio lo paguen las privatizadas, no un nuevo aumento en las tarifas del resto de los usuarios", insistió.

Enargas estimó que el impacto sobre una factura residencial media es de 6 a 8 pesos por mes, sobre un monto total de esa boleta de 1200 pesos. Es decir, el 0,5 por ciento. Esos 6 a 8 pesos es el recargo para los usuarios residenciales de la creación del fideicomiso que permite rebajar las tarifas a 4 millones de personas. El beneficio, en su caso, representa 436 pesos mensuales en promedio entre aquellos que obtuvieron una disminución de la tarifa del 30 por ciento, y de 814 pesos por mes para quienes el descuento alcanza al 50 por ciento.

Movilidad jubilatoria

La votación de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria, en diciembre del año pasado, encontró unidos en el rechazo a los diputados del Frente de Izquierda con los de Juntos por el Cambio, aunque con argumentos distintos.

"Todos los gobiernos le meten la mano en el bolsillo a los adultos mayores. Estamos asistiendo a un ajuste: acá no hay grieta", enfatizó Del Caño, quien en ese momento compartía bancada con Giordano, antes de que se completara el enroque de legisladores del FIT.

Los cambios en el mecanismo de movilidad dejaron atrás la reforma que, a su vez, había hecho el gobierno de Mauricio Macri en diciembre de 2017, que derivó en una caída de las jubilaciones del 19,5 por ciento real mientras estuvo vigente. En la votación del proyecto del gobierno del Frente de Todos, el oficialismo se impuso 132 a 119.

"A la misión del FMI se la recibió con música para sus oídos con una nueva fórmula de movilidad jubilatoria que pretende desenganchar los aumentos de la inflación", protestó Del Caño. Myriam Bregman, candidata a diputada por el mismo espacio en la Ciudad de Buenos Aires, remarca actualmente que esa ley "es una estafa a los jubilados".

Reforma tributaria

El 20 de mayo pasado, la Cámara de Diputados aprobó la reforma tributaria del Gobierno por 124 votos a favor y 104 en contra. Entre estos últimos, otra vez con posiciones opuestas en los argumentos, coincidieron el FIT y Juntos por el Cambio.

La reforma anuló la mayoría de los cambios que había introducido el gobierno de Macri en el impuesto a las Ganancias y aportes a la seguridad social, con rebajas para grandes empresas. En su lugar, se volvieron a subir los tributos a las grandes compañías y se bajaron para pymes.

Para el diputado Giordano, los cambios fueron insuficientes. "¿Con esta ley le suben los impuestos a las grandes empresas? No. En todo caso los dejan igual que como estaban antes del gobierno de Macri. Antes Ganancias estaba en 35 por ciento, Macri lo bajó al 25 y ahora en forma escalonada vuelve al 35. Ahora, a los grandes capitalistas, por qué solo 35 por ciento. Hay que eximir de Ganancias a los kioscos, pequeños talleres, comercios. Pero para eso hay que cobrarles más a los que más tienen. Ahora, al autodenominado gobierno nacional y popular, ¿no era la gran oportunidad de imponer un impuesto especial progresivo a los bancos, a las multinacionales, a las automotrices, los laboratorios, los pools de soja, las gigantes tecnológicas. ¿No había que imponerle a ellos un gran impuesto? ¿No era este el momento?", reclamó.

Sostenibilidad de la deuda

Finalmente, el repaso de las votaciones del Frente de Izquierda de las principales leyes económicas muestra su negativa al proyecto de "sostenibilidad de la deuda", que impulsó el Gobierno para ordenar que cualquier nuevo préstamo de un organismo internacional debe contar con aval del Congreso.

En este caso, la aprobación fue de 233 votos a favor, incluidos los diputados de Juntos por el Cambio, contra 2 votos negativos del FIT.

"Los bloques mayoritarios se aprestan a legitimar y legalizar una de las mayores estafas al pueblo argentino: la deuda de Macri y también los canjes de 2005 y 2010, que fueron el salvataje de los bonos de una deuda que históricamente tiene su ilegitimidad y su ilegalidad en la deuda genocida de Videla", sostuvo Del Caño antes de la votación. "El objetivo es cumplir con los acreedores mientras se ajusta a los jubilados", agregó.

"En el peronismo son pagadores seriales de las estafas. Nosotros rechazamos esta deuda ilegal, ilegítima y fraudulenta. Que esos recursos vayan a la educación pública, a la salud, a aumentar los salarios, las jubilaciones. Que la crisis la paguen los grandes grupos económicos y no el pueblo", remató. (David Cufré, Página 12, 30/10/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

MEGA MILLONARIOS Y MEGA POBREZA
Con la pandemia se agudizó la desigualdad social
La ONU advirtió por la suba de la pobreza extrema en 105 millones de personas. Los ricos embolsaron 3,9 billones de dólares.

Mientras las fortunas de los millonarios crecieron en más de 3,9 billones de dólares en 2020, la población con pobreza extrema pasó de 119 millones a 224 millones de personas. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es la primera vez en dos décadas que aumenta la pobreza extrema en el mundo, situación directamente relacionada a la crisis de la pandemia causada por la covid-19. 

La pandemia provocó una caída en las economías de todo el mundo dejando en la pobreza a más de 100 millones de personas en 2020. Sin embargo, el secretario general del organismo internacional, António Guterres, advirtió que la desigualdad es una problemática con larga trayectoria: "Incluso antes de la pandemia, los 22 hombres más ricos del mundo tenían más riqueza que todas las mujeres de África", aseguró, y agregó que la inversión de los países debería focalizarse en proyectos que disminuyan la desigualdad de género y promuevan la protección social, la educación y el trabajo digno. 

Para el organismo, uno de los problemas principales fue la "falta de solidaridad entre naciones en momentos críticos" y el "endeudamiento excesivo". “Necesitamos escuchar mucho más a las personas que lo experimentan y desmantelar las barreras a la inclusión.”, expresó Guterres en redes sociales.

En este contexto, la ONU presentó un plan de recuperación global en tres vertientes para solucionar problemas globales después de la pandemia. Primero, la voluntad política para establecer una protección social universal que se extienda hasta 2030 e invertir paralelamente en la creación de puestos de trabajo de calidad. El segundo foco debe situarse en que la recuperación sea inclusiva, contemplando sobre todo a las mujeres en pobreza extrema. Sobre esto, Guterres advirtió: “No es recuperación si recuperamos sólo la mitad de nuestro potencial”. El tercer eje se centra en la construcción de un mundo descarbonizado y sin emisiones de gases de efecto invernadero. 

América latina

En el último año la tasa de pobreza extrema alcanzó el 12,5 por ciento y la de pobreza, el 33,7 por ciento en promedio en toda la región. De acuerdo a la Cepal,  las transferencias económicas hechas por distintos gobiernos en el peor momento de la pandemia evitaron que esos índices sean incluso peores.

El alza de la pobreza en la región pasó de 189 millones de personas en 2019 a 209 millones en 2020, aunque podrían haber sido 230 millones sin las trasferencias de emergencia de los Estados, que beneficiaron a 326 millones de personas, el 49,4 por ciento de la población que vive en la región. En el caso de la pobreza extrema, pasó de 70 millones en 2019 a 78 millones, pudiendo haber sido 98 millones, estimó la Cepal. “La pobreza es mayor en áreas rurales, entre niñas, niños y adolescentes; indígenas y afrodescendientes, y en la población con menores niveles educativos”, explica el documento de la Cepal.

La secretaria ejecutiva de Cepal, Alicia Bárcena, recordó que América latina y el Caribe es la región del mundo en desarrollo más afectada por la crisis, “que agravó problemas estructurales de baja productividad y alta informalidad, desempleo, desigualdad y pobreza. En 2021 la región crecerá 5,9 por ciento gracias a efectos transitorios de demanda agregada y a repunte estadístico, pero en 2022 volvería a un crecimiento mediocre de 2,9 por ciento”, aseguró.

Sobre la deuda, Bárcena advirtió que los países en desarrollo se enfrentan a una importante asimetría en el tratamiento de su deuda. “América Latina y el Caribe es la región más endeudada del mundo en desarrollo y con el mayor servicio de la deuda, alcanzando al 59 por ciento de sus exportaciones de bienes y servicios. Los países desarrollados podrían canalizar los nuevos Derechos Especiales de Giro que no utilizarán. Se necesita un nuevo fondo fiduciario para apoyar a los países de ingreso medio. Los DEG también podrían capitalizar bancos de desarrollo”, explicó. (Natali Risso, Página 12, 20/10/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA CANCIÓN DEL AMOR MOVILIZADO, EL HOMENAJE POR EL DÍA DE LA LEALTAD

Fue por amor. Y, como el amor, fue espontáneo. Un acto sencillo y sentido. A cielo abierto. Porque el sentimiento no se esconde. Ni se gradúa. Ni se somete a especulaciones o mudanzas. Sale así. Te azota. Te deslumbra. Te compromete.

Eso fue. La sublimación de un compromiso resumido en la palabra lealtad. Una lealtad de ida y vuelta: que escuchaba, que atendía, que hacía. Tiempo de calidad destinado a la construcción del vínculo. Horas, vigilias invertidas en la fundación de una nueva Patria que contuviese a todos. O, al menos, a la mayoría. 

La burocracia sindical de entonces se tomó un siglo: la CGT citó a su Comité Central Confederal para el 16 de octubre y, con 28 miembros presentes, inició un debate que ponía el eje en la negativa de muchos empresarios a pagar el 12 de octubre como jornada doble. Iba más allá. Con Perón arrancado del poder, y preso, los industriales prepoteaban “el aguinaldo se lo vas a tener que reclamar a tu Coronel”. Apenas una muestra de su desprecio por los trabajadores.

La CGT se enfrascó en un tenso debate que duró varias horas. Cuando finalmente a la una de la mañana votaron 16 a favor de la huelga y 12 en contra (atención al dato), la realidad los había superado. Hombres y mujeres de Berisso, de Ensenada, de Avellaneda, de tantos lugares del país ya marchaban al rescate. Tanto que, cuando la delegación cegetista abandonó la Rosada -en donde había comunicado su decisión de hacer una huelga el 18-, los obreros ya rodeaban el Hospital Militar mientras otros comenzaban a ingresar desde el sur a la Plaza de Mayo.

Yo te daré, te daré niña hermosa, te daré una cosa, una cosa que empieza con P: ¡Perón!” coreaba la multitud de rostros transpirados y patas en la fuente mientras los generales traidores se ofrecían para bombardear la Plaza. Primó la sensatez. O el miedo. Y la cita del Hombre con su Pueblo se resumió en un pedido de desconcentrar en paz. Oportunista, la CGT cambió la idea de la huelga y decretó “Mañana San Perón”, o algo parecido. Como fuera, el 18 no pasó a la Historia.

Hermenéutica pendular que no perdona; que como el amor, insiste. Luego vino todo lo que vino: un gobierno del pueblo, una revolución fusiladora, golpes militares, salidas electorales, el ansiado retorno, la muerte… y la masacre. La recuperación democrática, un peronismo objetable, un radicalismo peor y, cuando el “que se vayan todos” sonaba una octava por encima de la Marcha Peronista, Néstor y Cristina, y esa tibieza del amor reencontrado, de la fe y la voluntad. De la política volviendo a ser bandera.

Estimadísimo, profesor. Seguramente usted lo haya leído. Pero el Pueblo que vivió todo lleva las cicatrices y los emblemas tallados en la piel. Y tiene razones de prosapia militante que, sin  importar toda la teoría del mundo, no pueden ignorarse. 

Vea: hay una imagen que ya no es común en estos días pero que, a mi juicio, grafica mejor que nada la sencillez y la profundidad de ese pacto y es el encuentro del soldado conscripto con su novia, que trabaja cama adentro, el día de franco. Es en la plaza, y es domingo. Y es inamovible… porque no hay otro día.

Aunque haya otro amor más intelectual, de horas de café y cigarrillos discutiendo a Dios, a Marx y a la Revolución, el amor popular, así de simple, así de contundente, ha construido los cimientos de la movilidad ascendente. 
Tan ascendente que, esta CGT que hoy parece querer celebrar la fracasada huelga del 18 de octubre de 1945, es manejada por dirigentes orondos y benignos con los patrones (acaso porque algunos han devenido empresarios) incapaces de poner fecha aunque les roben el atril. 

Movilizar es parte de la épica. Más allá de la opinión de consultores, gurúes, chamanes o nigromantes. Y aunque ahora el amor tenga otra depositaria, los que no festejan el cumpleaños de Perón y evitan el Día de la Lealtad (vaya a saber por qué, ¿no?) no van a poder disimular el nuevo pacto de esperanza que el pueblo llevará a la Plaza este domingo. 

Y el lunes, que festejen los patrones.  

(La Canción del Amor Movilizado, una nota de Carlos Caramello, que escribió para el portal dejamelopensar.)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA FORA VERSUS LOS FALSOS LIBERTARIOS: SIN DIOS, NI PATRÓN, NI ANARCOCAPITALISMO
Una tarde en el local de La Boca de la Federación Obrera Regional Argentina, cuna del anarquismo. La lucha histórica, las cotidianas y la crítica a la "libertad del látigo" de Milei.

Al atardecer, el encuentro de las calles Coronel Salvadores y Hernandarias debe ser uno de los paisajes plebeyos más bellos de la Ciudad de Buenos Aires. También una de sus esquinas más combativas. En el arrabal de La Boca, punto cardinal del anarquismo en estas pampas, el local de la Federación Obrera Regional Argentina (FORA) ha resistido estoico el paso de los años, las batidas policiales, los explotadores. Igual que Jorge “Cacho” Smokvina, miembro activo de la comisión de jubilados de la federación. “Acá me ve, en la lucha histórica, que en realidad es la pelea cotidiana, para barrer al capital”, bromea el hombre de boina. Escoba y palita en mano, con esmero junta las rebeldes hojas secas que duermen en la vereda. Desde hace algunos meses es el casero del local. La FORA es su casa. Y el techo que cobija a muchos ácratas del presente.

Anarquistas, “la palabra –escribe el ensayista Christian Ferrer en su brillante libro Cabezas de tormenta– suena hoy menos tremebunda que extraña, como si se mencionara un animal extinto. Un ave pesada que nunca pudo volar o un mamífero cuyo último ejemplar fue avistado décadas atrás”. Tantas veces los mataron, tantas veces los persiguieron, tantas los borraron de la historia. Sin embargo siguen ahí, dando pelea por un mundo de iguales.

La puerta, altísima, muestra dos manos fraternas que se estrechan solidarias, sobre un fondo negro y rojo. Lleva tatuada la inscripción “FORA. Fundada en 1901”. En mayo pasado la federación cumplió 120 años de historia sindical. Fue la primera organización gremial del país y a comienzos del siglo XX llegó a nuclear a miles de laburantes.

“Esta era la sede de los portuarios, que era un gremio muy numeroso. Imaginate La Boca a principios del 1900: el puerto activo, el barrio repleto de trabajadores. En el ’50 compraron el local y acá se conserva mucho material histórico, desde la década del ’30 hasta el presente”, explica Jacinto Cerdá, profesor de Historia que pone el cuerpo desde hace años en la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital. El archivo, aclara, está incompleto. El local obrero fue allanado pila de veces por los muchachos de la Policía Federal. Agrega Jacinto que algunos documentos terminaron “misteriosamente” en el edificio de la CGT.

Como buen refugio libertario, que obviamente no recibe aportes estatales y se banca con el bolsillo de los laburantes, la FORA atesora una generosa biblioteca, documentación orgánica original de mil y un gremios –calzado, choferes, portuarios–, balances, cartas y publicaciones ácratas de todo el planeta. Un auténtico festín desnudo para historiadores y cientistas sociales. También hay diarios, boletines, folletos, panfletos: desde el decano Organización Obrera hasta el más juvenil Revuelta de clases.

“Muchos llegamos a la FORA por los textos clásicos anarquistas, que siempre pasaron de mano en mano. Sin embargo, la propaganda no se queda en el pasado. Mantenemos el legado de convocar a los trabajadores para construir la emancipación. La acción es sobre el presente. Que los laburantes podamos desarrollar una experiencia sindical diferente a las de las estructuras burocráticas. El corazón de la FORA fue, es y seguirá siendo la actividad sindical”, deja claro Jacinto, y se suma a la ronda de compañeros que pueblan el salón principal del local, justo cuando el telón de la noche primaveral cae suave sobre La Boca.

Sociedades y resistencias

Desde las paredes los custodian curtidos retratos en sepia de Bakunin, Malatesta, el pedagogo Ferrer, el príncipe Kropotkin y militantes foristas como el panadero español Emilio López Arango. También hay una foto de Flora Albornoz, combativa trabajadora textil y extesorera de la federación.

María Sol Agüero es docente y delegada. Nacida y criada en Mendoza, se sumó a la FORA cuando migró a Buenos Aires, hace cuatro años: “No vengo por la pata histórica, yo antes activaba en mi provincia, en temas anti-represivos. Me atrapó la afinidad con los compas y sobre todo que fuera una organización obrera distinta. Era una vuelta de rosca que no conocía”.

La organización de la FORA está basada en los principios anarquistas de la 1a Internacional Obrera: un sistema federalista y horizontal sin cúpulas dirigenciales ni profesionales del sindicalismo. “Sociedades de resistencia, que es la unidad más clásica de los obreros de la tradición española. Se adhieren y se forman federaciones sin una conducción central”, explica Hernán Mancuso, trabajador informático y del palo audiovisual. Detalla que se arrimó después del crac neoliberal de 2001: “Muchos todavía se preguntan si sigue habiendo anarquistas. Sí, nos nucleamos, nunca dejó de pasar. Es muy amplio lo que se puede entender por anarquismo. Hay un legado en lo gremial, en lo social, lo cultural. Pero somos una organización obrera, y llevamos esa antorcha encendida en el presente.”

Los lazos, la afinidad, la solidaridad. Las tres palabras salen de la boca de Belén Mangieri. Viene de varios desencantos con la militancia. Cuenta que activa en un comedor-biblioteca de Garín, y asegura: “Somos una organización muy viva, no es solo la historia. Se construyen lazos fuertes con los compañeros, no hay alguien que manda. Acá la que manda es la asamblea. Por eso se arriman muchos trabajadores, porque en la mayoría de los espacios no se puede asomar la cabeza y las condiciones de laburo del presente son nefastas”.

En los últimos meses, la FORA tuvo participación activa en los conflictos gremiales de los trabajadores del call center de Aerolíneas, de los docentes porteños, de los médicos precarizados en pandemia y decenas de luchas más. La lucha, agrega Mancuso, no es para zafar las papas: “Compartimos circunstancias existenciales, y luchamos para cambiarlas. No somos la burocracia. Somos compañeros porque somos trabajadores, y somos internacionalistas. No nos une el anarquismo, sino la lucha de clases”.

Cacho, con 68 pirulos sobre el lomo, dice que se cansó hace años de la casta sindical, “porque están al servicio de los patrones y de los gobiernos de turno”, y prefiere dar una mano a sus compañeros en los geriátricos y en la salita de atención médica primaria que funciona en La Boca todos los segundos sábados del mes: “Construir en la realidad, en el presente, en el día a día. ¿Sabés cuál es mi regla? Que en serio todos tengamos una mejor vida. Esa es la anarquía”.

Sobre la libertad

Desde hace algunos años, el término “libertario”, históricamente asociado a las ideas anarquistas, fue apropiado y resignificado por sectores abiertamente reaccionarios de derecha que postulan la muerte del Estado y la construcción de una nueva tierra prometida regida por el capitalismo salvaje. El verborrágico economista y aspirante a diputado Javier Milei es la punta de lanza de este movimiento, el huevo de la serpiente liberal. “Son etiquetas que utilizan para no decir que son neoliberales. No se van a hacer cargo del desastre que hicieron en América Latina en las últimas décadas. Se llenan la boca hablando de libertad. ¿Y adónde está su libertad? Libertad de mercado”, reflexiona Jacinto.

Belén respira hondo y profundiza las ideas de su compañero: “La libertad de Milei es que nos exploten cada vez más. Contratos basura, monotributo, aplicaciones a destajo. Es la libertad del látigo. Los libertarios creemos en otra libertad, la humana en su máxima expresión.”

El sabio Cacho se agarra la cabeza y confiesa que hace algunas semanas caminaba por el Parque Lezama y vio en vivo y en directo una marchita de las huestes de Milei. “Es un agente de los poderes opresivos. Gritaba contra el Che, contra el comunismo, contra los progresistas… Si dice en verdad lo que haría, no lo vota ni la madre. Va contra los trabajadores y los sectores organizados. Puro ajuste y al que no le gusta, ‘leña’”.

Para cerrar la ronda, la docente Sol arriesga: “Ellos quieren ser patrones y que nos autoexplotemos, algo muy usual en el discurso del emprendedor tan en boga. La falsa autogestión, el ‘me salvo solo’, ‘sé tu propio jefe’. Tu jefe es el capitalismo. Para esta gente, la libertad es hacer lo que se les canta. Pero para nosotros es otra cosa. Un diálogo constante y complejo, una construcción colectiva”.

Crítica a un concepto adulterado

Son varias las voces que reflexionan sobre el crecimiento de los movimientos anarcocapitalistas en el presente. Anarquistas de vieja escuela, como el lingüista Noam Chomsky, tienen una mirada muy crítica: “Es un sistema doctrinario que, si alguna vez se implementa, llevaría a formas de tiranía y opresión cuasi sin precedentes en la historia de la humanidad”.

El fallecido antropólogo David Graeber, autor del libro Trabajos de mierda, una teoría, sumaba: “Para ser sincero, soy bastante escéptico con respecto a la idea del anarcocapitalismo. Si imaginan un mundo dividido en empleadores con propiedad y trabajadores asalariados sin propiedad, pero sin mecanismos coercitivos sistemáticos… Bueno, simplemente no puedo ver cómo podría funcionar”.

Sede ácrata
La Federación Obrera Regional Argentina tiene su sede en Coronel Salvadores 1200, La Boca, CABA. Su web es: http://capital.fora.com.ar/.
( Nicolás G. Recoaro, Tiempo Argentino, 9/10/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

VILLA 31: LA OSCURA TRAMA DE CONTRATOS DE CONSULTORÍA PARA LA LENTA URBANIZACIÓN Y EL MÁS QUE ACELERADO DESALOJO DE LAS MUJERES
De las 12 mil viviendas en el barrio, se construyeron 1080
Esto se suma una serie de contrataciones a consultoras por millones de dólares para ocuparse del Barrio Mugica. Algunas de estas no aparecen, tampoco los informes finales que deberían haber producido.

Hace una semana, la Policía de la Ciudad entró a la Villa 31 a desalojar a un grupo de mujeres, niñas y niños: desarmaron sus casillas y pasaron con una topadora. A la vez, el Gobierno porteño mantiene en el discurso que está avanzando con la urbanización. ¿Qué tan avanzadas están las obras, que cuentan con fondos de un préstamo internacional desde hace cuatro años? El préstamo por 170 millones de dólares está vigente desde 2017, pero recién este año figuran preadjudicaciones de obras por la mitad de lo transferido en 2021. De las 12 mil viviendas en el barrio, se construyeron 1080, en el sector de mayor visibilidad. No hay aún tendido eléctrico y los habituales cortes de agua se hicieron patentes en la pandemia en 2020 por los reclamos de la fallecida Ramona Medina. En este escenario, hubo una serie de contrataciones a consultoras por millones de dólares. De algunas de estas, no aparecen ni los informes finales que deberían haber producido.

El desalojo violento de mujeres, niñas y niños de la 31 volvió a poner el foco sobre el estado de la urbanización de la villa, a la que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta pasó a decirle "Barrio 31", como si la retórica hiciera efecto sobre las condiciones materiales que siguen faltando. Es algo que seguramente experimentaron las 80 mujeres y 175 chicos que ocupaban un antiguo basural desde julio y reclaman donde vivir y que fueron desalojadas. Muchas de ellas denunciaban que venían de sufrir violencia de género. Como explicó en este diario Laura Vales, el motivo central es la suba de los alquileres dentro de la villa. Pero abrió nuevamente el interrogante sobre el uso de los fondos públicos para la urbanización de la villa.

Contratos en dólares

En el contexto de esas carencias de vuelven más notorios los contratos por millones de dólares que el Gobierno porteño ofreció a consultoras. El año pasado, este diario publicó un convenio por un total de dos millones de dólares para el "servicio de consultoría para la contratación de recursos humanos para conformación de la Gerencia Operativa de Reasentamiento".  El contrato comenzó en 2019 por 1.141.488 pesos y 1.199.653 dólares y tuvo una extensión este año por otros 857.599 dólares. Según figura en la resolución que firmó Diego Fernández --el funcionario que estuvo a cargo de la 31 y ahora es secretario de Innovación en la jefatura de Gabinete porteña-- "el objetivo es contratar servicios profesionales para integrar los distintos equipos que conforman la Gerencia Operativa de Reasentamiento".

La consultora formaba parte de la “evaluación de Impacto del Programa de Reasentamiento y Mejoramiento de Viviendas del Proyecto de Integración Social y Urbana del Barrio Padre Carlos Mugica para el sector Bajo Autopista” y la financió un prestamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF).

La consultora que estuvo contratada era HYTSA y al frente figura Marcela Inés Pimentel, una licenciada en Oceanografía que dirige esa firma desde hace 35 años. Como vicepresidente aparece el expresidente del Club Independiente Javier Cantero. Con el gobierno porteño tiene una larga lista de contratos, que vienen desde la época de Mauricio Macri: en 2018 hicieron otra consultoría en la Villa 31 por 6 millones de pesos y una tercera en el mismo barrio en conjunto con otra empresa por 28 millones de pesos. En 2017, habían intervenido para evaluar el servicio de agua potable en esa villa, lo que costó otros 13 millones de pesos.

Pero no fue el único contrato en dólares que se generó en torno a la urbanización de la Villa 31. En 2017, el Gobierno porteño a través de una contratación directa le encargó a la empresa Gehl Architects que armara un plan estratégico 2017-2027 para la Villa 31 por un total de 1.035.000 dólares. El trabajo debía ser hecho en ocho meses. No se volvió a saber del tema hasta que en enero de este año, una normativa en el Boletín Oficial porteño citó esa consultoría como base para hacer un loteo de terrenos de la Villa 31.

La resolución que avala las obras "basados en la consultoría realizada por GEHL Architects buscamos generar un loteo amigable a escala humana, que promueva la diversidad de productos arquitectónicos". ¿El dato? A pesar de que los equipos de la Auditoría General de la Ciudad y de algunos legisladores intentaron dar con los documentos, el informe final de la consultoría del millón de dólares no figura en ningún lado.  Desde el Gobierno porteño aclararon que el informe era para distintas obras en toda la Ciudad y no solo en la 31. En cuanto al reporte final... nadie pudo dar con él hasta ahora.

A esto hay que agregarle que el área donde recomiendan el loteo es una zona de la 31 que, según denunciaron distintos grupos vecinales y organizaciones sociales, intentaron ser subastados en diversas oportunidades (en particular uno de los terrenos, conocido como el de Flechabus, donde la propuesta vecinal es usarlo para relocalizar familias).

¿Y las obras?

Como señala el sociólogo Fernando Bercovich en su newsletter de urbanismo, de la urbanización de la 31 se construyeron 1080 viviendas de un total de 50 mil que existen en el barrio (el Gobierno porteño afirma que son 40 mil habitantes y 12 mil viviendas). No hay aún tendido eléctrico y los cortes de agua son todavía comunes y fueron especialmente denunciados durante la pandemia, cuando complicaban los cuidados y la higiene. En el mismo texto, se cita a la becaria doctoral del CONICET Melina Ons -que investiga sobre la villa- y que plantea: “Si cualquiera va al barrio se da cuenta que las obras más importantes están en un sector del barrio: casualmente la que se ve desde la autopista. Pero muchos otros siguen sin servicios o con problemas graves edilicios y de hacinamiento".

Desde el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño, sostienen que además de esas 1080 viviendas "se hicieron 15 kilómetros de nueva infraestructura en todo el barrio, y se readecuaron otros 3 kilómetros. La infraestructura comprende cloacas, pluviales, tendido eléctrico, red de agua, pavimento y luminaria pública. Además, se construyó un acueducto de 3 kilómetros y se instalaron 39 cámaras de media tensión".

Las obras cuentan con un financiamiento internacional aprobado por el BIRF desde 2017 por un total de 170 millones de dólares (algunos de esos millones se gastaron en las consultorías antes mencionadas), pero ¿cuándo de ese dinero se ejecutó desde entonces en obras?

El 30 de junio de este año, se transfirió de ese préstamo al Ministerio de Desarrollo Humano un total de 958 millones de pesos. Al día siguiente comenzaron a preadjudicarse algunas de las obras para “Ejecución, rehabilitación y mantenimiento de viviendas del Barrio 31, Ciudad Autónoma de Buenos Aires". Con 120 millones aparece la empresa Villarex S.A., que se especializa en la "reparación de edificios no residenciales" y con otros 115 millones, Demoliciones Mitre S.R.L, que ya participó de otras obras como la demolición de un edificio para el Metrobus del Bajo. Hay otros dos llamados a licitación para otras etapas de las obras. Entre las distintas obras se llega a 567 millones. La mitad de la transferencia actual del BIRF.

Desde el Gobierno porteño, en cambio, plantean que del total del préstamo de 170 millones ya el BIRF desembolsó 132 millones y quedan 32 millones. Y que en 2021 aportó 8 millones de dólares. Claro que este dato no dice nada de cómo se usaron los fondos. En el Gobierno porteño también advirtieron que parte de los fondos ya están comprometidos para obras a futuro ( la nueva ampliación para el Cesac 47, la construcción del nuevo Bajo Autopista, las nuevas viviendas en YPF Tren, las obras de baja tensión).

La urbanización de la Villa 31 fue trabada en la Legislatura por Macri todo el tiempo que fue jefe de Gobierno. Larreta, en cambio, anunció con bombos y platillos que la urbanizaría, pero su proyecto de ley no reunió el consenso de los consejeros y consejeras de la 31 y terminó siendo votada solo con los votos del larretismo (el Frente de Todos se opuso y el bloque de Martín Lousteau se abstuvo). Fue la única ley de urbanización que no fue votada por unanimidad. (Werner Pertot, Página 12, 11/10/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL CHE GUEVARA, UN ETERNAUTA QUE TRASCIENDE Y SE RENUEVA
Su figura encarna el impulso ancestral de la humanidad de rebelarse ante las injusticias

Los años pasan y el Che Guevera queda como si el fuera el eternauta y lo hubiera inventado Héctor Oesterheld. Siempre igual y siempre distinto. Porque las épocas eligen del Che lo que prefieren. Sobre ese fondo del luchador contra la injusticia, a fines de los '50 se lo quiso equiparar a un comando civil antiperonista, en los '60 fue el aventurero y el guerrillero heroico, el foco ejemplar, la conciencia y la voluntad como motor, es la lucha contra las dictaduras y por el socialismo y es el promotor de los estímulos morales sobre los materiales en la vida de los seres humanos. Es el idealista, el marxista, el foquista. El Che es uno y mil, pero en todos encarna el impulso ancestral de la humanidad de rebelarse ante las injusticias, el impulso sobre el que cabalga la esperanza, sin la cual es imposible la vida.

El mismo Che renegó de algunos de esos estereotipos. Por lo menos, eso quedó plasmado en su larga carta de respuesta a Ernesto Sábato cuando el escritor le preguntó si los barbudos que bajaban de Sierra Maestra para derrocar a Batista podían equipararse a los que habían derrocado a Perón. Y la respuesta del Che fue un rechazo furibundo en el que hace una reivindicación del peronismo como movimiento antimperialista y popular, aunque deja entrever sus dudas con Perón.

Y más o menos lo mismo le dijo a su madre Celia en la carta que le envió tras el derrocamiento de Perón. Las dos cartas y otros textos del Che, donde se refiere al peronismo, fueron publicadas en un libro muy interesante de Norberto Galasso donde el Che, a contrapelo de la mayoría de la izquierda argentina de la época --que era antiperonista--, hace una lectura del peronismo como movimiento nacionalista y popular y subraya los aspectos positivos y las limitaciones que le veía.

Pero también fue producto de una época. El Che foquista quedó atrapado en el remolino de su momento histórico. Es el Che de “La guerra de guerrillas” donde repite un esquema casi elemental que era producto de un momento específico y un país muy particular. Pero esa misma idea llevada a la forma del relato literario en “Los relatos de la guerra revolucionaria”, lo revela como escritor y lo rescata.

A pesar de esas múltiples facetas, no hay ruptura en el camino que comenzó el joven aventurero que en sus viajes abrió los ojos a la realidad latinoamericana y se convirtió en el guerrillero de Sierra Maestra, y más tarde ministro de la Revolución y finalmente el comandante Ramón en el Congo y Bolivia. Más que ruptura, hay una línea de ascenso vertiginoso impulsado por esa autoexigencia al compromiso y la solidaridad que el Che aplicó en su vida y proponía para la construcción del Hombre Nuevo.

Está la figura del Che antiburocrático, el que prefirió retomar la lucha en Bolivia y renunció a la vida acomodada del ministro. Pero si el Che hubiera considerado que era más útil quedándose en Cuba, lo hubiera hecho. Como ministro impulsó la movilización popular solidaria en las campañas de trabajo voluntario y dio un debate profundo que influyó en los movimientos revolucionarios de todo el planeta, al contraponer los estímulos morales en la producción frente a los estímulos materiales del capitalismo y del modelo soviético. De la misma manera planteó el internacionalismo de los gobiernos revolucionarios en un plano diferente al del mero intercambio comercial de conveniencia. La idea del Hombre Nuevo que forjaría las sociedades del futuro se publicó en el periódico uruguayo Marcha y muestra una práctica donde ya aparece la importancia que asignaba a los procesos culturales.

Fueron debates que el Che perdió la mayoría de las veces porque la época imponía urgencias a los procesos revolucionarios. Pero esos debates dejaron herramientas, embriones, semillas de ideas que tomaron importancia con el tiempo, quizás ya no como parte del morral de un comandante guerrillero, sino como parte de la búsqueda de una opción al mundo del individualismo exacerbado, las injusticias y el poder de las corporaciones que plantea el capitalismo salvaje de la globalización neoliberal.

Una parte de la humanidad valora a los que la valoran a ella, por eso la figura del Che trasciende y se renueva. La esperanza es una llama que se alimenta de la capacidad de los seres humanos para mejorar sus vidas como sociedad. Todas las acciones y las ideas del Che se basan en la confianza en la humanidad, en la naturaleza y la esencia de los seres humanos. Son valores que todavía resisten a la presión cultural hegemónica que busca denigrarlos para naturalizar sociedades de cada vez menos mega-ricos y poderosos y cada vez más pobres y sumergidos.

Es cada vez más difícil asegurar, como en la época del Che, que la humanidad marcha hacia un futuro socialista y hasta se puede dudar si llegará siquiera a un futuro mejor. Y más aún: el cambio climático instaló la duda sobre si hay realmente un futuro. Son preguntas que dan por ganadora la idea de que este mundo de desigualdad e injusticia se corresponde con la naturaleza humana. La imagen más conocida del Che, con la mirada perdida hacia el futuro, ya descarnada del hombre que fue, surge y sobrevive como la esperanza de que la humanidad puede encontrar un camino diferente. (Luis Bruschtein, Página 12, 8/10/2021)

EFEMÉRIDES DE OCTUBRE, DÍA 9 QUÉ DECLARÓ EL ASESINO Y LA CARTA DE PERÓN AL PARTIDO JUSTICIALISTA SOBRE SU MUERTE

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

POLICÍAS FUERON A UN BARRIO POR LA MUERTE DE UNA MUJER Y LES DESVALIJARON EL PATRULLERO
Tras romper una ventanilla, los delincuentes se llevaron la butaca de asientos traseros, un chaleco antibalas y un bolso con pertenencias de uno de los efectivos.

Un patrullero que quedó estacionado en un barrio de monoblocks del partido bonaerense de Berazategui cuando los policías acudieron por la muerte de una mujer, fue desvalijado por delincuentes que, tras romper una ventanilla, se llevaron la butaca de asientos traseros, un chaleco antibalas y un bolso con pertenencias de uno de los efectivos, informaron fuentes policiales.

Si bien el hecho se conoció este viernes, ocurrió el domingo pasado en un barrio ubicado en el cruce de las calles 156 y 5 de ese partido del sur del conurbano.

Hasta allí había llegado un móvil de la comisaría 1ra. de Berazategui con dos efectivos por la muerte, aparentemente de manera natural, de una mujer de 45 años en uno de los edificios de monoblocks.

Al regresar al lugar donde habían estacionado el móvil, los efectivos notaron que el auto había sido vandalizado, ya que encontraron el vidrio y la rejilla de unas de las ventanillas traseras destrozadas y se habían robado la butaca completa del asiento trasero.

El o los ladrones también se llevaron un chaleco antibalas marca Armoring y un bolso de uno de los efectivos con varias tarjetas, credencial policial, registro de conductor, la cédula verde de un rodado y 3.500 pesos, indicaron las fuentes.

La causa, por la que aún no hay ningún detenido, fue caratulada como "robo y daño", y quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Berazategui.

En tanto, también se le dio intervención, para las actuaciones administrativa correspondientes, a la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense. (Página 12, 1/10/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA RUTA DE LOS HAITIANOS HASTA EL LÍMITE CON EEUU: "TOMAN AGUA DEL MISMO RÍO DONDE VEN MORIR GENTE"
Víctimas de robos, secuestros y violencia sexual, miles de migrantes esperan una definición sobre su destino en Ciudad Acuña, la localidad fronteriza con Texas. Allí se encuentra Matilde Cilley, una argentina que lidera el equipo de Médicos Sin Fronteras, quien conversó con Télam sobre las "terribles" condiciones sanitarias y de higiene, ya que "no hay baños ni refugio para todos".

Los miles de haitianos varados en México tras ser deportados esta semana de Estados Unidos “debieron tomar agua del mismo río que cruzaron y en el que vieron morir gente” durante la peligrosa ruta a pie desde Brasil y Chile, en la que además son víctimas de robos, secuestros y violencia sexual, reveló a Télam Matilde Cilley, una argentina que lidera el equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Ciudad Acuña, la localidad fronteriza con Texas donde los migrantes esperan una definición sobre su destino.

Más de 15.000 personas llegaron a juntarse en un campamento improvisado debajo del puente internacional que cruza el río Bravo, algunas de ellas pasaron a territorio estadounidense donde fueron deportados en avión hacia Puerto Príncipe, pese a que hace más de una década no viven en el país caribeño, y otros fueron perseguidos por la policía montada que utilizó las riendas de sus caballos a modo de látigo para amenazarlos.

“En este momento tenemos una concentración de unas mil personas, en condiciones sanitarias y de higiene terribles porque no hay baños ni refugio para todos. La gente está durmiendo en la intemperie y esto se refleja en las consultas médicas porque nos llegan pacientes con infecciones respiratorias, afecciones gastrointestinales y enfermedades de la piel como micosis”, indicó Cilley mientras de fondo se escuchaban los helicópteros y drones que sobrevuelan la zona.

“La ruta es durísima, la mayoría de los migrantes son víctimas de múltiples eventos como robos, secuestros extorsivos, violencia sexual”

Ciudad Acuña está acostumbrada a ver caravanas de migrantes que buscan pasar la frontera hacia Texas, pero la población que suele llegar no es haitiana sino que proviene del llamado Triángulo Norte que incluye a Honduras, El Salvador y Guatemala, caracterizada por altos niveles de violencia ante la presencia de grupos criminales organizados.

“El perfil migratorio de los que vienen desde Centroamérica suele ser en su mayoría hombres solos, pero en este momento acá hay muchísimas familias con niños y mujeres embarazadas que están sin acceso a servicios de salud como controles prenatales o vacunación, lo que los hace mucho más susceptibles a cualquier enfermedad”, indicó la cirujana de 36 años que nació en la Ciudad de Buenos Aires, hizo su especialización en Bariloche y trabajó para MSF en la República Centroafricana, Congo, Nigeria, Etiopía, Palestina y Yemen.

