bandera

AVISO DISCEPOLEANO: Todo lo publicado puede compartirse sin restricciones mencionando la fuente Pensamiento Discepoleano

 
 
DÍA X DÍA LAS EFEMÉRIDES DE ENERO PARA NO PERDER LA MEMORIA
DÍA 1 * (1959) La Revolución Cubana -* (1869) El Saqueo de Asunción -
DÍA 2 * (1865) Caída y toma de la heroica Paysandú -
DIA 3 * (1833) Los piratas ingleses usurpan nuestras Malvinas, Georgias y Sándwichs del Sur - * (2006) Néstor Kirchner cancela la deuda con el FMI para evitar los condicionamientos -
DÍA 6 * (1641) Pacto de Quillin (Por el cual, España, reconoció la independencia del pueblo Mapuche) - * (1977) Asesinan a Dardo Cabo y otros 5 militantes en la "Masacre de Brandsen" -
DÍA 7 * (1919) Comienza la llamada "Semana Trágica" -
DÍA 8 * (1820) Sublevación del Ejército del Norte en Arequito - * (1874 ö 1878) Asesinato del "Gauchito Gil" - * (1978) Desaparición de Miguel Benancio Sanchez -
DÍA 10 * (1815) Batalla de Guayabos - * (2011) Muere María Elena Walsh -
DÍA 12 * (1869) Batalla de Pastos Grandes
DÍA 13 * (1920) El Crucero 9 de Julio ignora a la bandera de EE.UU
DÍA 14 * (1995) Muere el doctor Esteban Laureano Maradona - * (2014) Muere el poeta Juan Gelman -
DÍA 15 * (1919) Asesinato de Rosa Luxemburgo - * (1959) Toma del frigorífico Lisandro de la Torre - * (1978) Asesinato de Norma Arrostito (o como ser asesinada 2 veces)
DÍA 16 * (1846) Segundo combate de San Lorenzo
DÍA 17 * (1817) San Martín inicia el herico Cruce de los Andes - * (1989) Muere Don Alfredo Zitarrosa
DÍA 19 * (1977) Masacre de Ituzaingó y Las Heras (Rosario) - * (1984) Muere Héctor Gagliardi -
DÍA 20 * (1817) Toma de Montevideo por los portugueses -
DÍA 22 * (2006) Evo Morales asume su primera presidencia -
DÍA 23 * (1945) Perón decreta las vacaciones pagas - * (1974) Masacre de los 5 cooperativistas - * (1977) Masacre de Ayolas y Cafferata
DÍA 24 * (1967) Muere el poeta Oliverio Girondo
DÍA 25 * (1997) Asesinan a José Luis Cabezas
DÍA 26 * (1914) Muere José Gabriel Brochero, "El Cura Gaucho" - * (1977) Secuestro y desaparición de Alicia Eguren -
DÍA 27 * (1968) Muere en un extraño "accidente" automovilístico Amado Olmos - * (1977) Secuestro y desaparición de Dagmar Hagelin (Nota en Memoria, Verdad y Justicia)
DÍA 28 * (1825) Asesinato de Bernardo de Monteagudo - * (1856) Matanza de Villamayor - * (1977) Muere Benito Quinquela Martín
DÍA 29 * (1921) Tercera huelga en La Forestal y gran cantidad de trabajadores asesinados por las fuerzas represivas -
DÍA 31 * (2008) Las Madres de Plaza de Mayo toman posesión de la Ex-Esma - * (1908) Nace Atahualpa Yupanqui ,"Don Ata" - * (1813 ) Se realiza la Asamblea del Año XIII
 

1959 - REVOLUCIÓN CUBANA

Con el derrocamiento del dictador Fulgencio Batista triunfa en La Habana la revolución socialista en Cuba, liderada por Fidel Castro Ruz, a quien secundaron su hermano Raúl y los guerrilleros Ernesto “Che” Guevara y Camilo Cienfuegos.

El movimiento revolucionario cubano en 1959 provocó la caída de la dictadura de Fulgencio Batista y la llegada al poder del líder de la guerrilla revolucionaria, Fidel Castro. Como los revolucionarios castristas continúan en el poder desde entonces, se considera a la revolución como el período comprendido entre el alzamiento contra Batista en 1953 y la actualidad.

La Revolución cubana ha representado un evento importante en la historia de América y del mundo.  El régimen resultante de la revolución ha mantenido el gobierno en el país a pesar de la crisis nacional, manteniéndose incluso luego de la caída del bloque socialista. Se le ha acusado de violar algunos derechos como la libertad de expresión o la libertad de circulación, y sus simpatizantes señalan como algunos de sus principales logros a los sistemas de salud y educativo, públicos y gratuitos.

Estados Unidos mantiene un embargo económico a la isla desde principios de los años 1960. Esta política es considerada como «bloqueo económico» en el marco de las Naciones Unidas y rechazada cada año por la Asamblea General de esa instancia internacional que vota a favor de una resolución denominada Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba. A pesar de la presión internacional, Estados Unidos sigue justificando su política anteponiendo la existencia de numerosas denuncias de violaciones de los derechos humanos en la isla. Tanto la persistencia estadounidense en las sanciones unilaterales contra Cuba como los efectos que esto trae a su población quedan reflejados en múltiples resoluciones de las Naciones Unidas desde el año 1992.

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1869 – EL SAQUEO DE ASUNCIÓN
En la guerra de la triple infamia contra el Paraguay

Como consecuencia del paso de la escuadra brasilera tras la fortaleza de Humaitá, Solano López emite un bando el 22 de febrero de 1869, ordenando a la población, evacuar Asunción.

Las tropas brasileras, al mando de Caixas ocupan la ciudad el 1° de enero de 1869, y creyendo terminada la guerra se embarca para Río de Janeiro, en tanto las tropas argentinas acampan a una legua de la ciudad, al mando de Emilio Mitre.

El presidente Sarmiento, con vistas a la historia, aprueba este proceder:
"Aplaudo la determinación prudentísima de Ud. de no entrar en Asunción, dejando a la soldadesca brasileña robar a sus anchas. Esta guerra tomará proporciones colosales en la historia y es bueno que nuestro nombre figure limpio de reproche” (Sarmiento a Emilio Mitre. Buenos Aires, 21 de enero de 1969- Obras Completas, 10 tomos. Buenos Aires 1888-1913)(AGM.t.II.p.308)

El “robar a sus anchas” por parte “de la soldadesca” de que hablaba Sarmiento, se hace de una forma que horroriza.

“Novecientas mujeres que cayeron en poder de los brasileños fueron víctimas de la lascivia de la soldadesca…Los brasileños, posesionados de la ciudad, se entregaron al más implacable saqueo y devastación. Ni las legaciones, ni los consulados, ni los sepulcros, ni las iglesias fueron respetados. La tarea destructora siguió varios días. Durante la noche, las casas de fácil combustión, incendiadas después de saqueadas, y grandes fogatas alimentadas por los muebles sin valor y por puertas y ventanas, alumbraban el cortejo de vehículos que transportaban hasta los buques los frutos del saqueo. Las embarcaciones zarparon hacia Buenos Aires y Río de Janeiro repletas de objetos de valor. La escuadra brasileña también se prestó a esa tarea” (Cardozo, Efraín. “Paraguay independiente”.p.245, en Historia de América y de los pueblos americanos, dirigida por Antonio Ballesteros y Beretta. t.XXI. Barcelona 1949)

Así llevaba Mitre y Sarmiento la “civilización” al Paraguay y liberaba a su pueblo del “tirano”. Así se inició la regeneración de “ese pueblo bárbaro”.

Hasta las tumbas y cadáveres fueron despojados. Cuenta un testigo de aquellas aberrantes escenas: (Ver más. . .)

Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente Pensamiento Discepoleano

Arriba

 

1865 – LA CAÍDA Y TOMA DE LA HEROICA PAYSANDÚ

Mientras Mitre hacía la comedia de “la neutralidad”, el 16 de octubre de 1864 tropas de Brasil invaden el territorio Oriental con doce mil hombres al mando del general Mena Barreto, ocupando Cerro largo. El 28 de noviembre fue tomada la ciudad de Salto, siendo enseguida sitiada la ciudad de Paysandú, que resiste tenazmente la agresión.

Ante la primera acción de guerra de la Triple Alianza, el ataque a Paysandú, Urquiza permanece impasible en Entre Ríos, ante el clamor de los federales entrerrianos que se salían de la vaina por acudir en ayuda de sus “hermanos orientales”. Muchos ya no confiaban de don Justo, y algunos cruzan el Uruguay, entre ellos Rafael Hernández, hermano del autor del Martín Fierro, quien salva milagrosamente su vida luego de la caída de Paysandú. “La heroica Paysandú” resiste por varios días el ataque de tropas muy superiores, incluido el bombardeo de la escuadra brasilera abastecida en pleno día en la rada de Buenos Aires por el gobierno de Mitre, quien se decía “neutral”.

Pese a las declaraciones de “neutral” de Mitre, el Vizconde de Río Branco refiere lo siguiente:
“En el primer ataque de Paysandú, nos faltaron municiones, y nosotros las fuimos a encontrar en los parques de Buenos Aires. En esta ciudad se establecieron hospitales en que fueron curados nuestros heridos. Nuestra escuadra pudo operar contre el gobierno oriental en las aguas de la República Argentina” (O´Leary.Hist.de la Guerra de la Triple Alianza.p.51)

¡Singular manera de Mitre de interpretar la palabra “neutral” !

El padre Ereño le reclama a Urquiza: “Estoy llorando, Sor. Gral. de rabia y de desesperación a presencia del crímenes tan atroces que se perpetran bajo capa de libertad y civilización en el año 64” (Fermín Chávez. José Hernández, pluma y espada de la Confederación Argentina.)

El jefe colorado le pide a Urquiza que le venda unos “caballos marca flor” que necesita, y don Justo le contesta el 16 de diciembre por intermedio de Melitón Lescano: “Nuestro amigo Enrique Castro me escribe pidiéndome unos caballos de mi marca y le contesto que yo no mando caballos marca flor a los aliados de los macacos”. Sin embargo el estanciero de San José no perdería la venta y en la carta a Lescano lo ordena que buscase diez o doce caballos “por ahí” y se los enviara al jefe colorado. Tampoco perdería el negocio de caballos con “los macacos” a quienes más tarde le vende prácticamente toda la caballada entrerriana.

El 1° de enero de 1865 comienza la matanza, y el “Diario del sitio y defensa” da el siguiente detalle:

“A la una de la tarde es muerto de un balazo de fusil el coronel Tristán Azambuya. Así, sin disminuir pelea, viene la noche. La mitad de la guarnición ha quedado fuera de combate, y por falta de gente no es posible enterrar nuestros muertos queridos. ¡Duerman en paz al pie de los débiles y arruinados muros que con tanta valentía defendieron! ¿Cuántos seguirán mañana? ¡Pero morir por la patria es gloria! Somos dignos de Artigas y de los Treinta y Tres. Nuestra sangre no ha degenerado”. (Julio César Vignale. Consecuencias de Caseros. 1946)

Entre Ríos entera se desespera por la agresión a Paysandú ante la pasividad del señor de San José, y un testigo urquicista, Julio Victorica, ante los estragos de los cañones brasileños, comenta: “La contemplación paciente de semejante cuadro era insoportable. Entre Ríos ardía indignado ante el sacrificio de un pueblo hermano, consumado por nación extraña. El general Urquiza no sabía ya cómo contener a los que no esperaban sino una señal para ir en auxilio de tanto infortunio” (Julio Victorica. Reminiscencias históricas, en Revista de Derecho, Historia y Letras, tomo VI. Buenos Aires, 1900) Urquiza permanecía imperturbable.

El 2 de enero de 1865 las fuerzas coloradas y brasileñas lograron ingresar a la ciudad. Paysandú resistió y sólo cuando la plaza y casi toda la ciudad fueron escombros, se produjo la rendición al ejército del General Flores y a las tropas brasileras. Estas procedieron con suma crueldad, dejando a su paso fusilados, y mutilados. Ese mismo día, Leandro Gómez fue fusilado. Su lema “Independencia o Muerte”, fue cumplido dando él mismo el ejemplo, con armas antiguas, algunas de la época de la independencia, pero con el valor de las luchas artiguistas y de los Treinta y Tres Orientales.VER BIOGRAFÍA DE LEANDRO GOMEZ . . .

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1833 - LOS INGLESES SE APODERAN DE MALVINAS

FUERON... SON... Y SERÁN ARGENTINAS! 

El 10 de septiembre de 1832, el Ministerio de Guerra y Marina nombró por decreto al Sargento Mayor de Artillería José Francisco Mestivier como Comandante Civil y Militar interino de las Malvinas y sus adyacentes.​ La goleta Sarandí partió de Buenos Aires el 23 de septiembre y llegó a las Puerto Soledad 15 días después.​ La goleta era de origen estadounidense, se llamaba Grace Ann, y tuvo que ser reparada antes de partir de Buenos Aires en junio de 1832. Solo tenía diez tripulantes argentinos. También se trasladaron cincuenta hombres con sus respectivas familias y cierto número de presos por delitos comunes, con los que pensaba iniciarse un penal.

Estas eran las instrucciones dadas a Pinedo por el gobierno de Buenos Aires:

"Luego que esté desembarcado el Comandante [Mestivier] y su guarnición reunirá el Comandante de la Sarandí los oficiales del Buque de su mando y le dará posesión del Establecimiento, comprendiendo la isla de Soledad y las demás adyacentes hasta el Cabo de Hornos, enarbolando a bordo y en tierra el pabellón de la República y haciendo una salva de veintiún cañonazos. De esta posesión y del pormenor de las formalidades con que haya sido dada, firmará el teniente Coronel Don José María Pinedo una acta por triplicado [...]. Se pondrá de acuerdo con el expresado Comandante para facilitarle los auxilios que necesite para hacer respetar su destino y la comisión de que ve encargado suministrándole los víveres necesarios para el mantenimiento de su guarnición.
En caso de ser atacada la isla facilitará al comandante los auxilios que necesite, poniéndose de acuerdo previamente con él [...] Correrá la costa NE-SE desde la Isla Soledad hasta la Isla Nueva es decir ciento cincuenta millas observando en toda ella los buques extranjeros que se hallaren a la pesca a los que hará las intimaciones que le prevenga el comandante de la Isla según las instrucciones que tiene [...] guardará la mayor circunspección con los buques de guerra extranjeros, no los insultará jamás; mas en el caso de ser atropellado violentamente y que se le hiciere fuego llenará en toda su extensión el Código Naval que previene que todo comandante de bajel de guerra suelto deberá defenderse de cualquier superioridad de que fuere atacado con el mayor valor, nunca se rendirá a fuerzas superiores sin cubrirse de gloria en su gallarda resistencia [...] no podrá retirarse de las islas Malvinas mientras no le fuera orden competente para efectuarlo [...] "

PINEDO SE RINDE SIN OFRECER RESISTENCIA

Al mando de la nave Clio, el marino inglés John Oslow se apodera de las islas Malvinas el 3 de enero de 1833, "para hacer efectivo el derecho de soberanía de Su Majestad Británica", según dice en la nota enviada al comandante José María Pinedo, al mando de la goleta Sarandí. Pinedo, de conducta sospechosamente errática durante la guerra con el Imperio del Brasil, consideró inútil resistirse y se limitó a dejar al colono Juan Simón como comandante provisional. El pabellón argentino fue arriado por un oficial inglés que lo hizo llegar a la Sarandí, donde Pinedo había ya embarcado todas sus fuerzas. A su arribo a Buenos Aires, Pinedo fue sumariado por no resistirse de manera apropiada a la usurpación. 

El artículo 9º del Código de Honor Naval de las Provincias Unidas obligaba a Pinedo a defender el pabellón de un ataque extranjero hasta las últimas consecuencias.

En 1840 las islas son declaradas ilegítimamente como colonia de la Corona Británica, y el primer gobernador británico, el teniente Richard Moody asume desde el Reino Unido (1841).

Desde entonces y cada año se conmemora el 3 de enero la usurpación británica, como parte de los muchos y fundados antecedentes que dan apoyo a los reclamos de la soberanía Argentina sobre el archipiélago.

(Qué extraño, no sabemos por qué nos suena tanto el apellido de este cipayo Pinedo que no quiso resistirse)

 

 

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

2006 - CUANDO LA ARGENTINA LE DIJO “CHAU” AL FMI

Néstor Kirchner cancela la deuda con el FONDO

El 3 de enero de 2006, el entonces presidente Néstor Kirchner canceló en un solo pago la deuda que la Argentina mantenía con el Fondo Monetario Internacional por más de 9800 millones de dólares.  Las divisas giradas directo desde las Reservas del Banco Central permitieron, además del ahorro de intereses, cerrarle la puerta a “las intromisiones y exigencias” que imponía la entidad financiera en la economía interna.

Además de la señal política, la cancelación de la deuda le permitió al país un ahorro de 842 millones de dólares en intereses. La divisas salieron directo desde el Banco Central, que vio descender sus reservas de 28.045 a 18.575 millones de dólares.

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1641 – ESPAÑA RECONOCIÓ LA INDEPENDENCIA DEL PUEBLO MAPUCHE

LA HISTORIA QUE FUE SILENCIADA

El 6 de enero de 1641, la corona española firmó el Pacto de Quillín, por el cual acordó la paz con los mapuches, a quienes reconocía su soberanía sobre territorios que después serían de Chile y Argentina.

Se conmemora un nuevo aniversario del Pacto de Quillín, cuando España firmó la paz con el pueblo mapuche y le reconoció la independencia en los territorios que siglos después serían Chile y Argentina. En Bariloche habrá un acto recordatorio de la represión en Pu Lof en Resistencia de Cushamen y se pedirá justicia por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

“Mapuche ñi antü kom Wallmapu mew”, señala la convocatoria en mapuzungun, que significa “día nacional mapuche, sacá tu bandera”. Refiere al 6 de enero de 1641, cuando luego de un siglo de guerra, con intentos de doblegar al pueblo mapuche, la corona española suscribió el “Pacto de Quillín”. Francisco López de Zúñiga, gobernador de Chile, firmó con lonkos (autoridades) mapuches la paz a orillas del río Quillén (actual provincia de Cautín, Chile). Entre los puntos principales se estableció como límite el río Biobío (a la altura de Chos Malal, en Neuquén), y se reconoció la soberanía e independencia mapuche al sur del río. Las autoridades originarias presentes fueron Lonkopichun, Butapichun, Tinaqueaü, Chicaguala y Cheuquenahuel, entre otros.

El imperio español, que había vencido y masacrado a decenas de pueblos indígenas de América, reconoció la autonomía y libertad de los mapuches. El acuerdo, del que solo existen registros de la época escritos por el lado español, estableció que los indígenas liberarían a los cautivos, dejarían ingresar a religiosos cristianos, y se comprometían a ser aliados de España ante cualquier enemigo extranjero.

Carlos Contreras Painemal es investigador, antropólogo y autor de “Los Tratados celebrados por los Mapuches con la Corona Española, la República de Chile y la República de Argentina”, rigurosa obra de 355 páginas que detalla, en base documental, los acuerdos entre 1592 y 1878. “El parlamento de Quillín se constituirá en un acto jurídico de enorme importancia. Desde allí se abrirá un periodo en donde la Corona Española buscará consolidar su poder, lo cual estará determinado por negociaciones etnopolíticas que se traducirán en tratados”, explica Contreras Painemal en su escrito.

Contreras Painemal resalta que el tratado fue reconocido por el Rey Felipe IV, por Real Cédula del 29 de abril de 1643, “lo que convierte en un instrumento jurídico de carácter internacional”. En base a documentos de la época, afirma que el acuerdo fue precedido por batallas “en donde los españoles conocieron en varias ocasiones el sabor amargo de la derrota”. El investigador marca contrapuntos al relato oficial (español): “La administración española intentó minimizar su posición de pactar, intentando hacerla ver como una piadosa concesión por parte de la Corona. Sin embargo para los mapuches estaba claro de que si los españoles proponían la paz era por temor”.

