bandera
FECHA DE INICIO 10/12/2019 VISITAS A LA PÁGINA contador de visitas en mi web

AVISO DISCEPOLEANO: Todo lo publicado puede compartirse sin restricciones mencionando la fuente Pensamiento Discepoleano

ÚLTIMA PUBLICACIÓN

SOBRE BORGES Y LA LITERATURA NACIONAL

 
 
 

SOBRE BORGES Y LA LITERATURA NACIONAL

Con sentimientos extranjeros, se hace solamente literatura sometida. Es decir, mala literatura. Aunque se posea talento literario.
Una literatura es universal, no porque sea alemana, francesa o inglesa, sino porque lo universal, lo que interesa a todos, está dicho en alemán, en francés o en inglés y no en el castellano de un escritor que empieza por traer los problemas eternos de la ética al plano de la obra literaria, en lugar de explicar la obra literaria a través de la vida que acoge en su seno a los problemas históricos de la ética.
… Borges resulta, en este orden, la soberbia sin fuerza, la humillación sin fe, el drama impotente de una generación intelectual avergonzada del país… Sólo hay poesía –dice Goethe- cuando las cosas se sienten realmente. Borges ni siquiera es clásico en la búsqueda de la forma, pues el disgusto de las élites hacia el español otorga a su lenguaje un brillo sin fondo. Dominar un idioma no significa poseer su sentido oculto. Y cuando se piensa en inglés, en francés o mejor aún en cosmopolita, la poesía se marchita en el balcón.
El pecado del esteta consiste en que no goza de la vida más que cuando se halla transpuesta al arte. Pero de este modo falsifica el sentido del arte pues no dispone de órgano alguno para la correlación palpitante que liga al arte con la vida. Podrá ser artista, podrá ser escritor y hasta gran escritor, pero será siempre un escritor alejandrino. Jamás comunicará un contacto inmediato con la realidad, un conocimiento revelador.
La literatura de Borges padece de sinartrosis de la emoción. Y la emoción –ese caos agitado de la existencia- es la fuente primigenia del arte. La razón convierte esa emoción en un todo con sentido. No es lo mismo construir metáforas que representar metafóricamente al mundo. En el primer caso se hace literatura embalsamada. En el segundo, se recrea al mundo con las formas enigmáticas del Arte.
Borges, en lugar de la tradición hispanoamericana a que Yeats hubiese recurrido de haber nacido en estas tierras prefiere las antiguas literaturas germánicas. En Yeats hay un reencuentro, pese a su teoría poética, entre su obra y los anhelos colectivos que laten en Irlanda oprimida y Yeats no por eso deja de ser una gloria de la poesía inglesa. En esto reside la medida del artista por encima de sus gustos y tendencias políticas. Cuando el artista se somete a la teoría, la poesía pasa a ser artesanía. Y esto es Borges, un artesano. Mientras Yeats, como todo gran poeta, se inspira en el folklore, en el “crepúsculo céltico”, Borges se escurre inadvertido… El borgismo es el vitral somero donde se refleja la frivolidad de las clases distinguidas, partidarias a lo largo de la historia del “gongorismo”, “el manierismo”, “el purismo”, “el academismo”. Es el arte de una clase dirigente sin pulso. Una literatura suntuosa y vana. Tiene el brillo del cristal –como dice Corneille- pero también su fragilidad. (De “Imperialismo y Cultura”, 1957, páginas 188/189, 193/194)

Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Arriba

 

SOBRE LOS LOGROS DE LA CONCIENCIA DEL PUEBLO

Cuando un pueblo ha alcanzado tan alto grado de su conciencia histórica, podrán discutirse los plazos que la misión histórica demandará, pero no puede dudarse que la edificación de la Nación Argentina, la Confederación Iberoamericana, la liberación nacional y la construcción del socialismo están en nuestras manos.
Sólo el hombre es capaz de mirar lejos.
Sólo el hombre es capaz de lograr lo grandioso.

De “Peronismo y Socialismo”, 1971, página 90.

 

SOBRE LA IZQUIERDA NACIONAL

Por izquierda nacional, en un país dependiente, debe entenderse, en sentido lato, la teoría general aplicada a un caso nacional concreto que analiza (a la luz del marxismo en tanto método de interpretación de la realidad, y teniendo en cuenta, en primer término, las peculiaridades y el desarrollo de cada país) la economía, la historia y la cultura en sus condiciones nacionales defensivas y revolucionarias y coordina tal análisis teórico, con la lucha práctica de las masas contra el imperialismo, en el triple plano nacional, latinoamericano y mundial, y en ese orden. (De “La formación de la conciencia nacional”, 1960, página 485)

 

SOBRE EL NACIONALISMO DE DERECHA

“Ese nacionalismo es hispanista, antiliberal, católico y partidario de los regímenes de fuerza…
No surgió como arma ideológica de la lucha antiimperialista sino como reacción antidemocrática frente a las masas trabajadoras que habían crecido y buscaban su organización sindical después de la primera guerra… No ataca la estructura colonialista del país ni propone su industrialización tanto por su condición de clase, como por odio a la clase trabajadora… Es un nacionalismo colonizado, ajeno a la revolución nacional que se gesta en ese pueblo anónimo.”

