ABRIL 2

bandera

AVISO DISCEPOLEANO: Todo lo publicado puede compartirse sin restricciones mencionando la fuente

 
ÚLTIMA PUBLICACIÓN

 

FRANCIA MÁRQUEZ: LA PRIMERA VICEPRESIDENTA NEGRA DE COLOMBIA
QUIÉN ES LA MUJER A LA QUE TODOS CONSIDERAN CLAVE EN EL GOBIERNO COLOMBIANO QUE COMIENZA

 

 
* 60 años de bloqueo a Cuba * Atilio Borón entrevista a Rafael Correa * Ley revolucionaria de mujeres del EZLN * Palabras de las mujeres zapatistas en la inauguración del 2° Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan
* Francia Márquez: la primera vicepresidenta negra de Colombia      
 

FRANCIA MÁRQUEZ: LA PRIMERA VICEPRESIDENTA NEGRA DE COLOMBIA
QUIÉN ES LA MUJER A LA QUE TODOS CONSIDERAN CLAVE EN EL GOBIERNO COLOMBIANO QUE COMIENZA
«Dimos un paso muy importante, después de 214 años logramos un gobierno del pueblo, de la gente de las manos callosas, de la gente de a pie, de los nadies y las nadies de Colombia» dijo la noche que la fórmula de izquierda logró la victoria en las elecciones.
Lideresa social, activista ambiental y feminista, representa la lucha como nadie la lucha de las minorías oprimidas.

La activista ambiental y feminista Francia Márquez se convirtió en la primera vicepresidenta negra de Colombia, un país hasta ahora gobernado por élites de hombres blancos, en el que logró superar un racismo estructural con un discurso a favor de la reconciliación nacional y en defensa de «los nadies».

Compañera de fórmula del senador y exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, juntos se impusieron en un país históricamente dominado por conservadores y liberales, y durante los próximos cuatro años encabezarán el primer gobierno de izquierda de Colombia.

«Dimos un paso muy importante, después de 214 años logramos un gobierno del pueblo, de la gente de las manos callosas, de la gente de a pie, de los nadies y las nadies de Colombia», dijo la lideresa social la noche de su victoria, punto culminante de una vida marcada por la lucha.

Nacida en una familia pobre del departamento sudoccidental de Cauca, una región donde los grupos armados imponen su ley financiados por el narcotráfico y la minería ilegal, Márquez se convirtió en activista a los 13 años, cuando la construcción de una represa amenazó a su comunidad.

A los 16 fue madre soltera y se vio obligada a dejar la escuela y trabajar en la minería de oro artesanal a pequeña escala para criar a su hijo, sin dejar de lado la defensa de su tierra.

En 2009, junto a otros líderes comunitarios, inició un proceso de lucha para evitar el desalojo de comunidades afrodescendientes luego de que el gobierno entregara a multinacionales títulos de explotación minera en sus territorios.
Al afirmar que se había violado su derecho al consentimiento libre e informado, lograron un año más tarde que la Corte Constitucional reconociera esas tierras como ancestrales y suspendiera las concesiones.

Esa victoria judicial, sin embargo, le valió amenazas de grupos paramilitares y Márquez huyó de su casa para instalarse en Cali, donde años más tarde decidió estudiar Derecho, una carrera que costeó trabajando como empleada doméstica.

En 2014 lideró una marcha de 350 kilómetros desde el Cauca hasta Bogotá, en la que participaron unas 130 mujeres para exigir el fin de la minería ilegal en comunidades rurales donde los ríos estaban siendo contaminados con mercurio.

Tras ocupar el Ministerio del Interior durante una semana, fueron recibidas por el propio ministro y lograron detener esa explotación a gran escala y obtuvieron el reconocimiento de 27 Consejos Comunitarios del Norte del Cauca como sujetos de reparación colectiva.

Por esa lucha obtuvo en 2015 el Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia y en 2018 el Goldman Environmental Prize, considerado el Nobel de los ambientalistas.

Pero su activismo casi le costó la vida: en 2019 quisieron matarla en su región en un atentado con granadas y ráfagas de fusil, en el que dos de sus escoltas resultaron heridos. Su lucha ambiental la catapultó a las portadas de los medios colombianos y le sirvió para impulsar una carrera política.

Tras una candidatura infructuosa en las legislativas de 2018, Márquez -que en 2019 entró a la lista de las 100 mujeres más influyentes e inspiradoras en el mundo- decidió lanzar a mediados de 2021 su precandidatura presidencial en las primarias del Pacto Histórico, la alianza progresista integrada también por Petro.

Aunque no logró imponerse, la activista reunió unos 785.000 votos y fue la sorpresa de las consultas interpartidistas de marzo, en las que obtuvo una cifra que sorprendió a buena parte del arco político, al ser la tercera más votada de esa jornada, detrás del exalcalde de Bogotá y del conservador Federico Gutiérrez.
Sin el apoyo de las grandes maquinarias políticas, Márquez -quien en 2016 participó como víctima de los diálogos de paz con las FARC- se hizo un lugar en el escenario político gracias al respaldo de aquellos que la consideraban una alternativa real a la vieja política, dominada por las élites blancas.

