bandera

AVISO DISCEPOLEANO: Todo lo publicado puede compartirse sin restricciones mencionando la fuente Pensamiento Discepoleano

 
 
DÍA X DÍA LAS EFEMÉRIDES DE DICIEMBRE PARA NO PERDER LA MEMORIA
DÍA 1 * (1967) Matan a Isidro Velázquez, "El vengador" y a Vicente Gauna -
DÍA 2 * DÍA INTERNACIONAL PARA LA ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD - * (1951) Muere Manuel Ugarte - * (1964) Operación Retorno; el regreso frustrado de Perón -
DÍA 3 * (1990) Tercer Alzamiento Carapintada -
DÍA 4 * (1891) Muere Pancho Sierra - * (1928) Nace Hebe de Bonafini -
DÍA 5 * (1928) Masacre de las Bananeras en Colombia - * (2013) Muere Nelson Mandela -
DÍA 6 * (1810) Supresión de los honores al Presidente de la Junta - * (1866) Proclama de F. Varela "desde la cumbre de la Cordillera de los Andes -
DÍA 7 * (1914) Nace Alberto Castillo -
DÍA 8 * (1977) Secuestros masivos en la puerta de la Iglesia de la Sta. Cruz - * (1984) Suicidio de Mary Terán de Weiss -
DÍA 9 * (1824) Batalla de Ayacucho, fin al dominio español - * (1985) Juicio a las Juntas Militares, Señores Jueces: "Nunca Más" -
DÍA 10 * (1948) Declaración Universal de los Derechos Humanos - * (1977) Secuestro, desaparición y muerte de Azucena Villaflor - * (1980) Premio Nobel de la Paz a Perez Esquivel - * (1983) Retorno a la Democracia después de 7 años de dictadura cívico-militar - * (2007) Primera presidencia de Cristina Fernández y * (2011) Cristina es reelecta con el 54 % de los votos -
DÍA 11 * DÍA NACIONAL DEL TANGO - * (1981) Masacre de El Mozote (El Salvador) -
DÍA 12 * (1976) Masacre de Margarita Belén -
DÍA 13 * (1828) Fusilan a Manuel Dorrego -
DÍA 16 * (1982) Asesinato de Dalmiro Flores en Plaza de Mayo - * (1993) Revuelta popular en Santiago del Estero - * (2020) EL CHAMAMÉ, es declarado "Patrimonio Cultural de la Humanidad"
DÍA 17 * (1819) Simón Bolivar crea "La Gran Colombia" - (1830) Muere Simón Bolívar en Santa Marta, Colombia -
DÍA 18 * (1976) La Masacre de Ibarlucea -
DÍA 19 * (1980) Muere Héctor J. Cámpora - * (2001) Asesinan a Claudio "Pocho" Lepratti -
DÍA 20 * DÍA DE LA SOLIDARIDAD HUMANA - (1945) Por primera vez se otorga el Aguinaldo - * (1956) Muere el Dr. Ramón Carrillo en Belén do Pará (Brasil) - * (2001) De La Rua huye en helicóptero de la Casa Rosada
DÍA 21 * (1907) Masacre en la escuela Santa María de Iquique -
DÍA 22 * (1921) Asesinan a José Font, "Facón Grande" - * (1868) La masacre de Lomas Valentina -
DÍA 23 * (1951) Muere Enrique Santos Discépolo - * (1975) Ataque al Arsenal Domingo Viejobueno -
DÍA 24 * (2002) Muere Tita Merello -
DÍA 29 * (1976) Desaparición de Jorge Di Pasquale - * (1976) Carta de Rodolfo Walsh sobre la muerte de su hija -
 

1967 - MATAN A “EL VENGADOR” ISIDRO VELÁZQUEZ Y A VICENTE GAUNA

El 1° de diciembre de 1967 fueron muertos en una emboscada desplegada por la Policía Federal, Isidro Velázquez y Vicente Gauna. Sucedió en Machagai, Chaco, en el nordeste argentino, a la vera de la ruta 16, en una zona de obrajes madereros y algodonales, junto al Impenetrable.

A Velázquez se le atribuían cualidades sobrehumanas que infinidad de testigos jurarían haber constatado. En sus correrías solía tener el apoyo de la población más humilde, y sus víctimas eran personajes odiados por los más peones, explotados por terratenientes, que en algunos casos, solo trabajaban por casa, comida y unos muy pocos pesos.

Velázquez ayudaba económicamente y el pueblo le brindaba la solidaridad ayudándolo cuando la policía lo perseguía, eso fue interpretado por algunos como una suerte de redistribución de la riqueza al mejor estilo de un Robin Hood argentino del siglo XX.

Su captura se había convertido en una obsesión para Guillermo Borda, entonces ministro de Interior, y para la Sociedad Rural del Chaco, que puso precio a su cabeza: dos millones de pesos para acabar con los secuestros de ganaderos y consignatarios, los robos a mano armada y los asaltos a bancos y acopiadores de cereales.

Velázquez parecía conocer todos los secretos, aparecía tan sorpresivamente como se esfumaba y había adquirido cierto dominio sobre las mentes de los milicos de la policía provincial.

El objetivo del gobierno es político: terminar con el apoyo y la protección que recibía de la gente del lugar, cuando la doctrina de la seguridad nacional señalaba el peligro de que hubiera grupos armados disimulados entre la población. Sin embargo, a pesar de que la recompensa es muy tentadora, ese pueblo que lo protegió por años, no lo denunció.

Dice Juan Carlos Jara, en el Vol. IV de Los Malditos: “Guarecidos en el monte de Quitilipi, cerca de una colonia toba, que los auxilia, Velázquez y Gauna finalmente son delatados por una maestra y ambos encuentran la muerte, al ser acribillado a balazos, por una partida policial de más de treinta efectivos, el auto en el que viajaban, “camino de Pampa Bandera”.
Fue el 1º de diciembre de 1967, a partir de entonces “Día de la Policía del Chaco”.
Y agrega: Decía Roberto Carri en 1968, pero con palabras que siguen teniendo plena vigencia: “La adhesión espontánea del campesino pobre y los trabajadores rurales a los rebeldes de todo tipo que periódicamente aparecen en la región, crea inseguridad en el régimen que acentúa el terror. La excusa formal del “salvajismo” rural que se opone a una supuesta paz urbana, sirve a la institución policial y a los propietarios rurales para ejercer una acción continua de violencia. En esta situación el “salvajismo” popular no es más que la respuesta espontánea de los oprimidos frente al salvajismo institucionalizado del sistema”.

VER BIOGRAFÍA DE VELAZQUEZ. . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

DÍA INTERNACIONAL PARA LA ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD

¿Por qué un día para acabar con la esclavitud?
Los informes preparados por los órganos de las Naciones Unidas y las ONG demuestran la persistencia de las viejas formas de esclavitud que subsisten al amparo de creencias y costumbres tradicionales. Esas formas de esclavitud son el resultado de una discriminación arraigada contra los grupos más vulnerables de la sociedad, como las personas consideradas de casta inferior, las minorías tribales y los pueblos indígenas.
El Día para la Abolición de la Esclavitud fue establecido para concienciar a la opinión pública sobre el flagelo que supone la esclavitud moderna. La fecha del 2 de diciembre fue elegida para conmemorar el aniversario de la Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena, aprobada el 2 de diciembre de 1949.
Esa concienciación pasa por conocimiento de cuáles son las formas de esclavitud moderna, que incluye formas tradicionales junto con nuevas modalidades:

El trabajo forzoso
Junto con formas tradicionales de trabajo forzoso, como el trabajo en condiciones de servidumbre y la servidumbre por deudas, existen en la actualidad formas más contemporáneas como el de los trabajadores migrantes que son víctimas de la trata a fin de ser sometidos a todo tipo de explotación económica en el plano mundial, a saber, el trabajo doméstico desarrollado en condiciones de servidumbre y el trabajo en la industria de la construcción, en la industria alimentaria y del vestido, en el sector agrícola y en la prostitución forzosa.

Trata
En el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, se define la «trata de personas» como la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluye, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos. El consentimiento dado por la víctima de la trata de personas a toda forma de explotación intencional es irrelevante y si la víctima de la trata es un niño, es un crimen aún sin el uso de la fuerza.

Matrimonio infantil
El matrimonio infantil, que se define como un matrimonio formal o unión informal antes de los 18 años, es una realidad para los niños y las niñas, aunque a las niñas les afecta de manera más desproporcionada. Cuando se produce, el matrimonio infantil funciona como una norma social. Casarse con niñas menores de 18 años de edad tiene sus raíces en la discriminación de género, y alienta el embarazo prematuro y sin espaciamiento; también fomenta la preferencia por la educación del varón. El matrimonio infantil es también una estrategia para la supervivencia económica, ya que las familias casan a sus hijas a una edad temprana para reducir su carga económica.

El trabajo infantil
Aunque no todo el trabajo infantil se considera una forma de esclavitud moderna, habitualmente está relacionado con ella. La mayoría del trabajo infantil que existe en la actualidad entraña una explotación económica. El artículo 32 de la Convención sobre los Derechos del Niño reconoce «el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social».
Relacionado con la eslavitud moderna está, por supuesto, la esclavitud del pasado. Para recordarla y evitar las formas modernas, la Asamblea General decidió designar el 25 de marzo como Día internacional de recuerdo de las víctimas de la esclavitud y la trata transatlántica de esclavos. (F: Naciones Unidas)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1951 - MUERE MANUEL UGARTE

Muere Manuel Ugarte decimos y las preguntas surgen instantáneas; ¿quién fue Manuel Ugarte? ¿qué importancia tuvo en nuestra historia? ¿por qué en los colegios, tanto primarios como secundarios o incluso en los claustros universitarios, no se lo menciona?
Las respuestas a estas preguntas nos las da nuestro referente Norberto Galasso en la siguiente nota publicada en Tiempo Argentino el día 2 de diciembre de 2013

LA BÚSQUEDA DE UN "MALDITO" EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN 
Hoy le propongo que me acompañe al Archivo General de la Nación, aquí nomás, en la calle Leandro Alem. Supóngase que ya llegamos y empezamos a revisar un abultado legajo correspondiente a un argentino silenciado en vida y escasamente conocido después de su muerte. Trate de adivinar quién es. Mire, primero encontramos cartas amistosas que le enviaron Rubén Darío, Amado Nervo, José Ingenieros, Ricardo Rojas, Gabriela Mistral y otros del mundo literario de la época. 

Ahora, en otra carpeta, encontramos cartas de líderes políticos: el nicaragüense Augusto César Sandino, el peruano Víctor Haya de la Torre, el presidente mexicano Venustiano Carranza, el presidente venezolano Rómulo Betancourt, notas de la cancillería argentina y tantas otras del mundo político latinoamericano. 

Veamos ahora otra carpeta: allí existen recortes periodísticos donde este argentino aparece en el comité de redacción de la revista Monde, junto al científico Alberto Einstein, al gran escritor norteamericano Upton Sinclair, al ruso Máximo Gorki, al famoso Henry Barbursse, autor de novelas sobre la guerra que recorrieron el mundo, y al escritor español Miguel de Unamuno. 

Si queremos juntar otros antecedentes podemos verificar que una calle lleva su nombre en la ciudad de México; que aparece en un mural, en la Universidad de Guayaquil, junto a los grandes revolucionarios de América Latina, entre Bolívar, San Martín y los jefes de la Revolución Mexicana; como así también que fue Legión de Honor en Francia y que, en 1927, el gobierno de la Unión Soviética lo invitó a los festejos del décimo aniversario de la Revolución Rusa. 

También podemos verificar que publicó casi cuarenta libros y que, sin embargo, los gobiernos conservadores de la Argentina le negaron el Premio Nacional de Literatura, le negaron una cátedra y le escamotearon por largo tiempo una jubilación de periodista a quien había publicado en los principales periódicos de América Latina, España y Francia.

Sus ideas fundamentales las expresó en sus libros, que hoy son inencontrables: Las ideas del siglo (1904); El porvenir de la América Española (1910); La Patria Grande (1922); Mi campaña hispanoamericana (1922); El destino de un continente (1923) y La reconstrucción de Hispanoamérica. Y en el diario La Patria (1916), que pudo publicar durante tres meses y cerró por falta de recursos. 

Sólo en los últimos años de su vida le llegó un reconocimiento: el presidente Perón lo designó embajador en México, Nicaragua y Cuba (1946-1950).
Seguramente, usted ya sabe quién es. Sí, se trata de Manuel Ugarte, nacido en la Argentina, el 27 de febrero de 1875 y muerto en Niza, el 2 de diciembre de 1951, a raíz de emanaciones de gas que hacen suponer su suicidio.
¿Pero, cómo, me dirá usted, cómo es posible que en un país donde tanto charlatán, tanto abogado de intereses extranjeros, tanto figurón que nada aportó al país, tiene su estatua y es nombrado en los colegios y en los medios, cómo es posible que una maldición tan tremenda haya caído sobre Manuel Ugarte para silenciarlo? Y seguramente, preguntará por qué, cuál fue la causa, cuál el gran pecado de este argentino insobornable cuya herencia consistió sólo en varios baúles de cartas, artículos periodísticos y libros de su autoría, porque hasta su biblioteca debió vender en sus últimos años, para subsistir. Veamos entonces la causa.

La explicación se encuentra también en el Archivo General de la Nación. Allí están los periódicos que constatan una gira de Manuel Ugarte, entre 1910 y 1912, por todas las capitales de América Latina convocando a la unión de nuestros países en la Patria Grande y alertando sobre el peligro del expansionismo norteamericano. En grandes titulares, los diarios latinoamericanos anuncian las conferencias de este compatriota y comentan, luego, que miles y miles de oyentes apoyaron enfervorizados los planteos del orador.

Ugarte señalaba, en 1901, hace cien años, que los países latinoamericanos debían cumplir el sueño unificador de San Martín y Bolívar y constituir la Patria Grande. Señalaba, asimismo, que si no lo hacían resultarían vasallos, sometidos por la expansión de Estados Unidos y de Inglaterra. 
Pero allí mismo, en el archivo, si usted tiene paciencia para seguirme, encontraremos que también Ugarte predicaba la necesidad de una cultura nacional latinoamericana, para enfrentar tanto europeísmo y tanta yanquización.

Y más aun, encontraremos una conferencia dada en El Salvador, en 1912 –¡hace 100 años!– donde Ugarte, de convicciones socialistas, sostiene: "El socialismo en nuestra América Latina tiene que ser nacional." Por esta posición, contraria al internacionalismo del Partido Socialista, lo expulsaron en 1913 y lo volvieron a expulsar en 1935.
Unión Latinoamericana, Socialismo Nacional, rechazo del predominio norteamericano. Tres banderas entrelazadas constituyendo un verdadero cóctel explosivo.

¿Se da cuenta ahora cuál es la razón por la cual Manuel Ugarte ha sido silenciado durante décadas en la Argentina? VER ESTA Y OTRAS NOTAS DE N.GALASSO . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1964 - PERÓN INTENTA REGRESAR AL PAÍS DESDE SU EXILIO EN ESPAÑA

LA OPERACION RETORNO 
El viaje se inició en el aeropuerto de Barajas y fue interrumpido en Río de Janeiro por pedido del gobierno argentino del Dr. Humberto Illia.
A la 1,45 hora española del día 2 de diciembre de 1964, Perón partió de España rumbo a la Argentina acompañado por una comitiva que entre otros integraban: Augusto Vandor, Andrés Framini, Delia Parodi, Carlos Lascano y Alberto Iturbe.
A las 9,45, hora de Brasil, el ex presidente Juan Domingo Perón volvía a tocar, en Río de Janeiro, tierra americana luego de nueve años de exilio. 

Después de dos horas de espera en el avión, subió a bordo de la máquina el jefe de protocolo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, Joao Lampreia Gracie y comunica a la comitiva que deberá retorna a España. Lo acompañaba un oficial que hablaba con marcado acento inglés. "¿A quién se debe la orden?", inquirió Perón, con disgusto. "Al presidente de Brasil", fue la repuesta, y de inmediato el funcionario pide al viajero que descienda de la aeronave, para ser trasladado a la zona militar del aeropuerto. Perón se niega: "Soy pasajero en tránsito y me protege el derecho internacional. Nadie puede esgrimir el derecho a obligarme a descender de este avión, que por otra parte es territorio español. Nueva orden y nueva negativa. Lampreia amenaza con remolcar el avión y Perón baja. Permanece en Río hasta las 23,57, hora de Brasil, cuando ágilmente sube las escalerillas y clausura así un nuevo episodio de la historia del peronismo.

La cancillería brasileña de inmediato dio a conocer el siguiente comunicado: "En atención a un pedido argentino y dentro del más alto espíritu de colaboración y amistad existente entre los dos países, el gobierno brasileño convino en detener en Río de Janeiro el viaje que el señor Juan Domingo Perón realizaba en un avión de Iberia". Cooke dijo en enero de 1965: "La presión yanqui funcionó aceitada y orgánicamente".

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

(1990) - ÚLTIMO ALZAMIENTO MILITAR CARAPINTADA

El 3 de diciembre de 1990 la sociedad argentina afrontó el último y más sangriento alzamiento carapintada. La jornada dejó 14 muertos y marcó el fin de las insurrecciones militares. Tres semanas más tarde, con el argumento de "pacificar el país", el entonces presidente Carlos Menem indultó a las juntas militares.

En la madrugada del lunes 3 de diciembre de 1990, oficiales que respondían a Mohamed Alí Seineldín dieron inicio a lo que sería la última asonada militar contra el poder constitucional. Ese día se saldó la interna militar iniciada por el alzamiento de Semana Santa y los militares quedaron definitivamente subordinados a los civiles. Cuando las fuerzas leales derrotaron a los rebeldes, la jornada había deparado mucha sangre derramada: catorce muertos. La cuarta y última rebelión militar se saldó con la condena a reclusión perpetua para su líder, Mohamed Alí Seineldín, y la tanda de indultos con los que Carlos Menem liberó a los máximos responsables de la dictadura.

La cuestión militar había sido heredada del gobierno de Raúl Alfonsín. El líder radical debió afrontar el primer alzamiento de quienes serían conocidos como carapintada. Fue en la Semana Santa de 1987, y los insurrectos le sacaron la ley de Obediencia Debida, que impidió el juzgamiento del cuerpo de oficiales involucrado en la represión dictatorial. También habían logrado la remoción de Héctor Ríos Ereñú como jefe del arma. El nuevo jefe, Dante Caridi, trató de aislar a Rico, lo que derivó en la segunda chirinada: la que tuvo lugar en Monte Caseros, Corrientes. 