De “La formación de la conciencia nacional”, 1960, página 175

 

SOBRE LA DESHUMANIZACIÓN DEL HOMBRE

“Sólo se puede vivir para el espíritu cuando el hombre rompe sus cadenas materiales, cuando libre de la división del trabajo que lo automatiza y fragmenta de la vida social, asume la categoría de ser civilizado. La división del trabajo en un mundo fundado en el lucro contrarresta la total actividad productiva del espíritu como desarrollo progresivo y plena realización humana…

Cada cual se concentra, se aísla, se convierte en un ser deformado, obrero, técnico, profesor, científico, filósofo, lo que sea… Este hombre mutilado, alienado de sí mismo, y que crea una ideología, con los de su similar condición, no ve que su conciencia de la realidad ha sido monstruosamente desfigurada por la crueldad de una guerra competitiva sin cuartel que, en la división del trabajo, no sólo segrega a los hombres y los torna enemigos o indiferentes entre sí, sino que los esclaviza en función de la clase ociosa ordenadora del sistema… Las masas deshumanizadas son las destinadas a la recuperación de la humanidad por todos perdida.”

De “Nacionalismo y Liberación”, 1969, página 67

Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Arriba

 

SOBRE IDEOLOGÍA Y CLASE OBRERA

La clase obrera, por su propia experiencia, no está atada a la cultura de la clase dirigente. Los valores vigentes de la sociedad oligárquica no la ciegan. Y su miseria material la hace libre para negarlos, pues en esa cultura descubre los instrumentos de su opresión. Ideas como “democracia”, “parlamentarismo”, “liberalismo”, “sindicalismo libre”, reciben en la fábrica, no en la Universidad, su refutación práctica. Y con la huelga y el creciente malestar revolucionario a que es condenado, responde al carácter expoliador del sistema económico que sustenta tales valoraciones de clase. Aunque el nivel cultural del obrero es inferior al de la pequeña burguesía, su conciencia política es en cambio superior. El sindicato es su escuela y en la apreciación global del problema nacional, es más argentina, pues ella elabora como clase productora la riqueza colectiva y al defenderse como proletariado argentino, defiende a la Nación.

De “La formación de la conciencia nacional”, 1960, página 94

Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Arriba

 

LA IZQUIERDA TRADICIONAL Y LOS TRABAJADORES

“Mientras el proletariado argentino se levantaba contra todas las clases, ellos estuvieron con todas las clases. En nombre de la libertad democrática se opusieron a la lucha democrática de los trabajadores que era el paso previo de su redención social y de su poder político. Mientras los obreros tomaban en sus manos –y con energía- la propia emancipación, ellos militaban en el bando de las damas distinguidas y los caballeros pálidos. De ese modo, los partidarios de la lucha de clases se hacían cumplidos liberales. En tanto la clase obrera argentina luchaba contra el capital internacional, los comunistas rodeaban a Braden, símbolo internacional del imperialismo yanqui… Mientras los obreros conquistaban influencia en la conducción del Estado, ellos hablaban de totalitarismo.
(…)
Por eso el espectro del 17 de octubre aún la demuda. Fueron días de tremenda significación, de historia concentrada, en los cuales el termómetro del destino nacional marcó temperaturas nunca conocidas. Allí, cien años de opresión, de mentira, de explotación, de sometimiento, encontraron en el pueblo la dirección que solo el heroísmo del proletariado puede infundirle a una gesta nacional. Por eso es una fecha odiada por la oligarquía.” (De “La formación de la conciencia nacional”, 1960, página 147)

Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Arriba

 

SOBRE LA IDEOLOGÍA DE LA CLASE DOMINANTE

“El poderío de la oligarquía no es exclusivamente material. La influencia de su ideología penetra como un pólipo en todas las instituciones –económicas, jurídicas, educativas, políticas, financieras, religiosas, militares- y así este poder incorpóreo impregna y unifica, alrededor de su centro organizador, a la espiritualidad de toda la Nación.

Su espíritu de clase se apoya en todo un sistema ideológico. Un mismo culto ritual por los héroes de la historia –que ella ha escrito-, el mismo deslumbramiento por Europa.

Convencida de la eficacia de sus instituciones liberales y sus mármoles, la unifica también su añoranza del pasado y ese temblor ante el presente representado por el espectro colectivo y sangriento de las montoneras, redivivo en el “cabecita negra”…

El secreto de su poder es que es un poder secreto. Empapa con él a todo el país. Desde la mentalidad de la maestra rural que enseña a los niños criollos la historia de esa oligarquía que exterminó a sus antepasados, pasando por Bernardo Houssay que acorazado en su Premio Nobel niega a jóvenes argentinos el derecho a recibirse de médicos, hasta el presidente del Banco Central, faraón mudo de una pirámide cuya base es el tambo y su vértice la Constitución de 1853.” (De “La formación de la conciencia nacional”, 1960, página 50)

Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Arriba

 

SOBRE LA REVOLUCIÓN NACIONAL INCONCLUSA

“Cuando en 1945 el desarrollo industrial impuso al país una revolución nacional progresista y antioligárquica y antiimperialista, la clase terrateniente retrocedió pero su poder económico quedó intacto. Este error de la revolución –y su más grande contradicción histórica- le permitió a la oligarquía un repliegue táctico con sus efectivos completos, a la espera de una pauta internacional favorable, para reagrupar fuerzas y reanudar la ofensiva que coincidió, en su momento, con la agravación del problema mundial y la crítica situación de Inglaterra compelida a reconquistar viejos mercados complementarios a su economía ante los rudos golpes sufridos por el Imperio en Asia y África.