Días después, tras algunas dudas, Petro la eligió como su compañera de binomio y sumó así peso al enfoque de su campaña en la redistribución de la riqueza y una economía verde, además de aumentar sus posibilidades de triunfo en una carrera presidencial ajustada.

Con un discurso feminista, ambientalista y centrado en las comunidades excluidas, Márquez puso en el debate público el racismo, el clasismo y el machismo en la política colombiana. En consecuencia, fue víctima de la guerra sucia que atravesó la campaña presidencial, con miles de ataques racistas y clasistas en medios y redes, según el Observatorio de Discriminación Racial en la Universidad de los Andes.

Pero su presencia fue clave para el triunfo electoral de Petro, al haber haber ayudado a movilizar a los jóvenes que quieren luchar contra el cambio climático y atraer a mujeres y votantes negros.

A partir de este domingo, la lideresa social de 40 años es la segunda vicepresidenta en la historia de Colombia, después de Marta Lucía Ramírez, quien ocupó el cargo en los últimos cuatro años, durante el gobierno del flamante exmandatario Iván Duque.  (Tiempo Argentino, 07/08/2022)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

Volver

 

PALABRAS DE LAS MUJERES ZAPATISTAS EN LA INAUGURACIÓN DEL SEGUNDO ENCUENTRO INTERNACIONAL DE MUJERES QUE LUCHAN

EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL
MÉXICO /
27 DE DICIEMBRE DEL 2019.

Compañeras y hermanas:
Bienvenidas todas a estas tierras zapatistas.
Bienvenidas las hermanas y compañeras de las distintas geografías en los cinco continentes.
Bienvenidas las compañeras y hermanas de México y el mundo.
Bienvenidas las hermanas y compañeras de las redes de resistencia y rebeldía.
Bienvenidas las compañeras del congreso nacional indígena-concejo indígena de gobierno.
Bienvenidas las compañeras de la sexta nacional e internacional.
Bienvenidas las compañeras bases de apoyo zapatistas.
Bienvenidas las compañeras milicianas e insurgentas del ezln.

Hermana y compañera:
te informamos que, hasta el día de ayer, 26 de diciembre del 2019, se habían registrado para este segundo encuentro:
3, 259 MUJERES     /   95 CRÍAS    /     26 HOMBRES

HERMANA Y COMPAÑERA:
TE INFORMAMOS QUE, HASTA EL DÍA DE AYER, 26 DE DICIEMBRE DEL 2019, SE HABÍAN REGISTRADO PARA ESTE SEGUNDO ENCUENTRO:
3, 259 MUJERES     /   95 CRÍAS    /     26 HOMBRES

DE LOS SIGUIENTES 49 PAÍSES:
1. Alemania / 2. Argelia / 3. Argentina / 4. Australia / 5. Austria / 6. Bangladesh / 7. Bélgica / 8. Bolivia / 9. Brasil / 10. Canadá / 11. Cataluña / 12. Chile / 13. Colombia / 14. Costa Rica / 15. Dinamarca / 16. Ecuador / 17. El Salvador / 18. España / 19. Estados Unidos / 20. Finlandia / 21. Francia / 22. Grecia / 23. Guatemala / 24. Honduras / 25. India / 26. Inglaterra / 27. Irlanda / 28. Italia / 29. Japón / 30. Kurdistán / 31. Macedonia / 32. Noruega / 33. Nueva Zelanda / 34. País Vasco / 35. Paraguay / 36. Perú / 37. Polonia / 38. Puerto Rico / 39. Reino Unido / 40. República Dominicana / 41. Rusia / 42. Siberia / 43. Sri Lanka / 44. Suecia / 45. Suiza / 46. Turquía / 47. Uruguay / 48. Venezuela / 49. México /

COMPAÑERA Y HERMANA:
Estamos muy contentas de que hayas podido llegar hasta nuestras montañas.
Y aunque no hayas podido venir, también te saludamos porque estás pendiente de lo que pase aquí en este "Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan".
Lo sabemos bien que sufriste para llegar hasta acá. Lo sabemos bien que tuviste que dejar a tus familias y amistades. Lo sabemos bien que te costó tu esfuerzo y tu trabajo para conseguir la paga para poder hacer el viaje desde tu geografía hasta la nuestra.
Pero también lo sabemos bien que tu corazón está un poco contento de que aquí te vas a encontrar con otras mujeres que luchan.
De repente tal vez te ayude en tu lucha el escuchar y conocer otras luchas de como mujeres que somos.
Aunque estemos de acuerdo o no estemos de acuerdo con otras luchas y sus modos y geografías, pues a todas nos sirve escuchar y aprender.
Por eso no se trata de competir para ver cuál es la mejor lucha, sino de compartir y de compartirnos.
Por eso te pedimos que siempre tengas respeto a los diferentes pensamientos y modos.
Todas las que estamos aquí, y muchas más que no están presentes, somos mujeres que luchan.
Tenemos diferentes modos, es cierto.
Pero ya ves que nuestro pensamiento como zapatistas que somos es que no sirve que todas somos iguales de pensamiento y modo. Pensamos que la diferencia no es debilidad. Pensamos que la diferencia es fuerza poderosa si hay respeto y hay acuerdo de luchar juntas pero no revueltas. Entonces te pedimos que compartas tu dolor, tu rabia y tu lucha con dignidad. Y que respetes otros dolores, otras rabias, y otras luchas dignas.