"El cruce de la frontera entre Colombia y Panamá es uno de los lugares donde están más expuestos a sufrir algún evento de violencia"

Este grupo de haitianos forma parte de una ola de miles de migrantes agolpados desde hace varias semanas no solo en Ciudad Acuña, sino también en Tapachula, localidad de entrada a México desde Guatemala en la que colapsó el sistema de solicitud de asilo, lo que motivó a muchos a seguir viaje hacia Estados Unidos.

El punto de partida es principalmente Brasil y Chile, donde habían emigrado tras el terremoto de 2010 que dejó unos 200.000 muertos en la isla caribeña, expulsados por la incertidumbre sobre su estatus legal migratorio, la falta de empleo por el efecto económico de la pandemia y la situación política.

El viaje, en micro durante trayectos cortos y a pie en su mayoría, no es solamente largo atravesando al menos nueve países, sino que además es extremadamente peligroso.

"El cruce de la frontera entre Colombia y Panamá es uno de los lugares donde están más expuestos a sufrir algún evento de violencia. Las consecuencias de esto las vemos en Panamá donde nos llegan casos de sobrevivientes de violencia sexual ocurrida menos de 72 horas antes y personas que debieron tomar agua del mismo río que cruzaron y en el que vieron morir gente”, contó Cilley.

“La ruta es durísima, la mayoría de los migrantes son víctimas de múltiples eventos como robos, secuestros extorsivos, violencia sexual”, añadió.

“En salud mental hay muchos con sentimiento de angustia, miedo y luego se empieza a notar la carga del trauma de lo que es toda la ruta y las situaciones de violencia a las que quedaron expuestos”

En ese marco, es que el equipo de MSF que trabaja regularmente en la frontera norte de México se trasladó a Ciudad Acuña, donde médicos, enfermeros, psicólogos y trabajadores sociales bridan asistencia a los migrantes “que desde hace dos o tres meses vienen moviéndose de un punto al otro siempre en condiciones de hacinamiento y con poco acceso a agua”.

“En salud mental hay muchos con sentimiento de angustia, miedo y luego se empieza a notar la carga del trauma de lo que es toda la ruta y las situaciones de violencia a las que quedaron expuestos”, indicó la directora médica de la ONG.

Esta crisis humanitaria generó diversas reacciones pero hasta ahora ninguna solución definitiva.

La respuesta de la comunidad de Ciudad Acuña fue "muy positiva", valoró Cilley, y destacó que todos los días se acercan vecinos con comida, agua, ofrecer servicios como cortar el pelo y colaborar como voluntarios.

Por su parte, las autoridades mexicanas enviaron en las últimas horas unas 50 patrullas a la ribera del río Bravo y funcionarios de migraciones instaron a los haitianos a que regresen a Tapachula, en la otra punta del país, para esperar allí una definición a sus solicitudes de refugio.

Mientras que en Estados Unidos la crisis impactó de lleno en el Gobierno tras la renuncia el jueves de su enviado especial a Haití, Daniel Foote, en rechazo a las deportaciones de haitianos a las que calificó de "inhumanas y contraproducentes".(Camil Straschnoy, TELAM, 24/9/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

TOMAR MATE DISMINUYE EL RIESGO DE CONTRAER PARKINSON, SEGÚN UN ESTUDIO CIENTÍFICO
Así lo determinan estudios sobre los efectos neuroprotectores de la yerba mate que serán presentados en la VI Jornada de Divulgación Científica "Yerba Mate y Salud" que se desarrollará el 14 de octubre.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) informó este miércoles que estudios científicos "confirman" que tomar mate disminuye el riesgo de contraer Parkinson con el efecto "neuroprotector" de la yerba mate, los trabajos que lo confirman serán presentados en la VI Jornada de Divulgación Científica "Yerba Mate y Salud" que se desarrollará el 14 de octubre.

Desde la institución nacional precisaron este miércoles que el "consumo habitual" de yerba mate puede constituirse en un "interesante aliado" al momento de contar con herramientas que disminuyan el riesgo de contraer el Mal de Parkinson.

"Es la conclusión a la que arribaron varias investigaciones realizadas y que serán presentadas el próximo 14 de octubre en la VI Jornada de Divulgación Científica Yerba Mate y Salud, que se desarrollará bajo la modalidad virtual", precisaron desde el INYM.

Por otra parte aseguraron que el "concepto de que la yerba mate constituye un alimento saludable cuenta con una amplia bibliografía científica que lo respalda".

Según explicaron Uno de los trabajos que abordó la relación entre consumo de mate y Mal de Parkinson comenzó en el año 2015, por iniciativa de la médica neuróloga Emilia Gatto, quien realizó un estudio poblacional y comprobó la relación inversa entre el alto consumo de mate y el desarrollo del Mal de Parkinson.

Se trata de una enfermedad que tiene un alto componente genético, pero también existen factores ambientales que son potencialmente modificables", sostuvo la especialista en la presentación, con relación al estilo de vida y la alimentación.

La doctora Gatto está a cargo del Servicio de Neurología del Sanatorio de la Trinidad Mitre y es Jefa del Área Movimientos Anormales del Ineba; además ejerce como directora asociada de la Sede del Curso Superior de Neurología de la Facultad de Medicina de la UBA, remarcaron desde el INYM.

Por otra parte explicaron que sus investigaciones están "basadas en estudios de laboratorio preliminares que ya habían revelado el efecto benéfico de algunos de los componentes de la yerba mate respecto a la prevención del Mal Parkinson"

En ese marco, desde la institución nacional aseguraron que la doctora se preguntó si era posible confirmar esas investigaciones en las personas y para responder este interrogante tomó una población de 223 pacientes con la enfermedad y realizó 406 casos de control.

"El resultado fue revelador: quienes durante su vida habían sido grandes consumidores de yerba mate de manera tradicional (mate con bombilla), tenían una incidencia de Parkinson menor respecto de aquellos que no tomaban mate o que lo consumían en bajas cantidades", destacaron desde el INYM al tiempo que la científica confirmó que se pudo "comprobar que existe una relación inversa entre el consumo importante de yerba mate y el riesgo de desarrollar el Mal de Parkinson".

En una línea similar, y apuntalando la hipótesis de los efectos benéficos de la yerba mate con relación a la prevención del Mal de Parkinson, se desarrolló el trabajo de Juan Ferrario, licenciado y doctor en Ciencias Biológicas (UBA) e investigador adjunto del Conicet, en el Instituto de Ciencias Farmacológicas (Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA).

Todas estas exposiciones forman parte de un importante número de investigaciones que serán presentadas en la VI Jornada de Divulgación Científica Yerba Mate y Salud, organizada por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

Los resultados de las mismas no solo entusiasman al universo científico, sino que también pondrán a disposición de los consumidores datos interesantes acerca de los efectos benéficos que tiene la yerba mate en la salud humana.

Los interesados en participar de esta jornada de divulgación científica pueden inscribirse en https://inym.org.ar/mate-y-salud.html
(TELAM, 22/9/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DE LA COMARCA ANDINA A NORDELTA: LA LEY DE HUMEDALES SIGUE FRENADA, PERO CRECEN LAS MOVIDAS EN SU DEFENSA
Una manifestación de cinco cuadras en un paraje rionegrino. Una “carpinchada” contra el avance de los barrios privados en tierra de carpinchos. El intento por masificar la defensa de la Costanera Sur. En escenarios diversos, humedales en peligro. Y una ley que podría protegerlos, pero permanece estancada.

A más de un mes de la llegada de la caravana de kayaks al Congreso para reclamar por el avance de la Ley de Humedales, el proyecto sigue estancado. Los reclamos, no. Sólo en el último fin de semana hubo al menos tres manifestaciones en defensa de humedales en distintos puntos: en la Comarca Andina, en la Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires y en la Costanera Sur porteña. Distintos escenarios, con exigencias puntuales, confluyen en un pedido común: que se dé tratamiento al proyecto que permitirá proteger esas zonas vitales para el ambiente, en un contexto de emergencia hídrica local y crisis climática global.

El sábado, más de cinco mil personas salieron a la calle en la Comarca Andina en contra de la aprobación del Plan de Uso de Suelo presentado por la empresa Laderas de Perito Moreno S.A. para un proyecto de 287 hectáreas de desarrollos inmobiliarios y turísticos al pie del Cerro Perito Moreno, en las cercanías al paraje Mallín Ahogado en Bariloche. “Eran cinco cuadras de manifestación en una calle común. Este reclamo viene de la judicialización en 2011 y tiene un antecedente de 2005 protegiendo ese mismo lugar, cuando (el magnate) Joe Lewis -siendo eso aún tierra fiscal- dijo que ahí iba a hacer un aeropuerto. En ese momento la población se opuso”, recordó Silvia, miembro de la Asamblea en Defensa del Agua y la Tierra en Mallín Ahogado.

Desde ese espacio cuestionaron que “el gobierno provincial, junto con el gobierno municipal, ambos socios de la empresa Laderas, siguen avanzando, otorgando permisos, a pesar de la orden de no innovar vigente, dictada por el Superior Tribunal de Justicia de Río Negro. En el marco de una crisis hídrica y después de los incendios más grandes de la historia de la Comarca Andina del Paralelo 42, en el que se quemaron alrededor de 15.000 has de bosque en la zona de Cuesta del Ternero en Río Negro y otras 15.000 en Chubut, arrasando con más de 500 viviendas, el gobierno de Río Negro hace caso omiso de su propia declaración de crisis hídrica en la provincia”. Por eso “la comunidad se organiza en torno a la defensa del agua, de los humedales de alta montaña, del bosque nativo, de la ruralidad” y busca “hacerle frente al embate del poder económico, de la especulación inmobiliaria, del extractivismo”.

En la región no se hablaba de humedales sino de mallines: zonas “esponjosas” que retienen agua en la tierra. “La palabra humedal para nosotros es nueva en la Patagonia. Pero empezamos a plantearlo como un humedal de alta montaña, es como una suerte de esponja en un valle de altura. Si eso se pierde, si esa esponja no hace de esponja, deja de haber posibilidad de que el agua se pueda encausar en los arroyos y el canal”, explicó la asambleísta, y contó que el reclamo puntual se enmarca en el general por la protección de los humedales a nivel nacional.

Ese reclamo engloba situaciones diversas. Ese fin de semana confluyeron el Comarcazo y la Carpinchada, como se llamó a la convocatoria en torno a Nordelta, donde los carpinchos irrumpieron como llamativo emblema en la defensa de los humedales. Este domingo, su figura reflotó en una protesta para exigir que frene el avance inmobiliario en esa zona, donde se avecina un “desastre ecológico”.

“El tema de la Ley de Humedales es el más general, pero hay otro puntual: que Nordelta sigue construyendo por fuera del master-plan; quiere decir que los espacios que estaban asignados como áreas verdes, o fragmentos de humedales internos que estaban designados como zona de protección, hoy están siendo rellenados y construidos. Sin ningún tipo de permiso ni informe de impacto ambiental ni audiencia pública, sin informar a la sociedad”, denunció Daniel Bracamonte, de la Asamblea de Dique Luján y Villa La Ñata. Y agregó que “el tercer punto es que hay proyectos de nuevos countries sobre la Ruta 26 en Escobar: 300 casas sobre un humedal. Va a ser un desastre ecológico. Levantar la cota en la Ruta 26 va a hacer que en sudestadas de alto nivel el agua escurra hacia Dique Luján, que es más bajo. Queremos frenar eso”.

También los humedales son factor de disputa en la Costanera Sur, donde el Gobierno de la Ciudad avala el proyecto de Irsa para la construcción del complejo de torres Costa Urbana. Este fin de semana hubo allí una nueva jornada de difusión y convocatoria a la audiencia pública que se realizará antes que el proyecto vuelva a la Legislatura porteña, donde necesita una aprobación en segunda lectura para concretarse. Organizaciones sociales y ambientalistas proyectan una audiencia masiva con múltiples expresiones de rechazo, como se dio con Costa Salguero. En tanto, sigue la recolección de firmas para reclamar que “no cementen los humedales” en post de un proyecto inmobiliario.

El proyecto de Ley de Humedales frenado en la Cámara Baja obtuvo en noviembre de 2020 dictamen en la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente, en un texto que unificó 15 proyectos previos. Pasó luego a la Comisión de Agricultura y Ganadería, donde se estancó y podría perder estado parlamentario. Y aún resta que se trate en las comisiones de Intereses Portuarios, Marítimos, Fluviales y Pesqueros y Presupuesto y Hacienda para después pasar a ser votado en el recinto. En kayaks, entre carpinchos, en zonas montañosas y costeras, las advertencias se vienen replicando: es urgente. (Tiempo Argentino, Luciana Rosende, 20/09/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

MILEI SUMA TALENTOS
El mediático Alex Caniggia deja la televisión para entrar en la política

"No voy a hacer más televisión. Me voy a dedicar 24 por 7 a la política. Para que los argentinos puedan comprar lo que se les canta, puedan viajar donde se les canta. Por una Argentina High Society, por una Argentina sin pobres, por una Argentina potencia mundial". Con un video difundido por las redes sociales el mediático Alex Caniggia anunció que se sumará a las huestes de Javier Milei. 

Ya había dicho que votó "¡A Milei! El peluca sabe, ¿Qué se piensan, que voy a dejar que ganen estos zurdos empobrecedores hijos de pu..? No. Ahora cambió todo. Esos zurdos...las ratas quedaron out; las ratas murieron y se les acabó su tiempo. Salieron de las cloacas y quedaron todos envenenados”, argumentó el nuevo militante. Milei recibió ayer también el elogio de la líder del PRO, Patricia Bullrich: "Es un fenómeno interesante. Yo lo aprecio y le tengo simpatía" (Página 12, 15/9/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

ESMERALDA MITRE, LA PERONISTA MENOS PENSADA
Esmeralda quiso defender a Lopérfido y relativizó el número de víctimas del Holocausto.

Ocurrió el 8 de septiembre durante el cierre de campaña del Frente de Todos (FdT) en Tecnópolis, cuando la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo referencia, entre otros tópicos, al lujoso departamento que María Eugenia Vidal adquirió en el barrio de Recoleta con fondos difíciles de justificar.
Al respecto, sus palabras fueron: “Pese a la crisis de vivienda que hay en el país, la ex gobernadora pudo conseguir un piso igual al mío, en la zona más cara de Buenos Aires, a mitad de precio”. Y agregó: “A nadie le llama la atención… Nadie le pregunta nada”.

Aquel mismo miércoles, la precandidata de Juntos por el Cambio (JxC) le salió al cruce. “Es el resultado del trabajo de toda mi vida”, arrancó, no sin esgrimir una candorosa justificación: “Cuando me divorcié, vendí mi casa (un chalecito en Morón) y me quedé con la mitad, al igual que la mitad del auto”. También habló de una hipoteca “privada” a pagar en diez años. Y finalmente, dijo: “Cristina tomó en su discurso lo que escribió (Horacio) Verbitsky. Una vez más el kirchnerismo hace una denuncia electoral antes de las elecciones”.

Es cierto que el director del portal El Cohete a la Luna supo dedicarle al tema un detallado artículo, publicado el domingo anterior con el título “¿Y por casa como andamos, vidalita?”. Pero su revelación, que se desplomó sobre la dirigencia macrista con el peso de una enorme roca en el océano, fue fruto de un tuit subido el 20 de agosto nada menos que por Esmeralda Mitre. A saber:
“Hola @mariuvidal: contanos cómo hiciste para, en 3 años, pasar de vivir en Morón a “la isla”, en Recoleta, en la esquina de mi casa. ¿Hiciste magia?”.

Es raro que la “paloma” predilecta de Horacio Rodríguez Larreta haya omitido el papel de su nueva vecina en esta espinosa cuestión, habida cuenta de que CFK la había mencionado en su discurso: “Pónganle –soltó– que soy una groncha peronista. Pero esto que estoy diciendo, ¿saben por quién me enteré? Por una rubia que no es peronista, no es groncha y que si esto fuera monarquía no sería menos que una duquesa”.

La respuesta de la aludida no demoró en llegar por Twitter: “Gracias vicepresidenta @CFK por sus cálidas palabras”.

¿Acaso ella se está convirtiendo –como diría John William Cooke– en el nuevo  hecho maldito del país burgués?

Ya nada queda de aquella mujer que, en noviembre de 2015, firmó una carta de apoyo al entonces presidente electo Mauricio Macri, junto con otros intelectuales y artistas, entre los que estaba Juan José Sebreli, Juan Acosta y Federico Andahazi. Tampoco quedan ya rastros de quien fuera la sacrificada esposa de Darío Lopérfido, a quien incluso consoló amorosamente cuando este tuvo que renunciar a la Secretaría de Cultura porteña y, luego, al Teatro Colón por un exabrupto negacionista.

El tipo había afirmado durante una entrevista radial que en la Argentina no hubo 30.000 desaparecidos durante la última dictadura y que aquella cifra “se arregló en una mesa cerrada”. Dos años después, a Esmeralda –ya separada del antiguo sushi– se le ocurrió salir en su defensa, afirmando que la cantidad de víctimas del Holocausto también era imprecisa. Eso, desde luego, le valió una denuncia de la DAIA.    

Quizás entonces sus retinas vislumbraran el primer destello del mundo real. Bien vale evocar aquel episodio.

Quienes por esos días presidían la DAIA le pidieron explicaciones en una reunión que resultó sumamente ríspida. 

“Yo estaba muy angustiada, entonces Cohen Sabban me llevó hacia un cuarto, me abrazó y me dijo que me quedara tranquila porque de ahí iba a salir como una heroína. Luego me dijo que lo mejor sería seguir la conversación al día siguiente en mi casa. Algo que acepté”, fue su relato sobre el comienzo de aquella situación que culminaría en un memorable escándalo.

Ya en el departamento de Esmeralda, Cohen Sabban le dijo que, además de ir al Museo del Holocausto para esclarecerse, debía viajar a Alemania con una docena de estudiantes para visitar campos de concentración. Y que eso le saldría unos 80 mil dólares. Ella aseguró que tal suma no la tenía. Pero el dirigente comunitario la tranquilizó, diciéndole que podía pagar en cuotas.

No obstante, aquello no fue lo peor. Porque, seguidamente, le tocó un pecho y le quiso dar un beso. Primero en el cuello y después en la boca, ella lo esquivó, antes de levantarse del sillón para comunicarle que debía irse, ya que tenía otra reunión pactada también en su casa. Por toda reacción, Cohen Sabban le dijo: “Quedate tranquila, que no te voy a garchar”.

Es sabido que el tipo tuvo que renunciar a la DAIA unos días después. 
En marzo de 2020 falleció Bartolomé Mitre, el padre de Esmeralda. Ello generó una agria disputa con sus hermanos por temas sucesorios. Aquellas desaveniencias terminaron por disiparse. Pero entonces empezó una guerra contra Julio César y Fernán Saguier por el control del paquete accionario del diario La Nación.

Exactamente al año, ella confirmó públicamente un rumor que ya corría como un reguero de pólvora: “Macri invirtió unos 15 millones de dólares en la señal televisiva La Nación+ para ayudar a la familia Saguier, quienes –según sus propias palabras– tienen “una deuda de 50 millones de dólares”.

Recientemente, en el programa Sobredosis de TV, de C5N, despotricó contra la ex gobernadora bonaerense por “su ignorancia y falta de empatía”.
– ¿Te estás haciendo peronista? –le preguntó la conductora, Elisabeth Vernaci.
La respuesta fue:
– Antes fui bastante crítica con el kirchnerismo. Voté a Macri. Creí en Macri. Y ahora me estoy convirtiendo en peronista por Macri. No soy un panqueque. Simplemente cambié de idea.  
Vueltas “populistas” de la vida. (Ricardo Ragendorfer, Tiempo Argentino, 11/09/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

COMENZÓ LA NUEVA CONCESIÓN DE LA HIDROVÍA A CARGO DEL ESTADO NACIONAL
La Administración General de Puertos (AGP) estará a cargo de controlar y gestionar durante los próximos 12 meses la vía navegable más importante de la Argentina. 

La nueva concesión de la Hidrovía Paraguay Paraná se inició a partir del primer minuto de este sábado con el Estado Nacional, a través de la Administración General de Puertos (AGP), a cargo de controlar y gestionar durante los próximos 12 meses la vía navegable más importante de la Argentina, que atraviesa siete provincias.

Esta nueva modalidad contará además con un Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable, creado a fines de agosto por el Gobierno, y del que participan además del Poder Ejecutivo Nacional, representantes de Buenos Aires, Santa Fe, Chaco, Formosa, Misiones, Corrientes y Entre Ríos.

El viernes al cerrar el día, la concesión privada que administró la Hidrovía en los últimos 26 años llegó a su fin, luego de un proceso iniciado en 2020 cuando el presidente Alberto Fernández lanzó un Acuerdo Federal para abordar el desarrollo de la ruta fluvial que en la Argentina cuenta con 1.635 kilómetros, sobre un total de 3.400 que tiene el canal que se comparte con Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay.

El viernes al cerrar el día, la concesión privada que administró la Hidrovía en los últimos 26 años llegó a su fin

En 1995, el gobierno menemista otorgó la concesión de las tareas de mantenimiento, dragado y balizamiento del Paraná al consorcio Hidrovía, integrado por la empresa belga Jan de Nul y la argentina Emepa.

Esta concesión venció el 30 de abril último, pero se estableció una prórroga que duró hasta el viernes, para iniciar un proceso que permita definir el formato o modalidad de operación de la principal vía navegable troncal.

En este marco, el Presidente, a través del decreto 427/2021decidió el 1 de julio último dejar a la Hidrovía bajo control estatal, más precisamente a manos de la AGP.

"Es un paso adelante. Si bien es una medida transitoria, da certeza de lo que va a pasar con la Hidrovía. Y da tiempo al Gobierno a preparar un proyecto de licitación, en lugar de hacer algo a las apuradas", destacó a Télam Guillermo Misiano, presidente del Grupo PTP, uno de los principales operadores portuarios del Paraná.

PTP tiene el manejo de terminales sobre la Hidrovía en las ciudades bonaerenses de San Nicolás, Ramallo y Lima, Nueva Palmira (Uruguay) y Villeta (Paraguay), y está en proceso de construir dos nuevos puertos: uno en la Zona Franca Santa Fe de Villa Constitución y el otro en Brasil.

"Si bien es una medida transitoria, da certeza de lo que va a pasar con la Hidrovía y da tiempo al Gobierno a preparar un proyecto de licitación"
GUILLERMO MISIANO

Misiano consideró que la decisión del Gobierno respecto de la vía navegable "es importante para planificar las inversiones que se van a hacer", y señaló que "si la Hidrovía cambia de 33 a 40 pies de profundidad, habrá que invertir en los puertos para adaptarse".

Añadió que "también los importadores y exportadores deberán adaptar toda la cadena logística a la nueva profundidad", pero destacó que esto conllevará una "consecuente reducción de costos" para el comercio.

"En lo personal tengo expectativas muy positivas, porque este paso que se dio, en el contexto que venía la situación, complicada por la pandemia, es certero. Es una decisión inteligente que da una señal clara, al mercado y a todos los actores, de hacia dónde el Gobierno quiere ir con la Hidrovía", afirmó Misiano.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de la Industria Naval Argentina (CINA), Silvia Martínez, destacó a esta agencia que espera que el proyecto de desarrollo que tiene el Gobierno para la Hidrovía apunte a "defender la industria nacional, fomentar las economías regionales y promover el empleo argentino".

"Garantizar la navegabilidad y seguridad de la Hidrovía, a través de la reactivación o creación de una empresa de dragado que mantenga las vías navegables en buenas condiciones"
SILVIA MARTÍNEZ

Para eso, señaló que es preciso "buscar e impulsar sinergias entre el sector público-privado como motor del crecimiento nacional", y también sostuvo que se debe "considerar al transporte marítimo como un actor relevante de la economía nacional, en su condición de dador de empleo, y socio colaborativo de otros rubros como el petroquímico, minero, turismo y ferroviario".

Además, consideró que es necesario "recuperar la bandera argentina de buques marítimos, fluviales y de pesca en la participación de la Hidrovía".

En ese sentido, pidió "apoyar a los astilleros y talleres nacionales dedicados a la construcción, reparación y mantenimiento de flota, y a los proveedores de insumos, como las pymes naval partistas, mediante la implementación de políticas navieras concretas y sustentables que garanticen la competitividad de los buques y armadores argentinos".

Asimismo, Martínez propuso "garantizar la navegabilidad y seguridad de la Hidrovía, a través de la reactivación o creación de una empresa de dragado que mantenga las vías navegables en buenas condiciones", y evaluó que hay que "cuidar el medioambiente, a través de la descarbonización del transporte y dragado con barcos a gas natural licuado (GNL)".

"Todo esto en conjunto con la AGP y la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, va a influir sobre la Hidrovía"
JULIO GONZÁLEZ INSFRÁN

En tanto, el secretario general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo, Julio González Insfrán, destacó a Télam la existencia de otros órganos que intervendrán en la gestión y administración de la Hidrovía, como el Ente Nacional de Control y la Comisión Bicameral de Seguimiento Control de la Licitación y Funcionamiento de la Hidrovía.

En ese sentido, indicó que "todo esto en conjunto con la AGP y la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, va a influir sobre la Hidrovía". (Leandro Selén, Telam, 12/9/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

CIUDAD: SUMAN SIETE CASOS DE LA VARIANTE DELTA SIN NEXO EPIDEMIOLÓGICO, PERO QUIRÓS INSISTE EN NO DECLARAR CIRCULACIÓN COMUNITARIA
Hermetismo total en el ministerio de Salud porteño. Todo indica que la estrategia es demorar la confirmación oficial de la llegada de este linaje del coronavirus en todo el distrito.

Mientras el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, se niega a manifestar públicamente la circulación comunitaria de la variante Delta en el distrito, siguen apareciendo nuevos casos sin nexo con viajeros. En las últimas horas fueron confirmados dos nuevos contagios en la Ciudad, luego de que la provincia de Buenos Aires diera a conocer oficialmente en el distrito bonaerense hay circulación comunitaria de la variante Delta. Lo hizo públicamente el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, en una conferencia de prensa. Además, informó que el caso es de una persona que vive en Lanús pero trabaja y contrajo la enfermedad en la Ciudad de Buenos Aires.

Este diario se puso en contacto con la cartera que dirige Fernán Quirós para interiorizarse sobre el nuevo caso, pero desde el ministerio de Salud porteño hay un hermetismo total. “La persona que contagió la Delta en CABA, trabaja en la Biblioteca Nacional”,  según el diario Clarín, en el turno noche de 22 a 6 de la mañana, y se contagió de un compañero de trabajo al que el test le dio positivo: se descuenta que tiene la misma variante y como dato preocupante es que en ese horario habría un total de diez personas que comparten tareas laborales.
Mientras la Cartera de Salud de la Ciudad guarda silencio, durante la jornada el ministro de Kreplak, explicó que: “En su ambiente laboral -en referencia al caso confirmado- ha habido otros contagiados, y por búsqueda de screening se encontró a esta persona que tiene la variante Delta. Hay otros dos casos detectados de vecinos de la Ciudad de Buenos Aires que son de transmisión comunitaria, que tienen familiares en el Conurbano y que han tenido contacto estrecho ellos. Estamos intentando encontrar si alguno de estos familiares tiene también la variante Delta. Por el momento no lo hemos registrado”, puntualizó el ministro.

Estos dos nuevos casos en distrito porteño, no tienen vínculo con los trabajadores de la Biblioteca Nacional; todo indica que están relacionados con los primeros dos casos que se habían detectado en Monserrat sobre finales del mes de julio. Durante la misma conferencia de prensa Kreplak manifestó: “nosotros hemos logrado, por el momento, no tener casos que no se nos escapen. Hacemos una búsqueda activa en la población, de manera ‘muestral’ y proporcional y no encontramos Delta (…) Hemos tenido casos cápsula, pero por primera vez detectamos un caso que no es producto del contacto con un viajero. En otras jurisdicciones se toman medidas de menor control. Seguiremos investigando y mejorando los cuidados”.

Si bien la confirmación del caso Delta del que habla el ministro Kreplac lo hizo la Ciudad, la comunicación fue puertas adentro. Todo indica que la estrategia de la Ciudad es demorar lo más posible el anuncio formal de la circulación comunitaria en todo el distrito.

Detalles del caso de Lanús

El caso fue comunicado por las autoridades bonaerenses porque el trabajador vive en Lanús, pero trabaja en la Ciudad de Buenos Aires, al igual que la persona que en principio lo contagió en el mismo ámbito laboral. El secretario de Salud del municipio de Lanús, Gustavo Sieli, dijo que el paciente infectado con la variante Delta “no tuvo contacto con ningún vecino” del municipio. “Haciendo la investigación epidemiológica, estas personas no tuvieron ningún tipo de contacto con vecinos de Lanús. Ninguna de las personas del núcleo familiar ha tenido contacto con algún vecino, por el rápido accionar”, confirmó.

El  funcionario agregó que “los cuatro integrantes de la familia están evolucionando de manera correcta”, y detalló que se trata de “un vecino de Lanús oeste, de 39 años, que ya tiene una dosis de la vacuna AstraZeneca desde hace un mes”. (Martín Suárez, Tiempo Argentino, 24/08/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

AARON SWARTZ: UN PRODIGIO QUE QUISO SOCIALIZAR EL CONOCIMIENTO
Más desafiante para el sistema que Assange y Snowden

Es muy posible que usted haya escuchado hablar o sepa quien es Edward Snowden (1), lo que hizo y por qué está refugiado en Rusia y no vive en su país de origen, Estados Unidos. Pero es muy poco probable que haya escuchado hablar de Aaron Swartz (2). Como me interesa (mucho) que lea el manifiesto que escribió en julio del año 2008, en Italia, sólo voy a escribir algunos detalles de su biografía. Para fijar las ideas: Aaron Swartz nació en Highland Park, una ciudad pequeña pero donde vive gente de muy alto poder adquisitivo, unos 30 kilómetros al norte de Chicago, en Estados Unidos. Nació el 8 de noviembre de 1986 y se suicidó el 11 de enero del 2013, con 26 años, en Brooklyn, uno de los barrios de New York.

Swartz fue una suerte de prodigio que quiso socializar el conocimiento. Programador (fue uno de los fundadores de la muy famosa Reddit), escritor y me cuesta un poco de trabajo definirlo como hacker, pero, en un momento determinado, aprovechando su extraordinaria capacidad en temas de computación, logró ingresar en la biblioteca digital del MIT (el Instituto de Tecnología de Massachusetts) y comenzó a bajar todos los archivos allí almacenados y los difundía públicamente. En algún sentido Swartz (3) fue el primero que habló, escribió y programó en lo que hoy conocemos como criptomonedas, criptografía, blockchain, bitcoins, ethereum, etc. 

El gobierno norteamericano ha perseguido históricamente no sólo a Snowden o a Julian Assange, sino que mucho antes, el target preferido fue Aaron Swartz y si me permite el atrevimiento, creo que les interesaba más capturar a Swartz que a Bin Laden. Finalmente fue arrestado el 6 de enero del año 2011 acusado de fraude electrónico, informático, y sobre todo por haber descargado publicaciones académicas para que después pudieran ser leídas por cualquier persona sin tener que pagar ningún tipo de derecho.

El FBI y los fiscales federales lo acusaron de tantos cargos que la pena que le correspondía era de un millón de dólares, pasar ¡35 años de prisión!, incautación de bienes, indemnización, y más.

Mientras se producía el juicio con múltiples apelaciones, Aaron Swartz se suicidó en un pequeño departamento en donde vivía en Brooklyn, pero los 26 años que vivió le alcanzaron para ser incluido por sus aportes extraordinarios en el Salón de la Fama de Internet en junio del año 2013. Ahora sí, con estos antecedentes brevísimos, le pido que no abandone y lea el manifiesto que publicó en el año 2008 con el título Guerilla Open Access (“La Guerrilla por el Acceso Gratuito”). Verá que vale la pena. 

El manifiesto de Aaron Swartz

“La información es poder. Pero como todo poder, hay quienes quieren quedárselo para sí mismos. Todo el patrimonio científico y cultural del mundo, publicado durante siglos en libros y revistas, está siendo cada vez más digitalizado y guardado por un puñado de empresas privadas.

¿Quiere leer los artículos que presentan los resultados más famosos de las ciencias?Deberá enviar cantidades enormes a editores como Reed Elsevier (4). Hay quienes luchan/luchamos por cambiar esto. El Movimiento de Acceso Abierto ha luchado valientemente para garantizar que los científicos no firmen sus derechos de autor, sino que se aseguren de que su trabajo se publique en Internet, en condiciones que permitan a cualquiera acceder a él.
Pero incluso en los mejores escenarios, su trabajo solo se aplicará a lo que se publique en el futuro. Todo (lo publicado) hasta ahora se habrá perdido. Ese es un precio demasiado alto a pagar.

¿Obligar a los académicos a pagar dinero para leer el trabajo de sus colegas?

¿Escaneando bibliotecas enteras pero solo permitiendo que la gente de Google las lea?¿Proporcionar artículos científicos a los de las universidades de élite del Primer Mundo, pero no a los niños del Sur Global?
Es indignante e inaceptable. 'Estoy de acuerdo', dicen muchos, 'pero ¿qué podemos hacer? Las empresas poseen los derechos de autor, ganan enormes cantidades de dinero cobrando por el acceso, y es perfectamente legal; no hay nada que podamos hacer para detenerlos'.
Sin embargo, hay algo que podemos hacer, algo que ya se está haciendo: podemos contraatacar.

A aquellas personas con acceso a estos recursos (estudiantes, bibliotecarios, científicos) se les ha otorgado un privilegio. Si tú eres uno de ellos, tú tienes la oportunidad de alimentarte en este banquete de conocimiento mientras para el resto del mundo está bloqueado.

Pero no necesitas -de hecho, moralmente, no podrías- conservar este privilegio para vos mismo, únicamente para vos. Tienes el deber de compartirlo con el mundo. Lo que tienes que hacer es: intercambiar contraseñas con colegas, completar solicitudes de descarga para amigos.
Mientras tanto, los que han sido excluidos no deben quedarse de brazos cruzados. Hasta aquí, han estado escabulléndose por los agujeros y trepando vallas, liberando la información encerrada por los editores y compartiéndola con sus amigos. Pero toda esta acción transcurre en la oscuridad, escondida bajo tierra. Se llama robo o piratería, como si compartir una gran cantidad de conocimientos fuera el equivalente moral de saquear un barco y asesinar a su tripulación. Pero compartir no es inmoral, es un imperativo moral. Solo aquellos cegados por la codicia se negarían a permitir que un amigo hiciera una copia. Las grandes corporaciones, por supuesto, ellas están cegadas por la codicia.

Las leyes bajo las cuales operan así lo exigen: sus accionistas se rebelarían por algo mucho menor que esto. Y los políticos han sido comprados, aprobando leyes que les dan el poder exclusivo de decidir quién puede hacer copias.

No hay justicia en seguir leyes injustas. Es hora de salir a la luz y, en la gran tradición de la desobediencia civil, declarar nuestra oposición a este robo privado de la cultura pública. Necesitamos acceder a la información, esté almacenada donde sea, hacer nuestras copias y compartirlas con el mundo. Necesitamos tomar las cosas que no tienen derechos de autor y agregarlas al archivo. Necesitamos comprar bases de datos secretas y ponerlas en la Web. Necesitamos descargar revistas científicas y subirlas a redes de intercambio de archivos. Necesitamos luchar por Guerrilla Open Access.
Con suficientes de nosotros en todo el mundo, no solo enviaremos un mensaje contundente en contra de la privatización del conocimiento, sino que lo convertiremos en una cosa del pasado. ¿No te querés sumar?”  
Aaron Swartz, julio de 2008, Eremo, Italia
(Adrián Paenza, Página 12, 18/8/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL ÁRBOL YA FUE PLANTADO

Si subes para Asunción pregunta al señor virrey
si puedo plantar un árbol para mirarlo crecer
en el Río de la Plata quiero plantar un laurel.
Por el río que bajaba la carabela se fue
por debajo de los pájaros y por arriba del pez.

El virrey no da permiso para plantar el laurel.
El árbol ya fue plantado sin permiso del virrey
estuvo llenos de pájaros y se hizo grande el laurel
estuvo esperando un año
pero se pasaron diez.

Usted me pidió permiso y yo le pedí al virrey
el virrey escribió a España
para preguntarle al rey
el rey pregunto a la reina
si plantaban el laurel.

El laurel volaba pájaros
laurel laurel laurelé
sin el permiso de España laure laure laurelé
-¡que se tire abajo el árbol si crece a espaldas del rey!
con el árbol en las manos estoy cantándole a usted
sin el permiso de España con guitarra de laurel
todo el Río de la Plata canta
laure laure lé.

compositores: DAMIAN JOSE SANCHEZ, JULIA ELENA GARCIA LAGO

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

SE CUMPLEN 500 AÑOS DE LA RENDICIÓN DE LOS AZTECAS Y EL INICIO DE LA MASACRE A MANOS DE LOS ESPAÑOLES

VOX, EL PARTIDO DE LA DERECHA ESPAÑOLA CELEBRÓ LA CONQUISTA DE MÉXICO, A CINCO SIGLOS DE LA CAÍDA DE TENOCHTITLÁN

VOX, el partido de ultraderecha de España, dio la nota este viernes al glorificar la caída de Tenochtitlán, uno de los hitos de la conquista española. "España logró liberar a millones de personas del régimen sanguinario y de terror de los aztecas", dice el tuit que ensalza el fin del poderío de los aztecas en México y remarca que los ultrderechitas españoles están "orgullosos de nuestra historia". 

El 13 de agosto de 1521, Hernán Cortés consiguió la rendición de la capital de los aztecas, que había estado sitiada desde mayo de ese año. El conquistador mexicano había llegado en noviembre de 1519. El emperador Moctezuma lo recibió entonces como si fuera la reencarnación del dios Quetazlcoátl. El 30 de junio de 1520, los españoles fueron expulsados de Tenochtitlán por las fuerzas del emperador Cuitláhuac y perdieron su botín de oro. La leyenda dice que Cortés lloró por esa derrota y eso hizo que el episodio pasara a la historia como la Noche Triste. En el medio, los españoles había traído la viruela a América, que diezmó a los aztecas.

Casi un año después de la Noche Triste, tras reforzar sus tropas, Cortés comenzó el asedio sobre Tenochtitlán, marcado en los últimos días por el hecho de que los españoles cortaron el acceso al agua hasta la rendición de hace exactos cinco siglos. El asedio había durado 73 días y Cortés sumó a su causa a otros pueblos originarios bajo el denominador común del odio a los aztecas. Los conquistadores sumieron a los habitantes del actual México en la esclavitudimpusieron la religión católica a la fuerza y la Inquisición se enseñoreó en suelo americano.

Por su parte, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, habló sobre el aniversario y consideró: “¿Trajeron civilización a la tierra que Cortés bautizó como la Nueva España? ¿Valieron la pena tantas muertes? ¿Tanto pueblo arrasado, saqueado y quemado? ¿Tantas mujeres violadas? ¿Tantas atrocidades ordenadas por el mismo Cortés? No hay justificación alguna ante tan terrible desgracia. La respuesta es un no, categórico”. (Página 12)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

CUANDO LA PAMPA FUE PROVINCIA EVA PERÓN

Hace setenta años la Argentina tenía nueve provincias menos y La Pampa era uno de sus territorios nacionales con status diferente. Su población no podía votar presidente, gobernador, ni enviar representantes al Congreso. El 8 de agosto de 1951 Perón promulgó la ley que terminaría con esa exclusión deliberada de derechos electorales y otras limitaciones en el uso de sus propios recursos. Documentos de la época hablaban de “habitantes” y casi nunca de “ciudadanos” pampeanos. Pero Esa mujer, la mujer del célebre cuento de Rodolfo Walsh, sería artífice de una medida que acabaría con décadas de indecisiones políticas. Casi seis meses después de aprobada la provincialización, el 29 de enero de 1952, ya enferma y consumida por un cáncer, su nombre quedaría incorporado a la toponimia local. Nacía la Provincia Eva Perón. Al mismo tiempo, Chaco pasaba a llamarse Presidente Perón. En años sucesivos, Misiones (1953), Río Negro, Neuquén, Formosa, Chubut y Santa Cruz (todas en 1955) alcanzarían la misma condición. Tierra del Fuego sería la última, recién en 1990.