Adrián Moyano es investigador y periodista, autor de “Crónicas de la resistencia mapuche” e “Inakayal” (entre otros libros sobre el pueblo originario), aportó un dato central: “España reconoció la soberanía mapuche al sur del Biobío pero ese acuerdo también es de interés para argentinos porque hubo una concurrida delegación puelche (mapuches al Este de la Cordillera) que al día siguiente del acontecimiento central celebró el mismo tratado con el gobernador español. De manera que aquel reconocimiento trascendió la Cordillera de los Andes y se extendió a la actual jurisdicción argentina. Nótese la fecha, 1641. No, los mapuche no vinieron de Chile. En aquellos tiempos, la Argentina no estaban en los planes de nadie”.

La wenufoye (de color azul, verde y rojo, con símbolos mapuches amarillos, negros y rojos) flameará en ciudades y parajes de Río Negro, Neuquén, Chubut, La Pampa, Mendoza y Buenos Aires. En Bariloche habrá un “trawutuaiñ” (encuentro para encontrarnos), el miércoles 10 en el Centro Cívico. Repudiarán el primer aniversario de la represión de Gendarmería Nacional y la Policía de Chubut sobre el Pu Lof en Resistencia de Cushamen, considerada el “primer capítulo de una nueva ofensiva general contra todo el pueblo mapuche”. 

Durante 2017 hubo una veintena de represiones sobre las comunidades mapuches de Río Negro, Neuquén y Chubut. Los casos más graves fueron la desaparición y muerte de Santiago Maldonado y el asesinato por la espalda de Rafael Nahuel.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, lanzó un “comando unificado” (juntos a los gobiernos patagónicos) para avanzar contra la organización Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). Ninguna comunidad indígena reconoció ser parte de la RAM, incluso la sindican de ser una creación de los servicios de inteligencia. Las comunidades afirman que la estrategia del gobierno es usar a la RAM para avanzar contra el pueblo mapuche.( www.pagina12.com.ar/87377-la-historia-que-fue-silenciada )

Gracias al Pacto de Quillín, el pueblo mapuche iza su bandera, recordando la gesta, reclama el cumplimiento de sus derechos, justicia por los asesinatos y exigirá el respeto de los territorios indígenas.

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba


1977 - ES ASESINADO DARDO CABO EN LA "MASACRE DE BRANDSEN"

Periodista y militante político, fundador del Movimiento Nueva Argentina, comandó en 1966 la Operación Cóndor que desvió un avión de Aerolíneas Argentinas para desembarcar en las Islas Malvinas, exigiendo su devolución. Creador de la agrupación Apeba, formó parte de la Mesa de Trasvasamiento de la Juventud Peronista, integró las organizaciones armadas Descamisados y Montoneros y dirigió el semanario El Descamisado.

Detenido en abril de 1975, fue sacado de prisión y asesinado el 6 de enero de 1977 junto a otros siete prisioneros por elementos del Primer Cuerpo de Ejército que respondían al general Suárez Mason. (Roberto Baschetti. Militantes del peronismo revolucionario uno por uno)

Tras su vuelta al continente, después de haber desviado un avión para descender en Malvinas en lo que se conoce como el Operativo Cóndor, fue encarcelado. Cabo se casó con María Cristina estando preso en Ushuaia. Desde la cárcel envió al historiador NorbertoGalasso una carta prólogo para su trabajo Discépolo y su tiempo, en su 3ª edición de 1967.

Allí escribió:
“Hace unos días, le decía en una carta al Dr. Arturo Jauretche que “algo está pasando en el plano de la cultura nacional”. Acababa de leer “Discépolo y su época” y estaba entusiasmado por el arrebato suyo de decir tantas verdades que hace rato muchos queremos encontrar en los libros argentinos y que algunos se desesperan en ocultar. (…) Siga usted cabalgando, amigo Galasso, que lleva un pingo flor en su pluma y que todavía tiene que decir una punta de cosas más que harán parar los pelos de punta a estos tilingos que tienen por críticos literarios a esas “revistas de ejecutivos”…

VER RESEÑA DE LOS 6 ASESINADOS . . .

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

LA SEMANA TRÁGICA (7/1 AL 14/1 DE 1919)

Con la súbita represión por cuenta y orden de la propia Policía Federal de la huelga que venían realizando los obreros de los talleres Vasena en reclamo de la reducción de la jornada laboral de 11 a 8 horas, mejores condiciones de salubridad, la vigencia del descanso dominical, el aumento de salarios y la reposición de los delegados despedidos, comienza la llamada Semana Trágica de Buenos Aires, durante el gobierno de Hipólito Yrigoyen.

Si bien el Departamento Nacional del Trabajo había apoyado los reclamos obreros, la empresa se rehúso a obedecer, reemplazó a los trabajadores por rompehuelgas provistos por una autodenominada Asociación Nacional del Trabajo y la actuación intimidatoria de grupos paramilitares de la Liga Patriótica, razón por la que el conflicto se prolongaba desde mediados del mes de diciembre.

La acción conjunta de la desmandada Policía, el Ejército y los paramilitares, dejó un saldo que se calculó en alrededor de 700 muertos y 4000 heridos.

Masacre del 7 de enero: comienza la semana trágica
El 7 de enero, nuevamente en la esquina de Pepirí y Amancio Alcorta donde estaba el local sindical (Alcorta 3483), aproximadamente a las 15:30, más de cien policías y bomberos armados con fusiles Mauser, apoyados por rompehuelgas armados con Wínchesters, dispararon contra las casas de madera, los huelguistas y los vecinos. Durante casi dos horas se dispararon cerca de dos mil proyectiles. Una gran parte de las fuerzas de seguridad ya estaban apostadas desde mucho antes en el techo de la escuela La Banderita ubicada en la esquina mencionada y en la fábrica textil Bozalla ubicada frente al local sindical, que también estaba en huelga. Entre las fuerzas atacantes estaba incluso uno de los dueños de la empresa, Emilio Vasena.
El cronista del diario socialista La Vanguardia describió el panorama con el que se encontró al llegar al lugar, con estas palabras:
“Hay que ver cómo están las paredes, puertas, vidrieras y el interior de las casas. Unos obreros nos dijeron que para librar a sus hijos de las balas, los hicieron esconderse en el piso debajo de las camas. Casi todas las paredes de esas construcciones son de madera, de modo que las balas las atraviesan con facilidad. Con mayor razón si los disparos se hacían de pocos metros de distancia. En una casa frente a la escuela, una bala atravesó tres paredes, rompió el espejo de un ropero, atravesó las ropas y se incrustó en la pared. Hay habitaciones interiores en esas casas que tienen balas incrustadas a 50 cm del piso, lo que probaría que esos proyectiles se han disparado desde la azotea de la escuela”
Como resultado del ataque murieron Toribio Barrios, español de 50 años, asesinado a sablazos en la calle; Santiago Gómez, argentino de 32 años, asesinado dentro de una fonda; Juan Fiorini, argentino de 18 años, asesinado en su casa mientras tomaba mate con su madre; Miguel Britos, argentino de 32 años; y Eduardo Basualdo, de 42 años, que moriría al día siguiente. Ninguno de ellos era empleado de Vasena. Las personas heridas de bala superaron las treinta, entre ellas Irene Orso o Curso, italiana de 55 años; Segundo Radice, italiano de 54 años; Basilio o Cecilio Arce, argentino de 48 años; Miguel Ala, turco de 19 años; José Salgueiro, argentino de 18 años; Pedro Velardi, italiano de 29 años; Martín Pérez, español de 48 años; Humberto Pérez, argentino de 22 años; José Ladotta, italiano de 55 años; José Santos, portugués de 46 años; y Gabino Díaz, argentino de 40 años.
El parte policial informó que sólo tres policías habían recibido lesiones mínimas (dos golpes y un mordisco) y que uno solo había sufrido una herida de cierta consideración, al recibir una cuchillada.
La magnitud de la masacre fue verificada de inmediato en el lugar de los hechos por el diputado socialista Mario Bravo, por los cronistas del diario socialista La Vanguardia, por la revista Mundo Argentino y por la tradicional revista Caras y Caretas.
Inmediatamente después de la masacre el gobierno radical buscó terminar el conflicto. El ministro del Interior Ramón Gómez dio instrucciones al jefe de policía Miguel Denovi y al director del Departamento de Trabajo Alejandro Unsain, para que entrevistaran a Alfredo Vasena y obtuvieran de él la concesión de varios de los puntos del petitorio de huelga. Unsain y Denovi fueron a la empresa y consiguieron que Vasena aceptara aumentar los salarios un 12%, reducir la jornada a 9 horas de lunes a sábado (54 horas semanales) y readmitir a todos los obreros en huelga. Esa misma noche a última hora, Unasin y Denovi consiguieron que Vasena y los dirigentes sindicales, se reunieran en la jefatura de policía y llegaran a un principio de acuerdo, que se formalizaría al día siguiente en la sede de la empresa. Vasena se comprometió también a no realizar actividades al día siguiente, para evitar nuevos incidentes. El conflicto en los Talleres Vasena parecía a punto de quedar resuelta.
Pero los asesinatos habían generado una indignación generalizada en los sectores obreros y en los barrios populares del sur de la ciudad, que se reflejó de inmediato en la gran cantidad de gente que se congregó en los locales sindicales, socialistas y anarquistas, especialmente en los dos en los que se velaron a los muertos, la sede del sindicato en Alcorta 3483 y la "casa del pueblo" socialista en Loria 1341 -a dos cuadras de la fábrica.
Esa misma noche los comerciantes de Nueva Pompeya decidieron cerrar sus negocios al día siguiente, en señal de duelo por los muertos. Simultáneamente, uno de los principales sindicatos del país, la Federación Obrera Marítima (FOM), de la FORA IX, declaraba la huelga por la falta de respuesta a sus peticiones por parte del Centro Argentino de Cabotaje... VER MÁS (día por día hasta la finalización el día 14)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1820 - SUBLEVACIÓN DEL EJÉRCITO DEL NORTE EN AREQUITO

El Motín de Arequito fue la sublevación del Ejército del Norte de las Provincias Unidas del Río de la Plata contra la autoridad del Directorio, llevada a cabo en Arequito, Provincia de Santa Fe, Argentina, el 8 de enero de 1820, mediante la cual este se apartó de la guerra civil contra los federales e intentó retornar al frente norte para continuar el auxilio en la lucha contra los realistas del Alto Perú, y que tuvo como consecuencias la desintegración final del Directorio como resultado de su derrota en la Batalla de Cepeda, el comienzo de la Anarquía del Año XX (entre los años 1819 y 1823) y la extinción a largo plazo del propio Ejército del Norte.

VER EL DESARROLLO DE LA SUBLEVACIÓN Y SU VALORACIÓN HISTÓRICA . . .

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

ANTONIO MAMERTO GIL NÚÑEZ, "EL GAUCHITO GIL"

8 DE ENERO DE 1874 o 1878 MUERE ASESINADO ANTONIO MAMERTO GIL

De la rama de un algarrobo lo colgaron de los pies, cabeza abajo y lo degollaron. La tierra bebió su sangre y el alma se fue tras ella. Por eso, el día de su muerte, cada 8 de enero, se celebra su “cabo de año” en el mismo lugar donde fue asesinado. Allí, a 8 kilómetros de la ciudad de Mercedes, provincia de Corrientes, y a la vera de la Ruta Nacional 121, recibe el agradecimiento de cientos de miles de personas que conocieron su bondad. Lo grandioso de ese gaucho hijo de españoles, de piel blanca, profundos ojos grises y gran valor, es que, luego de su injusta y cruel sentencia, volvió a vivir en su pueblo convirtiéndose en un venerado santo popular...VER MÁS

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

MIGUEL BENANCIO SÁNCHEZ
(6 de noviembre de 1952 – desaparecido el 8 de enero de 1978)

Atleta, futbolista, poeta, militante peronista secuestrado y desaparecido.
Nació en Bella Vista, Tucumán. A los pocos años la crisis azucarera en los Ingenios tucumanos obliga a su familia a trasladarse a la ciudad de Berazategui en el conurbano bonaerense.
Fue futbolista en las inferiores del Club Gimnasia y Esgrima de La Plata hasta que en 1974 debió abandonar debido a su nuevo trabajo como ordenanza en el Banco Provincia. No pudo mantener ambas actividades. Sin embargo, logró combinar su trabajo con el atletismo, disciplina que empezó a practicar cada vez con mayor intensidad.
Fue así que se transformó en un atleta federado del Club Atlético Independiente, y participó en tres ocasiones de la tradicional maratón de San Silvestre, que recorre la ciudad brasilera de San Pablo.
Es probable que por su militancia en la Unidad Básica de la Juventud Peronista, fuera secuestrado el 8 de enero de 1978, cuando tenía 25 años. Según relatos de otros detenidos, habría permanecido en el centro de detención clandestino “El Vesubio”.

En enero de 1998 los periodistas Ariel Scher y Víctor Pochat de la sección deportiva de Clarín, reconstruyeron la vida y la desaparición de Miguel Sánchez.
El periodista italiano Valerio Piccioni, de la Gazzeta dello Sport, enterado por este artículo viajó a la Argentina para realizar una investigación sobre el tema, escribiendo un libro titulado “La corsa de Miguel” (La carrera de Miguel).
Poco después impulsó la organización de una carrera con el mismo nombre del libro, por las calles de Roma, como homenaje al atleta desaparecido.
Es así como el 9 de enero de 2000, 350 participantes llevando una camiseta con el rostro de Sánchez en la parte de adelante y el poema “Para vos, atleta” atrás, escrito en 1977 por Miguel y publicado por la Gazeta de Sao Paulo.

PARA VOS, ATLETA
Para vos, atleta. Para vos que sabés del frío, de calor, de triunfos y derrotas.
Para vos que tenés el cuerpo sano, el alma ancha y el corazón grande.
Para vos que tenés muchos amigos, muchos anhelos, la alegría adulta y la sonrisa de los niños.
Para vos que no sabés de hielos ni de soles, de lluvia ni rencores.
Para vos, atleta, que recorriste pueblos y ciudades, uniendo Estados con tu andar.
Para vos, atleta, que despreciás la guerra y ansías la paz.

Al año siguiente comenzó su recorrido en Argentina. La tradición vigente es que se realiza siempre en vísperas del Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, bajo el lema “la meta es no olvidar”.
En Tucumán, comenzó a correrse por él en 2005. Luego de tres ediciones en Bella Vista, su ciudad natal, se decidió correrla en San Miguel de Tucumán.
También desde el mismo año, en Villa España, Berazategui, la localidad de su militancia y desaparición, docentes y alumnos de la escuela de Educación Media N° 7 “Ernesto Che Guevara”, organizan la “Carrera de Miguel, Corremos para no Olvidar”, con un recorrido de 7,5 km. abierta a todas las edades y una caminata de 3 km que transita por la casa donde vivía y fue secuestrado.
Desde 2006 se corre en la costanera de San Carlos de Bariloche.
En 2012 en la ciudad de Bs.As. existe una calle Miguel B. Sánchez que suplantó a Crisólogo Larralde desde Av. Del Libertador hasta Lugones.
En 2013 la copa del Campeonato de Primera División llevó su nombre.
Desde el año 2016 también se realiza en la ciudad de Mar del Plata.
La 19° edición de la “Carrera de Miguel” en 2019 en la ciudad de Bs. As. largó desde la calle Miguel Sánchez. Las inscripciones se agotaron con 3000 atletas para recordar al atleta desaparecido.
También se corrió la 4° edición en Mar del Plata. En Córdoba se corrió por cuarto año consecutivo.
Una Ley, la número 26990 de 2014, en su homenaje, establece El Día de La Memoria en el Deporte, el 8 de enero de cada año en conmemoración del atleta Miguel Sánchez, desaparecido en 1978 durante la última dictadura cívico-militar.
En la carrera de la memoria contra el olvido, en este caso, no sólo la memoria está ganando la carrera, sino que se multiplica con el paso del tiempo.

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

10 DE ENERO DE 1815 - BATALLA DE GUAYABOS

Después de la reorganización del ejército por el coronel Soler el 16 de diciembre de 1814, la 1ª división del coronel Manuel Dorrego, antes de marchar hacia el Norte, permanece en San José algunos días dando descanso a sus tropas, reorganizándolas, proveyéndose de munición, caballos, etc., para estar en condiciones de emprender este nuevo avance, en situaciones tan difíciles como desventajosas, por el desconocimiento del terreno, y tener que actuar con una población completamente hostil, con tan pocos efectivos, entre los que había tantos europeos destinados, pues para esta campaña, se calculó con la cooperación de las tropas argentinas existentes sobre la margen derecha del Uruguay, en la provincia de Entre Ríos.

El coronel Dorrego con su división partió de San José el 21 de diciembre a las 2 de la tarde, marchando por las cuchillas Grande del Oeste, acampando el día 27 en las puntas del arroyo del Perdido, próximo al paso de la Calera de Peralta.

Al día siguiente cruza el arroyo del Perdido y se dirige hacia el río Negro, por el paso de Vera, a pesar de la fuerte resistencia que le ofreció Lavalleja, jefe de la vanguardia de las fuerzas de Rivera (las fechas exactas y campamentos diarios hasta el río Negro son poco conocidos por haber perdido el coronel Dorrego el diario de marcha durante el combate de Guayabos (o también llamado combate de Arerunguá).  Tres leguas antes de llegar al paso de Vera, el coronel Dorrego destacó al teniente coronel Vargas, con ciento cincuenta hombres, para que marchara hasta Vegueló, y reconocer hasta las inmediaciones de Mercedes, pues según informes recogidos sobre la marcha, se decía que en este pueblo existían algunas fuertes partidas enemigas.  Se comprobó la inexactitud de esos informes, pero el reconocimiento no dejó de producir algunos beneficios, pues se recogieron de paso algunos caballos.

Otro destacamento con igual número de tropa se destacó hacia el paso de Yapeyú, situado sobre el mismo río Negro. VER MÁS . . .

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

MUERE EN BUENOS AIRES MARÍA ELENA WALSH 

(Ramos Mejía, 1 de febrero de 1930 - Buenos Aires, 10 de enero de 2011)​

Escritora, guionista, cantora y compositora, especialmente renombrada por sus canciones y cuentos infantiles, desde muy joven dio a conocer poemarios que fueron elogiados por poetas y críticos, como "Otoño imperdonable", "Apenas viaje", "Baladas con Angel", "Hecho a mano", "Novios de antaño". Formó con la folclorista Leda Valladares un celebrado dúo del que se editaron long plays de gran suceso entre los que cabe mencionar "Canciones del tiempo de Maricastaña", "Leda y María cantan villancicos", "Canciones de Tutú Marambá", "Entre valles y quebradas", grabando a su vez como solista "La cigarra", "Los ejecutivos", "Zamba de Pepe", "El 45", "Serenata para la tierra de uno" y muchos otros temas. Escribió piezas teatrales, guiones televisivos y cinematográficos, colaboró con numerosos medios periodísticos y publicó una enorme cantidad de cuentos para niños que alcanzaron gran popularidad, entre ellos "Tutú Marambá", "Circo de bichos", "El reino del revés", "Cuentopos de Gulubú", "Versos para cebollitas", "El diablo inglés", "La nube traicionera", "El paquete de Osofete", "Manuelita la tortuga", "Osías el osito", "El Mono Liso", "La reina Batata", etc. Fue declarada Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Córdoba y Personalidad Ilustre de la Provincia de Buenos Aires. 

El poema Eva, que María Elena Walsh dedicó a Eva Perón, tal vez uno de los más bellos y que aparece en el volumen Canciones Contra el Mal de Ojo (1976).