Compañera y hermana:
Hemos hecho todo lo posible para que estés contenta y segura.
Parece sencillo de decir, pero lo sabemos bien que ya hay muy pocos lugares en el mundo en donde podamos estar contentas y seguras.
Y por eso estamos aquí, porque nos trae nuestro dolor y nuestra rabia por la violencia que sufrimos las mujeres por el delito de que somos mujeres.
Como podrás ver en estos días, no se permite en este lugar la presencia de hombres. No importa si son hombres buenos, o si son hombres regulares, o si son hombres ni modos, no pueden estar aquí en estos días. Este lugar y estos días son sólo para mujeres que luchan.
O sea que no cualquier mujer.

Las compañeras insurgentas y milicianas son las encargadas de cuidarnos y de protegernos en estos días y en este lugar. También hemos hecho el esfuerzo para que tengas dónde descansar, dónde comer y dónde asearte. Tanto para el descanso, la comida y el aseo, te pedimos que seas hermana y compañera sobre todo con las mujeres que ya son de juicio, o sea de edad. Tenemos que respetarlas porque no son nuevas en la lucha de como mujeres que somos. Sus canas, sus enfermedades, sus arrugas no las consiguieron vendiéndose al sistema patriarcal. Tampoco porque se hayan rendido al machismo. Ni porque hayan claudicado o sea cambiado su pensamiento de lucha por los derechos de como mujeres que somos. Ellas son quienes son porque no se han vendido, ni rendido, ni claudicado. Y a las mujeres de edad, de juicio, les pedimos también de respetar y saludar a las más jóvenas, sean adultas o niñas. Porque a ellas también les toca esta lucha. Y no les faltan ni decisión ni compromiso. Si no dejamos que nos dividan las geografías, entonces tampoco dejemos que nos dividan los calendarios. Todas, sin importar el calendario que carguemos o la geografía en la que vivimos, estamos en lo mismo: la lucha por nuestros derechos como mujeres que somos. Por ejemplo, nuestro derecho a la vida.

Y aquí es donde estamos tristes y con pena porque, a más de un año del primer encuentro, no podemos dar buenas cuentas. En todo el mundo siguen asesinando mujeres, las siguen desapareciendo, las siguen violentando, las siguen despreciando. En este año no se ha parado el número de violentadas, desaparecidas y asesinadas. Lo que sabemos es que ha aumentado. Y nosotras como zapatistas lo miramos que es muy grave. Por eso convocamos a este segundo encuentro con un solo tema: la violencia contra las mujeres.