“Evita nunca había visitado La Pampa” cuenta José Minetto, historiador y director de Turismo de Santa Rosa. Pero sí Juan Duarte, su hermano mayor, viajante de comercio que recorría la provincia cuando se hizo amigo de Salvador Anania, antes de que fuera su primer gobernador (1953-1955). Sin proscripciones ni interventores colocados por las dictaduras, el peronismo se mantiene invicto desde entonces hasta hoy. Ganó todas las elecciones para la gobernación. De Eva Perón no quedó su nombre hecho provincia –tres años y medio duró, como su Constitución– aunque su simbología todavía recorre las dos principales ciudades: Santa Rosa y General Pico.

Cuando se llega a la capital por la ruta nacional 35 desde el norte, en camino de Córdoba a Bahía Blanca, su perfil se dibuja en la entrada. En la segunda se levanta el único monumento de La Pampa donde Perón y Evita aparecen juntos. Están sobre el célebre balcón de la liturgia justicialista ubicado en la rotonda de la calle 9. La provincia es fecunda en estatuas o monolitos que recuerdan a personajes o hechos políticos de distintas épocas. Evita no está sola.

Desde 1967, sobre la ruta N° 1 y apenas se sale de Quemú Quemú, se levantan los 42 metros de hormigón que homenajean a John Fitzgerald Kennedy. La idea de construirlo partió de un profesor del pueblo que estudió en Harvard, Fernando De María. En el cementerio de Santa Rosa se recuerda en otra obra a los caídos en la Guerra Civil Española. En la ciudad de Macachín, donde se festeja la semana vasca, no hay un monumento de granito o cemento que señalice la tragedia retratada por Picasso, pero sí un retoño del árbol de Guernica. En la capital pampeana también se destaca uno de los tantos homenajes al mate esparcidos por el país. Lo inauguraron en 1971 sobre una plaza.

La abanderada de los humildes encontró en La Pampa a una de sus aliadas más consecuentes. La diputada nacional Delia Degliuomini de Parodi. Condenada y olvidada por la historia oficial que eliminó cada rastro del Movimiento Justicialista tras el golpe del ’55, la había sucedido después de su muerte en la presidencia del Partido Peronista Femenino. Fue además la primera mujer que llegó a la vicepresidencia de la Cámara Baja como diputada por la Capital Federal. Oriunda del pueblo de Ingeniero Luiggi, al norte de la provincia, había nacido en 1913. Su historia está contada en un libro publicado en 1999 para la colección Vidas, ideas y obras de los legisladores argentinos. Lleva como título su nombre y narra la persecución que sufrió durante la autoproclamada Revolución Libertadora.

La detuvieron en su departamento de Once cuando estaba enferma. En Delia Parodi, una mujer en el Congreso, se cuenta que “fue derivada a la cárcel de mujeres que por aquel entonces estaba en Humberto Primo, en pleno barrio de San Telmo. En un principio la castigaron con 42 días completamente incomunicada. Luego integró el grupo de mujeres allí detenidas puestas bajo la custodia de monjas del Buen Pastor, en un régimen distinto al que regía en las cárceles de hombres. Esas monjas eran la figura contrapuesta a lo que generalmente se sabe en cuanto a una misión católica o cristiana. Tenían tal odio contra las políticas que les imponían condiciones infrahumanas”.

La compañera de Evita y prisionera de Rojas y Aramburu recuperó su libertad el 7 de marzo de 1958. En el libro se describe cómo fue su salida de la cárcel: “No pudo con su genio: apenas traspuesta la última puerta, pegó un grito “¡Viva Perón!” en las mismas narices de la monja cerril que corría los cerrojos”. Proscripta y exiliada en Uruguay, se sumó después a la operación por el retorno de Perón. Murió el 13 de mayo de 1991 y dejó como legado parlamentario la promoción de la primera ley del divorcio en los años ‘50. La Iglesia abjuró de ella y los cruzados de la fe hicieron lo demás. Después de bombardear la Plaza de Mayo y derrocar a Perón, la abolieron.

Hoy una calle de Santa Rosa, la escuela 250 de su pueblo y la sala de conferencias del Congreso homenajean a Parodi con su nombre. De Evita ya se sabe todo. La Pampa conserva mucho más que el recuerdo de aquella provincia naciente entre 1952 y 1955: la historia de su estrecha relación con Parodi es apenas una miscelánea.
El 8 de marzo de 2020 la provincia volvió a llamarse Eva Perón por 24 horas. En el Día Internacional de la Mujer, el gobierno local por iniciativa de su secretaría de Cultura, colocó un cartel a la vera de la ruta nacional 5 -muy cerca de Catriló – que indicaba a dónde se estaba llegando. Algunos viajeros se sorprendieron con la señalética o cuestionaron la restitución provisoria de aquella identidad perdida.

Setenta años pasaron del miércoles 8 de agosto de 1951 en que ya se advertía lo que estaba incubándose. Ese día, el ministro del Interior Angel Borlenghi les hizo “una seria advertencia a grupos políticos, capitalistas e imperialistas que tratan de crear un clima de intranquilidad en la población del país” durante una conferencia de prensa. Los medios informaban sobre la donación de 3200 cajones de carne de cordero envasada que el gobierno les donaba a las tropas de Naciones Unidas acantonadas por el conflicto bélico entre las dos Coreas. La Guerra Fría estaba en su apogeo.

Perón ganaría su reelección el 11 de noviembre del ‘51 con el 63,51 por ciento de los votos. En La Pampa la fórmula que completaba con Hortensio Quijano sacó el 74,01 por ciento. Eran los primeros comicios presidenciales en que participaban sus ciudadanos de pleno derecho. El 12 de abril de 1953 la Provincia Eva Perón eligió a su primer gobernador. Sacó el 87,92 por ciento de los votos y hubo 12,02 en blanco. Salvador Anania no terminaría bien. Sería encarcelado en 1955. Lo reemplazó el interventor Martín Garmendia mientras el general Eduardo Lonardi firmaba el decreto que desembocaría en el llamado Libro Negro de la Segunda Tiranía, la bitácora de los golpistas. Un libelo de 261 páginas que cita Walsh en Caso Satanowsky y que comenzaba con una frase presuntuosa: “Este no es un libro de historia, pero servirá para escribirla”. (Gustavo Veiga, Página 12, 7/8/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DON JUAN RIERA, EL PANADERO QUE EL CUCHI LEGUIZAMÓN HIZO ZAMBA
A LOS POBRES LES DEJABA DE NOCHE LA PUERTA ABIERTA
El 4 de agosto panaderos y panaderas celebran su día. Una historia que comienza con la creación de las primeras Sociedades de Resistencia (hoy sindicatos). En Salta, sobresale la figura del panadero Juan Riera quien, siguiendo aquel legado, hizo del oficio un símbolo de resistencia.

La historia del pan no tiene un comienzo específico que se pueda precisar. Lo que sí se sabe es que desde hace miles de años, diferentes civilizaciones comenzaron a moler granos y mezclarlos con agua generando los primeros registros del pan tal como se lo conoce.

En sociedades con hegemonía judeo-cristiana como la nuestra, el pan tiene aún mas centralidad ya que forma parte de la liturgia bíblica: “el discurso del pan de vida” o “la multiplicación de los panes”, entre otras.
Sin embargo, el pan también es sinónimo de pueblo, de encuentro, de compartir, de ofrendar y, porque no, de aquel por el cual luchar. “La conquista del pan” será un libro fundamental del teórico anarquista Pedro Kropotkin quien, en su publicación de 1892, ponía al pan como centro de la escena en la disputa por una nueva sociedad.

Panaderos organizados en Argentina

Las oleadas inmigratorias que a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, comenzaron a arribar con intensidad a nuestro país, serán las que traerán consigo las primeras ideas sobre el movimiento anarquista a estas tierras.
Ettore Mattei se encontraba en Argentina desde 1880 y Errico Malatesta arribó hacia 1885. Ambos coincidieron poco tiempo en el país, pero les bastó para dejar una gran huella de agitación en la organización de los trabajadores. Los dos de origen italiano, son reconocidos como símbolos del movimiento ácrata.

En 1887, se crea la llamada “Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos”, conocida luego como Sindicato de Panaderos. Editaron un periódico, "El Obrero Panadero", y lograron que el oficio sea uno de los primeros en generar este tipo de organización social. Más adelante en el tiempo, la fecha de conmemoración para el oficio quedará fijada el 4 de agosto.

Don Juan Riera

Alrededor de 1910 desembarca proveniente de España Juan Riera. Poco tiempo después, a sus 14 años, se traslada a la provincia de Tucumán donde comienza a trabajar como vendedor ambulante de masitas y algunos derivados de la pastelería, oficio aprendido en su tierra natal.
Una oportunidad de trabajo en el Ferrocarril Transandino Salta-Antofagasta, conocido también como Huaytiquina, predecesor del Tren a las Nubes, lo tentó para mudarse más al norte.
Posiblemente en aquel trabajo, que reclutó numerosos inmigrantes recién arribados, conoció y abrazó las ideas del anarquismo. Rápidamente se convirtió en un propagador de la idea, lo cual le costó varias persecuciones políticas a lo largo de su vida.

Ya en la ciudad de Salta, junto a su compañera Augusta Caballeronetuvieron que escapar en reiteradas oportunidades. Quizás la mas paradigmática será la salida de la familia hacia el norte provincial, donde Juan continua hasta Bolivia y Augusta, cursando un embarazo, tiene a su hijo Ermes a mitad del trayecto.

Aída es hija de Ermes y así recuerda: “Mi abuelo era anarquista. A él lo persiguieron mucho por sus ideas. Tal es así que mi papá (Ermes) nació en Tartagal porque se tuvieron que escapar en la época de Uriburu. Mi abuela se quedó en lo de una amiga que vivía en Campamento Vespucio y es por eso que mi papá nació en Tartagal”.

La nieta de Juan Riera evoca desde la mítica panadería familiar, hoy ubicada en la calle Independencia de la capital salteña, recuerdos y memorias de su abuelo y de la familia: “Mi abuelo era pastelero, el oficio de panadero lo aprendió después. Hacía productos de pastelería y los salía a vender con sus hijos en canastos como vendedor ambulante. Eso fue lo primero que hizo.

Iba a la procesión del Milagro, a las canchas, a las plazas, ahí vendía masitas. Las preparaba en la casa y salía con sus hijos: Ermes, Floreal y Hugo. Por ejemplo Ermes no sabía sumar, entonces le decía que venda de a 5 para que le resulte mas fácil la cuenta”.

El recuerdo se hace rápidamente extensivo a la abuela Augusta, compañera de vida de Don Juan, con quien tuvieron 10 hijos, “Augusta era mi abuela. Se conocieron acá, en Salta. Ella era hija de italianos. Una persona muy compañera”.

Juan panadero

La panadería de Juan Riera tuvo varias locaciones. Todo comenzó en la calle Pellegrini 515, pasando por Lerma 830 hasta la actual dirección, que mantiene desde el año 1964, en Independencia 885.
La historia se traslada tiempo atrás y Aída relata: “a la vuelta de la ‘casa y despacho de pan’ de la calle Pellegrini, en el pasaje Sargento Cabral, vivía el poeta (Manuel José) Castilla. De ahí se conocían con mi abuelo. Se reunían en nuestra casa, eran muy amigos. Mi abuelo tenía mucho conocimiento de cultura en general, de arte. Mucha gente, muchos amigos transitaban por allí. Y es cierto eso que dicen que nunca se le negó un pedazo de pan a nadie”.

Don Juan Riera quedará inmortalizado en diferentes romances y poesías que sus amigos y compañeros de ideas, le dedicaban a su solidaridad de brazos y puertas abiertas.

Una de las más conocida es la poesía escrita por su amigo el poeta Manuel Castilla, que boceteó unas estrofas y las entregó a Gustavo “Cuchi” Leguizamon para su musicalización, así nació una canción de referencia para el folclore nacional: “Zamba de Juan Panadero”.
Un fragmento dice así:
Que lindo que yo me acuerde
de Don Juan Riera cantando
que así le gustaba al hombre
lo nombren de vez en cuando

Panadero Don Juan Riera
con el lucero amasaba
y daba ese pan del trigo
como quien entrega el alma

Como le iban a robar
ni queriendo a Don Juan Riera
si a los pobres les dejaba
de noche la puerta abierta.

Esta anécdota trascenderá, mostrando de cuerpo y pensamiento al panadero Riera. Su nieta Aída cuenta al respecto: “Es cierto que mi abuelo dejaba la puerta abierta. Eran esas casas de antes que tenían una puerta que daba a la calle, un zaguán y otra puerta. Entonces él dejaba abierta la puerta para que nadie durmiera a la intemperie. Castilla lo conocía muy bien a mi abuelo y por eso escribió esto”.

El legado panadero

Aída rememora desde la panadería lo vivido junto a sus abuelos, su padre y sus tíos. Hoy ya alejada del rubro, con el fin de darle lugar a las nuevas generaciones, no deja de emocionarse: “Los recuerdos de mi abuelo son muy lindos. Andábamos con mis primos jugando siempre. Él nos hacía jugar en el patio. Acá en la calle Independencia, ya de grande, se sentaba a leer al sol. Nosotros lo rodeábamos y el nos decía "niños, niños", era una gracia para nosotros porque nunca perdió su tono, su acento español”.

El recuerdo también se liga con las persecuciones por ideas políticas, una constante en la vida familiar. Cuenta Aída Riera que “a mi abuelo lo llevaron varias veces a la central de Policía. Seguramente por sus ideas. Ermes, mi padre, recordaba mucho estos eventos”. 
El doloroso relato continua: “Mi tío Floreal siguió con las mismas ideas que el abuelo Juan. El tenía su grupo. Floreal era una persona muy buena, una persona generosa y amable. Tocaba la guitarra y era naturista, algo llamativo para la época. Jugaba con nosotros y era mi compañero en el despacho de pan. En la época del Proceso militar la familia la vivió muy fea. Ya había sucedido con mi abuelo en vida que se habían llevado a sus hijos Floreal y Juan José, pero a los pocos meses de fallecido el abuelo, en el año 76, se llevaron nuevamente a Floreal. Cuando entraron a mi casa los militares tiraron los libros, destruyeron las bibliotecas, una locura. Estuvo varios meses detenido y lo salvó la intermediación de Monseñor Pérez”.

Sin embargo el tío Floreal ya no será el mismo: “Él nunca quiso hablar. Yo lo acompañaba a mi papá a verlo. Entiendo que lo pasó muy mal. Nos amenazaban por teléfono, nos tuvimos que esconder. Es muy feo todo lo que sucedió”, rememora Aída.
Floreal quedó gravemente afectado psicológicamente y falleció años después de aquellos oscuros días de detención. Su hermano Ermes, mientras continuaba con la panadería, lo acompañó en aquellos difíciles tiempos de recuperación hasta su muerte.

Ermes Riera, continuador del legado

Don Ermes Riera será quien tome la iniciativa de rescatar la memoria familiar, editando el libro “Juan panadero, antes y después”, anécdotas para “gozar del encanto y bucear en el mar de la vida de ‘el panadero’, vida iluminada por la fuerza incontenible del verso transgresor”, tal como relata su prólogo.
También será quien de alguna forma tome el legado panadero y comercial dejado por su padre, y que ya desde pequeño ejercía cuando vendía masitas en la calle junto a sus hermanos.

Hoy, en la misma locación elegida por Ermes, nietos y bisnietos sostienen la tradición familiar panadera que va camino a los 100 años.
Cuenta Aída Riera “Para mí dejar la panadería fue muy difícil. De alguna forma le pedí permiso y perdón a mi padre que ya no está. Creo que él, sabiendo que había otros de la familia que venían atrás, que esto sigue, está feliz. Mis sobrinos, las generaciones que nos van sucediendo, nunca dejaron que la panadería caiga”.

Así como Ermes llevaba a sus cinco hijos a la panadería, hoy se pueden ver familiares a uno y otro lado del comercio. En el mostrador, en la cuadra horneando o en los grandes mesones amasando para el día siguiente.
“La panadería para mí es como una catedral. Son muchos los recuerdos. Llevar el apellido Riera en Salta es un honor, pero sobre todo lo hacemos con mucho respeto y responsabilidad”, afirma Aída.

Así como aquellos primeros panaderos fundaron hace mas de 130 años las pioneras agrupaciones de trabajadores de su rama, Juan Riera en Salta continuó con el legado relacionado a la transformación de la harina en alimento, convirtiéndolo también en un acto concreto de solidaridad.
Se aproxima el 4 de agosto, una nueva celebración panadera. Es preciso recordar las fuentes, los principios, la génesis, así como también es necesario recordar sus historias.

Juan Riera trascendió gracias a la poética de sus compadres, pero en su historia se pueden ver reflejados los rostros anónimos de tantos y tantas que en este mismo momento se encuentran amasando el pan para el mañana. (Por Facundo Sinatra Soukoyan, Página 12, 1/8/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

SER DIGNOS DE LA GLORIA VIVIDA ES NO HUNDIRNOS EN EL MAR.

Cuando dos gritan lo mejor es que el tercero no los imite. Ni tu ni yo somos Cuba, ese nombre es mucho más, pues es millones en realidades diferentes. Todos estamos claros que nos toca refundar muchos consensos, saltar abismos sociales, políticos e ideológicos, revisar instituciones comunes. Pero la condición primera es que haya Matria sobre la que hacer eso.

Desde hace más de un año hasta en Alemania una situación extraordinaria ha motivado de la exacerbación de conflictos, fracturas sociales, familiares y violencias de todo tipo. En el caso de Cuba ello esta determinado de forma clara y artera, horrorosa y asqueante, por una operación de utilización política de la desesperanza, el hambre y el dolor físico y psíquico para derrocar un gobierno y sobre todo eliminar un modelo de sociedad. Si el movimiento de presión de parte de la opinión pública y la sociedad civil, por mayor eficacia gubernamental y mayor realización de derechos no estuviese determinado por la acción de una superpotencia mundial el análisis sería otro. Pero aquí es así, el que no deja que lleguen insumos médicos (pregúntele a Ali Baba) te pide un SOS humanitario para seguir asfixiándote económicamente. En el caso de Cuba mucha gente que “lucha por nuestra libertad” y te pide una insurrección, está en realidad defendiendo su salario, el mismo que perdería si la cosa se normaliza con Estados Unidos. El conflicto es lucrativo. Y no puede ser que reconocer ese hecho sea una cuestión ideológica, debería ser ético y racional reconocer que la Tierra es redonda, las vacunas salvan vidas y ninguna medida del Gobierno de los Estados Unidos proporciona mejoras en la vida de los cubanos, ni potencia la democracia pues hace que toda discusión sea entre los gritos de las penurias. (Sabe un secreto? todas las democracias “plenas” del mundo tiene en común un PIB alto y una gran integración a la economía mundial) Llamemos a las cosas por su nombre, a ellos les importa una (palabra inaudible) la suerte suya y la mía, la de este país.

Esas ideas de partida son importantes para saber cómo juzgar a la sociedad cubana en sus acciones. Aspiramos a una sociedad desarrollada, de alto nivel de vida, distribución de la riqueza (esto es, que la vida buena sea para todos, no solo para una parte), alto nivel intelectual de sus ciudadanos, expresión de todas las identidades e ideologías de forma plural, donde todos puedan expresar sus desacuerdos y deliberar en condiciones de igualdad. Bueno, pues es complicado hacer eso en un país donde todo conflicto es convertido en antagonismo violento que puede ser motivo de una violación de la soberanía. Nada, que toda manifestación del tipo que sea y dónde sea será contada como lo hemos visto en estos años en varios medios “Cubana explota en una cola…Joven explota contra el…. Habanera se tira contra el régimen”. Y esto que nos parecía una retórica gastada y muelera en estos días nos ha quedado claro al ver convertido el SOS en pedido de intervención militar.

Más allá de las ideologías hemos visto en estos días escenas de violencias que no defendemos como parte de nuestros valores, ideales, ni proyectos. Todo uso desmedido, no profesional y sujeto a derecho de la violencia por parte de agentes del estado debe ser denunciada, analizada y condenada. Porque es derecho humano manifestarse según nuestro Estado Socialista de Derecho. Porque los miles de combatientes de las fuerzas del orden no pueden ser juzgados por unos actos minoritarios (si, porque igual que todas los manifestantes no fueron violentos tampoco toda acción fue brutal y desmedida, no cree??) Y porque políticamente es utilizado para la construcción discursiva que pretende denigrar y estigmatizar en bloque la sociedad cubana actual y solapar el debate ideológico tras las metáforas de “dictadura” y “libertad”. Si miras Facebook: en Cuba hace una semana la gente no sale a trabajar, los panaderos no hacen pan de madrugada, los campesinos no siembran, los médicos no salvan vidas en los hospitales, miles de jóvenes no están sin vacaciones en centros de aislamientos, los centros científicos han parado, los parques están vacíos. Hace una semana lo único que pasa en este país es que la policía reprime y hay listas de desaparecidos que sabemos donde están y en muchos casos ni detenidos fueron. Mucho que hacer por fortalecer el habeas corpus que la Constitución refrenda, más recuerde cuando tengamos el más garantista de todos aun así el delito deberá ser punido y hace falta que no lo llamemos lucha por la libertad. Y manifestarse será manifestarse y un derecho protegido, pero que el embajador de una potencia extranjera lo lleve a una huelga es delito.

No obstante, toda denuncia de la violencia debe ser proporcional a la denuncia, combate y deslegitimación de los que llevan años en lives de Facebook, pagados por una potencia extranjera, incitando a la violencia para resolver los problemas que ellos saben en parte, no son de aquí. No sirve de nada que una figura pública diga estar “del lado del pueblo” si no condena expresamente los actos de vandalismo, robo, ataque cobarde contra agentes desarmados (si, si estabas en Cuba hasta hace poco recordarás al policía o el muchacho vestido de verde que nada tiene que ver con los policías de dónde vivas ahora, con fusiles largos en medio de la calle) Son públicos los pedidos de linchamientos, el apedreamiento de un hospital infantil, los robos en tiendas de botellas de ron y cajas de cigarros. No lo dice el NTV, lo publican como hechos heroicos miles de personas. Hablar de matanza de personas, desapariciones, es mentir en este país, que te guste o no, no es Las Españas, Ecuadores, Chiles y USAS desde las que muchos escriben. También debería decirse que las múltiples localidades que manifestaron no caben en todos los videos reales o manipulados (si porque los videos se manipulan) de la violencia y hay otros menos famosos de gente caminando por Prado por Centro Habana rodeada de policías que no hacen nada.

Las calles de Cuba son de todos los cubanos, de la familia que sabe que su hijo puede fiestar hasta la madrugada, de los padres que salen a trabajar de noche sin miedo, de los que se besan en un parque. Todos los que creyeron que las palabras del Presidente de la República al terminar su alocución del día 11 no fueron las medidas, han podido escucharlo ya tres veces connotar su sentido. ¿Han hecho lo mismo los “políticos opositores”? .Digo políticos porque aquí no todo el que expresa una opinión es ciudadano común, hay muchos con un proyecto político claro aunque no explicito, de cambio del régimen político cubano y su sistema social. Aunque no reconozcan o asuman su liderazgo político y se mantengan en un limbo legítimo de influencers sociales. Si los revolucionarios somos críticos de la actuación de nuestras instituciones y sus representantes, los anticomunistas, liberales, socialdemócratas, y todas las ideologías que se están expresando y cuajando, deberían desarrollar una actitud crítica frente a los políticos que los lideran, escuchan y siguen. Ya sean influencers de Facebook, actrices de placenteros estilos o directores de teatro. Y esa crítica debe partir de reconocer que las calles de Cuba han sido de todos los cubanos bajo un régimen social socialista fruto de la Revolución de 1959. Los que quieren hacer una Cuba diferente deberían partir de defender que en esa Cuba pretenden mantener la paz y tranquilidad ciudadana y separarse de los que mandaban videos llamando a quemar centros estatales, matar y empujaban y empujaban y empujaban …ya sabemos por qué según el dicho. ¿Alguno de los que han pasado los últimos meses articulando un movimiento político de derrocamiento del orden instituido en Cuba, saldrá a decir que eso no es lo que quieren? Mejor ¿Alguien nos puede decir que quieren? ¿Quién se responsabiliza por lo acontecido? Usted llama a la insurrección nacional mas después no es responsable de nada. No somos responsables si vinculamos los hechos de violencia acaecidos en varios lugares desde horas tempranas de la tarde a un supuesto “llamado”.

El día 11 hemos visto que esto no se trata del gobierno cubano y el americano. Sin importar la ideología que usted tenga deberá reconocer que la Cuba que quiere necesita excluir la violencia como medio de acción y presión. Y eso no es un problema de los cuadros del gobierno. Hemos visto a hijos llamar a sus madres para reírse porque su gobierno se caía, hemos visto compañeros de Pre justificar que la única salida era que invadieran el país (bombas mediantes), hemos visto cubanos en la Casa Blanca pidiendo intervención porque aquí matan niños. Entonces el problema está dentro de nuestras familias, en nuestros grupos de WhatsApp. El domingo vimos dos escenarios, de un lado una Constitución que debe ser desarrollada, defendida, ampliada, realizada, de otro la anarquía y la violencia. Sin importar su opción política hemos visto el plan y responsablemente podemos decidir sobre las consecuencias. Asfixia económica en el peor momento, utilización de guerra cibernética, provocar un caos tal que se derroque al Estado, ingobernabilidad crónica, de la que se supone al final saldrá algo redentor que nos llevará a la ansiada saciedad de nuestras carencias, anhelos y supermercados atestados de cosas. Sea usted de la ideología que quiera yo seré de la mía, antes de ponernos a discutir maduramente sobre nuestros problemas, que de seguro podemos compartir varios, debemos ver que hacemos con una fuerza, reaccionaria, anticubana y anexionista a la que no le importa el método de expiación de un trauma profundo. Su ideología es el consumo y su patria es el celular. Fuerza además a la que tampoco puedo decir “fusil contra fusil” pues no vendrán ellos, quieren otro ejército, y porque son amigos, familiares, gente que conocí que no puedo renunciar a saber y atender lo que les pasa. Por otra parte son muchos socios de barrios, vecinos diversos, estudiantes, gente en la cola. El futuro llego, y es de lucha ideológica, el fin de las unanimidades, la batalla día a día por significar cada hecho.

Seguramente todos sin importar credo compartimos el ideal martiano de “Con Todos y para el bien de Todos” repetido mucho como llamado al diálogo y la inclusión. Pues debemos recordar que tal búsqueda suponía una patria común, Cuba como Matria. Volver a ese sentido común es el paso primero para pensar las alienaciones, desigualdades, represiones, inequidades, atrofias institucionales, políticas e ideológicas que gritaron el domingo aquel. Pero siendo justos con Cuba, sabiéndote orgulloso de sus resistencias, de sus maravillas en medio del barro, de sus fortalezas en medio de la penuria, viendo lo que hemos conquistado comúnmente y que no podemos perder, lo que es mejor aquí que allá (porque no solo negativamente puede compararse este país). Reconociendo que hay una mayoría que no salió a las calles y es pueblo igual que los jóvenes pobres afrodescendientes que tiraban piedras y tiene ideas y tiene fidelidades que no son las tuyas. Cuba es más que mis amigos de Facebook. Porque sin eso la hundimos en el mar con tal de salvarla y el resultado ya nos asomó su rostro el día 11. (Oscar Perez Portales, docente, Santiago de Cuba)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

PERSONALIDADES DE TODO EL MUNDO RECLAMAN A BIDEN EL FIN DEL BLOQUEO A CUBA
Entre los firmantes se cuentan los actores y actrices Jane Fonda, Susan Sarandon, Mark Ruffalo, Emma Thompson y Marisa Tomei, el cineasta Oliver Stone, el cantautor Chico Buarque, los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Rafael Correa, el filósofo y politólogo Noam Chomsky, el politólogo Atilio Borón y el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

Las nuevas sanciones que impuso el Gobierno de Estados Unidos a Cuba fueron rechazadas por cerca de 500 personalidades de la política y la cultura de todo el mundo, en una carta abierta enviada al presidente estadounidense, Joe Biden, en la que lo urgen a tomar un camino que lo diferencia de las políticas “crueles” de su antecesor en el cargo, Donald Trump. En su primer párrafo, la misiva dice que “es hora de tomar un nuevo camino hacia adelante en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Nosotros, los abajo firmantes, le hacemos este llamado público urgente para que rechace las políticas crueles implementadas por la Casa Blanca de Trump que han creado tanto sufrimiento entre el pueblo cubano”.

La misiva fue una iniciativa del Centro Memorial Martin Luther King y las organizaciones The People’s Forum y Codepink, que se publica hoy como solicitada en la edición impresa del New York Times. Entre sus firmantes se encuentran los actores y actrices Jane Fonda, Susan Sarandon, Mark Ruffalo, Emma Thompson, Marisa Tomei, el cineasta Oliver Stone, el cantautor Chico Buarque, los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Rafael Correa, el filósofo y politólogo Noam Chomsky, el politólogo Atilio Borón y el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. “Cuba, un país de once millones de habitantes, atraviesa una difícil crisis debido a la creciente escasez de alimentos y medicinas, las protestas recientes han llamado la atención del mundo sobre esto. Si bien la pandemia de Covid-19 ha demostrado ser un desafío para todos los países, lo ha sido aún más para una pequeña isla bajo el peso de un embargo económico”, continúa la carta.

En otro tramo, le recuerda a Biden que el 12 de julio dijo que apoyaba al pueblo cubano y le pide que si eso es cierto “firme inmediatamente una orden ejecutiva que anule las sanciones”.”Nos parece inconcebible, especialmente durante una pandemia, bloquear intencionalmente las remesas y el uso de las instituciones financieras globales por parte de Cuba, dado que el acceso a dólares es necesario para la importación de alimentos y medicinas”, agrega.

“En lugar de mantener el camino trazado por Trump en sus esfuerzos por deshacer la apertura del presidente Obama a Cuba, le pedimos que siga adelante. Reanude la apertura y comience el proceso de poner fin al embargo. Poner fin a la grave escasez de alimentos y medicamentos debe ser la máxima prioridad”, agrega la extensa carta que se puede leer completa en www.letcubalive.com.  

El 10 de julio, diez municipios de Cuba fueron escenario de protestas y disturbios, calificados de reclamos populares por algunos y de vandalismo por otros. Los manifestantes exigían, en particular, la solución de problemas sociales y la celebración de “elecciones libres”. El Gobierno cubano cuestionó la “espontaneidad” de estas protestas, que coincidieron en el tiempo, a pesar de la distancia geográfica, y señaló que detrás de las movilizaciones estaba Estados Unidos. Washington refutó estas afirmaciones, las calificó como “un serio error” y declaró que las protestas repercutirán en la política que Estados Unidos aplicará desde ahora con respecto a Cuba.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

BOLIVIA: LOS DESGARRADORES DETALLES SOBRE LAS MASACRES DE PEDREGAL, SACABA Y SENKATA EN BOLIVIA

Bolivia espera expectante el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre las masacres producidas en Pedregal (La Paz), Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto) que el organismo hemisférico de protección y promoción de DDHH entregaría este martes 20 de julio.

En ese informe se compilarán decenas de testimonios de familiares de los muertos, de heridos y de apresados.

Luego de la renuncia de Evo Morales37 bolivianos fueron asesinados por uniformados y paramilitares. Y también se registraron más de cien heridos y casi dos centenares de detenidos.

En relación a las víctimas, el exvicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, recordó que Paulino Condori y Percy Conde murieron por disparos de balines: “Heridos por perdigones de escopeta, esos cartuchos que regalaron, que entregaron a la policía y a las Fuerzas Armadas, han matado gente, han herido gente”.

En declaraciones al programa televisivo "Papel, piedra y tijera", del canal La Razón Digital, García Linera aseguró que Condori y Conde “murieron por disparos de cartuchos de escopeta” y agregó que las municiones empleadas, en ambos casos, fueron las entregadas por el entonces gobierno de Argentina en noviembre de 2019.


Una bandera del MAS como torniquete


La violenta represión contra los movilizados, que estaban furiosos por el golpe de Estado y por el hecho de que los insurrectos hubieran quemado en plena plaza principal de La Paz la wiphala (enseña indígena reconocida como bandera nacional a la par y, con el mismo valor, que la rojo, amarillo y verde), comenzó el 11 de noviembre de 2019. Cuando Jeanine Áñez todavía no había asumido la presidencia.

En esas horas el poder real estaba en manos de militares y policías, que determinaron “pacificar el país”. Quisieron hacerlo a bala, sangre y golpes.

A las 10 de la mañana de aquel 11 de noviembre de 2019, pocas horas después de la renuncia de Evo Morales y del propio García Linera, el albañil Josué Pillco Catunta recibía en la zona sur de La Paz la descarga de balines:

“De un disparo me llegaron 8 balines. Asustado, me escapé de los policías, que minutos antes estaban gasificando a la gente. A los que caían, los arrestaban y los subían a la camioneta. Un balín perforó mi brazo y destrozó mi dedo. Luego me llegó a la cadera, a la rodilla, al estómago y dos a la espalda.
JOSUÉ PILLCO CATUNTA

“De un disparo me llegaron 8 balines. Asustado, me escapé de los policías, que minutos antes estaban gasificando a la gente. A los que caían, los arrestaban y los subían a la camioneta. Un balín perforó mi brazo y destrozó mi dedo. Luego me llegó a la cadera, a la rodilla, al estómago y dos a la espalda. El balín que perforó mi estómago hacía que perdiera fuerza”, relató Pillco.

Pillco fue internado en el hospital municipal Los Pinos, de La Paz. Hasta ese lugar llegaron dos bomberos (que en Bolivia conforman una rama de la policía), que estaban encapuchados. Sobre aquel episodio, el albañil revivió lo que siguió después:
“Entraron y dijeron: ‘enfermeras, váyanse, nosotros vamos a atenderlo’. Ellas se fueron y ahí los bomberos me dijeron: ‘¿Qué estabas haciendo ahí?, ¿quién te ha pagado?’.”

Pilco recordó: “Yo tenía una bandera del MAS amarrada a mi pierna para que pare la sangre. Un bombero me dijo: ‘Aquí está, vos eres masista, vos estabas bloqueando, hablá’. Y yo le contesté: ‘No, yo estaba yendo a trabajar’. ‘Mentira, mentira’, me dijeron y me empezaron a sopapear y a golpear de mi estómago. Uno de los bomberos, entonces, agarró la pinza, y como tenía una herida en el estómago, me punzó ahí y me hizo gritar. Me hizo sangrar. Ese bombero encapuchado me torturó: usó una pinza para hundirla en las heridas de balín que tenía”.

Al retirarse, los uniformados instruyeron a las enfermeras para que no lo atendieran.

Felizmente, un médico se apiadó y lo operó. Le sacó diez centímetros de intestino comprometido por los balines. Para que no sea arrestado por la policía, en su historial médico le pusieron “operado de gastritis”.

La masacre de Sacaba

El puente de Huajllani se encuentra al ingreso de la ciudad de Cochabamba. Hasta ahí llegaron, el 15 de noviembre de 2019, miles de manifestantes, sobre todo del trópico cochabambino, que es la zona donde se encuentran los cocales, los cultivos de coca.

Horas después, la televisión mostraba las imágenes de cuerpos sin vida de once bolivianos. La Defensoría del Pueblo, en su informe sobre la vulneración de Derechos Humanos en Bolivia durante el lapso 2019-2020, señaló: “El 15 de noviembre de 2019, tres días después de que el gobierno interino tomara el mando, las fuerzas del Estado abrieron fuego contra una marcha que pasaba por la ciudad de Sacaba, dejando al menos once muertos y 120 heridos. Todos los asesinados y heridos eran civiles, indígenas. Ningún policía o soldado resultó herido. En respuesta, la presidenta interina Añez aprobó el Decreto Supremo 4078, que concedía inmunidad a las fuerzas de seguridad, provocando una condena generalizada por parte de la comunidad internacional”.


Las fuerzas del Estado abrieron fuego contra una marcha que pasaba por la ciudad de Sacaba, dejando al menos once muertos y 120 heridos. Todos los asesinados y heridos eran civiles, indígenas. Ningún policía o soldado resultó herido.
INFORME DE LA DEFENSORÍA DEL PUEBLO


Uno de esos heridos fue Hernán Maldonado Rosales, de 30 años, afiliado al sindicato agrario Tamborada 3 del Trópico. Maldonado Rosales perdió la vista tras ser herido por un impacto de balín que le destrozó el ojo.

Maldonado recordó sobre aquella jornada: “Luego del golpe decidimos marchar primero a Cochabamba y luego a La Paz, porque se estaban violando todos los Derechos Humanos de nuestros hermanos de poncho y nuestras hermanas de pollera. Llegamos al puente de Huajllani y nos encontramos con policías, tanquetas y militares. No quisieron dejarnos pasar, estuvimos horas esperando. Ocho horas nos encerraron dentro del túnel. Ya era tarde, quisimos salir y nos empezaron a gasificar. Los más afectados fueron los niños y las mujeres”.

El cocalero agregó: “Muchas señoras se desmayaron por los gases y estaban botadas. Con otros compañeros las ayudamos, pero algunos cayeron muertos. Me armé de valor y de coraje y entré. Ya había ayudado a 5 personas, y cuando estaba auxiliando a otra, algo me llegó al ojo. Sentí dolor y que estaba caliente mi ojo. Caí hacia atrás unos tres metros. Llevé mis manos al ojo derecho, porque estaba pura sangre y tenía miedo de que se saliera. Llegaron varios policías, me patearon y perdí el conocimiento. Desperté dos días después”.

Para el exvicepresidente García Linera, los balines empleados eran parte del arsenal enviado por el entonces mandatario argentino, Mauricio Macri, a Bolivia.

El chico que soñaba con ser policía

Senkata es el distrito 8 de la ciudad de El Alto. Allí están instalados los depósitos de gas y gasolina de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Hasta esos almacenes se movilizaron vecinos alteños durante varios días.

El 19 de noviembre, buscando evitar el desabastecimiento de carburantes, el gobierno de facto ordenó el ingreso violento de cisternas para transportar los energéticos.

Ante la movilización, uniformados dispararon balas, balines y gases lacrimógenos. Murieron otros once manifestantes y, como remarcó el informe de la Defensoría del Pueblo, ni un sólo uniformado fue herido.

Fue la segunda vez en lo que va del milenio que los uniformados de Bolivia dispararon contra los manifestantes de esa zona. Senkata también ostenta muertos en la llamada masacre de El Alto cuando el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada ordenó disparar contra los alteños que se oponían a la exportación de gas a California a través de puertos chilenos. El resultado fue más de 60 muertos y centenares de heridos.

El 19 de noviembre de 2019 se produjo la mueva matanza.

Este el testimonio de María Condori, madre de Rudy Cristian Vásquez Condori, de tan solo 23 años: “Yo tengo este dolor porque me arrebataron a mi hijo. Mi hijo no ha ido a participar ni nada. Estaba de pasada a ver a su tío y le dieron un disparo. La bala le entró por la frente. Este dolor que sufro como mamá nadie lo puede entender. Tengo una rabia contenida por no encontrar Justicia para mi hijo. Tenía 23 años. Era un joven alegre, trabajador y deportista. Tenía el sueño de ser un general de policía, para ayudar a su familia y su madre. Estos porquerías me lo han arrebatado, tengo una rabia contenida al no encontrar Justicia”.