Rico declaró que la duda es la jactancia de los intelectuales, y que como buen heredero de asturianos y gallegos no pensaba rendirse. Sin embargo, no dudó en izar la bandera blanca al ver que no había un efecto dominó en las principales guarniciones en favor suyo. Así, el eje del liderazgo de aquellos oficiales nacionalistas que se quejaban del ala liberal del Ejército y la responsabilizaban de haberlos librado a su suerte por los crímenes de la dictadura y por la conducción en Malvinas, se corrió hacia otro teniente coronel, que estaba más a la derecha que Rico. Mohamed Alí Seineldín era, como su camarada de armas, veterano de Malvinas y tenía un discurso de tono nacionalista-católico. Agregado militar en la Panamá de Manuel Noriega, maldecía a la Revolución Francesa por haber abierto paso a la separación de Iglesia y Estado.

La rebelión

Horas antes del alzamiento, se filtró la noticia a la prensa, y por el medio menos pensado: el diario Sur, vinculado al Partido Comunista. A fines de noviembre del 90, un hombre que dijo ser coronel apareció en la redacción y fijó que el primer lunes de diciembre iba a haber novedades respecto de Seineldín. El domingo 2 de diciembre, en el panorama político, el periodista Daniel Vilá consignó la especie en un par de renglones. A la madrugada siguiente, los insurrectos tomaron el Edificio Libertador y el Regimiento de Patricios, en Palermo. También coparon el batallón de El Palomar y la fábrica de tanques TAMSE, en Boulogne. Oficiales alzados en Entre Ríos marchaban en varios tanques hacia Buenos Aires. El coronel estaba entonces detenido en San Martín de los Andes y no supo de la frase que lanzó Menem al ser informado: “Yo no voy a ser un nuevo Alfonsín, yo no voy a negociar”.

Así, el Presidente dio luz verde a la represión. Bonnet ordenó recuperar el cuartel de Palermo. Hubo tiroteos, que derivaron en la muerte de un cabo sublevado. Los alzados virtualmente fusilaron a dos oficiales leales: el mayor Federico Pedernera y el coronel Hernán Pita. Al conocerse este hecho, la repulsa fue total y ayudó a que no creciera la rebelión. El encargado de recuperar el regimiento fue el número dos del Ejército, Martín Balza.

Gustavo Breide Obeid, veterano carapintada de Semana Santa, fue el encargado de ocupar la sede del Ejército, a metros de la Rosada, que resultó el último foco en rendirse, a las 8 de la noche. Muy cerca de allí, los rebeldes tomaron la sede de Prefectura y se tirotearon con los leales. Murieron dos rebeldes y entre los heridos hubo periodistas. Mientras tanto, se reducía al foco de El Palomar y se frenó el avance de los tanques que venían de Entre Ríos.

La imagen más dramática se vivió en Boulogne. Once tanques tomados por los rebeldes rompieron la cerca y salieron a la Panamericana. La idea era ir con los tanques hasta Mercedes, sabedores ya de la caída de Palermo. Uno de los tanques embistió un colectivo de la línea 60 y mató a cinco de sus ocupantes. Jorge Romero Mundani, que lideraba a los rebeldes de Boulogne, se suicidó dentro de un blindado.

Menem ostentó lo que no pudo Alfonsín: haber puesto en caja a los militares. Seineldín admitió desde Neuquén que había planeado el fragote y hubo más de 300 detenidos. A las 48 horas llegó George Bush, el primer presidente de los Estados Unidos que visitaba la Argentina desde 1960. El 28 de diciembre, y con el argumento de querer pacificar el país, Menem indultó a los comandantes condenados en el histórico juicio de 1985. Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera, entre otros, recuperaban la libertad. Lo mismo que el líder montonero Mario Firmenich, en la consagración de la teoría de los dos demonios. En 1991 Seineldín fue condenado de por vida, pero Eduardo Duhalde lo indultó horas antes del traspaso de mando a Néstor Kirchner. El último militar levantisco murió en 2009. (Juan Pablo Csipka, P12, 3/12/2020)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1928 - NACE HEBE DE BONAFINI

“Antes de que fuera secuestrado mi hijo, yo era una mujer del montón, un ama de casa más. Yo no sabía muchas cosas. No me interesaban. La cuestión económica, la situación política de mi país me eran totalmente ajenas, indiferentes. Pero desde que desapareció mi hijo, el amor que sentía por él, el afán por buscarlo hasta encontrarlo, por rogar, por pedir, por exigir que me lo entregaran; el encuentro y el ansia compartida con otras madres que sentían igual anhelo que el mío, me han puesto en un mundo nuevo, me han hecho saber y valorar muchas cosas que no sabía y que antes no me interesaba saber. Ahora me voy dando cuenta que todas esas cosas de las que mucha gente todavía no se preocupa son importantísimas, porque de ellas depende el destino de un país entero; la felicidad o la desgracia de muchísimas familias.” (Hebe de Bonafini en octubre de 1982)

Hebe de Bonafini era un ama de casa que cursó solo la escuela primaria. Se casó el 29 de diciembre de 1942, a los 14 años, con Humberto Alfredo Bonafini, con quien tuvo tres hijos, Jorge Omar, Raúl Alfredo y María Alejandra.

El 8 de febrero de 1977, su hijo mayor Jorge Omar fue secuestrado y desaparecido en La Plata y el 6 de diciembre, ocurrió lo mismo con su otro hijo varón, Raúl Alfredo, en Berazategui. El 25 de mayo de 1978 desaparecería también su nuera, María Elena Bugnone Cepeda, esposa de Jorge

El 11 de diciembre de 1987, cuando el músico británico Sting visitó el país invitó a algunas Madres a subir al escenario del estadio de River Plate. Durante la canción They dance alone ellas pasearon en el escenario al compás de la canción,​ inspirada en la lucha chilena.

La reivindicación con Sting se repitió durante el cierre de la gira Derechos Humanos Ya! los días 15 y 16 de octubre de 1988 en Mendoza y Buenos Aires, para la campaña organizada por Amnistía Internacional.

En 1991, Bonafini en una emisión del programa El Perro Verde que conducía el periodista español Jesús Quintero, la líder de las Madres tildó al entonces presidente Carlos Menem de «basura», por lo cual el mandatario le inició una causa por «desacato». Luego, esa figura fue derogada, y la querella intentó cambiar la carátula a «injurias». En 1998, la Cámara de Apelaciones consideró que la causa se encontraba prescripta y que el expresidente debía pagar las costas, que ascendían a 4500 pesos. El expediente fue elevado por Menem a la Corte Suprema en 1999.

En 1996 ―durante el menemismo― Hebe fue herida en la cabeza por la policía en una manifestación universitaria en repudio de la reforma del estatuto de la Universidad Nacional de La Plata y a la Ley de Educación Superior, cuando se ejercía una brutal represión por parte del Cuerpo de Infantería de la Bonaerense. Resultó herida y con su pañuelo blanco teñido de rojo, declaró: «La sangre del pañuelo es la amenaza más fuerte de este gobierno para decir que paremos [...] ¡No nos van a parar! ¡Ni un paso atrás, carajo!».

En 1998, cuando U2 visitó Argentina, sus integrantes visitaron a las Madres y las invitaron a subir al escenario en su presentación. Allí, Hebe regaló su pañuelo blanco a Bono, inspirado en estas luchas con su militancia en Amnesty International.

En 2001 genero controversia internacional por celebrar el atentado a las torres gemelas

En varias oportunidades, Hebe ha sufrido ataques, sus allegados y la asociación, desde insultos, amenazas de muerte y torturas. ​En 2001, dos personas ingresaron a su domicilio y, al no encontrarse, torturaron a su hija Alejandra, que fue golpeada y quemada con cigarrillos.

Bonafini fue invitada a dar conferencias y charlas, tanto en el interior y en el exterior, entre otros lugares, en un campamento de los Sin Tierra, en el Mato Grosso (en Brasil); en Chiapas (en México) con la invitación que les hiciera el Subcomandante Marcos; la Universidad de California, en Riverside (Estados Unidos) al recibir un título Honoris Causa; La Habana (Cuba), donde en una de las oportunidades fue oradora en el festejo del Primero de Mayo; Asturias (en España), invitada por el Grupo de Apoyo del País Vasco; Caracas (Venezuela) en las Segundas Jornadas de Salud Mental; Puerto Rico, en la asamblea del Colegio de Abogados; Milán, Brescia, Verona, Turín, Rívole, Ricciones y Módena (en Italia), invitada por el Comité de Solidaridad Internacionalista Arco Iris; París (Francia), cuando la fundación recibió el Premio UNESCO de Educación por la Paz; Belgrado (Yugoslavia), para participar de un repudio a la guerra. ​

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1891 - MUERE PANCHO SIERRA

El "Gaucho Santo de Pergamino", "El Doctor del agua Fría", "El Resero del Infinito" era un hombre modesto y delgado con barba y cabellos largos y enteramente blancos. Nació en Salto, provincia de Buenos Aires el 21 de abril en 1831, de familia de ricos hacendados. Sus padres fueron Francisco Sierra y Raimunda Ulloa y era el menor de cinco hermanos. Estudió en Buenos Aires, se dice incluso que llegó hasta cuarto año de Medicina y que debió regresar a Salto a la muerte de su madre.

Luego de una decepción sentimental sobre la que existen varias versiones: 1) ella se casó con otro; 2) ella murió en Córdoba, donde había sido enviada para apartarlo de él por sus tías porque era de familia humilde; 3) que la alejaron por oposición de los padres de ella. Pero, sea cual fuera la causa, el se retiraría al campo y no volvería a hablarse de otra pareja.

Se instaló en su estancia "El Porvenir", situada en el pueblo de Carabelas, entre Pergamino y Rojas, comenzando una etapa que según sus propias palabras consistía en "servir constantemente a cuantos me necesitaron". Vistiendo trajes anchos, bombacha, camiseta criolla, sombrero de ala ancha, poncho y manta de vicuña; con su rostro blanco, ojos azules y nariz aguileña, se convirtió en protector de desvalidos y manosanta.

Curaba con pocas armas: agua fresca del aljibe, el profundo magnetismo de su voz, su mirada penetrante y, fundamentalmente, la fe de quienes solicitaban su ayuda. Su fama se trasmite de boca en boca y la estancia se llena de carruajes y carretas. Muchos sostienen que se curaron simplemente bebiendo un vaso de agua e invocando su nombre.

Cosme Mariño, que estuvo presente en las curaciones de Pancho Sierra sostiene en su crónica: "Hemos presenciado la romería permanente de enfermos de toda clase que acudían a caballo, en charret, coches y sulkys. Hemos visto de paso su manera de curar, generalmente con agua magnetizada o por medio de la sugestión. Pero a veces lo hacía por la imposición de las manos, por lo general ya conocía desde que el enfermo detenía su carruaje cuál era su mal". Luego agrega: "Hemos oído, además, en Rojas y Pergamino, a muchas personas que estando desahuciadas por los médicos habían sido curadas por Pancho Sierra. Algunas de éstas eran acaudalados estancieros como Ortiz Basualdo, Roberto Cano y otros más".

Ejerce su actividad de sanador sin persecución policial alguna. La fama de Don Pancho es primero local. Después va más allá del pago chico pero él no se aparta de ahí. Hasta su casa llegan los peregrinos. Vivía de manera austera en un altillo de la estancia (donde estaba su camastro de cuero de vaca, un crucifijo pequeño en la pared, su guitarra, su mate de plata y nada más).

Cercana su muerte, se casó con Leonor Fernández a fines de 1890, dejándole a cargo su estancia y las obras de caridad que él efectuaba. Falleció en 1891, y sus fieles consideran que sus milagros no han cesado.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

MASACRE DE LAS BANANERAS - 5 Y 6 DE DICIEMBRE DE 1928

EXPLICACIÓN CORTA
La masacre de las Bananeras fue un exterminio de los trabajadores de la United Fruit Company que se produjo entre el 5 y el 6 de diciembre de 1928 en el municipio de Ciénaga, Magdalena cerca de Santa Marta (Colombia). Un número desconocido (se dice que pueden ser más de 5000) de trabajadores murieron después de que el gobierno de Miguel Abadía Méndez decidió poner fin a una huelga de un mes organizada por el sindicato de los trabajadores que buscaban garantizar mejores condiciones de trabajo. El gobierno de los Estados Unidos de América había amenazado con invadir Colombia a través de su Cuerpo de Marines, si el gobierno colombiano no actuaba para proteger los intereses de la United Fruit Company.

El 12 de noviembre de 1928 estalló una gran huelga en la zona bananera de Ciénaga, una huelga masiva jamás vista en Colombia.

Más de 25 000 trabajadores de las plantaciones se negaron a cortar los bananos producidos por la United Fruit Company y por productores nacionales bajo contrato con la compañía. A pesar de tal presión, la United Fruit Company y sus trabajadores no lograron un acuerdo colectivo, la huelga terminó con un baño de sangre: en la noche del 5 de diciembre, soldados colombianos dispararon sobre una reunión pacífica de millares de huelguistas, matando e hiriendo a muchos (Más de 1800 muertos y un número impreciso de heridos de entre 200 y 300). Esa terrible noche ha sido grabada en la conciencia de los colombianos por los novelistas Gabriel García Márquez, en su obra Cien años de soledad, quien nació en la zona bananera un año antes de la huelga; Álvaro Cepeda Samudio, en su novela La casa grande; y el dramaturgo Carlos José Reyes, quien cuenta la historia a través de los ojos de un soldado recluta. VER EL DESARROLLO COMPLETO DE LA MASACRE . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

2013 - MUERE NELSON MANDELA, LÍDER DE LA LIBERACIÓN SUDAFRICANA

Abogado y militante político, legendario líder del Congreso Nacional Africano y activo luchador por la igualdad de derechos y contra la política del Apartheid implementada por el gobierno racista de Sudáfrica. Arrestado en 1962 y condenado a cadena perpetua por sus llamados a la resistencia armada, fue liberado luego de años de protestas y reclamos populares. A partir de entonces, lideró a su partido en las negociaciones para plasmar en Sud frica una democracia plena, con igualdad de derechos para todas las etnias. Fue electo presidente de Sud frica en 1994 con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal. Recibió más de 250 premios y reconocimientos internacionales, incluido el Premio Nobel de la Paz de 1993.

El ex presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela, ha fallecido a los 95 años, según ha informado el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma.

El presidente sudafricano manifestó en un mensaje televisado a todo el país, "Nuestra nación ha perdido a su padre. Nelson Mandela nos unió y juntos nos despedimos de él". Zuma dijo que Mandela se fue en paz, en su casa de Johannesburgo, rodeado de sus familiares y sus amigos más cercanos. La muerte se ha producido alrededor de las 20:50 hora local, después de una larga convalecencia por una infección pulmonar.

"Aunque sabíamos que este día iba llegar, nada puede reducir nuestro sentimiento de profunda y dolorosa pérdida. Su lucha incansable por la libertad le hizo ganarse el respeto de todo el mundo. Su humildad, pasión y humanidad le hizo ganarse también el amor de todos", afirmó Zuma.

El mundo se detuvo durante algunas horas para llorar la muerte del más querido de sus huéspedes. El hombre que tras 27 años de encierro salió de la cárcel, se convirtió en presidente de un país destruido y separado, dentro de un continente que ha sido robado y abusado durante siglos, en un mundo partido en dos por los rusos y los americanos. Mandela buscó su propio camino, lo hizo de forma que nadie fuera excluido y que nadie le debiera nada a él, porque él sabía que eso solo causaría más dolor y separatividad, el sueño que él trató de llevar a cabo, esa utopía se llamó Sudáfrica, que aunque imperfecta, aún hoy le marca al mundo el camino de que cambiar sí es posible, por peor que la situación esté.

Numerosos líderes mundiales se hicieron eco del fallecimiento de “Madiba”, como era conocido en su patria. Entre ellos, el Dalai Lama quien se refirió al ex presidente sudafricano como “un gran amigo por el cual sentía gran admiración y respeto”. La Presidenta Dilma Rouseff, de Brasil, dijo que “su ejemplo guiará a todos aquellos que luchan por la justicia social y la paz en el mundo". La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, expresó un “...hondo pesar por el fallecimiento del ex presidente de Sudáfrica y referente mundial de la lucha contra el racismo y a favor de los derechos humanos, Nelson Mandela”. En Venezuela el Presidente Nicolás Maduro ha decretado tres días de luto por su muerte.

Para la Parlamentaria del MERCOSUR Benedita da Silva (Brasil) el mundo pierde una de las personas más fraternas y que supo conducir el fin del apartheid en Sudáfrica sin odio y rancor. Benedita da Silva, una de las mayores expresiones políticas del movimiento negro en Brasil y quién ya fue gobernadora del Estado de Rio de Janeiro conoció a Nelson Mandela junto al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. “Claro que perdimos físicamente a Mandela, pero el legado que nos dejó es el más revolucionario que uno puede conocer sin tener un arma en la mano”, afirmó Benedita.

Admiración, respeto, humildad y liderazgo, son los adjetivos más escuchados. El mundo llora esta pérdida, y el reto de las nuevas generaciones será llenar ese vacío que ha quedado, y hacer el máximo esfuerzo por superarlo.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1810 - DECRETO SOBRE SUPRESIÓN DE HONORES AL PRESIDENTE DE LA JUNTA Y OTROS FUNCIONARIOS PÚBLICOS

El decreto del 6 de diciembre fue redactado personalmente por Moreno, a quien se había negado la noche anterior acceso a una fiesta dada en el cuartel de patricios para homenajear a Saavedra. Moreno había redactado ya muchas resoluciones y comunicaciones a cabildos, a funcionarios y a autoridades militares declarando la guerra a todas las etiquetas, preeminencias, ceremoniales, etcétera.

Saavedra se sintió profundamente ofendido y expresa su rencor, por ejemplo, en su carta a Chiclana el 15 de enero de 1811 y todavía en las instrucciones a su apoderado en 1814. En el banquete del cuartel de Patricios, según testimonio del deán Funes, "un oficial del mismo cuerpo, que sin duda estaba borracho, echó un saludo a Saavedra, como primer rey de América. Este saludo ofendió a muchos y de aquí resultó que al día siguiente se tratase en la Junta de rebajarle a dicho Saavedra todos los honores de que estaba en posesión como veráse en la Gazeta".

Los oficiales y soldados del cuerpo de patricios tomaron las disposiciones del decreto como una ofensa a su cuerpo y se comenzó a pedir públicamente que los diputados de provincias entrasen a formar parte del gobierno, para contrarrestar así a Mariano Moreno. El propio Saavedra confesó que puso su firma al pie del decreto de supresión de honores para descubrir el inicuo modo de pensar de Moreno y aprovechar la reacción que se produciría en su favor.