Hermana y compañera, tú que pudiste llegar y tú que no pudiste llegar:
Queremos escucharte y mirarte, porque tenemos preguntas. ¿Cómo te organizaste? ¿Qué hiciste? ¿Qué pasó?
Porque acuérdate que cuando fue nuestro primer encuentro, nos comprometimos a que vamos a organizar en nuestros lugares, que ya basta de asesinadas, desaparecidas, humilladas, despreciadas.
Pero lo vemos que sigue peor.
Dicen que hay equidad de género porque en los malos gobiernos hay igual de hombres y mujeres mandones y mandonas. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que hay más derechos en la paga para las mujeres. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que hay mucho avance en las luchas feministas. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que ahora las mujeres tienen más voz. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que ahora ya se toma en cuenta a las mujeres. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que ahora hay más leyes que protegen a las mujeres. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que ahora es muy bien visto hablar bien de las mujeres y sus luchas. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que hay hombres que entienden la lucha de como mujeres que somos y hasta se dicen que son feministas. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que la mujer ya está en más espacios. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que ya hasta hay súper héroas en las películas. Pero nos siguen asesinando.
Dicen que ya hay más conciencia del respeto a la mujer. Pero nos siguen asesinando.
Cada vez más asesinadas. Cada vez con más brutalidad. Cada vez con más saña, coraje, envidia y odio. Y cada vez con más impunidad.
O sea que cada vez con más machos que no se castigan, que siguen sin pena, como si nada, como si asesinar a una mujer, desaparecerla, explotarla, usarla, agredirla, despreciarla, es cualquier cosa.
Nos siguen asesinando y todavía nos piden, nos exigen, nos ordenan que estemos bien portadas.
Y no se puede creer, pero si un grupo de trabajadoras y trabajadores tapan una carretera, o hacen una huelga, o protestan, hay un gran escándalo.
Dicen que se violan los derechos de las mercancías, de los carros, de las cosas.
Y en los medios de comunicación hay fotos, videos, reportajes, análisis y comentarios en contra de esas protestas.
Pero si violan a una mujer, apenas se pone un número más o un número menos en sus estadísticas.
Y si las mujeres protestan y rayan sus piedras de arriba, rompen sus vidrios de arriba, le gritan sus verdades a los de arriba, entonces sí gran bulla.
Pero si nos desaparecen, si nos asesinan, entonces nomás ponen otro número: una víctima más, una mujer menos.
Como si el poderoso quisiera dejar bien claro que lo que importa es su ganancia, no la vida.
Valen los autos, las piedras, los vidrios, las mercancías.
La vida no vale. Y si es la vida de una mujer, pues vale todavía menos.
Por eso es que nosotras como zapatistas que somos, o sea que somos anticapitalistas y antipatriarcales, pues lo pensamos de por qué hace así el sistema.
Y entonces pues parece que nuestras muertes violentas, nuestras desapariciones, nuestros dolores, son una ganancia para el sistema capitalista.
Porque el sistema sólo permite lo que le da beneficio, lo que le da ganancia.
Por eso decimos que el sistema capitalista es patriarcal.
Vale y manda el patriarcado, aunque sea mujer la capataza.
Es nuestro pensamiento entonces que, para luchar por nuestros derechos, por ejemplo el derecho a la vida, no basta con que luchamos contra el machismo, el patriarcado o como le quieran llamar.
Tenemos que luchar también contra el sistema capitalista.
Va junto con pegado, así decimos nosotras las zapatistas.
Pero lo sabemos que hay otros pensamientos y otros modos de lucha de como mujeres que somos.
De repente algo entendemos. De repente algo aprendemos.
Por eso invitamos a todas las mujeres que luchan. No importa cuál es su pensamiento o su modo.
Lo que importa es que luchemos por nuestra vida, que ahora más que nunca, es la que corre peligro en todos los lugares y en todos los tiempos.
Aunque digan y prediquen que hay muchos avances para las mujeres, la verdad es que nunca antes en la historia de la humanidad ha sido tan mortal el ser mujer.
Ya ves, compañera y hermana, que luego dicen que tal o cual profesión es la más peligrosa. Que si es más peligroso ser periodista, o ser fuerza represiva, o ser juez, o ser malos gobiernos.
Pero tú y nosotras lo sabemos que lo más peligroso ahora en el mundo es ser mujer.
No importa si es mujer niña, o jóvena, o adulta, o ya de juicio. No importa si es blanca, amarilla, roja, o color de la tierra. No importa si es gorda, delgada, alta, chaparra, bonita o fea. No importa si es de clase baja, o media o alta. No importan su lengua, su cultura, su creencia, su militancia.
A la hora de la violencia, lo único que importa es ser mujer.

Hermana y compañera:
Como zapatistas que somos lo sabemos que nos darán muchos ejemplos de mujeres que han avanzado, que han triunfado, que han ganado premios y buenas pagas, que han tenido éxito, dicen. Nosotras respondemos hablando de las violentadas, de las desaparecidas, de las asesinadas.
Entonces, les respondemos que allá arriba hablan de los derechos conquistados allá arriba por unas cuantas.
Entonces les decimos, les explicamos, les gritamos que falta el más elemental de los derechos para todas las mujeres, el más importante: el derecho a la vida.
Y ya lo hemos dicho muchas veces, compañera y hermana, pero ahora lo repetimos:
El derecho a la vida y todos los derechos que merecemos y necesitamos, no nos los van a regalar nadie.
No nos los va a dar el hombre malo, bueno, regular o ni modos. No nos lo va a dar el sistema capitalista por muchas leyes y promesas que haga.
El derecho a la vida, y todos los derechos, los tenemos que conquistar. Todo el tiempo y en todos los lugares. O sea que para las mujeres que luchan no hay descanso.

Hermana y compañera:
Tenemos que defendernos. Autodefendernos como individuas y como mujeres. Y sobre todo tenemos que defendernos organizadas. Apoyarnos todas. Protegernos todas. Defendernos todas. Y tenemos que empezar ya.
Mis compañeras coordinadoras del encuentro me han encargado que les diga estas palabras porque soy mamá de una niña y está aquí conmigo.
Porque nuestro deber como mujeres que somos que luchan es protegernos y defendernos. Y más si la mujer es una niñita apenas. La tenemos que proteger y defender con todo lo que tengamos. Y si ya no tenemos nada, pues con palos y piedras. Y si no hay palo ni piedra, pues con nuestro cuerpo.
Con uñas y dientes hay que proteger y defender. Y enseñarles a las niñas a protegerse y defenderse cuando ya críen y tengan sus propias fuerzas.
Así está la cosa, hermana y compañera, tenemos que vivir a la defensiva.
Y tenemos que enseñar a nuestras crías a crecer a la defensiva. Así hasta que ya puedan nacer, críar y crecer sin miedo.
Nosotras como zapatistas pensamos que es mejor para esto el estar organizadas.
Lo sabemos que hay quien piensa que también se puede de individual.
Pero nosotras lo hacemos organizadas como zapatistas que somos. Porque somos mujeres que luchan sí, pero somos mujeres zapatistas.