… Con el apoyo circunstancial de fuerzas heterogéneas, de la Iglesia –en el error más grande de su política en América Latina, que se plegó a la coalición, temerosa de la comunicación de las masas- de los partidos políticos históricamente superados por el movimiento popular y de sectores de clase media –particularmente intelectuales-, la burguesía terrateniente, aliada al imperialismo británico, asestó el golpe a la revolución popular, debilitada interiormente por sus contradicciones ideológicas originarias, por la falta de un partido revolucionario, por no haber llevado a fondo una política antioligárquica, a la altura de las exigencias del país, tanto como por la oposición final (coincidente con aquellas fuerzas contrarrevolucionarias) de una burguesía industrial políticamente incompetente, advenediza en el orden económico y sin clara conciencia nacional de su función histórica por su oportunismo financiero, su origen inmigrante y su rencor capitalista al trabajador nativo dignificado.” (De “La formación de la conciencia nacional”, 1960, página 437)

Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Arriba

 

A PROPÓSITO DE LA LIBERTAD

“Ellos –los intelectuales, el hombre de clase media- creen en la “libertad” de la cultura liberal como en un valor superior no en su contenido particular, sino en el concepto universal. La idea de la libertad, es, empero, particular. Marx ha resumido la verdadera cuestión que se debate en defensa de la libertad: ‘Nadie combate contra la libertad. Combate, a lo sumo, contra la libertad de otro. Toda especie de libertad, por eso, ha existido siempre, sólo que algunas veces como principio particular y otras, como derecho general’. Por eso Canning exponía este contenido “particular” de la libertad: ‘América será libre y en lo posible, inglesa’. Otro inglés, el conservador Burke, lo dirá más claro aún: ‘Nosotros no pedimos nuestras libertades como derechos del hombre, sino como derecho de los ingleses’.
El intelectual de izquierda, como pequeño burgués, tiende a convertir su libertad particular (coartada por todos lados en la sociedad colonialista) en la libertad como derecho general, como tema filosófico o literario… Y así constituye un tejido defensivo de la clase alta.” (Formación de la Conciencia Nacional, 1960)

Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Arriba

 

SOBRE LA IDEOLOGÍA DOMINANTE Y LA CLASE MEDIA

La clase media ofrece desigualdades de composición, asimetrías de nivel y diversidades ideológicas en sus diversos estratos componentes… y esta diversidad de composición se expresa en una forma extrema de individualismo y en cierta resistencia a la solidaridad social organizada… Esta clase es muy sugestionable y muy fácilmente orientada por los grupos interesados en modificar o mantener una situación política dada… Se trata de grupos sociales que no han esclarecido su propia situación dentro de la sociedad… Esta inestabilidad la lleva a actuar sobre supuestos morales… Es moral porque tiene miedo. El riesgo de perder los pequeños ahorros se transforma en defensa del orden constituido, en frugalidad, en cumplimiento puntual de los deberes religiosos y ciudadanos… Convencida de su independencia, justamente porque carece de ella, la clase media se cree depositaria de valores universales, sin comprender que detrás de ellos están los intereses particulares de la oligarquía…

En la escuela le enseñaron a preferir el inmigrante al nativo, en el “Colegio Nacional” que el capital extranjero es civilizador, en la Universidad que la Constitución de 1853 ha hecho la grandeza de la Nación o que la inestabilidad política del país es consecuencia de la montonera o de la molicie del criollo… Así se distorsiona su espíritu, adopta aires extraños, se hace “elegante”. (De “Imperialismo y Cultura”, 1957, página 275)

Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Arriba

 

SOBRE LA CULTURA NACIONAL

“Cultura nacional, base espiritual de la unificación del país, es, sin que se anulen en su seno las oposiciones de clase, participación común en la misma lengua, en los usos y costumbres, organización económica, territorio, clima, composición étnica, vestidos, sistemas artísticos, tradiciones arraigadas en el tiempo y repetidas por las generaciones, bailes, representaciones folklóricas, etc. Que por ser creaciones colectivas, nacidas en un paisaje y en una asociación de símbolos históricos, condensan las características espirituales de la comunidad entera, sus creencias morales, sistemas de familia, etc. Consiste en la identificación emocional con estos valores colectivos… Sólo se es verdadera nación cuando se sienten y se piensan en común determinadas valoraciones que no eliminan las oposiciones de clase. Esa cultura nacional, al consolidarse en la perspectiva histórica, se convierte en conciencia nacional y sobre ésta ha de pivotear la lucha del pueblo cuando se encuentra sometido al vasallaje.” (De “La formación de la conciencia nacional”, 1960)

Para reproducir citar la fuente pensamiento discepoleano

Arriba

 