Que el decreto no fue del agrado de Saavedra es evidente; era inclinado al boato y más aún su mujer; adquirió los muebles del virrey Hidalgo de Cisneros para estar a tono con su alto cargo. Por lo demás no gozaba de fama como hombre desprendido, a pesar de que disfrutaba de un sueldo anual de 8.000 pesos, mientras los otros miembros de la Junta tenían solamente 3.000. Entregó cincuenta pesos para la expedición al interior en contraste con las 6 onzas de Moreno, las 6 de Posadas y dos créditos, uno de 490 y otro de 990 pesos, los 500 pesos de Azcuénaga, etc. Belgrano, Larrea y Matheu renunciaron al goce de los sueldos que les correspondían.

También la supresión de la función que ejercía como comandante de armas desde la constitución de la Junta fue motivo de fricción.
En cuanto a las ideas y la conducta democráticas de Moreno, están fuera de discusión y de la sombra misma de una duda.

Los descontentos y los opositores al morenismo aprovecharon la reacción de algunos sectores en favor de Saavedra como respuesta al decreto suprimiendo los honores que se le rendían para imponer la incorporación de los diputados de, las provincias a la Junta, para trabar el predominio de Moreno en ella. 

Los diputados habían actuado hasta allí como meros gestores en los asuntos que se referían a sus respectivas provincias. La incorporación, por otra parte, significaba la postergación del congreso general y del avance hacia una estructura constitucional.

ORDEN DEL DÍA

“En vano publicaría esta Junta principios liberales, que hagan apreciar a los pueblos el inestimable don de su libertad, si permitiese la continuación de aquellos prestigios que por desgracia de la humanidad inventaron los tiranos para sofocar los sentimientos de la naturaleza. Privada la multitud de luces necesarias para dar su verdadero valor a todas las cosas; reducida por la condición de sus tareas a no extender sus meditaciones más allá de sus primeras necesidades; acostumbrada a ver los magistrados y jefes envueltos en un brillo que deslumbra a los demás, y los separa de su inmediación; confunde los inciensos y homenajes con la autoridad de los que los disfrutan; y jamás se detiene en buscar a el jefe por los títulos que lo constituyen, sino por el voto y condecoraciones con que siempre lo ha visto distinguido. De aquí es, que el usurpador, el déspota, el asesino de su patria arrastra por una calle pública la veneración y respeto de un gentío inmenso, al paso que carga la execración de los filósofos, y las maldiciones de los buenos ciudadanos; y de aquí es que, a presencia de ese aparato exterior, precursor seguro de castigos y todo género de violencias, tiemblan los hombres oprimidos, y se asustan de sí mismos, si alguna vez el exceso de opresión les había hecho pensar en secreto algún remedio.”
(…)

1º El artículo 8º de la orden del día 28 de mayo de 1810 queda revocado y anulado en todas sus partes.

2º Habrá desde este día absoluta, perfecta, e idéntica igualdad entre el Presidente, y demás vocales de la Junta, sin más diferencia, que el orden numerario y gradual de los asientos.

3º Solamente la Junta reunida en actos de etiqueta y ceremonia tendrá los honores militares, escolta, y tratamiento, que están establecidos.

4º Ni el Presidente, ni algún otro individuo de la Junta en particular revestirán carácter público, ni tendrán comitiva, escolta, o aparato que los distinga de los demás ciudadanos.

5º Todo decreto, oficio, y orden de la Junta deberá ir firmado de ella, debiendo concurrir cuatro firmas cuando menos con la del respectivo secretario.

6º Todo empleado, funcionario público, o ciudadano, que ejecute órdenes, que no vayan suscriptas en la forma prescripta en el anterior artículo, será responsable al gobierno de la ejecución.

7º Se retirarán todas las centinelas del palacio, dejando solamente las de las puertas de la Fortaleza, y sus bastiones.

8º Se prohíbe todo brindis, viva, o aclamación pública en favor de individuos particulares de la Junta. Si éstos son justos, vivirán en el corazón de sus conciudadanos: ellos no aprecian bocas que han sido profanadas con elogios de los tiranos.

9º No se podrá brindar sino por la patria, por sus derechos, por la gloria de nuestras armas, y por objetos generales concernientes a la pública felicidad.

10º Toda persona que brindase por algún individuo particular de la Junta será desterrado por seis años.

11º Habiendo echado un brindis D. Atanasio Duarte, con que ofendió la probidad del Presidente, y atacó los derechos de la patria, debía perecer en un cadalso; por el estado de embriaguez en que se hallaba, se le perdona la vida; pero se destierra perpetuamente de esta ciudad, porque un habitante de Buenos Aires ni ebrio ni dormido debe tener impresiones contra la libertad de su país.

12º No debiendo confundirse nuestra milicia nacional con la milicia mercenaria de los tiranos, se prohíbe que ningún centinela impida la libre entrada en toda función y concurrencia pública a los ciudadanos decentes que la pretendan. El oficial que quebrante esta regla será depuesto de su empleo.

13º Las esposas de los funcionarios públicos políticos y militares no disfrutarán los honores de armas ni demás prerrogativas de sus maridos: estas distinciones las concede el estado a los empleos, y no pueden comunicarse sino a los individuos que los ejercen.

14º En las diversiones públicas de toros, ópera, comedia, etc. no tendrá la Junta palco, ni lugar determinado: los individuos de ella que quieran concurrir, comprarán lugar como cualquier ciudadano; el Excmo. Cabildo, a quien toca la presidencia y gobierno de aquellos actos por medio de los individuos comisionados para el efecto, será el que únicamente tenga una posición de preferencia.

15º Desde este día queda concluido todo el ceremonial de iglesia con las autoridades civiles: estas no concurren al templo a recibir inciensos, sino a tributarlos al Ser Supremo. Solamente subsiste el recibimiento en la puerta por los canónigos y dignidades en la forma acostumbrada. No habrán cojines, sitial, ni distintivo entre los individuos de la Junta.

16° Este reglamento se publicará en la Gaceta, y con esta publicación se tendrá por circulado a todos los jefes políticos, militares, corporaciones, y vecinos, para su puntual observancia.

Dado en Buenos Aires en la Sala de la Junta a 6 de diciembre de 1810; Cornelio de Saavedra, Miguel de Azcuénaga, Dr. Manuel de Alberti, Domingo Matheu, Juan Larrea, Dr. Juan José Paso, secretario, Dr. Mariano Moreno, secretario.
6 de diciembre de 1810.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1866 - FELIPE VARELA LANZA LA PROCLAMA DONDE DEFINE SU ANTIMITRISMO Y SU POSICIÓN FEDERAL Y PROVINCIANA
“Desde la cumbre de la Cordillera de los Andes”

“… ¡Argentinos! El hermoso y brillante pabellón que San Martín, Alvear y Urquiza llevaron altivamente en cien combates, haciéndolo tremolar con toda gloria en las tres más grandes epopeyas que nuestra patria atravesó incólume, ha sido vilmente enlodado por el general Mitre, gobernador de Buenos Aires.

La más bella y perfecta Carta Constitucional democrática, republicana, federal, que los valientes entrerrianos dieron a costa de su sangre preciosa, venciendo en Caseros al centralismo odioso de los espurios hijos de la culta Buenos Aires, ha sido violada y mutilada desde el año sesenta y uno hasta hoy, por Mitre y su círculo de esbirros.
El Pabellón de Mayo, que radiante de gloria flameó victorioso desde los Andes hasta Ayacucho y que en la desgraciada jornada de Pavón cayó fatalmente en las ineptas y febrinas manos del caudillo Mitre –orgullosa autonomía política del partido rebelde-, ha sido cobardemente arrastrado por los fangales de Estero Bellaco, Tuyutí, Curuzú y Curupaytí (…)

Compatriotas: desde que aquél usurpó el Gobierno de la Nación, el monopolio de los tesoros públicos y la absorción de las rentas provinciales vinieron a ser el patrimonio de los porteños, condenando al provinciano a cederles hasta el pan que reservara para sus hijos. Ser porteño es ser ciudadano exclusivista; y ser provinciano es ser mendigo sin patria, sin libertad, sin derechos. Esta es la política del Gobierno de Mitre.

Tal es el odio que aquellos fratricidas tienen a los provincianos que muchos de nuestros pueblos han sido desolados, saqueados y guillotinados por los aleves puñales de los degolladores de oficio: Sarmiento, Sandes, Paunero, Campos, Irrazábal y otros varios oficiales dignos de Mitre.

Empero, basta de víctimas inmoladas al capricho de mandones sin ley, sin corazón y sin conciencia. Cincuenta mil víctimas hermanas, sacrificadas sin causa justificable, dan testimonio flagrante de la triste e insoportable situación que atravesamos y que es tiempo ya de contener.

¡Valientes entrerrianos! Vuestros hermanos de causa en las demás provincias os saludan en marcha al campo de la gloria, donde os esperan. Vuestro ilustre jefe y compañero de armas, el magnánimo Capitán General Urquiza, os acompañará y bajo sus órdenes venceremos todos, una vez más, a los enemigos de la causa nacional.
A él y a vosotros obliga concluir la grande obra que principiasteis en Caseros, de cuya memorable jornada surgió nuestra redención política consignada en las páginas de nuestra hermosa Constitución, que en aquel campo de honor escribisteis con vuestra sangre.

¡Argentinos todos! ¡Llegó el día de mejor porvenir para la Patria!¡A vosotros cumple ahora el noble esfuerzo de levantar del suelo ensangrentado el Pabellón de Belgrano para enarbolarlo gloriosamente sobre las cabezas de nuestros liberticidas enemigos!

Compatriotas: ¡A las armas!... ¡Es el grito que se arranca del corazón de todos los buenos argentinos!

¡Abajo los infractores de la ley! ¡Abajo los traidores a la Patria! ¡Abajo los mercaderes de Cruces en la Uruguayana, a precio de oro, de lágrimas y de sangre Argentina y Oriental!

¡Atrás los usurpadores de las rentas y derechos de las provincias en beneficio de un pueblo vano, déspota e indolente!

¡Soldados federales! Nuestro programa es la práctica estricta de la Constitución jurada, el orden común, la paz y la amistad con el Paraguay y la unión con las demás Repúblicas Americanas. ¡Ay de aquél que infrinja este programa!

¡Compañeros nacionalistas! El campo de la lid nos mostrará el enemigo; allá os invita a recoger los laureles del triunfo o la muerte, vuestro Jefe y amigo, Felipe Varela.

Campamento en marcha, diciembre 6 de 1866”.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

ALBERTO CASTILLO – (7/12/1914 – 23/7/2002)

Fue un destacado cantante y actor argentino de tango . Nació con el nombre de Alberto Salvador De Lucca en el distrito de Mataderos de Buenos Aires , hijo de inmigrantes italianos Salvatore De Luca y Lucia De Paola (de Teggiano, cerca de Salerno ). Castillo hizo su debut profesional en la década de 1930 y comenzó una exitosa carrera discográfica en 1941; su primer éxito fue su versión del tema “Recuerdo” de Alfredo Pelala.

Castillo cantó con las orquestas de Julio De Caro (1934), Augusto Berto (1935) y Mariano Rodas (1937) y Ricardo Tanturi (1939).

Con su agudo sentido del ritmo y su tendencia a volverse ronco, Castillo se hizo un nombre como el principal intérprete de los géneros de candombe y milonga de orientación negra . Una de sus grabaciones más exitosas fue "Cien Barrios Porteños" (Los cien barrios de Buenos Aires ), hasta el punto de que los presentadores le anunciaban como "el cantante de los 100 barrios".

Castillo mostró su capacidad de interpretar temas de lo más diversos merced a una voz con afinación perfecta, magistral en el uso de los matices y la media voz, que podía imprimir a su canto tanto la ternura o dramatismo que requerían algunos como el tono evocador o humorístico para otros. Se posesionaba del escenario desde que llegaba mostrando su pañuelo cayendo del bolsillo derecho del saco cruzado, el cuello de su camisa desabrochado, la corbata floja, su modo de tomar el micrófono e inclinarlo hacia uno y otro lado, su derecha junto a la boca como si estuviera en la calle, sus ademanes y un modo muy especial de cantar proyectado las vocales.
Su particular fraseo era lo que los bailarines necesitaban y apreciaban; con su voz le ponía ritmo a los pies y él hacía con su garganta lo que otros con el piano o los bandoneones.

Se desvinculó de Tanturi en 1943 y comenzó como solista acompañado por excelentes músicos dirigidos sucesivamente por Emilio Balcarce, Eduardo Rovira, Enrique Alessio y Jorge Dragone. Más adelante incorporó a su repertorio el candombe, que en sus espectáculos matizó con bailarines negros. El primero fue “Charol”,de Osvaldo Sosa Cordero, que tuvo gran éxito, seguido por “Siga el baile”, de Carlos Warren y Edgardo Donato, “Baile de los morenos”, “El cachivachero” y “Candonga”, que le pertenece.
Como letrista le pertenecen los tangos “Yo soy de la vieja ola”, “Muchachos escuchen”, “Cucusita”, “Así canta Buenos Aires”, “Un regalo del cielo”, “A Chirolita”, “Dónde me quieren llevar”, “Castañuelas” y “Cada día canta más”; y las marchas “La perinola” y “Año nuevo”.

A partir de 1946, Castillo apareció en varias películas argentinas.

Médico ginecólogo de profesión, dejó de ejercerla para dedicarse a su carrera artística. Este hecho convenció a los padres de su prometida para que la dejaran casarse con Alberto, porque él era "más que un cantante de tango", y fue utilizado como un recurso argumental en la película argentina Luna de Avellaneda (Sp: "Luna de Avellaneda"), donde Castillo es convocado para dar a luz a un bebé justo después de terminar su set en una feria de carnaval (la historia es ficticia). Castillo tuvo un breve período como médico deportivo . En diciembre de 1951, el equipo de fútbol Vélez Sársfield , al que apoyó, estaba de gira por Brasil , y varios jugadores sufrieron un golpe de calor en Pernambuco., donde estaba previsto que actuara Castillo. Un miembro de la delegación de Vélez contactó a Castillo, quien atendió a los jugadores  y se quedó con el equipo por el resto de la gira, reprogramando algunos de sus shows para adecuarlos a la agenda del equipo.
Entre sus últimos lanzamientos se encuentra una versión de su éxito de candombe “Siga el Baile”, grabado con la banda argentina Los Auténticos Decadentes . 

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1977 - FAMILIARES DE DETENIDOS-DESAPARECIDOS SON SECUESTRADOS EN LAS PUERTAS DE LA IGLESIA DE LA SANTA CRUZ

En el porteño barrio de Balvanera, un grupo de personas de civil secuestra a nueve personas que acababan de salir de la iglesia de Santa Cruz y habían sido señaladas por el marino Alfredo Astiz, infiltrado entre los familiares de detenidos-desaparecidos que reunían fondos para la publicación de una solicitada. Los secuestrados fueron la monja francesa Alice Domon, Angela Aguad, María Esther Ballestrino de Careaga, Raquel Bullit, Eduardo Gabriel Horane, José Julio Fondevilla, Patricia Cristina Oviedo, María Eugenia Ponce de Bianco y Horacio Aníbal Elbert. Los cuerpos de varios de los secuestrados -arrojados al mar desde aviones de la Armada- comenzaron a aparecer en las costas bonaerenses a partir del 20 de diciembre de ese año y fueron rápidamente sepultados como NN en el cementerio de General Lavalle, de donde serían exhumados e identificados a mediados del año 2005. 

Por distintos testimonios e informaciones, se conocen hoy los detalles de estos hechos. Una de las personas que participó en los mismos en calidad de detenida-desaparecida aporta, sin duda alguna, uno de los testimonios más directos y calificados.

«El Oficial Alfredo Astiz (a) "Ángel" o "Rubio" o "Cuervo" o "Eduardo Escudero", entonces Teniente de Fragata, poseía una relativa experiencia en trabajos de infiltración en organismos de derechos humanos. Tal vez por eso le encomiendan esta tarea a fines de 1977. Entre los meses de octubre y noviembre de 1977, Astiz comenzó a asistir a misas, actos y reuniones de carácter público que por ese entonces desarrollaban los familiares de desaparecidos, utilizando la identidad de Gustavo Niño. Simulaba ser hermano de un verdadero desaparecido. Del grupo de Inteligencia que comandaba las actividades del G T, surgió la iniciativa de que Astiz comenzara a ser acompañado en algunas ocasiones por una secuestrada, para aumentar la credibilidad de su labor. Surgió entonces la necesidad de que concurriera los días jueves a la Plaza de Mayo, donde se reunían los familiares de personas desaparecidas. En una de estas ocasiones la Policía Federal intervino y perturbó el desarrollo normal de la marcha, a raíz de lo cual Astiz los enfrentó en defensa de las Madres. El suceso sirvió para hacerse conocer por los familiares. Luego, la secuestrada que hasta ese momento acompañaba a Astiz (Niño) fue reemplazada por mí...»
(................................)
Esta elección se debió a que yo tenía un aspecto físico y edad apropiada para desempeñarme como hermana menor de Astiz y porque la otra persona en esposa de un conocido dirigente político y podía ser identificada. Mi persona, en cambio no ofrecía ese riesgo. Fui con Astiz una vez a la Plaza de Mayo y a dos o tres reuniones en la Iglesia de Santa Cruz. La cuarta y última vez que participé en un domicilio particular del barrio de La Boca, se había decidido previamente que sus participantes serían secuestrados. Este operativo era parte de otros cuatro que serían ejecutados entre el 8 y el 10 de Diciembre. Ellos eran: el secuestro de un grupo reunido en la Iglesia de Santa Cruz; el de los concurrentes a una cita establecida en un bar de la esquina de Av. Belgrano y Paseo Colón; el posterior secuestro de la Sra. Azucena Villaflor de Vicenti, fundadora del grupo "Madres de Plaza de Mayo" a la salida de su domicilio y por último el secuestro de una de las monjas Leonie Duquet, en el mismo domicilio que compartía con Alice Domon, secuestrada anteriormente en el barrio de La Boca» (Silvia Labayru - Legajo N° 6838)

No todos los secuestrados eran familiares de desaparecidos; varios de ellos eran sólo personas solidarias con este drama que se estaba extendiendo como un gran manto de silencio y muerte por todo el país. Estaban juntando dinero para sacar una solicitada en los diarios con motivo de las fiestas navideñas, exigiendo información sobre los detenidos-desaparecidos.