Por eso, compañera y hermana, la cuenta que nosotras te traemos es que en nuestras compañeras en este año no hubo ninguna asesinada ni desaparecida.
Sí tenemos algunos casos, según la última reunión que tuvimos, de violencia contra la mujer. Y lo estamos viendo de castigar a los responsables, hombres todos ellos.
Y no sólo lo están viendo las autoridades autónomas, también lo estamos viendo como mujeres zapatistas que somos. Y también te decimos la mera verdad que a veces nos peleamos entre nosotras, compañera y hermana. Peleamos por tonterías de como mujeres que somos. Tal vez es que perdemos el tiempo en esas peleas pendejas porque ahora estamos vivas y seguras. Porque hubo un tiempo en que sólo vivíamos la muerte.
Y, la mera verdad, mirando cómo están las cosas en tus mundos, pues no te ofendas hermana y compañera, pero deseamos que ojalá y llegue el día que ustedes se discutan y peleen por quién más bonita, más joven, más inteligente, mejor vestida, más novios o novias, o maridos y maridas, o porque traen la misma ropa, o porque sus crías son mejores o peores, o por esas cosas que pasan en la vida.
Porque ese día, compañera y hermana, quiere decir que eso, la vida, ya no es un problema. Entonces tal vez podremos ser igual de pendejos que los hombres y andar de chismes y tonterías. O tal vez no, tal vez entendamos entonces que ya vivas y libres, serán otros los problemas, otras las discusiones y otras las peleas.
Pero mientras ese día llega, hermana y compañera, pues tenemos que cuidarnos entre nosotras. Protegernos entre nosotras. Y defendernos entre nosotras.
Porque tú lo sabes bien, compañera y hermana, estamos en una guerra.
Ellos por matarnos. Nosotras por vivir, pero vivir sin miedo, vivir libres pues.
Y por este dolor, esta rabia que tenemos de no poder vivir libres, es que queremos mandar un grito de rabia a todo el mundo.
Y también un aliento de lucha a todas y cada una de las mujeres que son violentadas físicamente y de todas las formas que hay.
Y, como mujeres zapatistas, queremos mandar un abrazo especial a las familias y amistades de las mujeres desaparecidas y asesinadas.
Un abrazo que les haga saber que no están solas, que, con nuestro modo y en nuestro lugar, acompañamos su demanda de verdad y justicia.
Porque para eso nos reunimos, hermana y compañera.
Para gritar nuestro dolor y nuestra rabia. Para acompañarnos y animarnos. Para abrazarnos. Para sabernos que no estamos solas. Para buscar caminos de apoyo y ayuda.

Pues ésta es nuestra pequeña palabra, hermana y compañera.
Las insurgentas y milicianas han preparado una plática según su modo de ellas y ésa será ahorita; y ahí te recordaremos de la lucezita que te dimos en el primer encuentro.
Más después vamos a iniciar los trabajos de esta reunión dedicando todo el día de hoy a las denuncias. Vamos a tener este lugar y este día dedicado a denunciar la violencia que sufrimos. Hoy es una sola mesa de denuncia y aquí va a estar el micrófono abierto. Aquí vamos a poder pasar y tomar la palabra y sacar nuestra rabia, nuestro coraje de todo lo que nos hacen. Y todas vamos a escuchar con atención y respeto. Nadie más va a escuchar lo que digamos. Sólo nosotras que somos mujeres que luchan y que estamos aquí presentes. Así que sin pena, hermana y compañera, dígalo claro su dolor, llore su coraje, grite su rabia.
Y téngalo claro que al menos nosotras, las zapatistas, le vamos a hacer un lugar en nuestro corazón colectivo y, a través de nosotras que estamos aquí, decenas de miles de mujeres indígenas zapatistas te acompañarán.
Ya luego, mañana, tenemos que compartirnos las ideas, trabajos y experiencias que traigan ustedes para buscar los caminos de que se acabe esta pesadilla de dolor y muerte.
Y el último día de este encuentro lo vamos a dedicar a la cultura, el arte y la fiesta.
Así un día gritamos nuestros dolores y corajes. Otro día compartimos ideas y experiencias. Y el tercer día gritamos de alegría y de fuerza.
Porque somos mujeres que sufren. Pero también somos mujeres que se piensan y se organizan. Y, sobre todo, somos mujeres que luchan. Así va a estar
Así que ya lo sabes, eres bienvenida compañera y hermana.
Tú que llegaste y tú que no estás pero estás con el corazón.

-*-

Entonces, a nombre de las mujeres zapatistas de todas las edades, y siendo las 1357, hora zapatista, del día 27 de diciembre del 2019, declaro formalmente inaugurado este Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan, aquí en las montañas del sureste mexicano. Desde el semillero “huellas del caminar de la comandanta Ramona”, Caracol torbellino de nuestra palabra, montañas zapatistas en resistencia y rebeldía.