SOBRE EL GOBIERNO PERONISTA DEL 46 AL 55

“La colonia inglesa anterior a 1943 fue recuperada para los argentinos… Las reservas en oro y divisas, como correspondía a una política anticolonialista, se invirtieron en la recuperación del patrimonio nacional, vale decir, para montar una política propia… Otra medida que fue un golpe mortal para el imperialismo, fue la nacionalización de importantes sectores de nuestra economía. Se transfirió la comercialización de la riqueza agropecuaria, hasta entonces en manos de pulpos internacionales privados, a un organismo estatal, el IAPI… Con esa riqueza que quedaba en el país, se puso en ejecución una política estatal de créditos de fomento a la industria… Se unificó y organizó a los trabajadores en la CGT que agremió a 5 millones de afiliados, se revolucionó el mercado interno de consumo, se estimuló a la pequeña y mediana industria y se logró la plena ocupación… En diez años, el costo de la vida aumentó sólo 7 veces y en 1954, ya la moderada onda inflacionista estaba contenida. La distribución de la riqueza nacional, comparativamente a la de la Argentina agropecuaria, se invirtió. Respecto al ingreso nacional, al sector del trabajo le correspondió el 60% y el 40% restante al sector empresario, exactamente la proporción contraria a las épocas anteriores.” (De “Nacionalismo y Liberación”, 1969, página 277)

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

SOBRE LA CLASE MEDIA

Al peligrar su status económico, la clase media experimenta el sentimiento temeroso de su aislamiento, entre la clase alta a cuyo ideal de vida aspira y la clase baja a la que teme descender.

(…) Duda entonces de las tradiciones culturales de la clase dirigente en la que ha sido educada, percibe que las instituciones sociales que le parecían –a través de la educación recibida- lo más sólido de la vida colectiva, no responden a sus representaciones mentales, ni a sus intereses específicos de clase intermedia.

(…) El enemigo de la clase media no es el movimiento obrero organizado, sino ella misma, por su falsa idea de la jerarquía social, por su incomprensión de su real ubicación en los cuadros de la sociedad dividida en clases y por su función conservadora del antiguo orden, del cual es una víctima asalariada y por ende, sin libertad ética y cultural, aunque con camisa planchada… (“La formación de la Conciencia Nacional”, Buenos Aires, 1960.)

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

ANTICIPANDO EL GOLPE CÍVICO-MILITAR DEL '76

“Con el pretexto no siempre honrado de la ortodoxia y la verticalidad dentro del peronismo, está planteada una lucha de sectores que en este momento especial, sólo puede servir al enemigo, cuyo objetivo inmediato es promover las divisiones en el seno del pueblo que abrirían el camino a una brutal dictadura, aún a riesgo de la guerra civil entre los argentinos, recurso al que el imperialismo en bancarrota, no vacilará en acudir en medio de su sangriento ocaso histórico”

Redactado en junio de 1974 y publicado en la revista “Peronismo y Liberación” en agosto de 1974

 

SOBRE EL PENSAMIENTO NACIONAL Y EL PENSAMIENTO REVOLUCIONARIO

“No hay pensamiento revolucionario sin una pasión que lo alimente. El fenómeno es universal. Común a todos los países coloniales. Por ello, la liberación colonial es precedida por un pensamiento renovador centrado en la tierra. Un pensamiento nacional que anticipa la revolución política. De ahí el rencor que en tales periodos circunda a los escritores nacionales. A los Raúl Scalabrini Ortiz, a los John W. Cooke.
Son ellos los fulminantes que preparan el estallido colectivo. Del mismo modo que en tanto escritores nacionales, no hace más que interpretar los estados latentes de las masas.”

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

SOBRE LA COLONIZACIÓN A TRAVÉS DE LA PROPAGANDA

“La propaganda es la segunda naturaleza del colonizado armada por las vías entrelazadas del cine, la tevé, la radio, los avisos comerciales, etc. En las colonias la realidad social está maquillada. Se imita a las metrópolis productoras de venenos culturales, tanto como de artículos de mercado, se calcan las modas extranjeras, se leen los autores extranjeros. Todo es comercializado.
... los vicios de la burguesía europea o norteamericana expuestos como formas permanentes de la vida, y no como lo que son, frutos apestosos de una sociedad en descomposición. De este modo, la decadencia cultural adopta en las colonias moldes prestados, el sexo es glorificado, la modelo de TV es el modelo femenino supremo para millones de muchachas solitarias, el impacto erótico de "la colonia que mata", el cigarrillo americano con materias primas argentinas lanzado bajo licencia de Philip Morris, aprisionan en el microcefalismo al gran público, mientras la censura oficial prohíbe mostrar los obrajes del Chaco, Misiones, Santiago del Estero, el Tucumán hambriento, el ultraje a la vida humana en las villas miserias, ahogado este horror colonial por los sones frenéticos de la música "beat". He aquí el fúnebre escenario de la cultura del imperialismo que en los subsuelos dorados de las grandes urbes agruma a las clases altas y medias, en el tedio, el miedo o el vértigo, en tanto más abajo, pero cerca ya, las miserables masas se preparan contra una cultura miserable.”