Por último, la madre, dolida, añadió: “Mi hijo fue trasladado a la posta sanitaria de Senkata, luego en una ambulancia lo llevaron al Hospital Holandés y después a una clínica particular, pero los médicos no quisieron atenderlo por la falta de un especialista, y al final lo llevaron hasta el Hospital General, donde quisieron salvarle la vida pero ya era tarde, porque había fallecido en el trayecto. Ahora sólo pido Justicia”.

El chico soñaba con ser policía. Lo mató la represión policial.

La impostura de Almagro

El miércoles pasado, durante una reunión virtual del consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), el secretario general Luis Almagro pidió un minuto de silencio por los muertos en Senkata y Sacaba.
Almagro recién habló de estos sucesos 18 meses después de que ocurrieran.

Un día antes de que comenzaran esas masacres, ocurridas entre el 11 y el 19 de noviembre de 2019, el titular de la OEA había difundido los “resultados preliminares” del informe del organismo sobre las elecciones presidenciales de Bolivia que se habían realizado el 20 de octubre de ese año.

El último miércoles, tras el minuto de silencio pedido por Almagro, el embajador boliviano ante la OEA, Héctor Arce Zaconeta, calificó esa posición de "impostura".

"Considero una gravísima impostura que una persona que ha defendido los informes que han causado la muerte de bolivianos inocentes finalmente sea quien haya planteado un minuto de silencio”, cuestionó el diplomático. (Jaime Iturri Salmón. Especial para Télam desde La Paz - Con entrevistas de Richard Sánchez.)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LOS BESOS Y LA AUSENCIA

Jorge Donn se había picado. Esa noche bailaba en el Luna Park, su vuelta triunfal a la Argentina mientras brillaba por todo Europa como bailarín principal de Maurice Bèjart. Cuentan que en el Colón no se lo perdonaron y, por eso, Donn tuvo que autoproducirse. Además quería que el evento fuera transmitido por Canal 7, aunque finalmente no hubo arreglo. Entonces aprovechó su visita al programa Cordialmente, de Juan Carlos Mareco, para reprochárselo en vivo a los directivos, quienes tuvieron que contestarle al aire. Arriba de la camisa blanca se había anudado una chalina marrón. Tenía el pelo batido, los anillos le brillaban como a un gitano y fumaba sin parar. El país estaba mirando esa pantalla. Los rostros quedaron pregnados de tensión.

A lo 59 años, Roberto Goyeneche parecía de 70. Y, lejos del traje negro que usaba para cantar en la orquesta de Pichuco Troilo, el Polaco fue al living de Mareco en joggineta. Pero todavía le quedaba cuerda para hacer sentir su presencia en los escenarios más impensados. “Voy a hacer un tema”, dice. Y mirándo al bailarín con bonhomía, casi que proponiendo un pacto de complicidad, le dice con convicción: “Te va a gustar”. “Sin micrófono, así, nomá”, compadrea el Polaco. Aunque el maestro Mario Marzán comienza a acompañar con el piano. Y arranca “Naranjo en flor”. Donn no conocía ni la canción ni a los hermanos Homero y Virgilio Expósito, sus creadores.

“Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir… y, al fin, andar… sin pensamiento”, recita Goyeneche, cinchando cada palabra. Por primera vez, Jorge Donn parece relajarse: cierra los ojos con placidez. Descubre un universo nuevo dentro suyo. Y se va. Viaja. Deja de estar ahí.

Pero luego vuelve. Y vuelve al Polaco, cabeceándole el hombro con dulzura. Sonríe y la mirada le brilla. “¿Qué le habrán hecho mis manos? ¿Qué le habrán hecho?”, se repregunta Goyeneche. Y abre sus dos palmas hacia arriba. Jorge le toma la izquierda con su derecha y la cámara va hacia esos diez dedos entrelazados en uno de los mejores planos de la historia de la televisión argentina en vivo.

En adelante, todo será amor y admiración para ellos. E incomodidad y sorpresa para otros. Pero los de afuera son de palo: las dos manos se aferran cada vez más, Donn hace caricias con su pulgar y los párpados del Polaco caen a tempo con el cierre de Marzán. “¡Qué barbaridad! Me voy…”, intenta despedirse Mareco, lacónico. No quedaba claro si el conductor estaba emocionado por la performance o estupefacto por tanto roce de cuero y carne.

“Shhh”, lo interrumpe Jorge Donn, tocándole el brazo. “El silencio es la palabra más linda que existe. El silencio…”, susurra el bailarín. “Él nos dijo todo. Así que hagamos silencio. Esa energía que van a poner aplaudiendo, vayan… y planten un árbol”. Y luego, lo que sería historia: Donn deja el cigarrillo en el cenicero, toma a Goyeneche de una mejilla y le estampa un ruidoso beso en la otra, rozando la comisura. Para rematar, pasa sus dedos por los labios del cantante. “Sos un fenómeno”, aprueba el Polaco, subyarando las eses en tono bien porteño, bien tanguero. “Bueh”, suspira Mareco, quien quedó atónito. La imagen, en cambio, quedó para siempre. Jorge estaba estremecido. Roberto reía.

Para algunos —y, especialmente, en aquel momento— ese beso en vivo por tevé del 27 de julio de 1985 supuso un escándalo. “Una explícita demostración de homosexualidad”. “Cosas de putos”. “¿Cómo se atreven a pasar eso en la televisión?” “¡Hay chicos mirando, che!”.

Alberto Olmedo podía hacer de trolo ridiculizando estereotipos y todos reían, no solo la claque. Ese humor era un éxito en la televisión, en el cine y en el teatro. Algunos gags, incluso, todavía arrancan carcajadas hasta en los más deconstruídes. Pero el beso de Donn a Goyeneche tuvo el adicional que faltaba en esos guiones de ficción: fue real. Fue cierto. Fue sincero y espontáneo. En el reparto, a Mareco le quedó el rol del incómodo. El que mira y después relojea para los costados, como buscando algún gesto que le indique qué hacer. Que lo saque de esa incertidumbre sobre cómo reaccionar. Era el conductor del programa, quien llevaba la rienda de la narrativa televisiva. Pero la situación lo excedió.

Después de trabajar de tachero, chofer de bondi y mecánico, Roberto Goyeneche comenzó su carrera como cantante en 1944, cuando lo “descubrió” Raúl Kaplún. Y doce años después comenzó su escalada sin retorno en la escudería de Aníbal Troilo. Al momento de cantar “Naranjo en flor” de jogging y a capella en uno de los programas más vistos de Argentina, ya llevaba cuatro décadas en el barro. Jorge Raúl Itovich Donn nació en 1947, comenzó a bailar a los cuatro años y estudió en el Colón. En 1963 se fue a Bruselas a trabajar en la compañía de Maurice Béjart y fue su bailarín principal. Luego armó su propia compañía: L’Europa Ballet. En 1979 recibió el Dance Magazine Award, el premio más prestigioso de danza. Pero su resonancia llegó en 1981, cuando protagonizó el baile del Bolero de Ravel en la escena angular de “Los unos y los otros”, película del director francés Claude Lelouch.

Casi en simultáneo a aquel programa histórico de Cordialmente, Virus grababa “Locura”, su disco más exitoso. El de “Sin disfraz”: un himno de batalla en tiempos donde la OMS aún consideraba a la homosexualidad como una enfermedad mental y la compañía discográfica le pedía a Federico Moura “no ser tan gay porque le gustas a las chicas”. Y en “Tomo lo que encuentro” (segunda canción de ese disco inoxidable) uno tranquilamente podría suponer que Federico le estaba cantando al tanguero o al bailarín casi en tiempo real: “No me imaginaba que eras tan Lelouch; tu beso en el vidrio dejó marcado el rouge”, inicia la letra escrita por Roberto Jacoby. Todo ese vértigo ocurría en julio de 1985. Moura, Donn y Goyeneche. Imágenes paganas: los besos y la ausencia. (Juan Ignacio Provéndola, P12, 14/7/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

ELECCIONES 2021: LAS ENCUESTAS MUESTRAN ARRIBA AL FRENTE DE TODOS EN LA LÍNEA DE PARTIDA
Los números de los principales consultores
Algunos proyectan que la diferencia entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio es similar a la de 2019; otros aseguran que hoy es dos o tres puntos más estrecha. Qué papel pueden jugar las terceras fuerzas: la izquierda, los libertarios y Randazzo.

De cara a las próximas elecciones, entre los consultores políticos hay polémica sobre cuál será el parámetro para definir a los ganadores: quién saca más votos; la cantidad de diputados que se sumen o si la diferencia entre el Frente de Todos (FdT) y Juntos por el Cambio (JxC) es mayor o menor a 2019, que en la categoría de diputados fue de cinco puntos, mientras que en la rama presidencial fue de ocho. Hay consultores que sostienen que la diferencia es parecida a 2019; otros piensan que hoy es más estrecha -entre dos y tres puntos- y también están los que creen que la medida está en lo que pase en la provincia de Buenos Aires donde el FdT es favorito. La mayoría de los consultores ratifican que las legislativas son buena oportunidad para las terceras fuerzas: los libertarios, la izquierda. A favor del oficialismo juega la buena imagen de la campaña de vacunación. En contra, la inflación. Todos están de acuerdo en que los números actuales son sólo un punto de partida y que hay mucho camino por andar.

Página/12 consultó a buena parte de los consultores más conocidos del país. Y éstas son sus opiniones.

“Justamente, hay diferentes interpretaciones, con diferentes resultados -analiza Federico Aurelio, titular de Aresco-. En las últimas legislativas la medida fue el resultado en Provincia de Buenos Aires y la derrota del gobierno en 2009 y 2013 allí opacó el triunfo que obtuvo sumando los votos a nivel nacional. La interpretación más razonable que tendría que tener el resultado electoral es la suma o resta de legisladores nacionales de cada espacio político. Otra lectura que se puede llegar a dar es si la diferencia de ocho puntos que obtuvo el presidente Alberto Fernández en la elección presidencial de octubre del 2019 se amplía o se reduce. Al día de hoy de acuerdo a nuestras investigaciones las distintas interpretaciones tienen un espacio político ganador distinto”.

En general los consultores coinciden en que el FdT va a ganar en provincia de Buenos Aires; también es muy posible que sume diputados y que consiga más votos que JxC, pero también probable que la diferencia sea menor a la de 2019. Buena parte de la batalla, entonces, estará en el día después.

“Los problemas que afronta el Gobierno en lo sanitario y lo económico no son menores, pero está en gran parte disculpado por el coronavirus -sintetiza Hugo Haime, de Haime y Asociados-. Yo veo difícil que la situación cambie en diputados y senadores. La oposición le habla a los que les preocupa la república, pero no puede hablar mucho de economía. El gobierno le habla a una base preocupada por lo económico, pero atemorizada por el virus. Entonces, la elección se define como siempre en quién capta más votos entre los que no son núcleo duro de uno u otro lado. Es posible, que a nivel nacional se reduzca la diferencia de cinco puntos que hubo en 2019, pero no veo que cambien las cosas en el Congreso”.

“Yo creo que el termómetro será la cantidad de votos y nuestras investigaciones indican que hay entre dos y tres puntos de diferencia entre el FdT y JxC -diagnostica Raúl Timerman, de Grupo de Opinión-. La oposición arrancó primero. Consiguió ordenar su interna en base a un triunfo de Horacio Rodríguez Larreta que logró que Mauricio Macri -que resta votos- se vaya del país, logró que María Eugenia Vida juegue en CABA, sin interna con Patricia Bullrich y con Bullrich juntando en todo el territorio nacional. Las cosas parece que van a quedar parejas, pero el oficialismo, FdT, tendría que tener más votos que JxC. En el Gobierno piensan que en las provincias del norte se gana por 15 puntos, que eso va a compensar CABA y en la provincia de Buenos Aires están 10 puntos arriba. En Casa Rosada piensan que hubo ocho puntos de diferencia, pero que ahora habrá cinco o seis. En nuestras encuestas es dos o tres, pero es un punto de arranque. El oficialismo tiene que trabajar en la franja de decepcionados: lo votaron 48 por ciento, hoy lo vota el 38 por ciento. Hay parte recuperable”.

“Una elección de medio término tiene como único propósito renovar bancas -sostiene Roberto Bacman, titular del Centro de Estudios de Opinión Pública-. Por lo tanto, el objetivo del oficialismo es conseguir más diputados y conseguir la mayoría propia en esa cámara. Desde esta perspectiva estamos ante elecciones provinciales, en los que jugarán situaciones locales, aunque siempre lo nacional es parte de la decisión de voto. Para cualquier gobierno, igual, es un plebiscito sobre su gestión. En las encuestas yo percibo que el gobierno de Alberto Fernández sale muy bien parado de la gestión de la pandemia. La llegada masiva de vacunas comienza a jugar a su favor en los sondeos”. Bacman, como otros consultores, creen que desde el punto de vista de los votos, habrá pocos cambios respecto de 2019, los que ganaron en sus distritos volverán a ganar.

“Veo un escenario parejo, que por ahora no augura cambios drásticos en la distribución de bancas -prevé Eduardo Fidanza de Poliarquía-. Creo que esta elección es incomparable, porque debemos incorporar al análisis un factor desconocido: la pandemia y el modo en que evolucionará. No tenemos antecedentes de un fenómeno de esta naturaleza, de modo que es difícil hacer inferencias. Cómo sopesarán los votantes la economía y el coronavirus es una incógnita. El gobierno, que es el que debe aprobar el test en toda elección de medio término, tiene elementos para preocuparse o ilusionarse. Básicamente, existen indicios de que los votantes podrían eximir al gobierno de la responsabilidad por la mala situación del país, atribuyéndosela al coronavirus y a la herencia del gobierno anterior. Por otro lado, el avance de la vacunación debería favorecer las chances del oficialismo, si eso llevara a un descenso de contagios y muertes, un escenario probable para octubre o noviembre”.

Para Facundo Nejamkis, de Opina Argentina, “la clave siempre está en los votos. Por supuesto que también es relevante la cantidad de bancas que sumen/resten el oficialismo y la oposición pero la lectura política principal acerca de ganadores o perdedores estará signada por cuánta sea la diferencia en votos, a nivel país y especialmente que ocurra en la provincia de Buenos Aires”. Según la encuesta de julio de Opina Argentina, hay siete puntos de diferencia entre FdT y JxC a nivel nacional.

“La elección encuentra a la sociedad con preocupación en dos temas: vacunación y economía, o más precisamente inflación -precisa Analía Del Franco, de Del Franco Consultores-. El proceso de vacunación está en marcha y es percibido con buen ritmo, un promedio de 70 por ciento de la población está conforme, llegando a casi un 90 por ciento en municipios de varias partes del país. Respecto del eje económico, la gran preocupación es la inflación, el control o manejo de la misma implica tranquilidad cotidiana y fortalecimiento de la confianza sobre la gestión nacional. Otros ejes muy presentes en el discurso de la oposición como el derecho a las libertades individuales, si bien es un tema que se valora, resulta una demanda de segmentos puntuales. Como valoración general, lo que pesa es el volumen de voto obtenidos ya que demuestra el apoyo, la vigencia y la confianza en un espacio político”.

“Por ahora, sin definirse las listas, nuestras encuestas indican una ventaja del FdT sobre JxC -adelanta Ricardo Rouvier, de Rouvier y Asociados-. El primero se ubica alrededor del 34 por ciento y unos cinco puntos por debajo la principal oposición. Pero esta elección no está determinada por factor, sino por dos. Los votos y la necesidad de la coalición gobernante de acrecentar su fuerzas en diputados. Por eso el volumen de votos es importante, como expresión de fuerza ante la sociedad, aunque en términos de poder efectivo, el balance legislativo es central”.

Como se ve, habrá que avanzar bastante en la carrera electoral para aclarar el panorama. El bombardeo mediático, con una virulencia pocas veces vista, juega su papel. Si los dos temas centrales son el manejo de la pandemia y la economía, dos meses hasta las PASO y cuatro hasta la elección general, son una eternidad en la política argentina e internacional.

Randazzo, la izquierda y los libertarios 

Las terceras fuerzas provocan debate entre los encuestadores porque todos piensan que las elecciones legislativas siempre son una oportunidad para la izquierda o para los libertarios como José Luis Espert o los disidentes como Florencio Randazzo o Guillermo Moreno. Sin embargo, algunos consultores creen que en 2021 no podrán avanzar mucho.

“Observamos en todos los distritos que estamos investigando un claro predominio electoral de los dos grandes espacios, el FDT y JXC -diagnostica Federico Aurelio-, tal como ha sucedido en los últimos procesos electorales. Sin embargo, el porcentaje que obtengan las terceras fuerzas puede incidir en cuál de los dos grandes espacios políticos obtenga el triunfo electoral en cada distrito. Un buen desempeño del partido de los liberales perjudica a JxC, un buen desempeño de la izquierda perjudica más al FDT Y un buen desempeño de Randazzo perjudicaría hoy por hoy a los dos grandes espacios políticos”.

Para Eduardo Fidanza, “las terceras fuerzas pueden ocasionarles daños a las coaliciones dominantes, teniendo en cuenta dos factores. Por un lado, el descenso de la imagen de los principales dirigentes que las representan podría potenciarlas; por otro lado, el hecho de que en las elecciones legislativas el voto tiende a despolarizarse. Si hay desencanto, como lo estamos viendo, la preferencia por terceras fuerzas dependerá menos de la calidad de su oferta que de la alternativa fáctica que representan para el votante. Es decir: si no me convencen Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, voto a este otro, aunque no sepa mucho que propone o quién es. Lo veo más factible en el caso de Randazzo, que podría funcionar como la ambulancia que recoge los heridos. En el caso de Espert es un voto más minoritario, fuertemente ideológico”.

En cambio, Analía Del Franco ve que por ahora las terceras fuerzas no parecen encaminadas a un buen resultado. “Las elecciones de medio término son la oportunidad de las terceras fuerzas aunque no siempre logran mantener el caudal de resultados de las PASO en las elecciones generales y esta vez probablemente no sea la excepción. De todos modos en la actual coyuntura hay algo que puede obstaculizar la atracción de terceras fuerzas y es el importante dinamismo del FdT y JxC. También el apoyo que se observa hacia las gestiones provinciales en este momento de crisis podría debilitar la atracción por el rol de controladores de las terceras fuerzas”.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA AVARICIA, MISERIA HIPERMODERNA
Cómo es la relación con la posesión del avaro actual: el dinero, el tiempo, los afectos, las relaciones sociales. La avaricia en el amor, lo que se tiene y lo que se da.

La avaricia es un tipo de relación con la posesión, con lo que se tiene: es un modo de tener las cosas. El avaro es alguien que tiene cosas de un modo avaro; es avaro a partir de cómo se califica su relación con lo que tiene. El avaro es el que tiene poco para dar; quizá tenga un montón de cosas, pero tiene poco para dar.

El avaro es el que no puede ser generoso con lo que tiene, o sea que no puede darlo. El generoso es hasta capaz de dar lo que no tiene. Existe esa famosa expresión, cuando se nombra a algunas personas y se dice que son capaces de dar lo que no tienen. Es una de las definiciones que Jacques Lacan da del amor: es dar lo que no se tiene.

Hay modos sintomáticos de tener, por ejemplo: en la neurosis obsesiva, sobre todo en la obsesión masculina, es común encontrarse con que los varones tengan una tendencia a ser ahorrativos, que busquen siempre la ventaja. Hay personas que solo pueden tener algo ahorrando primero. Propongo, entonces, la distinción entre lo que llamaré “el goce del ahorro” y la avaricia, de la que se dice más bien que es un pecado, antes que un síntoma.

Un neurótico sintomático es capaz de caminar veinte cuadras para ahorrarse una moneda, convencido de que la va a ahorrar, sin tener en cuenta el costo que tiene el tiempo de caminar esas veinte cuadras. El goce del ahorro es muy claro para mostrar eso que Freud llamaba “la miseria neurótica”, ese punto en que la neurosis encierra. Uno queda encerrado en la neurosis, pero, además, la neurosis encierra algún tipo de relación con la satisfacción que siempre es una satisfacción chiquita, es un empobrecimiento de la satisfacción.

El compartir del neurótico se basa en “Te comparto, pero te digo cómo hacer”. El neurótico comparte algo en el sentido de que da algo y dice: “Tomá, te doy esto”.
Y dos minutos después te dice: “Dejame, yo te muestro cómo se hace”. Es ese el punto en que el neurótico da pero no suelta o, al menos, da algo pero, al mismo tiempo que lo da, sigue agarrado a lo que dio. Dice: “Te acordás cuando yo te di tal cosa, ¿cierto? Te acordás, te gustó, ¿no es cierto? Qué bueno el libro que te regalé, ¿y viste lo que te di?”. Es decir, está completamente agarrado. El día que, supongamos, el otro le dice: “No quiero seguir más”, ahí viene el reclamo: “Yo que te di tantas cosas, ¿cómo puede ser?”.

Esta es la forma neurótica de relación con el don, esa satisfacción chiquita, ese goce que no comparte, relación miserable con la satisfacción que hace que el neurótico pueda pasar del goce del ahorro a la mezquindad de quien da a medias.

El neurótico quiere dar, le cuesta soltar, pero quiere dar; como buen neurótico está conflictuado, quiere y no quiere, quiere a medias, quiere y no le sale. En cambio, el avaro no es alguien que da a medias o da sin soltar, es el que da lo que le sobra, y esto no depende de lo que tenga. Esta definición es valiosa porque permite entender que alguien puede ser avaro teniendo muy poco. Hay un punto en el que el avaro no es un neurótico, no es el que dice que sí y después se arrepiente, o ve cómo hace, es el que de entrada si da algo, da lo que le sobra. Creo que esta es una posición bastante más frecuente de lo que uno se imagina hoy en día.

Por ejemplo, alguien puede ser avaro con su tiempo, como cuando dice: “Bueno, vamos viendo, vemos, hablamos, después te digo”. Son formas indirectas de decir “Bueno, hablamos y si ese día no tengo nada que hacer, si no tengo nada mejor que hacer, entonces, nos vemos”. Alguien puede ser avaro, incluso, con su afecto, si no hay otro plan, si le sobra. La avaricia no solamente está pegada a la cuestión económica. Hoy en día el tiempo es lo que más se recorta. Salir de esta posición personal de retacear tiempo es una de las cosas más difíciles de pedirle a alguien. De hecho, como parte del sufrimiento en las relaciones amorosas aparece esto bastante frecuente. De repente, el tiempo empieza a ser algo que obstaculiza: dos personas se conocen, empiezan a verse, inician una relación y se ve si el tiempo es algo que se puede compartir o no. Puede que se enamoren y, al principio, que se vean muy seguido, que tengan algunas citas. Cuando se arma algo un poco más firme dentro de la relación, cuando ya efectivamente empieza a haber una relación, ahí es que se empieza a notar y a aparecer el malestar del tiempo, es decir, si uno incluye al otro en los tiempos propios, si se empiezan a armar tiempos comunes. Eso no significa dejar de hacer cosas por el otro, por supuesto, porque esa es la fantasía que muchas veces se tiene: “Yo no voy a dejar de hacer mis cosas por conocer a alguien”. En realidad, tiene que ver con poner el tiempo personal a disposición del otro.

Por otro lado, no solamente pensaría en esa primera definición de la avaricia como dar lo que se tiene o, mejor dicho, dar lo que a uno le sobra; ¿Por qué Lacan dice que el amor es dar lo que no se tiene? ¿Qué significa?

En principio, lo intuitivo sería creer que para dar algo hay que tenerlo. Si alguien me pide un libro y yo tengo el libro, se lo doy, le doy lo que tengo. Pero si doy lo que tengo, ¿qué es lo que ocurre? Que aquello que doy no me representa a mí, ese libro no tiene ningún valor subjetivo para mí, le doy algo que tengo y dar lo que tengo supone un intercambio, se entra en una vía de intercambio. Dar lo que se tiene establece un tipo de vínculo basado en intercambiar cosas. Por eso, justamente, Lacan subraya “dar lo que no se tiene” como algo que, en principio, rechaza la posibilidad de intercambio. Si doy lo que no tengo, no hay intercambio posible. ¿Qué quiere decir esto? Que cuando doy lo que no tengo, no quiere decir que no doy nada, quiere decir que lo que doy me representa a mí. En la avaricia, en cambio, está en juego la cuestión del uso, de la necesidad: el avaro degrada los objetos a la necesidad, el avaro dice: “Te lo doy porque ya no lo necesito”, que es casi como decir ya no sirve. El avaro necesita llevar el objeto a su máxima improductividad, tiene que llevar el objeto a ese punto en el que es prácticamente un desecho. Cuando se convierte en un desecho es que puede darlo.

En la hipermodernidad, la avaricia cobra una tercera dimensión, en una manera de actuar del avaro que tiene que ver con “lo que corresponde”, que busca lo que corresponde, como si hubiera cierto anhelo de relación justa, cierta forma de apelar algo que sería lo justo para esta situación. Esto es parte del narcisismo individualista contemporáneo. Es una forma de racionalización de la avaricia: si el otro puso dos, yo pongo dos; si otro dio hasta acá, yo doy hasta acá. Se trata de encontrar cierta idea de lo justo que, efectivamente, termina siendo una acción de injusticia, porque lo justo es desproporcionado.

Esa idea de justicia, que es una idea de justicia muy avara, termina autorizando el reproche o el pedido de explicaciones, formas de velar la desprotección. Los ejemplos siempre son los de la vida amorosa: alguien dice que, si ya fue a la casa de alguien, ahora le toca venir al otro. Se llega a ese punto en que se pide lo mismo que se da: “Si yo soy esto, pido que el otro responda de la misma manera”.

Esta mecánica muchas veces anula la posibilidad de que el otro sea otro, y por eso lo atribuyo a una especie de forma individualista. Esta es otra forma de avaricia, que tiene que ver con dosificarse: “Tenemos que poner lo mismo”. Esto se refleja en la típica expresión: “Las relaciones se hacen entre dos”. Es reducir la relación a un contrato, que cada uno tenga que poner su parte. Creo que, al menos en lo que tiene que ver con los afectos, la generosidad es muy costosa, porque lo más dramático del amor es que, cuando uno da lo que no tiene, la única forma en que a veces el otro puede recibir ese don es a veces con una traición.

En ese momento, no es amor correspondido. ¿Cuántas veces personas que amamos, personas con las que fuimos generosos, no encuentran otra manera de respondernos que no sea la ingratitud? Casi diría que es hasta un paso necesario del amor, que al amor se responde con traición, porque hay algo del amor que es insoportable. Por lo general, creemos que amar es maravilloso, que a la gente le encanta ser amada, que todos nos pasamos la vida queriendo ser amados, pero lo cierto es que cuando nos aman es bastante insoportable ser amado. ¿Por qué es tan insoportable el amor? Porque el amor produce deuda. Cuando fuimos amados, eso nos produce una deuda y la deuda que produce el amor es una deuda que, por lo general, es impagable, es imposible de cerrar. De hecho, ser amado es una de las formas de responsabilidad más grandes que hay, porque la manera más torpe de responder a la deuda que produce el amor es traicionar.

En una relación amorosa, no hay manera de hacer un duelo por todo el amor que nos dieron. Cuando termina una relación es muy difícil, uno puede hacer un duelo por ese amor, pero hacer un duelo por ese amor no quiere decir olvidarse de ese amor, quiere decir incorporar ese amor. Se puede responder a una deuda simbólicamente. Cuando no se tiene capacidad de elaboración de lo que se recibió, se traiciona. Llegado este punto, no solamente está la cuestión de la avaricia, que tiene como contracara la generosidad, también puede haber otros modos de responder al amor. “Responder al amor” no significa corresponder, porque la correspondencia amorosa, en última instancia, no es una respuesta al amor; al amor se responde con deuda o con traición.
(El autor de la nota, Luciano Lutereau es psicoanalista y doctor en Filosofía (UBA). Fragmento del capítulo “Avaricia” del libro Miserias hipermodernas (Letras del Sur, 2021) resultado de las clases dictadas en el seminario “Los pecados capitales del capitalismo” en el ciclo Revoluciones Íntimas)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL CHE EN PUNTA DEL ESTE, ANTES DE LA EXPULSIÓN DE CUBA DE LA OEA Y EL BLOQUEO
El segundo de Ernesto Guevara en el ministerio del gobierno de la Revolución recuerda el famoso discurso en la ciudad uruguaya. Injerencia de EEUU y legado de Martí.

Del 6 al 17 de agosto de 1961 se celebró en Punta del Este, Uruguay la reunión de la Conferencia del Consejo Interamericano Económico y Social (CIES) promovida por la Organización de Estados Americanos (OEA). Asistieron importantes líderes políticos de la región; Cuba estuvo representada por el comandante Ernesto Che Guevara.

El objetivo fue presentar el nuevo programa de política externa de los Estados Unidos para América Latina, la llamada Alianza para el Progreso. O sea, un programa de cooperación técnica y económica que, por una parte, aseguraba su injerencia en los asuntos latinoamericanos. Con la Carta de Punta del Este, el gobierno norteamericano se convertía en repartidor supremo de recursos económicos e imponía las diferentes reglas de juego para la región. Por otra parte, aislaba a la Revolución Cubana del resto de los países de la región. (Cuba, tras derrotar el intento de invasión en Playa Girón, se había declarado socialista).
En aquellos momentos, el gobierno de John Kennedy se proponía que los Estados Unidos ampliaran realmente sus fronteras llevando su dominio político, económico y social a la América Latina bajo el manto de un proyecto de ayuda financiera. El apoyo prometido no incluía a Cuba.

En su intervención inicial, el Che recordó las palabras de José Martí:

El pueblo que compra, manda; el pueblo que vende, sirve. Hay que equilibrar el comercio para asegurar la libertad… Una nueva etapa comienza en las relaciones de América, dice el informe a discutir, y es cierto. Sólo que esa nueva etapa comienza bajo el signo de Cuba, territorio libre de América, y estay el trato especial que han tenido sus delegaciones y los créditos que se aprueban, tienen todos el nombre de Cuba, les guste o no les guste a los beneficiarios.

En varias de sus enérgicas intervenciones, denunció claramente:
Hoy, aquí, los Estados Unidos vienen con una bolsa de oro – afortunadamente más grande – en una mano, y una barrera para aislar a Cuba en la otra […]. Denunciamos que la Alianza para el Progreso es un vehículo destinado a separar al pueblo de Cuba de los otros pueblos de América Latina y esterilizar el ejemplo de la Revolución Cubana, para después domesticar a los otros pueblos obedeciendo las directivas del imperialismo.

El imperialismo necesita asegurar su retaguardia, porque la batalla está en todos los lados (…) y así es que asistimos a esta Conferencia para que los pueblos vayan hacia un futuro feliz, de desarrollo armónico, o que se conviertan en apéndices del imperialismo en una nueva y terrible guerra o, si no, se desangren en luchas intestinas cuando los pueblos cansados de esperar, cansados de ser engañados una vez más, inicien el camino que Cuba una vez inició.

Nos preguntan si estamos dispuestos a ingresar al seno de las naciones latinoamericanas. Nosotros nunca hemos abandonado a las naciones latinoamericanas y estamos luchando para que no se nos expulse, para que no se nos obligue a abandonar el seno de las repúblicas latinoamericanas. Lo que no queremos es ser arria, como decía Martí. Sencillamente eso. Estamos dispuestos a colaborar siempre y cuando se respete, de Cuba, su peculiar organización económica y social y se acepte ya, como un hecho consumado e irreversible, su gobierno socialista

Como es conocido, Cuba fue expulsada de la OEA en 1962 *.

El Che exhibió su gran capacidad y poderosa fuerza intelectual para mostrar al mundo el engendro que fue aprobado, teniendo como testigos presenciales a los delegados que mostraron su sometimiento a los dictados imperialistas y mostró la indeclinable posición de Cuba de defender su revolución.

Este hecho histórico nos trae, sesenta años después, a la 29ª derrota de los Estados Unidos en la Asamblea General de la ONU, en la que la inmensa mayoría de la comunidad mundial (184 países) condenó, una vez más el cruel y genocida bloqueo económico, comercial, financiero y político impuesto a la nación cubana durante seis décadas.

*El Che había aprovechado la visita de agosto para ir a Buenos Aires, ver secretamente a su familia y al presidente Arturo Frondizi. Argentina se abstuvo en la votación de enero del 62 para expulsar a Cuba. Frondizi fue derrocado el 29 de marzo. (Por: Tirso Sáenz- Ex viceministro de Industria de Cuba - 26/06/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

¡ES LA JUSTICIA, ESTÚPIDO!
Los yankees y la derecha proponen recetas para mejorar la justicia argentina

La semana pasada se publicó en los diarios un documento titulado “8 propuestas para un sistema judicial más eficaz”. Todo el mundo sabe que la justicia argentina anda mal y que necesita  ser más eficiente. Eso, no es ninguna novedad. Sin embargo, lo novedoso en el caso, es el llamativo consorcio que se ha formado para elaborar el documento. Son tres instituciones las firmantes: El Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires (no confundir con el Colegio Público de Abogados), La Asociación I.D.E.A. y La Cámara de Comercio de EE.UU. en Argentina (AmCham). Las tres instituciones son muy conocidas, pero no está demás perfilarlas para comprender el interés que persiguen al dar a conocer estas propuestas.

El Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, histórico reservorio del antiperonismo leguleyo, consintió a todas las dictaduras militares que ocurrieron en el país, y varios de sus asociados y directivos integraron esos gobiernos autoritarios. Para muestra bastan dos botones: Eduardo Roca, fue embajador de Onganía ante EE.UU. y luego embajador ante la O.N.U. con Galtieri; Roberto Durrieu, fue Fiscal de Estado adjunto en Buenos Aires, del 76 al 78,  y luego subsecretario de Justicia de la Nación con Videla.  Si bien hubo alguna renovación, allí se siguen agrupando  los abogados más retrógrados de la matrícula, ligados  a la defensa de los intereses y negocios de las grandes empresas (locales y extranjeras).

El otro firmante es la Asociación I.D.E.A. (Instituto para el Desarrollo Empresarial Argentino) conocida por la organización de los famosos “coloquios”, y por reunir en su seno al empresariado más poderoso del país. “Actualmente, IDEA - dice su página web- nuclea a más de 400 empresas líderes de la Argentina”.   Hasta acá, podría pensarse que los empresarios argentinos, preocupados por el mal funcionamiento de la justicia de su país se ponen a escribir un documento, asesorados por sus espadachines legales. Tal vez, ¿Por qué no?,  los desvela la lentitud de la justicia laboral para resolver las indemnizaciones de los laburantes.

Sin embargo, la presencia del tercer suscriptor –AmCham- despeja cualquier duda. Si había algún noble propósito en el documento queda desbaratado con esta sola presencia. ¿Qué tiene que hacer una cámara de comercio ligada a un país extranjero, opinando y dando consejos que nadie ha pedido sobre la justicia argentina? A ningún fiscal se le ha ocurrido todavía preguntar esto. A primera vista parece que no tiene nada qué ver una cosa con la otra; sin embargo, sí tiene que ver. Y mucho. Porque AmCham no es cualquier cámara, es el brazo civil y comercial de la Embajada de los Estados Unidos en la Argentina. Nuclea a más de 600 grandes empresas; está radicada en el país desde 1918, y es conducida, al menos formalmente, por representantes de I.B.M., J.P. Morgan y Accenture.

Como se sabe, EE.UU. siempre tuvo un gran interés por Argentina. Y también un largo historial de intromisión en la política interna de los países de América Latina. Intromisión discursiva y armada, que en el pasado ha costado miles de muertos. Basta consultar la historia sangrienta de Chile, El Salvador, México, Nicaragua, República Dominicana, Guatemala, etc. para tener una cabal dimensión del asunto. Es cierto que los tiempos han cambiado mucho, pero también es cierto que la vocación de control imperial de EE.UU. no ha cambiado nada. En mayo de 2018, cuando arribó a estas tierras Mister Edward Prado, flamante embajador de EE.UU. en Argentina, lo primero que  dijo fue: “vengo a Buenos Aires con la idea de "mejorar el sistema judicial". A confesión de parte… Con una imprudencia digna de  Spruille Braden, el nuevo embajador se despachó sin tapujos sobre su osada misión diplomática. El Gobierno argentino no dijo ni mu. ¡Que iba a decir, si gobernaba Macri!

Los argentinos, más preocupados por la pandemia y por parar la olla todos los días, se olvidaron de estas inaceptables declaraciones. Pero los yankees,  que son muy aplicados y memoriosos, pusieron a trabajar de inmediato a sus socios locales. Fruto de esa misión diplomática surgió, tres años y pico después, este documento con ocho propuestas para mejorar la justicia; piloteado, y probablemente financiado, por AmCham. ¿Por qué quieren estos poderosos señores “mejorar la justicia” y qué proponen en definitiva para lograrlo? A continuación, la palabra de los impulsores del documento.

Cecilia Mairal, vice presidenta del Colegio de Abogados de la Ciudad, en diálogo con Infobae dijo: “Son propuestas apartidarias, no podemos caer en la grieta. La sociedad y las empresas buscan una justicia eficaz. Tenemos que consensuar puntos básicos para poder fortalecer las instituciones“. En el mismo portal, Alejandro Díaz, CEO de la AmCham, agregó: “El fin último de este trabajo es generar consensos a través de la amplitud de voces: Sin amplitud no hay consensos, sin consensos no hay debate, sin debate no hay instituciones, sin instituciones sólidas no hay justicia y sin justicia no hay República”. Por último, Máximo Fonrouge, ex presidente del mismo Colegio, dijo: “Este trabajo busca hacer un aporte concreto, para el mejoramiento institucional y el buen funcionamiento republicano, que se sostiene en el respeto irrestricto de la separación de poderes y la independencia del trabajo de jueces y fiscales”.

Con distintas palabras, las ideas expresadas mueren en el mismo callejón sin salida de siempre: la República. La bendita República. A los neoliberales, de todo color y pelaje,  les preocupa siempre la República. La República y los pilares que la sostienen: fortalecimiento institucional,  división de poderes, independencia de los jueces.  No se apartan de ese libreto. Es la misma cantinela repetida hasta el cansancio. De estas zonzeras no nos vamos a ocupar ahora, ya se ocupó Arturo Jauretche con mayor lucidez, hace 60 años.

El documento, de 44 páginas (con anexos), dedica cuatro carillas a la ética judicial. Los conceptos y las referencias son tan vagas y generales que bien podrían aplicarse sin cambiar una coma a los jueces de Tanzania o Bielorrusia. En un país que fue azotado por el lawfare, hablar de ética de los jueces y no dedicar una línea a las prisiones arbitrarias, al espionaje ilegal, a las causas armadas, a la “mesa judicial”, a los fiscales que ejercen su cargo a control remoto desde el exterior, al derrocamiento mafioso de la Procuradora General, es desconocer olímpicamente la realidad. O peor, es tomarles el pelo a los argentinos. Se entiende, de todos modos, que no debe ser fácil hablar de ética desde una institución tan ligada a los golpes militares como el “Colegio de Montevideo”.

La otra gran preocupación del consorcio gira en torno a la Corte Suprema. El documento plantea en lo sustancial, bajo una montaña de frases inconducentes, devolver el poder a la Corte Suprema y recortar al máximo el rol del Consejo de la Magistratura, sobre todo de su representación política. Dicen los firmantes: “En el año 2005 había conciencia que el Consejo de la Magistratura debería reformarse. La ley 26.080 surgida sin una discusión pública profunda, en lugar de solucionar los problemas que ya tenía la 24.937 los agravó, rompiendo el equilibrio prescripto en la norma Constitucional, mediante una participación mayoritaria del sector político y una proporción que le permite, en los hechos, dominar el nombramiento y la remoción de los Jueces. A su vez, desdibuja el papel de la Corte Suprema de Justicia de la Nación al quitar su participación en el Cuerpo y sacarle la presidencia de este”. Agregan, párrafos más adelante: “En definitiva, el Consejo de la Magistratura, tal como está integrado se convierte en una amenaza a la independencia del Poder Judicial (…)”.