EVA
Calle Florida, túnel de flores podridas.
Y el pobrerío se quedó sin madre
llorando entre faroles sin crespones.
Llorando en cueros, para siempre, solos.
Sombríos machos de corbata negra
sufrían rencorosos por decreto
y el órgano por Radio del Estado
hizo durar a Dios un mes o dos.
Buenos Aires de niebla y de silencio.
El Barrio Norte tras las celosías
encargaba a París rayos de sol.
La cola interminable para verla
y los que maldecían por si acaso
no vayan esos cabecitas negras
a bienaventurar a una cualquiera.
Flores podridas para Cleopatra.
Y los grasitas con el corazón rajado,
rajado en serio. Huérfanos. Silencio.
Calles de invierno donde nadie pregona
El Líder, Democracia, La Razón.
Y Antonio Tormo calla "amémonos".
Un vendaval de luto obligatorio.
Escarapelas con coágulos negros.
El siglo nunca vio muerte más muerte.
Pobrecitos rubíes, esmeraldas,
visones ofrendados por el pueblo,
sandalias de oro, sedas virreinales,
vacías, arrumbadas en la noche.
Y el odio entre paréntesis, rumiando
venganza en sótanos y con picana.
Y el amor y el dolor que eran de veras
gimiendo en el cordón de la vereda.
Lágrimas enjuagadas con harapos,
Madrecita de los Desamparados.
Silencio, que hasta el tango se murió.
Orden de arriba y lagrimas de abajo.
En plena juventud. No somos nada.
No somos nada más que un gran castigo.
Se pintó la República de negro
mientras te maquillaban y enlodaban.
En los altares populares, santa.
Hiena de hielo para los gorilas
pero eso sí, solísima en la muerte.
Y el pueblo que lloraba para siempre
sin prever tu atroz peregrinaje.
Con mis ojos la vi, no me vendieron
esta leyenda, ni me la robaron.
Días de julio del 52
¿Qué importa donde estaba yo?
No descanses en paz, alza los brazos
no para el día del renunciamiento
sino para juntarte a las mujeres
con tu bandera redentora
lavada en pólvora, resucitando.
No sé quién fuiste, pero te jugaste.
Torciste el Riachuelo a Plaza de Mayo,
metiste a las mujeres en la historia
de prepo, arrebatando los micrófonos,
repartiendo venganzas y limosnas.
Bruta como un diamante en un chiquero
¿Quién va a tirarte la última piedra?
Quizás un día nos juntemos
para invocar tu insólito coraje.
Todas, las contreras, las idólatras,
las madres incesantes, las rameras,
las que te amaron, las que te maldijeron,
las que obedientes tiran hijos
a la basura de la guerra, todas
las que ahora en el mundo fraternizan
sublevándose contra la aniquilación.
Cuando los buitres te dejen tranquila
y huyas de las estampas y el ultraje
empezaremos a saber quién fuiste.
Con látigo y sumisa, pasiva y compasiva,
única reina que tuvimos, loca
que arrebató el poder a los soldados.
Cuando juntas las reas y las monjas
y las violadas en los teleteatros
y las que callan pero no consienten
arrebatemos la liberación
para no naufragar en espejitos
ni bañarnos para los ejecutivos.
Cuando hagamos escándalo y justicia
el tiempo habrá pasado en limpio
tu prepotencia y tu martirio, hermana.
Tener agallas, como vos tuviste,
fanática, leal, desenfrenada
en el candor de la beneficencia
pero la única que se dio el lujo
de coronarse por los sumergidos.
Agallas para hacer de nuevo el mundo.
Tener agallas para gritar basta
aunque nos amordacen con cañones.

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba


BATALLA DE PASTOS GRANDES - 12 DE ENERO DE 1869 

Despuntaban los primeros días del año 1869. La Guerra de la Triple Alianza, provocada para infligir una derrota categórica e histórica al poderoso Paraguay de don Francisco Solano López, promediaba ya sus cuatro años y medio de duración. Al tiempo que se desangraba para siempre el orgullo guaraní en los campos de batalla, en Argentina el general Felipe Varela, proveniente de la República de Bolivia, está decidido a jugarse una vez más por el federalismo criollo, muy a pesar de no disponer de un grueso número de gauchos milicianos como en la Batalla del Pozo de Vargas en abril de 1867. Su salud tampoco era una garantía para llevar a cabo semejante patriada: una maligna tuberculosis empieza tibiamente a manifestársele, pero nada aparenta detener a este honrado hombre argentino… Ver más

 

1920 - EL SALUDO DEL CRUCERO 9 DE JULIO A LA REPÚBLICA DOMINICANA

La República Argentina, como país y como sociedad, tiene numerosos defectos y asuntos que corregir. Podría hacerlo extensivo al resto del mundo, al fin y al cabo no hay lugares ideales y perfectos, pero sí hay países donde las cosas funcionan mejor que en otros. Pero antes de desbarrancar filosofando sobre nuestra sociedad y como se mide el bienestar (ya filosofé sobre cuestiones de este tipo en otras entradas), voy a hacer lo que tenía previsto y voy a contarles una pequeña historia acerca de un gesto con fuerte carga simbólica que está por cumplir un siglo y que tiene como protagonista a un barco de la armada argentina: el crucero 9 de Julio.

Esta historia comienza en mayo de 1919, cuando fallece el poeta mexicano Amado Nervo, embajador ante Buenos Aires y Montevideo. El gobierno uruguayo envió los restos del poeta de regreso a México por vía marítima, a bordo del crucero Uruguay, mientras que el gobierno argentino, a cargo del radical Hipólito Yrigoyen, envió al crucero 9 de Julio como escolta. Ambos barcos hicieron escala en La Habana, donde se le rindieron homenajes al difunto poeta, continuando luego hasta el puerto de Veracruz (México), acompañados por el crucero Cuba y el buque escuela Zaragoza, de las armadas cubana y mexicana, respectivamente. Luego del arribo a Veracruz, todos los buques se dispersan y vuelven por separado.

En el viaje de retorno a Argentina, el crucero 9 de Julio tuvo que hacer una escala técnica en Santo Domingo, capital de la República Dominicana, para aprovisionarse de combustible. El comandante del crucero, capitán de fragata Francisco Antonio de la Fuente, se comunicó con sus superiores para pedir instrucciones de cómo proceder. La pregunta inmediata es: ¿cuál era el problema de procedimiento? Pues la cuestión era que la República Dominicana estaba ocupada por las fuerzas armadas de EE.UU. desde mayo de 1916. En ese momento ondeaba la bandera de los EE.UU. (con 48 estrellas por entonces, aún no se habían incorporado Alaska y Hawai) en el puerto de Santo Domingo. La consulta del comandante era, en pocas palabras: ¿a qué bandera debo saludar, sr. Presidente?. Una cuestión protocolar, sin duda, pero cargada de un simbolismo muy fuerte: ¿había que saludar a la bandera del país caribeño o a la del ocupante que gobernaba de facto?

En el diario de navegación del crucero 9 de Julio no se reflejan los pensamientos de su comandante, pero sí se puede leer el texto del cable cifrado que envió al embajador argentino en Estados Unidos, Tomás Le Bretón, desde la escala previa, Puerto Príncipe (Haití):

"Haití: Enero 6 de 1920. El capitán de fragata Fco. de la Fuente se dirige a V. E. señor embajador argentino en Norteamérica, solicitando urgente, le comunique qué bandera deberá saludar en Santo Domingo, vista la ocupación militar norteamericana."
La respuesta, lacónica e igualmente cifrada, que envía Le Bretón no da lugar a ninguna malinterpretación: "Saludar Dominicana".

Hay diferentes versiones de la historia según la fuente, aunque parece que la orden emanó directamente del presidente, Hipólito Yrigoyen. Sea como fuere, la respuesta que recibió el capitán Francisco de la Fuente fue clara: "saludar Dominicana". Nuevamente, de acuerdo al diario de navegación del crucero 9 de Julio, al entrar en el puerto de Santo Domingo:
"El 13 de enero de 1920 se dio fondo con el ancla de babor. Inmediatamente se saludó la Plaza"

Se saludó a la Plaza con una salva, con la bandera dominicana enarbolada al tope en su cangreja del palo mayor. Fue, sin duda, un saludo consciente, premeditado y explícito a la bandera y al pueblo dominicanos, realizado por una nave argentina que llevaba como nombre la fecha de su independencia nacional. Un doble homenaje entre países latinoamericanos.

Nuevamente en este punto hay diferentes versiones de la historia, producto quizás del tiempo y de motivaciones patrióticas. No he podido constatar los detalles de esta historia a través de los diarios de la época, ya que, al menos los que tienen repositorios online, casi no hacen referencia a la visita del crucero argentino a la isla caribeña. Lo que más o menos se repite en diversos sitios, y con diferentes testimonios, es que la noticia de la llegada del crucero 9 de Julio y el saludo a la bandera dominicana corrió por toda la ciudad, dándose una movilización espontánea que rompió el toque de queda imperante. El puerto se convirtió en el foco de una insurrección en potencia, donde improvisados oradores se sucedían unos a otros, demandando el fin de la ocupación norteamericana. El doctor Herrera Cabral, niño entonces, futuro embajador de la República Dominicana en la Argentina, decía en una entrevista a finales de los años sesenta que, de haber tenido armas la población, los cañonazos del crucero argentino habrían sido el detonante de una insurrección general contra el invasor. Un orador anónimo, consignan algunos recuerdos, gritó en llantos: “Loor al presidente argentino Yrigoyen que nos ha hecho vivir siquiera dos horas de libertad dominicana”.

Las autoridades de la intervención pidieron urgentes instrucciones a Washington debido a la inesperada, e imprevisible, agitación reinante. Por la tarde de aquel 13 de enero, la respuesta llegó de la Secretaría de Marina: se debía responder al saludo, con los cañonazos de práctica. El día 14 la plana mayor del buque fue agasajada en el club Unión, y las muestras de afecto de la población fueron muchas y emotivas. El crucero partió el 16 de enero a las 8 de la mañana, sin que sus autoridades tuviesen el menor contacto oficial con los jefes interventores de Estados Unidos. No hubo cortesías ni atenciones mutuas. El crucero hizo otras visitas en el Caribe y llegó a Buenos Aires el 21 de febrero de 1920. Ese mismo día, el capitán de la Fuente concluyó su desempeño como comandante del crucero 9 de Julio, pasando a desempeñar otras funciones en la Armada hasta su retiro, el 7 de septiembre de 1928.

Luego de recobrar su libertad a finales de diciembre de 1924, los dominicanos honraron a Yrigoyen poniéndole su nombre a una calle céntrica. Pero la historia no terminó allí. En 1965, por gestión de la Liga Naval Dominicana, la República Argentina resuelve obsequiar a la República Dominicana el simbólico cañón del crucero 9 de Julio, con el que se habían disparado las salvas aquel 13 de enero de 1920. La fragata-escuela Libertad fue la encargada de transportar el cañón, arribando al puerto de Santo Domingo el 24 de abril de 1965. Pero la historia se repitió una vez más, ya que el 29 de abril de ese año, bajo el argumento oficial de la necesidad de proteger las vidas de los extranjeros (ninguno de los cuales había sido muerto o herido) en el marco de inestabilidad política de la República Dominicana, el presidente norteamericano Lyndon B. Johnson ordenó bloquear la isla con una flota de 41 buques, que precedieron al despliegue posterior de más de 40000 soldados e infantes de marina. El objeto era frenar la rebelión contra el presidente de facto, Donald Reid Cabral y evitar, según la óptica norteamericana, el surgimiento de otra Cuba. Esta vez el cañón del crucero 9 de Julio no pudo saludar a ninguna bandera, y tuvo que esperar un tiempo para ser entregado, en alta mar, a una unidad de guerra dominicana. Meses después, en febrero de 1966, sería emplazado en el lugar que hoy se encuentra, en la margen oriental del río Ozama, en Santo Domingo. Era entonces presidente de Argentina el doctor Arturo Illia, o sea, una vez más un presidente radical se hallaba metido, de una forma u otra, en un conflicto entre EE.UU. y República Dominicana.

Aún hoy se recuerda esta historia en la República Dominicana, y es tradicional hacer algún acto o recepción en la embajada argentina en Santo Domingo para conmemorar la visita del crucero 9 de Julio en aquel lejano (¡casi un siglo!) mes de enero. La historia, matizada, coloreada y seguramente deformada por los años y los diversos testimonios, puede variar ligeramente, pero sin duda lo que ocurrió en aquel día de enero de 1920 fue suficientemente conmovedor, para la sociedad dominicana, que preservó la historia y la transformó en una especie de mito. Sin duda es una pequeña historia, una pincelada de color que no altera el curso de la historia, pero que sirve para reflexionar sobre esos pequeños actos que pueden rescatar la dignidad pisoteada ya sea de una nación, un pueblo, una familia, o siquiera una sola persona. Hasta siempre, y gracias por leer.  (Patricio G. Donato, Investigador del Conicet, 18/4/2019)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1995 - MUERE EN ROSARIO EL DOCTOR ESTEBAN LAUREANO MARADONA A LA EDAD DE 99 AÑOS
"EL MÉDICO DE LOS POBRES".

  • "Si algún asomo de mérito me asiste en el desempeño de mi profesión, éste es bien limitado, yo no he hecho más que cumplir con el clásico juramento hipocrático de hacer el bien a mis semejantes."
  • "Muchas veces se ha dicho que vivir en austeridad, humilde y solidariamente, es renunciar a uno mismo. En realidad ello es realizarse íntegramente como hombre en la dimensión magnífica para la cual fue creado.”

Dos de sus frases que sintetizan el pensamiento de este médico rural, naturalista y escritor, renunció tanto a los privilegios de su clase de origen como a todo tipo de honorario y premio material, viviendo en la humildad y colaborando con su dinero y dedicación con los desposeídos, particularmente con las comunidades aborígenes del noreste argentino.

Residió durante más de 50 años en Estanislao del Campo, pequeña localidad de la provincia de Formosa, donde asistió a las comunidades toba, mataco, mocoví y pilagá.
Ha hecho grandes aportes al conocimiento de las gentes del noreste argentino, así como de su flora, fauna e historia y es autor ente otras obras, de "A través de la Selva", "Recuerdos campesinos", "Una planta providencial", "Animales cuadrúpedos americanos", "Aves", "Historia de los obreros de las ciencias naturales", "El problema de la lepra", "Plantas cauchígenas", etc.

Había nacido en Santa Fe el 4 de julio de 1895. VER SU BIOGRAFÍA . . .

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

MUERE JUAN GELMAN
A los 83 años, muere Juan Gelman, figura central de las letras iberoamericanas (Buenos Aires, 3 de mayo de 1930 - México, d. f., 14 de enero de 2014)

Ni el recuento de los merecidos premios literarios ni el repaso de su imponente obra, ni el recuerdo de sus luchas y sus pérdidas alcanzan para darle dimensión a lo ocurrido: con Gelman se van el poeta, el periodista y el militante que cruzó las imposibilidades del lenguaje para crear nueva vida.

FINAL
Ha muerto un hombre y están juntando su sangre en cucharitas,
querido Juan, has muerto finalmente.
De nada te valieron tus pedazos
mojados en ternura.
Cómo ha sido posible
que te fueras por un agujerito
y nadie haya ponido el dedo
para que te quedaras.
Se habrá comido toda la rabia del mundo
por antes de morir
y después se quedaba triste triste
apoyado en sus huesos.
Ya te abajaron, hermanito,
la tierra está temblando de ti.
Vigilemos a ver dónde brotan sus manos
empujadas por su rabia inmortal.

Juan Gelman, murió en la ciudad de México, donde residía desde 1988.
Escritor desde su niñez, se desempeñó como periodista, traductor y militante. Exiliado durante la dictadura militar iniciada en 1976, retornó a la Argentina en 1988 aunque se radicó en México. Buena parte de su vida y obra literaria se vieron signadas por el secuestro y desaparición de sus hijos y la búsqueda de su nieta nacida en cautiverio. Fue el cuarto argentino galardonado con el Premio Miguel de Cervantes, luego de Jorge Luis Borges, Ernesto Sabato y Adolfo Bioy Casares. Se lo considera uno de los grandes poetas contemporáneos de habla hispana, y un «expresionista del dolor». A su muerte, la Presidencia de la Nación Argentina decretó tres días de duelo nacional.

Actividad como periodista

Comenzó a trabajar como periodista en la revista Confirmado en 1966; fue jefe de redacción de Panorama (1969), secretario de redacción y director del suplemento cultural del diario La Opinión (1971-1973), secretario de redacción de la revista Crisis (1973-1974) y jefe de redacción del diario Noticias (1974), al que había llegado el año anterior desde las FAR y donde, según el autor, transcurrieron los mejores momentos de su vida en los medios. En 1971 fue coguionista de la película Por los senderos del Libertador, que Jorge Cedrón realizara por encargo del dictador Alejandro Agustín Lanusse.

Exilio

Durante la presidencia de facto de José María Guido —que asumió como presidente tras el derrocamiento de Arturo Frondizi— resultó encarcelado junto a un grupo de escritores por pertenecer al Partido Comunista. Ese breve paso por la cárcel, lo acercaron a los grupos disidentes de la línea oficial para acercarse a un peronismo entonces perseguido e ilegalizado.

Se encontraba en Europa cuando se produjo el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, que impuso un régimen de terrorismo de estado que causó la desaparición de 30.000 personas. Salvo un breve regreso clandestino ese año, permaneció exiliado en Roma, Madrid,  Managua, París, Nueva York y México trabajando como traductor de la Unesco. Sus gestiones lograron el primer repudio a la dictadura publicado en 1976 en el diario Le Monde por parte de varios jefes de gobierno y de la oposición europeos, entre ellos François Mitterrand y Olof Palme.

En 1977 adhirió al recién creado Movimiento Peronista Montonero, aunque ya con disidencias y dos años más tarde lo abandonó en desacuerdo con el verticalismo militarista y con las negociaciones que su conducción había entablado en Francia con el miembro de la Junta Militar almirante Emilio Massera, lo cual ocurría a la vez que el MPM enviaba militantes de vuelta a la Argentina en el marco de lo que denominaron contraofensiva. Gelman expuso sus argumentos en una carta dirigida a su amigo Rodolfo Puiggrós y en un artículo publicado en Le Monde en febrero de 1979. A raíz de ello, fue acusado por Montoneros de traición y condenado a muerte.

Luego de que el 10 de diciembre de 1983 asumiera el gobierno democrático de Raúl Alfonsín, continuaron abiertas causas judiciales en las que se investigaban homicidios y otros delitos imputados a Montoneros, en las que tenía ordenada su captura, por lo cual no regresó al país. Esto ocasionó protestas de escritores de todo el mundo, entre ellos Gabriel García Márquez, Augusto Roa Bastos, Juan Carlos Onetti, Alberto Moravia, Mario Vargas Llosa, Eduardo Galeano, Octavio Paz, etc. A comienzos de 1988 la justicia dejó sin efecto la orden de captura y Gelman volvió en junio, luego de trece años de ausencia, pero decidió radicarse en México.

Hacia 1987, publicó Contraderrota. Montoneros y la Revolución Perdida, un libro con profundas críticas que fueron recordadas en una detallada nota que a su muerte habrá de publicar Horacio Verbitsky:

El 8 de octubre de 1989 fue indultado por el presidente Carlos Menem, junto a otros 64 exintegrantes de organizaciones guerrilleras y a los militares acusados de violaciones a los Derechos Humanos. Rechazó la medida y protestó con una nota en Página/12:

"Me están canjeando por los secuestradores de mis hijos y de otros miles de muchachos que ahora son mis hijos".

El secuestro y desaparición de sus hijos / búsqueda de la nieta

El 26 de agosto de 1976 fueron secuestrados sus hijos Nora Eva (19) y Marcelo Ariel (20), junto a su nuera María Claudia Irureta Goyena (19), quien se encontraba embarazada de siete meses. Su hijo, su hija y su nuera desaparecieron junto a su nieta nacida en cautiverio. En 1978 Gelman supo a través de la Iglesia católica que su nuera había dado a luz, sin precisar dónde ni el sexo.

El 7 de enero de 1990 el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó los restos de Marcelo, encontrados en un río de San Fernando (Gran Buenos Aires), dentro de un tambor de grasa lleno de cemento, asesinado de un tiro en la nuca.

En 1998, Gelman descubrió que su nuera había sido trasladada a Uruguay a través del Plan Cóndor, que vinculaba a las dictaduras sudamericanas y Estados Unidos, y que había sido mantenida con vida al menos hasta dar a luz a una niña en el Hospital Militar de Montevideo. A raíz de ello, exigió la colaboración de los Estados argentino y uruguayo en la investigación con el fin de hallar a su nieta. Gelman topó con la oposición a investigar del presidente de Uruguay Julio María Sanguinetti, con quien entabló un debate público, en el que volvió a ser apoyado por destacados intelectuales y artistas como Günter Grass, Joan Manuel Serrat, Darío Fo, José Saramago, Fito Páez.