«Horas antes de ser llevada por Astiz a dicha reunión en La Boca supe que iba a ser sometida a un simulacro de secuestro. También me adelantaron que se iban a producir otros secuestros entre el grupo que se reunía en la Iglesia de Santa Cruz. Entre el personal del grupo que participó en La Boca se encontraban el oficial de operaciones del G.T. Tte. de Fragata (a) "Pantera"; el mayor del Ejército Juan Carlos Coronel (a) "Maco" y el Tte. de Navío (a) "Norberto". Las doce personas finalmente secuestradas fueron alojadas en "capucha" durante muy pocos días, luego fueron trasladadas. Durante ese tiempo fueron conducidas al sótano donde las interrogaban y torturaban el Cap. Acosta, Antonio Pernía, el Mayor Coronel el Tte. Schelling o Scheller (a) "Pingüino" y el Subprefecto (a) "Selva" « (Silvia Labayru&emdash; Legajo N° 6838). ((Telam, Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

EN MAR DEL PLATA, ACABA CON SU VIDA LA TENISTA MARY TERÁN DE WEISS
(“Si a Evita no le perdonaban ser mujer, conmigo no iban a ser menos”)

Primera argentina en alcanzar los primeros planos del tenis mundial, Mary Terán disputó 1.100 encuentros internacionales de los que triunfó en 832, imponiéndose en los torneos Abierto de Irlanda (1950), Israel (1950), Colonia (Alemania) (1951), Baden-Baden (1951) y Welsh (1954), y obtuvo varias veces el Torneo del Río de la Plata. Ganó dos medallas de oro (single y doble femenino con Felisa Piérola) y una de bronce (dobles mixto con Alejo Rusell) en los Primeros Juegos Deportivos Panamericanos disputados en Buenos Aires en 1951, siendo una de las grandes figuras de este torneo. En esta época fue considerada una de las mejores 20 tenistas del mundo. Simpatizante peronista, a partir de la dictadura de la "Revolución Libertadora" fue perseguida por sus ideas políticas, se le prohibió toda participación deportiva en el país y debió refugiarse en el extranjero.

Un párrafo de Osvaldo Jara en Los Malditos, Tomo III, página 113 dice lo siguiente:
“Mientras debe permanecer en el viejo continente, forzosamente, en Buenos Aires confiscan sus bienes, tanto su departamento como su negocio de ropa deportiva. Con ayuda del General Perón consigue la ciudadanía española y representa a este país con la suficiencia que la caracteriza. No obstante, la prensa argentina no dedica una sola línea a los logros alcanzados.
En agosto de 1959 regresa al país. Las condiciones ya eran otras y si bien logra recuperar sus bienes expropiados, hubo quienes hicieron todo lo posible por seguir condenándola al ostracismo. Quiso jugar tenis representando a su viejo club, el Belgrano Athletic, y los directivos de dicha institución no se lo permitieron. Años antes, siendo jefa de los campos deportivos municipales, Mary había impedido que la Municipalidad expropiara parte de los terrenos del club para la continuación de una calle. Pero esta actitud de marginamiento se haría extensiva a otras instituciones. “Quise asociarme a los clubes Belgrano Social y Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires –relataría Mary-, negándoseme en ambos casos tal derecho. Enterado el señor Antonio Liberti de estas circunstancias y hechos que no quiero juzgar, me ofreció, en un gesto que siempre agradeceré, participar en la actividad deportiva de esa institución modelo que es River Plate e integrar su primer equipo de tenis”. (Mary Terán de Weiss . . .)

Pero en 1963, en el marco del Campeonato Interclubes, sus colegas decidieron no presentarse porque Mary integraba el equipo riverplatense. La Asociación declaró nula la competencia. Al año siguiente volvió a repetirse la situación. El 22 de julio de 1964 la tenista publicó en la revista “El gráfico” una carta abierta a la opinión pública denunciando estos hechos. Sin embargo el ambiente del tenis mantuvo su tesitura de cubrirla con un manto de aislamiento. En vista de tal actitud, y no queriendo perjudicar más al club que le había abierto las puertas, decide retirarse de la actividad. Desde ese momento María Luisa Beatriz Terán de Weiss se sumiría en una profunda tristeza, no entendiendo el por qué de tanto odio.

Tan grande fue el destierro interior al que se la sometió que en 1982, cuando una firma fotográfica (“Konex”) premió a los mejores cinco deportistas de la historia por cada disciplina, inexplicablemente ella no fue tenida en cuenta. Algunos años antes integrantes de la Liga Justicialista del Deporte la habían homenajeado organizándole una cena. Probablemente la única reivindicación que le fue tributada en vida. Años después, en diciembre de 2006, la Dirección de Deportes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires instituye los premios a la Dignidad Deportiva y los denomina con toda justicia “Mary Terán de Weiss”.
A fines de 1984 María Luisa se encontraba sumida en una profunda depresión. Un año antes había muerto su madre, Goyita. El sábado 8 de diciembre de ese año decide terminar con su vida y se arroja desde el séptimo piso de un edificio de la ciudad de Mar del Plata. A excepción del tenista Enrique Morea ninguna persona del ambiente asistió a despedir sus restos.

Ni siquiera los años que han transcurrido hasta nuestros días han hecho justicia con una mujer que, además de su capacidad como tenista, quiso acercar el deporte a los que hasta ese momento no lo habían podido practicar. Su propio origen popular tampoco le fue perdonado. Pero tal vez aquello que potenció con más fuerza el odio de los círculos de elite fue la condición de su género; alguna vez dijo: “Si a Evita no le perdonaban ser mujer, conmigo no iban a ser menos”. VER BIOGRAFÍA DE WEISS . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1824 - SE LIBRA LA BATALLA DE AYACUCHO
La batalla que pone fin al dominio imperial de España en nuestra América

Eduardo L. Colombres Mármol, en "La batalla de Ayacucho en la gestación de la Patria Grande", Universidad de Buenos Aires, 1974, págs. 12-28 dice lo siguiente:
"Como todo acontecimiento, también el que ahora conmemoramos tiene sus antecedentes, que forman el marco dentro del cual se desarrolla. (...)

La campaña libertadora, jalonada de triunfos y reveses, de optimismos y desalientos, pero siempre iluminada por la segura esperanza del éxito final, lleva ya bastantes años de penurias y desastres. Las tropas están diezmadas por luchas y enfermedades, y los pueblos, empobrecidos por sus dolorosas consecuencias.

Estamos en 1822. San Martín, siente el peso de su responsabilidad por tantos sufrimientos y angustias. Comprende que es necesario acelerar las operaciones y coronarlas, cuanto antes, con un triunfo definitivo. Se perfila así su futura cita con el Libertador del Norte.

Bolívar, por su parte, entusiasmado con los triunfos obtenidos por San Martín, ansía que llegue el momento de conocer, personalmente, al gran caudillo argentino, estrechar su mano y manifestarle su admiración, idéntica a la que siente éste, por él. Y el momento tan esperado llega al fin; cuando ambos jefes realizan su anhelada entrevista. (...)

Es sabido que el “misterio” de aquellas conversaciones quedó plenamente descifrado, con las cartas escritas por San Martín a Bolívar desde Lima, luego de la entrevista, y con las que escribió, después, a Miller en 1827 y a Castilla en 1848, mediante las cuales queda comprobada su tentativa de convencer a Bolívar, de que sólo la reunión de sus ejércitos podría igualar el poderío de los realistas, a fin de librar contra ellos la batalla final. Y que de no hacerse esto, la lucha se prolongaría por tiempo indefinido, causando la ruina de los pueblos. (...) VER BATALLA DE AYACUCHO . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1985 - JUICIO A LAS JUNTAS MILITARES GENOCIDAS
La mirada de víctimas que aportaron testimonios clave

Los sobrevivientes de los centros clandestinos de detención que declararon durante el juicio a los comandantes de las juntas militares de la última dictadura, aportaron pruebas decisivas para que los magistrados de la Cámara Nacional de Apelaciones condenaran por violaciones a los derechos humanos a varios de los ex comandantes de las Fuerzas Armadas.

A 35 años de ese histórico veredicto, que tuvo lugar el 9 de diciembre de 1985, Télam reunió los recuerdos de tres testigos que se animaron a describir ante los jueces los padecimientos que sufrieron en las catacumbas del terrorismo de Estado.

El juicio de la Causa 13 comenzó el 22 de abril de 1985, cuando el gobierno de Raúl Alfonsín llevaba menos de dos años, con una democracia aún no consolidada y con presiones de los sectores castrenses.

En el banquillo de los acusados estuvieron Jorge Rafael Videla, Orlando Ramón Agosti, Emilio Eduardo Massera, Roberto Eduardo Viola, Omar Graffigna, Armando Lambruschini, Leopoldo Fortunato Galtieri, Basilio Lami Dozo y Jorge Anaya, integrantes de las Juntas militares que gobernaron Argentina entre marzo de 1976 y junio de 1982.

El tribunal fue la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal, compuesta por los jueces Jorge Torlasco, Ricardo Gil Lavedra, León Carlos Arslanián, Jorge Valerga Aráoz, Guillermo Ledesma y Andrés J. D'Alessio, y Julio César Strassera como fiscal.

"Siento que ese juicio marcó un punto de inflexión en la historia argentina para que se conociera la verdad de lo que había pasado. Gracias a ese proceso oral, el país se convirtió en una referencia en políticas de derechos humanos y sostenimiento de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia", señaló en diálogo con esta agencia la periodista Myriam Lewin.

La actual directora de la Defensoría del Público y sobreviviente de la ESMA, aseguró que, para ella, como para muchos de sus compañeros de cautiverio, "contar lo sucedido en el juicio era un compromiso que no se podía eludir".

"Recordemos en el contexto en el que se produjo el Juicio. La amenaza del golpe estaba allí, todo el tiempo y nosotros, los testigos estuvimos muy expuestos. Los represores estaban libres y negaban todo; no había existido la ESMA ni los 'vuelos de la muerte'; los militares decían que nosotros habíamos colaborado con ellos, y que los desaparecidos estábamos en Europa", repasó.

La periodista señaló que, durante su declaración, que se prolongó por más de cuatro horas, sintió "la mirada de los comandantes en la espalda", mientras daba testimonio de frente a los magistrados.

"Los defensores nos intimidaron con preguntas sobre nuestra militancia para desacreditarnos. Muchos de nosotros sufrimos amenazas y hasta nos armaron causas judiciales. A mí me implicaron en el secuestro de un directivo de Mercedes Benz. Todas operaciones de inteligencia de andamiaje represivo que seguía intacto", aseguró.

Lewin contó que los testigos que declararon en el juicio a las Juntas tomaban precauciones antes de concurrir a las audiencias, como dormir en otro domicilio antes de declarar y no viajar solos antes y después de declarar.

"A pesar de todo eso, valoro mucho el trabajo que hizo el fiscal Strassera y su equipo para contener a los testigos. En medio de todo ese clima", apuntó.

Strassera fundamentó su acusación en el "Nunca Más", el informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep), creada por un decreto de Alfonsín, y corroboró las pruebas en base a las declaraciones de los testigos.

El 9 de diciembre, Videla y Massera resultaron condenados a reclusión perpetua con destitución; Viola, a 17 años de prisión, Lambruschini a 8 años, y Agosti a 4 años y 6 meses de prisión; todos con destitución, en tanto que Graffigna, Galtieri, Lami Dozo y Anaya fueron absueltos.

"Creo que el juicio tuvo una significación más política que jurídica. No estuve de acuerdo con muchas de las condenas y con las absoluciones. Pero lo fundamental pasó por difundir todo lo que había pasado. Eso fue lo más importante. Lo que dijimos era la verdad", sostuvo Carlos Muñoz, otro sobreviviente de la ESMA que testificó durante siete horas.

Muñoz recuerda que las audiencias se desarrollaron en una sala amplia, con gente que fumaba y la mirada atenta y amenazante de los militares hacia a cada declarante.

"Desde los últimos años de la dictadura venía declarando en organismos, y en la instrucción de este juicio lo hice ante un tribunal militar. Tenía 24 años, había estado en el centro clandestino de Atlético y pensé que íbamos a participar de un juicio simbólico, en el cual se dieran algunas condenas y todo quedara allí", indico Miguel Ángel Dagostino, otro de los testigos de este juicio.

"Más allá de que algunos fallos no me conformaron y hubo absoluciones, las cosas se dieron de otro modo"
MIGUEL ANGEL DAGOSTINO, SOBREVIVIENTE CENTRO CLANDESTINO EL ATLÉTICO

Y, en ese sentido, agregó: "Más allá de que algunos fallos no me conformaron y hubo absoluciones, las cosas se dieron de otro modo".

"En su veredicto, el tribunal dio instrucciones a los jueces que debían completar las investigaciones, y comenzaron a darse detenciones y procesamientos por otras causas", agregó.

Se abrieron expedientes por crímenes cometidos en el Primer cuerpo de Ejército, el Segundo, el Tercero, Campo de Mayo, La ESMA y el Circuito "Camps".

Ante esta situación, el sector militar presionó al poder político que cedió con las sanciones de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, tras la rebelión "carapintada" de Semana Santa de 1987.

"Más allá de lo que sucedió en los años posteriores, la realización de ese juicio es un logro histórico. Haber juzgado a sus criminales, a sus dictadores es uno de los grandes méritos que tiene esta sociedad, que asumió una responsabilidad histórica de que esas cosas no pueden volver a suceder", puntualizó Lewin. (Leonardo Castillo, Telam, 9/12/2020)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1948 - DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

 

PREÁMBULO
Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana;

Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias;

Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;

Considerando también esencial promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones;

Considerando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad;

Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre, y

Considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso;

LA ASAMBLEA GENERAL proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobada y proclamada la Declaración Universal de Derechos Humanos, solicita a todos los países miembros la publicación y más amplia difusión del texto "considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana".

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1977 - ES SECUESTRADA, DESAPARECIDA, TORTURADA Y ASESINADA AZUCENA VILLAFLOR

(una de las 13 fundadoras de la asociación madres de plaza de mayo)

Integrante de una familia de larga tradición y militancia peronista, esposa del delegado gremial Pablo De Vicenti y madre de Néstor, secuestrado y desaparecido junto a su compañera Raquel Mangin en noviembre de 1976, fue una de las trece fundadoras de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

SECUESTRO, TORTURA Y MUERTE
El 8 de diciembre Alfredo Astiz había dado la señal denunciando la reunión en la iglesia de la Santa Cruz, en la cual secuestraron cinco personas además de Teresa Careaga y María Ponce, ambas madres de desaparecidos y la monja francesa Alice Domon. Azucena Villafor estaba en la casa de Emilio Mignone trabajando con la esposa de éste y otras madres, muy asustadas por lo sucedido, para terminar un remitido con los nombres de sus hijos desaparecidos. El día 9 de diciembre, Azucena y otras madres entregaron los originales del remitido, el dinero y las firmas que avalaban su publicación .
Al día siguiente, el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, les publicaron el anuncio en un periódico y esa misma noche Azucena Villaflor fue secuestrada por un grupo armado clandestino de la Armada en la esquina de su casa de Sarandí, Villa Dominico, en Avellaneda, Buenos Aires. La golpearon para introducirla en un auto pero ella se tiró al suelo y gritó. Entonces la golpearon más. Según testimonios, fue recluida en el campo de concentración de la Escuela de Mecánica de la Armada, ESMA, donde actuó, entre otros represores, Alfredo Astiz. La llevaron al altillo, el lugar en donde depositaban a los secuestrados que mantenían más en secreto. Esa misma noche fue torturada y regresó al calabozo sin conocimiento. A los pocos días, Azucena junto a las monjas francesas y los demás secuestrados en la iglesia de la Santa Cruz fueron asesinados.

APARICIÓN DEL CUERPO Y ENTIERRO
El 20 de diciembre de 1977 comenzaron a aparecer cadáveres provenientes del mar en las playas de la provincia de Buenos Aires a la altura de los balnearios de Santa Teresita y Mar del Tuyú. Los médicos policiales que examinaron los cuerpos en esa oportunidad registraron que la causa de la muerte había sido "el choque contra objetos duros desde gran altura", como indicaban el tipo de fracturas óseas constatadas, sucedidas antes de la muerte.2 Sin realizar más averiguaciones las autoridades locales dispusieron de inmediato que los cuerpos fueran enterrados como NN en el cementerio de la cercana ciudad de General Lavalle.
Documentos secretos del gobierno de los Estados Unidos desclasificados en 2002 prueban que el gobierno norteamericano sabía desde 1978 que los cuerpos sin vida de las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet y las madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor, Esther Ballestrino y María Ponce, habían sido encontradas en las playas bonaerenses. Esta información fue mantenida en secreto y nunca fue comunicada a los gobiernos argentinos.
El dato está incluido en Documento Nº 1978-BUENOS-02346 dirigido por el entonces Embajador de Estados Unidos en la Argentina, Raúl Castro, al Secretario de Estado de los Estados Unidos, lleva fecha del 30 de marzo de 1978 y menciona como objeto "Informe sobre monjas muertas"

En 2003 el intendente de General Lavalle informó que se habían localizado nuevas tumbas de NN en el cementerio de la ciudad. El juez Cattani ordenó entonces realizar nuevas excavaciones con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), descubriéndose dos líneas de tumbas, una por encima de la otra. Se descubrieron así 8 esqueletos, 5 correspondientes a mujeres, 2 correspondientes a varones y uno, clasificado como GL-17, que se definió como "probablemente masculino".

Cattani envió los huesos al laboratorio de Inmunogenética y Diagnóstico Molecular (LIDMO) de Córdoba, perteneciente al EAAF. Los resultados del laboratorio fueron determinando que los restos pertenecían al grupo de secuestrados entre los días 8 y 10 de diciembre de 1977. El 8 de julio de 2005 el juez Cattani recibió el informe estableciendo que uno de los restos individualizados pertenecían a Azucena Villaflor.
Los restos de Villaflor fueron incinerados, y sus cenizas enterradas a los pies de la Pirámide de Mayo, en el centro de la Plaza de Mayo, el 8 de diciembre de 2005, al término de la vigésimo quinta marcha de resistencia de las Madres. Sus hijos supervivientes escogieron el lugar y ayer, Cecilia, hija de Azucena en un homenaje que se le hizo depositando un ramo de flores al pie de la Pirámide dijo lo siguiente: “El Presidente está intentando anular todo lo que se avanzó, me pareció oportuno hacerle un homenaje para recordarles a todos en Casa Rosada que las cenizas de mi mamá los miran de cerca“. VER BIOGRAFÍA DE AZUCENA . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1980 - ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL RECIBE EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ

Adolfo Pérez Esquivel recibe el Nobel de la Paz. Defensor de la no violencia, en la década del sesenta era un docente que militaba en grupos pacifistas católicos. Con la llegada de la sangrienta dictadura militar que gobernó a la Argentina entre 1976 y 1983 se dedicó a coordinar a los grupos que intentaban organizar la ayuda contra los miles de detenidos y perseguidos políticos de su país.