Todo el esfuerzo del documento está dirigido a bloquear la participación del pueblo y de los representantes políticos  en las decisiones judiciales. Pretenden obstaculizar cualquier reforma que implique, en el seno del Consejo de la Magistratura,  dar preeminencia al ala política,  sobre el ala corporativa-judicial. Desconocen y reniegan, aunque sin decirlo abiertamente, que la soberanía resida en el pueblo. No creen que sea el Soberano  la fuente legítima de la que emana el poder auténtico para conducir los destinos de una nación. En el fondo, son profundamente antirrepublicanos y  antidemocráticos, y muy coherentes -por supuesto- con su propio pasado pro-golpista.

Encima, en las condiciones actuales, corren con algunas ventajas ya que la “acción de oro” del sistema institucional la sigue teniendo la Corte Suprema. De allí, el interés preponderante de EE.UU. por “mejorar la justicia argentina”. Los yankees y la derecha vernácula saben que el Poder Judicial –y específicamente la Corte-  es el último bastión que les queda en pie, después de haber perdido con Macri en el 2019. Y, como ya no hay golpes militares a los que acompañar como antaño, se resignan a armar extraños consorcios y escribir documentos insulsos. Pero escriben en vano. El pueblo argentino ya sabe que debe liquidar el lawfare y recuperar in totum el manejo del Poder Judicial. Sabe, además, que hasta que eso no ocurra será difícil hacer justicia, desarrollar una política exterior soberana, distribuir correctamente la riqueza y tener un manejo independiente  de la economía argentina. (Por Juan Ramos Padilla y Fabián Mettler)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

La tierra de la Patagonia aún está en disputa

LA IMPUNIDAD XENÓFOBA
En el territorio Mapuce se mantienen conflictos a partir de la usurpación de espacios tradicionales a manos de Reyes asiáticos, corporaciones forestales, centros turísticos internacionales, petroleros, funcionarios judiciales y otros.

El Estado argentino se constituyó como continuidad de un virreinato de la corona española llamado del Río de la Plata. Ya siendo un estado independiente de España, gobernado por la continuidad de aquellos que en las revueltas de mayo de 1810 proponían la necesidad del comercio con Inglaterra, el Estado independiente asociado de hecho al Imperio Británico decide invadir la Patagonia.
El sur del continente era declamado como propio solo por haberlo heredado de España en los mapas, ya que nunca lograron la ocupación que era el único derecho que podría asistirle para dicho reclamo.

Para finales de la década del 70 del siglo 19 el Congreso de la Nación, hijo de la flamante constitución liberal y que estaba compuesto por los representantes de las mafias que imponían sus candidatos a punta de pistola, define que el ejército que acababa de masacrar a la población del Paraguay en la guerra de la triple alianza, ahora iba a aniquilar a la población civil (no existían ejércitos Mapuces, salvo en épocas de invasión ) del territorio heredado pero no ocupado.

Ley. 947 en 1878 Art. 1º - Autorizase al Poder Ejecutivo para invertir hasta la suma de un millón seiscientos mil pesos fuertes (ps. ftes. 1.600.000) en la ejecución de la ley del 23 de agosto de 1867, que dispone el establecimiento de la línea de fronteras sobre la margen izquierda de los ríos Negro y Neuquén, previo sometimiento ó desalojo de los indios bárbaros de la Pampa, desde el rio V y el Diamante hasta los dos ríos antes mencionados.

Nótese que el texto de la ley plantea la eliminación del bárbaro, sinónimo antiguo del mote de terrorista actual y menciona al Mapuce como un otro extranjero al que le correrían la frontera existente, es decir, un reconocimiento como una nación diferente a la Argentina.

La zanja de Alsina, los acuerdos del gobernador Rosas y los malones blancos, no lograban avanzar y consolidar la invasión ya que solo era motorizado por una incipiente clase estanciera local. Hizo falta una real necesidad de territorio para criar lanas y abastecer la industria textil que acababa de cambiar su sistema de producción en Inglaterra para consumar el exterminio.

Así fue que el salvaje Roca y sus generales comandaron una invasión que asesinó población civil y confinó hasta la muerte en la Isla Martin García a cientos de hombres y mujeres que resistieron la invasión. Los diarios de la época que tenían naturalizado el intento de etnocidio publicaban ese año en letra de molde la vuelta de la esclavitud.

“Hay a disposición de los señores comerciantes y firmas de esta plaza, indios menores de edad. Los infelices aun careciendo completamente de las gracias de la civilización, pueden utilizarse con sumo provecho para mandados diversos”, decía el recorte del diario La Nación Octubre de 1878 Primera plana.

Luego vinieron décadas de silencio, sometimiento, persecución a los díscolos, reparto de tierras y la invisibilización de la Nación Mapuce, aunque la resistencia que se volvió supervivencia continuaba silenciosa.

Lo cierto es que la tierra de la Patagonia aún esta en disputa, la Nación Mapuce logro traer hasta estos días su cultura, idioma, cosmovisión y reclamo pacifico sobre su territorio, consiguió leyes internacionales que frenaran el etnocidio y logró también a través de la concientización que el Estado asuma la pre existencia y con ello el derecho a poseer ahora dentro de las leyes del invasor sus propios territorios y el respeto de sus culturas.

A pesar de estas conquistas y como en aquel tiempo las empresas y corporaciones intentan la posesión a toda costa de las territorios recuperados. La lista es larga entre los que se destacan Benetton que hoy tiene 1 millón de hectáreas compradas a la compañía general del sud, empresa que recibió el favor directo del Estado genocida pos invasión de Roca u otros. O como el proyecto minero Calcatreu, que planifica estratégicamente la explotación del territorio de manera violenta o Arelauquen Golf & Country Club que compró de forma dudosa para vender parcelas a multi millonarios el territorio de la comunidad Quijada a la que ahora le cerró el paso a pesar del dictamen de la justicia.

La lista sigue con el Estado neuquino como testaferro de hombres de poder que se repartieron el territorio de la comunidades Puel y catalan en villa Pehuenia o en Villa la Angostura donde la repartija de territorios y los negocios inmobiliarios incluyen a la mega figura de la NBA Manu Ginobili o el country Cumelen, el preferido de el ex presidente Macri y sus socios.

En el resto del territorio Mapuce también se mantienen conflictos a partir de la usurpación de espacios tradicionales a manos de Reyes asiáticos, corporaciones forestales, centros turísticos internacionales, petroleras, funcionarios judiciales y otros.

Hoy a 150 años la pelea por la subsistencia de una Nación como la Mapuce sigue abierta

En 2015 asume las riendas del Estado un gobierno que pertenece a este sector y suma a este a la contraofensiva a través de su inteligencia, corporación judicial y medios afines. El Estado entonces toma el protagonismo como fue en aquella primera invasión y lo hace de la misma manera, imponiendo un discurso de odio hacia el pueblo Mapuce para transformarlo otra vez en un enemigo interno-externo y así justificar el despojo de lo reconquistado.

El poder ejecutivo entonces mueve sus primeras piezas e inventa el supuesto grupo insurgente RAM con solo un marcador, unas hojas numero 3 y mucho apoyo mediático. Luego la ministra que gustaba lucir ropa de combate y un discurso de mano dura envía al “.. hijo de puta buen mozo que es mi jefe de gabinete!” (textual de su jefa Bullrich Patricia), un tal Pablo Noccetti, que es defensor y reivindicador de genocidas, al territorio para comandar un régimen de miedo con fuerzas federales. Esta avanzada armada contra la población civil asesina a 2 personas, uno en Chubut, el joven anarquista solidario Santiago Maldonado y otro en Rio Negro, Bariloche, el peñi Rafael Nahuel iem.

Luego de la acción directa del Estado este frente neo xenófobo con la prensa como vanguardia, disciplina a las justicias locales, enardece hasta la violencia a grupos de poderosos y sus laderos y va diluyendo las causas que previamente fueron tergiversadas o dormidas por los propios funcionarios judiciales.

Hoy a 150 años la pelea por la subsistencia de una Nación como la Mapuce sigue abierta sin posibilidades de poder prever los resultados futuros, no sabemos si el actual gobierno que vino a pacificar la zona, cambiar la política para la intervención en conflictos y a hacer cumplir leyes que reconocen el derecho a la posesión del territorio como la 26.160 actual lo logrará.

Mientras tanto la pregunta es: ¿qué hacemos quienes no somos Mapuce ni fuimos invadidos pero tampoco somos parte de las fuerzas que a sangre y fuego están intentando hacer desaparecer naciones originarias que conviven en este Estado pacíficamente? ¿Qué hacemos para pedirle a los gobiernos que detengan la invasión y hagan cumplir las leyes vigentes? ¿Cómo procedemos cuando nos enteramos que una fuerza federal asesina a sangre fría a un joven que intentaba recuperar territorio para desarrollarse como Mapuce recuperando su identidad? ¿Qué explicación vamos a pedirle a la justicia que hace 3 años mantiene en idas y vueltas el caso de Rafa sin detenidos y con dilaciones totalmente escandalosas?

Para el werken de la Coordinadora del parlamento Mapuce de Río Negro , Orlando Carriqueo “La nueva carátula del caso del asesinato de Rafael Nahuel, es a medida de las palabras de la ex ministra Bullrich, que busca la impunidad, nosotros de ninguna manera aceptamos ni tampoco hay prueba alguna que haya sido un enfrentamiento. Todo el juicio resultó estar embarrado con idas y vueltas que es lo que pretendían claramente. Semejante manoseo no colabora para resolver un conflicto social y político que es histórico “

Hasta ahora hay certeza que la bala que mató a Rafita fue comprada por el Estado argentino y fue provista a un prefecto que recibió ordenes de sus superiores de disparar armas de fuego siguiendo la política diseñada por las autoridades de turno.

Nos preocupa cuando un funcionario pide una pizza que paga con impuestos y decimos ¨con la mia no¨ pero no nos estaría preocupando que con la nuestra asesinen a nuestros hermanos. Si, con la tuya compraron la bala que mato a rafita. No somos culpables, porque no definimos que con la nuestra maten, pero al menos debemos pedir que con la nuestra o en nuestro nombre como ciudadanos del Estado argentino se detenga la contra ofensiva contra los pueblos originarios para desposeerlos de los territorio que hoy ocupan y los que por ley le corresponden.

Con la mía y en mi nombre les pido que regularicen los derechos que llevan décadas sin ser reconocidos en la práctica y también justicia rápida, efectiva y imparcial para los asesinos en todos sus niveles empezando por la ex ministra que diseño las políticas que concluyeron en los asesinatos como el de Maldonado, Rafa y tantos agredidos, golpeados , despojados y violentados en su identidad por el estado en convivencia con las corporaciones que financian esta nueva invasión.

En estas fechas tan importantes para los pueblos que vivimos en el hemisferio sur donde la naturaleza renueva la vida y comienza un nuevo ciclo creo que los no originarios que trabajamos en pos de un Estado plurinacional, debemos reclamar al Estado argentino en sus tres poderes que repare el daño a la diversidad cultural que causó y causa.

Nunca más debemos dejar impunes crímenes de odio basados en la xenofobia, crímenes que son hijos de la ideología de los padres del Estado moderno que prometían una nación blanca y pura como sus espejos europeos y norteamericanos. (Pablo R García, Productor audiovisual, Autor de : Es la diversidad, idiota, Ed octubre)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

Arte haitiano hecho con chatarra

LA MALDICIÓN BLANCA - Eduardo Galeano, en Página 12, 4 de abril de 2004

El primer día de este año 2004, la libertad cumplió dos siglos de vida en el mundo. Nadie se enteró, o casi nadie. Pocos días después, el país del cumpleaños, Haití, pasó a ocupar algún espacio en los medios de comunicación; pero no por el aniversario de la libertad universal, sino porque se desató allí un baño de sangre que acabó volteando al presidente Aristide.

   Haití fue el primer país donde se abolió la esclavitud. Sin embargo, las enciclopedias más difundidas y casi todos los textos de educación atribuyen a Inglaterra ese histórico honor. Es verdad que un buen día cambió de opinión el imperio que había sido campeón mundial del tráfico negrero; pero la abolición británica ocurrió en 1807, tres años después de la revolución haitiana, y resultó tan poco convincente que en 1832 Inglaterra tuvo que volver a prohibir la esclavitud.

Nada tiene de nuevo el ninguneo de Haití. Desde hace dos siglos, sufre desprecio y castigo. Thomas Jefferson, prócer de la libertad y propietario de esclavos, advertía que de Haití provenía el mal ejemplo; y decía que había que “confinar la peste en esa isla”. Su país lo escuchó. Los Estados Unidos demoraron sesenta años en otorgar reconocimiento diplomático a la más libre de las naciones. Mientras tanto, en Brasil, se llamaba haitianismo al desorden y a la violencia. Los dueños de los brazos negros se salvaron del haitianismo hasta 1888. Ese año, el Brasil abolió la esclavitud. Fue el último país en el mundo.

* * * * * * *

Haití ha vuelto a ser un país invisible, hasta la próxima carnicería. Mientras estuvo en las pantallas y en las páginas, a principios de este año, los medios trasmitieron confusión y violencia y confirmaron que los haitianos han nacido para hacer bien el mal y para hacer mal el bien.

   Desde la revolución para acá, Haití sólo ha sido capaz de ofrecer tragedias. Era una colonia próspera y feliz y ahora es la nación más pobre del hemisferio occidental. Las revoluciones, concluyeron algunos especialistas, conducen al abismo. Y algunos dijeron, y otros sugirieron, que la tendencia haitiana al fratricidio proviene de la salvaje herencia que viene del África. El mandato de los ancestros. La maldición negra, que empuja al crimen y al caos.
De la maldición blanca, no se habló.

* * * * * * *

La Revolución Francesa había eliminado la esclavitud, pero Napoleón la había resucitado:
- ¿Cuál ha sido el régimen más próspero para las colonias?
– El anterior.
– Pues, que se restablezca.
Y, para reimplantar la esclavitud en Haití, envió más de cincuenta naves llenas de soldados.
Los negros alzados vencieron a Francia y conquistaron la independencia nacional y la liberación de los esclavos. En 1804, heredaron una tierra arrasada por las devastadoras plantaciones de caña de azúcar y un país quemado por la guerra feroz. Y heredaron “la deuda francesa”. Francia cobró cara la humillación infligida a Napoleón Bonaparte. A poco de nacer, Haití tuvo que comprometerse a pagar una indemnización gigantesca, por el daño que había hecho liberándose. Esa expiación del pecado de la libertad le costó 150 millones de francos oro. El nuevo país nació estrangulado por esa soga atada al pescuezo: una fortuna que actualmente equivaldría a 21,700 millones de dólares o a 44 presupuestos totales del Haití de nuestros días. Mucho más de un siglo llevó el pago de la deuda, que los intereses de usura iban multiplicando. En 1938 se cumplió, por fin, la redención final. Para entonces, ya Haití pertenecía a los bancos de los Estados Unidos.

* * * * * * * *

A cambio de ese dineral, Francia reconoció oficialmente a la nueva nación. Ningún otro país la reconoció. Haití había nacido condenada a la soledad. Tampoco Simón Bolívar la reconoció, aunque le debía todo. Barcos, armas y soldados le había dado Haití en 1816, cuando Bolívar llegó a la isla, derrotado, y pidió amparo y ayuda. Todo le dio Haití, con la sola condición de que liberara a los esclavos, una idea que hasta entonces no se le había ocurrido. Después, el prócer triunfó en su guerra de independencia y expresó su gratitud enviando a Port-au-Prince una espada de regalo. De reconocimiento, ni hablar.
En realidad, las colonias españolas que habían pasado a ser países independientes seguían teniendo esclavos, aunque algunas tuvieran, además, leyes que lo prohibían. Bolívar dictó la suya en 1821, pero la realidad no se dio por enterada. Treinta años después, en 1851, Colombia abolió la esclavitud; y Venezuela en 1854.  

* * * * * * * * *

En 1915, los marines desembarcaron en Haití. Se quedaron diecinueve años. Lo primero que hicieron fue ocupar la aduana y la oficina de recaudación de impuestos. El ejército de ocupación retuvo el salario del presidente haitiano hasta que se resignó a firmar la liquidación del Banco de la Nación, que se convirtió en sucursal del Citibank de Nueva York. El presidente y todos los demás negros tenían la entrada prohibida en los hoteles, restoranes y clubes exclusivos del poder extranjero. Los ocupantes no se atrevieron a restablecer la esclavitud, pero impusieron el trabajo forzado para las obras públicas. Y mataron mucho. No fue fácil apagar los fuegos de la resistencia. El jefe guerrillero, Charlemagne Péralte, clavado en cruz contra una puerta, fue exhibido, para escarmiento, en la plaza pública.
La misión civilizadora concluyó en 1934. Los ocupantes se retiraron dejando en su lugar una Guardia Nacional, fabricada por ellos, para exterminar cualquier posible asomo de democracia. Lo mismo hicieron en Nicaragua y en la República Dominicana. Algún tiempo después, Duvalier fue el equivalente haitiano de Somoza y de Trujillo.

* * * * * * *

Y así, de dictadura en dictadura, de promesa en traición, se fueron sumando las desventuras y los años.
Aristide, el cura rebelde, llegó a la presidencia en 1991. Duró pocos meses. El gobierno de los Estados Unidos ayudó a derribarlo, se lo llevó, lo sometió a tratamiento y una vez reciclado lo devolvió, en brazos de los marines, a la presidencia. Y otra vez ayudó a derribarlo, en este año 2004, y otra vez hubo matanza. Y otra vez volvieron los marines, que siempre regresan, como la gripe.
Pero los expertos internacionales son mucho más devastadores que las tropas invasoras. País sumiso a las órdenes del Banco Mundial y del Fondo Monetario, Haití había obedecido sus instrucciones sin chistar. Le pagaron negándole el pan y la sal. Le congelaron los créditos, a pesar de que había desmantelado el Estado y había liquidado todos los aranceles y subsidios que protegían la producción nacional. Los campesinos cultivadores de arroz, que eran la mayoría, se convirtieron en mendigos o balseros. Muchos han ido y siguen yendo a parar a las profundidades del mar Caribe, pero esos náufragos no son cubanos y raras veces aparecen en los diarios.
Ahora Haití importa todo su arroz desde los Estados Unidos, donde los expertos internacionales, que son gente bastante distraída, se han olvidado de prohibir los aranceles y subsidios que protegen la producción nacional.  

* * * * * * * *

En la frontera donde termina la República Dominicana y empieza Haití, hay un gran cartel que advierte: El mal paso.
Al otro lado, está el infierno negro. Sangre y hambre, miseria, pestes.
En ese infierno tan temido, todos son escultores. Los haitianos tienen la costumbre de recoger latas y fierros viejos y con antigua maestría, recortando y martillando, sus manos crean maravillas que se ofrecen en los mercados populares.
Haití es un país arrojado al basural, por eterno castigo de su dignidad. Allí yace, como si fuera chatarra. Espera las manos de su gente.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

WILLKAKUTI, EL RETORNO DEL SOL
Año nuevo indígena en la milenaria ciudadela de Tiwanaku, pleno altiplano boliviano. Crónica de un festejo en la vieja normalidad.

Un reflector dibujaba serpentinas en el cielo del Altiplano. Custodiada por la Cordillera Real y un millón de estrellas, la ciudadela de Tiwanaku estaba de festejo groso. Recuerdo el tornillo. La escarcha en las manos, en los botas, en la gorrita de lana. Éramos cubitos de hielo, emponchados para sobrevivir a la noche más larga del año. La madrugada del 21 de junio iba a ser extra large. El año nuevo de los pueblos originarios, una fiesta.

Era mediados de 2008 y faltaba una eternidad para que la peste se extendiera por el planeta. Nosotros, un grupito de flacos periodistas de billeteras aún más flacas, habíamos llegado a la milenaria ciudadela desde la hoyada de La Paz, la capital aymara del mundo. Un amigo, el escrito Roberto Cáceres, nos había invitado a festejar el Willkakuti, el “retorno del sol”. ¡Se te extraño Roberto! También las largas noches de singani y baile con cholitas en los bares bohemios de El Alto. “Borracho estaba, pero me acuerdo”, diría Víctor Hugo Viscarra, el cronista máximo del margen boliviano.

Hago memoria. Desde esta noche porteña vuelvo a aquella altiplánica. La luz del reflector nacía de la boca de un escenario montado en la plaza del pueblo. Una marea de pibes bailaba al ritmo de una banda metalera. Nada que envidiarle al Loolapalooza. Había globos gigantes con publicidades de teléfonos celulares y cervezas apunadas. “Es nuestro Woodstock bolita, hermano”, me dijo Roberto y después pasó un trago de ardiente té con té frente a una fogata. Mil fogatas había. Teníamos que ganarle la partida a una sensación térmica menos que cero.
Roberto me contó que hasta hacía muy poco, las ceremonias por el solsticio de invierno no eran demasiado multitudinarias. Pero desde la llegada de Evo Morales al gobierno algo había cambiado. Ya no había que esconderse para rendirle culto a la Pachamama. Volvía y era para millones.

En aymara, Tiwanaku quiere decir “piedras paradas”. La ciudadela enclavada a más de 3500 metros de altura sobre el nivel del mar fue la antigua capital de la cultura tiwanakota, un pueblo preincaico que supo habitar el Altiplano desde el año 1500 a. C. al 1200 d. C. Al inicio de la conquista –el genocidio-, el Willkakuti fue tolerado por los españoles. Luego, declarado como acto de herejía en el siglo XVI. Los años pasaron y la prohibición de los conquistadores fue finalmente derrotada. “La conquista terminó, hermano, vivimos el Pachakuti. La revolución, pero no una revolución Made in USA, Made in Europa o Made in China, o sea Made in fuera del Tawantinsuyu. La revolución viene de nuestra tierra”, me explicó Roberto.

Esa noche, el paisaje sonoro lo ponían las rondas de sikuris. Las melodías de las quenas venían desde un pasado no muy lejano. Dicen que el tiempo de los pueblos andinos no es el mismo que el del resto del planeta. El pasado es lo que está por delante. Los andinos viven siempre de cara a un pasado conocido, al que eternamente se retorna. El Pachakuti es la vuelta a ese pasado glorioso. El mundo que se da vuelta: el final de un tiempo y el inicio de un nuevo ciclo. El sol que vuelve.

La fila para llegar al Templo de Kalasasaya, el centro neurálgico del festejo, era de casi diez cuadras a las cinco de la madrugada. “Hay que unirse, apoyar al pueblo. ¡Evoooooooo presidenteeeee!”, gritaban pibes y pibas. “¿Vendrá Evo?”, le pregunté a Roberto. “Como todos los años, hermano, tenga paciencia. Cerca del amanecer, sólo hay que esperar por el helicóptero que bajará del cielo”.

Recuerdo que la Puerta del Sol estaba en una pequeña pampa en el corazón de Kalasasaya. Las marchas castrenses de la banda musical de la desaguada Armada boliviana se mezclaban con la suave brisa de las cañas. En el centro de la meseta, los amautas y yatiris -sabios andinos- masticaban hojas de coca y preparaban ofrendas que iban a entregar al fuego, justo cuando despuntaran los primeros rayos de sol.

Antes de que dieran las siete de la mañana, el helicóptero que traía a Evo avanzó desde el Este. La escena era digna de Apocalipsis Now, pero sin los acordes de la Cabalgata de las valkirias como banda de sonido. El cocalero llegó acompañado por dos o tres ministros. Cientos quisimos tocarlo, pero fuimos frenados por su guardia pretoriana. Dos cholitas groupies lloraban desconsoladas. “Lo vimos, lo vimos al hermano Evo”, gritaban. El primer presidente indígena de la historia de Bolivia extendió sus brazos al cielo y saludó hacia los cerros. “¡Evo, Evo, Evo!”, bajaba el alarido desde las faldas de las montañas.

La claridad era casi total, pero el Tata Inti se hacía desear. De repente, sucedió lo tan esperado. El sol del 21 venía asomando. Entonces, elevamos los brazos para recibir su energía. “¡Jallalla el Año Nuevo! ¡Que la luz del Padre Sol ilumine nuestros corazones y nos depare un futuro mejor, lleno de satisfacciones y buenaventura a nuestra Bolivia unida, a todo el mundo, a todo el planeta!”, gritó un amauta. Recuerdo que un yatiri que tenía a mi lado me dijo a la pasada: “Felicidades, hermano. Será un buen tiempo, con buena cosecha y mucha fuerza para nuestras vidas”. No se equivocó.

Ojalá esa fuerza nos acompañe desde este lunes. La necesitamos. ¡Feliz año! « (Nicolás G. Recoaro, Tiempo Argentino, 19/6/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

MACRI TUVO UN INCREMENTO DE CAPITAL QUE "SE MANTUVO CLANDESTINO"
El titular del organismo, Ricardo Nissen, afirmó que "el 11 de abril de este año la IGJ dictó una resolución" donde realizaron una "evaluación concreta sobre lo que había sido el fideicomiso ciego" declarado por Macri y se registraron "enormes violaciones a la ley".

El titular de la Inspección General de Justicia (IGJ), Ricardo Nissen, consideró este jueves que el ex presidente Mauricio Macri incurrió en "enormes violaciones a la ley" y tuvo un "aumento de capital" que "se mantuvo absolutamente clandestino", al referirse al informe del organismo en el cual se base la denuncia por enriquecimiento ilícito y lavado de activos presentada por la Oficina Anticorrupción (OA) contra el ex mandatario.

"En el año 2013 hay un aumento de capital de la empresa Agro G, (en la cual Macri era accionista). La firma emite acciones, a estas las llaman preferidas. Esta emisión nueva nunca fue registrada en los libros de la sociedad y tampoco el aumento de capital fue inscripto en el Registro Público de Comercio a cargo de la IGJ. Es algo que se mantuvo absolutamente clandestino", indicó Nissen en declaraciones a Radio 10.

El titular de la IGJ explicó que el delito que se le imputa a Macri es por la firma Agro G, "una sociedad de familia en la que no se hacia las asambleas en forma presencial, no se distribuían dividendos porque se capitalizaba todo, y ni los administradores, que eran los hijos del dueño del emprendimiento que se llama José Uriburu, cobraban honorarios como directores. Algunas veces tenían pérdidas, otras veces ganancias pero estas no se repartían".

Nissen aseguró que también se constató que incluso cuando Agro G tuvo pérdidas "no obstante le pagaron una suma muy importante" a Macri mientras "los accionistas resignaban dividendos".

La Oficina Anticorrupción (OA) denunció este jueves penalmente a Macri por presunto ocultamiento malicioso de parte de su patrimonio y lo acusó de haber protagonizado movimientos accionarios entre sociedades ficticias y socios inexistentes para dar apariencia de legalidad a dinero que pudo haber sido conseguido de forma espuria.

La denuncia, elaborada a instancias de un informe confeccionado por la Inspección General de Justicia, alerta sobre la posibilidad de que el exmandatario hubiera incurrido en los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de activos, según surge de la presentación a la que accedió Télam.

La maniobra denunciada por la OA que encabeza Felix Crous hace referencia a movimientos accionarios que involucran a las sociedades AGRO G S.A., Latin Bio y hasta al Fideicomiso Ciego de Administración que Macri suscribió con la firma Seguridad Fiduciaria S.A. cuando asumió la presidencia para desentenderse del manejo de parte de su propio patrimonio.

Según surge de la denuncia, Macri mintió cuando declaró poseer el 14 por ciento de las acciones de AGRO G cuando en realidad tenía el 20 por ciento y omitió además haber adquirido la titularidad de más de 5 millones de acciones preferidas de la firma, hecho que quedó en evidencia cuando sin haber declarado previamente su titularidad las transfirió al fideicomiso ciego.

Según se detalla en la denuncia de la Oficina Anticorrupción, Macri se alzó con la suma de 54.286.824 pesos “resultando el único socio de Agro G, que retiró dividendos en los últimos 10 años, mientras el resto de los accionistas consentían dicha situación que ocurría tanto cuando los resultados de los ejercicios anuales arrojaban ganancias, como cuando representaban quebrantos”.

"Lo cierto es que al fideicomiso ciego nada más le aportó las acciones de cuatro sociedades anónimas y la participación en un fideicomiso Caminito, uno que también está lleno de irregularidades", subrayó Nissen.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

PEDRO CASTILLO, MAESTRO DE ESCUELA RURAL, PRESIDENTE DE PERÚ

Hijo de campesinos, Pedro Castillo, de 51 años, profesor de una escuela primaria y sindicalista de izquierda, es la sorpresa en estas elecciones. Dos semanas antes de la primera vuelta no entraba en los cálculos de nadie. Repentinamente, en la última hora empezó a subir y ganó esa primera vuelta -aunque con la votación más baja con la que ha triunfado un candidato presidencial, 19 por ciento- y se metió al ballotage que lo ha puesto muy cerca de la presidencia.

De origen popular y andino, buena parte de la población se ha identificado con su figura y con su mensaje de cambio del modelo económico neoliberal. Ha ganado respaldo en el profundo descontento con las desigualdades y marginación agravadas por tres décadas de neoliberalismo y expuestas dramáticamente con la pandemia. Hay mucho de reivindicación social y de esperanza de cambio en el apoyo a su candidatura. También juega a su favor el antifujimorismo.

Castillo nació en la provincia de Chota, en la norteña región andina de Cajamarca, una zona con altos niveles de pobreza, entre los mayores del país. Ha formado parte de las rondas campesinas, creadas para combatir la delincuencia en el campo y que en los años 80 y 90 se enfrentaron al grupo armado maoísta Sendero Luminoso. Castillo recuerda esto cada vez que la campaña de la derecha lo vincula con los simpatizantes que todavía quedan del derrotado Sendero. Siempre ha vivido en Cajamarca, donde trabaja como profesor en una escuela rural y en su chacra. Durante toda la campaña no se ha separado de su sombrero de paja de ala ancha, típico de los hombres de campo de Cajamarca, y de un lápiz gigante, el símbolo de su partido.

Postula por el partido Perú Libre, una agrupación que se define como marxista-leninista y a la que Castillo, que no se dice marxista, se ha integrado recientemente para presentarse en estas elecciones. Es un partido nuevo, que desde el interior del país -se originó en una región andina- ha saltado rápidamente a la política nacional. Su fundador y secretario general, Vladimir Cerrón, exgobernador de la región Junín, cuna de Perú Libre, ha sido condenado a prisión suspendida por corrupción. Este hecho, y el discurso radical de Cerrón, han sido un flanco que los rivales de Castillo han utilizado para golpearlo.

Antes de integrarse a Perú Libre, Castillo fue, por más de una década, militante de Perú Posible, el partido del expresidente Alejandro Toledo, que encabezó un gobierno de continuidad neoliberal y ahora enfrenta un proceso judicial por recibir sobornos. Cuando Toledo era presidente, Castillo postuló por el entonces oficialista Perú Posible a una alcaldía en su región, pero perdió. Estuvo en el partido de Toledo hasta 2017. Ese año encabezó una huelga nacional del magisterio que se prolongó por más de dos meses. Se puso al frente de una facción disidente del sindicato de profesores, el más grande del país, que llamó a la huelga en contra de la opinión de la dirigencia oficial, exigiendo aumento de sueldos y la anulación de las evaluaciones a los maestros. Para desacreditar la huelga, el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski acusó a la dirigencia sindical encabezada por Castillo de estar relacionada con el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef), heredero político de Sendero Luminoso. Esa huelga lo puso en el escenario político nacional.

“No más pobres en un país rico”, ha sido el lema de su campaña. Quienes lo conocen dicen que es un sindicalista pragmático. (Carlos Noriega, Página 12, 6/6/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LUCÍA RUÍZ: "LOS PEÑA BROWN, LOS MACRI, LOS TINELLI, CORRIERON A LAS FAMILIAS Y DESMONTARON"
La dirigenta campesina del Chaco salteño forma parte de la Coordinadora Zonal de Tierras de la Ruta 81. Fue absuelta esta semana en un juicio iniciado por el empresario Javier Vidizzoni.

Historia de una mujer que se enfrenta a los terratenientes.

Lucía Ruíz despreció la ventaja y la comodidad de ocuparse sólo de la administración de una ascendencia. “Nunca sufrí problemas de tierra –cuenta– porque mis abuelos vivieron sobre un fiscal (en referencia al terreno o lote que forma parte del Estado) que pasó a mis padres y después a mí. Tuve la suerte de que mis antepasados estuvieran bien ubicados. El conflicto se da con los titulares registrales privados. Ellos llegan y hacen lo que quieren; engañan a los poseedores, los echan y se apoderan de los montes”.

La resistencia al despojo tuvo consecuencias: Lucía junto a otros tres compañeros de la Coordinadora Zonal de Tierras de la Ruta 81 fueron acusados por el empresario Javier Vidizzoni de “robo en despoblado y en banda, coacción con arma, abuso de armas y daños en concurso real”, a raíz de una disputa de campos en Colonia La Juanita y La Santafesina, en el Chaco Salteño. Esta semana, finalmente, la Sala II del Tribunal de Juicio de Tartagal los declaró inocentes, provocando la celebración de las organizaciones campesinas y de los defensores de los derechos ambientales y territoriales.

“Ellos, al tener el poder, se creen con el derecho de venir y hacer a un lado a los poseedores. En el año 2010 sacamos una ley provincial (la 7658, que impide el desalojo o desocupación de tierras poseídas por familias rurales y pequeños productores agropecuarios), que aunque esté reglamentada nadie cumple, porque no le pusieron los fondos ni la voluntad política. Acá tienen campos los Peña Brown, los Macri, hasta Tinelli; todos ellos vinieron, corrieron a las familias y desmontaron. No hay un solo gobierno, ni provincial ni nacional, que apueste por los pequeños productores. Estamos desprotegidos”, se lamenta Lucía.

En 2009, Lucía fundó en la localidad de Morillo, departamento de Rivadavia Banda Norte, una organización motivada por las carencias y atenta a la necesidad de un mejor cuidado del ambiente: Unión y Progreso. Sin embargo, al año siguiente, los desalojos ya se habían vuelto el principal problema de la zona. “Acudían a nosotros en busca de ayuda. Somos todos campesinos y sabemos que un abogado, con traje y camioneta, intimida. Pero entre varios, la persona toma más coraje y puede reclamar lo que se le debe o negarse a abandonar su tierra. Eso fue lo que hicimos con el terrateniente Vidizzoni; nos paramos frente a las topadoras y sacamos a sus trabajadores. Después nos armó la causa con la ayuda de la fiscal y la jueza”, recuerda.

La acusación contra Lucía generó una campaña por su absolución que sumó apoyos de organismos de derechos humanos, sindicales y legisladores. También motivó el respaldo del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

Aunque la justicia salteña criminalizó la defensa de sus derechos, Lucía nunca renunció a la acción. Esa convicción le valió en 2019 la distinción “Berta Cáceres” que el Senado de la Nación otorga a mujeres que luchan por los derechos humanos, ambientales y de acceso a la tierra.

“Es más difícil por ser mujer –acepta–. Soy la única de la zona que se enfrentó a los terratenientes, que voy al frente, que soy vocera de los campesinos, y por eso sufro el desprestigio. Yo he escuchado a los empresarios decirles a mis compañeros 'yo arreglo con ustedes, pero no la quiero a esa' y otras cosas más fuertes”.

– ¿Qué le dirías a las personas que viven en las ciudades y no conocen la realidad de los campesinos?

– Les pediría que respeten nuestro pensamiento. Los terratenientes nos dicen que nosotros no queremos progresar. No es cierto. Queremos hacerlo, pero con nuestras formas. Privilegiamos la vida, la producción sana y eso es algo que las grandes urbes no entienden. Queremos respirar oxígeno sin contaminación, aire natural. Que la gente entienda que somos los pequeños productores los que cuidamos el ambiente para que las personas en las grandes ciudades coman sano. Que las ciudades comiencen a ver eso, que hagan fuerza por nosotros. Solo queremos ser comprendidos.  «

Denuncian violación a la Ley de Bosques en Chaco

Con la firma del coordinador de la Campaña de Bosques, Hernán Giardini, Greenpeace envió una carta al gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, y al ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, para expresarles la preocupación por “la persistente desforestación y la sistemática violación a la Ley Nacional de Bosques (26.331) en la provincia”.

De acuerdo al documento de la organización ambientalista, “Chaco fue la provincia con mayor pérdida de bosques entre 2016 y 2019, con 130.487 hectáreas deforestadas”, en base a datos del Ministerio de Ambiente.

A su vez, el monitoreo satelital que cada mes realiza Greenpeace pudo comprobar que, a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia, durante 2020 se desmontaron en aquella provincia 13.128 hectáreas.
“Más deforestación significa más cambio climático, más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, más enfermedades, y más desaparición de especies en peligro de extinción, como el yaguareté (del que los científicos estiman que sólo quedan cerca de 20 individuos en la región del Gran Chaco argentino)”, destaca la carta de Greenpeace. Y concluye que “resulta fundamental establecer la penalización de los desmontes e incendios forestales”. (Gastón Rodriguez, Tiempo Argentino, 6 de junio de 2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LUCHAR CONTRA LA GORDOFOBIA: UNA DISCRIMINACIÓN QUE YA NO ES INVISIBLE
La moda, la publicidad y la televisión han construido un imaginario social que nos ha hecho creer que tenemos que entrar en la ropa de los maniquíes. Brenda Mato, activista por la diversidad corporal e impulsora de la Ley de Talles, reflexiona sobre cómo terminar con los esterotipos.

“Gordo”, “gorda”, “gordito”, “gordita” ¿apodos cariñosos o apodos del horror? ¿Describir a alguien como “gordo” es considerado un insulto o un halago? ¿Por qué tenemos la obsesión de estar flacos? Mejor dicho, ¿por qué tenemos terror a engordar? ¿Por qué creemos tener el derecho a opinar sobre el peso de otras personas? ¿Cuál es el camino para construir una sociedad menos violenta, menos discriminatoria? ¿Por qué nuestra imagen se debe adaptar a las redes sociales y no las redes a nuestros cuerpos?

La gordofobia es un término reciente, a pesar de que el fenómeno no lo es. La industria de la moda, la publicidad y la televisión, entre otras variables, han construido un imaginario social que nos ha hecho creer que tenemos que entrar en la ropa que visten los maniquíes y parecernos a los y las modelos de las publicidades de perfume. Medimos con una vara qué cuerpos son “lindos, sensuales, atractivos” y cuáles no, sin comprender que existe una diversidad de figuras que se corren de los estereotipos que hemos consumido toda la vida.

La campaña de la ley Nº 27.521 tenía como bandera “El talle único no es el único talle”.

La Ley Nacional de Talles (Nº 27.521) aprobada en noviembre del 2019, ha combatido esta construcción social, pero lamentablemente no se cumple en todos los negocios de ropa del país. La campaña de esta ley tenía como bandera “El talle único no es el único talle”.

La imposición de una belleza hegemónica

Los parámetros de belleza y la aceptación social están relacionados de manera directa con la delgadez. En conversación con Télam, la activista por la diversidad corporal y gran promotora de la Ley de Talles, Brenda Mato, explica que “si tuviéramos que describir lo que se considera bello en un cuerpo femenino, hablaríamos de una mujer blanca, joven, flaca, probablemente madre, exitosa en lo laboral y con una pareja heterosexual, por supuesto. La construcción social de un ideal inalcanzable”. Es decir, una mujer de belleza hegemónica.

Existe una mayor presión sobre las mujeres, y así lo expresa la modelo plus size: “Nace desde un estereotipo de género que marca qué es lo que se le impone a una buena, mujer entre comillas. Nos venden que lo más valioso a lo que podemos aspirar en la vida es ser lindas. La masculinidad se construye de otra forma, mientras que a nosotras nos piden ser lindas más allá de si somos inteligentes o no”.

Estos estándares dejan afuera a una gran parte de la población. Además,afectan nuestra autoestima, nuestra salud mental y nuestra subjetividad. Brenda Mato, de 30 años, se sintió excluida durante mucho tiempo: “Creía que no era merecedora de un montón de cosas y me la tenía que fumar porque eso era lo que me tocaba”.