En 2000, al mes de asumir el nuevo presidente de Uruguay, Jorge Batlle, la nieta, de nombre Macarena fue encontrada​ y Gelman pudo reunirse con ella. ​ Luego de verificar su identidad, la joven decidió tomar los apellidos de sus verdaderos padres, para llamarse María Macarena Gelman García.

En 1999, Gelman exigió en público al jefe del Ejército Argentino, general Martín Balza, la investigación del secuestro y asesinato de su hijo, aportándole el nombre y documentación sobre el supuesto responsable inmediato del crimen, el general Eduardo Rodolfo Cabanillas.

Luchaba aún por encontrar los restos de su nuera María Claudia Irureta Goyena. Se había fijado 2008 para llevar a juicio oral y público a los militares y civiles acusados de dar muerte a Marcelo Ariel y a otras cuatro personas, además de ser responsables de secuestros y torturas de otros 60 ciudadanos en el centro clandestino de detención Automotores Orletti  

* * * * * * * *

Carta abierta a mi nieto 

Dentro de seis meses cumplirás 19 años. Habrás nacido algún día de octubre de 1976 en un campo de concentración. Poco antes o poco después de tu nacimiento, el mismo mes y año, asesinaron a tu padre de un tiro en la nuca disparado a menos de medio metro de distancia. El estaba inerme y lo asesinó un comando militar, tal vez el mismo que lo secuestró con tu madre el 24 de agosto en Buenos Aires y los llevó al campo de concentración Automotores Orletti que funcionaba en pleno Floresta y los militares habían bautizado “el Jardín”. Tu padre se llamaba Marcelo. Tu madre, Claudia. Los dos tenían 20 años y vos, siete meses en el vientre materno cuando eso ocurrió.

A ella la trasladaron -y a vos con ella- cuando estuvo a punto de parir. Debe haber dado a luz solita, bajo la mirada de algún médico cómplice de la dictadura militar. Te sacaron entonces de su lado y fuiste a parar -así era casi siempre- a manos de una pareja estéril de marido militar o policía, o juez, o periodista amigo de policía o militar.

Había entonces una lista de espera siniestra para cada campo de concentración: los anotados esperaban quedarse con el hijo robado a las prisioneras que parían y, con alguna excepción, eran asesinadas inmediatamente después. Han pasado 12 años desde que los militares dejaron el gobierno y nada se sabe de tu madre. En cambio, en un tambor de grasa de 200 litros que los militares rellenaron con cemento y arena y arrojaron al Río San Fernando, se encontraron los restos de tu padre 13 años después. Está enterrado en La Tablada. Al menos hay con él esa certeza.

Me resulta muy extraño hablarte de mis hijos como tus padres que no fueron. No sé si sos varón o mujer. Sé que naciste. Me lo aseguró el padre Fiorello Cavalli, de la Secretaría de Estado del Vaticano, en febrero de 1978. Desde entonces me pregunto cuál ha sido tu destino. Me asaltan ideas contrarias. Por un lado, siempre me repugna la posibilidad de que llamaras “papá” a un militar o policía ladrón de vos, o a un amigo de los asesinos de tus padres. Por otro lado, siempre quise que, cualquiera hubiese sido el hogar al que fuiste a parar, te criaran y educaran bien y te quisieran mucho. Sin embargo, nunca dejé de pensar que, aún así, algún agujero o falla tenía que haber en el amor que te tuvieran, no tanto porque tus padres de hoy no son los biológicos -como se dice-, sino por el hecho de que alguna conciencia tendrán ellos de tu historia y de cómo se apoderaron de tu historia y la falsificaron. Imagino que te han mentido mucho.

También pensé todos estos años en qué hacer si te encontraba: si arrancarte del hogar que tenías o hablar con tus padres adoptivos para establecer un acuerdo que me permitiera verte y acompañarte, siempre sobre la base de que supieras vos quién eras y de dónde venías. El dilema se reiteraba cada vez -y fueron varias- que asomaba la posibilidad de que las Abuelas de Plaza de Mayo te hubieran encontrado. Se reiteraba de manera diferente, según tu edad en cada momento. Me preocupaba que fueras demasiado chico o chica -por ser suficientemente chico o chica- para entender lo que había pasado. Para entender lo que había pasado. Para entender por qué no eran tus padres los que creías tus padres y a lo mejor querías como a padres. Me preocupaba que padecieras así una doble herida, una suerte de hachazo en el tejido de tu subjetividad en formación. Pero ahora sos grande. Podés enterarte de quién sos y decidir después qué hacer con lo que fuiste. Ahí están las Abuelas y su banco de datos sanguíneos que permiten determinar con precisión científica el origen de hijos de desaparecidos. Tu origen.

Ahora tenés casi la edad de tus padres cuando los mataron y pronto serás mayor que ellos. Ellos se quedaron en los 20 años para siempre. Soñaban mucho con vos y con un mundo más habitable para vos. Me gustaría hablarte de ellos y que me hables de vos. Para reconocer en vos a mi hijo y para que reconozcas en mí lo que de tu padre tengo: los dos somos huérfanos de él. Para reparar de algún modo ese corte brutal o silencio que en la carne de la familia perpetró la dictadura militar. Para darte tu historia, no para apartarte de lo que no te quieras apartar. Ya sos grande, dije.

Los sueños de Marcelo y Claudia no se han cumplido todavía. Menos vos, que naciste y estás quién sabe dónde ni con quién. Tal vez tengas los ojos verdegrises de mi hijo o los ojos color castaño de su mujer, que poseían un brillo especial y tierno y pícaro. Quién sabe como serás si sos varón. Quién sabe cómo serás si sos mujer. A lo mejor podés salir de ese misterio para entrar en otro: el del encuentro con un abuelo que te espera. 12 de abril de 1995

[Carta publicada en el semanario Brecha, Montevideo, el 23 de diciembre de 1998.]

* * * * * * *

El 31 de marzo de 2000 no fue un día más, ese día le anunciaron que habían hallado a su nieta, María Macarena, que había nacido en cautiverio el 1 de noviembre de 1976, en la actualidad es militante por los derechos humanos y política uruguaya, es también nieta de la cofundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, María Eugenia Casinelli.

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1959  -  TOMA DEL FRIGORÍFICO LISANDRO DE LA TORRE

La toma del frigorífico Lisandro de La Torre, que llevaron a cabo sus trabajadores en el barrio de Mataderos, constituyó un hito en la lucha del movimiento obrero contra las políticas de privatización y ajuste, e inauguró además un período de alta conflictividad social que signó al gobierno del presidente Arturo Frondizi.

El frigorífico Lisandro de La Torre faenaba en 1959 un millón y medio de kilos de carne por día, además de producir cortes provenientes del ganado ovino, caprino y porcino.

Fundado en 1925, durante el gobierno de Marcelo T. de Alvear, el establecimiento tuvo por objetivo regular un mercado de carnes concentrado por capitales británicos y estadounidenses.

Juan Domingo Perón ordenó en su primera presidencia la nacionalización de este gran matadero y transfirió sus instalaciones a la órbita de la Capital Federal.

Además, el peronismo reemplazó la designación de Frigorífico Nacional por la de Lisandro de la Torre, en homenaje al senador demócrata progresista por Santa Fe que denunció desde el Congreso las irregularidades en el comercio de carnes con Gran Bretaña, propiciadas por el pacto Roca-Runciman, de 1933.

Gracias a sus dimensiones y la gran cantidad de carne que procesaba, el Lisandro de la Torre le permitía al Estado fijar precios internos y recuperar divisas provenientes de las cuotas de exportación.

Pero en 1959, y como parte de una política de recortes acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Frondizi impulsó su privatización a través de una licitación internacional que fue luego adjudicada a la CAP (Corporación Argentina de Productores de Carne), una entidad ligada a empresas multinacionales.

Frondizi, candidato por la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI), había ganado las elecciones de 1958 merced a un pacto que selló con Perón -exilado en Caracas y proscripto- por el cual el mandatario electo se comprometía a legalizar los sindicatos y otorgar un aumento salarial del 60 por ciento.

Una vez en la Casa Rosada, Frondizi estableció una agenda de gobierno basada en recortes en la administración estatal, congelamiento de salarios, reducción de obras públicas y un puntual cronograma de pagos con los organismos internacionales de crédito.

El 14 enero, el Poder Ejecutivo logró que el Congreso, en una tumultuosa sesión, aprobara la privatización del frigorífico, lo que desató la inmediata reacción de sus 9.000 empleados.

El dirigente del Sindicato de la Carne Sebastián Borro se puso  al frente de una gran acción de protesta que movilizó a los trabajadores del Lisandro de la Torre, quienes en una multitudinaria asamblea decidieron la toma del establecimiento y se declararon en huelga.               

La medida concitó el apoyo de los vecinos de los barrios de Mataderos, Lugano, Villa Luro y Floresta, que en solidaridad con la huelga se congregaron en la entrada del frigorífico, donde podía leerse una pancarta: "En defensa del patrimonio nacional".

En la madrugada del 17, el gobierno ordenó recuperar las instalaciones con 1.500 efectivos de la Policía Federal, la Gendarmería y el Ejército, que ingresaron fuertemente armados y con el apoyo de tanques.

Cercados por la represión, los trabajadores apelaron al desesperado recurso de soltar la hacienda acumulada contra los uniformados, pero el ganado se movió poco y la situación dio pie para que se acuñara una frase entre los huelguistas: "Las vacas estaban cansadas".

Los principales dirigentes de la toma son detenidos y 5.000 trabajadores de la industria de la carne fueron cesanteados tras la privatización.     

Un día después, la CGT, conducida por el dirigente metalúrgico Augusto Timoteo Vandor, lanza una huelga general por tiempo indeterminado que tuvo una alta adhesión, pero que fue levantada el 20 de enero.

En tanto, en Berisso, Ensenada y Dock Sud, localidades en las cuales se concentraban los establecimientos más importantes de la industria de la carne, fueron virtualmente ocupadas por las fuerzas del orden con el propósito de neutralizar las protestas.

Sin embargo, la agitación se extendió hasta el 22 de enero en fábricas de Capital Federal, el Gran Buenos Aires y Rosario, lugares donde se concitó el activismo más combativo, que logró extender las huelgas y los paros incluso hasta el 24.

Aunque en términos políticos y laborales la toma del Lisandro de la Torre significó una derrota para los trabajadores, ya que no pudieron frenar la privatización del frigorífico, la medida de fuerza marcó el inicio de un período de alta conflictividad sindical.

A lo largo de 1959 se perdieron dos millones de jornadas laborales como consecuencia de las acciones directas de los gremios, y al año siguiente, la respuesta oficial fue poner en marcha el Plan Conintes (Conmoción Interna del Estado) por el cual miles de trabajadores resultaron movilizados de forma coercitiva.

El 18 de marzo de 1962, se realizaron elecciones legislativas y para gobernadores; el peronismo se impuso en Buenos Aires y otras 9 provincias más, pero presionado por las Fuerzas Armadas, Frondizi anuló esos comicios.

Sin embargo, el 29 de marzo, el Presidente resultó de todos modos   derrocado por los militares, que designaron como jefe de Estado a José María Guido, que restableció las normas de proscripción y represión al peronismo que había fijado siete años antes la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu. (Telam)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

1919  -  ASESINAN A ROSA LUXEMBURGO

La noche del 15 de enero de 1919 en Berlín, fue detenida Rosa Luxemburgo: una mujer indefensa con cabellos grises, demacrada y exhausta. Una mujer mayor, que aparentaba mucho más de los 48 años que tenía.

Uno de los soldados que la rodeaban, le obligó a seguir a empujones, y la multitud burlona y llena de odio que se agolpaba en el vestíbulo del Hotel Eden le saludó con insultos. Ella alzó su frente ante la multitud y miró a los soldados y a los huéspedes del hotel que se mofaban de ella con sus ojos negros y orgullosos. Y aquellos hombres en sus uniformes desiguales, soldados de la nueva unidad de las tropas de asalto, se sintieron ofendidos por la mirada desdeñosa y casi compasiva de Rosa Luxemburgo, "la rosa roja", "la judía".

Le insultaron: "Rosita, ahí viene la vieja puta". Ellos odiaban todo lo que esta mujer había representado en Alemania durante dos décadas: la firme creencia en la idea del socialismo, el feminismo, el antimilitarismo y la oposición a la guerra, que ellos habían perdido en noviembre de 1918. En los días previos los soldados habían aplastado el levantamiento de trabajadores en Berlín. Ahora ellos eran los amos. Y Rosa les había desafiado en su último artículo:

«¡El orden reina en Berlín! ¡Ah! ¡Estúpidos e insensatos verdugos! No os dais cuenta de que vuestro orden está levantado sobre arena. La revolución se erguirá mañana con su victoria y el terror asomará en vuestros rostros al oírle anunciar con todas sus trompetas: ¡Yo fui, yo soy, yo seré!».

La empujaron y golpearon. Rosa se levantó. Para entonces casi habían alcanzado la puerta trasera del hotel. Fuera esperaba un coche lleno de soldados, quienes, según le habían comunicado, la conducirían a la prisión. Pero uno de los soldados se fue hacia ella levantando su arma y le golpeó en la cabeza con la culata. Ella cayó al suelo. El soldado le propinó un segundo golpe en la sien.
El hombre se llamaba Runge. El rostro de Rosa Luxemburgo chorreaba sangre. Runge obedecía órdenes cuando golpeó a Rosa Luxemburgo. Poco antes él había derribado a Karl Liebknecht con la culata de su fusil. También a él le habían arrastrado por el vestíbulo del Hotel Eden.
Los soldados levantaron el cuerpo de Rosa. La sangre brotaba de su boca y nariz. La llevaron al vehículo. Sentaron a Rosa entre los dos soldados en el asiento de atrás. Hacía poco que el coche había arrancado cuando le dispararon un tiro a quemarropa. Se pudo escuchar en el hotel.

La noche del 15 de enero de 1919 los hombres del cuerpo de asalto asesinaron a Rosa Luxemburgo. Arrojaron su cadáver desde un puente al canal. Al día siguiente todo Berlín sabía ya que la mujer que en los últimos veinte años había desafiado a todos los poderosos y que había cautivado a los asistentes de innumerables asambleas, estaba muerta. Mientras se buscaba su cadáver, un Bertold Brecht de 21 años escribía:

La Rosa roja ahora también ha desaparecido. 
Dónde se encuentra es desconocido.
Porque ella a los pobres la verdad ha dicho
Los ricos del mundo la han extinguido.

Pocos meses después, el 31 de mayo de 1919, se encontró el cuerpo de una mujer junto a una esclusa del canal. Se podía reconocer los guantes de Rosa Luxemburgo, parte de su vestido, un pendiente de oro. Pero la cara era irreconocible, ya que el cuerpo hacía tiempo que estaba podrido. Fue identificada y se le enterró el 13 de junio.

En el año 1962, 43 años después de su muerte, el Gobierno Federal alemán declaró que su asesinato había sido una "ejecución acorde con la ley marcial". Sólo en 1999 una investigación oficial concluyó que las tropas de asalto, que habían recibido órdenes y dinero de los gobernantes socialdemócratas, fueron los autores materiales de su muerte y la de Karl Liebknecht.

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1978  -  ASESINATO DE NORMA ARROSTITO
(o como ser asesinada dos veces por el terrorismo de estado)

El día que mataron a Norma Esther Arrostito, ella no murió. Por eso su cuñado Carlos Alberto Maguid se sorprendió al verla en la ESMA. “Hoy creo en los milagros”, dijo al comprobar que estaba viva. El Servicio de Inteligencia Naval lo había capturado en Perú el 12 de abril de 1977 y trasladado días después a las mazmorras de la Armada. Hasta ese día, como la mayoría de la gente, pensaba que a Norma la habían asesinado meses antes en un operativo militar en la calle Larrea 470 de Lomas de Zamora. En las tapas de los diarios del sábado 4 de diciembre de 1976 se había dado la noticia con un comunicado del Comando en Jefe del Ejército como única fuente. La intención: desmoralizar con la mentira a la militancia. Norma no estaba muerta todavía. A Norma la había secuestrado el Grupo de Tareas 3.3.2 de la Marina. De la ESMA ni ella ni su cuñado saldrían con vida.

El secuestro y posterior asesinato de Arrostito y la desaparición de Maguid fueron dos de los casos expuestos ayer por la fiscal Mercedes Soiza Reilly en un nuevo tramo de su alegato en el juicio oral y público por la megacausa ESMA que tiene 59 imputados –entre ellos los ex oficiales de la armada Alfredo Astiz y Jorge “El Tigre” Acosta–. Mañana continuará su acusación con el relato de otro grupo de los  789 hechos que se tratan en el debate. Los secuestros concatenados de los militantes de la estructura de Finanzas y de la pata Internacionales de Montoneros serán la base de la exposición.

La caída de la Gaby 

“El Comando de la Zona 1 informa que como resultado de las operaciones de lucha contra la subversión en desarrollo, fuerzas legales llevaron a cabo una operación el día 2 de diciembre, a las 21 horas, en las calles Manuel Castro y Larrea, de la localidad de Lomas de Zamora. En la oportunidad fue abatida la delincuente subversiva Esther Norma Arrostito de Roitvan, alias Norma (sic), alias Gaby, una de las fundadoras y cabecillas de la banda autodenominada Montoneros”, decía el comunicado del Comando del Ejército. Pero aquella noche de verano la mujer acribillada en Lomas de Zamora a la vista de los vecinos era otra. 

“Su muerte significa un duro golpe a la cúpula del grupo que integraba y un nuevo paso para la erradicación del extremismo en el país, que se va cumpliendo en forma sistemática tras la muerte de Mario Roberto Santucho y de sus principales lugartenientes”, publicó el diario Clarín de entonces y el 9 de diciembre la revista Gente puso su foto en tapa cruzada por una faja que la declaraba: “Muerta” con la fecha y la hora fraguadas. La dictadura había pensado ese montaje para golpear psicológicamente a la organización Montoneros.

Norma, por entonces de 37 años, vivía en el barrio de Barracas. Había salido de su casa a una cita con una compañera. Se cree que en ese momento fue capturada por el GT. “Norma estuvo cautiva en la ESMA durante casi dos años, fue torturada, aislada del resto del grupo pero exhibida a los cautivos recién llegados con el propósito de quebrar su voluntad y como forma de atormentarlos”, dijo la fiscal en su alegato y agregó que también “la exhibieron como “trofeo de guerra” ante altas autoridades de la Armada, al igual que de otras fuerzas”.

Es que Norma Arrostito no era cualquiera. Era uno de los cuadros más importantes de la organización y una de las participantes del secuestro y ejecución de Pedro Eugenio Aramburu, acción con la que Montoneros se dio a conocer en mayo de 1970. Juan Gasparini es uno de los sobrevivientes de la ESMA que vio y habló con Arrostito durante el cautiverio. En su libro Montoneros final de cuentas, dice: “El GT 3.3.2 la guardaba como un “trofeo” para darse cortes con las otras fuerzas represivas en la competencia que dominaba la lucha interna de la primera época de la dictadura militar. El haber secuestrado vivo a un “jefe montonero” daba prestigio. Ningún otro GT lo había conseguido después del golpe”. 

El verdadero final

El domingo 15 de enero de 1978 Buenos Aires estaba expectante. Las miradas estaban puestas en el auto número 11 que manejaba Carlos Reuteman porque en el Autódromo se disputaba el Gran Premio de la República Argentina de Fórmula 1. Adentro de la ESMA la fecha iba a tomar otra relevancia. En el sector denominado “Capucha”, en un “camarote” (celda de aislamiento improvisada con madera), Arrostito tenía las piernas hinchadas. Sus problemas de circulación se habían acrecentado por los grilletes y la inmovilidad del cautiverio. Por eso era “habitual” que un enfermero de la Marina le inyectara medicamentos.