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

SOBRE EL MANEJO DE LOS MEDIOS DE INFORMACIÓN Y PROPAGANDA

“El 90% de las noticias políticas, financieras, artísticas, historietas para niños y adultos, son acaparadas por diez agencias noticiosas de ilimitado poder difusor, a las que deben sumarse las estadísticas y estudios especializados, no siempre falsos, pero incompletos y dirigidos a deformar la realidad. Estas agencias noticiosas y organizaciones como la CEPAL, UNESCO, etc., fiscalizadas por los monopolios, son fábricas de narcóticos ideológicos, de mercaderías mentales que atrofian en el infantilismo cultural, o en la verdad a medias, a millones de seres en las metrópolis y en las colonias. Nadie está totalmente inmunizado contra esta urdimbre de la propaganda capitalista. De estas invasiones mentales del imperialismo, de esta idiotización pedagógica concentrada que las grandes usinas psicológicas manipulan a fin de inducir a los habitantes de las metrópolis al optimismo más trivial, y a las colonias, a mirar lo propio con ojos extranjeros. O sea, con optimismo importado.”

¿QUÉ ES UN ESCRITOR NACIONAL?

Una simple recorrida por las librerías de Buenos Aires, atestigua el hecho, tan comentado en los últimos tiempos, del repentino interés de los lectores par los libros que hacen referencia al país. La observación, sociológicamente considerada es verídica.
Pero lo que se soslaya y en la vida social todo está de alguna manera coordinado – es que – tal «literatura nacional», es protegida, promovida y canalizada por organismos empresarios y universitarios, etc. que de algún modo mantienen e industrializan esa producción, y a un tiempo, preservan los controles culturales sobre el país a través de un amplio sistema de ventas y propaganda.

Es verdad, que esa literatura, se vuelve ahora, hacia una temática argentina y no interesa su contenido de clase, en alguna una forma a pesar de las variantes que puedan encontrarse en tales manifestaciones literarias, ligado al más grande movimiento de masas de Iberoamérica: el peronismo.
Esto es, a los cambios sociales operados en el país con la industrialización y el peso político de las masas. Junto a estas expresiones, que aún en su cobarde pestilencia de clase, son positivas en tanto miran al país, se mueve otro pensamiento nacional, en el que predomina, más que la literatura, el tema histórico y anticolonialista de combativa orientación critica. Y lo más resaltante es que esta literatura escatimada por los diarios, es leída con avidez por amplios y desconocidos públicos. Esta dicotomía, la existencia de una literatura nacional y otra antinacional, significa, por implicancia, la indagación sobre la esencia del escritor nacional. En esto no se puede andar con melindres,
¿Qué es pues, un escritor nacional? Escritor nacional es aquel que se enfrenta Con su propia circunstancia, pensando en el país, y no en sí mismo. Este es un hecho también condicionado por la historia donde el azar no cuenta. Si en 1955, con la caída de Perón, no se hubiese producido lo que Arturo Jauretche, en un libro profético, título EL PLAN PREBISCH (Retomo al coloniaje), la mayoría de los verdaderos libros nacionales aparecidos desde entonces y devorados hoy por millares de argentinos, no se hubiesen escrito,
Una literatura propia, larvada o desdeñada por las elites ha existido siempre pero lo que por primera vez se ha dado, en lo que va de este siglo en la Argentina, es la pasión para los libros esclarecedores de la conciencia nacional. De no haberse operado este aciago retorno al colonialismo mis propios libros no hubiesen nacido.

Y esto testimonia que el escritor –ya se ha dicho- es un reflejo social de 1os impulsos positivos o negativos de las potencias laterales que gravitan sobre el a través del país verdadero. Aquel que se ufana de sus obras es un majadero o como dijera Fichte sobre los escritores. «El deseo de gloria es una vanidad despreciable» Todo libro anticolonialista, cualesquiera sea su éxito, es más bien un fruto acre. Pues tales libros han manado de la desventura del país y no del narcisismo literario. Y si tal prestigio emerge, como es inevitable, de una obra áspera y critica contra las instituciones Y figuras representativas del coloniaje, más que valimiento, acarrea sinsabores, odios perdurables y calumnias, solo compensadas por la fe en la patria avasallada, una fe, que es el único contrafuerte que puede oponerse al regulado aparato de 1a cultura colonial, cuya concertada y rencorosa reacción, es proporcional al peligro que el pensamiento nacional lleva implícito. Todo escritor nacional ha experimentado alguna vez, la sensación de un muro que lo asfixia y la interrogación concomitante acerca de si la lucha empeñada tiene un sentido que la justifique.

Más no hay que dejar que la melancolía, haga su nido en la cabeza. El poder de las ideas nacionales y sus efectos letales son más destructivos de lo que el escritor nacional piensa. Y entonces, la lucha vuelve a vivirse como un baño saludable del espíritu, como un compromiso -el único tal vez- que compensa la vocación intelectual en un país colonizado. En verdad, el país colonial nos marca a todos. A unos por cobardes e infieles al pensamiento argentino, y a otros por lealtad al país.