Las bajadas de línea constantes nos instruyen cómo vestirnos, maquillarnos, depilarnos y qué cifra debe indicar la balanza al pesarnos. La modelo body positive,oriunda de Lanús, comprendió que no era menos persona, ni menos valiosa por tener un cuerpo que la sociedad no aceptaba: “perdía un montón de energía al intentar tener un determinado cuerpo, sentía que debía postergar mi vida hasta encajar. Todo cambió cuando me di cuenta que tengo derecho a mis propios deseos y sueños, independientemente de mi cuerpo. Mi vida no empezaba cuando bajara de peso, mi vida ya había empezado y que este cuerpo es el que tengo, no es de transición”.

Un largo camino por recorrer

Hay una falta de representación de diversidad corporal en los medios de comunicación, en la opinión pública, en las revistas. Es una deuda pendiente con la sociedad. Y por diversidad no se trata únicamente de cuerpos de mayor o menor tamaño, sino de personas de otros colores de piel, personas con discapacidad, comunidades de pueblos originarios. En síntesis, correrse de la hegemonía. Brenda expresa que en la televisión “sólo vemos gente blanca. No se nos permite envejecer ni engordar”.

Es absurdo pensar que seremos eternos y bellos para siempre. Por otro lado, ya no vemos tantas situaciones de discriminación o burla en televisión; los participantes de ciertos programas eran pesados en vivos o ganaban una competencia por salpicar mucha agua fuera de una pileta. De todas maneras, queda un largo camino por recorrer.

Hay una tendencia a asociar la delgadez extrema con ciertos trastornos alimenticios mientras que cualquiera puede padecerlos, más allá de su tamaño.

Niñas y adolescentes crecen creyendo que las mujeres como ellas no existen: “Como si fuéramos un ente fuera de serie. Te encontrabas mirando a tu familia a alguna vecina, pero en los medios no existíamos”. Hasta que un día vio en televisión a la estadounidense Tess Holliday: “Me partió la cabeza ver una modelo mujer gorda y hermosa. Me resultó raro observar la belleza en ella y no poder verla en mí. Fue una cachetada de realidad”, recuerda Mato.

Los modelos de la modelo

Holliday fue nombrada en 2013 por Vogue Italia como una de las modelos de tallas grandes más famosas del mundo. Hay una tendencia a asociar la delgadez extrema con ciertos trastornos alimenticios mientras que cualquiera puede padecerlos, más allá de su tamaño, al tener una imagen distorsionada de su figura y un temor a aumentar de peso

Tess Holliday twitteó a principios de mayo de este año, que estaba luchando contra la anorexia: “Soy anoréxica, me estoy recuperando. Soy el resultado de una cultura que celebra la delgadez y la equipara con un valor positivo. Ahora puedo escribir mi propia narrativa. Puedo cuidar un cuerpo que he castigado toda mi vida. Finalmente soy libre”.

En la escena nacional, Mato destaca a Laura Contrera, “Profe de Filo, abogada y doctoranda en Estudios de Género” (como se presenta en instagram @louduluoz): “fue una de las primeras que se puso la lucha al hombro en nuestro país”. Recomienda el libro que Contrera escribió junto a Nicolás Cuello, llamado “Cuerpos sin patrones” y lo describe como “muy esclarecedor, una gran guía y aprendizaje”.

En el twitter de Laura Contrera, @gordazine, se lee “para une gorde no hay nada mejor que otre gorde”. Brenda coincide con este lema empático: “poder hablar con alguien y que entienda lo que te pasa, encontrarse en un abrazo y compartir el dolor para no cargar esa culpa a solas”.

Las redes sociales son un espacio de socialización, de intercambio de ideas y de una variedad que no siempre tiene lugar en el mainstream. Brenda Mato manifiesta que son un gran punto de partida para “democratizar las voces. Son un nuevo medio de comunicación. Es más, hoy no podría estar hablando con vos si no fuera por las redes. Pero los influencers deberían ser responsables sobre lo que comunican”. Ella es una gran líder en instagram contando con 124 mil seguidores.

¿Libertad de expresión, chistes, halagos o comentarios violentos?

La gordofobia está tan arraigada en nuestra cultura que hay momentos en los que ni siquiera somos conscientes de que la estamos ejerciendo. Cuántas veces hemos recibido comentarios sobre nuestros hábitos alimenticios, vestimenta, peso o apariencia. Cuántas veces hemos fingido una sonrisa o un “gracias” al escuchar un supuesto cumplido.

La cuestión radica en por qué creemos tener el derecho a opinar sobre los cuerpos ajenos. “Las libertades traen responsabilidades. Creemos que bajo la libertad de expresión podemos decir cualquier cosa”, comenta Brenda. No es lo mismo opinar sobre el aspecto de otros cuando nos preguntan o piden un consejo que cuando no lo hacen.

La activista por la diversidad corporal cuenta que “hay personas que han deseado tener enfermedades graves para bajar de peso” como por ejemplo, gastroenteritis o apendicitis. “Hay gente que desea tener el virus, o al menos hacen chistes sobre eso, para bajar de peso. Pero hay personas que lo dicen en serio. Me parece que es ahí cuando se cae todo el discurso”, porque en definitiva, el mensaje de fondo es “prefiero estar muerto a estar gordo”. Es allí donde los límites del humor se ponen en juego, hay que comprender dónde, cuándo, sobre qué y cómo se hace un chiste.

A las supuestas bromas se le suman frases instaladas en conversaciones informales, que perpetúan la violencia en lo discursivo. “Comer sin culpa”, “en septiembre me mudo al gimnasio para llegar al verano”, “no como hasta al casamiento para entrar en el vestido”, “mañana empiezo la dieta líquida”, “meter panza en las fotos”, “estar divina” (referida a estar flaca), entre muchas otras que escuchamos o decimos a diario. Estas ideas instalan la creencia de que ser gordo es lo peor que puede pasarte en la vida.

Las palabras tienen una carga simbólica, producen un efecto en quien las oye y avalan algunas actitudes. “Llegar al verano no es una carrera. Hace treinta años que llego al 31 de diciembre y me pongo bikini. Lo peor que podemos hacer es ese cambio abrupto de peso. Me interno en septiembre y en marzo empiezo a comer como si no hubiera un mañana. ¿Cuál es el sentido? ¿No es mejor encontrar un equilibrio, algo que pueda sostener en el tiempo?”, cuestiona Mato.

Los hábitos alimenticios y la actividad física

Es interesante la nueva tendencia de algunos nutricionistas y entrenadores de cambiar la relación con la comida y la actividad física; dejar de creer que el deporte es solo para algunos, dejar de verlo como castigo y para bajar de peso, dejar de buscar resultados corporales inmediatos y poder sentir placer al comer rico y variado sin privarnos de nada.

Según la modelo body positive, la gimnasia debería “ayudarnos a conocer nuestro cuerpo, darnos nuevas habilidades y fortalecernos”. Esto se antepone a los nutricionistas de la vieja escuela que sacan de un cajón una hoja con un plan de dieta, sin explicar cómo alimentarnos de manera saludable, haciéndote sentir que la única alternativa es adelgazar y si no estás fracasando. Brenda disfruta mucho de la danza, pero en sus redes intenta no mostrarse mucho haciendo actividad física porque recibe comentarios del estilo “te pusiste las pilas”, asumiendo que si no lo mostraba antes es porque no lo estaba haciendo.

Entonces, ¿deberíamos prestar más atención a lo que decimos o dejamos de decir sobre los cuerpos de otras personas? ¿Estamos viviendo un cambio de paradigma con respecto a la mirada sobre nuestros cuerpos, la relación con la alimentación y la actividad física?

Quizás se pueda comenzar por escuchar más a los demás, hablar menos sobre sus apariencias y sentimientos, no engañarnos por los filtros de instagram ni aspirar a los mismos, priorizar la salud mental, seguir luchando para que se cumpla la Ley de Talles, cuidar nuestros cuerpos internamente más allá de cómo nos veamos por fuera y continuar el camino hacia una sociedad más plural, más diversa y más inclusiva. (Lucía Borello, Telam, 30/5/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EL CIELO POR ASALTO

El 18 de marzo se cumplieron 150 años de un hecho memorable: la Comuna de París de 1871. Fue la primera revolución hegemonizada por la clase obrera. En 1789, el pueblo bajo acompañó a la burguesía en ese acto insurreccional y fundante que fue la Revolución Francesa. Pero no fue el protagonista de esa gesta que habría de culminar en el Terror de Robespierre y Saint-Just, y en la dictadura imperial de Napoleón Bonaparte. La Comuna de París tuvo un arco de posibilidades que la hicieron posible. Francia estaba en guerra con la Prusia de Bismarck y Guillermo II. Y no sólo estaba en guerra sino que la estaba perdiendo sin apelación alguna. El “canciller de hierro” (Bismarck) era un gran estratega y sabía mover sus tropas mejor que Napoleón el pequeño (Napoleón III), cuya gloria se agotaba en llevar el nombre de Napoleón Bonaparte, aunque sólo eso, ya que no había heredado su genio militar ni sus aptitudes políticas. Napoleón III es hecho prisionero de los generales prusianos que inclinan, así, la guerra en su favor. Queda al frente de la República francesa el mínimo, aunque colérico y sanguinario, Thiers. La Guardia Nacional se niega a hacer fuego contra los comuneros insurrectos y más aún: se pone de su lado. Ahora la Comuna tiene en su poder la gran ciudad del país. Tiene el fervor, tiene las armas y un vibrante plan de Gobierno. Que es el siguiente:

- El Ejército y la Policía fueron reemplazados por la Guardia Nacional, integrada por ciudadanos comunes, como artesanos, jornaleros y otras profesiones.

- Se estableció la separación entre la Iglesia y el Estado.

- Los cargos públicos eran sometidos a elección popular y se regirían por el principio de revocatoria de mandato.

- Dejaron de impartir clases de religión en los colegios, por tratarse de un tema de decisión personal.

- Las fábricas abandonadas fueron ocupadas por los trabajadores.

- París se dividió en quartiers, localidades con cierta autonomía que cooperaban con la organización central. Los funcionarios recibían un sueldo similar al de los obreros.

- El precio de los alquileres fue controlado por la Comuna.

- Las viudas y huérfanos de la Guardia Nacional fueron reivindicados con pensiones.

¡Qué plan magnífico! En ningún país de los tiempos pandémicos que corren podría aplicarse. Las mujeres tienen un papel preponderante y hasta prepotente en la lucha. La Comuna, como dice Karl Marx en célebre frase, quería tomar “el cielo por asalto”. Pero no lo tomó. De un modo acaso inexplicable no irrumpieron en el Banco Nacional de Francia, donde se acumulaban las riquezas del país. Esas riquezas se las llevaba Thiers para rearmar su ejército. Thiers había huído a Versalles, refugiándose en el en el que supo ser el corazón de la aristocracia monárquica, gozosa y despilfarradora. Hasta que se le acabó la fiesta con las multitudinarias masas rebeldes de 1789. Y con la guillotina de Robespierre, que no tuvo piedad con nadie y menos con Luis XVI

Ahora, en Versalles, estaba Thiers. Y entonces sucede un acontecimiento insólito. Francia y Prusia suspenden la guerra entre naciones porque la “hidra internacionalista” (como llamó Nietzsche a la Comuna) se había apoderado de una de ellas. ¡Ah no, eso no, de ninguna manera! Marx se deleita con este hecho. La lucha interburguesa se deja de lado cuando el proletariado se insurrecta. Bismarck le devuelve a Thiers sus prisioneros. Ahí los tiene, disponga de ellos, primero hay que aniquilar a la hidra internacionalista después seguimos nuestra guerra.

Francia y Prusia guerreaban por sus conquistas imperialistas. Alemania había llegado tarde al reparto del mundo entre las grandes naciones europeas. Necesitaba su “espacio vital”. Necesitaba, en suma, replantearlo todo. Con la guerra de 1870 no sólo logra su tardía unidad nacional, sino también entrar a discutir los anhelados territorios de Africa y Asia, especialmente.

Pero, ante el proletariado en armas, la tarea de discutir el “espacio vital” queda de lado. Ahora deben ayudar a Francia a derrotar a la chusma roja, la chusma anarquista y comunista, esa peste. Nada distinto ocurre hoy con los países “civilizados” de Occidente. Forman un bloque ante el avance de la”barbarie” terrorista y populista. Así, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, Israel (fundamental para frenar la “barbarie terrorista” en el Oriente Medio, siguiendo, siempre, los intereses del Imperio “americano) y, en menor medida Italia y España están artillados hasta los dientes para preservar la “democracia” en el mundo.

Volviendo a la Comuna. Con la ayuda prusiana, Thiers formó un ejército poderoso. Derrotó a los comuneros y el “orden burgués” se estableció otra vez en el país. La Comuna duró apenas dos meses. Durante su transcurso se soñaron nuevos horizontes, nuevas hermandades. Pero los sueños revolucionarios suelen pagarse caros. La fuerzas armadas de Francia y Prusia mataron treinta mil comuneros. Querían un castigo ejemplar. ¿Cómo se habían atrevido a hacer lo que hicieron? Nunca más debía ocurrir algo así. Fueron despiadados. Se hartaron de fusilar obreros y profesionales. Esa cifra de muertos (treinta mil) nos remite al terrorismo de Estado en la Argentina. ¿Así terminan los sueños? Así, sobre todo, se mantiene el capitalismo en dominio de las estructuras de un sistema que ya lleva varias centurias y ha ganado todas sus batallas. No sé si el precio de los sueños es siempre cruento, pero creo (o aún me atrevo a creer) que los sueños abren un horizonte que aún no se ha cerrado. (José Pablo Feinmann, Página 12, 30/5/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

A 200 AÑOS DE SU NACIMIENTO, EL LLAMADO A LA UNIDAD AMERICANA DE VARELA SIGUE VIGENTE
Fue el hombre más peligroso para el entonces presidente Bartolomé Mitre, representante del partido liberal y del dominio manu militari de Buenos Aires.
Norberto Galasso y José Pablo Feinmann rescatan su aporte. 

Al cumplirse esta semana 200 años de su nacimiento, la figura del caudillo federal Felipe Varela reapareció en tiempos de pandemia -incluso un homenaje por Zoom debió postergarse por un hackeo- en un rescate de su historia y de sus textos que reactualizó lo que el historiador Norberto Galasso y el escritor José Pablo Feinmann definieron, en diálogo con Télam, como el aporte más vigente de su obra: su denuncia de la apropiación de recursos por parte de la ciudad de Buenos Aires y el llamado a construir una unión sudamericana.

Galasso y Feinmann forman parte del reducido grupo de intelectuales que desde Buenos Aires o desde las provincias del noroeste dedicó parte de su trayectoria a investigar a uno de los últimos caudillos en armas del partido federal del siglo XIX, el coronel que fue edecán del entrerriano Justo José de Urquiza y lugarteniente del riojano Ángel Vicente "Chacho" Peñaloza, también representantes del federalismo, y que nació en Huaycama, en las afueras de la capital catamarqueña, el 11 de mayo de 1821.

Para Galasso, Varela tiene una gran claridad de total vigencia como la relación indisoluble de Buenos Aires con la aduana

Varela se convirtió en el hombre más peligroso para el entonces presidente Bartolomé Mitre, representante del partido liberal y del dominio manu militari de Buenos Aires, cuando el 10 de diciembre de 1866 lanzó una proclama desde el paraje sanjuanino de Jáchal para sumarse con su tropa a una insurrección popular iniciada en Cuyo que se oponía a la participación argentina en la Guerra contra el Paraguay y que en ese momento se expandía por todo el Noroeste.

Ese documento escrito se conservó a través del tiempo, al igual que el Manifiesto a los Pueblos Americanos de enero de 1868, también firmado por Varela, e implicó una novedad para los caudillos de aquella época, porque la mayoría de esas figuras del federalismo fueron descritas por sus enemigos políticos: los liberales, antes llamados unitarios, como Mitre y Domingo Faustino Sarmiento.

La proclama

Redactó el propio Varela en la proclama de 1866: "Desde que aquel (por Mitre) usurpó el gobierno de la Nación, el monopolio de los tesoros públicos y la absorción de las rentas provinciales vinieron a ser patrimonio de los porteños, condenando al provinciano a cederles hasta el pan que reservara para sus hijos. Ser porteño, es ser ciudadano exclusivista; y ser provinciano, es ser mendigo sin patria, sin libertad, sin derechos. Esta es la política del Gobierno Mitre".

Designado como coronel en tiempos de la Confederación, Varela fue ascendido post-mortem a general en el año 2012 en un acto encabezado por la entonces presidenta Cristina Fernández, pero los homenajes le llegaron bastante tarde: tras el fracaso de su expedición militar, una derrota sin exterminio ni rendición, el jefe federal del noroeste se exilió con sus hombres en Bolivia a principios de 1869 y luego emigró a Chile, donde murió de tisis, a los 48, el 4 de junio de ese año.

Galasso y Feinmann escribieron sobre el caudillo catamarqueño desde distintos registros (el primero hizo una biografía histórica, "Felipe Varela y la lucha por la unión americana"; el segundo imaginó un diálogo ficcional entre él y el alemán Karl Marx en la novela "La astucia de la razón") y así se sumaron a otros historiadores que estudiaron su vida, como Félix Luna, José María Rosa, Miguel Bravo Tedín, Armando Bazán, Eduardo Luis Duhalde y Rodolfo Ortega Peña.

Aduana y americanismo

Para Galasso, "Varela tiene posiciones en sus proclamas que vistas ahora asombran, a doscientos años: por ejemplo, la claridad con la que hace referencia a que Buenos Aires absorbe renta de aduana, que habría que repartir en todo el país, cómo advierte que esto va a provocar una deformación en favor del puerto".

"Otra clave es su posición americanista, Varela formaba parte de la Unión Americana que se había gestado en Chile a partir de un ataque de las fuerzas españolas a las islas Chincha, que eran peruanas y a las que España quería recuperar como colonia para explotar el guano", detalló sobre el conflicto armado que enfrentó entonces a España contra Chile y Perú, y que se inició por la ocupación de tierras en las que abundaba el excremento de aves que se usaba como fertilizante.

Esa convicción americanista también fue destacada por Feinmann, para quien el caudillo "había leído a Juan Bautista Alberdi" y se había inspirado en las propuestas de establecer una unión sudamericana que comenzara por una integración aduanera.

"Él proclama al Paraguay como una provincia hermana de las provincias argentinas", recordó Feinmann para luego trazar su propio perfil de Varela: "Era un hombre del Interior mediterráneo que se enfrentó a la política de Mitre después de la batalla de Pavón, cuando Mitre desató sobre las provincias mediterráneas lo que él llamó como 'una guerra de policía'. Para eso, Mitre mandó al Interior un Ejército con varios coroneles uruguayos porque no quería argentinos que hubieran tenido contacto con el Interior mediterráneo".

El factor plurinacional

Las tropas de Varela estaban integradas por argentinos de los Llanos de La Rioja (sur de la provincia) y de las lagunas de Guanacache en San Juan (en la zona limítrofe con Mendoza y San Luis) pero también por chilenos y bolivianos, una composición plurinacional que para Galasso también se debía a una necesidad práctica, en cierto modo logística, porque "la diferencia del ejército porteño (de Mitre) con lo que podía armarse como ejército en el noroeste era muy notable".

"Varela recurre el gobierno de Bolivia y consigue apoyo, porque no tenía recursos como para enfrentarse a Mitre, y al mismo tiempo se coloca por encima de la patria chica y lo dice en su proclama: 'Viva la unión americana y mueran los traidores a la patria, los negreros y esclavizadores de la patria', donde además hace referencia a la dimensión de la represión que había llevado a cabo el mitrismo: Habla de 50 mil muertos, que puede ser una cifra algo exagerada pero igual, para aquella época, indica qué grado tuvo la represión en todo el noroeste", repasó Galasso.

Desde el folclore y las narraciones orales, la figura del líder federal alimentó zambas, décimas, recitados, algunas canciones son muy conocidas, como Zamba de Vargas o La Felipe Varela; muchas de esas estrofas populares están asociadas a la famosa batalla de Pozo de Vargas, donde es derrotado por el santiagueño Antonino Taboada, afín a Mitre.

Una conversación imaginaria

Feinmann, como si quisiera reescribir la historia, imaginó una conversación -que nunca existió- entre Varela y el propio Marx en la noche anterior al combate.

"Marx se presenta en el campamento y le dice: 'No dé esa batalla, usted ya está derrotado'. '¿Y por qué?', le dice Varela. 'Por las leyes de la historia, usted es un resabio del feudalismo, es pre-capitalista y Mitre, con sus errores y barbaridades, representa el progreso para el Plata'. Varela, entonces, le dice: 'Usted va a ver cómo lo mismo dirán de sus proletarios en el futuro. Yo tengo que dar batalla porque este es el momento de mi pueblo, mi momento, así que la batalla la voy a dar'", reconstruyó la escena el propio Feinmann. (Por Martín Piqué, Telam, 15/5/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

HOY SE CUMPLEN 45 AÑOS DE UNO DE LOS TANTOS HORRORES DE LA DICTADURA GENOCIDA

Un 14 de mayo de 1976 en la costa uruguaya aparecen ocho cadáveres.
Son víctimas de la dictadura argentina, arrojadas al Río de la Plata en los vuelos de la muerte. Uno de los cadáveres no solamente tiene las señales del impacto de la caída en el agua, sino que además se comprueba que ha sido empalado, y que esa habría sido la causa de su muerte. Se trata de Floreal Avellaneda (el “Negrito” Avellaneda).

Ese 15 de mayo hubiera cumplido 16 años. Era el hijo de dos militantes del Partido Comunista. Su madre, Iris Pereyra, que fue secuestrada el 15 de abril de 1976 con él y sufrió torturas en una comisaría de Villa Martelli, declara en el Juicio a las Juntas, en 1985. 

Santiago Omar Riveros, comandante de Institutos Militares, será condenado junto a otros oficiales en 2009 por la muerte del adolescente

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DANTE GULLO Y LA GLORIOSA JP
El Canca siempre tuvo ese aire de pibe atorrante de barrio y hablaba de esa forma medio canyengue que no era artificial ni impostada sino que lo identificaba. Veo las fotos del Canca con Perón y pienso en el pibe que había sido y que nunca se había imaginado en esa situación.

El Canca siempre tuvo ese aire de pibe atorrante de barrio y hablaba de esa forma medio canyengue que no era artificial ni impostada sino que lo identificaba. Nos conocimos de pibes, 19-20 años. El venía de militar en el sindicato de Comercio con una dirigente combativa histórica y yo de las agrupaciones nacionales de la CGT de los Argentinos.

Coincidimos en una agrupación de independientes, pero no tanto, en la carrera de Sociología, en la Facultad de Filosofía y Letras, a fines de los años '60, principios de los '70.

Era un pibe de barrio en una Facultad de intelectuales, pintón, con pantalones angostos cuando se usaba la botamanga ancha, y había enganchado una changa de sereno en una estación de servicio. Lo cargábamos porque se había conseguido un trabajo donde se la pasaba durmiendo.

Era un momento de gran debate y peleas entre las agrupaciones, como suele suceder en el movimiento estudiantil, pero el Canca no se metía en esas discusiones. Venían pibes de otras agrupaciones: “Che, Canca, vamos a hacer una pintada y necesitamos un campana ¿Te venís?”. Y por lo general aceptaba de buena onda.

En esa época se puso de novio con Chela, que sería la madre de sus hijos mayores. Recuerdo algunas reuniones en la casa familiar en la calle Cachimayo si mal no recuerdo, en Parque Chacabuco. Era una especie de ph en el primer piso que se comunicaba por un pasillo con la casa vecina donde vivía un tío y en la planta baja había una verdulería. Epoca de dictaduras, violencia y conspiraciones y los pibes metidos en ese baile porque no le veíamos otra salida.

Recuerdo a su mamá, que nos recibía, y a su hermano más chico que a veces entraba para saludar y seguía camino. Se vestía bien a la moda, con zapatos de plataforma y remera ajustada, al revés que el Canca. La mamá y el hermano fueron secuestrados durante la dictadura y están desaparecidos. El Canca, después de largas sesiones de tortura, se salvó porque estuvo preso toda la dictadura.

Antes que eso, todavía con la dictadura de Lanusse, se formó una Comisión de Solidaridad con los Presos Políticos en la CGTA y la agrupación designó al Canca y otros compañeros para integrarla. La cabeza de la Comisión era el Pelado Rodolfo Ortega Peña, a quien todos admirábamos.

Cuando la cosa empezó a ponerse más dura, un grupo más o menos grande decidió irse de la agrupación y se hizo una asamblea en una comunidad en San Miguel que dirigía el arquitecto Claudio Caveris. Eran todas casitas blancas, en una de las cuales estaban refugiados unos Hermanitos de Fucauld que buscaba la dictadura. Hicimos la asamblea en una especie de salón de actos y el Canca fue uno de los oradores cuando rompimos.

Allí terminó esa época. Meses después me enteré que el grupo que había integrado la Comisión de Solidaridad con los Presos Políticos, entre los que estaban el Canca, Silvia la Colorada y Arielito Ferrari, habían ido a hacer militancia territorial al oeste y habían participado en el Morenazo.

Había comenzado el proceso de unificación de las agrupaciones de la JotaPe. Había una en cada barrio y todas empezaron a confluir en la línea de las organizaciones revolucionarias peronistas. Empezaba también el Luche y Vuelve, que culminó con el retorno del general Perón. Todo sucedía a la velocidad de un rayo sobre el cual íbamos montados sin saber muy bien cómo carajo se montaba un rayo.

Dos años después de esa asamblea, el Canca era el responsable de la Regional 1 de la JotaPe que se referenciaba con FAR, Descamisados y Montoneros, más una cantidad de agrupaciones más chicas que se fueron sumando. Fue la cara de La Gloriosa en esa época. Veo las fotos del Canca con Perón y pienso en el pibe que había sido y que nunca se había imaginado en esa situación.

Después nos cruzamos muchas veces, algunas coincidiendo en política y otras no. Una vez en 2002. Por una vuelta del destino, le habían pagado una deuda con la llave de Michelángelo y no sabía qué hacer con el local. “Si vos o tu vieja necesitan el local para cualquier cosa, un acto con los organismos de derechos humanos o lo que sea, llamame y te lo doy, porque yo lo tengo al pedo” me dijo esa vez.

Hoy lo fui a despedir. A pesar de que nos veíamos salteado y nunca fuimos íntimos amigos, me dolió mucho saber que se había muerto. Pensé mucho en la pureza juvenil de aquellos pibes cuando nos reuníamos a conspirar. (Luis Bruschtein, Página 12, 4/5/2019)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

POLIO: LA OTRA PANDEMIA, LA OTRA GRAN CAMPAÑA DE VACUNACIÓN

El 12 de abril de 1955, la vacuna contra la poliomielitis descubierta por Jonas Salk fue oficialmente declarada segura, efectiva y, gracias a su autor, libre de patente: aquel gesto de una sola persona salvaría la vida de millones. Un gesto que, 66 años después, adquiere una dimensión aún mayor en estos tiempos de coronavirus, cuando los poderosos solo se plantean hacer multimillonarios negocios.

Polio: su mero apócope sonaba a muerte. Fue la peor pesadilla de los padres –atacaba especialmente a menores de 9 años– y todavía son muchos los argentinos que la recuerdan. De esa época oscura emergerían, sin embargo, dos personas luminosas: Jonas Salk y Albert Sabin. Pudieron hacerse millonarios, pero renunciaron a las patentes de sus descubrimientos por amor a la especie, en favor de la salud universal.
Las circunstancias habían empujado a la ciencia a una investigación contrareloj. Los efectos de la polio –existente desde la prehistoria junto con la mayoría de los virus– así como sus consecuencias en el sistema nervioso y motriz, ya habían sido descritos por Jakob Heine, un ortopedista alemán, en 1840. Pero no fue sino hasta 1930 que comenzaron a brotar epidemias crecientes del mal en Europa y Estados Unidos. El pico de 1947en Inglaterra, Austria, Alemania y Checoslovaquia alcanzó proporciones pandémicas en Europa, América del Norte, Australia y Nueva Zelanda.

En Argentina, la poliomielitis mostraba ya carácter endémico en ciertas zonas desde la década del 40. La sociedad la había asumido como un problema local y se organizaba para contenerla con los recursos disponibles. En 1946 fue creada la Secretaría de Salud Pública, elevada a rango de Ministerio en 1949 a cargo del neurocirujano Ramón Carrillo. Además de disminuir drásticamente la mortalidad infantil, erradicar el paludismo, la sífilis, el tifus y la brucelosis durante su gestión, Carrillo había contenido la expansión de la polio en base a los criterios sanitarios de su época. El rango se mantenía en un promedio de cinco casos anuales cada 100.000 personas.

Pero sobrevino un golpe militar. Y con él, el desastre. El país –que no llegaba entonces a los 19 millones de habitantes– pasó de 871 contagios en el ‘54, reducidos a 435 en el ’55, para saltar a 6.496 casos (en su mayoría niños y niñas) en el año 1956. El 10% de esos afectados moriría, y un 25% quedaría con alguna discapacidad permanente.

El contexto político

Apenas meses antes de desatada la crisis de contagios, la Marina había bombardeado a su propia población civil dejando 309, muertos. Una decena de esas víctimas, eran escolares que visitaban el centro porteño; paradójica y trágicamente, de entre seis y nueve años de edad, el mismo grupo etario más castigado por la polio. Esos mismos bombarderos que se autoproclamaban “libertadores” habían tomado el poder en septiembre del ‘55 y estaban ya a cargo de la emergencia sanitaria.

No contento con el desmantelamiento del Ministerio que había creado Perón en 1949 (una década después, el gobierno de Onganía repetiría la hazaña degradando a secretaría el Ministerio de Salud reestablecido por Arturo Frondizi), Aramburu intentaba por entonces aprovechar el vacío legal fruto de la derogación de la Constitución de 1949 para privatizar el sistema de salud pública. Pero, ante los efectos devastadores de la pandemia a comienzos de 1956 –que, corresponde decirlo le hubiese ocurrido a cualquier gobierno de todos modos– el propio general-presidente debió volver sobre sus pasos y acabaría visitando el Hospital Muñiz civilmente vestido de guardapolvo blanco.

A contrapelo incluso de su voluntad proscriptora contra el innombrable “tirano prófugo”, los golpistas dispusieron reabrir instalaciones erigidas por sus antecesores: la Ciudad Infantil, fundada por Eva Perón, antes clausurada, se restituyó como “Instituto de Rehabilitación del Lisiado” destinado, otra vez, a los de menos recursos.

La gente apelaba a su intuición. Se pintaban veredas y troncos con cal, imitando recursos aplicables a las bacterias e inútiles frente al virus. Algunos médicos prescribían gammaglobulina intentando reforzar el sistema inmunológico, se hacían vapores de eucalipto, se colgaban bolsitas de alcanfor al cuello de los más chiquitos.

Como había sucedido con la fiebre amarilla en la segunda mitad del siglo XIX, las familias ricas emigraban a sus estancias. Quienes no tenían a dónde huir, quedaban a la deriva. Se respiraba la hora del desamparo, que había cubierto al país como una nube.

Colectas y expectativas

María Rosa Senet, médica e hija del también médico Ovidio Senet, un prestigioso pediatra argentino, conversó con Télam sobre aquellos años, cuyo paisaje completa con su testimonio, transcripto a continuación.

Mi padre había convertido nuestra casa en un hospital de campaña. El living se llenó de colchones y chiquitos en tratamiento. Se probaba todo lo imaginable, como la estreptomicina, que lógicamente no servía porque no estábamos frente a una bacteria sino a un virus. No se tenía la noción clara de los modos de contagio y no se declaró ninguna cuarentena, salvo la suspensión de clases. La gente más temerosa se cuidaba de salir. En 1943, mamá, Arminda Roncoroni, había participado junto otras señoras de la sociedad porteña en la fundación de la Asociación de Lucha contra la Parálisis Infantil (ALPI) para la rehabilitación de esos chicos que cada día eran más. Pero en el ‘56 los casos se dispararon, nada alcanzaba”.

Ante la crisis, el gobierno militar destinó 40 millones de pesos a la contingencia mientras que las colectas realizadas barrio por barrio encontraron una adhesión popular que casi equiparó ese monto y llego a recaudar otros 37 millones en la suma de donaciones particulares. Ni la pandemia ni el golpe militar habían resquebrajado una cohesión social mayoritaria, que se expresaba desde la base misma de la comunidad.

Las 140 camas del hospital Muñiz estaban desbordadas. Se generaron nuevos espacios para la atención, se destinó dinero para capacitación de los médicos, la compra de elementos ortopédicos y de pulmotores. La esperanza estaba puesta ya en noticias que venían del norte: alguien había descubierto una vacuna. No obstante, los tiempos eran muy diferentes a los de este siglo y esa solución potencial estaba todavía lejos de América del Sur.

Lo público y lo privado

Alejandro Horowicz, doctor en Ciencias Sociales y prolífico ensayistacon una vasta obra publicada sobre peronismo, conversó con Télam sobre este período y su contraste con nuestros días: “La poliomielitis de entonces no podría haberla evitado ningún gobierno. Pero hay una diferencia clave entre las pandemias de hace medio siglo y la actual. El coronavirus es el nombre que asume en estas circunstancias la crisis general del capitalismo”.

“En el 57, el capitalismo, por el contrario –explica Horowicz– estaba en plena fase expansiva. Entonces, el sistema de salud pública era la principal herramienta; había un acuerdo general de la sociedad argentina; nadie proponía liquidar el Estado, como ahora. La polio, aún en el período dictatorial, generó una respuesta homogénea por parte de la sociedad. Aquel era un mundo donde lo público todavía decidía y lo privado, en todo caso, se colaba entre los intersticios de lo estatal”.

“Hoy cuesta hacerle entender a mucha gente –plantea el ensayista– que no es el Estado quien está restringiendo mi libertad ni mi derecho al comercio o a la propiedad, sino la pandemia. Y que el derecho a la propiedad es un derecho regulado públicamente cuyo principal bien a tutelar en una sociedad es el de la vida de quienes la integran. Hay un grupo importante de personas que, expresamente, hace saber que no le interesa el colectivo de los argentinos. Pretenden la libertad del country, e ignoran, por ejemplo, que el country visto desde un helicóptero es lo más parecido a un campo de concentración: un alambrado con torretas”.

“Cuando flamea la bandera de la libertad de comercio de los rabiosos libertarios de hoy –concluye Horowicz– lo que flamea es la bandera del country, donde esos mismos habitantes quedarán a la deriva si no hay salud pública ni Estado. Identificación con el amo: desde ahí se elige con quién solidarizarse”.

“Todos los días moría alguien a quien uno conocía”

El historiador Roberto Cortés Conde, ex Presidente de la Academia Nacional de la Historia y de la International Economic History Association, también accedió a compartir con Télam su perspectiva sobre la epidemia de la polio, que vivió muy de cerca en los años 50: “Yo tenía 24 años, ya era abogado y tenía un hijo de pocos meses y a mi mujer la mandé con ese hijo mío a Totoral, Córdoba. De mi generación conozco varias personas que tuvieron parálisis infantil, e incluso colegas muy cercanos, como Tulio Halperin Donghi. Uno escuchaba todos los días que moría alguien conocido, aun sin contar con la inmediatez actual de los datos estadísticos”.

"No tengo registro de que haya habido problemas de oferta y distribución de la vacuna, como hay hoy –repasa el académico– pero lo cierto es que, en términos macroeconómicos, en los años 50 estábamos en el punto de una gran recuperación de posguerra. Estados Unidos salía airoso, con una capacidad industrial superior a todos los países del mundo y la novedad de la producción masiva a bajo costo. Incluso la producción masiva de la vacuna probablemente se haya inscripto en esa línea”.

La llegada de la vacuna a la Argentina

Las noticias acerca del descubrimiento de una vacuna en 1955 habían sido un faro de esperanza. Pero las fabricadas en los primeros meses eran todavía muy pocas. Pese al enorme gesto desinteresado del doctor Jonas Salk, la elaboración de su vacuna era compleja. El virus inactivado (que constituía el componente central) se obtenía sembrándolo en células renales del Rhesus, un tipo de mono que habitaba en la India, donde era venerado por cuestiones religiosas.

Así, aún con su patente liberada, la única fórmula de vacuna –que sólo Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña, estaban en condiciones de producir– tenía un alto costo de fabricación y un precio comercial 5,70 dólares por dosis. Esto dificultaba su adquisición para cualquier gobierno. Pero el apoyo internacional, ante lo que ya se señalaba globalmente como una peligrosa pandemia para la especie humana en su conjunto, involucró a líderes e instituciones mundiales en favor de la Argentina y su provisión.

Finalmente, el producto salvador llegaría al cono sur gracias a un fortísimo apoyo de las Naciones Unidas y de la Organización Mundial de la Salud. El embajador en Washington gestionó la compra de las vacunas y logró que el 10 de agosto de 1956 el gobierno norteamericano autorizara la partida de un millón de dosis para exportación.

Francisco Elizalde, secretario de Sanidad Pública, viajó a la semana siguiente a Nueva York y gestionó la adquisición de las vacunas, que fueron remitidas al país con la celeridad del caso gracias a que el país contaba con una recientemente fundada línea de bandera propia (ver recuadro).

El esfuerzo de todas las partes involucradas fue reconocido por el correo con una estampilla de un peso en la que se leía: “Gratitud de los niños argentinos a los pueblos del mundo”.

Una campaña de vacunación sin precedentes

Tras la capacitación de equipos sanitarios y enfermeros, el 12 de septiembre de 1956 se aplicaron las primeras inyecciones en 44 escuelas de la Capital Federal.

El 6 de octubre de 1956 llegaron 507.000 dosis –que se sumaban al millón recibido en agosto– y el 20 de diciembre una tercera entrega de 2 millones. La distribución al interior se realizó por camiones sanitarios que recorrían el país y el ferrocarril nacional. El tendido radial ferroviario facilitó, para el caso, un rápido acceso a zonas del interior; en particular, el de la línea General Belgrano, que llegaba a las provincias del llamado “norte grande”.

En 1959 el gobierno de Arturo Frondizi adquirió dos millones de dosis Salk, a las que se sumaron 4 millones en 1960 y 5 millones de dosis en abril de 1961.

El suministro externo de vacunas se regularizó rápidamente; en 1960 ya funcionaban específicos programas de vacunación anti poliomielítica obligatoria para niños argentinos entre dos meses y 14 años, medida que se extendió a las embarazadas.

“Un bien colectivo

Con relación a aquellos días de vacunación y la mirada desde la infancia, Elsa Drucaroff, escritora, crítica, profesora en Letras y doctora en Ciencias Sociales, compartió con Télam una evocación puntual y representativa de entonces: “Yo nací en diciembre de 1957 y mi hermano en 1953. Me crie en el miedo de mis padres: a mi hermano lo dejaron encerrado un año entero para evitar que se contagiara. Cuando empecé a ir al jardín de infantes recuerdo, sí, muy claramente –porque es quizás el recuerdo más antiguo que tengo– una mesa con personas vestidas de blanco frente a las cuales hacíamos una fila. Yo estaba muy excitada porque sabía que esa era la vacuna Sabin oral y sabía que gracias a esa vacuna mi hermano había podido después ir a la escuela".

“La idea general y real era que se estaba dando en todas las escuelas, y que las vacunas eran un bien colectivo, algo que en mis palabras de hoy yo definiría como democrático, pero entonces era en todo caso una noción; era la idea de que no cabía en la cabeza que se cobrara por eso, e implicaba una gran seguridad” concluye Drucaroff.

Patentar el sol

Jonas Edward Salk, cuya alegórica respuesta “Claro que no habrá patente. ¿Acaso se podría patentar el sol?” irradió al mundo tanto como su vacuna, había nacido en 1914, en Nueva York en el seno de una familia de inmigrantes rusos judíos de bajos ingresos. Sus padres se mudaron entre el Bronx, Harlem y Queens, y las perspectivas del sueño americano no parecían cumplirse en él, hasta que, mediante un sistema de méritos para las familias sin recursos, Jonas accedió a la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York en 1934, donde se graduó con méritos y se recibió en 1939.