Ese domingo, según relataron algunos los sobrevivientes, el enfermero llegó acompañado por el médico Alberto “Tomy” Arias Duval y después de inyectarla se quedaron esperando cerca de la celda. Enseguida se escuchó gritar a Arrostito. Los marinos se la llevaron al Hospital Naval. Susana Jorgelina Ramus fue la testigo que presenció los últimos momentos de vida de la dirigente de Montoneros y su testimonio fue clave para reconstruir ese momento. El cuerpo de Arrostito continúa desaparecido.

Maguid capturado en Lima

Carlos Alberto Maguid tenía 34 años cuando el 12 de abril de 1977 fue secuestrado en Lima, Perú, por miembros del Servicio de Inteligencia del Grupo de Tareas 3.3, que formó parte de la FUERTAR 3 de la Armada Argentina. La fiscal Soiza Reilly destacó en su alegato que la caída de Maguid y de Arrostito tienen un punto en común además de su parentesco. En los dos casos la prensa funcionó como propaladora del montaje del GT. En el caso de Maguid, periodistas peruanos difundieron un supuesto parte de inteligencia en el que se señalaba que su cuerpo había sido entregado a sus pares del Ejército Argentino. Sin embargo, sobrevivientes de la ESMA no dudan de que Maguid estuvo allí, donde padeció torturas físicas e interrogatorios por su  condición de militante peronista y cuñado de la dirigente de Montoneros.

Según la declaración de Martín Tomás Gras, sobreviviente de la ESMA, Maguid fue entregado por la Armada de Perú a la Armada Argentina “como gesto de cortesía”. Él es también el que da cuenta el encuentro entre  Maguid y su cuñada dentro de la ESMA y que con posterioridad fue “trasladado”. Aún está desaparecido. (info jusnoticias)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1846 - EL OLVIDADO SEGUNDO COMBATE DE SAN LORENZO 

Se conoce como Segundo Combate de San Lorenzo a la batalla ocurrida, dentro de la Guerra del Paraná, el 16 de enero de 1846, entre las fuerzas de la Confederación Argentina, al mando de Lucio Norberto Mansilla y parte de la escuadra Anglo-Francesa que mantenía bloqueado el acceso a los puertos sobre el río de la Plata y el río Paraná.

El combate se llevó adelante en las inmediaciones del Campo de la Gloria, lugar donde José de San Martín, en 1813, realizara el bautismo de fuego de los Granaderos a Caballo.

Después de combatir con la escuadra anglo-francesa en la batalla del Paso del Tonelero el 9 de enero de 1846, Mansilla se dirigió hacia San Lorenzo donde ubicó 8 cañones ocultos entre la maleza, 250 carabineros y 100 infantes sobre las barrancas del río Paraná, esperando la llegada del convoy que continuaba navegando río arriba.

Al mediodía del 16 de enero aparecieron el vapor HMS Gorgon, la corbeta Expeditive, los bergantines Dolphin y King, y dos goletas armadas, que trasportaban en total 37 cañones de grueso calibre e iban acompañados por 52 barcos mercantes.

Al llegar a San Lorenzo, la Expeditive y el Gorgon hicieron disparos a bala y metralla sobre la costa para intentar descubrir las fuerzas de Mansilla, que había ordenado a sus tropas permanecer ocultos en sus puestos.

Cuando todo el convoy se encontraba frente a la posición de las fuerzas argentinas, Mansilla ordenó abrir el fuego de las baterías comandadas por los capitánes José Serezo, Santiago Maurice y Alvaro de Alzogaray. El ataque fue certero y, en poco tiempo, los buques mercantes escaparon desmantelados hacia arroyos cercanos.

A las cuatro de la tarde el combate todavía continuaba cuando el viento de popa envió a las embarcaciones hacia el norte hasta aproximarse a la zona conocida como punta del Quebracho. Allí Mansilla reconcentró sus fuerzas y batalló hasta la caída de la tarde dejando el convoy aliado con importantes daños en los buques de guerra, con pérdidas considerables en las mercaderías y con 50 hombres fuera de combate. El contralmirante Inglefield, en su parte oficial al almirantazgo británico informó que;
Los vapores ingleses y franceses sostuvieron el fuego por más de tres horas y media; y apenas un solo buque del convoy salió sin recibir un balazo.

Por su parte, las pérdidas del bando argentino fueron casi insignificantes.
Mansilla pudo decir que había tenido el honor de defender la bandera en el mismo lugar de San Lorenzo en que el propio San Martín guió la primera batalla de sus después famosos Granaderos a Caballo... Ver más

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1817 - SAN MARTÍN INICIA EL CRUCE DE LOS ANDES

El Libertador junto a un ejército compuesto por más de cinco mil hombres entre soldados, campesinos, esclavizados, indígenas, emprendieron una travesía heroica y única en el mundo

El 17 de enero de 1817 se oficializó como la fecha de partida de la campaña libertadora del Ejército de los Andes. Hace mención a una carta del 13 de enero de 1817 donde el General San Martín le comenta a su amigo y confidente, Tomás Guido, la salida de la vanguardia de la columna principal de la expedición más recordada y fundante de nuestra historia: el Cruce de los Andes.

“El 17 empieza la salida de la vanguardia: las medidas están tomadas para ocultar al enemigo el punto de ataque. Si se consigue y nos dejan poner pie en llano, la cosa está asegurada. En fin, haremos cuanto se pueda para salir bien, pues si no todo se lo lleva el diablo”, cuenta San Martín en su carta.

Carlos Eduardo Larrosa, investigador del Instituto Nacional Sanmartiniano, comenta que no existe un consenso unánime pero mayoritariamente se considera al 17 de enero de 1817 como la fecha más trascendente del Cruce de los Andes. Si bien las seis columnas que partieron hacia la cordillera lo hicieron en diferentes fechas, se toma como referencia para conmemorar el aniversario del inicio del Cruce de los Andes la partida de la columna al mando del General San Martín. 

A su vez, el investigador considera que hay cuestión numérica simbólica en el consenso de la fecha que se vincula con la épica del acontecimiento, teniendo en cuenta que, además, San Martín fallece un 17 de agosto.

"Hay autores que mencionan el 18 y hasta el 19, pero no es relevante la fecha exacta. ´Un día 17 del primer mes de 1817´refuerza la significación simbólica-histórico-jurídico-política de esa partida de un Ejército Libertador de una Nación Independiente, compuesto mayormente por argentinos y chilenos, para garantizar el cumplimiento de un Plan Continental que aseguraría la Independencia de la Argentina y se proponía lograr la de Chile y de Perú", analiza Larrosa.

Si bien el General San Martín no fue el primero en cruzar los Andes -en 1811 lo había hecho el Coronel Manuel Dorrego-, sí lo fue como parte de la estrategia militar de liberación que San Martín comenzó a planificar durante los tiempos en que estuvo al frente del Ejercito del Norte.

El plan continental

Para 1815, España estaba triunfando en su ofensiva para recuperar los territorios y hacerlos retornar al absolutismo según los deseos del monarca Fernando VII. Luego de numerosos reveses para derrotar al ejército realista, San Martín comprendió la dificultad de combatir en la zona del Alto Perú y que debía ocuparse Lima para terminar la Guerra de la Independencia en forma definitiva.

Tras su experiencia en el Ejército del Norte y como resultado de las reuniones con Belgrano y Güemes, San Martín comenzó a planificar la expedición libertadora de Argentina, Chile y Perú. Pensó en una campaña independentista a escala continental, regional y local, donde las tres se articulaban a la perfección. Cruzar la cordillera de los Andes, liberar Chile y desde allí, por medio de una operación anfibia, avanzar por mar hacia Lima. Avanzando junto a Bernado O’Higgins (desde Cuyo a Chile) y esperando contar con la ayuda de Simón Bolívar, el referente libertador de la Gran Colombia, se anhelaba emancipar para siempre al territorio sudamericano del dominio realista. 

La antesala del Cruce de los Andes

"Lo que no me deja dormir es, no la oposición que puedan hacerme los enemigos, sino el atravesar estos inmensos montes". Carta de San Martín a su amigo Tomás Guido, 14 de junio de 1816.

En noviembre de 1813 se creó la Gobernación-Intendencia de Cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis), hecho de gran importancia para los planes de San Martín, que tras renunciar como Comandante del Ejército del Norte asumió Gobernador-Intendente en agosto de 1814, contando con el auxilio de tenientes de gobernación en San Juan y San Luis mientras él residía en Mendoza junto a su esposa Remedios de Escalada.

Con la campaña libertadora en mente, y con la misión de organizar la defensa ante un posible ataque realista, San Martín se instaló en Mendoza por la cercanía con la cordillera, y por ser un territorio muy bien organizado económica y logísticamente gracias a la actividad vitivinicultora. De a poco, la fisonomía de la ciudad se fue modificando, pareciéndose cada vez más a un cuartel militar: se instalaron talleres de artillería, almacenes de acopio de alimentos, fábricas de pólvora y campos de entrenamiento.

Durante su gobernación sucedió otro hito clave en la historia: la Declaración de la Independencia en 1816, de la que San Martín fue principal impulsor y sostén político y militar. Con apoyo del gobierno central, San Martín puso en marcha su plan libertador y fue nombrado Comandante en Jefe del Ejército.

La creación del Ejército de los Andes se conformó con parte del Ejército del Norte, del Litoral y con la incorporación de civiles, gauchos, mestizos, esclavos libertos, indígenas y voluntarios de todas las clases sociales, predominando los sectores populares. Todos recibieron adiestramiento militar en los cuarteles del Campo de Plumerillo. La liberación de los esclavos varones entre 16 a 30 años para ser incorporados al Ejército Libertador fue una acción revolucionaria. El 26 de enero de 1815 se estableció que “quedaban libres con la única obligación de servir en el ejército hasta un año después de concluida la presente guerra”.

Como los pedidos al gobierno central no siempre tuvieron una respuesta satisfactoria, fue necesario generar recursos propios. Para ello, San Martín modificó el régimen tributario, mantuvo el cobro sistemático de multas, acudió a las contribuciones voluntarias y a la reducción de los sueldos públicos. Además, el gobernador se apropió de recursos destinados al gobierno central como “derecho extraordinario de guerra”.

Los preparativos de la expedición también significaron sacrificios y cambios en la vida cotidiana de la ciudad. La sociedad mendocina realizó colectas de dinero donde aportaron desde un arriero hasta un terrateniente; cedieron terrenos para la instrucción militar, se donaron materiales de construcción y los carreros se ofrecieron para hacer traslados. Fueron donadas astas de las reses, las niñas y mujeres cosieron ropas o se dedicaron junto a los niños y ancianos a las tareas de correo y acopio de materiales. El ejército se abasteció, más que nada, gracias al compromiso y entrega del pueblo cuyano que colaboró con convicción y donó hasta lo que no tenía para la campaña libertadora.

El Cruce de los Andes

El plan de San Martín y sus colaboradores contemplaba dividir el ejército en seis columnas a lo largo de más de mil kilómetros de ancho entre La Rioja y el sur de Mendoza.

Las columnas ingresarían por seis diferentes pasos y debián llegar de manera sincronizada a un punto en común, donde organizarían la ofensiva para tomar la ciudad de Santiago de Chile.

El desafío era vencer las hostilidades de la naturaleza y al enemigo con un ejército numeroso: 4.000 soldados de combate, y unos 1.400 hombres destinados a otras tareas, como transporte, abastecimiento y sanidad. Para transportar el material bélico se incluyeron 10.000 mulas y 1.600 caballos para peleas en el llano; 600 reses en pie para ser faenadas en el camino. Entre el armamento llevaban 900 mil tiros de fusil y carabinas, 2.000 balas de cañón a bala, 2.000 de metralla y 600 granadas.

El 5 de enero se realizaron las ceremonias de partida de las tropas. Eligieron a la Virgen del Carmen de Cuyo como Patrona y se enarboló la bandera del Ejército de los Andes con el diseño de una franja azul y otra blanca. El 9 de enero comenzó el avance y entre el 12 y el 19 se inició el cruce las distintas columnas.

La columna principal, compuesta por Miguel Estanislao Soler en la vanguarida, Bernardo O’Higgins en el centro y José de San Martín en la retaguardia, cruzó por paso de Los Patos. La segunda columna en importancia estuvo al mando del general Juan Gregorio de Las Heras lo hizo por el cruce de Uspallata. Las cuatro columnas secundarias se dividieron dos por el flanco norte y las otras dos por el flanco sur, con el objetivo de confundir y distraer al enemigo para enmascarar el movimiento principal.

La marcha entre O'Higgins y San Martín llevaba siete días de diferencia, sin embargo, mediante chasquis, los libertadores mantenían conversaciones a diario.

"Acabamos de ganar completamente la acción. Un pequeño resto huye precipitadamente. Nuestra caballería les persigue hasta concluirla. La Patria es libre. Dios guarde a vuestra señoría muchos años. Cuartel general en el campo de batalla en Lo de Espejo 5 de abril de 1818".

El ejército atravesó la cordillera para reunirse las columnas, entre el 9 y 10 de febrero, en Curimón, valle del Aconcagua. La sincronización del plan fue perfecta. El 12 de febrero de 1817, el Ejército de los Andes realizó un ataque envolvente desde todos los ángulos sobre el ejército realista. La Batalla de Chacabuco fue una victoria. El Ejército Libertador hizo una entrada triunfal en Santiago de Chile el 14 de febrero. Después de la Batalla de Chacabuco, las tropas realistas se retiraron a esperar los refuerzos de un ejército de auxilio enviado desde Perú. Una vez reorganizados, los realistas avanzaron hacia Santiago y el 19 de marzo de 1818 se produjo un revés en el Combate de Cancha Rayada y el ejército libertador fue vencido. 

A los diecisiete días llegó el desquite con la victoria final en la Batalla de Maipú, donde el ejército realista fue derrotado en forma definitiva, quedando asegurada la independencia de Chile.

"Al ejército de los Andes queda para siempre la gloria de decir: en veinticuatro días hemos hecho la campaña, pasamos las cordilleras más elevadas del globo, concluimos con los tiranos, y dimos la libertad a Chile", dijo San Martín en Chile después del cruce.

Pero el Plan Continental no había terminado. Quedaba otra hazaña heroica por resolver: derrotar la sede del poderío realista en la ciudad de Lima e iniciar el proceso de liberación del Perú.

(Museo Histórico Nacional - Instituto Nacional Sanmartiniano - Dirección General de Escuelas, Gobierno de Mendoza - Felipe Pigna, El Historiador - Agradecimientos: Carlos Eduardo Larrosa, Ignacio González Granda del Instituto Nacional Sanmartiniano)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1989 - MUERE ALFREDO ZITARROSA

Poeta, periodista, compositor, convertido en una de las grandes voces del canto popular latinoamericano, de raíz folclórica y espíritu libertario, fue colaborador del emblemático semanario "Marcha" y un activo adherente al Frente Amplio uruguayo, lo que le valió la persecución y el exilio en 1973, del que regresó aclamado en 1984, pero del que jamás se repuso. Autor del inédito poemario "Explicaciones", galardonado por la Intendencia de Montevideo con el Premio Municipal de Poesía de 1959, y del libro de cuentos "Por si el recuerdo", dejó canciones y milongas memorables, como "El violín de Becho", "Doña Soledad", "Chamarrita de los milicos", "Guitarra negra", "Adagio en mi país", "El candombe del olvido", "Canto de nadie", etc. Nació en Montevideo el 10 de marzo de 1936.

La militancia política

En la década de 1960 fue votante y militante del Frente de Izquierda de Liberación (FIDEL), lista 1001, en el seno del Movimiento Popular Unitario que integraba aquella coalición. Luego siguió militando en el Partido Comunista de Uruguay hasta su muerte. En 1971 adhirió al Frente Amplio. Participó como cantor en innumerables actos políticos de estas organizaciones.

El exilio

Aquellas actividades, sumadas al contenido ideológico de su canción, le valieron el ostracismo y finalmente el exilio, durante los años de la dictadura (1973-1985). Sus canciones estuvieron prohibidas en Uruguay durante ese período, y más tarde en Argentina y Chile, por las dictaduras golpistas y genocidas que gobernaron esos países. Vivió entonces, sucesivamente, en Argentina, España, México y, nuevamente, Argentina, a partir del 9 de febrero de 1976.

En su primera etapa argentina, que terminó el 29 de septiembre de 1976, vivió en Buenos Aires. Allí tuvo una buena actividad artística, que incluyó una presentación en San Pablo, Brasil. Había conformado dos elencos de guitarristas argentinos y uruguayos, con los que realizó diversas grabaciones y presentaciones en varias ciudades del país, entre ellas la propia Buenos Aires y Bahía Blanca. No obstante, esas producciones solo incluyeron temas compuestos previamente.

Presionado por la persecución que sobrevino tras la irrupción de las dictaduras que, simultáneamente, asolaban el continente coordinadas a través del Plan Cóndor, partió hacia la ciudad de Madrid, España, donde llegó el 30 de septiembre. Vivió allí el peor momento de su exilio, hasta que, el 19 de abril de 1979, se trasladó definitivamente a México, donde venía realizando distintas presentaciones de la mano del productor Julio Solórzano, desde 1977. Se afincó en el Distrito Federal y, a pesar de que todavía seguía sin poder crear nuevas canciones, tuvo un importante desempeño, incluyendo un programa semanal en radio Educación y múltiples presentaciones en diversos escenarios, como el Auditorio Nacional. Durante ese período, que llegó hasta junio de 1983, realizó, también, actuaciones en otros países: Cuba, Venezuela, Perú, Australia y Estados Unidos, entre otros.

El regreso

Levantada la prohibición de su música, como la de tantos en la Argentina luego de la Guerra de Malvinas, se radicó nuevamente en Buenos Aires, donde realizó tres memorables recitales en el estadio Obras Sanitarias, los primeros días del mes de julio de 1983. Casi un año después volvió a su país, donde tuvo una histórica y masiva recepción el 31 de marzo de 1984, la que fue descripta por él mismo como «la experiencia más importante de mi vida».

En ese regreso, pasadas las primeras emociones del reencuentro con su país y su gente, comenzó a tener diversas dificultades.
Falleció en los albores del 17 de enero de 1989, a causa de una peritonitis derivada de un infarto mesentérico.

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1984 - MUERE EN MAR DEL PLATA EL POETA HÉCTOR GAGLIARDI, "EL TRISTE"

Autor de una poesía sencilla y profundamente emotiva que recitaba en forma sensible, casi melodramática. Creador de tangos y valses como "Media noche", "Vencido", "Matrimonio", "Primer beso", "Humillación", "Perdonáme hermano", "Yo te recuerdo tranvía", sus poemas "El sapito", "Noche de reyes", "Cinco guitas", "El almacén", etc., recitados en la radio con la emoción de quien suspira o solloza, estremecieron el corazón de los oyentes y le granjearon una inmensa popularidad. Había nacido en el barrio porteño de Constitución un 29 de noviembre de 1909. VER MÁS . . .

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1817 - LA TOMA DE MONTEVIDEO POR LOS PORTUGUESES

ARTIGAS ANTE LA INVASIÓN

El 11 enero de 1816, José Gervasio Artigas le escribía a Barreiro:
“Según toda probabilidad los portugueses se nos acercan con movimientos que no pueden menos que excitar nuestro cuidado. Ya sea de interés de aquella corte, ya esfuerzos de los emigrados, ya intrigas de Buenos Aires, lo cierto es que se nos vienen...”

Pese a la complicidad y apoyo de Buenos Aires a la invasión portuguesa, el caudillo oriental se prepara para resistir a los portugueses. El mismo día 11 se dirigió a Andrés Guacurarí y Artigas –Andresito- haciéndole saber los preparativos portugueses, al tiempo que le daba instrucciones:
“...es preciso irnos preparando poco a poco y ponernos en términos de contener los esfuerzos de esta potencia, a quien como tan vecina debemos suponer la más enemiga por la experiencia que tenemos de sus procedimientos inicuos y mayormente cuando sé que su plan es decidido a ocupar todo lo que divide la costa oriental del Paraná. Por lo mismo desde esta fecha prohíbame usted todo tránsito del otro lado a éste y de éste a aquél”.