Todo libro nacional, en el sentido, expuesto, es necesariamente polémico. Y cuando concuerda con las disyuntivas de un país, internamente sobresaltado por la historia, repercute de múltiples y contradictorias maneras. Pero tales libros van descalabrando a la «intelligentzia» cipaya. Esa «intelligentzia» tanto de derecha como de «izquierda», se irrita ante los escritores genuinamente nacionales que son, en tanto hombres amasados a su pueblo, la mala conciencia que le recuerda, como una voz interior, su deserción de las luchas del pueblo

Más que el escritor nacional en sí mismo, lo que le resulta inadmisible, es que las masas argentinas representan no solo la alpargata (2) sino la Cultura Nacional. El liberalismo colonial les endilgó que eran ellos, mandarines una ficticia «elite» intelectual, los depositarios de esa cultura. Pero la cultura es colectiva, creación anónima del pueblo. No de los intelectuales. Y aunque es un signo favorable, en la Argentina actual, la creciente nacionalización de las izquierdas, aun no son revolucionarias, aunque algunos de sus intelectuales lean tardíamente EL HOMBRE QUE ESTA SOLO Y ESPERA de Raúl Scalabrini Ortiz. Todavía, aunque de otro modo, ellos, atascados en un callejón sin salida, también están solos y esperan, intermedios, en este tránsito avinagrado de su evolución ideológica, entre el país y sus angustias individuales, nihilistas, solitarias, tras las cuales lo que en realidad se debate es la crisis de la inteligencia argentina. Y pongamos punto final a este tema sobre los escritores.

Hay un pensamiento nacional y un antipensamiento colonial. Un escritor nacional tipo es Raul Scalabririi Ortiz. Un escritor colonial, más perfecto que una esfera musical en la mente de Pitágoras, es Jorge Luis Borges. De un Pitágoras que nunca existió.

Y en esto se parece a Borges, que ha caído en la farolería, de hablar de Pitágoras sin conocer la filosofía griega. En rigor, Borges, pájaro nocturno de la cultura «colonizada, desde el punto de vista del pensamiento argentino es más fantasmagórico que el Pitágoras de la leyenda órfica. Un Borges -ese «cadáver vivo de sus fríos versos’ que dijera Lope de Vega- hinchado todos los días por la prensa imperialista y que ni siquiera merecería ser citado aquí, si no fuese porque es la entalladura poética de ese «colonialismo literario afeminado» y sin tierra al que hacemos referencia. Poeta del Imperio Británico, condecorado por Isabel II de Inglaterra, ha declarado hace poco: «Si cumpliese con mi deber de argentino debería haber matado a Perón» El desmán seria para reírse, si no fuese, como lo hemos expresado en otra parte, «porque detrás de estas palabras pierrotescas se mueven las miasmas oscuras del coloniaje. Así habla la ‘inteligencia pura» este «ancestro hermafrodita de la poesía universal fuera del mundo que, como una orquídea sin alma, llora en la mayoría de sus poemas, su ‘muerte propia’ a la manera de Rilke. Todos hemos de morir. No es nuevo este tema de la muerte. Ya lo dijo Shakespeare: ‘Tu le debes una muerte a la Naturaleza’. Mas es preferible, a la muerte dominical y exhibida, la muerte concebida por Walt Whitmann:

Todo va hacia adelante
y hacia arriba.
Nada perece
Y el morir es una cosa distinta a lo que algunos suponen.
¡Mucho más agradable!

¡Si! Todos hemos de morir, Borges también. Y con él se irá un andrajo del colonato mental. A diferencia de ellos, bufones literarios de la oligarquía, mensajeros afamados del imperialismo, cuando a los grandes hombres de América les llega la hora de la muerte, en ese mismo supremo instante, la eternidad de la historia, la única y luminosa inmortalidad que le es dable esperar a la criatura humana en su tránsito terreno, los amortaja como una estela de gloria con las palabras de los verdaderos poetas nacionales “Hay una lágrima para todos aquellos que mueren, un duelo sobre la tumba más humilde, pero cuando los grandes patriotas sucumben las naciones lanzan el grito fúnebre y la victoria llora”

Pocos mejor que Perón han destacado esta antítesis de lo nacional y lo antinacional en el pensamiento argentino.

A un gran político no le interesan las ideologías, palabra esta a la que Perón le da más bien el sentido de teorizaciones muertas separadas de la práctica, sino los resultados que una ideología anudada a la cuestión nacional, pueda reportarle al pensamiento argentino. Perón valora tales libros. Pero el juicio de un gran patriota tiene relevancia no con respecto a un escritor determinado, sino con relación a las ideas nacionales – o antinacionales que tales escritores promueven y las ideas no caen del cielo. Pertenecen al país del cual el escritor las toma.

Perón, en las cartas que me ha enviado, lo que en realidad se ha propuesto es denunciar a la intelectualidad que ha desfigurado la cultura argentina, «hasta entonces -dice textualmente en una de ellas- servida en su mayoría por vendepatrias y cipayos».