Al cabo de seis años repartidos entre la medicina y la investigación, Salk –en un grupo liderado por Thomas Francis Junior–desarrolló la primera vacuna para la gripe, que se llegó a aplicar a soldados norteamericanos a fines de la Segunda Guerra.

Para Salk, el desafío mayor, terminado el conflicto mundial, era la amenaza de otro virus que se diseminaba fatal y vorazmente: la polio había afectado a más de 58.000 estadounidenses en el año1952 con el agravante de que la mayoría de sus víctimas eran menores de nueve años. Esto, y el hecho de que la patología presentaba, además, un componente social, dada su transmisión vía materia fecal al agua o alimentos contaminados en ámbitos con escasa infraestructura urbana, inspiraron a Salk a trabajar en su proyecto con especial interés.

La confianza y la necesidad llevarían entonces al ensayo clínico más vasto de la Historia: el descubrimiento de Salk se inoculó primero en 1.800.000 chicos y chicas estadounidenses de entre 6 y 9 demostrando un 90% de efectividad.

A partir de aquellas certezas, la campaña de vacunación norteamericana dio vuelta la historia de la enfermedad: el número anual de casos de polio, para 1957 se redujo a una décima parte respecto del peor brote; es decir, había bajado a 5.600 contagios.

Del amargo terror al terrón de azúcar

El hallazgo de Salk consistía, como se sabe, en inocular en el organismo por vía inyectable el virus inactivo para que este produjese los anticuerpos necesarios. Constaba de dos dosis al cabo de las cuales garantizaba anticuerpos en el 90 por ciento de los casos probados. Una tercera dosis elevaba la efectividad al 99 por ciento.

Albert Bruce Sabin –cuyo verdadero apellido era Saperstein–había llegado muy joven a los Estados Unidos escapando del antisemitismo de su Polonia natal. Graduado en la New York University –como su colega Salk– también investigó la forma de contagio de la polio y advirtió que si el virus infectaba a través del sistema gastrointestinal para después propagarse por la sangre, la inmunización, quizás podía lograrse por esa vía y generar allí los anticuerpos necesarios.

Sabin llegó a la fórmula oral, con virus vivos debilitados –tiempos después de que Salk lo hiciera con los desactivados– que experimentó en sí mismo y en sus propios hijos. Luego llevó la prueba a los ensayos clínicos de rigor y los resultados fueron un éxito. Las condiciones de traslado y operatividad en torno de su aplicación permitieron, mediante la popularizada “Sabin oral” –que empezó a usarse en Estados Unidos en 1957– una vacunación a gran escala, no solo en Argentina sino también, y en particular, en países con baja o nula infraestructura como para acceder a la versión hipodérmica.

Sabin, como Salk, murió de una insuficiencia cardíaca, dos años antes que su colega (1993 y 1995 respectivamente). También rechazó patentar a su nombre el descubrimiento que seguiría salvando vidas en cadena a lo largo y ancho del planeta, facilitado por la famosa versión del líquido rojizo en el terrón de azúcar.

América libre de polio

Progresivamente, en Argentina se tendió a reemplazar la vacuna inyectable Salk “inactiva” (de virus inactivados) por la vacuna Sabin oral viva, que empezaría a circular a principios de 1960 y presentaba mayor sencillez logística, además de tener menor costo.

A partir de la superación de las instancias epidémicas, se retomó luego la inyectable de Salk, por ser más segura en contextos masivos sin portadores del virus en una región determinada.

La contención de la epidemia le evitó a su vez al país un conflicto diplomático cercano. Chile y Uruguay, que no tenían epidemias en ese entonces, habían puesto en estudio la posibilidad del cierre de fronteras, lo cual finalmente no ocurrió.

Durante los años posteriores la administración de las vacunas, la pandemia quedó felizmente atrás, salvo algunos casos aislados. En Argentina, no se registra ninguno desde 1984 mientras que el último en América fue detectado en Perú, el 23 de agosto de 1991. El continente fue declarado libre de Polio en 1995.

Pese a todo, Afganistán, Camerún, Guinea Ecuatorial, Etiopía, Israel, Nigeria, Pakistán, Somalia y la República Árabe Siria han registrado casos de poliomielitis en el siglo XXI y su erradicación total aun es una deuda de la humanidad.

Víctimas de la polio

Qué hizo cada quien ante la enfermedad es otra historia en sí misma. Frida Kahlo, que la padeció muy tempranamente, la hizo parte de su arte. El escritor de ciencia ficción inglés, Arthur C. Clarke, (autor de "2001: Odisea del Espacio") el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, el director de cine Francis Ford Coppola, el físico Robert Oppenheimer, el violinista Itzhak Perlman y el músico canadiense Neil Young, fueron, entre otros, alcanzados por la peor pandemia que sacudió a la humanidad previo al Covid19.

Entre los conocidos públicamente, en Argentina padecieron la enfermedad y sus secuelas figuras de distintos ámbitos: el pianista Bruno Gelber, el atleta cordobés Jean Maggi (a quien el cineasta J.J. Campanella dedicó un documental en 2019) la guionista Nené Cascallar, el académico y juez Andrés D’Alessio, la ensayista María Rosa Oliver, el bandoneonista y compositor Astor Piazzolla son algunos de los nombres que trascendieron a nivel local.

Hay también en nuestro país algunas historias puntuales y algo tardías o nulas en su divulgación. Hablan de situaciones confusas y oscuras, que sin embargo sus protagonistas llevaron a buen puerto. Es el caso de María Ángela Francesconi, que brindó su valioso testimonio a Télam:

“Yo nací en Rafaela, Santa Fe, en febrero de 1959 –repasa María Angélica–. En noviembre del ’61, por antecedentes de salud, el pediatra decidió que en lugar de la Sabin, yo debía ser vacunada con la Salk. Apenas dos semanas después, el 8 de diciembre me detectaron polio. La enfermedad me atacó en plena instancia de empezar a caminar. Me internaron. Estuve ocho meses en el hospital Vera Candioti de Santa Fe y pasé un largo tiempo en el pulmotor; mi sensación era que no coordinaba la respiración del aparato con la mía. Pero, además de la secuela que me dejó la enfermedad en la pierna, la mayor lesión psicológica que sufrí fue ese aislamiento de mi familia. Afortunadamente, los profesionales de salud hoy obligan a tener a los padres cerca de los chicos en casi cualquier internación”.

“El otro dato no menor –agrega Francesconi– es que en mi caso ocurrió algo insólito y muy dañino: al internarme le exigieron a mi mamá que entregara el carnet de vacunación y nunca se lo quisieron devolver. No dieron explicaciones: nunca supimos si la partida era defectuosa, vencida o adulterada, pero sí que en ese momento las autoridades sanitarias eligieron ocultarlo”.

María Angélica trabaja en la recuperación de las funciones musculares alteradas; es ortopedista y ortodoncista con un enfoque holístico que da excelentes resultados y recepción en sus pacientes. “Mi vocación es mi profesión” nos dice, y agrega: “elegí la posibilidad de reparar lo propio en los otros.”

La distribución de vacunas en el mundo

El 16% de la población del planeta –configurado por la suma de los países más ricos del globo– hoy cuenta con el 60% de las dosis de vacunas disponibles contra el coronavirus. De haber habido dos únicas formas libres de patente habilitadas al mundo, como ocurrió en los ´50 con las Salk y Sabin, quizás esto no estaría ocurriendo.

A su vez, es una paradoja el hecho de que si estos países inoculan a sus poblaciones antes de garantizar el acceso a las naciones menos desarrolladas, la devastación económica costará entre US$1,5 y US$9,2 billones y al menos la mitad de esa misma pérdida recaerá sobre los países poderosos, según indica un análisis del website bbc.com, cuya tendencia editorial no puede tildarse de anticapitalista.

El plan Covax va en dirección de achicar esa brecha. Pero, incluso la OMS, lo considera insuficiente para evitar una crisis global. Los expertos sugieren seguir la dirección tomada, por ejemplo, por el gobierno de Noruega, que ya ha empezado a donar dosis a los países con menor posibilidad de adquirirlas.

Un futuro pandémico con el ojo del amo

A la luz de lo que pronostican los investigadores, la universalización de los virus patógenos en oleadas cíclicas abre un capítulo histórico donde las vacunas o su ausencia definirán devastaciones superiores a las guerras mundiales. Parece entonces razonable concluir que la distribución y acceso a las vacunas no puede quedar en la administración de privados.

Si -como observan sociólogos, antropólogos, historiadores y economistas- el capitalismo está en crisis, hay una dirección tomada que debe modificarse.

Plantear a corto plazo y como asunto de Estado global el acceso a las vacunas es, pues, una prioridad moral, pero también supervivencial; una prioridad de la raza humana como especie.

Así, el tema de las patentes vuelve a interpelarnos con la lógica ética de Salk y Sabin: la libertad no es patrimonio exclusivo de los autoproclamados libertarios cuya mirada ciclópea ve las cosas con un solo ojo.

De esa mirada, también contagiosa y viral, hace falta cuidarse. Porque, parafraseando a uno de los entrevistados para este artículo, esa mirada no es otra que la del ojo del amo. (Por Gabriel Sánches Sorondo en Telam, 12/4/2021)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

JUAN BAUTISTA THORNE – “EL SORDO DE OBLIGADO”

“LOS ARGENTINOS NO SOMOS EMPANADAS QUE SE COMEN DE UN BOCADO” (JOSE DE SAN MARTÍN)

Arreciaba el combate de la Vuelta de Obligado donde fuerzas argentinas enfrentaron con valentía la agresión anglo francesa. Por orden del gobernador de Buenos Aires y encargado de las Relaciones exteriores de la Confederación don Juan Manuel de Rosas, el general Lucio Mansilla había fortificado las costas del Paraná, cerrándolo en ese punto mediante botes atados con cadena.

Sobre el parapeto de la batería Manuelita, el teniente coronel Juan Bautista Thorne arengaba a sus artilleros y solo descendía de su atalaya para rectificar el blanco de los cañones.

En esa batalla el retumbar de las piezas dañó irremediablemente su oído, aunque no frustro su voluntad de seguir disparando, cuando los buques enemigos lograron forzar el paso y seguir remontado el río hacia el norte, el general Mansilla ordenó dos veces a Thorne que suspendiera el fuego y se retirara recibiendo como respuesta “ que sus cañones le imponían hacer fuego hasta vencer o morir” como consecuencia de estos hechos la historia lo recordó para siempre como el “Sordo de Obligado”.

Su desobediencia le sirvió para marchar arrestado al convento de San Lorenzo y allí permaneció hasta que el mismo Mansilla transformó la medida disciplinaria en el nombramiento de comandante en jefe de las costas del Paraná. En ese carácter mando las baterías del Quebracho, en la que fue herido en el hombro.

Thorne no nació en nuestra tierra como muchos de nuestros primeros marinos, pero avalo su ciudadanía adoptiva con una foja de servicios impecable. Nació en Nueva York el 8 de marzo de 1807, su padre era un marino que había participado en la guerra de la Independencia de EEUU, a los once años su padre lo puso a bordo de una escuadra que toco los puertos del Atlántico y del Pacífico entonces tuvo su primera oportunidad de conocer el puerto de Buenos Aires, de regreso a su hogar, su padre lo envió a Francia para que se formara en la escuela de marinería de Tolon. Allí conoció al oficial francés Le Blanc, quien muchos años después sería su enemigo. Sin embargo su espíritu aventurero se canso de la vida de guarnición y se embarco en un barco corsario dirigido por un pariente suyo, el barco corsario fue hundido en alta mar por un navío inglés, y Thorne salvo su vida, asido con fuerza a un trozo del palo mayor del barco.

Luego recorrió los márgenes de África, hasta que un barco pirata lo condujo a las costas del Perú.

Hacia 1822 llego nuevamente a Buenos Aires, donde encontró un amigo el oficial de marina José María Pinedo, sin embargo luego se alejo hacia el Oriente donde recorrió los puertos de China y Japón, finalmente regreso a la Argentina en 1825 y su personalidad llamo la atención del gobierno interesado en formar la escuadra que debía combatir contra el imperio de Brasil, a las ordenes de Fournier formo parte de la oficialidad del Congreso. Poco tiempo después a principios de 1827, fue designado al bergantín Chacabuco que bajo el mando de Santiago Bynon se iba a destacar en lo que se denomino Gesta de Patagones, en dicha batalla ocupo un lugar destacado, al abordar el buque brasileño “Itaparica” donde arreo la bandera imperial brasileña e izó la bandera argentina.

La acción le mereció alcanzar el mando del bergantín Patagones, luego mostró su valentía en distintas acciones hasta que cayó prisionero y fue llevado hasta Río de Janeiro. Regreso al celebrase la paz y paso a comandar el Balcarce que había sido buque insignia del almirante Brown.

En 1833 emprendió la campaña del Rio Colorado al mando del bergantín Patagones con el fin de ayudar la expedición al Desierto de Rosas. Designado comandante de la goleta Sarandí, tuvo la misión de auxiliar la defensa de la isla Martín Garcia, donde mando la artillería de tierra de dicha isla, donde el 12 de octubre de 1838, las fuerzas argentinas mandadas por Gerónimo Costa lucharon heroicamente contra la escuadra francesa bloqueadora.

Destinado al servicio hizo la campaña de Entre Ríos con Pascual Echague en 1839 y cuando el 15 de abril de 1841, con el grado de teniente coronel, regresa a ponerse bajo los ordenes de Brown, debió anotarse en su foja de servicios, haber participado en las acciones de guerra de Cagancha, Pago Largo, Don Cristóbal, Caaguazú, Yerúa, Sauce Grande y Punta Diamante.

Sirvió más tarde a las órdenes del Almirante Brown, como comandante del bergantín General Belgrano, empeñado en luchar contra Garibaldi y siguió combatiendo a las dos más grandes potencias de la tierra.

Reconocida la soberanía argentina y desagraviado el pabellón, Thorne volvió a su hogar donde permaneció hasta que después de Caseros se enrolo al lado del General Hilario Lagos, como integrante de la escuadra de la Confederación Argentina.

En esos días se produjo la traición del jefe de la escuadra de la Confederación Argentina John Halstead Coe, quien por una bolsa de monedas de oro, entrego a Buenos Aires que estaba separada del resto del país la escuadra nacional, se pretendió también comprar a Thorne a través de su hermana quien fue a bordo del Enigma acompañada de la esposa del ex rosista Lorenzo Torres. Ante esta situación el marino arrebatado por su indignación, puso sobre sus rodillas a su imprudente hermana y le propino una soberana paliza por haber abusado de la relación familiar.

Posteriormente fue borrado de la lista militar de Buenos Aires, por lo tanto debió realizar por razones de trabajo varios viajes a la India , además actúo como perito naval. Solo en 1868 fue reincorporado a la Armada , en la lista de guerreros de la Independencia y del Brasil.

Vivió con modestia de los recursos que le proporcionaba su pensión militar hasta la fecha de su fallecimiento que ocurrió el 1° de agosto de 1885, a los setenta y ocho años de edad. Sus restos mortales fueron inhumados en el cementerio de disidentes. Actualmente descansan en el Cementerio Británico de Buenos Aires. Su azarosa existencia fue resumida por el propio Thorne en breves y precisas palabras “llevo en mi cuerpo la severa impresión del plomo del Imperio, de Gran Bretaña, de Francia y de la guerra civil de mi patria de adopción". (Fuente: Juan Bautista Thorne – “El Sordo de Obligado” - Dr. Juan Santiago Gosa.- Colaboracion de Oscar J. Planell Zanone – Oscar A. Turone. Agrupación Patricios Reservistas.)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1957 - ESPECTACULAR FUGA DE DIRIGENTES PERONISTAS DEL PENAL DE RÍO GALLEGOS 

El penal de Río Gallegos se había transformado en un punto de encuentro de muchos de los principales dirigentes del peronismo ya que llegaban a él desde todos los rincones del país.

Jorge Antonio, Héctor Cámpora, Guillermo Patricio Kelly, John William Cooke, José Espejo y Pedro Gomis, seis importantes dirigentes peronistas, lograron fugarse esa madrugada de la cárcel de Río Gallegos. Se trata de uno de los escapes más legendarios de la historia contemporánea argentina.

Ya sea por haber sobornado a algún guardiacárcel (en su momento se dijo que podrían haber sido unos 40 sueldos de los carceleros) o por la fe peronista de otros, o por la audacia de los prisioneros pudo llevarse a cabo la fuga.
Resulta interesante observar que en esos seis hombres se expresaba el arco ideológico y social del peronismo de aquel momento.

Luego de la caída de Juan Domingo Perón en septiembre de 1955, la autodenominada Revolución Libertadora puso en marcha una veloz "desperonización" del país. Entre otras medidas, aparecieron la prohibición de mencionar en los medios al ex presidente (allí nació lo de "tirano prófugo"), el rebautismo de todos los lugares llamados como la antigua pareja presidencial y la detención de los principales dirigentes peronistas. Las primeras acusaciones para quienes no cumplieran con esas disposiciones eran genéricas. La principal era "traición a la patria". Luego se constituyeron las Comisiones Investigadoras.

La interdicción de bienes era una medida frecuente mientras se multiplicaban las denuncias de corrupción y día a día aparecían nuevos casos. Las prisiones, que al principio parecían pasajeras, se fueron consolidando. Los detenidos se fueron amontonando en la Penitenciaría de la calle Las Heras, en la ciudad de Buenos Aires.

Luego empezaron los traslados. A los más influyentes, a los de mayor peso, se los fue derivando a prisiones periféricas, de provincias. Algunos hasta fueron destinados al fin del mundo. Literalmente. El presidio de Ushuaia, que había sido reconvertido en base militar, fue puesto de nuevo en funcionamiento para alojar a los presos más resonantes. Las condiciones de detención eran duras. A eso se le debía sumar la lejanía de los afectos y el clima que golpeaba los ánimos. 

La seguridad del penal de Río Gallegos era laxa como si la lejanía con el mundo y el viento perpetuo fueran la mejor de las defensas. Muy cerca de la cárcel había un frigorífico. Una de las posibilidades de escape era confundirse con los empleados durante un cambio de turno, aprovechando el tráfico de la entrada y salida de operarios. Para eso familiares de los presos ingresaron delantales blancos y gorros. Jorge Antonio también logró hacer ingresar algún arma que escondía en su colchón.

El plan estaba en marcha, junto a Jorge Antonio estaba Guillermo Patricio Kelly, otro de los detenidos allí, un hombre de acción. Un inescrupuloso que no parecía conocer el miedo. John William Cooke muy respetado por el resto. Sus conocimientos, su voz firme pero tranquila, su inteligencia eran valoradas. Por el otro, el peso dentro del peronismo: Perón lo había nombrado recientemente su delegado en el país. Los otros lugares también fueron representativos. El sindicalista Espejo como líder de los trabajadores y Cámpora como el brazo político, aquel que comandó a los legisladores en los años tumultuosos de la Cámara. Pedro Gomis había sido el último en llegar al penal, poco días antes. Los negociados en YPF ocupaban la tapa de todos los diarios. Y el sindicalista petrolero, casi un precursor en estas lides, era uno de los principales acusados. 

Durante años se especuló por la integración de esta lista de fugados. Los propios involucrados quisieron hacer creer que se fueron involucrando de a poco, casi sin querer. Pero teniendo en cuenta la conformación final del grupo y la poca afinidad entre algunos de ellos no sería extraño que alguien influyente desde afuera haya solicitado que algunas personas fueran incluidas. 

Jorge Antonio daba las órdenes. Suena lógico: él era el que financiaba la aventura. Guillermo Patricio Kelly ponía la dosis de exuberancia y temeridad necesarias en una empresa de este tipo, José Espejo como ex conductor de los trabajadores era una figura emblemática. Lo mismo sucedía con Héctor Cámpora, el dentista de San Andrés de Giles, que con su lealtad inalterable se había ganado la confianza de Perón y había llegado a presidir la Cámara de Diputados. John William Cooke era, probablemente, el intelectual más importante del peronismo. El delegado personal de Perón dotaba de argumentos y nutría conceptualmente al movimiento. Pedro Gomis ocupaba la secretaría gremial de los Petroleros, un sindicato poderoso.

A las 2.15 de la mañana de ese 18 de marzo empezó el operativo. Jorge Antonio llamó a su celda al guardia Campolito. Apenas llegó lo apuntó con su arma, ingresada de contrabando. Kelly lo despojó del arma reglamentaria y de las llaves. Recogieron a los demás de sus celdas y se escaparon sin demasiada oposición. Fuera del penal esperaron el auto que llegó con retraso. Al carcelero lo llevaron con ellos. Nunca se sabrá si a la fuerza o todo fue una puesta en escena y se trató de un cómplice más. De allí se dirigieron hacia Chile. Apretados: varios maldijeron a Cooke y a Gomis por su falta de cuidado en las comidas. Luego empujaron el auto por el pasto para no despertar a los dormidos gendarmes argentinos. Retomaron la ruta e ingresaron a Chile. En Punta Arenas pidieron asilo político. Mientras la situación se dirimía, el gobierno chileno (afín a Perón, de buena relación con éste) los alojó en un cómodo hotel.

El revuelo fue muy grande. El tema fue tapa de los diarios a ambos lados de la Cordillera de los Andes. Los seis fugados fueron trasladados a Santiago y comenzó el proceso por la extradición que el gobierno argentino exigía a los gritos. La justicia chilena consideró que la detención y juzgamiento en la Argentina habían estado viciadas y aceptó la condición de presos políticos. Así los fugados consiguieron el asilo. Todos excepto Guillermo Patricio Kelly, que fue considerado un delincuente común. 

El hecho fue un impacto. Para muchos el primero de los triunfos de la Resistencia Peronista: un alivio ver a algunos de sus principales referentes burlar a la Revolución Libertadora (fusiladora) luego de la pérdida del gobierno y la proscripción. 
Perón lo llamó "una fabulosa piantada".
Para otros fue tan sólo (y nada menos) que una gran historia. La fuga de la cárcel de Río Gallegos integra la antología de escapes célebres. Nunca se sabrá con exactitud cómo se pergeñó, quiénes colaboraron, si tuvieron más peso la audacia y el ingenio que la inoperancia y la venalidad. Tal vez no importe demasiado. 
La leyenda y sus protagonistas siguen fascinando.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

EVA PERÓN Y LAS LUCHAS FEMINISTAS
Eva Perón fue decisiva no solo para instaurar el voto femenino en 1947, sino para lograr avances que han quedado olvidados, como el ingreso de decenas de legisladoras al Congreso por primera vez. A pesar de ello, la relación entre feminismo y peronismo ha quedado atada a una serie de interpretaciones parciales y recién hoy comienza a revisarse.

El 11 de noviembre de 2021 se cumplirán 70 años de la primera vez que las mujeres votaron a nivel nacional en Argentina. Se trata de una elección conocida por ser la que le permitió a Juan Domingo Perón ser nuevamente elegido Presidente, y también por ser la primera y única vez que pudo votar Eva Perón. Lo hizo desde el policlínico donde estaba internada, ya con su enfermedad avanzada. El voto femenino fue posible gracias a la sanción cuatro años antes de la Ley N° 13.010 que consagraba “los derechos políticos de las mujeres”, una ley largamente anhelada por diferentes agrupaciones políticas y feministas que desde comienzos del siglo XX habían emprendido la lucha por el sufragio de las mujeres. Más de una decena de proyectos habían llegado a presentarse en el Congreso durante la primera mitad del siglo XX, pero ninguno fue aprobado: la mayoría en ambas Cámaras solía estar bajo el control de los partidos conservadores, opositores a otorgar derechos a las mujeres.

Pero las elecciones de 1951 fueron importantes por un aspecto que suele estar ausente en la memoria histórica: por primera vez fueron elegidas diputadas y senadoras mujeres. A partir de la apertura de sesiones legislativas de 1952 el Congreso de la Nación y las diferentes legislaturas provinciales contaron con la presencia de más de 100 legisladoras. Por primera vez hombres y mujeres discutirían y decidirían sobre la cosa pública de igual a igual. Un dato no menor es que todas las mujeres que ingresaron a las Cámaras de diputados y senadores ese año provenían del Partido Peronista, que había creado la rama Partido Peronista Femenino. El otro partido político con fuerza electoral, la Unión Cívica Radical, no llevó mujeres en sus listas. El estatuto partidario permitía a las mujeres tan sólo tareas secundarias, como las de propaganda. Otros partidos sí incorporaron mujeres, como el Partido Comunista que llevó la primera candidata a la vicepresidencia, Alcira de la Peña, pero la cantidad de votos que obtenían no les permitió colocar legisladoras en el Congreso.

Creado en 1949, el Partido Peronista Femenino fue la herramienta que permitió la incorporación masiva de mujeres a la política. Con una estructura de penetración territorial muy capilar, era absolutamente vertical: la conducción residía en Eva Perón, y a ella respondían de manera directa o indirecta todas las militantes. Eva eligió personalmente a veinticuatro delegadas, cada una de ellas a cargo de una provincia, y luego subdelegadas que controlaban porciones de territorio más pequeñas, lo que les permitió avanzar por todo el mapa nacional. Se cree que llegaron a haber unas 3.600 subdelegadas, número que nos permite tener una idea de la masividad que adquirió este partido en muy poco tiempo. El objetivo principal era empadronar a las mujeres, entregarles la libreta cívica y capacitarlas para ejercer por primera vez el voto.

El Partido Peronista Femenino fue, junto a la Fundación, el pilar central en la construcción de poder de Eva Perón. Un poder que, al decir de Marysa Navarro, una de las mejores biógrafas de Eva, era similar al que había construido el propio Perón (1). Sólo los diferenciaba el hecho coyuntural de que uno era Presidente. Una mujer, entonces, que construye un poder político central en Argentina incluso antes de que las mujeres votaran, antes de que fueran consideradas sujetos políticos, antes de que fueran consideradas ciudadanas. Un caso único dentro de los países republicanos de mediados del siglo XX.

Eva no sólo construyó poder para sí; también disputó poder para sus compañeras. A partir de las elecciones de 1951 el armado de las listas de legisladores que presentaría el peronismo fue objeto de disputas internas entre las tres partes que componían el peronismo: el Partido Peronista de los hombres, la CGT y el Partido Peronista Femenino. En este marco, como resultado de las elecciones de 1951 y 1953, la composición del Congreso Nacional mostraba casi un 30% de mujeres. Es interesante la comparación con otros países: en Chile, por ejemplo, había sido aprobada una ley de sufragio femenino en 1949, poco tiempo después de la sancionada en nuestro país, pero hacia 1957 habían pasado por el Congreso de ese país tan sólo cuatro mujeres legisladoras, bien lejos del centenar que hubo en nuestro país. Lo que sucedía por ese entonces en otros países era más similar a lo que ocurría en Chile que en Argentina.

Incluso en la historia de Argentina lo sucedido a mediados del siglo XX parece ser una isla. La cifra del 30% de composición de mujeres en el Congreso recién volvería a repetirse más de cuarenta años después, a fines de la década de los 90 y gracias a la Ley de Cupo Femenino de 1991, que obligaba a los partidos a presentar 30% de mujeres en sus listas. Durante el primer peronismo se llegó a ese número sin necesidad de ley alguna, sólo por el empuje y la voracidad que Eva y el Partido Peronista Femenino le dieron al ingreso de las mujeres en la política.

Otros derechos

El primer peronismo no significó únicamente la igualación en términos políticos del hombre y la mujer. Esos años posibilitaron también un ensanchamiento en la agenda de los feminismos. En hechos pero también en palabras, se planteó la necesidad de nuevas conquistas. Desde la vestimenta a la que podían acceder hasta la función que cumplían en la sociedad, se fue reformulando el estereotipo de mujer tradicional. Incluso realizando cuestionamientos que hasta en la actualidad siguen siendo temas pendientes. En un discurso de diciembre de 1946, uno de los primeros que dio en público, una Eva muy joven, de voz aguda, nerviosa, que tartamudea, habla frente a trabajadores y trabajadoras de la industria textil, que suele tener una gran proporción de mujeres. Después de plantear la necesidad de que se sancione la ley que habilita a las mujeres a votar y mencionar la licencia por maternidad, Eva se pregunta: “¿Por qué, si rendimos igual, nos han de pagar menos?”. O la posibilidad, planteada en La razón de mi vida, de que lo que hoy llamamos “tareas de cuidado” sean remuneradas a través de un salario mínimo.

Es importante plantear estas cuestiones porque a lo largo del tiempo se fue macerando una imagen de Eva Perón que,más que una figura disruptiva en la historia argentina, la dibuja como alguien que se limitó a prolongar un estereotipo patriarcal de disciplinamiento sobre la mujer. Esta noción se construyó a partir del recorte de algunas frases aisladas de los textos de Eva más conocidos, en donde habla de la mujer como eje del hogar y la familia. Otras perspectivas muestran una pequeña variación: mientras el peronismo habría producido rupturas en los hechos respecto del género, en sus discursos y palabras, en su lengua, habría mantenido una estructura conservadora.

Sin embargo, aunque es cierto que algunas de esas líneas tradicionales forman parte del lenguaje del peronismo, propias de un determinado clima de época, lo cierto es que convivieron con otras, que produjeron profundas rupturas. Si bien Eva Perón fue crítica de los feminismos en varios pasajes, también sostuvo que necesitamos un “feminismo moderno”. O la marcha del Partido Peronista Femenino, Evita capitana, mujeres que nunca habían votado cantando: “por Perón y por Evita la vida queremos dar”, consignas que remiten más a 1970 que a 1950.

Borrar la memoria

¿Cómo entender estos fragmentos del pasado del primer peronismo en los que el campo de lo posible para las mujeres se ensanchó como nunca antes en la historia argentina, generando profundas rupturas en las tradiciones patriarcales? ¿Es posible pensar un vínculo entre peronismo y feminismo? Si se trató del movimiento político que habilitó avances contundentes, materiales y simbólicos, de las mujeres, ¿por qué durante mucho tiempo se concibieron como movimientos paralelos, que se rechazaban?

En primer lugar, hay que marcar que la experiencia de las mujeres durante el primer peronismo ha quedado invisibilizada de la narrativa histórica. Sólo así pudo crearse una imagen conservadora y patriarcal de Eva Perón. Incluso en la actualidad sigue habiendo un profundo desconocimiento: sabemos muy poco, por ejemplo, sobre las biografías de las delegadas y subdelegadas del Partido Peronista Femenino, sus unidades básicas, la labor parlamentaria que realizaron las primeras diputadas y senadoras. En el barrio de Puerto Madero de la Ciudad de Buenos Aires numerosas calles llevan los nombres de mujeres que lucharon por sus derechos, como Victoria Ocampo, Alicia Moreau de Justo y Julieta Lanteri, pero ninguna recuerda a las primeras políticas peronistas. No han quedado en la memoria popular, y muy poco en la académica, los nombres de esas primeras legisladoras, quienes tuvieron que vencer muchas resistencias para poder incorporarse por primera vez a la política.

Este desconocimiento no es casual. El golpe de Estado que se impuso en septiembre de 1955 tuvo entre sus objetivos explícitos “desperonizar” al país. Para eso se adoptaron medidas como el conocido Decreto 4161 que, entre otras cosas, prohibía mencionar a Perón y a Eva Perón. La dictadura que se instauró a partir del golpe tuvo un particular interés en disciplinar la experiencia política de las mujeres. No sólo porque gran parte de las legisladoras y delegadas del Partido Peronista Femenino fueron encarceladas, muchas de ellas por más de dos años, prohibiéndoles, en muchos casos, volver a ejercer sus profesiones. Se atacaron, además, las unidades básicas del Partido y se ensañaron particularmente con su archivo, buscando que no queden huellas, que no sea posible la transmisión, de modo que hoy quedan solo piezas desperdigadas, generalmente en manos privadas: en 2012 el Departamento de Estudios Históricos Navales encontró una gran cantidad de documentos pertenecientes a Isaac Rojas, el vicepresidente de facto luego del golpe del 55, que habían sido entregados por sus hijos tiempo antes al Archivo General de la Armada Argentina para que los custodien.

Pero la dificultad para pensar el vínculo entre peronismo y feminismo no sólo proviene de la invisibilización de esta experiencia histórica. Hay que señalar también la incomodidad que genera la figura de Eva Perón, incluso dentro del propio peronismo: después del golpe de 1955 se consolidó su imagen de abanderada de los humildes por su labor en la Fundación Eva Perón, una noción centrada en el vínculo con las organizaciones sindicales, una Evita santa, pero se rescató poco su rol en tanto dirigenta política. El propio movimiento marginó una arista fundamental de su propio recorrido.

De esta manera, el hecho de que Eva Perón tuviera que resignar en 1951 su candidatura a la vicepresidencia, que había impulsado y alimentado como parte del mismo avance que estaba generando con las mujeres en las listas de legisladores, fue narrado y mitologizado como el “renunciamiento histórico”. Es decir, como un hecho de grandeza por parte de ella. A lo largo del tiempo se sumaron interpretaciones que ponían de relieve el estado avanzado de su enfermedad o la oposición de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, no hubo lecturas que pensaran este hecho en clave de género, como un límite que encontró Eva, quizás porque no permitía la monumentalización de su figura. Un límite a una mujer que, aun con toda su influencia, tuvo que enfrentarse al poder masculino, resignando aquello que legítimamente había construido y proyectado. Esta figura construida a lo largo del tiempo de una Eva excepcional y con rasgos heroicos de alguna manera contribuyó a invisibilizar la organización colectiva que construyó y opacó el rol de tantas mujeres que lucharon junto a ella.

Eva Perón, por último, es una figura incómoda para ciertas vertientes de los feminismos, por varios motivos. El primero tiene que ver con un recorrido histórico: la gran mayoría de los movimientos que se autodenominaban feministas fueron profundamente antiperonistas. Aquellas agrupaciones que durante la primera mitad del siglo XX habían iniciado una larga lucha por el sufragio femenino llegaron incluso a oponerse en 1947 a la sanción de la ley que lo habilitaba, con el argumento de que se sancionaba bajo el gobierno de Perón, a quien consideraban un fascista. En esta ocasión, el antiperonismo predominó por encima de las reivindicaciones por las que venían peleando durante décadas.

Y en este sentido hay que sumar otro elemento que genera incomodidad: Eva Perón nunca fue un personaje puro, sino que en ella pueden leerse tensiones y complejidades que estaban en pugna a mediados del siglo XX. Ya mencionamos la convivencia en sus discursos de elementos tradicionales y rupturistas. Pero hay un elemento más de esta impureza: en Eva las cuestiones de género estuvieron siempre atravesadas por otra variable, la clase social. Para Eva la apelación a las mujeres no era en abstracto, no se limitaba a un conjunto total, sino que hacía un recorte: buscaba un sujeto político en particular, las mujeres trabajadoras, las humildes, las descamisadas, las “mujeres de pueblo” como las llamaba, en oposición a las “oligarcas”. Esto para ciertos feminismos era –y todavía es– intolerable.

La figura de Eva Perón abre el desafío de pensar el feminismo no como una corriente ajena a la política en términos tradicionales, sino como algo enlazado con otras tradiciones. En La razón de mi vida llega a decir: “De nada nos valdría un movimiento femenino organizado en un mundo sin justicia social. Sería como un gran movimiento obrero en un mundo sin trabajo. ¡No serviría para nada!”. Feminismo y justicia social como algo indisoluble. (Marysa Navarro, Evita, Edhasa, 2005, Historiadora, Le Monde Diplomatique, Edición Cono Sur) - (Telam, FEMINISMO Y PERONISMO, UNA LECTURA HISTÓRICA)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

LA LIBERTADURA - 16 de septiembre de 1955

El 16 de septiembre de 1955, el general retirado Eduardo Lonardi -hijo de un músico italiano y perteneciente a la rama de artillería- dirige en Córdoba un levantamiento militar que se extiende a Buenos Aires y a otras ciudades. El movimiento golpista contra el gobierno constitucional de Juan Domingo Perón recibe apoyo de la marina de guerra al mando del contralmirante Isaac Francisco Rojas. La flota naval bombardea Mar del Plata y amenaza con destruir la destilería de petróleo de La Plata.

Rojas ha descubierto su repentino antiperonismo después de la insurrección militar del 16 de junio de ese mismo año. Tres años antes, en mayo de 1952, el secretario general de la Confederación General del Trabajo, José Espejo, había realizado una visita a la base naval de Puerto Belgrano. El jefe de la instalación, el entonces capitán de navío Rojas, le entregó como obsequio la réplica de un mástil con las insignias de la marina de guerra y destacó la satisfacción que le producía la presencia de Espejo porque traía el saludo de los trabajadores. El oficial naval, que se definía como peronista y había sido edecán de Eva Duarte, brindó por Perón, Evita y la CGT.

En sus épocas de asistente militar su servilismo llegaba al punto de ofrecerse para cuidar a los sobrinos de la Primera Dama.

Ni vencedores ni vencidos

El 19 de septiembre Perón ofrece su renuncia y se refugia durante pocos días en la embajada de Paraguay. De ahí, pasa a una cañonera de ese país anclada en Puerto Nuevo. Cuatro días después, Lonardi asume como presidente provisional de la autodenominada Revolución Libertadora con el lema Ni vencedores ni vencidos, y designa al contralmirante Rojas como vicepresidente. Lonardi, un militar retirado, recto y austero, carece de experiencia política pero tiene claro que su mandato deberá ser breve y buscar soluciones que no excluyan a los peronistas.

El gobierno de facto disuelve el Congreso e interviene los gobiernos provinciales, las universidades y los medios de prensa oficiales. Las provincias Eva Perón y Presidente Perón vuelven a ser denominadas La Pampa y Chaco. El economista Raúl Prebisch, director del Banco Central durante la Década Infame, se transforma en asesor de nuevo régimen. Por su intermedio, Argentina inicia su tormentosa relación con el Fondo Monetario Internacional

El 3 de octubre, Perón vuela en un hidroavión paraguayo rumbo a Asunción. La Revolución Libertadora manifiesta su desagrado al gobierno de Paraguay por la presencia en su territorio del presidente derrocado. El 4 de noviembre, el general abandona el país vecino y viaja a Venezuela. De ahí, se traslada a Panamá, donde estará nueve meses.

Lonardi sólo permanece 50 días en el gobierno. El 13 de noviembre un golpe palaciego lo obliga a renunciar abruptamente. Ni vencedores ni vencidos, su lema conciliador, nunca se pondrá en vigencia. Los altos mandos quieren participar de todos los resortes del poder y, desde allí, impulsar planes que no tienen nada que ver con la reconciliación. Después, el militar explica: “Comunico al pueblo que no es exacto que haya presentado mi renuncia al cargo de presidente provisional, o que mi salud tenga algo que ver con mi retiro de la Casa de Gobierno. El hecho se ha producido exclusivamente por decisión de un sector de las fuerzas armadas”.

Ese sector militar es duro y pide revancha. El general Pedro Eugenio Aramburu, jefe del Estado Mayor del Ejército, ocupa la presidencia y confirma al contralmirante Rojas como vicepresidente. Juntos iniciarán una implacable cacería de peronistas, que continuarán gobiernos posteriores. Durante años habrá ganadores y derrotados.

Lo curioso es que Aramburu, que había sido el principal conspirador contra Perón y quien debería haber encabezado la sublevación, consideró en septiembre que no contaba con suficientes fuerzas para el intento. Actuó con cautela, dirán algunos; se comportó como un cobarde, afirmarán otros. Fue Lonardi, un general que no estaba en actividad y que ya presentaba los síntomas de un cáncer que en cuatro meses lo mataría, quien se arriesgó e inmediatamente asumió el liderazgo. Aramburu, además, se encontraba en Paso de los Libres (Entre Ríos) y, según sus propios camaradas de armas, tuvo una participación bastante deslucida durante la insurrección.

“Queremos convertirlos en piltrafas humanas”

Después del golpe de septiembre de 1955, el ex diputado John William Cooke y el sindicalista Armando Cabo habían intentado organizar la resistencia clandestina a los militares subversivos, pero ambos terminan presos.