El caudillo tomó una serie de previsiones: se organizaron cuerpos de caballería y se distribuyeron guardias en los pasos estratégicos; se ordenó la concentración de caballadas, armas y municiones en Purificación; se dispuso la fabricación de pólvora en los pueblos misioneros; se ordenó la interacción de sospechosos de colaboración y el fusilamiento de conspiradores o traidores.
A pesar de la falta de apoyo del gobierno de Buenos Aires, ante la inminente invasión portuguesa el Jefe oriental concibió un plan estratégico audaz: “forzar el Uruguay por arriba del Ibicuy y entrar en sus poblaciones”, llevado la guerra al propio territorio brasileño al tiempo que le cortaba las comunicaciones y abastecimientos con sus bases.

El 28 de agosto de 1816 la vanguardia de Lecor ocupaba la fortaleza de Santa Teresa, al mismo tiempo que Andresito entraba en las Misiones Orientales, derrotando a los portugueses el 21 de septiembre en Rincón de la Cruz y poniendo sitio a San Borja. Con fuerzas superiores, el portugués Abreu consigue rechazarlo el 3 de octubre. El día 19, es derrotado Verdún, que con 700 hombre había llegado al Ibirocay, afluente el Ibicuy. También es derrotada la columna que marchaba al mando del propio Artigas en cercanías de los cerros de Corumbé, sobre el Cuareim. El día 27, luego de perder 500 hombres, Artigas se retira hacia Arapey, para reorganizar sus fuerzas.

Mientras la columna norte sufría esos contrastes, continuaba la invasión lusitana por el este. Fructuoso Rivera era derrotado en India Muerta el 19 de noviembre de 1816, dejando 250 muertos y varios heridos y prisioneros. Lecor, con el grueso del ejército llegaba Maldonado el 4 de enero de 1817, y entrando en contacto con la flotilla de Vianna, establece su Cuartel General en el sitio que denomina “Pan de Azucar”. En ese punto se le incorpora la columna del general da Silveira, que había derrotado a Ortogués.

LA CLASE "DECENTE"

Mientras tanto, en Montevideo, ante la invasión, el 22 de junio de 1816 el Cabildo lanzó una proclama exhortando al pueblo prepararse para la defensa, disponiendo la formación de milicias cívicas, la distribución de armas y la formación de cuerpos de infantería compuesta por negros libertos. El 20 de agosto el Cabildo concentra el gobierno político y militar en el Delegado Barreiro y Joaquín Suárez.

Como suele suceder, un grupo del “patriciado” montevideano se opuso a las medidas. Para ellos Barreiro encarnaba –según Carlos Anaya- “la arbitrariedad despótica, hasta quitar al Vecindario, sin distinción, sus esclavos, para crear un batallón de 600 o más soldados, sin documentar siquiera a sus propietarios”. Los opositores se conjuraron encabezados por Juan María Pérez, y el 2 de septiembre tomaron preso a Barreiro, a su secretario Santiago Sierra, a los cabildantes, al Comandante de artillería Bonifacio Ramos y al secretario del Ayuntamiento Pedro María Taveiro.

En la noche siguiente, del día 3 de septiembre, fuerzas partidarias de Barreiro lo sacaron e él y otros compañeros, y desde la Ciudadela hizo arrestar a unos veinte civiles y a oficiales de la milicia. Este movimiento conocido como “la rebelión de los cívicos”, es descripta por Bauzá: “Aquella insurrección del cuerpo constituido por las clases más acomodadas de la ciudad era un síntoma inopinado y de mal agüero. Las causas ostensibles y ocultas que la habían provocado resultaban en pugna abierta con los designios del protector. Podía inferirse de esto que el espíritu de resistencia aislada y a todo trance contra la invasión lusitana, no prosperaba en Montevideo, o, en otras palabras, que la ciudad no tenia confianza en las combinaciones militares de Artigas y mucho menos en sus planes políticos”.

El 4 de enero de 1817, el general Abreu sorprende en al Cuartel General artiguista sobre el arroyo Catalán, y derrotado, Artigas se retira hasta las cercanías de Belén. El dia 19, el Brigadier Chagas cruza el Uruguay y derrota a Andresito y lo persigue hasta Yapeyú; Chagas, luego de arrasar los pueblos misioneros de Santa María, Mártires y Concepción, regresa a San Borja. Andresito establece su cuartel en Apóstoles, donde es nuevamente atacado en octubre por Chagas, sin éxito.

LA TOMA DE MONTEVIDEO

Mientras tanto, Lecor intimaba la rendición de Montevideo. Reunido con los demás jefes, Barreiro decide dejar la plaza, marchando con sus fuerzas y algunas familias artiguistas hacia Santa Lucía. Mientras las tropas artiguistas vadeaban el arroyo Miguelete, la vanguardia de Lecor avanzaba hacia la ciudad por el Camino Real.

El 20 de enero de 1817 entra en Montevideo, y el regidor Jerónimo Pío Bianqui lo recibe con estas amables palabras:
“El Exmo. Cabildo de esta ciudad, por intermedio de su Síndico Procurador General, hace entrega de las llaves de esta plaza a S.M. Fielísima –que Dios guarde- depositándola con satisfacción y placer en manos de V.E. suplicándole sumisamente tenga la bondad de hacerle el gusto, de que en cualquier caso o evento que se vea en la necesidad de evacuarla, no la entregue a ninguna autoridad o potencia, que no sea el mismo Cabildo de quien la recibe, como autoridad representativa de Montevideo y de toda la Provincia Oriental, cuyos derechos ha reasumido por las circunstancias”.

Lecor contestó agradecido y manifestando que lo haría saber a S.M.F. Luego, entró en Montevideo izando la bandera portuguesa en todos los edificios públicos. En medio de salvas y repiques de campana, Lecor avanzó por las calles de la ciudad, en medio de los aplausos de las damas “decentes” que le arrojaban ramilletes de flores. Poco después abrió el puerto al libre comercio, para satisfacción de los buques ingleses que esperaban en el río. (La Gazeta Federal)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

2006 - EVO MORALES ASUME LA PRESIDENCIA DE BOLIVIA POR PRIMERA VEZ

(Juan Evo Morales Ayma; Isallavi, 1959) Político y líder del movimiento cocalero boliviano. Presidente electo de la república desde el 18 de diciembre de 2005, es el primer indígena en la historia de Bolivia que ha alcanzado la jefatura del estado, en un país en el que más de la mitad de la población es indígena.

Su victoria coincidió con un momento de giro a la izquierda en numerosos gobiernos de América Latina (lo que refuerza su protagonismo en el contexto histórico regional) y se produjo tras una serie de movilizaciones populares que tuvieron como objetivo reclamar el derecho histórico al cultivo de coca de los indígenas y promover un mayor beneficio de los recursos naturales del país para los bolivianos.

Nacido en la pobreza

Evo Morales fue el segundo de tres hermanos en una humilde familia aymara que residía en una pequeña aldea rural del altiplano boliviano. Dionisio Morales, María Aymara y sus hijos subsistían en condiciones de extrema penuria, con los pocos recursos que extraían de las labores agrícolas y ganaderas, en una vivienda minúscula de adobe y paja. El pequeño Evo compaginaba sus primeros años de formación escolar con las tareas de labranza y pastoreo. Entre los cinco y los siete años no estuvo escolarizado porque la familia se trasladó a Jujuy (Argentina) para trabajar en los cañaverales azucareros.

De vuelta en su pueblo natal, Evo retomó los estudios, aunque la miseria obligaba a sus padres a emprender viajes ocasionales en busca de sustento y el chico se ausentaba habitualmente de la escuela. Para cursar la secundaria se desplazó hasta Oruro, la capital del departamento, e ingresó en un colegio de estudiantes sin recursos. Logró pagar sus clases y su estancia en la ciudad con trabajos diversos como albañil, panadero e incluso trompetista, y en 1977 se graduó como bachiller. Aquel día fue, según testimonio del propio Morales, el último de su vida en que se vistió con el traje y la corbata de la clase dominante.

Cumplió el servicio militar en La Paz, donde sufrió episodios de discriminación manifiesta por su doble condición de indígena y pobre, y en 1980 regresó a Isallavi. Dos años después, la familia al completo abandonó la aldea y, junto a miles de emigrantes del altiplano, viajó hacia Cochabamba, huyendo de la precariedad y la miseria. Los Morales se instalaron en Puerto San Francisco (Chapare) y buscaron oficio en labores hortofrutícolas, primero como arroceros y después como cocaleros.

La familia logró cierta estabilidad laboral con el cultivo de la hoja de coca, uno de los más estables en la región por la demanda creciente del narcotráfico, y Evo comenzó a adquirir notoriedad como líder local entre el campesinado indígena. Desde muy joven había demostrado preocupación por la realidad social y política de su pueblo y por la lucha de los más desfavorecidos, así que decidió encauzar su activismo en las filas del sindicalismo agrario. Con la obra del intelectual marxista Fausto Reinaga (fundador del Partido Indio Boliviano) en el bolsillo, y la creencia de que había llegado el momento de implicarse en el indigenismo militante, Evo Morales ingresó en 1983 en el sindicato agrícola de San Francisco.

Líder cocalero

Su carrera sindical fue rápida. Primero asumió la secretaría de deportes; en 1985 ya ocupaba la secretaría general, y en 1988 fue elegido secretario ejecutivo de la Federación del Trópico de Cochabamba. Precisamente aquel mismo año, el gobierno conservador de Víctor Paz Estenssoro sucumbió a las presiones de la Administración estadounidense y logró sacar adelante en el congreso la ley que restringía la producción de hoja de coca.

La sustitución gradual de las cosechas por cultivos alternativos de dudosa rentabilidad y la destrucción forzosa de siembras sin derecho a indemnización, previstas en la ley, encendieron las protestas del movimiento cocalero, que no estaba dispuesto a que los poderes públicos internacionales buscaran soluciones al narcotráfico criminalizando la labor del agricultor.

En 1989 y ya con el socialdemócrata Jaime Paz Zamora en la presidencia, la Federación del Trópico de Cochabamba, liderada por Morales, se movilizó contra los planes gubernamentales de reducir la superficie agrícola destinada al cultivo de coca y amenazó con responder de forma violenta si las fuerzas de seguridad del Estado trataban de imponer la ley en Chapare.

La lucha del movimiento cocalero por mantener su única fuente de recursos arreció en 1993 con la llegada de Gonzalo Sánchez de Lozada al palacio presidencial. El nuevo líder conservador, ferviente defensor de los planes de erradicación de cultivos de coca, encontró en los sindicatos agrícolas una fuente permanente de contestación. El verano de 1994 fue testigo de uno de los enfrentamientos más relevantes entre el gobierno del MNR (Movimiento Nacional Revolucionario) y el gremio cocalero.

Apoyado por la DEA (Agencia Antidroga) estadounidense, Sánchez de Lozada ordenó la ejecución del llamado plan "Nuevo Amanecer" con el objetivo de destruir un 10% de las cosechas de cocales en Chapare. La protesta de los agricultores fue masiva y la represión militar se cobró la vida de un joven campesino. Evo Morales, que por entonces presidía el Consejo Andino de Productores de Coca (CAPHC) y la Confederación de Productores de Coca del Trópico de Cochabamba, convocó una marcha multitudinaria hacía La Paz y, después de tres semanas de movilización, llegó a la capital con 4.000 campesinos para forzar una negociación con el Ejecutivo.

Las demandas del gremio cocalero traspasaron las fronteras de Bolivia en 1995 con la gira que su líder emprendió por diversos países europeos. Entretanto, las protestas campesinas continuaban convulsionando la vida política del país y, desde algunos despachos políticos, se impulsaba una campaña de desprestigio contra Morales.

El movimiento sindical entendió entonces que había llegado el momento de dar el salto a la arena política y participar en primera línea en la toma de decisiones para transformar Bolivia. Así, el 27 de marzo de 1995, un nutrido grupo de asociaciones indígenas y campesinas constituyeron la Asamblea por la Soberanía de los Pueblos (ASP) y el Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP). Alejo Véliz, un indio quechua, asumió la jefatura orgánica de la nueva formación.

La ASP-IPSP no logró el visto bueno de la Corte Electoral para inscribirse como partido, así que decidió concurrir a la primera cita electoral, las municipales de diciembre, integrada en las listas de Izquierda Unida (IU); una coalición progresista liderada por el Partido Comunista. En las generales de 1997, que devolvieron el poder al ex general golpista Hugo Banzer, IU logró cuatro escaños en el Parlamento boliviano. Evo Morales ocupó uno de ellos. (Biografías y Vidas)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1945 - PERÓN DECRETA LAS VACACIONES PAGAS

Este proceso de democratización del ocio representó una nueva forma de apropiación del tiempo y del espacio que resultó muy compleja. En nuestro país, durante la denominada "Década infame" en el año 1933, se sancionaba la ley 11.723, a través de la cual se introdujeron algunas medidas protectoras para los trabajadores, entre las que se encontraba este nuevo derecho.

Si por algo se lo conoce al peronismo es por el reconocimiento real primero y luego legal de los derechos sociales.
En el decálogo de los derechos reconocidos al trabajador y a su familia encontramos el derecho de las vacaciones pagas, es decir, el derecho al merecido descanso.
Esto nos lleva a pensar que hace cien años las vacaciones eran apenas el privilegio de los potentados de nuestro país.
A continuación, vamos a adentrarnos en los antecedes de este derecho y en el reconocimiento que llega hasta nuestros días.

Antecedentes: Derechos que caían en saco roto

Podemos vislumbrar que el fenómeno de las vacaciones pagas comienza después de la Primera Guerra Mundial, principalmente en países de Europa.
Este proceso de democratización del ocio representó una nueva forma de apropiación del tiempo y del espacio que resultó muy compleja. En nuestro país, durante la denominada «Década infame» en el año 1933, se sancionaba la ley 11.723, a través de la cual se introdujeron algunas medidas protectoras para los trabajadores, entre las que se encontraban las vacaciones pagas, aunque en ese momento solamente eran para trabajadores del sector comercial.

Asimismo, cabe destacar que este tibio “reconocimiento” legislativo chocaba de lleno con la realidad, ya que en 1935 eran muy pocos los gremios que gozaban de vacaciones pagas a lo que se agregaba la falta de convenios colectivos que dejaba un amplio margen para la arbitrariedad de los patrones.

Las vacaciones pagas: la punta del iceberg del turismo social

El decenio que precedió a la Segunda Guerra Mundial es caracterizado por la crisis, por la expansión del desempleo y por los antagonismos nacionales. Es el de un inmenso esfuerzo por organizar el tiempo de ocio de los trabajadores.

Así, las vacaciones pagas fueron instauradas en la mayoría de los países occidentales gracias a la convergencia de tres actores sociales: los empleadores y sus organizaciones, los sindicatos y los poderes públicos.

En Argentina es a través del Decreto 1740, sancionado el 24 de enero de 1945, cuando el por entonces secretario de Trabajo y Previsión, Juan Domingo Perón, generalizó el derecho a gozar de vacaciones pagas a los todos los trabajadores.

Es a partir de esta política que los argentinos comenzamos a disponer de una serie de días consecutivos de vacaciones pagas y mediante un programa de acceso al turismo social, los trabajadores de todos los sectores sociales empezaron a descubrir un país hasta entonces muy poco conocido.

Sin embargo, lo precedentemente señalado no hubiese sido posible llevar a cabo si no era por los decretos de Personería Gremial como el 33302/45 que otorgaba salario básico, mínimo y vital, el del Sueldo Anual Complementario (aguinaldo) y la creación del Instituto Nacional de Remuneraciones que facilitaron concesiones para los sindicatos permitiendo fundar instituciones para el servicio social y manejar un mayor caudal de fondos.

Al mismo tiempo, el Estado fijaba un descuento obligatorio del 5% del aguinaldo (un 2% del aporte obrero y 3% del patronal), destinado al fomento de turismo social y a la creación de colonias de vacaciones.

Las medidas aludidas se dieron en el marco del proyecto de Turismo Social, el cual estuvo asentado en dos ejes centrales: la extensión de las licencias pagas por vacaciones obligatorias al conjunto de los trabajadores, primero, y el montaje mediante el ejercicio coordinado entre el Estado (Nacional y provinciales) y la Fundación Eva Perón, con asociaciones, en particular las sindicales, para garantizar “el hospedaje” a los trabajadores y facilitar el transporte a través de planes de abaratamiento de pasajes y móviles especialmente destinados al traslado de los nuevos turistas.

En el marco de una política de turismo social pensada a mediano y largo plazo, cabe poner de relieve que el emplazamiento de los modernos complejos recreacionales durante el peronismo fue el resultado en 1944 de un proyecto del Ministerio de Obras Públicas – finalizado por la Fundación Eva Perón en 1950 – destinado a los empleados estatales, luego extendido al conjunto de los trabajadores.

En resumen, las vacaciones pagas  se constituirían en uno de los elementos esenciales de la política del Turismo Social cuya finalidad fue la de posibilitar el acceso de la población trabajadora a los lugares de turismo, organizado por el Estado y facilitando la construcción de hoteles y colonias de vacaciones a los servicios de bienestar y asistencia social de las asociaciones profesionales, y de las franquicias posibles en los medios de transporte. (Juan Facundo Besson - Abogado, miembro de la cátedra libre Juan Domingo Perón, Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Rosario)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

1974 – MASACRE DE 5 COOPERATIVISTAS

Cerca de Río Segundo, por la vieja ruta 9 y hacia la ciudad de Córdoba, el 23 de enero de 1974 a las 14.45, integrantes del Comando Radioeléctrico de la capital mediterránea asesinaron a Víctor Cantoia, gerente de la Cooperativa Agrícola Ganadera de Armstrong Limitada, Aldo Viotto, Ernesto Pascucci y Roberto Blanch, funcionarios de la misma entidad, y a Odorico Montorfano, directivo de la Federación Argentina de Cooperativas Agrarias (Faca), de Rosario, respondiendo a unos criterios y a una metodología que en poco tiempo más se convertiría en moneda corriente, ensangrentando al país.

Los mutualistas viajaban en un Ford Falcon color borravino, hacia Colonia Caroya para interiorizarse del funcionamiento de un supermercado, para instalar uno similar en Armstrong.

Horas antes, cinco agentes de la policía federal conformado por Juan Carlos Naranjo, Néstor Velázquez, Eduardo Domingo Moreno, Rómulo Cirilo Cabral y Ramón Salguero, había partido desde Córdoba en un automóvil idéntico al de los cooperativistas para realizar una serie de allanamientos ordenados por un juez federal.

Después del mediodía, el grupo de federales se detuvo en una parrilla para almorzar y por recomendación del chofer, guardaron las armas en el baúl para no asustar a las personas del lugar. Esa maniobra fue advertida por un vecino que pasaba por allí y dio aviso a la policía de Laguna Larga. Luego una comisión de la policía de Córdoba los interceptó y verificó su documentación, pero desaparecieron sin creer que eran federales. Este episodio desembocó en un operativo de la policía cordobesa a través de un bloqueo en la ruta nacional 9, donde poco después ocurrió la tragedia… Ver más

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1977 – MASACRE DE AYOLAS Y CAFFERATA

Se conoce como Masacre de Ayolas y Cafferata al hecho ocurrido el 23 de enero de 1977, en el que fueron asesinados seis estudiantes universitarios que pertenecían a la Corriente Universitaria por la Revolución Socialista (CURS), una rama de la organización política Poder Obrero. Los jóvenes habían sido secuestrados días antes y permanecían en el centro clandestino de detención (CCD) Servicio de Informaciones de la Jefatura de Policía de Rosario. Como represalia por la fuga de un detenido, los trasladaron a unos galpones ubicados en la ex calle Ayolas (hoy Uruguay) y Cafferata, de la ciudad de Rosario, donde fueron asesinados.

LOS HECHOS

En enero de 1977 siete personas fueron detenidas ilegalmente en distintos puntos de la ciudad de Rosario y llevados a dependencias del ex Servicio de Informaciones de la policía provincial que operaba entonces como centro clandestino de detención y estaba bajo el mando de Agustín Feced. Uno de los secuestrados logró escapar.