Y en otro juicio: «Imperialismo y Cultura» (…) es un libro admirable en el que, por primera vez, se hace una disección realista de la política intelectual argentina, en el que la juventud argentina del presente y del futuro ha de encontrar una fuente pura en que beber, dentro de este mundo de simulación e hipocresía. Nada puede haber más importante ni más imperativo, para un escritor de conciencia, que decir la verdad cuando todos intentan sofisticarla atraídos por las pasiones y los intereses. Los argentinos deberemos agradecer siempre a Ud., esas verdades que tan profundamente deben calar en la juventud de nuestra tierra, que representa el porvenir mismo de la patria».
«Pero la situación de la República Argentina no es un problema aislado ni una posición intrínseca: es la situación y el problema del mundo.

Desgraciadamente, el mundo que nos está tocando vivir, se debate, en un clima de falsedades impuesto por el ejemplo y la presión de los imperialismos dominantes que no pueden disimular de otra manera el estado de decadencia en que están cayendo. El mundo occidental que para mayor escarnio de la verdad se le ha llamado también ‘el mundo libre’, es solo un cúmulo de simulaciones, de valores inexistentes, donde la libertad que debería caracterizarlo es un mito ya insoportable y donde pareciera que lo único que considera sublime de las virtudes es su enunciado.»

No faltarán papelistas pringosos, que dada mi conocida posición ideológica, le cuelguen a Perón el sambenito de «marxista». Perón se ríe de las ideologías, Ya lo hemos dicho. Si no hemos vacilado en transcribir sus palabras, es porque tales juicios deben ubicarse en el plano patriótico y no en el literario. y si, en otros trabajos del propio Gral. Perón, vuelve a silenciar mi nombre, tal cosa es accidental y su intención es referirse al pensamiento nacional como uno de los tantos instrumentos de la liberación. Por eso, Perón pone como símbolo de ese pensamiento nacional, a Raul Scalabrini Ortiz. Y a renglón seguido a un historiador, Jose Maria Rosa, de formación ideológica opuesta a la mía, aunque nos una, el mismo sentimiento de identidad, a la tierra.

Prueba evidente -insistimos una vez más- que Perón mas que de hombres habla del pensamiento nacional en oposición al pensamiento antinacional y que la palabra «marxismo» no lo horripila, cuando de algún modo le sirve a un escritor argentino desprovisto de toda ambición humana, para servir a la patria.
*[De Nacionalismo y Liberación – Metrópolis y colonias en la era del imperialismo, 1969]

1. Recientemente {1969) ha sido designado, a más de caballero británico, doctor «honoris causa» por la Universidad de Oxford. Según Borges, su predilección por Inglaterra «proviene de (su) abuela materna». De este modo el cipayaje mental se disfraza de culto a los antepasados y de ejemplar conducta como aspirante al Premio Nobel galardón en el que hay que empezar a creer dada la orquestada e increíble propaganda desatada alrededor de su nombre.
2. (refiere a ¡alpargatas si, libros,no!)
3. Enrique Pavon Pereyra: COLOQUIOS CON PERON; Esteban Pelcovich: HOLA PERON.

Fuente: http://nomeolvidesorg.com.ar/wpress/?p=940

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

 

SOBRE LA INFORMACIÓN Y LOS MEDIOS

“Un manto grasiento de mentiras cubre a la llamada civilización occidental y cristiana. Las mismas informaciones, los mismos alimentos periodísticos científicamente orquestados por un puñado de agencias noticiosas -en su mayoría norteamericanas- son los megáfonos monstruosos de los trust mundiales que dirigen la economía internacional y congelan la opinión pública en una visión aberrante de la vida. Esta información cotidiana que reciben millones de seres no es más que la pantalla deformante del mundo real interpuesto por los monopolios. El imperialismo económico aparea el imperialismo cultural.”

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

A PROPÓSITO DE JORGE LUIS BORGES

“Recientemente (1969) ha sido designado, a más de caballero británico, doctor “honoris causa” por la Universidad de Oxford. Según Borges, su predilección por Inglaterra “proviene de (su) abuela materna”. De este modo el cipayaje mental se disfraza de culto a los antepasados y de ejemplar conducta como aspirante al Premio Nobel galardón en el que hay que empezar a creer dada la orquestada e increíble propaganda desatada alrededor de su nombre.”

 

A PROPÓSITO DEL SER NACIONAL

“El "ser nacional" es, en primer término, un concepto general y sintético, compuesto por una pluralidad de subconceptos subordinados y relacionados entre sí. Es un hecho político vivo empernado con múltiples factores naturales, históricos y psíquicos, a la conciencia histórica de un pueblo. Es una comunidad establecida en un ámbito geográfico y económico, jurídicamente organizada en nación, unida por una misma lengua, un pasado común, instituciones históricas, creencias y tradiciones también comunes en la memoria del pueblo, y amuralladas, tales representaciones colectivas, en sus clases no ligadas al imperialismo, en una actitud de defensa ante embates internos y externos, que en tanto disposición revolucionaria de las masas oprimidas, se manifiesta como conciencia antiimperialista, como voluntad de destino. Si el "ser nacional" es el conjunto de los factores reales enunciados, es obligatorio entonces buscar sus orígenes en la historia.”