A mediados de octubre, la policía descubre que El Bebe Cooke ha buscado refugio en el departamento del historiador José María Rosa y los detiene a los dos. Cooke, que se disponía a viajar a Paraguay para entrevistarse con Perón, es encerrado en la Penitenciaría Nacional. A fines de ese año, por órdenes del contralmirante Rojas, es trasladado con otros prisioneros políticos a la cárcel de Ushuaia, 3 mil 600 kilómetros al sur de Buenos Aires.

Jorge Antonio, un hombre de negocios de origen sirio, es otro de los detenidos y trasladados. En su juventud había sido enfermero y luego un audaz vendedor de autos que había logrado la radicación de la Mercedes Benz alemana para fabricar camiones en el país. En 1955, los “comandos civiles” le queman su chalet en Mar del Plata.

En un libro publicado en 1970, el empresario describe el presidio de Ushuaia: “Durante el gobierno peronista se había suprimido el penal, donde antes, en los tiempos de la implacable oligarquía, se enviaba a los condenados a cadena perpetua. Un lugar feroz en nuestra geografía, donde los que intentaban huir a la fiereza de los guardianes, perecían a manos de la crueldad del clima o perdidos, atrapados por las montañas y los lagos, cruzados por las ráfagas de viento a más de cien kilómetros, por las ventiscas de nieve o las largas noches casi polares”.

Otro prisionero, Oscar Albrieu, ex ministro del Interior, contará años después que en Ushuaia la temperatura llegaba a 40 grados bajo cero pero los guardiacárceles no encendían las estufas para los prisioneros. Los presos se lavaban junto a un cañito del que salía agua de deshielo. En vez de camas o catres, les dieron colchonetas para que durmieran en el suelo.

Entre los carceleros –relata Jorge Antonio– había un teniente de apellido Esquivel, quien les repetía: “Estamos tratando de deprimirlos. Queremos hacerles bajar las cabezas, humillarlos definitivamente, convertirlos en piltrafas humanas. Cuando esto ocurra serán como muñecos en nuestras manos y no habrá necesidad, siquiera, de tenerlos encerrados”. El teniente Esquivel, quien revistaba con los militares “liberales” que derrocaron al “fascista” Perón, constituye un lejano antecedente de lo que dos décadas después, a partir de marzo de 1976, se convertirá en método sistemático en los campos de concentración clandestinos y en la Escuela de Mecánica de la Armada.

“¿Dónde están las armas?”

El Gallego Armando Cabo también es uno de los primeros detenidos por los “libertadores”. Y en los años siguientes se convertirá en un habitual huésped de la cárcel. Los policías que lo apresan, obsesionados, insisten con la misma pregunta mientras le aplican la picana eléctrica. Quieren saber dónde están ocultas las 5 mil pistolas y las mil 500 ametralladoras de la Fundación Eva Perón. La misma pregunta le hacen después, entre golpe y golpe, sus interrogadores de la marina.

En octubre de 1955, Perón formula en el destierro paraguayo las primeras declaraciones a la prensa desde su derrocamiento y se refiere a las milicias sindicales que él mismo había vetado. En una entrevista a El Día, de Montevideo, asegura que ha querido evitar un baño de sangre: “Bastaría pensar en lo habría ocurrido si hubiera entregado armas de los arsenales a los obreros decididos a empuñarlas”. En ese entonces, se calculaba que las tropas leales y los trabajadores peronistas triplicaban a las fuerzas militares subversivas.

Mucho tiempo más tarde, Cabo recordó en una entrevista periodística: “La mayor parte de la cúpula que había jurado en la Plaza de Mayo dar la vida por Perón, no apoyó los intentos de convocar la huelga general en defensa del pueblo y finalmente cayó sin pena ni gloria”. En 1956, el sindicalista está detenido en un barco y un capitán de navío le dice irónicamente: “La insurrección militar no la ganamos nosotros, sino que la perdieron ustedes”. Cabo reconoció que, en parte, el oficial de marina estaba en lo cierto.

Por esas mismas fechas, Perón le envió una carta a John William Cooke y acusó a dos generales supuestamente leales a él, Franklin Lucero y Horacio Sosa Molina, de haberse opuesto a la entrega de armas a los trabajadores.

Tierra arrasada

La Revolución Libertadora se dedica a desmontar la maquinaria justicialista y a borrar todo lo que recuerde al gobierno derrocado. El Partido Peronista es disuelto. El ejército interviene la CGT y designa como responsable a un capitán de navío de doble apellido, Alberto Patrón Laplacette. Miles de dirigentes obreros son destituidos. Grupos civiles, entre los que se encuentran conservadores, radicales y comunistas, asaltan sindicatos. Se desata la cacería: funcionarios, dirigentes políticos, empleados públicos, gremialistas, militantes y simples simpatizantes son perseguidos y encarcelados; aumentan las denuncias sobre torturas brutales.

El 5 de marzo de 1956, el decreto 4161 decide que “en su existencia política, el Partido Peronista ofende el sentimiento democrático del pueblo argentino”. La medida prohíbe en todo el país “la utilización de la fotografía, retrato o escultura de los funcionarios peronistas o de sus parientes, el escudo y la bandera peronista, el nombre propio del presidente depuesto, el de sus parientes, las expresiones peronismo, peronista, justicialismo, justicialista, tercera posición”. La prohibición se extiende a “las fechas exaltadas por el régimen depuesto, las marchas Los muchachos peronistas y Evita capitana, los discursos del presidente depuesto y su esposa”.

El nuevo régimen castiga con cárcel el hecho de nombrar a Juan Domingo Perón y a María Eva Duarte, y de exhibir los símbolos partidarios “creados y por crearse”. Durante años, el periodismo escrito y radial se referirá al general derrocado como “el dictador depuesto” y “el tirano prófugo”.

Se destruyen monumentos y se queman libros escolares. La Ciudad Infantil Evita es arrasada y se clausura la Fundación de Ayuda Social Eva Perón. El militar que asume como interventor elabora un informe en el que menciona el derroche peronista que significaba darles de comer carne y pescado todos los días a los chicos y, además, bañarlos y ponerles agua de colonia. El interventor contrata una cuadrilla para romper a martillazos toda la vajilla con el sello de la institución.

Se crean 50 comisiones investigadoras. Al contrario de las normas del derecho, no son los acusadores quienes tienen que probar el delito sino los acusados quienes deben demostrar su inocencia. Durante el mandato de Aramburu y Rojas se acusa a Perón de 121 delitos, se le inicia un juicio por “traición a la patria” y se le prohíbe el uso del grado militar y el uniforme. En las fuerzas armadas, comienza una depuración que continuará durante varios años.

Los vencedores divulgan públicamente el contenido del guardarropa de Evita y hacen un inventario de sus joyas. El nacionalista Juan Carlos Goyeneche, secretario de Difusión, anuncia que en la residencia presidencial se hallaron “20 millones de dólares dejados por Perón”. El hecho nunca se prueba y luego es olvidado, pero la técnica de las “revelaciones” continúa y se instala en la cabeza de los que no necesitan ver para creer. El nuevo régimen asegura públicamente, aunque nunca presenta pruebas, que el ex presidente de casi 60 años mantenía una relación sentimental con una niña de 14, alumna de secundario.

El cadáver de Evita, que aguardaba en el segundo piso de la CGT, en Azopardo al 800, la construcción de un mausoleo, es vejado por un grupo de militares, escondido en diversos lugares y, finalmente, sacado furtivamente fuera del país. El motivo: evitar que su sepultura se convierta en un lugar de peregrinación peronista. Los profanadores, entre los que se encuentra el capitán de navío Francisco Manrique, mantendrán el cuerpo oculto en Europa durante 16 años. Durante esos largos años, ella también fue una desaparecida, una tumba sin nombre, una N.N.

El diario La Prensa, que en abril de 1951 había sido expropiado y entregado a la CGT, vuelve a manos de sus dueños. El ministerio del Interior reparte los medios de comunicación peronistas y a cada sector ideológico le asigna un órgano de información. La Época pasa a los socialistas; El Mundo, a un grupo demócrata cristiano; La Razón, a los radicales (años después, por una turbia maniobra comenzará a ser controlada por el Servicio de Inteligencia del Ejército). Democracia, conocido como “el diario de Evita”, corre una suerte incierta y, más adelante, desaparece. El escritor Ernesto Sábato es nombrado director de la revista Mundo Argentino.

Lo mismo sucede con las radios; varias emisoras van a manos de la marina o a sectores vinculados a ella. Los vencedores tienen el control total de la prensa. Los vencidos, nada; sólo el resentimiento, el rumor y el comentario boca a boca. Se prohibe la circulación de medios impresos simpatizantes de “la segunda tiranía”. Lo único que se logra es que prolifere una gran cantidad de panfletos clandestinos y que las paredes de la ciudad amanezcan con enormes pintadas de alquitrán negro. En voz baja, mientras tanto, la Revolución Libertadora pasa a ser denominada “la Liberta... dura”. (R.Bardini, La Gazeta Federal)

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1964 – MIGUEL FITZGERALD VUELA A LAS ISLAS MALVINAS Y PLANTA LA BANDERA NACIONAL
Primer vuelo de un argentino a nuestras Islas Malvinas

El piloto Miguel Fitzgerald era hijo de padres irlandeses, nació el 8 de septiembre de 1926 y falleció el 25 de noviembre de 2010, fue el primer argentino en volar a nuestras Islas Malvinas y plantar la Bandera Argentina el 8 de septiembre de 1964. Lo hizo solo y el día de su cumpleaños, piloteando un avión monomotor Cessna.

En sus narraciones de este hecho histórico, dice que fue solo una ocurrencia que tuvo, sin darle demasiada importancia, hizo algo que creía que debía hacerse, que solo lo llevó a cumplir un sueño que tuvo.

Decía que ser piloto civil, es una vocación, a los seis años tenía esos sueños, a los 16 años voló planeadores y a los 20 años, aviones con motor.

Era un avezado piloto, en el año 1962 había realizado otra hazaña, fue un vuelo a Nueva York sin escalas con un monomotor Cessna 210 (260 HP)

Trabajó en Aerolíneas Argentinas, hizo fotografía aérea, taxi aéreo, remolque de carteles y aclara que no hizo fumigación ni contrabando, pero hizo de todo.

Ese año de 1964, Malvinas estaba en la agenda de las Naciones Unidas, no por iniciativa del gobierno argentino, sino por decisión de la Asamblea, se estaba por tratar el tema de las colonias en Américo y en los hangares del país, en las charlas entre pilotos, aparecía y reaparecía el sueño de cruzar a Malvinas y plantar nuestra bandera Argentina.

Fitzgerald decidió que lo haría y a través de un amigo suyo que trabajaba en el diario La Razón averiguó si les interesaba la cobertura periodística y a él a su vez le interesaba la difusión, para protegerse, porque podía ser sancionado por la Fuerza Aérea con una suspensión severa.

Al editor del diario, no le interesó la propuesta y como acababa de salir el diario Crónica, su joven director se entusiasmó con la misma. Le ofreció el avión, el combustible, los gastos, si viajaba con él un fotógrafo del diario, pero ese viaje Fitzgerald lo quería solo para él, solamente requería un Avión Cessna 182 similar al que utilizó y que le hicieran, para cubrirse, una nota cuando volviera.

Esto no prosperó y el Cessna se lo prestó finalmente el señor Siro Alberto Comi, presidente del Aeroclub de Monte Grande, que era representante de esa marca de aviones.

Fue redactada la proclama que reivindicaba a las Islas como argentinas y Fitzgerald partió al sur, rumbo a Río Gallegos, a cumplir con su hazaña personal.

Era el 8 de septiembre de 1964 y ese mismo día él cumplía 38 años de edad, cumplió esta proeza, con un pequeño avión Cessna 185, al que bautizó “Luis Vernet”.

Decía que cuando uno está volando y está haciendo algo arriesgado, no piensa en nada más que en eso, está concentrado en lo que está haciendo, manifestaba que para él era así, porque es muy cerebral, como si haber hecho lo que él hizo no exigiera al menos un impulso fenomenal.

La pista de despegue fue la del Aeroclub de Río Gallegos, que no tenía torre de control monitoreada por la Fuera Aérea.

Voló mar adentro y a las tres horas y quince minutos estuvo en contacto visual con el archipiélago de Malvinas.

Desde arriba veía un rectángulo como de cientos de islas e islotes, pero cuando sobrevoló el archipiélago, una capa muy densa de nubes le impide ver y no podía descender entre las mismas, porque en alguna parte sabía que había un cerro de seiscientos metros de altura, entonces esperó y claro y cuando lo vio inició el descenso hacia debajo de la capa de nubes e identificó Puerto Argentino, visualizando la pista de cuadreras, donde aterrizó normalmente.

Se bajó del avión y colgó la Bandera Argentina en el enrejado de la cancha; se le acercó un hombre de los que se habían juntado a ver el aterrizaje, quien le preguntó si necesitaba combustible; porque no se le había ocurrido que era argentino.

Entonces le da la proclama escrita en español y le dijo: “Tome, entréguele esto a su gobernados”; se subió al avión y despegó normalmente volviendo a Río Gallegos, todo esto llevó unos quince minutos.

Cuando llegó a Río Gallegos el señor Héctor Ricardo García, el director de Crónica, empezó a jugar su papel, Crónica tenía la primicia.

El título en letra catástrofe fue: “Malvinas: hoy fueron ocupadas” y ese día, 8 de septiembre de 1964, no se habló de otra cosa y La Razón registró uno de los días de más bajas ventas de su historia, su competidor llamó la atención e inauguró un estilo periodístico.

Cuenta la leyenda que hasta ese día los diarios no aceptaban devoluciones, pero los canillitas presionaron tanto a La Razón para devolverle sus ejemplares, que este antecedente después pudo modificar la relación entre los dueños de los diarios y los repartidores.

Al volver a Buenos Aires, en el Aeroparque de la Ciudad de Buenos Aires, lo esperaban del Movimiento Nacionalista Tacuara, quienes lo subieron a un Jeep y lo llevaron a dar vueltas por la ciudad, como a un héroe.

Ese recibimiento y el festejo popular hicieron que la Fuerza Aérea no suspenda la matrícula de pilo y se le aplicó solamente un apercibimiento.

Miguel Fitzgerald no estuvo en la tapa de los diarios y es de extrañar que un hombre que hizo lo que hizo, ni por un momento se lamentó de no tener una foto que hubiese registrado la hazaña.

Por gentileza del Correo Argentino, se realizó un matasellos especial alusivo al Cincuentenario del Vuelo de Miguel Fitzgerald a las Islas Malvinas el 8 de septiembre de 2014, en la sede central de Correo Argentino estuvieron presentes la esposa del piloto, Palmira, junto con amigos y familiares.

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

 

LA IMPORTANCIA DE LA ABUELA/O EN LA VIDA DE UN NIETO O NIETA Y VICEVERSA

Enrique Orschanski es un pediatra cordobés muy reconocido, y éste es un artículo que publicó en uno de los diarios de Córdoba.
Los abuelos no sólo cuidan; son el tronco de la familia extendida, aportan algo que los padres no siempre vislumbran: pertenencia e identidad.

En los últimos 50 años, nuestro estilo de vida familiar cambió drásticamente como consecuencia de un nuevo sistema de producción.

La inclusión de la mujer en el circuito laboral llevó a que ambos padres se ausenten del hogar por largos períodos creando como consecuencia el llamado “síndrome de la casa vacía”. El nuevo paradigma implicó que muchos niños quedaran a cargo de personas ajenas al hogar o en instituciones. Esta tercerización de la crianza se extendió y naturalizó en muchos hogares. Algunos afortunados todavía pueden contar con sus abuelos para cubrir muchas tareas: la protección, los traslados, la alimentación, el descanso y hasta las consultas médicas.

Estos privilegiados chicos tienen padres de padres, y lo celebran eligiendo todos los apelativos posibles: abu, abuela/o nona/o bobe, zeide, tata, yaya/o opi, oma, baba, abue, lala, babi, o por su nombre, cuando la coquetería lo exige. Los abuelos no sólo cuidan, son el tronco de la familia extendida, la que aporta algo que los padres no siempre vislumbran: pertenencia e identidad, factores indispensables en los nuevos brotes.

La mayoría de los abuelos siente adoración por sus nietos. Es fácil ver que las fotos de los hijos van siendo reemplazadas por las de estos. Con esta señal, los padres descubren dos verdades: que no están solos en la tarea, y que han entrado en su madurez.

El abuelazgo constituye una forma contundente de comprender el paso del tiempo, de aceptar la edad y la esperable vejez. Lejos de apenarse, sienten al mismo tiempo otra certeza que supera a las anteriores: los nietos significan que es posible la inmortalidad. Porque al ampliar la familia, ellos prolongan los rasgos, los gestos: extienden la vida. La batalla contra la finitud no está perdida, se ilusionan.

Los abuelos miran diferente. Como suelen no ver bien, usan los ojos para otras cosas.

Para opinar, por ejemplo. O para recordar. Como siempre están pensando en algo, se les humedece la mirada; a veces tienen miedo de no poder decir todo lo que quieren. La mayoría tiene las manos suaves y las mueven con cuidado.
Aprendieron que un abrazo enseña más que toda una biblioteca. Los abuelos tienen el tiempo que se les perdió a los padres; de alguna manera pudieron recuperarlo. Leen libros sin apuro o cuentan historias de cuando ellos eran chicos. Con cada palabra, las raíces se hacen más profundas; la identidad, más probable. Los abuelos construyen infancias, en silencio y cada día.

Son incomparables cómplices de secretos.

Malcrían profesionalmente porque no tienen que dar cuenta a nadie de sus actos. Consideran, con autoridad, que la memoria es la capacidad de olvidar algunas cosas. Por eso no recuerdan que las mismas gracias de sus nietos las hicieron sus hijos. Pero entonces, no las veían, de tan preocupados que estaban por educarlos.

Algunos todavía saben jugar a cosas que no se enchufan. Son personas expertas en disolver angustias cuando, por una discusión de los padres, el niño siente que el mundo se derrumba.

La comida que ellos sirven es la más rica; incluso la comprada. Los abuelos huelen siempre a abuelo.

No es por el perfume que usan, ellos son así.

¿O no recordamos su aroma para siempre? Los chicos que tienen abuelos están mucho más cerca de la felicidad.

Los que los tienen lejos, deberían procurarse uno (siempre hay buena gente disponible).

FINALMENTE Y PARA QUE SEPAN LOS DESCREIDOS....

LOS ABUELOS NUNCA MUEREN, SOLO SE HACEN INVISIBLES. NO DEJES  QUE TU HIJA/O DEJE DE ESTAR, COMPARTIR CON SU ABUELA/O. SIEMPRE TE LO AGRADECERÁ. ELLOS LAMENTABLEMENTE SEGÚN LA LEY DE LA VIDA TIENEN LA PARTIDA MÁS CERCA.-

Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

DIRIGENTE MINERA DOMITILA BARRIOS CUENCA

Fue el 22 de enero de 2006, cuando asumía por primera vez en la historia de Bolivia un presidente indígena. La ceremonia duró varios días. Eduardo Galeano fue invitado al gran evento y fueron sus palabras las que encendieron en mí la necesidad de saber más sobre Domitila.

Aquella tarde de fiesta en La Paz, Galeano recordó una asamblea de mineros en los años '70. Allí se tejían las luchas clandestinas de los obreros y solía haber puros hombres. Pero en aquella ocasión una mujer alzó su voz y, mirando a cada uno a los ojos, preguntó: "¿Cuál es nuestro peor enemigo, compañeros?"

Unos respondieron "el capitalismo"; otros "la patronal"; algunos dijeron "la burguesía" o "el imperialismo". Esa mujer, sin bajar la mirada, contestó: "No, compañeros, nuestro peor enemigo es el miedo, y lo tenemos dentro". Ella junto a otras cuatro mujeres habían comenzado una huelga de hambre que desembocó, en 1978, en el derrocamiento de la sangrienta dictadura de Hugo Banzer. Esa mujer era Domitila Barrios de Chungara.

Quise saber todo de ella y fui a buscarla. Me encontré con una mujer bajita, de aspecto muy frágil pero que transmitía una poderosa fuerza emocional. Tenía una escuela de formación política en Cochabamba, 74 años y un cáncer que avanzaba sobre sus pechos. Lo que sigue es parte de la entrevista que tuve con ella el año pasado, una de las últimas que dio:
"Me llamo Domitila Barrios Cuenca porque cuando una se casa en Bolivia siempre lleva el apellido del marido: Chungara", se presentó.

"Soy hija de un campesino de Toledo, un pueblito pequeño al lado de Oruro. Hasta que lo mandaron a la guerra con el Paraguay, mi padre criaba ovejas. Cuando regresó los animales habían muerto, ya no tenía nada y se fue a trabajar a la mina Siglo XX con la intención de ganarse un buen dinerito para comprar ovejas y volver a su pueblo otra vez."

Pero el destino fue otro. "Las minas siempre están en las cordilleras más altas donde no hay ni siquiera mercado. El patrón hacía llevar alimentos y les vendía a los obreros. Pero nunca lo necesario, siempre muy poco. Y si les había prometido que les iba a pagar diez pesos por día, les daba cinco. Y encima los obreros le debían el transporte, las botas que le dieron y alguna otra cosita más. Desde el principio estaban deudores. Allí se casó con mi madre. Yo nací en Siglo XX, en la mina."

RECUERDOS DE INFANCIA

"Mi madre, al tener su quinto hijo, le hicieron una cesárea y murió. Yo tenía entonces diez años. Cinco hijos nos dejó y la huahua (wawa=bebés) recién nacida. Todas mujeres. Y yo era la mayor."

¿Y estaba yendo a la escuela?
—Las mujeres no mandaban a sus hijas a la escuela. Así era como se discriminaba. Pero mi padre siempre decía que había que estudiar, que había que leer. Mi madrina, no. Ella decía que la escuela era para mandar cartas a los novios. Pero mi papá habló con el gerente y le suplicó que nos diera permiso para ir a la escuela. De cien alumnos ochenta eran varones y veinte, chicas. Ninguna era hija de obreros.

¿Y tenía que cuidar también de las hermanas?
—Nos turnábamos con mi papá. Mi hermana, la más menorcita, tenía meses de haber nacido. La otrita estaba por cumplir un año. La siguiente tenía un año y más. Imagínense ¡eran pequeñas! No teníamos dónde dejarlas ni quién las vea. En el recreo yo corría a verlas y a darles la mamadera. Las teníamos ahí, a las dos huahuas (wawas=bebés), en un agujero en la pared. Años después, la más pequeña, que ya tenía tres años, se salió de donde estaba y se acercó a un basural donde habían echado comida podrida sobre las cenizas de carburo de las lámparas de los mineros. Yo volvía de la escuela y escuché "mamá". No la había visto ahí sentadita, en el basural, y cuando la miro de su boquita salía una espuma. Con las dos manos había estado comiendo. Ha muerto con eso la huahua. Mi madrina me pegó, me agarró de mis cabellos, me jaló de las orejas y me pateó. Yo me aguantaba. El sufrimiento de la huahua muerta. Mi madrina me dijo que me dejara de hinchar (molestar) con eso de la escuela. Yo contesté: "Tienes razón, yo no quise quedarme en casa para cuidar a mi hermanita". Me sentí muy mal y le dije que no iba a ir más a la escuela.

¿Y tu padre qué dijo?
—Cuando volvió a casa y me vio cocinando me dijo "¿Y la escuela?". Le respondí llorando que no iba a ir más porque por mi culpa mi hermanita se había muerto. Entonces mi papá me abrazó y me dijo "no es tu culpa hijita, es el destino que nos ha hecho así. Es necesario que la mujer se eduque y tú tienes que seguir estudiando. Yo me voy a llevar a la huahua a mi trabajo. Hija, ya nos vamos a arreglar".

De repente un acceso de tos muy fuerte obliga a Domitila a hacer un alto. Pero no por mucho tiempo. Como si se acabara la vida ella vuelve a hablar de sus recuerdos, sin parar, sin respiro.

"Un día mi papá me anunció que se iba lejos, de comisión. Había comprado víveres. Me pidió que cuidara a mis hermanas y me dijo que si se acababa el alimento sacara la plata necesaria para comprar más. Al día siguiente cuando fui a la pulpería a recoger carne, vi las calles desiertas. Hacía un frío fuerte y parecía oscuro. Las mujeres sentadas en las calles, llorando. Decían que había guerra en Bolivia, que los hombres habían ido a luchar. Poco después, una mañana, empezaron a tocar las campanas, las sirenas y la gente salía y gritaba '¡Hemos ganado! ¡Hemos ganado!' Había sido la revolución de 1952."
Domitila se ríe de los recuerdos que vuelven a su mente. La revolución popular del 9 de abril de 1952 del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) fue un momento feliz para el pueblo boliviano. Derecho de voto para todos, alfabetización masiva, reforma agraria y reparto justo de la tierra; nacionalización de las minas de estaño y otros codiciados minerales, creación de la Central Obrera Boliviana, reemplazo del ejército regular por milicias populares fueron parte de esa transformación histórica.

"La gente decía: '¡Hemos destruido al Ejército! ¡Ya llegan los mineros!' Y a la noche, llegó primero la banda con sus estandartes, luego los dirigentes del MNR y, todos en fila, con sus guardatojos brillando, varias filas de mineros. En la quinta, estaba mi papá con su fusil cruzado. Nosotras nos metimos por debajo de los pies de la gente y lo agarrábamos: 'Papi, papi'. Me miró con mucha alegría y me dijo: 'Hemos ganado, hijita, nunca más ahora los niños van a andar descalzos'. Y empezaron las medidas económicas para los obreros: bonos de producción, subsidio familiar, cajas seguro social. Ya todos podíamos ir al hospital..."

LOS GRINGOS

¿Cómo fue que usted se integró a la lucha?
–En el año '63, el gobierno se había entregado completamente al Fondo Monetario Internacional. Hubo una asamblea de la Federación de Mineros para decidir si rompía con el MNR. Hubo una emboscada y apresaron a varios dirigentes, entre ellos a Federico Escobar. Justo en ese momento había unos norteamericanos en Catavi. Cuando se supo sobre la emboscada, a la noche, los obreros apresaron a los gringos y los llevaron a la plaza para colgarlos. Les decíamos: "¿Qué vienen a hacer aquí, a asesinar a los dirigentes? Ahora van a morir ustedes". Y los gringos lloraban. Ya estaban poniendo las cuerdas para colgarlos cuando una señora pequeñita dijo: "Compañeros, no nos dejaremos llevar por la ira. No sabemos si nuestros dirigentes están vivos o muertos. Yo sugiero que tengamos a los gringos de rehenes para canjearlos por nuestros dirigentes si es que están vivos. Si están muertos, ni modo, colgamos a éstos". La señora era del sindicato de Amas de Casa y me dijo si no quería hacer guardia con ellas para vigilar a los gringos.

¿Y usted se sumó?
–Yo por entonces tenía tres hijos pequeños y dije que no podía. La señora que se llamaba Norberta y era la secretaria general de las Amas de Casa me dijo entonces: "Yo también tengo hijos pequeñitos" y me llevó a una sala llena de huahuas por todos los lados. Mi marido, que escuchó todo, me dijo, despreciándome, que no le hiciera perder tiempo a la señora y que me fuera a casa a cocinar que él se quedaba. Me dio tanta rabia que, aunque no estaba convencida de participar, le dije a Norberta: "Anóteme los tres turnos".

¿Cuánto tiempo tuvieron a los gringos?
–Varias semanas. Un día vino Norberta y dijo que los norteamericanos iban a venir con su tropa más especializada, en helicópteros, a rescatar a los gringos. "Nos van a matar y van a sacar a los gringos", nos dijo. El sindicato ordenó a todos llevar comida y agua e irse a resguardar a la mina. Pero la directiva de las Amas de Casa, responsable de vigilar a los gringos, dijo que se quedaba. Yo me sentí una miserable porque había pensado en irme. Ahí fue mi marido que me dijo: "Hay que seguir hasta el final. Yo no quiero que mis hijos se queden huérfanos. Si vamos a morir nos quedamos la familia entera, pues. Nadie va a decir que nosotros hemos traicionado." Entonces, todo mi miedo desapareció.

¿Se quedaron dispuestos a todo?
–Claro. Todas las mujeres dispuestas a morir. Debajo del poncho teníamos cartucheras con dinamita. La señora Norberta se lo explicó a los gringos: "Sabemos que esta noche van a venir a rescatarlos en helicópteros. No los vamos a largar. Ustedes tienen mucho que perder, nosotras nada, solo nuestra pobreza y nuestro sufrimiento. Nos vamos a abrazar a ustedes, vamos a encender las mechas y nos vamos a volar todos aquí". Y les mostramos los cartuchos. ¡Guay! Los gringos se asustaron. Lloraban y pedían un teléfono por favor. Esa noche fue la noche más triste, más larga. Pensaba en la familia, en mi padre. Pero los gringos hablaron por teléfono y no hubo ni ejército ni helicópteros. Finalmente, se llegó a un acuerdo con los dirigentes que estaban presos en La Paz y se liberaron a los gringos. Yo me sentí feliz, me sentí grande de compartir con esas mujeres dispuestas a morir pero jamás rendirse. Ese recuerdo me ha dado siempre valor: así tiene que ser el compromiso con el pueblo.

 

LA DIRIGENTA

¿Cómo fue el cambio de ser una militante dubitativa hasta llegar a ser una dirigente?
–Recuerdo la emoción del día en que Federico Escobar, que estaba en la clandestinidad, me iba a tomar juramento a mí y a un grupo de compañeras. ¡Escobar, qué honor! Tuvimos que ir por diferentes caminos porque era un lugar secreto. Ahí nos esperaba Norberta y cuando llegó Escobar le dijo que éramos las nuevas delegadas elegidas del Comité de Amas de Casa. Federico nos miró bien serio. Parecía enojado. Con las manos cruzadas atrás, nos dijo: "¡¿Ustedes saben a lo que están metiéndose?!?" Era como un reproche ¿no? Nosotras nos miramos y pensábamos qué pasa con este señor que en vez de animarnos nos dice esto. Y él siguió: "Ser dirigentes sindicales es como un sandwich. Por un lado, está el pueblo que te exige que cumplas los mandatos y por otro lado están la empresa y el ejército que no las va a dejar. Además tratándose de mujeres es peor la represión. Ahora estamos en dictadura militar. ¡No estamos en Carnaval, señoras! Ahora la represión es fuerte y a las mujeres, no sólo aquí en Bolivia, en todos los países donde luchan, cuando caen presas hasta llegan a violarlas". Nosotras queríamos salir gritando. Hizo un silencio, nos siguió mirando y dijo: "Pero estoy seguro de que ustedes no quieren eso para sus hijas. Ustedes no necesitan hacer juramento, ustedes son nuestras compañeras dirigentes" y nos dio un abrazo.

CINCO MUJERES

Uno de los momentos más difíciles se vivió durante la dictadura de Hugo Banzer. ¿Cómo recuerda esa lucha?
–Estábamos cansadas de tanta persecución, de tanta represión. Un día se me acerca la señora Aurora de Lora, esposa de un dirigente trotskista y me cuenta que han decidido enfrentar al gobierno. Era el año 1977. El plan era iniciar una huelga de hambre en La Paz en Navidad. Y luego irían sumándose otros lugares de Bolivia. Lo planteamos en un congreso a los delegados de todos los distritos mineros pero los hombres nos tiraban los planes para abajo. "No se va a poder, que Banzer es tan fuerte que estamos yendo a la muerte, que esto y que lo otro." Entonces llegó el momento de la decisión. Los que dirigían la asamblea dijeron que los que estaban de acuerdo con la huelga de hambre se pusieran de un lado y los que no estaban de acuerdo en el otro. ¿Puede creerme si le digo que éramos cientos de personas pero sólo cinco quedamos del lado de la huelga de hambre? Cinco y nadie más. Nadie, nadie, nadie, nadie.

Y a pesar de que la mayoría se oponía siguieron adelante.
–Nos fuimos a La Paz y lo primero que hicimos fue avisar a nuestros compañeros en Europa, en México, en Perú, en Venezuela. También en Suecia donde tenemos varios compañeros exiliados y donde más tarde tuve que exiliarme yo. Le contamos que el pueblo estaba cansado de pasar hambre, de injusticias y que había un grupo de mujeres que se había decidido a hacer una huelga de hambre respaldada por... por el pueblo. A mí me dieron todo el apoyo, todo el respaldo para hacer declaraciones a la prensa. Y así fue. Empezamos con un grupo en La Paz. Luego vino un segundo. Más tarde otro y otro más.

Los recuerdos de aquella gesta la hacen reír.
¿De qué se acuerda Domitila?
–Mire cómo sería la cosa que, según nos enteramos por noticias que venían de afuera, Banzer estaba desayunando lo más tranquilo mientras escuchaba la BBC y por esa emisora que transmitía desde Londres se enteró que en Bolivia, en su propio país, había empezado la lucha por la democracia, que un grupo de mujeres estaba haciendo huelga de hambre.

Meses después, la Central Obrera decretó huelga por tiempo indefinido hasta que cayó uno de los militares más sanguinarios que conoció Bolivia. Banzer participó junto con los dictadores de Argentina, Chile, Uruguay y Brasil en el Plan Cóndor, un método sistemático de colaboración para la desaparición y el asesinato de los opositores de los países de Cono Sur sin importar en cuál de ellos se encontraran. En el caso de Bolivia, además, se encontraron celdas de tortura y restos humanos en los sótanos del Ministerio de Interior.

Recuerda Domitila: "Todo, todo, todo el país paró. Banzer empezó a allanar y a meternos presas. Pero era tarde. Ese año el precio del mineral y del petróleo estaba alto y con la huelga no pudo cumplir los compromisos de entregar. Esa fue la tumba del Banzer".

LA RELOCALIZACIÓN

No hay recuerdo más triste para un minero boliviano que lo que llaman "la relocalización", un destierro violento organizado por el último gobierno de Víctor Paz Estenssoro, el hombre que fue cuatro veces presidente de Bolivia, la primera con la Revolución del '52 y la última, con el bochornoso gobierno que instaló el neoliberalismo (1985-1989).

"Los mismos que hicieron la Revolución volvieron en el '85 y aprobaron el decreto 21.060 con el que nos botan a todos. Y otra vez sin trabajo, sin casa, sin escuela. En noventa días había que desocupar la vivienda. Me vine a Cochabamba", explica Domitila.

¿Y cómo sobreviven?
–Por la relocalización daban una indemnización miserable. Al papá de mis hijos por treinta años de trabajo le dieron seis mil bolivianos que era equivalente a tres mil dólares. El se separó de nosotros, se fue con otra mujer y no nos dio nada. Entonces yo me vine con mis hijos a Cochabamba porque acá tenía a mis hermanas. Fue una etapa bien triste. Tuvimos mucho hambre. Nosotras éramos viejas. Cada quien por su lado tuvo que salir. La mayor parte se fue a la Argentina. Sobre todo los hombres se fueron y dejaron a sus familias aquí. Muchos no se han vuelto a juntar nunca más. Los otros se fueron a Europa y allá se casaron con otras mujeres y nos abandonaron.

Pero usted, Domitila, no se rindió.
–Entonces me di cuenta de que en el país que hacía falta la formación política. Los mineros estaban solos: los campesinos también. Empecé a dar charlas, me di cuenta de que era necesario seguir la lucha. Entonces creamos un pequeño grupo que al principio llamamos Escuela Móvil, porque íbamos a un lado y otro. Luego nos hicimos este lotecito, una casita, aquí un cuartito. Y empezamos a trabajar.

¿Qué piensa del gobierno de Evo Morales?
–Evo está en el poder, está alfabetizando al país. Pero la gente necesita también la alfabetización política, porque si no sabe dónde hay que ir, cómo hay que ir, entonces no va a poder apoyar nunca, más bien va a estar contra las medidas que va a tomar el gobierno. Cuando Evo dijo que del pueblo tiene que tener una Nueva Constitución a mí me alegró mucho. Le hicieron mucha guerra, le tiraron todo en Sucre. A mí me parece bien que haya un cambio y sea en favor del pueblo. Sí, yo creo en gran manera ha perdido el pueblo el miedo.

Esta entrevista fue realizada en Cochabamba, Bolivia, el 23 de junio de 2011, en el marco de un documental; Domitila falleció el martes 13 de marzo de 2012, sólo tres palabras para recordarla, homenajearla: Adiós y gracias, Domitila.
Por Malena Bystrowicz – Página 12

* * * * *

MEMORIA DEL FUEGO III

DOMITILA - Por Eduardo Galeano

Grita contra los asesinos, desde lo alto del muro.
Ella vive en dos piezas sin letrina ni agua, con su marido minero y siete hijos. El octavo hijo anda queriendo salir de la barriga.
Cada día Domitila cocina, lava, barre, teje, cose, enseña lo que sabe y cura lo que puede y además prepara cien empanadas y recorre las calles buscando quien compre.
Por insultar al ejército boliviano se la llevan presa. Un militar le escupe la cara.

EL INTERROGATORIO

Me escupió la cara. Después me dio una patada. Yo no aguanté y le di un sopapo. El me volvió a dar un puñete. Yo le arañé la cara. Y él pegándome, pegándome... Me puso su rodilla aquí sobre mi vientre. Me apretó mi cuello y estaba por ahorcarme. Parecía que quería hacer reventar mi vientre. Más y más me apretaba... Entonces, con mis dos manos, con toda mi fuerza le bajé sus manos. Y no me acuerdo cómo, pero del puño lo había agarrado y lo había estado mordiendo, mordiendo... Tuve un asco terrible al sentir en mi boca su sangre... Entonces, con toda mi rabia, tchá, en toda su cara le escupí su sangre. Un alarido terrible empezó. Me agarraba a patadas, gritaba... Llamó a los soldados y me hizo agarrar por unos cuatro.
Cuando me desperté como de un sueño, había estado tragándome un pedazo de mi diente. Lo sentí aquí en la garganta. Entonces noté que el tipo me había roto seis dientes. La sangre estaba chorreándome y ni los ojos ni la nariz podía yo abrir...
Y como si la fatalidad del destino hiciera, comenzó el trabajo de parto. Empecé a sentir dolores, dolores y dolores y a ratos ya me vencía la criatura para nacer... Ya no pude aguantar. Y me fui a hincar en una esquina. Me apoyé y me cubrí la cara, porque no podía hacer ni un poquito de fuerza. La cara me dolía como para reventarme. Y en uno de esos momentos, me venció. Noté que la cabeza de la huahua ya estaba saliendo... y allí mismo me desvanecí.
No sé después de cuánto tiempo: ¿Dónde estoy? ¿Dónde estoy? Estaba toda mojada. Tanto la sangre como el líquido que una bota durante el parto, me habían mojado toda. Entonces hice un esfuerzo y resulta que encontré el cordón de la huahua. Y a través del cordón, estirando el cordón, encontré a mi huahuita, totalmente fría, helada, allí sobre el piso.

EN NADA NOS PARECEMOS

"Muy bien, hablemos de nosotras dos. Si me permiten, voy a empezar. Señora, hace una semana que yo la conozco a usted. Cada mañana usted llega con un traje diferente y yo no. Cada día usted llega peinada y maquillada como quien tiene tiempo de pasar por una peluquería bien elegante y puede gastar buena plata en eso y, sin embargo, yo no. Yo veo que cada tarde usted tiene un chofer esperándola a la salida y, sin embargo, yo no... estoy segura de que usted vive en una vivienda bien elegante, en un barrio también elegante ¿no? [...] ahora, señora, dígame: ¿tiene usted algo semejante a mi situación? ¿Tengo yo algo semejante a la situación de usted? Si usted y yo no nos parecemos, si usted y yo somos tan diferentes, nosotras no podemos, en este momento, ser iguales, aun como mujeres ¿no le parece?"

Fragmento de Si me permiten hablar, de Moema Fiezzer, escrito después del enfrentamiento entre Domitila Barrios y Betty Friedman en la Conferencia Internacional de la Mujer, México, 1975.

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FECHA DE INICIO 10/12/2019 VISITAS A LA PÁGINA contador de visitas en mi web