 En su testimonio, un sobreviviente de ese mismo CCD relató las circunstancias del hecho: “Después de que el tipo se escapa, en represalia los matan a todos. Nosotros escuchamos el ruido de los autos cuando se los llevaban a todos vivos”. ​

Un comunicado oficial del II Cuerpo de Ejército emitido unos días después daba su versión de los hechos: “El día 23 de enero, siendo las 2,30 horas. aproximadamente, personal perteneciente a la jefatura de Área 211, al arribar a la intersección de las calles Cafferata y Saavedra, observó en un automóvil Renault 12 ocupado por varias personas que iba siguiendo a una motocicleta tripulada por una pareja, aspecto que llamó la atención, y se les impartió la orden de detención para controlar la documentación personal. Los respectivos conductores imprimieron mayor velocidad a los vehículos para iniciar la fuga y cayeron abatidos los ocupantes de la motocicleta y del automóvil. Cuando se procedió a revisar el automóvil se encontraron doce granadas de mano y veinte kilos de explosivos, ante lo cual se alertó a los vecinos para evitar cualquier accidente y se requirió la participación de la Brigada de explosivos. Se realizan diligencias para determinar la identificación de los 6 delincuentes abatidos (4 mujeres y 2 hombres)”. . . . Ver más

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1967 - MUERE UN EXTRAORDINARIO POETA, OLIVERIO GIRONDO

Nació en Buenos Aires, el 17 de agosto de 1891. Ya de pequeño, viajó a Europa, donde estudió en París e Inglaterra. Participó en revistas que estaban en contacto con las primeras vanguardias artísticas del país, como Proa, Prisma y Martín Fierro, en las que también escribieron Jorge Luis Borges, Raúl González Tuñón, Macedonio Fernández y Leopoldo Marechal, la mayoría de ellos del Grupo de Florida, del cual Girondo fue uno de sus principales animadores. Sus poemas, llenos de color e ironía, superan el simple apunte pintoresco y constituyen una exaltación del cosmopolitismo y de la nueva vida urbana e intentan una crítica de costumbres. En 1926, en un almuerzo organizado en honor a Ricardo Güiraldes, conoció a Norah Lange, poetisa con la cual se casó en 1943 y con quien emprendería innumerables viajes. Fue amigo de Pablo Neruda y Federico García Lorca. En 1961 sufrió un accidente muy grave que lo dejó imposibilitado físicamente. 

El maestro Galasso, en el Tomo I de la colección de Los Malditos en la página 300 dice: "... podría concluirse que era un hombre de la clase alta, con algunas rebeldías para escandalizar en los clubes, ajeno totalmente a toda inquietud por la suerte de sus conciudadanos.
Pero ocurre que la casi totalidad de los críticos han olvidado algunos detalles de la vida de Girondo, que han sido recordados excepcionalmente. Por ejemplo, Francisco Urondo señala que Girondo “fue irigoyenista en sus tiempos –no alvearista- y que tuvo una desinteresada y efímera esperanza en Frondizi, años después, que luego revirtió en desprecio y arrepentimiento: ‘Cómo me pudo engañar ese mentiroso’, decía”. También Urondo hace referencia a que Girondo es autor de un libro titulado “Diario de un salvaje americano” que, según sugiere Ramón Gómez de la Serna, provendría de un giro del poeta hacia lo latinoamericano, pero que habría permanecido inédito y no integra sus obras completas. Por otra parte, Alberto Perrone alude “a la preocupación por el hombre, lo que él ocultaba bajo la broma mordaz, como si la diversión profunda no fuera sino un modo de acceder a lo humano”.

Jauretche por su parte, sostenía que el poeta nada tenía que ver con el resto del mundillo literario oficial, que era profundamente nacional y se interesaba mucho por la obra realizada por FORJA, de la cual era cotizante. Como advierte el lector, estos datos cambian el perfil de don Oliverio.

Pero existe aún otra cuestión que la mayor parte de críticos y comentadores han omitido y que sólo Jorge B. Rivera tuvo la valentía de hacer pública en “La Opinión”, del 15/07/1973. Se trata de un breve pero importantísimo ensayo político publicado en 1940, que lo revela en una faz desconocida: su posición antiimperialista. El lector seguramente se sorprende: el dandy, el aristócrata, el esteticista, el millonario ¿podía acaso preocuparse por el imperialismo?

Ese folleto se titula “Nuestra actitud ante el desastre” y en sus parte fundamentales sostiene:

“No basta denunciar la existencia de la organización nazi entre nosotros, ni delatar los peligros que ella entraña… Hay que comprender, sobre todo, que no existe otra manera de combatirla, ni de aunar la opinión pública del país, que indicarle que ha llegado el momento de liberarnos, de una vez por todas, de la opresión económica, casi secular, que nos asfixia. Antes de adquirir una cabal conciencia de nuestros intereses vitales y de plantear esos problemas con un espíritu argentino, no será posible la aparición de un movimiento nacional, no decimos nacionalista, sino nacional. Mientras la economía del país se encuentre, en su mayor parte, en manos extranjeras y todos los servicios públicos no nos pertenezcan, resultará ilusorio defendernos del atropello exterior o erguirnos ante cualquier amenaza externa… Nuestro anhelo de emancipación no responde a un bajo instinto de codicia, sino a la necesidad impostergable de expresar nuestra personalidad, ya que es inconcebible la existencia de un espíritu propio en un organismo que no nos pertenece… Envanecidos por el hecho de figurar entre los grandes países exportadores, hemos permitido que Europa falsee, por medio del halago y del soborno, el ritmo de nuestro desarrollo, hasta llegar a preocuparnos de sus necesidades muchísimo más que de las nuestras."

VER SU BIOGRAFÍA . . .

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

1997 - ASESINATO DE JOSE LUIS CABEZAS  

Su cadáver calcinado fue hallado en la localidad atlántica de General Juan Madariaga, dentro de un auto Ford Fiesta incendiado, con las manos esposadas a la espalda y dos tiros en la cabeza.

Fue después de que tomara, para la revista Noticias, las primeras fotos públicas del empresario Alfredo Yabrán, objeto de una investigación periodística sobre la presunta implicación en casos de corrupción política.

El auto y la cobertura era compartida con el después presidente del Foro por el Periodismo Argentino (FOPEA) Gabriel Michi.

El asesinato ocurrió durante la gobernación de Eduardo Duhalde en la Provincia de Buenos Aires, y fue visto como un posible "mensaje mafioso" de la policía de la provincia de Buenos Aires hacia su gestión; "me tiraron un cadáver" declaró.

El presidente Carlos Saúl Menem prometió esclarecer el caso; sin embargo recibió fuertes críticas por la posible complicidad en los presuntos negociados investigados.

El 2 de febrero de 2000, en juicio oral y público, fueron condenados a prisión perpetua los cuatro integrantes de la banda "Los Horneros": Horacio Braga, José Auge, Sergio González y Héctor Retana, así como a Gregorio Ríos, jefe de Seguridad de Alfredo Yabrán, y los policías Sergio Camaratta, Aníbal Luna y Gustavo Prellezo.

Destino de los implicados:

  • Gustavo Prellezo, policía, fue condenado a prisión perpetua pero el 23 de septiembre de 2010 fue beneficiado con prisión domiciliaria por cuestiones de salud.
  • Miguel Retana, condenado, enfermo de SIDA, murió en el 2001.
  • Sergio Camaratta, policía de Pinamar, condenado a prisión perpetua. Murió el 3 de abril de 2015 tras una larga enfermedad.
  • Aníbal Luna, policía de Pinamar, condenado a prisión perpetua.
  • Gregorio Ríos, jefe de custodia de Alfredo Yabrán, fue condenado como instigador del crimen y se le rechazó la excarcelación en diciembre de 2006; su condena a perpetua cambió a 27 años, en su último período en prisión domiciliaria.
  • José Luis Auge, condenado, fue liberado en 2004.
  • Sergio Gustavo González, condenado a prisión perpetua, fue liberado hacia febrero de 2006 por reducción de pena a 20 años; tal reducción habrá de ser revocada por la Corte Suprema de Justicia de Argentina.
  • Horacio Anselmo Braga fue condenado a 18 años de prisión y liberado el 25 de enero de 2007; varios factores influyeron: se benefició con el 2 por 1 (se computa doble cada año de proceso sin condena), obtuvo resultados favorables en los informes psiquiátricos, presentó buena conducta, y pagó una fianza de 20.000 pesos para salir de la Penitenciaría número 9. Ese día, seis mil personas se juntaban en Pinamar para pedir justicia por Cabezas.
  • Alberto Gómez, (a) "la Liebre", comisario de Pinamar, condenado por haber liberado la zona para que el crimen ocurriera.

Se revocó la libertad condicional de Auge, González y Braga por haber violado sus términos: no se encontraban en los domicilios informados.

“Desde el gobierno de Menem se intentó mantener impune el asesinato de José Luis, protegieron a Yabrán aun cuando arreciaban las pruebas, hasta que la reacción de la sociedad, y sobre todo de los periodistas, le resultó insostenible y le soltaron la mano”, dice Gabriel Michi y agrega; “…un tipo como Alfredo Yabrán, que llegó a decir abiertamente que 'el poder es tener impunidad'” lo que explica que “cuando sintió que le habían soltado la mano, que se le venía todo en contra y que no sólo podía perder todo sino que terminaría preso no se lo bancó y se suicidó. Tal vez porque entendió que le había dejado de resultar útil a la mafia”.

“El crimen de José Luis fue un antes y un después en el trabajo de los periodistas, y la reacción monolítica de la prensa de ese momento para que la investigación no se cayera, para que no la pudieran sofocar, fue determinante para que no volviera a ocurrir un episodio de semejantes características”, explica Michi.

“Esos colegas modificaron sus vidas para hacer esa cobertura, se instalaron en Dolores, que fue como trabajar en un campo minado, y ahí no hubo fisuras. Se unieron, trabajaron juntos, se protegieron unos a otros y dieron una lección de cómo se debía hacer periodismo en una situación tan límite”.

“Cada vez que me invitan voy a hablar con estudiantes de periodismo y cuando contás los detalles te miran como si estuvieras contando una ficción”.

“Pero lo que busco es que los estudiantes dimensionen el rol social del periodismo, que no es un atajo para ser famoso sino que tiene que ser una función social muy fuerte, que en este caso fue llevado a un extremo porque terminó muriendo un periodista”, agrega Michi.
Fuente: Telam

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

1914 - MUERE EN CÓRDOBA JOSÉ GABRIEL BROCHERO, “EL CURA GAUCHO”

Conocido como "El cura gaucho", José Gabriel Brochero se instaló durante 40 años en el valle de Traslasierra, en la localidad de Villa del Tránsito (actual Villa Cura Brochero), donde realizó una trascendente obra pastoral y social. Había nacido el 16 de marzo de 1840 en Villa Rosa de Río Primero, provincia de Córdoba. Declarado "Venerable" por el papa Juan Pablo II en el 2004, en marzo de 2009 el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, abrió el proceso que analizará un presunto milagro atribuido su intercesión. Y aunque la causa para su beatificación se ha visto dificultada por su costumbre de hacer uso de muchas malas palabras al utilizar el lenguaje llano de los paisanos y además por ser un empedernido fumador, el Papa Benedicto XVI firmó el decreto que permite beatificar al "Cura Gaucho". La beatificación se formalizó con una ceremonia en septiembre de 2013 y fue proclamado santo por el Papa Francisco el domingo 16 de octubre de 2016. VER BIOGRAFÍA. . .

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

ALICIA GRACIANA EGUREN  -  (1924 – desaparecida en 1977)
UNA MALDITA EXCLUIDA DE LA HISTORIA OFICIAL

(. . .) fue secuestrada, en la vía pública, por un grupo de tareas de la Armada, el 26 de enero de 1977. Tenía 52 años. No se sabe la fecha exacta de su muerte pero sí se conoce que fue torturada en la ESMA y finalmente arrojada desde un helicóptero al Río de la plata. A manera de epitafio podrían haberse acuñado estas palabras de su compañero de sueños y de luchas: “en la medida en que he dedicado mi vida a los ideales revolucionarios de la libertad humana, me perpetuaré en la obra de los que continúen esa militancia”.

VER SU BIOGRAFÍA . . .

 

1968 - MUERE SORPRESIVAMENTE, EN UN "EXTRAÑO" ACCIDENTE AUTOMOVILÍSTICO, AMADO OLMOS

Dirigente del gremio de Sanidad de larga militancia en pos de la recuperación de las organizaciones de los trabajadores, luchó tanto contra los gobiernos antidemocráticos como contra las distintas dirigencias sindicales claudicantes.
Creador de las 62 Organizaciones, impulsor del congreso de La Falda, principal animador de la corriente combativa integrada, entre otros, por Raimundo Ongaro, Agustín Tosco, Jorge Di Pasquale, Julio Guillán, Benito Romano, Atilio Santillán, su temprana desaparición en un extraño accidente automovilístico privó al sindicalismo argentino de uno de sus más lúcidos dirigentes.
"Su muerte ha de ser lamentada por mucho tiempo y por mucha gente -escribió entonces John William Cooke-, porque en un medio de venalidad y cobardía, Amado mantuvo las manos limpias y el pensamiento claro. Porque luchó en medio de la contaminación sin sucumbir a ella. Eso lo sabe todo el que actúe en la lucha de estos años, de ahí la autoridad moral que Olmos conservó frente a las bases obreras y peronistas y aún frente a los que no participaron de su misma actitud de rectitud ética". VER SU BIOGRAFÍA. . .

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

1856 - MATANZA DE VILLAMAYOR

A principios de 1856 –en momentos de fuerte tensión entre la provincia de Buenos Aires, segregada del resto del país y la Confederación, presidida por Urquiza, un grupo de federales, que se hallaban exilados en Montevideo, intenta recuperar a la provincia rebelde. Entre ellos están el general Jerónimo Costa, héroe de la defensa de la isla Martín García ante la invasión francesa, junto con los coroneles León Benítez, Ramón bustos, Juan Francisco Olmos y otros jefes. Logrado el apoyo de algunos soldados, estos oficiales lograron constituir una fuerza de ciento cincuenta hombres que desembarcó en Zárate el 28 de enero de 1856. VER MÁS . . .

 

BENITO QUINQUELA MARTIN (1890-1977)

El 21 de marzo de 1890, es abandonado en la Casa de Expósitos de Buenos Aires (Casa Cuna), un niño recién nacido, envuelto en una pañoleta, con una carta que dice: “Este niño ha sido bautizado y se llama Benito Juan Martín”. Después de siete años de vivir en el orfanato, cuidado por las monjas, es adoptado por Manuel Chinchella y Justina Molina, dueños de una carbonería en el barrio de La Boca. Años después, aquella criatura abandonada toma el nombre de Benito Quinquela Martín.

(. . . )

En 1972, Quinquela es homenajeado en la sala de exposición del Palais de Glace. Muere cinco años después, el 28 de enero de 1977, luego de haberse ocupado con sumo interés en pintar con alegres colores su propio ataúd.

Catorce años más tarde, en setiembre de 1991, el diario Página/12, afirma que “en el Museo Nacional de Bellas Artes se realiza, por fin, una muestra en la que se reúnen sesenta y dos obras de Benito Quinquela Martín, seguramente el más popular de los pintores argentinos. Esa reivindicación tan póstuma como justiciera… cumple en cerrar la brecha de marginalidad académica que sufrió el artista de La Boca”. . . Ver más

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

1825 - ASESINAN A MONTEAGUDO

(...) Cuando en 1822 San Martín se embarca hacia Guayaquil para entrevistarse con Bolívar, lo deja como su hombre de confianza en el gabinete del Perú. Pero las intrigas de sus enemigos eclosionan el 25 de julio de ese año, durante la ausencia de San Martín, y Monteagudo es obligado a renunciar y desterrado del territorio peruano.

Trasladado a Guayaquil, se convierte en consejero y hombre del más íntimo entorno de Bolívar, quien lo lleva con él a Lima en diciembre de 1824. Allí será asesinado un mes después –el 28 de enero de 1825- cuando va camino de una cita amorosa, por orden de uno de sus enemigos jurados: José Sánchez Carrión, dilecto representante de la oligarquía limeña.

Pocos días antes, el tucumano había comenzado a redactar uno de sus escritos más importantes: “Ensayo sobre la necesidad de una federación general entre los estados hispanoamericanos y plan de su organización”, notable documento geopolítico, lamentablemente inconcluso, en el que plasma la que fue idea central de los grandes patriotas del continente, comenzando por el propio Monteagudo: “… formar un foco de luz que ilumine a la América; crear un poder que una las fuerzas de catorce millones de individuos; estrechar las relaciones de los americanos, uniéndolos por el gran lazo de un congreso común, para que aprendan a identificar sus intereses y formar a la letra una sola familia”. . .Ver más

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

(1921) – MASACRE DE OBREROS EN LA FORESTAL

El 29 de enero de 1921, durante la 3° huelga protagonizada por los obreros de La Forestal, matan durante la represión, un número impreciso de obreros. Algunas estimaciones hablan de no menos de 500 a 600 obreros que fueron "cazados" en distintas poblaciones del norte santafesino. VER MÁS . . .

 

2008 - LAS MADRES DE PLAZA DE MAYO TOMAN POSESIÓN DE LA EX ESMA
“ESTÁN AQUÍ MÁS VIVOS QUE NUNCA”
Con Hebe de Bonafini a la cabeza, la Asociación Madres de Plaza de Mayo empezó a transformar ayer el ex Liceo Naval en un “lugar de vida”. El inmenso predio de la ex Escuela de Mecánica de la Armada se va convirtiendo así en el Espacio de la Memoria. El 30 de abril será inaugurado el Centro Cultural Nuestros Hijos.

“Vivan nuestros hijos desaparecidos, viva la vida, le ganamos a la muerte”, dijo emocionada la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini. El lugar se llenó de aplausos. Así terminó ayer el “desembarco” de las Madres en el ex Liceo Naval de la Escuela de Mecánica de la Armada, donde funcionará desde el 30 de abril el Centro Cultural Nuestros Hijos, que dirigirá la cantante Teresa Parodi. Soles y flores de todos colores le “dieron vida” a las paredes ocres de lo que fue hasta hace poco un instituto de formación de la Marina y parte del centro clandestino de detención por el que pasaron cerca de 5 mil desaparecidos.

Un camino sembrado de flores de papel con pañuelos blancos pegados en el centro guiaba a la gente por los doscientos metros que unen la entrada del futuro centro cultural con el portón de entrada a la ESMA por Avenida del Libertador. Las Madres, con Bonafini a la cabeza, llegaron caminando y entraron de a dos al ex liceo donde se montó un pequeño escenario. “Vamos a pintar la vida compañeros”, invitó la presidenta de Madres mientras se escuchaba a coro: “Madres de la plaza, el pueblo las abraza”. Vasitos de plástico con temperas de colores, pinceles y hasta las manos sirvieron para decorar con banderas argentinas, corazones, flores, soles, estrellas y frases el hall central del lugar. “Podrán cortar las flores pero nunca detendrán la primavera”, se repetía entre las cuatro paredes.

Más temprano, Bonafini se había reunido con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para agradecerle la apertura del predio a la sociedad civil (ver aparte). Así comenzó su discurso la presidenta de Madres, reconociéndole a Néstor Kirchner “la reivindicación de nuestros hijos revolucionarios”. El proceso de traspaso de todo el predio comenzó el 24 de marzo de 2004, cuando el gobierno nacional anunció que allí funcionaría el Espacio de la Memoria. Desde entonces, este es el primer proyecto que se pone en marcha. En noviembre pasado, a días del cambio de mando el matrimonio presidencial encabezó el acto en el que se firmó el acta acuerdo entre los gobiernos. El predio de 17 hectáreas y 34 edificios será administrado en conjunto por el Estado nacional, la ciudad de Buenos Aires y entidades sociales y de derechos humanos, entre ellas Madres, Abuelas y los sobrevivientes de la ESMA.