“¿Qué es el ser nacional?” -

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

A PROPÓSITO DE LA LIBERTAD

“…no resulta lo mismo la prisión de Victoria Ocampo que la de un obrero. Unos defienden sus rentas. Otros, el derecho a la vida. Para nosotros, en la valoración ética o histórica, el encarcelamiento de un humilde conmueve más que el del poderoso que lucha por sus rentas…
Ellos tienen su concepto de la libertad. Pero cuando la libertad se opone a la libertad de las mayorías, entonces, la vaca sagrada de la libertad es traición a la libertad, a la voluntad del pueblo, materia real de la democracia. Esa es “su” libertad.”
De “Imperialismo y Cultura”, 1957, página 258

 

SOBRE PERONISMO Y DIRIGENCIA CLAUDICANTE

"Puede afirmarse que la doctrina del movimiento peronista no ha perdido vigencia. Pero la “justicia social” hoy se llama socialismo. Esta superación del programa originario del peronismo es su continuación histórica no su negación. Pensar al peronismo dentro de sus esquemas iniciales, es la detención de su porvenir histórico.
… Existe un antagonismo real entre la conducción vacilante del peronismo y los reclamos de las masas… No debe olvidarse que dentro del movimiento, “los pacificadores”, “los legalistas”, “los constitucionalistas” son tan enemigos de la revolución como el régimen… Mientras el peronismo no concluya esta depuración interna no será más que un partido reformista de base obrera destinado a la desintegración histórica."

“Peronismo y Socialismo” - 1971

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

¿QUÉ ES SER UN ESCRITOR NACIONAL?

“¿Qué es pues, un escritor nacional? Escritor nacional es aquel que se enfrenta con su propia circunstancia, pensando en el país, y no en sí mismo. Este es un hecho también condicionado por la historia donde el azar no cuenta. Si en 1955, con la caída de Perón, no se hubiese producido lo que Arturo Jauretche, en un libro profético, título EL PLAN PREBISCH (Retorno al coloniaje), la mayoría de los verdaderos libros nacionales aparecidos desde entonces y devorados hoy por millares de argentinos, no se hubiesen escrito.
Una literatura propia, larvada o desdeñada por las élites ha existido siempre pero lo que por primera vez se ha dado, en lo que va de este siglo en la Argentina, es la pasión por los libros esclarecedores de la conciencia nacional. De no haberse operado este aciago retorno al colonialismo mis propios libros no hubiesen nacido.
Y esto testimonia que el escritor – ya se ha dicho-es un reflejo social de 1os impulsos positivos o negativos de las potencias laterales que gravitan sobre él a través del país verdadero. Aquel que se ufana de sus obras es un majadero o como dijera Fichte sobre los escritores. “El deseo de gloria es una vanidad despreciable” Todo libro anticolonialista, cualesquiera sea su éxito, es más bien un fruto acre.”

De Nacionalismo y Liberación - 1969

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

 

SOBRE LA CLASE MEDIA

“Su dependencia material le quita a la clase media toda libertad. Y un sordo descontento la obliga a refugiarse en un idealismo ético, que en el fondo oculta su impotencia revolucionaria. La clase obrera, en lo inmediato de la vida, no necesita ser educada políticamente. Su universidad es el sindicato. Es la clase media educadora la que debe recibir educación política.

La Universidad difunde y los estudiantes de clase media asimilan, estos valores éticos: 1) la creencia de que el título universitario es un talismán del éxito personal y una diferenciación social, una aristocracia modesta y diplomada,
2) el sentimiento de que sólo la capacidad personal explica el éxito o el fracaso en la vida con lo cual adopta la teoría de las clases altas sobre las diferencias naturales y jerarquizadotas de la sociedad.
Su visión del mundo es enteramente individualista.
No le han enseñado:

  1. que el título universitario en un país dependiente donde las oportunidades son escasas, debe plegarse al poder institucionalizado de la clase que manda  y por esta vía plegarse a sus intereses materiales,
  2. que esa formación mental recibida tiende a apartarla de la lucha por la liberación nacional,
  3. que únicamente la identificación con la clase trabajadora puede hacer efectiva su aspiración personal que depende de la industrialización del país y del mercado profesional diversificado,
  4. que su emancipación como clase está sujeta a la emancipación del país en su conjunto,
  5. que el enemigo de la clase media no es el movimiento obrero organizado, sino ella misma, por su falsa idea de la jerarquía social, por su incomprensión de su real ubicación en los cuadros de la sociedad dividida en clases y por su función conservadora del antiguo orden, del cual es una víctima asalariada, y por ende sin libertad ética ni cultural, aunque con camisa planchada.”

De “La formación de la conciencia nacional”, 1960, página 93

Para reproducir citar la fuente www.pensamientodiscepoleano.com.ar

Arriba

 

LOS LIBROS RECOMENDADOS

BIBLIOGRAFÍA DE JUAN JOSÉ HERNÁNDEZ ARREGUI

  • Siete notas extrañas, 1935
  • Imperialismo y Cultura, 1957
  • La Formación de la Conciencia Nacional, 1960
  • ¿Qué es el Ser Nacional?, 1963
  • Nacionalismo y Liberación, 1969
  • Peronismo y Socialismo, 1971

    Arriba

 

inicio Volver a Pensamiento Nacional