COMANDANTA AMADA.
México, diciembre del 2019.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

Volver

 

LEY REVOLUCIONARIA DE MUJERES DEL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL
En su justa lucha por la liberación de nuestro pueblo, el EZLN incorpora a las mujeres en la lucha revolucionaria sin importar su raza, credo, color o filiación política, con el único requisito de hacer suyas las demandas del pueblo explotado y su compromiso a cumplir y hacer cumplir las leyes y reglamentos de la revolución. Además, tomando en cuenta la situación de la mujer trabajadora en México, se incorporan sus justas demandas de igualdad y justicia en la siguiente
“LEY REVOLUCIONARIA DE MUJERES”:

Primero.- Las mujeres, sin importar su raza, credo, color o filiación política, tienen derecho a participar en la lucha revolucionaria en el lugar y grado que su voluntad y capacidad determinen.

Segundo.- Las mujeres tienen derecho a trabajar y recibir un salario justo.

Tercero.- Las mujeres tienen derecho a decidir el número de hijos que pueden tener y cuidar.

Cuarto.- Las mujeres tienen derecho a participar en los asuntos de la comunidad y tener cargo si son elegidas libre y democráticamente.

Quinto.- Las mujeres y sus hijos tienen derecho a ATENCION PRIMARIA en su salud y alimentación.

Sexto.- Las mujeres tienen derecho a la educación.

Séptimo.- Las mujeres tienen derecho a elegir su pareja y a no ser obligadas por la fuerza a contraer matrimonio.

Octavo.- Ninguna mujer podrá ser golpeada o maltratada físicamente ni por familiares ni por extraños. Los delitos de intento de violación o violación serán castigados severamente.

Noveno.- Las mujeres podrán ocupar cargos de dirección en la organización y tener grados militares en las fuerzas armadas revolucionarias.

Décimo.- Las mujeres tendrán todos los derechos y obligaciones que señala las leyes y reglamentos revolucionarios.

FUENTE: EL Despertador Mexicano, Órgano Informativo del EZLN, México, No.1, diciembre 1993.

Publicado en Pensamiento Discepoleano

Volver

 

ATILIO BORÓN ENTEVISTA A RAFAEL CORREA
«NO SÓLO NOS ROBAN LA LIBERTAD, LA TRANQUILIDAD Y LA REPUTACIÓN: NOS ROBAN LA DEMOCRACIA»
El sociólogo y politólogo dialogó por AM 530 Radio de las Madres y de la Undav con el expresidente ecuatoriano sobre la región, el gobierno de Lasso y la guerra, entre otros temas. "La obsesión que tenemos los latinoamericanos es superar un subdesarrollo de 200 años", dijo.

-Presidente Rafael Correa, no puedo empezar esta conversación sin preguntarle qué piensa de la liberación del ex vicepresidente Jorge Glas, encarcelado durante cuatro años y medio.

-Es el caso ecuatoriano de la judicialización de la justicia más brutal de Latinoamérica y el que menos se conoce. Lo hicieron muy bien. En Brasil hubo un golpe de estado contra Dilma. En Bolivia ni qué decir contra Evo Morales. En Ecuador hubo un golpe de estado suave. Se apoderaron del estado de la forma más ilegal. Cambiaron 70% de la Corte, fiscales, procuradores. Y pusieron, requisito básico, a odiadores correístas y del correísmo. La primera víctima fue Glas por oponerse a la corrupción y a la traición de (Lenín) Moreno. Le inventaron un caso tan descarado. Y a Odebrech, la empresa confesa corrupta y corruptora, no la acusaron. Y en función del testimonio de sus corrptos funcionarios, lo condenaron. El delito, con la legislación actual, era de cinco años, para pedir libertad condicional y seguir en la vicepresidencia, pero le aplicaron otro código… tenía que salir hace un año y medio y le negaron la libertad cambiando de código. A ese nivel de abuso hemos llegado. Y estuvo en una cárcel común, no en una especial: desde el año pasado tuvimos más de 300 muertos por motines en las cárceles, porque han destruido todo el sistema carcelario. El se llegó a dañar un hombro porque se resbaló en un charco de sangre. Su liberación es un estricto acto de justicia. Un motivo de alegría. Pero no estamos confiados porque esta gente no tiene límites ni escrúpulos.

-El 10 de marzo la Asamblea Nacional concedió la amnistía para 268 activistas y líderes. ¿Hay un cambio de clima?

-Son coyunturas, no te engañes. Pero no están todos los que son, ni son todos los que están. Hay casos de rebelión: acusan a Ricardo Patiño (excanciller y exministro de Economía) por un discurso que dio en un evento partidista interno. O a Gabriela Rivadeneira (expresidenta de la Asamblea Nacional). Ellos permanecen en el exilio. A todo mi gabinete han perseguido. Unos 400 casos. Los únicos que deben estar contentes con el neoliberalismo y con (el presidente Guillermo Lasso) son los abogados. Hemos tenido que gastar fortunas en ellos. Yo tengo 49 juicios penales. Ni Pinochet ni (el Chapo) Guzman ni Al Capone juntos tienen tantos. Uno se ríe por no llorar. Es una barbaridad. Y el mundo no lo sabe. No solo nos roban nuestra tranquilidad, nuestra libertad, nuestra reputación: nos roban la democracia. No sé si saben que el juicio de soborno por el cual me condenan a 8 años y los derechos por 25, lo sacaron el 17 de setiembre de 2020, a las 8 de la noche, porque al día siguiente a mí me inscribían como candidato: era mi inmunidad, podía regresar al país y le ganábamos las elecciones. Impidieron que sea candidato. Por eso perdimos la elección… Me acusaron de mal manejo de la deuda externa, de conceder campos petroleros que ni conozco, de mal uso del avión presidencial, de secuestro… 49 causas.