“Iremos diseñando para que esto no sea un mosaico de cosas dispersas sino un proyecto integral”, le explicó el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, a Página/12. Acompañando a las Madres también estaba Judith Said, la coordinadora del Ente Tripartito del proyecto en la ESMA. Estuvieron presentes el director del Archivo de la Memoria, Ramón Torres Molina, y el del futuro director del Centro Cultural Haroldo Conti, Eduardo Jozami. Ambos funcionarán en otros dos edificios de la ESMA.

Después de recorrer las paredes pintando, las Madres se acercaron al escenario y escucharon a la directora del centro cultural. Parodi, con borrador en mano para no olvidarse de nada en medio de “tantas emociones”, comenzó por explicar su objetivo al frente del proyecto: “Estoy aquí porque he aceptado este enorme desafío de cambiar odio por amor, llanto por alegría, muerte por vida”. Como un poema, se imaginó las actividades que se desarrollarán: “Cantaremos canciones dentro de estos muros, hablaremos de poesía, seremos maestros, alumnos, alfareros, músicos, actores, artesanos, poetas, titiriteros, honestos soñadores, esperanzados habitantes de un mundo mejor, en el que creemos porque creemos en nosotros mismos”.

Aunque no hace mucho el edificio era utilizado por los militares, en los casi tres meses que restan hasta la apertura queda por verificar el funcionamiento de todos los servicios y el acondicionamiento de la estructura edilicia. Más adelante esperan lograr editar una publicación para “llegar a todos lados y que la gente sepa lo que se hace en el centro”.

Entre cientos de personas que participaron del “desembarco” de las Madres había representantes de la Hotel Bauen, recuperado por sus trabajadores y obreros de los planes de construcción de viviendas en las villas. También estaba la ex ministra de Economía y actual coordinadora general de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Felisa Miceli, y el diputado porteño, Juan Cabandié, nacido en la ESMA durante la dictadura y recuperado por las Abuelas de Plaza de Mayo. El consideró que es necesario “resignificar el dolor con una propuesta de vida que abarque la generación actual y las venideras”. Sin embargo, desde otros organismos plantean que no se debería modificar el lugar para que funcione como un museo donde se muestre el horror del terrorismo de estado.

Lejos quedó el recuerdo de un decreto firmado en 1998 por el entonces presidente Carlos Menem, en el que ordenaba la demolición de los edificios del centro clandestino para crear “un espacio verde de uso público y el lugar de emplazamiento de un símbolo de la unión nacional”. Otro de los fallidos proyectos para la ESMA, fue la creación de “un polo educativo militar”, que incluía una escuela de guerra del Ejército y la Fuerza Aérea. Esa idea había sido analizada en el 2000 por el entonces ministro de Defensa, Ricardo López Murphy, durante el gobierno de la Alianza.

“¡Los quemaron vivos y no pudieron, los tiraron al río vivos y no pudieron, los enterraron abajo de las autopistas y no pudieron! ¡Nuestros hijos no son huesos, son vida que nace siempre como semilla en cada uno de ustedes!”, concluyó Bonafini. (Sebastián Abrevaya, Página 12, Viernes 1/2/2008)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

31 DE ENERO DE 1908: NACE ATAHUALPA YUPANQUI
Atahualpa Yupanqui (que en quechua quiere decir "el que viene de lejanas tierras para decir algo"), es el seudónimo que utilizó Héctor Roberto Chavero Aramburo, que nació en Pergamino el 31 de enero de 1908 y falleció en Nîmes, Francia, el 23 de mayo de 1992. "Don Ata" fue cantautor, guitarrista, poeta y escritor, y un orgullo argentino.

Se le considera el más importante músico argentino de folclore, y su composiciones han sido cantadas por grandes intérpretes como Mercedes Sosa, Pedro Aznar, Los Chalchaleros, Horacio Guarany, Jorge Cafrune, Alfredo Zitarrosa, José Larralde, Víctor Jara, Ángel Parra, Jairo, Andrés Calamaro, Divididos, Marie Laforêt y Mikel Laboa entre muchos otros, y siguen formando parte del repertorio de innumerables artistas, en Argentina y en distintas partes del mundo.

En 1986 Francia lo condecoró como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras.

Nació en el Campo de la Cruz, en José de la Peña, partido de Pergamino (al norte de la provincia de Buenos Aires) el 31 de enero de 1908, y realizó sus primeros estudios musicales con el Padre Rosáenz. Más tarde, a partir de los 6 años, aprendió guitarra con Bautista Almirón.

En 1917 su familia se trasladó a Tucumán. La temprana muerte de su padre lo hizo prematuramente jefe de familia. Juega tenis, boxea, se hace periodista. Será improvisado maestro de escuela, luego tipógrafo, cronista, músico y fundamentalmente, agudo observador del paisaje y del ser humano. 

Cuando tenía apenas 19 años compuso su canción "Camino del Indio". El tema en su origen no tuvo la entidad de himno de la indianidad que luego el pueblo le otorgó. Simplemente fue una canción inspirada en un sendero que llevaba, ascendiendo la ladera del cerro San Javier -en el amado Tucumán de su infancia- hasta la huerta de naranjas y al rancho de un anciano indio amigo de aquellos niños. Pero la gente la consagró como una alta alabanza a los senderos que recorrió a pié el indio de esta América nuestra.

Emprendió un viaje a Jujuy, Bolivia y los Valles Calchaquíes. En 1931 recorrió Entre Ríos, afincándose un tiempo en Tala. Participó en la fracasada sublevación de los hermanos Kennedy, en la cual estuvieron envueltos también el coronel Pomar y Arturo Jauretche, que inmortalizó la patriada en su poema gauchesco El Paso de los Libres. Después de esta derrota debió exiliarse en Uruguay. Pasó por Montevideo, para luego dirigirse al interior oriental y el sur del Brasil.

En 1934 reingresó a la Argentina por Entre Ríos y se radicó en Rosario (Santa Fe). En 1935 se estableció en Raco (Prov. Tucumán) Pasó brevemente por la ciudad de Buenos Aires -donde diversos intérpretes comenzaban a popularizar sus canciones- para actuar en radio. Recorrió después Santiago del Estero, para retornar por unos meses a Raco en 1936. Realizó una incursión por Catamarca, Salta y Jujuy. Más tarde visitó nuevamente el Altiplano en busca de testimonios de las viejas culturas aborígenes. Retornó a los Valles Calchaquíes, recorrió a lomo de mula los senderos jujeños y residió por un tiempo en Cochangasta (Prov. La Rioja).

A causa de su afiliación al Partido Comunista (que duró hasta 1952), su obra sufrió la censura durante la presidencia de Juan Perón, fue detenido y encarcelado varias veces.

Atahualpa se fue a Europa en 1949. Édith Piaf lo invitó a actuar en París el 7 de julio de 1950. Inmediatamente firmó contrato con "Chant du Monde", la compañía de grabación que publicó su primer LP en Europa, "Minero soy", que obtuvo el primer premio de Mejor Disco de la Academia Charles Cros, que incluía trescientos cincuenta participantes de todos los continentes en el Concurso Internacional de Folclore. Posteriormente, viajó extensamente por Europa.

En 1952, Yupanqui regresó a Buenos Aires y rompió relación con el Partido Comunista, lo que hizo más fácil concertar actuaciones en radio. Mientras con su esposa Nenette construía su casa de Cerro Colorado (Córdoba), Yupanqui recorría el país.

El reconocimiento del trabajo etnográfico de Yupanqui se generalizó durante la década de 1960, y con artistas como Mercedes Sosa y Jorge Cafrune grabó sus composiciones y lo hizo popular entre los músicos más jóvenes, que se refieren a él como Don Ata.

Yupanqui alterna entre sus casas en Buenos Aires y Cerro Colorado, provincia de Córdoba. Durante 1963-1964, realiza una gira por Colombia, Japón, Marruecos, Egipto, Israel e Italia. En 1967, realizó una gira por España, y se estableció en París. Volvió periódicamente a la Argentina y apareció en Argentinísima II en 1973, pero estas visitas se hicieron menos frecuentes cuando la dictadura militar de Jorge Videla llegó al poder en 1976.En 1986 Francia lo condecoró como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras. En 1987 volvió al país para recibir el homenaje de la Universidad de Tucumán. Debió internarse en Buenos Aires en 1989 para superar una dolencia cardíaca, pese a lo cual en enero de 1990 participó en el Festival de Cosquín.

Sin embargo, a los pocos días Yupanqui cumplió un compromiso artístico en París. Volvió a Francia en 1992 para actuar en Nîmes pero se indispuso y allí murió el 23 de mayo. Por su expreso deseo, sus restos fueron repatriados y descansan en Cerro Colorado. Dejó innumerables obras para el cancionero argentino de raíz folklórica. Como escritor, publicó Piedra sola (1940), Aires indios (1943), Cerro Bayo (1953), Guitarra (1960), El canto del viento (1965), El payador perseguido (1972) y La Capataza (1992).De las 325 canciones de su autoría registradas oficialmente, pueden citarse La alabanza, La añera, El arriero, Basta ya, Cachilo dormido, Camino del indio, Coplas del payador perseguido, Los ejes de mi carreta, Los hermanos, Indiecito dormido, Le tengo rabia al silencio, Luna tucumana, Milonga del solitario, Piedra y camino, El poeta, Las preguntitas, Sin caballo y en Montiel, Tú que puedes, vuélvete, Nada más, Viene clareando y Zamba del grillo, entre muchas otras. (Fuente: SUTEBA)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

En Pensamiento Discepoleano lo recordamos publicando uno de sus tantos poemas que parecen paridos por la tierra misma, nuestra tierra tan humillada por gobernantes que solo han pensado en su enriquecimiento entregando al pueblo y a la Patria.

DESTINO DEL CANTO
Nada resulta superior al destino del canto.
Ninguna fuerza abatirá tus sueños,
porque ellos se nutren con su propia luz.
Se alimentan de su propia pasión.
Renacen cada día, para ser.
Sí, la tierra señala a sus elegidos.
El alma de la tierra, como una sombra, sigue a los seres
indicados para traducirla en la esperanza, en la pena,
en la soledad.
Si tú eres el elegido, si has sentido el reclamo de la tierra,
si comprendes su sombra, te espera
una tremenda responsabilidad.
Puede perseguirte la adversidad,
aquejarte el mal físico,
empobrecerte el medio, desconocerte el mundo,
pueden burlarse y negarte los otros,
pero es inútil, nada apagará la lumbre de tu antorcha,
porque no es sólo tuya.
Es de la tierra, que te ha señalado.
Y te ha señalado para tu sacrificio, no para tu vanidad.
La luz que alumbra el corazón del artista
es una lámpara milagrosa que el pueblo usa
para encontrar la belleza en el camino,
la soledad, el miedo, el amor y la muerte.
Si tú no crees en tu pueblo, si no amas, ni esperas,
ni sufres, ni gozas con tu pueblo,
no alcanzarás a traducirlo nunca.
Escribirás, acaso, tu drama de hombre huraño,
solo sin soledad...
Cantarás tu extravío lejos de la grey, pero tu grito
será un grito solamente tuyo, que nadie podrá ya entender.
Sí, la tierra señala a sus elegidos.
Y al llegar el final, tendrán su premio, nadie los nombrará,
serán lo "anónimo",
pero ninguna tumba guardará su canto...

(Agregamos nosotros: Ninguna tumba guardará tu canto Don Ata)

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

ASAMBLEA DEL AÑO XIII

(Tiempo Argentino 20.01.2013)

Cuando se cumplieron 200 años de la realización de aquella Asamblea de 1813 Norberto Galasso publicó en Tiempo Argentino la siguiente nota:

A 200 AÑOS DE LA ASAMBLEA DEL AÑO XIII
Sus resoluciones –mediatizadas, a veces– significan lisa y llanamente el conjunto de medidas que conforman los aspectos centrales del programa de la Revolución de Mayo.

Las transformaciones producidas en los últimos años, recuperando valores democráticos y en especial de Derechos Humanos, nos lleva naturalmente a reivindicar la importancia de  la Asamblea del Año XIII, cuya inauguración se produjo el 31 de enero de ese año. En la vieja leyenda escolar se la mencionó como un hecho más, al pasar, y aún hoy, muchos historiadores no la articulan a los acontecimientos anteriores que la hicieron posible. Sin embargo, sus resoluciones –mediatizadas, a veces– significan lisa y llanamente el conjunto de medidas que conforman los aspectos centrales del programa de la Revolución de Mayo. Más aun, implican la concreción de las banderas del morenismo, enarboladas en ese momento por quienes habían sido los compañeros del secretario de la Junta muerto –envenenado, más bien– el 4 de marzo de 1811, en alta mar.

El mitrismo, en su afán de legitimar nuestra dependencia respecto a Gran Bretaña, pretendió que el programa de los hombres de Mayo era el comercio libre –o como diría mucho después el "Innombrable"– "la apertura al mundo". El revisionismo rosista, por su parte –en general– intentó depurar a la revolución de todo contenido revolucionario exaltando a Saavedra y hasta hubo quienes añoraron la colonia y la tradición, siguiendo las añoranzas de Anchorena, así como quienes prefirieron no profundizar el tema pues la Asamblea expresaba el regreso de los agitadores de la plaza de aquel glorioso 25 de mayo. Hoy es posible acercarse a este acontecimiento de una manera más fundamentada y ello exige un breve recorrido por los antecedentes.

Triunfante la Revolución en Mayo de 1810, a consecuencia del protagonismo popular y el fervor democrático del Moreno del Plan de Operaciones, secundado por Belgrano y Castelli, así como por French, Donado, Larrea, López y Planes, Vieytes, Argerich y otros, vinieron luego, el 5 y 6 de abril de 1811, los hombres "de peso y de pesos" –según los califica Vicente Fidel López– eliminando del poder a los morenistas y desterrándolos. Más tarde, en septiembre de 1811, la aparición de Rivadavia y García como mentores del Primer Triunvirato completó el golpe contrarrevolucionario. Monteagudo se lamentaba, entonces, en su periódico que la gran revolución había sido derrotada.

Pero el 8 de octubre de 1812 regresó el morenismo. San Martín y Alvear (hombres de la Logia) al mando de tropa y las manifestaciones populares de los morenistas que regresaban ahora bajo el nombre de Sociedad Patriótica derrocó al Primer Triunvirato. Con el Segundo Triunvirato ( Nicolás Rodríguez Peña, Antonio Álvarez Jonte y Juan José Paso), reaparecieron los hombres de la revolución democrática del 25 (pero ya muertos Moreno y el cura Alberti, agonizando Castelli y Belgrano muy lejos en el norte) intentando retomar las banderas de Mayo. Por eso, convocan a la Asamblea XIII y por eso, ella sanciona varios de aquellos objetivos del año X.

Los hombres que la integran provienen, en su casi totalidad del morenismo y se expresan en dos columnas: la Sociedad Patriótica, dirigida por Monteagudo, como organización de superficie y la Logia, donde predominan San Martín y Alvear, como organismo clandestino (es decir, los restos del morenismo de Buenos Aires y los logistas de los Caballeros Racionales de Cádiz que han arribado en 1811).

El 31 de enero de 1813 comienza a sesionar la Asamblea y las medidas adoptadas responden a la naturaleza democrática de la revolución de 1810. Entre ellas, cabe destacar: a) "La libertad de vientres" que declara libres a los hijos de esclavos nacidos a partir de ese momento, porque "la naturaleza no ha formado esclavos sino hombres"  que se "han dividido en opresores y oprimidos", situación que debe ser corregida;

b) "La extinción de todo tributo" sobre las comunidades originarias, teniéndolos "por perfectamente libres" y "en igualdad de derechos", concluyendo así con la vieja explotación;

c) "La anulación de los emblemas nobiliarios en las fachadas de las casas" y "la extinción de todos los títulos de condes, marqueses y barones" porque, como diría Artigas, "hay que terminar con esos privilegios que nacen de la cuna",

d) "La abolición de la Inquisición y la prohibición del detestable uso de los tormentos", decidiéndose la destrucción de todos los instrumentos de tortura en la plaza pública;

e) La sanción de "obligaciones fiscales establecidas de modo progresivo en función de los ingresos percibidos", así como "la aplicación de empréstitos forzosos a los capitalistas para cubrir las necesidades del Estado" retomando parcialmente el Plan de Operaciones ;

f) "Asegurar la más amplia libertad de pensamiento en materia civil y religiosa", así como de libertad de prensa;

g) "Cumplimiento de las obligaciones fiscales por parte de los prelados que adeudan crecidas sumas" poniendo fin a uno de los privilegios de la jerarquía eclesiástica;

h) "Obligación de bautizar a los niños con agua templada para evitar los espasmos que producen los bautismos lo cual se vienen realizando con agua fría" y traspaso de "las casas hospitalarias, en poder de la Iglesia, a manos seculares";

i) Reconocimiento a todos los americanos españoles, mestizos, cholos, indios y demás hombres libres para elegir representantes de las provincias libres de Charcas, Potosí, Cochabamba y La Paz, evidenciando el interés por incorporar a los pueblos originarios del norte.

En relación a la declaración de la independencia, en cambio, prepondera en la Asamblea el criterio de no declararla (obsérvese que en 1812, España ha dictado la constitución de las Cortes de Cádiz, en la cual no se reconocen colonias y más aun, intervienen diputados americanos). Sólo se decide que los funcionarios no juren por Fernando VII, como hasta ahora, se ordena preparar una marcha patriótica y que en el sello de la Asamblea aparezca un escudo. Ni independencia ni bandera, que nacerán en 1816 después que la contrarrevolución triunfe en España y se reinstaure la monarquía, con fuerte represión hacia los sectores democráticos, momento en el cual se hace necesaria la separación para no caer de nuevo en la sumisión colonial al absolutismo.

La Asamblea es, pues, un mojón importante en nuestra marcha hacia la libertad, pero no puede ignorarse que estos hombres del XIII eran "morenistas sin Moreno" y también sin Castelli ni Belgrano y ello explica dos puntos negros en su historia:

1) el rechazo a la incorporación de los diputados artiguistas, entre cuyas instrucciones figuraba que Buenos Aires no fuese capital ni puerto único y se declarase la independencia, diputados que habrían estado en connivencia con San Martín dejando en minoría a los alvearistas y

2) la interferencia de un hombre estrechamente ligado a los intereses ingleses, Manuel José García, quien propone que "los inmensos depósitos de plata u oro que contienen estas cordilleras deben quedar abiertos para cuantos hombres quieran venir a extraerlas desde todos los puntos del globo y sin ninguna clase de restricciones". Allí mismo, en el seno de la revolución, cuando recuperaba el rumbo perdido, aparecían ya los que bien podríamos denominar "fondos buitre" de la época, pues este mismo García sería, años después, junto con Rivadavia, el artífice del empréstito Baring Brothers que dio origen a nuestra deuda externa.

La historia parece complacerse siempre en estas contradicciones –quizás para acostumbrarnos a analizar la política dialécticamente, con espíritu crítico–, que permite corregir errores y reforzar nuestras fuerzas ante la contrarrevolución siempre acechante. Enseña también que esa infiltración imperial no le quita a la Asamblea del año XIII su importancia. Las contradicciones explican, eso sí, que este morenismo se halla en declinación y por eso carecerá de fuerzas para oponerse a la política del director supremo, en 1817 cuando favorece el ingreso de los portugueses a la Banda Oriental para acabar con Artigas: allí, French, Pancho Planes, Manuel Moreno y Dorrego serán el último resplandor del Mayo revolucionario y por eso irán camino al destierro, mientras la burguesía anglocriolla se apodera del poder en 1821 para concretar lo que los mitristas llaman "la feliz experiencia rivadaviana", es decir, "la feliz experiencia británica" de la libre importación, los bancos privados, los consorcios con el capital extranjero y el endeudamiento externo.

Pero la revolución continúa entonces en manos de San Martín construyendo el ejército latinoamericano que cruzará los andes con bandera de la Patria Grande, detrás del proyecto de la América Latina libre y unida por el cual luchamos en estos días.”

Publicado en: pensamiento discepoleano

Arriba

 

Volver a Efemérides

 

 

 

 

 

FECHA DE INICIO 10/12/2019 VISITAS A LA PÁGINA contador de visitas en mi web