Desde su organización, el Servicio de Paz y Justicia (Serpaj), asistió a miles de personas en tiempos que los defensores de los Derechos Humanos en Argentina engrosaban las listas de arrestados y "desaparecidos". En 1977 es detenido y torturado por el régimen militar. Aún en su celda, recibe la noticia del otorgamiento de una distinción del Papa Juan XXIII por su tarea a favor de la paz.

Utiliza la exposición que le otorga el Premio Nobel para denunciar la masacre que se lleva adelante en su país. Desde entonces se dedica a difundir las ideas de la no violencia en diferentes escenarios de conflicto de América Latina y otras regiones del mundo. Es miembro de la Liga Internacional para los Derechos Humanos, de la Fundación Comparte y jurado del Premio de Derechos Humanos de Nuremberg.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1983 - ALFONSÍN ASUME COMO PRESIDENTE INAUGURANDO EL RETORNO A LA DEMOCRACIA DESPUÉS DE UNA SANGRIENTA DICTADURA

La presidencia de Raúl Alfonsín se inicia en 1983 para poner fin a la cruenta dictadura militar de siete años y con la responsabilidad de retomar y asegurar la senda democrática

Una multitud se volcaba a las calles para celebrar el retorno de la democracia de la mano de Raúl Alfonsín, que ese día asumía la presidencia de la República y abría una nueva etapa de la historia con un discurso desde los balcones del Cabildo, frente a la Plaza de Mayo y tras un histórico y multitudinario cierre de campaña en la avenida 9 de Julio, en el que Alfonsín llamó a terminar con la violencia y bregó por la libertad, la justicia social y la democracia.

Luego del amplio triunfo electoral del 30 de octubre, en el que cosechó el respaldo de casi el 52 por ciento de los argentinos, Alfonsín representaba el fin de casi siete largos años de lo que fue la más atroz, sangrienta y nefasta dictadura, signada por el terrorismo de Estado y el aniquilamiento de las bases productivas. Uno de sus primeros actos de gobierno, apenas 3 días después de asumir, fue firmar dos decretos en los que se procedía a enjuiciar a los miembros de las tres juntas militares que usurparon el poder el 24 de marzo de 1976, y a las cúpulas guerrilleras.

La desaparición forzada de personas, el terror, las torturas y los asesinatos habían calado hondo en la sociedad y dejado huellas que acrecentaron la presión internacional sobre el régimen, que buscó legitimarse primero con el Mundial de Fútbol '78 y, luego, con la suicida aventura de la guerra de Malvinas.

Jaqueada por las denuncias realizadas por dirigentes políticos y de organizaciones de derechos humanos en el exterior, por el descalabro financiero y, finalmente, por la derrota de Malvinas, la Junta Militar se vio forzada a encarar una salida electoral que le abriera paso al regreso de la democracia.

Si bien los militares aspiraron a alcanzar un acuerdo con los partidos políticos para que, por sobre todas las cosas, se les garantizara que no se investigarían sus responsabilidades en la desaparición de personas, su enriquecimiento ilícito y sus actos de corrupción, sus pretensiones fueron condenadas al fracaso.

El creciente estado de movilización social y la firme negativa del entonces candidato Alfonsín a prestar acuerdo a cualquier arreglo que desconociera el veredicto de las urnas, convencieron a los jerarcas del régimen de que no lograrían una salida negociada y recurrieron entonces a un último manotazo con la denominada 'autoamnistía'.

Durante su mandato, Alfonsín debió afrontar dos grandes desafíos: la consolidación de la democracia y un gobierno condicionado por la crisis económica y una escalada inflacionaria, desatadas luego de que recibiera un país quebrado debido a una desastrosa administración llevada a cabo por los jerarcas militares.

EL DÍA QUE SE CONDENÓ A LAS JUNTAS MILITARES

La del 9 de diciembre de 1985 fue una jornada histórica para la justicia argentina: ese día la Cámara Federal de Apelaciones condenó por crímenes de lesa humanidad y graves violaciones a los derechos humanos a los principales responsables de las tres juntas militares que habían gobernado el país entre 1976 y 1983.

La sentencia dada a conocer en una sala colmada de público, fue el corolario de un proceso judicial iniciado el 22 de abril de ese año y que se convirtió en el primero en su tipo llevado a cabo en Latinoamérica contra autoridades de facto acusadas de orquestar una sangrienta represión.

La base para plantear la acusación contra los 9 ex comandante fueron los testimonios vertidos en el libro Nunca Más, tal el título que se le dio a la compilación que hizo la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas (CONADEP), en la que se reunieron más de 9 mil denuncias de flagrantes violaciones a los derechos humanos. La CONADEP, presidida por el escritor Ernesto Sábato, le había entregado en setiembre de 1984 al presidente Raúl Alfonsín el informe final de lo recabado por la comisión en torno a las torturas, asesinatos y desaparición de personas.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

10/12/2007 CRISTINA PRESIDENTA

Asume como presidenta convirtiéndose en la primera mujer, que como candidata gana las elecciones

10/12/2011 CRISTINA ES REELECTA CON EL 54% DE LOS VOTOS

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

11 DE DICIEMBRE - "DÍA NACIONAL DEL TANGO"
Se celebra en homenaje a Carlos Gardel y Julio De Caro

EL POR QUÉ DE ESTA CONMEMORACIÓN
Una noche de 1965, el compositor y productor artístico Ben Molar estaba en camino a la casa del director de orquesta y compositor de tango Julio De Caro, para festejar su cumpleaños, cuando se le ocurrió una idea. Se dio cuenta de que el 11 de diciembre coincidían los cumpleaños de De Caro y de Gardel, los mayores exponentes de dos vertientes del tango, símbolo de la cultura nacional. Julio De Caro era la música. Gardel, la voz. Así es que tomó la iniciativa: ese mismo año, Molar presentó a la Secretaria de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires la propuesta de declarar el 11 de diciembre Día Nacional del Tango en homenaje a ellos.

Pero aunque contó con el apoyo de varios organismos –la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (Sadaic), la Sociedad General de Autores de la Argentina (Argentores), la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), la Casa del Teatro, el Sindicato Argentino de Músicos (Sadem), la Unión Argentina de Artistas de Variedades (Uadav ), la Academia Porteña del Lunfardo, Radio Rivadavia, la Fundación Banco Mercantil, La Gardeliana, la Asociación Argentina de Actores y la Asociación Amigos de la Calle Corrientes–, tuvieron que pasar doce años para que aprobaran la celebración mediante Decreto Municipal, el 29 de noviembre de 1977, y Nacional el 19 de diciembre de ese mismo año. Desde entonces, todos los 11 de diciembre se celebra el Día Nacional del Tango.

Carlos Gardel. 
El zorzal criollo. Cantante, compositor y actor argentino nacido en Toulouse, Francia 1890 y fallecido el 24 de junio de 1935 en un accidente aéreo, en Medellín, Colombia. Aunque hasta hoy no hay acuerdos con respecto a su lugar de origen, se sabe que nació un 11 de diciembre y que, independientemente del lugar de nacimiento, fue argentino. Vivió en Buenos Aires desde su infancia y se nacionalizó en esta tierra en 1923. Es el representante del género más célebre de la historia del tango. Por la calidad de su voz, por la cantidad de discos vendidos, por sus muchas películas relacionadas con el tango y por su repercusión mundial, fue uno de los intérpretes más importantes de la música popular en la primera mitad del siglo XX. A través de los años, Gardel, su imagen y su voz, se conviertieron en símbolo de la cultura, mito y leyenda. Hasta tal punto que, en 2003, la Unesco registró su voz en el programa Memoria del Mundo, dedicado a la preservación de documentos pertenecientes al patrimonio histórico de los pueblos del mundo. Adorado e idolatrado masivamente, especialmente en Argentina y en Uruguay, el zorzal criollo no deja de despertar suspiros y confirmar que “cada día canta mejor”.

Julio De Caro. 
Nació en Buenos Aires, el 11 de diciembre de 1899. Aunque su padre quería que él estudiara piano y su hermano, Francisco, violín, los niños intercambiaron los instrumentos. Así, Julio no solo se convertiría en violinista sino también en director de orquesta y compositor de tango. Se inició en la segunda década del siglo XX, junto a los grandes creadores de la época (como Eduardo Arolas, Roberto Firpo y otros) que habían transformado el tango y recibió la influencia de los primeros grandes melodistas del género —como Juan Carlos Cobián y Enrique Delfino—. Empapado de estas tendencias, De Caro formó un sexteto con el que fundó, desde 1924, un nuevo estilo en el tango. Este trascendería de tal modo en la historia posterior del género que, no solo terminaría constituyéndose como otra vertiente, sino que se lo reconocería como “la escuela decareana”,  representante del plano instrumental, diferenciándose de la “escuela gardeliana” (por Carlos Gardel) en el vocal. Ambas se consolidaron como modelos de interpretación del tango y fueron las máximas exponentes en sus respectivos ámbitos. De Caro falleció en Mar del Plata, el 11 de marzo de 1980. En palabras del periodista Julio Nudler “conservó la esencia del tango arrabalero, bravío y lúdico de los iniciadores, pero fundiéndolo con una expresividad sentimental y melancólica desconocida hasta entonces, reconciliando así la raíz criollista con la influencia europeizante. Su mayor formación académica le permitió envolver su mensaje en un lenguaje musical depurado, de inefable seducción”.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1981 – MASACRE DE EL MOZOTE

Masacre de El Mozote es el nombre que reciben un conjunto de masacres contra población civil cometidos por el batallón Atlácatl de la Fuerza Armada de El Salvador (formado por la CIA en la Escuela de las Américas, en Panamá), durante un operativo de contrainsurgencia, realizado los días 10, 11 y 12 de diciembre de 1981, en los cantones (aldeas) de El Mozote, La Joya y Los Toriles, en el norte del departamento de Morazán, en El Salvador.
Según las investigaciones posteriores de la Comisión de la Verdad (organismo de la ONU creado para investigar los hechos de violencia cometidos durante la Guerra civil salvadoreña) aproximadamente 900 hombres, mujeres y niños campesinos salvadoreños fueron asesinados en El Mozote y los cantones aledaños. Se la considera no solo el mayor acto de violencia contra población civil cometida por agentes gubernamentales, durante la Guerra Civil de El Salvador, sino también la peor masacre en el Hemisferio Occidental, en tiempos modernos. VER LOS CRÍMENES . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

MASACRE DE MARGARITA BELÉN
12 Y 13 de diciembre de 1976

La Masacre de Margarita Belén ocurrió en la noche del 12 al 13 de diciembre de 1976, cuando 22 presos políticos fueron arrancados por la noche de las cárceles de Resistencia, torturados y trasladados hasta ese paraje, donde terminaron siendo ejecutados en forma sumarísima.

Pese a que han transcurrido más de tres décadas, aún muchos cadáveres no han sido entregados a sus deudos –salvo los de diez víctimas- como en el caso de la mayoría de las personas secuestradas durante la dictadura, según los familiares. Sólo se identificaron los cuerpos de 17 hombres y 2 mujeres.

La “Masacre de Margarita Belén” fue uno de los más de setecientos casos que tomó en cuenta el Juicio a las Juntas en 1985, y por eso se condenó a los ex dictadores Jorge Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti, que más tarde, en 1990, serían indultados por Carlos Menem. VER LA MASACRE DE MARGARITA BELÉN . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1828 - FUSILAN A MANUEL DORREGO

(...)

En setiembre de 1828, ya se encuentra en marcha la reunión de la convención constituyente. Pero, en esa época, regresan de la Banda Oriental las fuerzas militares conducidas por Lavalle y Paz. Para entonces, la relación de Dorrego con los unitarios había empeorado a partir del momento en que el gobernador había remitido a la Legislatura un informe donde hacía referencia a la reclamación de 50.000 libras formulada a la provincia por la compañía británica que había tenido tratos con Rivadavia por el mineral de Famatina. Frustrado el proyecto, reclamaban ahora indemnizaciones y Dorrego denuncia: “El gobierno se encuentra con un recurso de la expresada compañía (Minning) recibida por el último paquete, en donde reclama a la provincia los gastos de aquella empresa. El engaño de aquellos extranjeros y la conducta escandalosa de un hombre público del país que prepara esta especulación, se enrola en ella y es tildado de dividir su precio, nos causa un amargo pesar, más pérdidas que reparar nuestro crédito”. La revelación de los negocios de Rivadavia provoca viva irritación entre sus partidarios, quienes se reúnen con Lavalle y deciden dar el golpe de Estado.

El 1º de diciembre se produce la sublevación. Dorrego abandona la ciudad y sale a la campaña para unirse a las fuerzas de Rosas, pero éste no acepta combatir sino que prefiere ir a la búsqueda de las fuerzas de Estanislao López, en Santa Fe. El 9 de diciembre, Dorrego es derrotado y queda prisionero. Un cielito unitario resume el contenido del golpe:

La gente baja
ya no domina
y a la cocina
se volverá

En esos días, Salvador María del Carril y Juan Cruz Varela le envían sendas cartas a Lavalle, aconsejándole fusilar al coronel: “La ley es que una revolución es un juego de azar en el que se gana hasta la vida de los vencidos, cuando se cree necesario disponer de ella. Haciendo la aplicación de este principio de una evidencia práctica, la cuestión me parece de fácil resolución” (Salvador M. del Carril, a Lavalle, 12/12/1828). En otra carta del mismo estilo, Juan Cruz Varela señala: “Después de la sangre que se ha derramado en Navarro, el proceso del que ha hecho correr, está formado: ésta es la opinión de todos sus amigos… Usted piensa que 200 y más muertos y 500 heridos deben hacer entender a usted cuál es su deber… Cartas como éstas se rompen” (Juan C. Varela a Lavalle, 10/12/1828).

El 13 de diciembre, Dorrego es fusilado por orden de Lavalle quien, a pesar del consejo de sus “asesores”, guarda esas cartas comprometedoras de los instigadores del crimen. El fusilamiento de Dorrego es el punto de partida de la violencia desatada en nuestras luchas de esa época.
Con el transcurso del tiempo, la clase dominante –y los historiadores a su servicio- han realizado la obra maestra de otorgar mayor importancia a Lavalle que a Dorrego. Las estatuas y las calles que recuerdan sus nombres evidencian la preferencia otorgada al “león de Río Bamba”, hijo de una familia aristocrática, no obstante la gravedad de su crimen, punto de partida del desencadenamiento de la violencia, respecto al apóstol del federalismo, amigo de los caudillos y sostenido por los sectores más populares de Buenos Aires. Insólitamente, el asesino ha recibido mayor prestigio y reconocimiento que su víctima. VER BIOGRAFÍA COMPLETA . . .

Extracto de una biografía de R. A. Lopa en Los Malditos, volumen II, página 87

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Documentos Escritos. Fondo Biblioteca Nacional. Legajo 251.

"Vaya usted e intímelo que dentro de una hora será fusilado", ordenó el general Juan Lavalle a su edecán, Juan Estanislao Elías. Al escucharlo, el prisionero, el coronel Manuel Dorrego, se dio un golpe en la frente y exclamó: "¡Santo Dios!". No perdió la entereza y pidió a su compadre, el general Gregorio Aráoz de Lamadrid, que le alcanzara un tintero y papel, para dejar en orden sus cuentas y despedirse de su familia.
Dejó su anillo de bodas a Angelita, su hija menor, de 7 años. A Isabel, de 12, devolvió los tiradores de seda que le había bordado. Pidió la chaqueta a su compadre y se quitó la suya, para hacérsela llegar a su esposa.

"Mi querida Angelita:
En este momento me intiman que dentro de una hora debo morir; ignoro porqué; más la providencia divina en la cual confío en este momento crítico así lo ha querido. Perdona a todos mis enemigos y suplica a mis amigos que no den paso alguno en desagravio de lo recibido por mí.
Mi vida, educa a esas amables criaturas, se feliz ya que no lo has podido ser en compañía del desgraciado.
Manuel Dorrego"

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1982 - ES ASESINADO DALMIRO FLORES
Fue durante la represión a una masiva marcha de la multipartidaria

La CGT y la Mutipartidaria, frente de partidos políticos integrado por el justicialismo, el radicalismo, la democracia cristiana, el Partido Intransigente y el Movimiento de Integración y Desarrollo, convocan a una concentración para exigir el llamado a elecciones, cuyo resultado sobrepasó las expectativas de los más optimistas organizadores alcanzando la masividad de la ya histórica marcha del 30 de marzo de ese año.

La multitud, estimada en más de 100 mil personas, colmó la Plaza de Mayo y fue duramente reprimida por la policía. Durante los incidentes, fue asesinado desde un Ford Falcon verde característico de los organismos de seguridad el obrero mecánico Dalmiro Flores, perteneciente al sindicato SMATA.

Asesinato de Dalmiro Flores

Dalmiro era el séptimo hijo de Asencio Flores y Dominga Mamani, había nacido en Camposanto, a 60 km. de la ciudad de Salta, el 1° de diciembre de 1954. Luego de trabajar en la finca alquilada por sus padres y concluida su escuela primaria, se emplea en Salta como albañil y electricista.

Luego al escasear el trabajo se viene para Buenos Aires con su sencillez y su guitarra a cuestas. Aquí consigue trabajo como obrero metalúrgico en Decker S.A. primero y luego en la planta industrial de Marshall, un par de meses antes de su absurda muerte. Así que por su actividad, estaba afiliado a la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Y tres días antes de su muerte también se afilió al Peronismo.

Fue asesinado en Plaza de Mayo al término de la marcha de la Multipartidaria en repudio a la dictadura militar, denominada "Por la Democracia y la Reconstrucción Nacional", el jueves 16 de diciembre de 1982.

Cerca de las 20.10 hs., sobre la esquina del Cabildo donde se juntan Bolívar, Diagonal Sur e Hipólito Yrigoyen, apareció un Ford Falcon verde, chapa C-850.276 con cuatro policías de civil. Una de ellos, cerca de 40 años, 1,75 m de estatura, camisa de mangas cortas, verde a cuadros, por afuera del pantalón, bajó ante el tumulto de la gente reunida y se dirigió hacia donde estaba Dalmiro Flores gritándole: "¡Pará hijo de puta o te mato...!", para luego dispararle desde 5 metros sobre su espalda, a la altura de la cintura, provocándole la muerte, en tanto remataba su acción con un nuevo improperio: "¡Moríte peronista hijo de mil puta...!".