-¿Cuál es tu balance del primer año del gobierno de Lasso?

-Es una gran decepción. Es uno de los tipos más ricos del Ecuador y ha participado de varios gobiernos. Desde que tengo uso de razón está en la palestra pública, exitoso según los estándares. Pero es un incapaz y un improvisado. No sabe qué hacer. Un niño rico, caprichoso, que tiene millones en un banco y que quiere tener su foto en el Palacio de Carondelet. No está en condiciones de conducir el país a nivel de salud. Es un gobierno menos que mediocre. Sin liderazgo. Con unas contradicciones muy profundas y la peor corrupción. Están saqueando el país. Están regalando el petróleo. Utilizan el poder político para destrozar el Estado. Pasaron una ley para eliminar el impuesto a la herencia: Son sus herencias. Pasaron otra ley para que los que hubieran evadido puedan regresar al país solo pagando 3,5% de impuestos cuando hubiera correspondido una carga de 36,25%, que es lo que pagan empresarios honestos. Quieren privatizar todo pero primero dañan las empresas.

-La estrategia es muy parecida a la que en la Argentina siguió el menemismo. Deteriorar a las empresas públicas para luego privatizarlas a precio regalado. ¿Qué pasa con la oposición? ¿Hay un agrupamiento?

-No quiero caer en soberbia, pero la única oposición somos nosotros. La Revolución Ciudadana ya es una gran alianza, un gran frente, porque hay muchas tendencias. Desde el centro hasta la extrema izquierda. La obsesión que tenemos que tener todos los políticos latinoamericanos es superar definitivamente el subdesarrollo después de 200 años. Algunos nos dicen que tenemos diferencias con Pachakutik y otros partidos que se dicen de izquierda y no lo son, sino oportunistas de la política, que se prestan al mejor postor. Ahora se trata de hacer crecer la Revolución Ciudadana, porque créeme que tener un acuerdo a largo plazo con las demás fuerzas progresistas es terrible. No hay valores, no hay principios, no hay coherencia.

-¿Primero enfrentamos la pandemia y ahora la guerra. ¿Cómo crees que eso influye en Latinoamérica?

-Los efectos son heterogéneos. Obviamente para los países exportadores de petróleo, como Ecuador, Venezuela y México, nos conviene, pero será diferente que a los países importadores de combustible. Para ellos será una tragedia. Por supuesto que hay que tratar de parar esa guerra lo antes posible, pero Latinoamérica no va a salir tan golpeada. Centroamérica y el Caribe, es otra historia.

-Llamo la atención ver a Joe Biden enviando comitivas para hablar con Nicolás Maduro y con el gobierno de Irán por el tema del petróleo. ¿Cómo interpretas esa movida?

-El pragmatismo gringo, del cual tenemos mucho que aprender los latinoamericanos, que somos los únicos tontos que nos ponemos sobre nuestros hombros responsabilidades que no tenemos. Debemos aprender del pragmatismo de los gringos, ellos defienden sus intereses. Se les crea un problema con Rusia y aumenta el precio del petróleo, eso los perjudica grandemente, entonces enseguida reconocieron a (Nicolás) Maduro y el títere de (Juan) Guaidó quedó como los títeres cuando ya no sirven, que solo son cartón y trapo viejo. Lo mismo con Irán. Esto es para todos esos que van con entusiasmo a marcar tarjeta cuando la embajada de EEUU dice algo, que entendamos que ellos deciden quién es bueno quien es malo y cuando el malo se convierte en bueno en función de sus intereses, no de la justicia ni de la verdad.

-¿Hay alguna posibilidad de que se produzca una ruptura en la economía mundial?

-Las sanciones producen un acercamiento de Rusia a China. Ellos tienen capacidad para crear su propio sistema interbancario mundial. Creo que eso puede suceder. Se está hablando de un sistema interbancario distinto al Swift. Esto a Estados Unidos y la Unión Europea les puede significar dispararse un tiro en el pie, escupir hacia arriba. (Atilio Borón, Tiempo Argentino, 24/04/2022)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

Volver

 

EN 60 AÑOS ESTADOS UNIDOS APLICÓ 250 SANCIONES PARA REFORZAR EL BLOQUEO A CUBA
El 7 de febrero de 1962 se puso en marcha la orden ejecutiva que imponía "el embargo de todo comercio" con el gobierno de la Revolución. Los daños y los resultados.