Nunca se supo quién mató a Dalmiro. Fue uno de los últimos crímenes impunes de la dictadura militar en retirada. Una de las razones para explicar lo inexplicable, su muerte absurda, es que en la Planta Decker trabajaba sin protector auditivo, por lo que se había lesionado gravemente los oídos y al estar en la Plaza de Mayo de espaldas a los policías que venían a cazar gente y debido a su lesión auditiva, es muy probable que no haya escuchado la voz de alto ni muchos de los sonidos que lo rodeaban. El cuerpo fue entregado a sus familiares desnudo, sin la ropa, el reloj y el dinero que llevaba Dalmiro Flores consigo, al momento de su asesinato. Y en su Salta natal, las autoridades cívico-militares no permitieron a sus deudos que lo velaran, porque temían un salteñazo; tal era la indignación popular. (Fatigando lugares comunes)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1993 – EL SANTIAGUEÑAZO O SANTIAGAZO

Santiagueñazo o Santiagazo fue un movimiento de protesta ocurrido entre los días 16 y 17 de diciembre de 1993, en la ciudad de Santiago del Estero.

Se la considera el segundo antecedente [el primero ocurrió en Animaná, un pequeño pueblo cercano a la Cordillera de los Andes] de un método de lucha que continuó con los levantamientos de Cutral-Có, en la Patagonia Argentina. Y que culminarían con la gran insurrección popular que iba a derribar al presidente de la República, Fernando de la Rúa (UCR) en 2001.

En diciembre de 1993, en Santiago del Estero un levantamiento terminó con el gobierno de Carlos Mujica, un burócrata surgido de las filas de la Corriente Renovadora peronista, cuyo líder máximo era César Iturre y había gobernado durante el período anterior. VER EL SANTIAGUEÑAZO . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

EL CHAMAMÉ ES DECLARADO "PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD"

Alcanzó ese estatus hoy, 16 de diciembre, a partir de una declaración de la Unesco. Su música y danza encuentran sus raíces en la cultura guaraní y constituyen uno de los emblemas más ricos de la Argentina.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró hoy al chamamé, la tradicional música y danza litoraleña, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por su trascendental aporte a la cultura en todo el continente.

"Para todos los que amamos el chamamé, hoy es un día de celebración y de júbilo. Nuestras más sinceras felicitaciones a la provincia de Corrientes y a todo el litoral. Y nuestro agradecimiento para todas y todos lo que trabajaron para que esta declaración tan importante sea posible. ¡Qué viva el chamamé! Esa música que nos pertenece a todas y todos los argentinos", afirmó el ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, a través de un video difundido por las redes sociales.

El chamamé, que se convirtió de este modo en el tercer bien cultural argentino declarado patrimonio de la humanidad, luego del tango y el fileteado porteño, es una expresión que se vive, se baila y se canta; abarca la provincia de Corrientes, toda la zona del Litoral, y también tiene presencia en Paraguay, Uruguay y Brasil.

Este año la música litoraleña tuvo dos grandes pérdidas; a los 80 años fallecieron la cantora correntina Ramona Galarza, gran referente del género, y el cura y cantautor Pai Julián Zini, quien recorrió el país llevando su música y como sacerdote al frente de parroquias e iglesias.

Entre los creadores del género se cuentan Emilio Chamorro, Mauricio Valenzuela, Ernesto Montiel, Tránsito Cocomarola e Isaco Abitbol. Luego, entre 1940 y 1960, aportaron lo suyo Tarragó Ros, Ramón Ayala, Mario Millán Medina, Blas Martínez Riera, Los hermanos Barrios, quienes hicieron popular al género.

En la década siguiente aparecieron Teresa Parodi, Pocho Roch, Antonio Tarragó Ros, Mario Bofill, las hermanas Vera y Rosendo y Ofelia. Más tarde se sumaron Los de Imaguaré, Raúl Barboza, Rudi y Nini Flores, Chango Spasiuk, entre otros, que continuaron ese camino.

Curiosamente el primer chamamé grabado, que figura en los registros, es "Corrientes poty" (1930), compuesto por Francisco Pracánico, oriundo de San Fernando, provincia de Buenos Aires e interpretado por el paraguayo Samuel Aguayo.

Desde la provincia de Corrientes se realizó una vigilia para seguir la sesión del Comité Intergubernamental de la Unesco, que tuvo a su cargo en París la votación para definir la propuesta del Estado argentino.

El Ministerio de Cultura de Nación, de Conaplu (Comisión Argentina de Cooperación con la Unesco), la Cancillería Argentina y el Gobierno de Corrientes trabajaban en forma conjunta para la postulación desde 2016.

Esta decisión que tomó la Unesco implica una gran difusión del chamamé a nivel mundial, la circulación de artistas y canciones y también pensar en políticas públicas a largo plazo orientadas al género desde la difusión, la producción y la educación.

El chamamé compitió en París con otras 39 expresiones culturales de otros países del mundo, como el reggae de Jamaica, el Mwinoghe, danza de júbilo de Malawi; las parrandas cubanas, las tamboradas españolas.

El Patrimonio Cultural Inmaterial o "patrimonio vivo" se refiere a las prácticas, expresiones, saberes o técnicas transmitidos por las comunidades de generación en generación.

Según la Unesco, este reconocimiento mundial "proporciona a las comunidades un sentimiento de identidad y de continuidad, favorece la creatividad y el bienestar social, contribuye a la gestión del entorno natural y social y genera ingresos económicos".

"El chamamé es mucho más que una música alegre que se escuchaba en bailantas. Es una manifestación cultural que no distingue clases sociales y que tiene celebración propia: la Fiesta Nacional del Chamamé y la Fiesta del Mercosur. El chamamé es la marca de identidad de una gran región de la Argentina y de muchos argentinos en diferentes lugares del país", afirmó Gabriel Romero, presidente del Instituto Provincial de Cultura de Corrientes.

Y añadió: "Es un bien heredado que está vivo y se transforma. Tiene un mensaje de amor a la tierra, respeto a la naturaleza, amor a la mujer y al hombre. Tiene un mensaje de fraternidad y de integración. Y nos une en una gran nación chamamecera con parte de Brasil, Paraguay y Uruguay. El chamamé es patrimonio vivo que nos enlaza y nos identifica".

Romero confió que la decisión de la Unesco ayudará a dar "gran difusión del chamamé a escala global" y consideró que la "vidriera" de la Fiesta Nacional del Chamamé, hace 30 años en la Ciudad de Corrientes y cuya edición 2021 en enero fue postergada por la pandemia, "ayudó a la difusión del género". (T.Argentino, 16/12/2020)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1819 - SIMÓN BOLÍVAR CREA LA GRAN COLOMBIA

Esta república existió jurídicamente entre 1821 y 1831 y se configuró a partir de la unión de las anteriores entidades coloniales del Virreinato de la Nueva Granada, Capitanía General de Venezuela y Presidencia de Quito, al igual que la Provincia Libre de Guayaquil. Su superficie correspondía a los territorios de las actuales repúblicas de Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela (incluyendo la Guayana Esequiba, en reclamación guyano-venezolana); y otros territorios que pasaron a Brasil, Perú y Nicaragua por acuerdos internacionales celebrados entre estos países y las repúblicas surgidas de la disolución grancolombiana.

Si bien la Gran Colombia fue creada mediante la Ley Fundamental de la República de Colombia expedida durante el Congreso de Angostura (1819), el Estado como fruto de la unión de dichos pueblos no vio la luz hasta el Congreso de Cúcuta (1821), donde se redactó la Constitución nacional con la cual se implementó y reglamentó su creación, al igual que la vida política e institucional del nuevo país.

Después de liberar Guayana y Nueva Granada, en Angostura (actual Ciudad Bolívar), Simón Bolívar proclama la fundación de Colombia, que para distinguirla de la actual república, es comúnmente denominada Gran Colombia.

Dividida en el departamento de Cundinamarca, con capital en Bogotá, Venezuela, con capital en Caracas y Quito, que incluía aproximadamente el actual territorio de Ecuador, se trata del germen de su proyecto de unificación sudamericana.

Se verá reforzado dos años después, el 24 de junio de 1821, luego del histórico triunfo patriota en la batalla de Carabobo, que acaba con la presencia realista en Venezuela y el 28 de noviembre de ese mismo año, cuando Panamá se independiza de España y se une voluntariamente al sueño de Bolívar, finalmente frustrado por las tendencias secesionistas de las distintas oligarquías vinculadas al comercio internacional.

(en el mapa puede apreciarse como era la Gran Colombia en el año 1824)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1830 - MUERE SIMÓN BOLÍVAR EN SANTA MARTA, COLOMBIA

Exactamente 11 años después de crear La Gran Colombia

“Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad.”

Fue el fundador de la Gran Colombia, libertador de Colombia, Venezuela, Ecuador, contribuyó decisivamente a las independencias de Perú y Bolivia al completar la obra emprendida por San Martín, y fue una de las figuras más destacadas de la emancipación hispanoamericana. Impulsor de la unidad hispanoamericana, fue sistemáticamente traicionado y combatido por las élites dirigentes de las distintas regiones portuarias cooptadas por los intereses comerciales británicos. Sostenido únicamente en el poder del Ejército Libertador, el camino a la unidad debía pasar por la guerra civil y la dictadura militar, encerrona histórica advertida por San Martín, quien optó por el repliegue y un voluntario ostracismo. Derrotado e injuriado, con la convicción de haber "arado en el mar" y amargado y desilusionado por el asesinato del joven mariscal Antonio José de Sucre, su salud, ya minada por la enfermedad, sufrió un grave deterioro, aunque tuvo tiempo de dictar su testamento y su "última proclama", en la que clamó porque su muerte permitiera la unión de la Gran Colombia y la desaparición de los partidos facciosos, algo que, lamentablemente, sabemos que no sucedió. Había nacido en Caracas el 24 de julio de 1783.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1976 - MASACRE DE IBARLUCEA

La masacre ocurrió el 18 de diciembre de 1976. Seis jóvenes militantes políticos fueron asesinados en Ibarlucea por un grupo de policías rosarinos, a las órdenes directas de Agustín Feced Comandante de la Gendarmería Nacional Argentina, y jefe de la Policía de la Provincia de Santa Fe para la ciudad de Rosario. Las víctimas fueron Nora Elma Larrosa, Rodolfo Raúl Segarra, Horacio Humberto Melelli, Alberto Cristián Azam, Segundo Severino Núñez y Carlos Maximiliano Aguirre.

VER IBARLUCEA . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1980, MUERE HÉCTOR J. CAMPORA, "EL TÍO".

Odontólogo radicado en la localidad bonaerense de San Andrés de Giles, fue comisionado municipal y diputado nacional, y presidente la Cámara de Diputados entre 1948 y 1952. Encarcelado luego del golpe de Estado de 1955, junto a otros dirigentes peronistas protagonizó una espectacular fuga del penal de Río Gallegos.
Designado delegado personal de Perón en 1971, en 1973 triunfó con el 50% de los votos en una elección presidencial de la que no estaba proscripto el peronismo aunque sí su líder.
En consecuencia, renunció a la presidencia para que pudieran realizarse las primeras elecciones auténticamente libres después de 18 años.
Designado embajador en México, luego de la muerte de Perón fue cesanteado y perseguido por el lopezrreguismo y salva milagrosamente la vida tras el golpe militar de 1976 al poder asilarse en la embajada de México, donde permaneció tres crueles años, hasta que la dictadura se avino a entregarle el salvoconducto para salir del país una vez que hubo comprobado que el cáncer que padecía se hallaba en su fase terminal.
Había nacido en la ciudad bonaerense de Mercedes el 26 de marzo de 1909.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

2001 ASESINAN A CLAUDIO "POCHO" LEPRATTI - "EL ÁNGEL DE LA BICICLETA"

Militante social comprometido con los grupos de base orientados por el cura Edgardo Montaldo, coordinador con la revista El Angel de Lata, el movimiento Chicos del Pueblo, y con comunidades eclesiales de base, como Poryajhú y el grupo Desde el Pie. Delegado de base de la Asociación de Trabajadores del Estado y congresal de la seccional Rosario de CTA.
Atendía la cocina del comedor de la escuela "José M. Serrano" del barrio rosarino de Las Flores, cuando en medio de la crisis que terminaría con la caída del presidente Fernando de la Rúa, increpó desde el techo del estacionamiento a varios policías que disparaban contra el lugar en que los niños comían, momento en que fue asesinado por el agente Esteban Velásquez con balas de plomo disparadas por su escopeta Itaka.
Recordado por León Gieco en su bella canción "El ángel de la bicicleta", Pocho Lepratti había nacido en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay el 27 de febrero de 1966. VER BIOGRAFÍA . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

2001 - DE LA RÚA HUYE EN HELICÓPTERO  
El hasta ese momento presidente de la rúa huye en helicóptero de la casa rosada presentando su renuncia

El tipo huye como huyen los cobardes. El tipo huye después de haber mandado a asesinar a 30 argentinos.
El tipo huye dejando una crisis social, económica e institucional nunca vista hasta ese día.
El tipo después dijo que todo fue una conspiración del Partido Justicialista, el sindicalismo y el empresariado. Dijo que el radicalismo lo abandonó y sólo admitió errores “tácticos”, tales como haber usado el helicóptero para abandonar la Casa de Gobierno. O sea que el tipo es un cínico, mentiroso, inescrupuloso y caradura.
En tanto una señora (denunciadora serial siempre contra lo que es popular, nunca denuncia nada de lo que hacen los medios que mienten, la derecha oligárquica con medidas contra el pueblo) afirmó que “el 20 de diciembre de 2001 los que mataron en Plaza de Mayo fueron enviados por la provincia de Buenos Aires, los muertos del golpe a De la Rúa son muertos puestos por los que querían el poder”. 

Aquel día el tipo se fue en helicóptero desde el techo de la Casa Rosada, que ese día fue la Casa Roja, roja de sangre y roja de vergüenza. En los alrededores de esa Casa y en diferentes calles de nuestro país quedaron los cadáveres de quienes justificadamente protestaron contra un gobierno de inútiles y vende patrias.
Hoy se cumplen  19 años y porque tenemos memoria lo recordamos.
Alguna vez los asesinos, los corruptos, los inmorales, los ladrones de guantes sucios, los jueces que los protegen, todos y todas tendrán que terminar sus días de impunidad en una cárcel con presos comunes, que eso es lo que son.

LISTA DE LOS ASESINADOS ENTRE LOS DÍAS 19 Y 20 DE DICIEMBRE DE 2001

ACOSTA, Graciela, 35 años.
ALMIRÓN, Carlos "Petete", 24 años
ÁLVAREZ VILLALBA, Ricardo, 23 años
ARAPI, Ramón Alberto, 22 años
AREDES, Rubén, 24 años
AVACA, Elvira, 46 años
AVILA, Diego, 24 años
BENEDETTO, Gustavo Ariel, 30 años
CAMPOS, Walter, 17 años
CÁRDENAS, Jorge, 52 años
DELGADO, Juan, 28 años
ENRIQUEZ, Víctor Ariel, 21 años
FERNÁNDEZ, Luis Alberto, 27 años
FERREIRA, Sergio Miguel, 20 años
FLORES, Julio Hernán, 15 años
GARCÍA, Yanina, 18 años
GRAMAJO, Roberto Agustín, 19 años
GUÍAS, Pablo Marcelo, 23 años
ITURAIN, Romina, 15 años
LAMAGNA, Diego, 26 años
LEGEMBRE, Cristian, 20 años
LEPRATTI, Claudio "Pocho", 35 años
MÁRQUEZ, Alberto, 57 años
MORENO, David Ernesto, 13 años
PACINI, Miguel, 15 años
PANIAGUA, Rosa Eloísa, 13 años
PEDERNERA, Sergio, 16 años
PEREYRA, Rubén, 20 años
RAMÍREZ, Damián Vicente, 14 años
RIOS, Sandra
RIVA, Gastón Marcelo, 30 años
RODRÍGUEZ, José Daniel
ROSALES, Mariela, 28 años
SALAS, Ariel Maximiliano, 30 años
SPINELLI, Carlos Manuel, 25 años
TORRES, Juan Alberto, 21 años
VEGA, José, 19 años
VILLALBA, Ricardo, 16 años.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1956 - MUERE EN BELEM DO PARÁ (BRASIL) EL DR. RAMÓN CARRILLO
Quien fuera el mejor Ministro de Salud Pública de la Nación

Prestigioso médico neurólogo comprometido desde sus orígenes con el peronismo, primer ministro de Salud Pública de la Nación, creó un revolucionario y eficiente sistema de salud pública lamentablemente destruido por los gobiernos posteriores y que jamás pudo reconstruirse. Fue autor de una valiosa y perdurable obra titulada Teoría del hospital
Había nacido en Santiago del Estero.
Su gestión y su conducta fueron sometidas a las comisiones investigadoras creadas por el movimiento de 1955, fraguándose una acusación por ¡comercio ilegal de naftas! Se entera de que le han sido confiscadas sus dos propiedades, sus cuadros y sus libros. Sus hermanas Carmen y Antonia asumen su defensa, demuestran la legitimidad de su pequeño patrimonio. Sin embargo, sus bienes permanecerán interdictos durante diez años, como los de su esposa a pesar de ser bienes propios. Estos hechos lo derrumban moralmente. 

CARTA QUE LE ESCRIBE A UN AMIGO
El 6 de setiembre de 1956:
“No sé cuánto tiempo más voy a vivir,… pero quiero nombrarte albacea de mi buen nombre y honor. Quiero que no dudes de mi honradez, pues puedes poner las manos en el fuego por mí. He vivido galgueando y si examinas mi declaración de bienes y mi presentación a la comisión, encontrarás la clave de muchas cosas. Vos mismo intuiste con certeza lo que pasaba en mí y me ofreciste unos pesos. Por pudor siempre oculté mis angustias económicas, pero nunca recurrí a ningún procedimiento ilícito, que estaba a mi alcance y no lo hice por congénita configuración moral y mental. Eran cosas que mi espíritu no podía superar. Ahora vivo en la mayor pobreza, mayor de la que nadie puede imaginar y sobrevivo gracias a la caridad de un amigo. Por orgullo no puedo exhibir mi miseria a nadie, ni a mi familia, pero sí a un hermano como vos, que conociéndome puedas comprenderme. No tengo la certeza de que algún día alcance a defenderme solo, pero, en todo caso, si yo desaparezco, queda mi obra y queda la verdad sobre mi gigantesco esfuerzo donde dejé mi vida. Esa obra debe ser reconocida y yo no puedo pasar a la historia como malversador y ladrón de nafta; a mí, poco a poco se me han cerrado todas las puertas y no pasa un día en que no reciba un golpe… He aceptado todo con la resignación que me es característica… Te pido que, llegado el caso, te hagas cargo de mi defensa y mi reivindicación moral, si yo no pudiera hacerlo por mí mismo”.

El 28 de noviembre de 1956 sufre una hemorragia cerebro-vascular, falleciendo el 20 de diciembre de 1956.
En el caso de Carrillo, el odio con que procede la clase dominante resulta insólito. No sólo silencia la obra realizada, no sólo ignora sus libros sino que decreta el exilio de su cadáver. Ante la intención de sus familiares de retornar sus restos al país, el gobierno de Aramburu lo prohíbe y recién lo autorizan, en 1972, bajo el gobierno de Lanusse.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

DÍA INTERNACIONAL DE LA SOLIDARIDAD HUMANA

La Asamblea General de la ONU decidió en el 2005 proclamar que todos los 20 de diciembre se celebraría el Día Internacional de la Solidaridad Humana (resolución 60/209).

ARRIBA

 

1945 - SE OTORGA EL AGUINALDO POR PRIMERA VEZ

Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 el Coronel Juan Perón crea el «Instituto Nacional de Remuneraciones», se otorga un aumento salarial y se instituye, por primera vez en todo el territorio nacional, el sueldo anual complementario o aguinaldo.

Diciembre, el mes del aguinaldo. Una situación que debería ser normal para todo trabajador nacido después de 1945. Sin embargo, macristas y liberales salieron a cuestionarlo. ¿Por qué se cobra? ¿Desde cuándo? ¿Es un legado de Juan Domingo Perón? ¿Es un triunfo del peronismo?

El aguinaldo se logró tras una larga lucha de los trabajadores argentinos y una promesa de Perón antes del histórico 17 de octubre.

El Sueldo Anual Complementario fue creado por decreto el 20 de diciembre de 1945, bajo el gobierno del General Edelmiro Farrell (el golpe fue el 4 de junio de 1943).

ANTECEDENTES EN ARGENTINA

Si bien el aguinaldo se instauró en 1945, este beneficio ya tenía antecedentes formales en la Argentina. Por ejemplo, en 1910, el gobierno municipal de Buenos Aires pagó a sus empleados una bonificación de un mes extra de sueldo. Lo llamaron “Aguinaldo Centenario”.  

En 1924 en la provincia de Jujuy, bajo el gobierno de Benjamín Villafañe, también se realizó este pago especial, para el personal de servicio y ordenanzas de la administración. Se les asignaba medio mes de sueldo, imputando el gasto a Rentas Generales.

El 8 de octubre de 1945 Perón fue forzado a renunciar a su cargo como Secretario de Trabajo y Previsión. El 10 dio un discurso memorable a miles de trabajadores.
"También dejo firmado un decreto de una importancia extraordinaria para los trabajadores. Es el que se refiere al aumento de sueldos y salarios, implantación del salario móvil, vital y básico, y la participación en las ganancias", afirmó en ese discurso. Y dos días después (el 12 de octubre) sería detenido.

Dos meses después, se promulgó el decreto N° 33.302/45 que no solo estableció el aguinaldo sino también las vacaciones pagas e indemnización por despido injustificado. También, se creó el Instituto Nacional de Remuneración que, entre otras funciones, tenía la de fijar el salario mínimo.

Los trabajadores siguieron luchando para la aplicación del decreto por la resistencia de empresarios y patrones. Fue una época de disputas, fuertes choques entre trabajadores y patrones durante meses. Incluso, los empresarios paralizaron el país a comienzos de 1946.

PERONISMO Y EL AGUINALDO PARA TODOS LOS TRABAJADORES

En febrero de 1946, se llevaron a cabo elecciones presidenciales. La fórmula Perón - Hortensio Quijano, por el Partido Laborista, se impuso en las urnas sobre la de José Tamborini y Enrique Mosca, de la Unión Democrática.

Con Perón al frente del país, la promesa de reivindicaciones laborales más justas se materializó: el aguinaldo fue ratificado por la Ley Nº12.921, el 20 de diciembre de 1946.

"Perón instauró que la felicidad del pueblo y la grandeza de la Patria iban de la mano. Por eso las vacaciones, el aguinaldo, y otras cuestiones constituyeron un punto de partida para un crecimiento exponencial que tuvo el país, no sólo en estadísticas socioeconómicas, sino también en desarrollo", dijo Julio Piumato, secretario general de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN), en una entrevista difundida por Télam,  a 75 años de estas conquistas laborales.

¿ENGAÑO POPULAR O UN DERECHO PARA TODOS LOS TRABAJADORES?

Desde diferentes sectores macristas y liberales se desestimó la importancia del aguinaldo. Lo llamaron, incluso, "engaño popular".

"Las conquistas que cimentaron el inicio del derecho laboral en la Argentina siguen en la mira de muchos que piensan en la modernización del capitalismo para liquidar los logros de los trabajadores", dijo —también en el diálogo con Télam— el secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y diputado, Hugo Yasky.

Yasky afirmó que "ese logro, junto a otras medidas, como el establecimiento del salario mínimo vital y móvil y el aguinaldo, comenzaron a moldear un sistema laboral con derechos en la Argentina, que permitió que los trabajadores dejarán de ser verdaderos parias sociales (…) aquellas conquistas que aparecieron incuestionables tienen que ser defendidas".

En la actualidad, por ley todos los trabajadores cobran el equivalente a la mitad del mejor sueldo cobrado en los últimos seis meses, en junio y diciembre. Antes de irse, Cristina Kirchner estableció que la última cuota del SAC se abone antes del 19 de diciembre. (El Destape, 21/12/2018)

ARRIBA

 

1921 - ES FUSILADO (ASESINADO) EN LA PATAGONIA "FACÓN GRANDE"

El domador y carrero nacido en Entre Ríos José Font, conocido como "Facón Grande", delegado y suerte de líder de los peones patagónicos que, abrumados por jornadas de 12 a 16 horas diarias durante 27 días al mes, reclamaban velas para alumbrarse en la noche, un lavatorio para higienizarse tras la jornada y botiquines de auxilio con instrucciones en castellano y no en inglés, idioma que no comprendían, es fusilado por orden del coronel Varela.
Luego de ser reprimidos salvajemente por la policía y lumpen-petiteros de la Liga Patriótica, los peones se enfrentan violenta e inadvertidamente con el ejército, que era en el que Font confiaba para garantizar un acuerdo con los terratenientes.
Font buscó el diálogo y confiando en la palabra del coronel Varela, se entregó junto a sus hombres en el pueblo de Jaramillo, donde fue fusilado, él y sus compañeros, en un vergonzoso acto de traición.
A instancias de los vecinos de Jaramillo y la Federación de Trabajadores Rurales y Estibadores de la Patagonia, un monumento lo recuerda en el lugar donde fue asesinado.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

1975 - ATAQUE AL ARSENAL DOMINGO VIEJOBUENO
Monte Chingolo, la mayor batalla de la guerrilla en Argentina que marcó el declive del ERP

El Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) atacó el 23 de diciembre de 1975 el batallón de arsenales del Ejército Domingo Viejo Bueno, ubicado en la localidad bonaerense de Monte Chingolo, en el marco de un operativo que constituyó la acción de mayor envergadura emprendida por una organización guerrillera en Argentina.

Se trató de un plan que desde sus inicios estuvo infiltrado por los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas y que desembocó en una derrota que significó el principio del fin para la guerrilla encabezada por Mario Roberto Santucho, un contador oriundo de Santiago del Estero devenido en líder revolucionario en los años '70.

A fines de 1975, parecía que el clima de movilización popular que se había iniciado en mayo de 1969 con el 'Cordobazo' llegaba a su fin, en medio de un panorama de marcada crisis económica.

La situación social estaba signada por los efectos del “Rodrigazo”, un plan aplicado por el ministro de Economía Celestino Rodrigo, y que golpeó con dureza el poder adquisitivo de los trabajadores asalariados.

Mientras tanto, se sucedían los enfrentamientos entre las bandas parapoliciales de ultraderecha y las organizaciones armadas, en medio de una creciente represión que anunciaba la inminencia de un golpe de Estado.

La conducción del ERP -brazo armado del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT)-, consideraba que la Argentina, atravesaba un período de “reflujo de masas” que podía revertirse si se producía un hecho de gran significación política y militar.

Con el objetivo de “levantar la moral del pueblo”, Santucho decidió el copamiento del regimiento Domingo Viejo Bueno, en una operación que tendría además el propósito de capturar una gran cantidad de armamento para el ERP.

“Esto es una acción tan importante como el asalto al cuartel de la Moncada que dirigió Fidel (Castro) en Cuba. Nos permitirá cambiar el destino de la lucha de clases en Argentina”, les anunció el jefe guerrillero a los integrantes de la cúpula del ERP, según cuenta en su libro “Monte Chingolo”, el escritor Gustavo Plis Sterenberg.

El ataque estaría a cargo del Batallón General San Martín, la unidad más numerosa del ERP, integrada por más de un centenar de combatientes, respaldados por grupos de contención distribuidos por distintos puntos del Conurbano, con el propósito de impedir la movilización de las fuerzas de seguridad y del Ejército.

Gracias a la información suministrada por Jesús Reiner, un antiguo ex militante del peronismo revolucionario infiltrado en el PRT, los militares conocieron de antemano los planes de Santucho.

Reiner era un agente de inteligencia del Ejército y se dedicó a sabotear el armamento que los guerrilleros iban a emplear en el ataque.

Plis Sterenberg sostiene en su libro que, más allá de las delaciones de este agente, algunos jefes del ERP conocían datos con respecto a que la operación podía estar “cantada”, pero Santucho desoyó las advertencias de sus lugartenientes y prefirió seguir adelante.

A las 20, un camión repleto de guerrilleros irrumpió en el cuartel y fueron sorprendidos por efectivos del Ejército que los esperaban en el interior de la unidad, y que en pocas horas repelieron el ataque.

Superados en número, los guerrilleros se replegaron a una villa de emergencia cercana al cuartel, donde fuerzas militares rastrearon casa por casa para hallarlos, mientras aviones de la Marina y la Fuerza Aérea ametrallaban las precarias viviendas.

El saldo final del combate fue de 70 integrantes del ERP caídos en el cuartel y en las zonas cercanas; 40 civiles muertos en la villa y 10 militares y policías abatidos.

Días después, la conducción del PRT llevó a cabo una revisión de lo sucedido y concluyó que todo el armamento defectuoso durante el combate había estado a cargo de Reiner.

“El Oso”, tal como se lo apodaba, fue sometido a un juicio revolucionario; lo ejecutaron y su cuerpo sin vida apareció en un terreno baldío del barrio de Flores.

La derrota en Monte Chingolo constituyó un golpe letal para el ERP, que perdió a sus mejores hombres en esa batalla, y en los meses posteriores, las caídas se multiplicaron por decenas.

Así, el golpe de Estado, en marzo de 1976, encontró a la organización guerrillera en retirada y con una capacidad operativa muy reducida.

En julio, Santucho y su segundo, Benito Arteaga, junto a otros integrantes de la conducción nacional, cayeron en un enfrentamiento que tuvo lugar en un departamento de la calle Venezuela, en la localidad bonaerense de Villa Martelli.

Tras la muerte de su líder, Luis Mattini asumiría la conducción del PRT-ERP, que finalmente se disolvería tres años después y con la mayoría de sus integrantes ya en el exilio. (Telam)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

1951 - MUERE EL QUERIDO ENRIQUE SANTOS DISCÉPOLO

Nace en Buenos Aires, el 27 de marzo de 1901. Ha cumplido tan solo 9 años, cuando se encuentra huérfano de padre y madre. Armando Discépolo, catorce años mayor que él, lo toma a su cargo. En la escuela primaria revela ya su vocación de intérprete, como asimismo, en las rabonas, manifiesta su interés por el teatro y la literatura, proveyéndose de obras diversas en una librería cercana. Transcurre su juventud tironeado por diversas inquietudes, que cultiva en reuniones que se realizan en la casa del artista Facio Hebecquer a dónde concurren pintores, grabadores y músicos. En esa época, devora a los escritores rusos y manifiesta simpatías anarquistas. Por entonces, escribe su primera obra de teatro.

Años después, en la década del ’20, irrumpe en el cancionero popular con algunas composiciones musicales que innovan en la temática del tango, al mismo tiempo que también incursiona en el teatro, como autor y como intérprete, manteniendo su compromiso con lo social.

Pero, diversas circunstancias se conjugan para que Discépolo haya quedado por mucho tiempo limitado al campo del tango y que inclusive para algunos, no haya pasado de “un letrista cargado de escepticismo” o para otros, de “un filósofo del tango con ribetes existencialistas”. Hoy, sin embargo, se puede avanzar con mayor profundidad en la calificación de su vida y de su obra. Para ello, es necesario recordar que en los años veinte, el mundo literario de la Argentina muestra dos grupos en pugna: por un lado, los escritores de Florida, nucleados en la revista “Martín Fierro”, exquisitos y vanguardistas, preocupados por la revolución, pero “en las imágenes”, visiblemente influenciados por los literatos franceses y enfrente, los de Boedo, escritores sociales, reunidos en torno a la revista “Claridad”, fervorosos seguidores de Dostoievski, Gorki y en general, de la literatura rusa. A pesar de que algunos han intentado diluir este enfrentamiento, basta revisar lo producido por uno y otro grupo, para captar las diferencias de escuelas y enfoques. Algunos críticos han señalado con acierto que mientras, para los “martinfierristas”, la literatura es un juego de metáforas y asombros, “los boedenses” buscan expresar al trabajador, al mundo de la fábrica y el arrabal, tal como aparece en Castelnuovo y otros. Sin embargo, el excesivo apego a la literatura rusa impide que Boedo florezca realmente como cultura nacional, expresiva no sólo del drama social sino del acontecer propio de estas tierras, con personajes que se manifiesten como hombres y mujeres de aquí y de esa época. Resulta entonces que en el teatro, en la misma época, el género llamado “grotesco criollo” logra expresar ese fenómeno, registrando la frustración del inmigrante tal cual la vivieron tantos y tantos que pretendían hacer “La América” en la Argentina: es el caso de las obras “Mateo”, “Stéfano”, “Mascaritas” y “El organito”.

La participación de Enrique Santos Discépolo en las mismas ha sido ignorada hasta hace unos años, adjudicándosele a su hermano Armando Discépolo la paternidad del “grotesco criollo”, pero últimamente se han aportado datos que permiten afirmar que “Mateo” es de Enrique y que en “Stefano”, Enrique tuvo una participación decisiva. Si a ello se agrega que “Mascaritas” lleva solamente la firma de Enrique y que “El organito” aparece firmado por ambos hermanos, debe reconocérselo a Enrique como el “creador del grotesco criollo”.

Si se correlacionan estas obras con los versos de las canciones que Enrique produce por entonces, se comprende que provienen de una misma mano. Asimismo, si se analizan las obras firmadas por Armando Discépolo, hasta que Enrique empieza a escribir y la curiosa circunstancia de que Armando deja de escribir teatro desde 1934, cuando se aleja de su hermano, hasta su muerte –en 1971- se reafirma la tesis.

Por tanto, hoy puede señalarse, con alto grado de seriedad, que el grotesco de los años veinte –que muestra la frustración del inmigrante- se integra a la literatura boedense, superándolo, y resulta el antecedente de la impresionante radiografía social de los años treinta, realizada por el mismo Enrique Santos Discépolo, a través de varios tangos (“Yira Yira”, “¿Qué sapa señor?”, “Tres Esperanzas”, “Quien más quien menos” y “Cambalache”).

Tanto en la década del ’20 como en la del ’30, mientras la mayoría de los escritores consagrados no registran, en sus poemas, cuentos y novelas, la dramática situación social de la Argentina, “Discepolín”, primero, desde el teatro, y luego, desde sus tangos, deja un testimonio implacable, expresando, como nadie en la Argentina, el sufrimiento y la desesperanza popular.

Con insólita sensibilidad social, el mismo autor que ha llevado al arte esos momentos de miseria y angustia, abandona tanto las obras teatrales grotescas, como el tango, cuando las mayorías populares emprenden un camino de ascenso a partir del 17 de octubre de 1945. Más aún, se compromete con esa caravana popular a través de un programa radial que se transmite en el invierno de 1951 –“Pienso y digo lo que pienso”- en el cual desarrolla una treintena de charlas tituladas “¿A mí me la vas a contar?”.

Hasta no hace mucho, la figura de Enrique S. Discépolo aparecía quebrada, fragmentada, incomprensible. El teatro, el tango y el compromiso político aparecían desencajados, sin articulación unos con otros. Ahora, es posible comprender su gran coherencia a través de los años y de las vicisitudes de la Argentina. Ahora, Discépolo es uno y mucho más importante que antes, porque palpita al unísono con las tristezas (en los ’20 y los ’30) y con las alegrías (en el ’50), de ese pueblo, con el cual simpatizaba el adolescente anarquista de Parque de los Patricios en 1919.

Entonces, se revelan las razones del odio de clase que se descarga sobre él, en la última época, acosándolo, acorralándolo. Un círculo de rencor, proveniente del más exacerbado antiperonismo, lo obliga a replegarse en su domicilio y lo conduce a una depresión aniquiladora. Robado como autor de teatro, reducido a “filósofo pesimista” como autor de tangos y calificado de “vendido” por su leal y generosa adhesión al peronismo, Enrique se va muriendo en su departamento de la Callao 765.

Fallece el 23 de diciembre de 1951. Ese día, “las chicas” del centro porteño –por él retratadas en “Esta noche me emborracho”- deciden no trabajar en homenaje al gran artista a quien como dijo Manzi, “le dolía como propia la cicatriz ajena”. (N.Galasso, Los Malditos, Vol.I, Pág. 265, Ed. Madres de Plaza de Mayo)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

2002 - MUERE TITA MERELLO

A los 98 años de edad muere en Buenos Aires la notable actriz y cantante Tita Merello, nacida Laura Ana Merello, allá por 1904, en un conventillo del porteño barrio de San Telmo.