Seis exactas décadas pasaron, y once presidentes demócratas y republicanos se sucedieron en Estados Unidos con la esperanza de rendir por el hambre al pueblo de Cuba. Los dos partidos que dominan desde siempre el escenario político norteamericano se han obstinado en mantener, perfeccionándolo, un bloqueo económico, comercial y financiero que se ha convertido en el más prolongado genocidio de la historia. Poco importa, aunque sea un hecho de carácter sustantivo, que en esos sesenta años Cuba se haya visto perjudicada en 147.853 millones de dólares (datos de junio del año pasado), cuando lo que ha estado y está en juego es la vida y la dignidad de más de 11 millones de personas.

La historia del bloqueo de la mayor potencia del mundo a la pequeña isla caribeña arrancó en 1960, meses después del inicio de la revolución, y entró en una fase decisiva el 31 de enero de 1962, cuando la OEA expulsó a Cuba de su seno. Fue el prólogo de la decisión norteamericana (4 de febrero) de imposición de un bloqueo que empezó a aplicar el día 7. Mañana se cumplen sesenta años. “No tenemos que rendirle cuentas ni al imperialismo ni a la OEA. Nos sentimos mejor fuera que dentro de la OEA. Nos sentimos más honrados y más libres fuera que dentro de la OEA”, fue la respuesta de Fidel Castro, refrendada por un millón de cubanos que ese día aprobaron la Segunda Declaración de La Habana.

El ideólogo del bloqueo fue Lester Mallory, secretario de Estado para Asuntos Americanos del republicano Dwight Eisenhower (1953-1961). Para convencer a su jefe, el asesor enfatizó que “la mayoría de los cubanos apoya a Castro, no existe una oposición política efectiva y la influencia comunista impregna al gobierno. Es por ello que todos los medios posibles deben emprenderse con prontitud para debilitar la vida económica de Cuba y disminuir los salarios reales para –concluyó– provocar hambre y desesperación y así llegar al derrocamiento del gobierno. No avizoramos otra vía”. Los cálculos le fallaron.

El asedio ha llevado al deterioro y a privaciones de todo tipo. Obliga a comerciar con máxima desventaja y al uso de onerosos préstamos de corto plazo. Cuba no puede hacer transacciones en dólares y terceros países no pueden vender sus productos en el mercado norteamericano si tienen insumos cubanos. En ningún lugar del mundo le venden a Cuba productos en los que más del 20% de su valor total esté representado por partes originarias de Estados Unidos. Los barcos que toquen puertos cubanos deben aguardar seis meses antes de hacer escala en Estados Unidos, lo que eleva el costo de los fletes y condena al fracaso cualquier operación comercial.

Desde los inicios del bloqueo, todos los presidentes norteamericanos fueron agregando medidas restrictivas y, sobre todo, agresivas. Aunque durante el gobierno del demócrata  Barack Obama (2009-2017) pareció observarse cierta distensión, eso fue una mala lectura de la realidad. En los últimos tres años se dictaron alrededor de 250 nuevas disposiciones, 243 firmadas por el republicano Donald Trump (2017-2021). Por ellas se llegó al extremo de propiciar el robo de prestigiosas marcas comerciales cubanas, como los distintos tipos de ron y de tabaco. La embestida se extiende al campo de las nuevas tecnologías digitales inexistentes en 1962, cuando el demócrata John Kennedy puso en marcha el  bloqueo.

En sus años de gobierno Trump fue el que más avanzó de los once presidentes de Estados Unidos que ha padecido Cuba. Entre sus medidas se cuentan: ataques al vital sector del turismo, fuerte generador de divisas, mediante la eliminación de los viajes de los cruceros y de los vuelos de compañías aéreas norteamericanas; el impedimento de transacciones bancarias; la limitación primero y el cese después de las transferencias bancarias de ciudadanos,  y finalmente la prohibición de las operaciones de Western Union, Money Gram y otras financieras especializadas en el manejo de las remesas que los cubanos del exterior envían a sus familiares en la isla. En el momento crítico de la pandemia, impidió el transporte de donaciones chinas de barbijos y respiradores.

Aquel memorándum cursado por Mallory a Eisenhower insistía hasta en su última línea con que “se debe generar hambre y desesperación para derrocar a Castro”. Con los años, la ONU suma gestos de repudio hacia el bloqueo, al extremo de que hoy sólo Estados Unidos e Israel lo respaldan, y hasta la CIA fue categórica, al decir en un documento desclasificado que “las sanciones han sido un fracaso al no cumplir con ninguno de sus objetivos”. Sólo los once presidentes que han estado en la Casa Blanca desde el 7 de febrero de 1962 han seguido sordos a la tan breve como sustanciosa advertencia de Osvaldo Dorticós, el presidente cubano de entonces: “Si se pretende que Cuba se someta a los designios de un país extranjero, si se intenta esclavizarnos, sépase de una vez: Cuba no capitulará”. (Andres Gaudín, Tiempo Argentino, 6/2/2022)

Publicado en Pensamiento Discepoleano

Volver

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FECHA DE INICIO 10/12/2019 VISITAS A LA PÁGINA contador de visitas en mi web