Fue criada en un orfanato pero no recibió educación formal. Desde pequeña tuvo necesidad de trabajar (en un campo), aunque para la edad de 15 años retornó a Buenos Aires. Allí hizo todo lo posible para mantenerse económicamente.

Analfabeta hasta los veinte años, bataclana, cancionista, vedette, empezó bien de abajo y llegó a ser una artista extraordinaria, calificada por la crítica como la mejor actriz dramática de la Argentina, y una de las figuras del espectáculo más queridas y respetadas. Su primer trabajo en la ciudad fue como corista en un teatro de bajo nivel de la zona portuaria, el “Teatro Bataclán”. 

Allí comenzó esta leyenda, con su inigualable perfil arrabalero. Su estilo se caracterizó desde siempre por su especial interpretación del tango, desde lo físico hasta lo emocional.

Esta artista confesó, sin empacho alguno, que su vocación surgió más fuertemente por la necesidad de dejar la vida de miseria en la que estaba envuelta. Cuando su carrera comenzaba a tomar algo de vuelo, a sus 20 años, aprendió todo lo que necesitaba para triunfar. Desde leer y escribir hasta el arte del baile, dominando su cuerpo, que siempre tuvo una gracia y un talento notable.

Desde el ambiente mediocre y decadente de la zona portuaria, Tita Merello llegó a destacarse, superarse y ser una gran estrella del Teatro Maipo, donde estaban los espectáculos de revista más importante de Argentina.

En la segunda mitad de la década de 1920, Tita Merello grabó sus primeros discos de Tango. Y en la década siguiente demostró toda su calidad y la flexibilidad de sus talentos, convirtiéndose en periodista de la revista Voces y escribiendo letras de Tango. Incluso escribió crónicas y poemas. Muchos años más tarde, en 1972, llegaría un particular libro, una autobiografía tan singular como Tita. El libro se tituló La calle y yo.

En la mitad de su vida, Tita llegó a una encrucijada: la dictadura militar cercenó a la artista. Estuvo en lugares poco atractivos del interior del país cantando “casi a escondidas”. El regreso de la democracia le valió un resurgimiento, como a tantos otros artistas argentinos.

A sus 60 años de edad, la salud ya no era la misma. Tita Merello se alejó de la vida pública, incursionó en la radiofonía, manteniendo siempre una cálida comunicación con el público que tantas satisfacciones le dio. El programa radial era un recorrido por su vida, a lo que se agregaba siempre entrevistas a otras celebridades queridas por el público argentino.

De su extensa filmografía, son muy recordadas sus intervenciones en "Filomena Marturano", "Arrabalera", "Los isleños", "Vivir un instante", "Deshonra", "Mercado de abasto", "La morocha", "Los evadidos".

Como intérprete de la canción fue tan personal como discutida y apreciada, siendo memorables sus versiones de "Al tango lo canto así", "Con permiso", "Padrino pelao", "Che Bartolo", "Niebla del Riachuelo", "Garufa", "El que atrasó el reloj", "Me enamoré una vez", "Compadrón", "El ciruja", "Sencillo y compadre" o el emblemático "Se dice de mí", que Ivo Pelay compusiera especialmente para ella.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

1976 - DESAPARICIÓN DE JORGE DI PASCUALE

Jorge Di Pascuale era militante peronista y Secretario General de la Asociación de Empleados de Farmacia. Tenía una larga historia de militancia sindical y era muy respetado en su medio. Por sus actividades, Jorge fue perseguido por la Triple A y se exilió en Venezuela. Sin embargo, sentía que la lucha estaba en la Argentina por lo que regresó en el ‘75.
Jorge tenía una hija de 20 años, un hijo de 19 y otro de 6. Vivía con su segunda mujer. Sabía que lo estaban buscando, por lo que estaba escondido. Sin embargo, el 28 de diciembre de 1976 cumplía 46 años por lo que quiso ir a su casa, pese a los consejos de otros compañeros
Fue secuestrado en la madrugada del 29 de diciembre de 1976. Un grupo conformado por ocho hombres, vestidos de civil, entraron a su domicilio saltando una tapia. Otros ocho hombres lo esperaban afuera.

Jorge fue visto en un campo clandestino de detención por una chica, más tarde identificó al campo como El Vesubio. La chica lo vio muy torturado pero muy bien anímicamente; Jorge la consolaba y le daba ánimos.
Jorge fue finalmente asesinado. Sus restos fueron identificados en diciembre del 2009. Fue enterrado en el cementerio de Chacarita el 29 de diciembre del 2009.
Jorge Di Pascuale - información de la Asociación de Empleados de Farmacia.
Destrucción del expediente formado a raíz de la desaparición de Jorge F. Di Pascuale
El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) ha denunciado la destrucción del expediente formado para procurar la localización de nuestro Secretario General, Jorge F. Di Pascuale, secuestrado de su domicilio el 29 de diciembre de 1976 por un grupo de hombres armados que invocó una comisión oficial.
De acuerdo con la denuncia, el Ministerio del Interior habría admitido la comisión de este hecho gravísimo, que en caso de probarse, configuraría los delitos tipificados por los arts. 285 y 294 del Código Penal. Sin embargo, no es la clasificación legal del hecho la que nos interesa, sino sus consecuencias y su verdadero significado en esta hora sombría de la vida argentina.

Desde el mismo momento en que se produjo el secuestro de Jorge F. Di Pascuale nuestra Organización reclamó su aparición y el completo esclarecimiento de lo ocurrido. En distintas oportunidades preguntamos si Jorge F. Di Pascuale pudo ser considerado un subversivo, qué cargos se le formularon, quién se arrogó el derecho de juzgarlo y con qué autoridad. Todo fue inútil. Nadie se atrevió a hacerse cargo del procedimiento irregular, indudablemente, era y es muy difícil de explicar.
Ante el silencio y la indiferencia de las autoridades militares, sólo quedo esperar que la justicia hallara las respuestas que nadie daba.
Ahora el Ministerio del Interior le comunica al juez interviniente que el expediente con las actuaciones motivadas por la desaparición de nuestro Secretario General ha sido destruido. Desgraciadamente, esta declaración confirma que los argentinos todavía no hemos colmado nuestra capacidad de asombro. Estos siete años de soberbia autoritaria nos han curtido la piel y el corazón, nos han preparado para soportar con entereza las peores iniquidades, pero no han alcanzado para despojarnos de nuestra sensibilidad ante el dolor y la injusticia. Pero también nos ha enseñado que en la Argentina no sólo hay que reestablecer el imperio de la Constitución y la convivencia democrática sino fundamentalmente la dignidad de la persona humana y la seguridad jurídica.

Ninguna sociedad puede mirar confiada hacia el futuro si sus gobernantes no respetan estos valores esenciales. Y justamente éste es el drama argentino. Sin temor a equívocos, puede afirmarse que la historia del hombre no es más que la historia de su lucha por lograr el reconocimiento de sus derechos por parte de los poderosos. Desde las cartas y fueros medievales hasta las modernas Constituciones es visible la preocupación por establecer que nadie puede erigirse en dueño de la vida y de los bienes de las personas. Esta norma, que ya es un principio fundamental de nuestra civilización, ha sido recogida por nuestra Constitución en el art. 29, donde con extrema dureza se expresa que nadie puede conceder ni arrogarse facultades extraordinarias, la suma del poder público, sumisiones o supremacías " por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced del gobierno o persona alguna”. Con este principio, completado con otros de idéntica jerarquía, la Constitución pretende resguardar a todos los habitantes de cualquier acción abusiva que menoscabe sus derechos. Y ésta es la seguridad jurídica que debe garantizar el Estado, de modo que el hombre pueda organizar su vida confiado en el orden jurídico existente, con la certeza de saber que encontrará protección frente a las arbitrariedades y la violencia.
En la Navidad de 1942, cuando el mundo vivía días de tragedia, el Papa Pío XII, conmovido y alarmado por los atropellos a la vida humana, proclamó el Derecho a la Seguridad Jurídica como uno de los derechos inalienables de la personalidad. Años después, todavía bajo la dolorosa impresión de la Segunda Guerra Mundial , la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, donde se enuncia, entre otras normas, que "toda persona tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad; a que se presuma su inocencia hasta tanto no se pruebe su culpabilidad en un juicio celebrado con las debidas garantías; a no ser sometida a torturas o tratos degradantes; y a la igualdad ante la ley".

En esta desventurada Argentina del Proceso ninguno de estos principios ha quedado en pie. Uno a uno han sido conculcados y los argentinos hemos quedado a merced de la arbitrariedad y la violencia de los gobernantes. Se ha creado un orden autocrático en el que sólo los gobernados son justiciables, olvidándose que tanto el Estado como los gobernantes tienen la obligación de ajustar su conducta al derecho vigente y que, si así no lo hicieran, deben ser llevados ante los tribunales para que éstos juzguen sus actos.
Este lamentable suceso, vinculado a la investigación del secuestro de Jorge F. Di Pascuale, nos duele no sólo por tratarse de nuestro Secretario General sino fundamentalmente por ser un dirigente comprometido con la lucha permanente de la clase trabajadora. Pero también nos alarma porque viene a sumarse a esa interminable cuenta de agravios y vergüenzas que conforma esta Argentina enajenada que se ha ido forjando desde el 24 de marzo de 1976, en la que no sólo se ha violado sistemáticamente la ley, sino que desde todas las instancias del poder se ha procurado la impunidad para los culpables. Una Argentina en la que no se ha esclarecido un solo secuestro de todos los denunciados; en la que los jueces deben forzar la interpretación de la ley para no sancionar a presuntos culpables; en la que se puede matar impunemente a un hombre, como ocurrió con Dalmiro Flores el 16 de diciembre de 1982, sin que se pueda determinar quién fue el asesino; en la que el comandante en jefe del Ejército se permite negarle información a un juez, que recién entonces descubre que se pretende mantener situaciones de excepción por un lado e inmunidad por el otro"; una Argentina en la que, sin inmutarse, el Ministerio del Interior le comunica a un juez que ha destruido las constancias de lo actuado con motivo de la desaparición de Jorge F Di Pascuale, con el probable propósito de obstruir la investigación judicial que pudiera señalar a los culpables.

Como el pueblo del que procedemos y junto al cual marchamos, no queremos una Argentina injusta, sin libertad ni seguridad para nadie, en la cual mientras las autoridades prometen un informe sobre los desaparecidos, un general las desmiente confesando con malsana arrogancia que los desaparecidos están muertos y que él mismo ha participado en esa injustificable y cruenta operación. Nosotros aspiramos a construir un país justo, con libertad y seguridad para todos, aun para aquellos que han cometido los peores crímenes que un hombre pueda cometer: ofender la vida y la dignidad humana. Estos delitos son imprescriptibles, no los remedia el paso del tiempo, y tendrán que ser investigados y juzgados por los jueces de la Constitución, no para satisfacer mezquinos desquites, sino porque el triunfo de la justicia y la paz exige un enjuiciamiento de los arbitrarios y los violentos. Cuando llegue ese día, la Argentina habrá reencontrado el camino de derecho, la libertad y la democracia, y podrá aguardar con fe el porvenir. Una vez más la vida habrá vencido a la muerte. (Adef, Asociación de empleados de farmacia)

VER BIOGRAFÍA DE DI PASCUALE . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

CARTA DE R. WALSH SOBRE LA MUERTE DE SU HIJA

UN 29 DE DICIEMBRE DE 1976 RODOLFO WALSH DA A CONOCER UNA CARTA DONDE RELATA LA MUERTE DE SU HIJA VICKY OCURRIDA TRES MESES ANTES EN UN ENFRENTAMIENTO CON EL EJÉRCITO. CONMOVEDOR Y ESTREMECEDOR RELATO DONDE QUEDA DE MANIFIESTO COMO FUERON AQUELLOS AÑOS DE PLOMO, AQUELLOS AÑOS DONDE HUBIERON JÓVENES DECIDIDOS A DAR SUS VIDAS LUCHANDO POR EL IDEAL DE UN MUNDO MEJOR PARA TODOS.

* * * * *

29/12/76
Carta a mis amigos
Hoy se cumplen tres meses de la muerte de mi hija, María Victoria, después de un combate con las fuerzas del Ejército. Sé que la mayoría de aquellos que la conocieron la lloraron. Otros que han sido mis amigos o me han conocido de lejos, hubieran querido hacerme llegar una voz de consuelo. Me dirijo a ellos para agradecerles, pero también para explicarles cómo murió Vicki y por qué murió.
El comunicado del Ejército que publicaron los diarios no difiere demasiado, en esta oportunidad, de los hechos. Efectivamente, Vicki era Oficial 2° de la organización Montoneros, responsable de la prensa sindical, y su nombre de guerra era Hilda. Efectivamente estaba reunida ese día con cuatro miembros de la Secretaría Política que combatieron y murieron con ella.

La forma en la que ingresó a Montoneros no la conozco en detalle. A la edad de 22 años, edad de su probable ingreso, se distinguía por sus decisiones firmes y claras. Por esa época comenzó a trabajar en el diario La Opinión y en un tiempo muy breve se convirtió en periodista.
El periodismo en sí no le interesaba. Sus compañeros la eligieron delegada sindical. Como tal debió enfrentar en un conflicto difícil al director del diario, Jacobo Timerman, a quien despreciaba profundamente. El conflicto se perdió y cuando Timerman empezó a denunciar como guerrilleros a sus propios periodistas, ella pidió licencia y no volvió más.

Fue a militar a una villa miseria. Era su primer contacto con la pobreza extrema en cuyo nombre combatía. Salió de esa experiencia convertida a un ascetismo que impresionaba. Su marido, Emiliano Costa, fue detenido a principios de 1975 y no lo vio más. La hija de ambos nació poco después.
El último año de mi hija fue muy duro. El sentido del deber la llevó a relegar toda gratificación individual, a empeñarse mucho más allá de sus fuerzas físicas. Como tantos muchachos que repentinamente se volvieron adultos, anduvo a los saltos, huyendo de casa en casa. No se quejaba. Sólo su sonrisa se volvía un poco más desvaída.
En las últimas semanas varios de sus compañeros fueron muertos; no pudo detenerse a llorarlos. La embargaba una terrible urgencia por crear medios de comunicación en el frente sindical, que era su responsabilidad. Nos veíamos una vez por semana; cada quince días. Eran entrevistas cortas, caminando por la calle, quizás diez minutos en el banco de una plaza. Hacíamos planes para vivir juntos, para tener una casa donde hablar, recordar, estar juntos en silencio. Presentíamos, sin embargo, que eso no iba a ocurrir, que uno de esos fugaces encuentros iba a ser el último, y nos despedíamos simulando valor, consolándonos de la anticipada pérdida.
Mi hija estaba dispuesta a no entregarse con vida. Era una decisión madurada, razonada. Conocía, por infinidad de testimonios, el trato que dispensan los militares y marinos a quienes tienen la desgracia de caer prisioneros; el despellejamiento en vida, la mutilación de los miembros, la tortura sin límites en el tiempo ni en el método, que procura al mismo tiempo la degradación moral y la delación.

Sabía perfectamente que en una guerra de esas características, el pecado no era hablar, sino caer. Llevaba siempre encima una pastilla de cianuro ―la misma con que se mató nuestro amigo Paco Urondo― con la que tantos otros habían obtenido una victoria sobre la barbarie.
El 28 de setiembre, cuando entró en la casa de la calle Corro, cumplía 26 años. Llevaba en brazos a su hija porque a último momento no encontró con quien dejarla. Se acostó con ella, en camisón. Usaba unos absurdos camisones blancos que siempre le quedaban grandes.
A las 7 del 29 la despertaron los altavoces del Ejército, los primeros tiros. Siguiendo el plan de defensa acordado, subió a la terraza con el Secretario Político Molina, mientras Coronel, Salame y Beltrán respondían al fuego desde la planta baja. He visto la escena con sus ojos: la terraza sobre las casa bajas, el cielo amaneciendo, y el cerco. El cerco de 150 hombres, los FAP emplazados, el tanque.

Me ha llegado el testimonio de uno de esos hombres, un conscripto: ―El combate duró más de una hora y media. Un hombre y una muchacha tiraban de arriba. Nos llamó la atención la muchacha, porque cada vez que tiraba una ráfaga y nosotros nos zambullíamos, ella se reía.
He tratado de entender esa risa. La metralleta era una Halcón y mi hija nunca había tirado con ella aunque conociera su manejo por las clases de instrucción. Las cosas nuevas, sorprendentes, siempre la hicieron reír. Sin duda era nuevo y sorprendente para ella que ante una simple pulsación del dedo brotara una ráfaga y que ante esa ráfaga 150 hombres se zambulleran sobre los adoquines empezando por el coronel Roualdes, jefe del operativo.
A los camiones y el tanque se sumó un helicóptero que giraba alrededor de la terraza, contenido por el fuego. ―De pronto ―dice el soldado― hubo un silencio. La muchacha dejó la metralleta, se asomó de pie sobre el parapeto y abrió los brazos. Dejamos de tirar sin que nadie lo ordenara y pudimos verla bien. Era flaquita, tenía el pelo corto y estaba en camisón. Empezó a hablarnos en voz alta pero muy tranquila. No recuerdo todo lo que dijo. Pero recuerdo la última frase; en realidad no me deja dormir. ―Ustedes no nos matan ―dijo― nosotros elegimos morir. Entonces ella y el hombre se llevaron una pistola a la sien y se mataron frente a todos nosotros.
Abajo ya no había resistencia. El coronel abrió la puerta y tiró una granada. Después entraron los oficiales. Encontraron una nena de algo más de un año, sentadita en una cama, y cinco cadáveres.

En el tiempo transcurrido he reflexionado sobre esa muerte. Me he preguntado si mi hija, si todos los que mueren como ella, tenían otro camino. La respuesta brota desde lo más profundo de mi corazón y quiero que mis amigos la conozcan. Vicki pudo elegir otros caminos que eran distintos sin ser deshonrosos, pero el que eligió era el más justo, el más generoso, el más razonado. Su lúcida muerte es una síntesis de su corta, hermosa vida. No vivió para ella, vivió para otros, y esos otros son millones.
Su muerte sí, su muerte fue gloriosamente suya, y en ese orgullo me afirmo y soy quien renace en ella.
Esto es lo que quería decir a mis amigos y lo que desearía que ellos transmitieran a otros por los medios que su bondad les dicte.

Rodolfo

VER BIOGRAFÍA DE WALSH . . .

Publicado en Pensamiento Discepoleano

ARRIBA

 

inicio Volver a Efemérides

 

 

 

 

 

 

FECHA DE INICIO 10/12/2019 VISITAS A LA PÁGINA contador de visitas en mi web